Enculada multitudinaria con Alicia, Lorena y Liliana

Hace seis semanas conocí a Liliana, una argentina morena, de 41 años y mediana estatura, gracias al gimnasio mantiene muy bien su cuerpo.

Follamos en casa y después hicimos una gangbang con algunos de mis amigos. Este último fin de semana, aprovechando que su marido estaba fuera tuvimos una fiesta aún mayor.

Fue en el chalet de Manu, un amigo. En la orgia participo también su madrastra, Alicia, una mujer de 50 años, algo entrada en carnes, pero aún bastante buena y Lorena, una mujer casada de unos 40 años, 1.60 de estatura, tetas muy grandes y unas caderas y nalgas de fantasía. A Lorena le encantan las gangbang y tiene un culo devora pollas. Además de las tres hembras éramos una bulla de chicos. Creo que unos 23. Read more

Me gusta / No me gusta

Orgia con Isabel: cuatro x cuatro

Después del encuentro en el gimnasio con Isabel, mi primo Javi y yo continuamos viéndonos con ella. La muy puta es una viciosa. Disfruta muchísimo con la doble penetración. Su marido viaja mucho por negocios. Durante sus ausencias comenzamos a frecuentar la casa de Isabel. Ella tiene una chica sudamericana que se encarga de la casa. Camila es una chica de 22 años, delgada, de estatura baja, de tez morena y cabello oscuro. A pesar de su delgadez tiene unas tetas de buen tamaño. Con Javi le contamos a Isabel que Camila nos calentaba. Al principio no le agradó mucho la idea de que nos la follaramos. Pero insistiéndole conseguimos que acepte incluirla en nuestras orgias a cambio de incluir a dos amigos nuestros, Héctor y un chico marroquí que tiene una polla descomunal, lo que le dio mucho morbo a Isabel. Quedamos en ir a su casa un mañana en la que Camila estuviera allí aprovechando un viaje del marido de Isabel. Al llegar a casa de ella nos llevamos la sorpresa de que inesperadamente estaba de visita una vecina suya. Bea, una mujer de unos 55 años, bajita, con tetas grandes y que vestía ropas ajustadas y mostraba sus tetas a lo putón verbenero. Isabel, nos dijo que la visita de Bea la había sorprendido a ella también. Nos sugirió quedar para otro día, a lo cual respondimos que mejor era hacerlo incluyendo a Bea.

Entonces Isabel llamó a Camila y le pidió que preparase unos mojitos. Cuando los trajo le dijo que se quedase y tomase uno. Al rato ya se había generado ambiente. Isabel se había sentado entre Héctor y el moro, les había abierto los pantalones y les meneaba las pollas. Bea, sentada en un sillón mamaba la polla de Javi. Y yo estaba con Camila. Comencé a desnudarla y a besarla por todo el cuerpo, el cuello, los hombros, los brazos, las tetas y bajé por su vientre hasta llegar a su chocho. Mientras tanto, Isabel ya estaba completamente desnuda. Ella estaba mamando la pollo del moro, que no le cabía en la boca. Mientras tanto Héctor le clavo la polla de un sopetón en su chocho. Isabel, gritó, pero sintió mucho placer, pues estaba muy excitada y sumamente mojada; por lo que pronto comenzó a moverse con el mismo ritmo que Héctor. Bea por su parte había sacado las tetas de su sostén y le hacía una cubana a mi primo Javi.  Yo  había recostado a Camila sobre una mesa y comencé a bombear dentro y fuera de la chica. Después de un buen rato, me vacié en una descarga fenomenal dentro de ella. Unos segundos después, Héctor e Isabel tenían un orgasmo simultáneo y el moro retiro su polla de la boca de Isabel vaciándose en su cara. Esta se relamió la cara para comerse parte del semen. Javi, ni lerdo ni perezoso se corrió entre las tetas de Bea.

Un poco después de esto ya estábamos todos desnudos. Isabel volvía a mamar la polla del moro y Bea hacia lo mismo con Héctor. Con Javi nos dedicábamos a Camila. Ella estaba acostada boca arriba, mientras Javi la penetraba, ella me masturbaba con sus manos. Entonces, Héctor y el moro pusieron en cuatro patas a Bea e Isabel y sin demora les clavaron sus vergas en el culo. Bea se tragó con facilidad la polla de Héctor, su culo parecía muy flexible y acostumbrado a que lo penetrasen. Su cara demostraba el placer que sentía y ella pedía que se la metan más. Así siguieron hasta que Héctor se vació en su culo y ella llegó al orgasmo frotándose el clítoris. Isabel por su parte tenía la cara cubierta de lágrimas y se mordía los labios. El moro, que la penetró bruscamente sin previa dilatación, solamente la había ensartado hasta la mitad de su polla. Claramente le hacía daño. Sin embargo, ella lo empujaba con una mano hacia ella tratando que la empalase aún más. Vista la dificultad, el moro retiró su polla en un movimiento brusco haciendo que Isabel gritase. Inmediatamente la penetró por el chocho. Lo hizo bruscamente y en dos movimientos la polla había llenado completamente a Isabel, corriéndose el moro dentro de ella. Camila continúo satisfaciéndonos a Javi y a mí quienes por turnos la follamos.

Mientras tomábamos otros mojitos comenzamos a chatear sobre quien de las tres sería de comerse la polla del moro entera por el culo. Isabel dijo que ella repetiría, aunque critico que el moro se corriera tan rápido, no dándole tiempo a disfrutar más de su polla. Bea también se apuntó, pero Camila permaneció en silencio. Héctor entonces se abalanzo sobre Camila y comenzó a manosearle las tetas. Su miembro esta nuevamente enhiesto. Bea, meneaba la polla del moro. Al mismo tiempo mojaba sus dedos en saliva y le mostraba a este como se los metía en el culo dilatándose. Javi y yo estábamos con nuestra amiga Isabel. Al rato Héctor y Camila hacían un 69. Ella chupaba la polla de él y él le chupaba el ano y se lo dilataba con la mano. Camila hacía gestos de dolor pero no se quejaba. El moro había puesto a Bea en cuatro en un sillón y comenzaba a penetrarla analmente. Isabel estaba recostada y Javi y yo chupábamos uno su seno derecho y el otro el izquierdo. Entonces, ella acostó a Javi boca arriba y le comenzó a chupar la polla. Yo empecé a penetrara de perrito por la vagina. Después de un rato Isabel se salió de mi polla y se sentó sobre la de Javi. Como estaba acostado, él le chupaba las tetas. Entonces, yo le metí un dedo por el ano. Ella a pesar de tenerlo dilatado y escocido por el pollón del moro se  estremeció de placer, y se puso en posición para que yo pudiera penetrarla. Rápidamente ella estaba penetrada por los dos lados. Así, después de unos minutos ella llego mágicamente al orgasmo. Se apartó de ambos, y como nosotros no nos habíamos vaciado aun ella nos chupo alternativamente a ambos  hasta que nos vaciamos en su boca y en sus tetas. Cuando terminamos vimos que Héctor penetraba a Camila analmente. Ambos se movias a buen ritmo. La Latinoamérica gritaba, – papito dame más, rómpeme el culo. Unos segundos después Héctor le inundó el culo con su leche. Al retirar su polla se veía el culito de Camila abierto en flor. Mientras tanto, el moro ya había acabado con Bea. Tampoco había conseguido penetrarla del todo, aunque el culo de Bea se veía bastante abierto. Al final, el moro se había vaciado cuando Bea le hizo una cubana, así que sus tetas estaban llenas de semen. Aprovechando la oportunidad, Isabel llevó consigo a Camila y entre las dos chuparon el semen de las tetas de Bea. Mientras tanto, la guarra de Bea llego al orgasmo frotándose el clítoris.

Ya iban casi dos horas desde que habíamos llegado a la casa. Así que Isabel le ordenó a Camila que preparase un tentempié. Mientras lo saboreábamos todos nos relajamos. Camila contó que era la primera vez que le hacían el culo, que le había gustado. Cuando estábamos hablando se escuchó la llegada de un scooter. Llamaron al timbre y el mirar Isabel dijo que era la guardia de seguridad de la urbanización. Era obvio que había gente en casa, así que Isabel se puso un albornoz y salió al recibidor a atenderla. La guardia, una chica andaluza muy esbelta, alta, delgada y fibrosa, de unos treinta años, le pidió si podía pasar un momento, necesitaba ir al baño y no llegaba a su puesto. Isabel la hizo pasar y la llevó a un baño de servicio sin pasar por donde estamos el resto. Sin que Isabel se diera cuenta Héctor y yo no acercamos al baño. Al salir la andaluza, Héctor la coge del brazo con fuerza y tira de ella.  La llevamos al salón  y entre los cuatro comenzamos a tocarla por todos lados. Javi le aprieta las pequeñas tetas con devoción, yo le aprieto los glúteos y el moro va directo hacia su coño, al tocárselo le hace escapar un gemido de sorpresa. Entre todos le quitamos su ropa, estamos todos ya tan excitados como cerdos en celo. El moro le frota el coño con rapidez, ella esta excitada, irremediablemente, los dedos de él han hecho que ella compiece a gemir y a contonearse. Entonces la ponemos de rodillas. Ella sabe lo que queremos. La rodeamos y comienza a chuparnos las pollas hasta que nos corremos todos. El moro es el último, ella no esperaba encontrarse una manguera tan vigorosa. El moro le golpeó la cara con la polla y ella no pudo evitar decir -¡Dios, que polla! La andaluza cogió la polla, la masturbó y él gimió de placer. Ella abrió su boca y acercó la polla hacia ella, cerró sus labios alrededor del glande y lo succionó, y después comenzó a mamar despacio. El moro entonces la cogió de la cabeza y comienzó a moverla adelante y atrás. Cuando él le dio un respiro ella sacó la polla de su boca, hilillos de babas caían por su barbilla. Él la vuelve a coger de la cabeza y le ensarta la polla casi hasta el final de la boca. Parece que ella va a vomitar, le saltan las lágrimas.  El moro comienza a moverle la cabeza adelante y atrás, saca la polla de la boca y un baño de semen sale de golpe, con potencia, y mancha la cara y el pecho de la andaluza. Después de esto ella se queda quieta.

A los cinco minutos nos sumamos todos a las otras tres mujeres que están completamente excitadas. Bea e Isabel nos piden que las follemos hasta que no podamos más. Yo les digo, -putas, ustedes nos chuparan la pollas y disfrutaran viendo como le hacemos el culo a estas otras dos. Bea e Isabel no tienen otra opción que aceptar y se ponen de rodillas a mamar a Héctor y al moro. Yo pongo en cuatro patas a la andaluza y paso a frotarte el coño con violencia, Mis  dedos frotan su vulva y se meten dentro. Javi se encarga de Camila. Le lame el sexo de arriba a abajo, después hunde su cara y comienza a comerte el coño literalmente. En simultáneo las penetramos, ellas abren las piernas para que las penetremos mejor.  Los otros dos miran como lo hacemos mientras los maman, esperando su turno. Las dos mujeres están enfrentadas por sus caras. Por lo tanto Javi y yo también estamos frente a frente. En un instante hay un gesto de complicidad, los quitamos las pollas y les damos varias palmadas en sus glúteos. Después los apretamos con devoción y los abrimos. Escupimos en la entrada de sus orificios anales. Entonces la andaluza lleva sus manos hacia el culo y lo abre. Yo le meto la polla y ella lanza un largo gemido. Su culo recibe mi miembro caliente, ella tiene un pequeño orgasmo y pide más polla. Yo no me detengo, avanzó abriéndome paso. Le meto mi polla hasta el final y le rellenó el culo con mi esperma. Algo parecido ocurre con Javi y Camila. Cuando me separo de la andaluza, parte de mi semen sale goteante y se desliza hasta sus muslos.

Al vernos follar, el moro y Héctor se habían excitado completamente. Al terminar nosotros, el moro se pone detrás de Camila y hace que se incline para que le entregue su culo ya estrenado, mientras que Héctor se pone detrás de la andaluza. Entonces, Camila dice, – no, tu no, me romperás el culo. -Te jodes, responde él. ¿No querías más? Vas a tenerlo. Héctor mientras tanto ya tiene su polla enterrada en el culo de la andaluza. Isabel y Bea comienzan a comernos las pollas a Javi y a mí.

El moro le abre el culo a Camila con las manos y le penetra de una. Obviamente a ella, le duele más que las veces anteriores. Sin embargo, la polla abre paso en sus entrañas sin dudarlo. El moro empuja una vez más con fuerza y avanza más dentro de ella. Después él la saca un poco y se la mete de golpe, tanto que la hace gritar y correrse a la vez. Camila tiene la polla del moro entera dentro de su culo. Parece mentira que la más menuda de todas las mujeres se la única que se la haya tragado toda. El orgasmo hace que Camila casi se desmayé y quede con los ojos en blanco. En ese momento Javi y yo estábamos sentados en el sillón, e Isabel y Bea estaban enculadas. Solas subían y bajaban moviéndose a ritmo sobre nuestras pollas que estaban dentro de sus culos. Esta vez el moro no se había corrido tan rápido como con Isabel y Bea. Así que se levantó y se acercó a Bea quien lo ayudo a masturbarse con las manos hasta que un par de minutos después él eyaculó sobre las tetas de ella hasta la última gota de esperma. Inmediatamente yo inundé el canal anal de Bea con mi esperma. Durante ese tiempo, Héctor le dio rudo a la andaluza. No sé cuánto tiempo lo hizo. Pero ésta estaba muy excitada y tuvo dos orgasmos casi seguidos. El último cuando él se corrió dentro de ella. Javi también dejo el culo de Isabel inundado de leche.

A esa altura los cuatro hombres ya estábamos cansados. Sin embargo, Isabel estaba muy caliente. Además estaba picada porque Camila había podido tragarse toda la polla del moro por el culo. Después de un breve descanso y de tomar unas copas que volvió a preparar Camila una vez recuperada de las enculadas, Isabel  ahora dijo, -quiero que el nabo del moro me folle de verdad por el culo. Quiero que me llegue hasta las tripas. Entonces yo le digo, que empiece por chupársela, que los otros tres iremos abriendo camino. Mientras Isabel mamaba al moro, las otras tres mujeres se encargaron de poner a punto nuestras pollas. El primero en hacerle el culo a Isabel fue Javi. Una vez hubo terminado, continuó Héctor y el tercero fui yo. El culo de Isabel estaba más que dilatado, y mi polla entro con gran facilidad. Ella se movía a ritmo y estaba fuera de sí. Yo me corrí dentro de ella. Su canal anal estaba completamente inundado de esperma. Cuando me retiré, el moro aún no tenía su polla completamente enhiesta. Para ayudar a Isabel la andaluza se sumó a la mamada y comenzó a sorberle los testículos. Esto lo puso loco. Mientras tanto, Bea se puso detrás de Isabel e introdujo un dedo en el ano, y así siguió hasta llegar a cuatro. Unos minutos después sacó los dedos y llamó al moro. Bea apoyó el rabo de él en el ano de Isabel, haciendo sutiles movimientos hizo que Isabel lo desee desesperadamente dentro de su recto. Isabel se movía tratando de hacer que entrase más allá de la puerta. Entonces de una sola vez, con un empujón, él la penetró y la polla quedó un 50% dentro de ella. Ella se tensionó y gritó, y con esfuerzo dijo, -no me la saques, déjala adentro, pero sin moverla, para que me acostumbre. Unos minutos después, él comenzó a moverse cada vez más velozmente y con más fuerza. La metía cada vez más adentro de ella, haciéndola gritar de dolor con cada cm más que la polla se introducía. Al mismo tiempo el goce de Isabel crecía exponencialmente y ella decía – Ah! Si, sí, hay. Ah! Voy a acabar!!! Me encanta! La imagen era espectacular. El moro consiguió al fin meter toda su polla dentro de Isabel. Luego de unos minutos, aceleró sus embestidas y se vacío dentro del culo de ella, descargando una enorme cantidad de semen. Ella en ese momento parecía en trance. Su cuerpo tenía temblores y sus ojos estaban en blanco. En un momento pareció que ella se desmayó, El moro retiró su polla y ésta estaba ensangrentada, el ano de Isabel estaba desgarrado. Isabel, quedó tendida en el piso con los ojos cerrados.  A los cinco minutos los abrió y con una sonrisa nos dijo, -nunca disfrute tanto como hoy. Ayúdenme a recostarme en el sillón.

En ese momento, yo pensé que nuestra orgia había concluido. La andaluza se vistió y volvió a su trabajo. La visita al baño se había extendido más de los esperado y había resultado sorprendente. Bea también se marchó. Sugiriendo que le gustaría que repitiésemos el encuentro. El resto nos quedamos haciendo compañía a Isabel. Camila miró el reloj, como si estuviera esperando a alguien que nunca iba a llegar. Conversamos un rato, de cualquier cosa. Ya había pasado una hora desde que había terminado el enculamiento de Isabel. Todos seguíamos desnudos. Yo y Javi siempre al lado de Camila en un sillón grande, Isabel acostada en otro y Héctor y el moro en sillones individuales. Entonces miré directo a los ojos a Camila y le dije -qué tal otra ronda. Ella como respuesta bajo su cabeza y comenzó a recorrer la cabeza de mi polla, que estaba bastante dura, con la punta de la lengua. Cuando estuvo bien mojada se la metió entera a la boca. Entonces Javi se puso a lamer los agujeros de Camila de arriba a abajo.  Los demás se acercaron masajeando sus paquetes y esperando ansiosos su turno de disfrutar. Uno a uno ella fue chupando nuestras pollas, mientras nosotros amasábamos sus tetas.

Un rato después, los otros tres machos estaban en el sillón grande. Camila mamaba alternativamente sus pollas. Yo voy por detrás de ella y  la penetro por el chocho de una sola vez, los tres restantes se acomodan a su alrededor meneando sus pollas delante de su cara y masajeándole las tetas. Entonces, Javi la folla salvajemente por la boca haciendo que se trague toda su polla. Cuando ve que está a punto de correrse se la saca y deja que se la meta por la boca Héctor. Mientras tanto, mi polla entra y sale del cuerpo de Camila a un ritmo muy acelerado llevándonos a ambos a un orgasmo.  Camila entonces vuelve a chupársela a Javi con más fuerza hasta que un chorro caliente le inunda la boca, la leche rebalsaba por la comisura de sus labios. Ella se esmera en tragar todo y sigue chupando la polla hasta sacarle la última gota. Entonces el moro se tumba boca arriba en el suelo y la sienta encima suyo para poder follarla bien al tiempo que Héctor se pone delante de Camila y ella chupa ansiosamente su polla.

Entonces yo me pongo detrás de Camila. Ella con su acento sudamericano me pide que “la coja por el culo”, -que quiero sentir dos pijas adentro! Cuando comienzo a penetrarla me doy cuenta que su placer aumenta a cada instante. Con movimientos suaves voy entrando de a poco en su culo. Ella tiene otro orgasmo en el justo momento en que le meto la polla por completo, mientras sigue lamiendo a Héctor. Camila nos pide que no dejemos de “cogerla”. El moro y yo nos movemos acompasados hasta que los dos explotamos dentro de ella.

Alguien sugiere que vayamos al sillón. Héctor se recuesta y Camila se pone encima de él dándole la espalda y prepara su culo para meterse la polla de Héctor. Él de repente se la clava entera. Javi por delante pasa un dedo por su sexo empapado, acaricia su clítoris y después le pone su mano en la boca dejando que Camila saboree sus dedos. Después, Javi la penetra vaginalmente. Camila ya no puede hablar, se entrecortan sus palabras, y solo se escabulle un “si… me encanta”, sacudida por las embestidas coordinadas de Héctor y Javi. Así los tres llegan a otro orgasmo.

Entonces cambiamos de posiciones el moro se sienta abajo y Camila se sienta encima de él y yo la cojo por su espalda. Él le penetra el chocho, ella se queda quieta un momento y me dice, -tu turno. Yo me acerco y le pregunto ¿Cómo estás? Y ella dice MUY CALIENTE. Entonces yo también la penetró vaginalmente, Los dos empezamos a movernos  dentro de su chocho y fuera de sí Camila llega a otro orgasmo.

Diez minutos más tarde Camila seguía con ganas de follar. Pero Isabel, aun en su sillón, nos pide que nos acerquemos y no la dejemos fuera. Parece algo recuperada de la cuádruple enculada y el desgarro anal. O al menos la calentura hace que se olvide de todo y quiera volver a follar. Camila por su parte había mostrado ser capaz de atreverse con todo y tener una capacidad inhumana para tragar una polla detrás de la otra por sus orificios. Cuanto más la follábamos, más ganas tenia de que lo hiciéramos otra vez.  Héctor entonces se pone al lado de Isabel y amasa sus tetas, las besa, las devora, mientras ella lo masturba. El resto estábamos listos para pasar a la acción.  Yo me siento en un sillón y me llevo a Camila conmigo. Ella se sienta encima de mí y se mete mi polla por el culo. El moro se acerca a Isabel y le mete de golpe la polla hasta el fondo de la garganta, queda una parte afuera a pesar de que las arcadas de Isabel indicarán que la polla la asfixiaba. Mientras tanto, Héctor ya la está follando y le aprieta con fuerza los pezones. Entonces Javi se pone a lamer el chocho de Camila. Ella le pide que la penetre. Entonces yo me paro y mi polla entra completamente en el culo de Camila. Javi se acerca y la penetra vaginalmente. Ella está en el aire con nuestras dos pollas dentro de sus orificios. Su delgado cuerpo está completamente tenso. Nosotros comenzamos con nuestros brazos a subirla y bajarla hasta que la inundamos de semen. Ella da un grito de lujuria y clava sus uñas en la espalda de Javi, teniendo otro orgasmo, después del cual la dejamos recostada sobre un sillón. Cuando miramos a Isabel,  El moro le frotaba su polla en la cara, tenía leche en los ojos, la frente, las mejillas, y las tetas. Héctor había retirado su polla del chocho y también la había bañado con su semen. Entonces yo me recosté en el sillón. Isabel se acercó y puso mi polla entre sus tetas. Empezó a moverlas hacia arriba y abajo, en círculos. Cuando mi polla asomaba entre sus tetas, la metía en su boca saboreando cada centímetro. Yo no pude resistir los encantos de su lengua y de sus tetas, y me vine. Llené de leche su pecho y su cara, hasta el pelo. Ella masajeaba sus tetas empapadas en semen y después limpió suavemente mi polla con su lengua hasta la última gota.

Cuando Isabel terminó conmigo vi que Camila estaba otra vez en acción. Chupaba las pollas de los demás, una tras otra para poder tener a todas contentas y bien paradas. Yo me sume a ellos. Ella se levantó y se recostó en la cama, entonces Javi empezó a penetrarla. Luego ella le dijo a Javi que la deje ponerse de rodillas, en cuatro,  como una perra, y el volvió a bombearla nuevamente. Al mismo tiempo Camila mamaba la polla de Héctor quien estaba frente a ella. Isabel viendo el espectáculo se unió también a la fiesta y pronto había dos pollas en su boca. Entonces Isabel recostó al moro y se montó en él, cabalgándolo y poniendo su culo en una posición muy apetecible. Yo acerque mi polla a su culo y comencé a introducírsela.  Mientras tanto, Héctor y Javi  cambiaron de lugar y entonces Camila tenía la polla de Javi en la boca y la de Héctor en el coño. Al rato ella pidió que se la metieran por el culo. Héctor empezó a penetrarla por allí. Ella gemía como una zorra y no paraba de chupar la polla de Javi. Entonces Javi se recostó en el suelo y ella se colocó encima de él metiéndose la polla en su coño. Inmediatamente Héctor volvió a follarla analmente,  penetrándola los dos al mismo tiempo. Ella gemía y disfrutaba al máximo. Luego intercambiaron posiciones y siguieron penetrándola por varios minutos. Por nuestra parte, el moro y yo hacíamos lo mismo con Isabel. Ambos tríos entramos en un mete y saca frenético. Ambas mujeres, estaban fuera de sí. Habían sido penetradas innumerables veces por ambos agujeros. Y después de horas seguían siendo embestidas por el culo y el  coño. Su nivel de excitación era tal que podíamos hacer lo que quisiéramos con ellas. Accedían a todo lo que les decíamos por lo caliente que estaban. Así llegamos al culmen de la jornada, con nosotros cuatro corriéndonos una vez más en sus orificios. Fue lo último que hicimos ese día. Después nosotros nos arreglamos y nos marchamos. Estábamos todos exhaustos, pero satisfechos. Después de tal bacanal, por unos días no volví a ver a Isabel, pero ella me conto por teléfono que las brutales enculadas habían tenido sus consecuencias. Varios días después, aun defecaba con sangre debido al desgarro anal que tenía. Le dolía y tomaba Ibuprofeno. Sin embargo, me insinuó que volvería a repetir lo hecho y que le gustaría que la encularan con una polla más grande que la del moro. La muy puta me dijo que la calentaba mucho pensar que era desgarrada por una polla. Quedamos en vernos en algunos días cuando su marido se volviese marchar.

Me gusta / No me gusta

Conociendo a Isabel

Una vez rota mi relación con María Jesús volví a frecuentar el gimnasio donde trabaja mi primo cerca de Valencia. Allí conocí a Isabel. Ella tiene 40 años, está casada, y a su edad podría decirse que es una mujer guapa.  El ejercicio favorito de Isabel es el spinning, cuando lo hace sus pechos se bambolean de una forma muy sensual. Alguna que otra vez yo había elogiado a Isabel por su belleza y hecho alguna insinuación a la que ella respondió con una sonrisa. Un día, estábamos en el gimnasio solamente Isabel, yo y un amigo, Héctor. Cuando terminó el spinning, Isabel se fue a las duchas. Entonces yo cerré la entrada al gimnasio y le dije a Héctor que fuéramos al vestuario de mujeres a visitar a Isabel.

Cuando ella salió de la ducha, completamente desnuda, se quedó anonadada al vernos allí.  Nosotros aún estábamos sudados del ejercicio. Nos acercamos a ella, la envolvimos en su toalla y comenzamos a secarla y a acariciarla. Ella resulto ser receptiva a nuestras caricias. Entonces, nos quitamos nuestra ropa y ella despacio, nos agarró el pene ambos y fue descendiendo hasta ponerse de rodillas en el piso. Sus labios se posaron en el glande de Héctor, y comenzó a besar la polla como una loca, primero despacio y luego deprisa, sacaba su lengua y se empleaba a fondo. Yo no me quedé quieto, deslice mi mano por su  culo y luego un dedo por la raja y mientras ella trabajaba la polla de Héctor, yo le masajeaba el ano con un dedo.  Pasado un rato, Héctor comenzó a jadear fuerte, agarró con fuerza a Isabel del pelo y descargó su leche dentro de la boca de Isabel, justo cuando yo enterraba un dedo entero en el culo de ella. Mientras esto ocurría Isabel no paraba de jadear y se tragaba el esperma de Héctor, parte del cual se le escapó por las comisuras y le cayó en las tetas.

Una vez Isabel tragó la leche de Héctor, yo la tumbé en el suelo, le separe las piernas y comencé a lamerle el clítoris. Ella se  puso  a gritar como una loca. Mi lengua se deslizaba una y otra vez dentro de su inundada vagina. Ella estaba increíblemente caliente.  Entonces deje de lamerla y puse mi polla en su  boca. Héctor ocupó mi  lugar en el coño y ella empezó a mamar mi polla como si le fuera la vida en ello.  Ante su maestría mamadora no tarde mucho en correrme en su boca.

Entonces Héctor comenzó a follarse a Isabel.  Ella comenzó a gemir y a jadear. Héctor empujaba y empujaba pero su polla era tan grande que le costaba mucho meterla, finalmente, Héctor se salió un poco y de un violento empujón se la metió entera, los 25 cm de su polla entraron de golpe.  Héctor estuvo follándose un rato a Isabel mientras yo vigilaba que nadie nos interrumpiera. Finalmente, Héctor comenzó a correrse. Luego se levantó y dejo a Isabel.  Entonces, yo me tumbé, con mi rabo erecto hacia arriba. Ella se levantó y se colocó a horcajadas sobre mi polla, se dejó caer con todo su peso sobre mí. Inmediatamente comenzó a cabalgar sobre mi polla como una posesa. Yo le agarraba las tetas, se las amasaba y le pellizcaba los pezones. Entonces ella se recostó hacía adelante apoyándose en sus rodillas y mientras me follaba llamó a Héctor, le señaló su ano, y le pido que la enculará. Héctor se acercó y de un solo golpe se la metió hasta las entrañas. Nosotros comenzamos a follarla por turnos. Yo la penetraba y Héctor se quedaba quieto en su culo y después de un rato, Héctor la jodía por el culo y yo descansaba. As seguimos hasta que los dos acabamos y ella se puso a gemir de placer enloquecida por la doble penetración.

Después de un rato de relajación, cogí a Isabel y la puse a cuatro patas.  Entonces la penetré analmente mientras Isabel mamaba la polla de Héctor. La enculada a la que yo la estaba sometiendo hacia que a cada una de mis embestidas la polla de Héctor llegara hasta la garganta de Isabel.  Aquello no se demoró mucho y Héctor se corrió en dentro de la boca de Isabel. Entonces yo seguí taladrando su culo con rabia hasta inundarlo con mi leche.

Entonces notamos que golpeaban la puerta del gimnasio. Era mi primo y otro chico, Alberto,  que volvían de correr. Fui a abrirles y les expliqué la situación.  Mi primo y Alberto entonces decidieron sumarse a nosotros.  Fueron al vestuario, se desnudaron y comenzaron a menearse sus pollas.  Entonces mi primo le dijo a Isabel, – puta, te vamos a dar polla para que disfrutes.

Entonces Alberto cogió a Isabel por la espalda y se puso a restregar su polla por los cachetes del culo. Ella estaba de pie, meneándonoslas a mí y a mi primo.  Entonces nos soltó y se dio la vuelta para arrodillarse. Y comenzó a saborear la polla de Alberto. Mientras los otros tres la mirábamos Isabel siguió así hasta tragarse toda la leche de Alberto.

A esa altura, la muy puta de Isabel ya estaba salida. Se giró y se puso a chuparnos y menearnos a mi primo y a mí.  Mientras ella nos atendía, Héctor se acercó por detrás de Isabel y empezó a meter los dedos en su coño. Ella entonces le dijo, – cabrón, ¿no tienes algo más gordo que meterme? Él no se lo pensó,  la agarró por las caderas con ambas manos y pasó a clavársela a su antojo. Ella mientras tanto seguía chupando,  así hasta tragarse nuestra leche.

Esto animó a Héctor, que retiro su polla, empujó a Isabel hacia adelante para que quedara en cuatro patas y metió tres dedos, en su dilatado culo. Él noto que ella se iba a correr, entonces la penetro en su culo hasta los huevos y la inundó de leche. Luego se retiró, y uno tras otro fuimos pasando todos por su culo. Isabel estaba completamente poseída gritaba, – cabrones, mi culito necesita a cada una de vuestras trancas.

Después de que por su culo, hubiésemos pasado, dos veces los cuatro, Alberto se paró apretando la espalda de Isabel contra su pecho y sin sacármela y dijo: -Metérsela en el coño, ahora que la tengo bien empalada. Isabel, como una zorra obediente abrió con sus manos su coño para facilitarnos la entrada. En un instante tenia, una tranca en el culo y otra en el coño. Mientras Alberto seguía empalándola, los demás se la íbamos metiendo en el coño. Así seguimos hasta que Isabel y nosotros quedamos exhaustos. En total fueron cinco o seis horas de follada. Ella quedó por un rato como se mi desvanecida y tuvimos que llevarla a la ducha para desapestarla. Ella luego se acicaló y se fue a casa. En su móvil tenia varias llamadas perdidas de su marido. Iba a tener que inventar una historia para explicar su desaparición. Pero se marchó del gimnasio visiblemente contenta dándonos un beso de boca a cada uno de los cuatro. Ese día, no ocurrió nada más. Ya os iré contando en otras historias otros encuentros con Isabel.

Me gusta / No me gusta

Trio con Maria Jesus y su hija

Con el tiempo comencé a ver seguido con María Jesús. Esta me había adoptado como su juguete. Como yo ni trabajaba ni estudiaba podía pasar largos ratos con ella siempre que ella lo quisiese. Con frecuencia me llevaba a su casa. Allí conocí a su hija Sandra que tenía 18 años. Sandra es distinta de María Jesús pero también está buena. Al igual que su madre es rubia de bote, pero es mas estilizada y con menos pecho. Las dos viven solas, ya que María Jesús esta divorciada.

Una tarde María Jesús y yo tomábamos una cerveza mientas su hija se bañaba. Cuando Sandra salió del baño se unió a nosotros. Estaba envuelta en un albornoz. Comenzamos a charlar. Después de un rato María Jesús fue a por más cervezas a la nevera. Yo entonces me aproximé a Sandra. Estaba un poco cachondo y lanzado y empecé a tocarle las piernas subiendo hacia su chocho. Entonces Sandra dijo – Mira lo que hago ahora- y se desnudó.

A pesar que María Jesús volvería en cualquier momento, yo me abalance sobre Sandra recostándola en el sillón donde estaba sentada. Me abrí los pantalones y mostrando mi erecta polla se la metí por el chocho. Al llegar María Jesús un poco se sorprendió, pero en lugar de reñirnos le dijo a Sandra – Eres mas puta que tu madre – se quitó la camisa y me mostró sus exquisitos senos. Mientras se la metía a su hija me obligó a coger esos pechos dulcísimos. Acercó su cara y con su lengua empezó a mordisquearme. Así me  puso a  punto de estallar.

Entonces María Jesús, se terminó de quitar toda la ropa, se tumbó en la otra punta del sofá y me llamo. Incapaz de resistirme, saqué mi polla de Sandra y me dirigí hacia María Jesús. La penetré por la vagina mientras Sandra le decía – Que cabróna. Cuando giré la cabeza vi que ella tampoco lo estaba pasando mal. Estaba en el piso junto a nosotros. Tenía un dedo metido en su culo, otro en la vagina y se masturbaba el clítoris. Yo mientras bombeaba a su madre y me comía sus pechos. Mientras Sandra seguía muy excitada toqueteándose. Entonces levanté a María Jesús y la puse de rodillas en el suelo. Metí mi polla entre sus tetas. El gozo que sentí fue enorme y me corrí llenando sus tetas de mi leche bien caliente y espesa.

María Jesús entonces se limpió con el albornoz de Sandra. Esta seguía masturbándose gozando como una puta y gimiendo. Me acerque a ella y empecé a lamerle el culo y la vagina. Sus tetas tenían los pezones durísimos y ella estaba que estallaba. Entonces le dije – Montame putita – y eso fue lo que hizo. Empezó metiendo mi polla en su vagina despacio hasta que entro toda y empezó a moverse cada vez más rápido y a gemir como loca. Así llego al orgasmo. A pesar de ello, seguía supercaliente  y me grito -Metemela en el culo. Y yo le hice caso. Ella se puso en cuatro patas, paró bien el culo y yo trate de abrir sus nalgas lo más que podía. Le escupí en el ano y muy obediente le enfile mi polla hacia el culo. Metí la cabeza muy despacio y cuando pasó la cabeza se la metí toda. En ese momento largó un grito de placer y gozo.  Entonces empecé a bombearla.  Sandra estaba casi en un shock de felicidad y gritos y pedía más y más. Así llego a su segundo orgasmo y yo eyaculé por segunda vez.

Al terminar con Sandra, María Jesús dijo – Ahora rompeme el culo a mí. Dios mío!!! No podía creer lo que me estaba escuchando. Esto era un sueño hecho realidad. Dos hembras me daban su culo. Mi pene rápidamente volvió a ponerse duro como una piedra y la acosté a María Jesús boca abajo en una silla. Luego comencé a untarle saliva en todo su redondo culo. Masajeando sus riquísimas nalgas en espera de mi polla dura y caliente. Después ella se abrió sus nalgotas y me pidió que se la dejara ir toda. Yo le comencé a meter primero un dedo en ese hoyo y después le apuntale la polla y poco a poco se le fue comiendo de una manera muy deliciosa.

Cuando la metí toda ella cerro sus nalgas y aumento la diversión. Empecé a follármela de una manera bestial. Empujando de manera vigorosa y tratando casi de traspasarla de tanto deseo que tenía de ese culote caliente. Era delicioso como sus nalgas sonaban cuando me rebotaban en cada embestida. Así duramos bastante. Hasta que termine corriéndome dentro de ella, mientras ella llegaba al orgasmo. Saque mi polla y esparcí la leche en sus nalgas. Entonces Sandra vino y se puso a lamerla.

Después de esto nos fuimos a la ducha. Al rato yo me marche, pensando en que alguna vez me gustaría repetir la experiencia.

Me gusta / No me gusta

Historias Morbosas: El favor

Pedro y Natalia vivían en un pueblo pequeño cerca de la costa. Ambos contaban con treinta y nueve años, era un matrimonio felizmente casado  y sin hijos. Él trabajaba de administrativo en una inmobiliaria y ella de auxiliar en una clínica. Atravesaban ciertos apuros económicos porque unos años antes montaron un negocio que se fue al traste y quedaron endeudados hasta las cejas. Más de la mitad de ambos sueldos lo destinaban al pago de los préstamos, aunque iban tirando. Llegaban a fin de mes bastante apurados.

Pedro era un hombre sencillo, muy deportista, iba diariamente al gimnasio y practicaba el ciclismo por lo que destacaba su tórax musculoso. Estaba enamorado de su mujer y procuraba complacerla en todo lo que quería, al fin y al cabo la familia estaba lejos y estaban el uno para el otro, sin intromisiones. Natalia era una mujer de bandera, un cuerpo fino y delgado, con un culito poco voluminoso aunque sí algo ancho, destacaban sus pechos grandes y blandos de erguidos pezones, algo caídos hacia abajo, su melena rubia y ondulada, sus labios gruesos y sus ojos verdes, una monada, una mujer ya madurita que provocaba las miradas de cualquier hombre que se cruzase con ella. Amaba a su marido y era feliz, pero se acercaba a los cuarenta y no veía cumplir su deseo de tener un hijo, de ser madre, algo que siempre había soñado. A ambos le gustaban los niños, se propusieron tenerlo nada más casarse, pero se habían pasado más de cinco años intentándolo sin éxito. Preocupados, acudieron a un especialista, quien lamentablemente dictaminó tras unos análisis, que Pedro era estéril. Más que por él, Pedro lamentó la enorme desazón de Natalia, que unida a las numerosas deudas, sufría diversas depresiones y casi siempre actuaba desanimada y sin ilusión. La monotonía hacía estragos en la relación. Pedro le propuso adoptar un niño, pero ella se negó, no le atraía la idea, por mucho que le cuidase y mimase, siempre sabría que no era su hijo. Más tarde le propuso acudir a un banco de semen y ella pareció ilusionarse con la idea, pero cuando les entregaron el presupuesto tuvieron que desecharla. El procedimiento era demasiado costoso y sus economías no estaban para semejantes gastos. Las posibilidades se esfumaban y el tiempo avanzaba. Pedro ya no sabía qué hacer. Se le ocurrió una idea, una idea descabellada que le trastornaba, pero la amaba tanto que estaba dispuesto a llevarla a cabo con tal de salvar su matrimonio, aunque era consciente del esfuerzo psicológico que iba a suponer. Estuvo dándole vueltas a la cabeza durante unos días hasta que decidió contárselo. Su primo Toni, de treinta años, podía ser la solución, a él estaba dispuesto a pedirle el favor más duro de toda su vida. Ambos se llevaban bien, como amigo, le consideraba el mejor, compartían todo, hasta salían en la misma pandilla, iban juntos de pesca, a jugar a los bolos y vivía en la ciudad. Estaba soltero y sin compromiso, era un tío independiente al que no le gustaban las ataduras y mucho menos los niños, de hecho tenía por ahí dos hijos y no sabía absolutamente nada de ellos, las dejó embarazada y pasó de ellas y del compromiso. Era un jeta, un despreocupado, pero precisamente en su despreocupación Pedro vio la luz.
– Él puede ayudarnos, mi amor, él confía en mí, nos quiere, nos hará el favor de prestarnos su semen, es la única posibilidad y encima llevaría mi sangre.

– Pero tú no lo has pensado bien, tendría que acostarme con él, con tu primo…

– Lo sé, madita sea, tendremos que soportarlo juntos – la agarró de las manos -. Luego lo olvidaremos, junto lo olvidaremos. Sólo será un poco de sexo, sí, joder un mal trago, pero cuando llegue el momento sé dónde estaría tu mente. Hay parejas como nosotros que compran el semen, hacen lo que vamos a hacer nosotros. Vamos a hacer lo mismo, cariño, pero no tenemos dinero y, bueno… Nos queremos, Natalia, y te conozco. Será un esfuerzo grande, tuyo y mío, pero lo superaremos. Deseamos tanto ese niño…
– Pero, Pedro…

Tardaron días en tomar la decisión. El amor era fuerte, más fuerte que cualquier cosa, y deseaban tener un hijo a toda costa, aunque tuvieran que pagar un precio tan caro como una infidelidad consentida. Pedro se reunió con su primo Toni en una cafetería con la intención de tantearle. Pidieron unas copas. Pedro necesitaba algo de alcohol para serenar los nervios y allí estaba su primo, ciertamente era un putero, pero era la única persona en la que le confiaría una petición como la que estaba a punto de hacerle. Podían haber elegido un desconocido, pero la incertidumbre y el temor siempre les hubiese acechado y además seguro que hubieran tenido que pagar. Aunque se trataba de una abochornante situación, había mujeres y matrimonios que acudían a los bancos de semen, con el mismo objetivo, sólo que ellos debían superar el estrago del sexo.

Toni trabajaba de mecánico y casi siempre iba hecho un asco, sin afeitar y con el mono manchado de grasa. Era algo bajo y regordete, destacaba su panza pronunciada y blandengue, sus piernas robustas, sus gruesas manos y su vello en el pecho porque normalmente siempre llevaba las camisas a medio abrochar. Su cabeza era cuadrada, iba rapado y poseía unos ojos saltones que llamaban la atención, un tanto deprimente para los gustos de una mujer pija como Natalia, pero el físico daba igual en este caso, la cuestión era otra, necesitaban su semen, conseguir que la dejara embarazada. Era bastante dicharachero y divertido y le gustaba todos los vicios, las mujeres, el tabaco y el alcohol.
– ¿Y Natalia? Hace más de un mes que no la veo.

– No está bien, Toni, sigue con las depresiones…

– Bueno, tampoco se termina el mundo porque no tenga un hijo…

– Bueno, verás, quería hablarte de eso -. Pedro se sonrojó y mostró una estúpida sonrisa -. Hemos estado hablando y, bueno, tú y yo, en fin, somos primos, pero yo confío en ti y bueno, ya que eres mi primo…

– Quieres que me haga una paja y te dé el semen – adivinó sonriente -. Sin problema. Nadie se enteraría nunca y si hace falta os firmo cualquier documento como que renuncio al crío. No sería el primero. Llevará tu sangre. Somos primos hermanos. Yo paso…

Ciertamente, su primo le facilitaba la conversación y entonces Pedro decidió ser más explícito.

– Veras, Toni, no tenemos dinero para una inseminación -. Se pasó la mano por la cabeza, había empezado a sudar -. Tendrías que acostarte con ella, tendrías que hacernos ese favor. Eres la única persona a quien confiaría algo así.

– ¿Quieres que me folle a tu mujer? – se sorprendió emocionado. Para Toni, Natalia estaba buenísima y en más de una ocasión se había masturbado pensando en ella. Inesperadamente, su marido se la ofrecía en bandeja.

– No hables así, por favor, voy a pasarlo mal, pero la quiero, tengo que hacerlo por ella. Ya lo hemos hablado. Confiamos en ti.

– No te preocupes, primo – le atizó unas palmaditas en la cara -. Cuando tú digas. Habla con ella, por mí no hay problemas.

Aquella tarde y durante los días siguientes Toni no paró de masturbarse electrizado por la posibilidad de follarse a la mujer de su primo. A Pedro y Natalia les costaba dar el paso. Estaban desesperados. Tardaron más de un mes en decidirse. No iban a hacer nada malo, la gente en su misma situación compraban semen en las clínicas, sólo que ellos debían utilizar el sexo, el sexo con otro hombre. La vida les había jugado una mala pasada económica y psicológicamente. Pedro telefoneó a su primo un sábado por la mañana y se citaron para cenar esa misma noche. Sería la primera vez que estarían los tres juntos. Toni, que iba en vaqueros y con una camisa de cuadro, con una barba de tres días, saludó a Natalia como si tal cosa, con un par de besos en las mejillas y rodeándola por la cintura con el brazo, forzándose en aparentar normalidad, por nada del mundo permitiría que se echaran atrás. La examinó de arriba abajo, los enormes pechos tras el jersey blanco que lucía, unos pechos que tendría la oportunidad de saborear, y aquel culito tras los ajustados tejanos, tan rico y maduro, estaba dispuesto a romperlo follándola. Cenaron animadamente, aunque Pedro estaba bastante cabizbajo. Para él iba a ser una experiencia muy desagradable. Ni siquiera sabía como serían los detalles del encuentro sexual, no lo habían hablado. Toni llevaba la voz cantante, se esforzó en divertir a Natalia para que se sintiera cómoda con la situación que se avecinaba. Aunque procuraba serenarse, Natalia también estaba nerviosa. Tendría que acostarse con aquel hombre de físico ciertamente repelente, todo por conseguir el deseo de ser madre, pero sabía que Toni era el mejor amigo de su marido y la única persona en quien confiar algo semejante. Tras varias copas y una velada que se alargó hasta las tres de la madrugada, Pedro, con la voz temerosa, sugirió ir a casa. Fruto de los nervios, Natalia había bebido bastante alcohol, a conciencia, necesitaba serenidad para afrontar la delicada situación. Ya en casa, se acomodaron en el salón y Pedro alargó más el tiempo sirviendo otra copa, con síntomas de arrepentimiento en su mirada. Toni temió que su primo se echara atrás y se anticipó a él. Se levantó de repente, soltó la copa y le tendió la mano a Natalia. Pedro, sentado junto a su mujer, se quedó atónito y sin palabras, muerto de celos. Natalia, nerviosa, tragó saliva.

– Bueno, vamos, Natalia. No le demos más vuelta. No pasa nada, coño. Perico, tu mujer y yo vamos a pasar un rato a solas -. Natalia, envuelta en una insulsa sonrisa, miró a su marido y se levantó -. No pasa nada hombre, nadie se enterará de nada.

Los celos lo ahogaban. Su mujer permanecía junto a su primo, ambos agarrados de la mano. Toni tiró de ella y juntos se dirigieron hacia el dormitorio. Pedro sufrió un agudo dolor en la frente y frío por todo el cuerpo. Iba a permitir que su mujer hiciera el amor con otro hombre. Sólo era sexo, pensó asfixiado. Se asomó al pasillo. Su esposa marchaba delante y claramente su primo iba comiéndosela con los ojos. No había sido una idea apropiada, pero permaneció inmóvil cuando les vio entrar en el dormitorio. Sonó un portazo y el ruido del cerrojillo. Desesperado, regresó al sofá y cerró los ojos con una lágrima escapando de entre sus párpados. Los celos le abrasaban las entrañas.

Ya en el dormitorio, Natalia se dirigió hacia el tocador sin saber cómo actuar. Toni se acercó a ella y le acarició la cara achuchándole suavemente las mejillas.

– Lo pasaremos bien, tranquila -. Ella asintió nerviosa -. Vamos a divertirnos un poco. El sexo es eso, diversión. ¿No?

– Claro, sí…

– Míralo de esa manera, coño. ¿Vale? – Natalia volvió a asentir cuando él le pellizcaba la barbilla a modo de niña buena. La miró de los pies a la cabeza -. Estás muy guapa. Anda, ponte cómoda.

Obediente, Natalia se dirigió al cuarto de baño que había en la habitación y cerró la puerta tras de sí. Antes de comenzar a desnudarse, se miró al espejo y cerró los ojos para reflexionar. Luego comenzó a quitarse la ropa hasta quedarse completamente desnuda. Descolgó un camisón de la percha y se lo metió por la cabeza. Era un camisón corto de volantes en la base y en los tirantes, de muselina color negro, con escote a pico, muy suelto, semitransparente. Volvió a calzarse con los tacones y volvió a colocarse frente al espejo. Estaba muy provocativa, dispuesta como una puta para complacer al primo de su marido. Cerró los ojos, suspiró y abrió la puerta para irrumpir en el dormitorio. Encontró a Toni de espaldas junto a la cama, desnudo, sólo con unos slip blancos apretujados en sus carnes amondongadas. Vio su culo respingado y su cintura con pronunciados michelines. Enseguida se giró hacia ella. Se quedó boquiabierto al verla. Natalia se fijó en su enorme y fofa barriga, en su pecho peludo y en el impresionante paquete que abultaba el slip. Acostumbrada al aspecto musculoso y depilado de su marido, aquel cuerpo la impresionó. Toni apenas parpadeaba. Estaba para comérsela. Se le transparentaba todo, el coño con la forma triangular del vello y las dos enormes tetazas que se vaiveneaban con lentitud al más mínimo movimiento, con gruesos y erguidos pezones en el centro. Se fijó en su vientre liso y en sus piernas finas y delicadas. Los tacones y la melena rubia, que destacaba con el negro del camisón, ofrecían un aspecto de prostituta, una prostituta a su disposición.

– Estás muy guapa.

– Gracias.

Toni se bajó el slip y exhibió su miembro. Natalia tragó saliva al comprobar el tamaño de aquella grandiosa polla rodeada de un denso vello, aún algo fláccida, gruesa y bastante larga, casi doblaba en tamaño y volumen a la de su marido, con un glande enrojecido y carnoso. Jamás vio algo parecido. Se fijó en sus testículos, grandes, ásperos y muy peludos.

– Echa una copa – le ordenó él.

Natalia dio media vuelta para servirle un whisky y entonces él pudo disfrutar de cómo se contoneaba aquel delicioso culito de nalgas ligeramente abombadas, con una raja profunda y unas curvas impresionantes. Los tacones y examinar aquel culito a través del camisón electrizaban el momento. Toni se sentó en el borde de la cama, ya con la verga bastante empinada. Natalia se acercó a él y le entregó la copa, procurando no mirar aquel pene.

– Siéntate -. Ella se sentó a su lado y enseguida cruzó las piernas. Toni le dio un trago a la copa y la soltó en la mesilla. Su fragancia era muy masculina, la colonia y el sudor se mezclaban, vio unas gotas resbalando por sus sienes. Él le miró las tetas con descaro y bajó la mirada hacia la vagina -. ¿estás nerviosa?

– Un poco, sí, también por Pedro, va a pasar un mal rato…

– Olvídate de él, coño, y disfruta un poco. ¿Le has puesto los cuernos alguna vez?

– No, no…

– Por una canita al aire no pasa nada. Seguro que alguna vez se habrá ido de putas. Tú también tienes derecho. Vas a probar otra cosa diferente y te va a gustar. A mí no me gustan las depilaciones y las mariconadas esas de mi primo. ¿Sólo has follado con él? – asintió abochornada -. Pues hoy vas a probar un hombre de verdad. Iremos despacio. Tranquila – le acarició la cara con la yema de los dedos y le cogió la mano para conducirla hasta su pecho -. Tócame.
Natalia, obediente, deslizó con suavidad la palma por aquel pecho peludo de piel grasienta y sudorosa. Él echó los brazos hacia atrás, relajado, examinando las transparencias del camisón. Pasó la mano por el vientre haciendo círculos con lentitud, volvía a subir hacia el pecho y pasaba por encima de las tetillas. El hijo de perra la estaba calentando, sabía cómo hacerlo, su vista se clavaba en aquella verga tiesa y empinada.

Fuera, Pedro recorrió a hurtadillas el pasillo y pegó la oreja a la puerta del dormitorio. Apenas oía nada, sólo algunos murmullos de vez en cuando. Se estaba volviendo loco. Con las manos a la cabeza y muerto de celos, regresó al salón. Se sentaba y volvía a levantarse desesperado Reconoció que actuaba como un maldito cobarde. En el dormitorio Natalia continuaba sobándole el pecho y el vientre. Él se irguió y ella le miró a los ojos.

– ¿Estás cachonda?

Natalia apartó la mirada avergonzada, pero él le sujetó la barbilla y la obligó a mirarle.

– Bueno, un poco…

– ¿Te gusta mi polla?

– Sí  – contestó con una sonrisa idiota.

– ¿Quieres tocarla? -. Ella se mordió el labio y respiró hondo. Por las formas, había conseguido ponerla cachonda y que por momentos se olvidara de su marido. Aquella verga era realmente apetecible, ciertamente más apetecible que la de su marido. Cerró los ojos y lanzó un bufido, inquieta por el momento -. Mastúrbame.

Le sujetó la polla con la mano izquierda y comenzó a meneársela muy suavemente, como queriendo gozar de aquel tacto. Los huevos se movían ligeramente y entonces acercó la mano derecha para sobárselos con leves estrujamientos. Permanecía sentada hacia él, algo inclinada para poder masturbarle. Sus tetas se balanceaban ligeramente tras el camisón. Toni la agarró por las mejillas y le acercó la cara para babosearle los labios con la lengua fuera. Sus pechos se apretujaron contra aquel tórax sudoroso. Pasaron a besarse enrollando las lenguas. Él le tenía una mano en la nuca y la otra apoyada en el colchón. Ahora se la sacudía un poco más fuerte con la mano derecha y había dejado de sobarle los huevos. Dejaron de besarse. Ella se apartó, concentrada en masturbarle. Un tirante se deslizó por el hombro y el escote se bajó de un lado dejándole media teta a la vista, pero continuó meneándosela.

– ¿Te gusta así?

– Lo haces muy bien.

Cada vez aceleraba más las sacudidas. Toni había comenzado a emitir débiles jadeos y ella gozaba haciéndole la paja. A veces se detenía, le pasaba la mano por los huevos y reanudaba la masturbación. Con la mano izquierda le acariciaba la espalda peluda e impregnada de sudor, que ya le abrillantaba todo el cuerpo. Él sabía que estaba muy cachonda, sólo había que verle sus ojos desorbitados y su ceño fruncido. Las tetas se vaiveneaban al son de los movimientos del brazo y un pezón ya asomaba por encima de la tira del escote.

– Chúpamela – le ordenó.

Cesó la masturbación, sujetó la verga por la base con la mano izquierda y se echó sobre su regazo lamiéndole el glande. La derecha la utilizó para sobarle los huevos. Quería hacerlo bien. Permanecía con la cabeza pegada en la barriga, moviendo la cabeza lentamente para lamerla de arriba abajo, recostada de lado. Primeramente, Toni la sujetó por la cabeza con ambas manos para ayudarla a mamar, pero antes tiró del camisón hacia la cintura y la dejó con el culo al aire. Con la izquierda la agarró de los pelos y con la derecha le acarició todo el culo de una pasada antes de asestarle un cachete. Luego metió la mano bajo el camisón, pasó por su vientre y le achuchó con rudeza una de las tetas. Se las zarandeó con rabia, estrujándolas, pasando de una a otra. Ella permanecía afanada en chupar y no paraba de mover la cabeza con la verga dentro de su boca, sin cesar de manosearle los huevos.

En el pasillo Pedro oyó los murmullos y el ruido de la palmada. Pegó la oreja a la puerta y sólo oyó unos chasquidos. Se arrodilló y trató de mirar por el hueco de la cerradura. La visión fue espeluznante para él. Lo primero que vio fue el culo de su mujer elevado del colchón unos cuantos centímetros, lo suficiente para diferenciar la raja del coño en los bajos, el vello de la entrepierna y el fino y enrojecido ano en el centro de ambas nalgas. Mantenía el camisón arrugado en la cintura. Le estaba haciendo una mamada, echada de costado sobre su regazo, aunque no podía verle la cara, tan sólo apreció los movimientos de su cabeza. Su primo estaba sentado en el borde, con los ojos cerrados, manoseándole el cabello y ayudándola a mamar. Vio que Toni se escupía en la mano y extendía el brazo derecho para sobarle el culo y embadurnarlo de saliva. Le pellizcó las nalgas y a continuación introdujo los dedos en la entrepierna para agitarle el coño presionándolo y moviendo la mano en círculos. Ella lo contrajo y lo meneó al sentir los dedos hurgando entre sus labios vaginales. Pedro se levantó ofuscado. Le temblaban las manos y sentía escalofríos en el pecho. Se apoyó en la pared con la cara oculta entre sus manos.
Natalia continuaba mamando a la vez que le agitaba el coño. Notó que se corrían en la mano de Toni. Toni le tiró de los pelos y la obligó a levantar la cabeza. Numerosas babas colgaban de los labios y se unían a la punta de la polla. La besó rudamente retirando la mano de su culo.
– Mastúrbame con tus tetas…

Bajó de la cama y se arrodillo entre sus robustas piernas. Él echó los brazos hacia atrás para adoptar una postura más cómoda. Se colocó el tirante, agarró sus tetas y atrapó la polla. Enseguida comenzó a menear el tórax para masturbarle. Toni notaba el roce del camisón y su verga presionada entre aquella carne blanda. Jadeaba emocionado ante aquella postura tan provocativa. Se miraban a los ojos. Ella se esforzaba en presionar la polla y deslizar las tetas a lo largo de todo el tronco. Las babas del glande impregnaban la muselina del camisón. Toni, con el placer desorbitado, se dejó caer hacia atrás y quedó tumbado boca arriba mientras la mujer de su primo le masturbaba con los pechos. Por iniciativa propia, liberó la polla y acercó la cabeza para lamerle los huevos mediante lengüetazos, como una perra olisqueando en la basura. Ahora las tetas le colgaban hacia abajo por fuera del escote. Toni se sujetó la verga para sacudírsela él mismo. Natalia se hallaba fuera de sí. Tras ensalivarle los huevos, le obligó a elevar ambas piernas. Entonces bajó la lengua hasta el ano peludo para lamerlo nerviosamente, intentando introducir la lengua en el interior. Le abría la raja y hundía la boca escupiendo y esparciendo la saliva alrededor del ano. El cosquilleó al chuparle el culo acrecentó el placer de Toni, que ahora se la sacudía velozmente.
– Me voy a correr – jadeó nervioso elevando el tórax.

Ella apartó la cabeza del ano y permaneció arrodillada. Él se puso de pie sin parar de sacudírsela. Algunas finas babas colgaban de los huevos y el culo. Natalia miró hacia arriba acariciándole las piernas. Toni dirigió la punta de la verga hacia la cara y a los pocos segundos varios escupitajos de un semen viscoso y amarillento se esparcieron en el rostro de Natalia.

– Chúpala…

Sujetó la verga y la lamió como si fuera un helado, limpiando y saboreando el semen que aún brotaba de la punta. Unos segundos más tarde, la agarró del brazo y la obligó a levantarse. Ambos permanecían de pie junto a la cama, cara a cara. La empujó rudamente contra la pared, se abrazó a ella subiéndole el camisón hasta la cintura y pegó las manos en su culo. Ella se colgó de su cuello, con las tetas aplastadas contra su pecho sudoroso. Toni se agarró la verga y la dirigió hacia el coño. Rebuscó entre los labios vaginales con la punta y se la metió hasta el fondo con un golpe seco. Natalia gimió con los ojos desorbitados. Enseguida Toni comenzó a follarla velozmente meneando la cadera para ahondar al máximo, apretándole las nalgas para mantener el equilibrio. En segundos, ambos jadeaban alocadamente.
Pedro, en el pasillo, oyó los jadeos de su mujer mezclados con los de su primo. Estaban follando. Su mujer gemía como una descosida. Era horrible. Los alaridos retumbaban en su cabeza. Se arrodilló para mirar a través de la cerradura. Les vio de pie al fondo del dormitorio. Vio su primo de espaldas, envuelto en sudor, sacudiéndole aligeradamente mientras la besuqueaba por el cuello. Ella mantenía la cara apoyada en su hombro con el ceño fruncido y gritando de placer. Vio las manos de su mujer plantadas en el culo de su primo, como ayudándole a empujar. Cada vez gemían más nerviosos y las sacudidas eran más veloces. Clavaba las uñas en aquellas nalgas peludas y asquerosas. Cómo había permitido semejante hecho. De pronto, su primo le asentó un golpe seco y mantuvo el culo contraído con la verga dentro del coño. Ella cerró los ojos con fuerza subiendo las manos hacia la espalda. Cesaron los jadeos. Toni se retiró unos centímetros, aunque se mantuvo de espaldas a Pedro, y le permitió ver a su esposa con el camisón transparente, con las tetazas en reposo y el coñito que aquel hijo de puta acababa de perforar. Un grueso hilo de semen viscoso le colgaba del vello. Seguro que el muy cabrón la había obligado a vestirse así, seguro que bajo amenaza, que la había obligado a hacerle una mamada. Había sido un grave error.

– Nos tomamos un respiro – le oyó decir a su primo -. Voy por un cigarro.

Natalia se dirigió hacia el cuarto de baño y él examinó su forma de contonear el culo tras la gasa del camisón. Cuando Toni se volvía, Pedro se levantó y anduvo hasta el cuarto contiguo. Se metió dentro y dejó la puerta entreabierta, oculto en la penumbra del cuarto. Oyó el cerrojo y la puerta. Al instante vio a su primo por el pasillo. Iba desnudo, con la polla empinada, balanceándose en cada zancada. Acababa de follarse a su mujer y él lo había permitido. Vio el glande enrojecido y una fina baba colgando de la punta. Sudaba a borbotones. Irrumpió en el salón en busca del paquete. Le vio el culo peludo y respingón al que su mujer se había aferrado mientras la penetraba. Pedro permaneció oculto en el cuarto, aterrado como un jodido cobarde, comido por los celos, llorando como un crío. Su primo regresó con el cigarro encendido y saboreando la calada. Aún llevaba la polla tiesa cuando pasó delante del cuarto. Irrumpió en el dormitorio del matrimonio y cerró la puerta tras de sí. Al instante sonó el cerrojo. Entonces Pedro salió de su escondite y anduvo hacia la puerta. Sacudió la cabeza y se apoyó en la pared, sin fuerzas para cortar con aquel delirio.
Toni entró en la habitación y vio a Natalia sentada en el borde de la cama con las piernas cruzadas, como a esperas de la nueva imposición. Se había limpiado la cara de semen y las manchas del camisón y se había alisado el cabello. Toni se fijó en sus tetas en reposo tras la gasa. Ella sonrió al verle, como temerosa de contrariarle, no sin antes fijarse en la verga, algo más fláccida.

– ¿Quieres una copa? – preguntó él.

– No, no… Ya he bebido bastante.

Toni se sirvió un whisky y le dio unos tragos para acompañar las caladas del cigarro. Con la copa en la mano, rodeó la cama y se acercó hasta ella. Se colocó delante, de pie, sin dejar de fumar. Natalia tenía la verga a la altura de su cara, a escasos centímetros.

– ¿Te lo estás pasando bien?

– Sí – sonrió tontamente.

– Tócame un poco los huevos, necesito calentarme…

Soltó la copa en la mesilla y apagó el cigarrillo. Con la misma obediencia, Natalia condujo la mano derecha hasta los huevos y los acarició con extrema suavidad, hundiendo levemente las yemas en la carne áspera y peluda. Con la izquierda le agarró la verga para sacudírsela con la misma lentitud.

Al otro lado de la puerta, Pedro no oía nada. Se arrodilló y acercó el ojo al hueco de la cerradura. La misma visión horrenda que jamás olvidaría. Les vio de perfil, a su primo de pie y a su mujer sentada haciéndole una paja y sobándole los huevos. Vio cómo su primo le levantaba la barbilla para obligarla a mirarle. La estaba sometiendo y él no hacía nada por impedirlo. Vio cómo le metía la mano por dentro del escote y observó como le achuchaba una de las tetas tras la gasa. Se la estrujó con tanta intensidad que llegó a sacársela por fuera. Fue cuando le agarró un pezón y se la zarandeó hacia los lados. Su mujer continuaba masturbándole sin dejar de mirarle. Pedro se incorporó horrorizado y se alejó unos metros. La desesperación aumentaba en cada segundo.

Natalia le sacudía algo más rápido, sin parar de manosearle los testículos. Estaba fuera de sí, caliente como una perra. Estaba mal sentir aquel gusto, pero no podía controlar el ardor que corría por sus venas. Aquella noche iba a vivir su encuentro sexual más intenso, con un hombre de verdad que la volvía loca. No pudo aguantarse, retiró la mano derecha de los huevos y se la metió bajo el camisón para frotarse la vagina con toda la palma. Toni sonrió al ver cómo se masturbaba y cómo le masturbaba a él, ciega de placer, con los ojos vueltos y una respiración acelerada.

– Te gusta, ¿verdad?

Descontrolada, acercó la cabeza a la barriga y deslizó la lengua por todo el vientre, saboreando el sudor que impregnaba aquella piel basta y peluda. Metió la punta en el ombligo y bajó hacia el vello de los genitales. No paraba de hurgarse en el coño. Pegó la verga al vientre y le soltó varios lengüetazos a los huevos antes de volver a besarle por la zona de la barriga. Las babas goteaban de los testículos hacia el suelo. La verga golpeaba sus tetas al inclinarse. Toni se inclinó para besarla en la boca. Enrollaron sus lenguas y babosearon durante unos segundos. Toni la agarró de los tobillos y le subió inesperadamente las piernas. Cayó tumbada boca arriba con las piernas en alto y el camisón en la cintura. Sus tetas se vaivenearon como flanes sobresaliendo por los costados y el escote. Toni elevó aún más sus muslos hasta que las rodillas casi rozaban los hombros. Tuvo ante sí aquel coño abierto y aquel ano tan jugoso. Le lanzó un escupitajo y bajó la cabeza deslizando la lengua por todo el coño. Ella gimió. Ahora Toni le escupió en el ano. Con los pulgares le abrió la raja e insertó la lengua para esparcir la saliva. Le humedeció bien todo el culo antes de incorporarse. Se escupió en la mano y se embadurnó toda la polla de saliva.

– No bajes las piernas, vas a probar algo bueno…

Natalia se las sujetó para no bajarlas a pesar de la incómoda postura, con sus rodillas pegadas a los hombros.

– ¿Qué vas a hacer?

– Acercó la punta hacia el ano. Volvió a escupirse en el glande antes de empujar.

– Por ahí no, Toni, por favor… – protestó ella tímidamente.

– Cállate, coño…

Toni empujó con fuerza hundiendo el glande en el culo. Enseguida se echó hacia ella para que no pudiera bajar las piernas, apoyó las manos en el colchón y los tobillos de ella cayeron sobre los hombros de él. Natalia gimió dolorida agarrándose con fuerza a las sábanas. Siguió empujando y hundió media polla dilatándole aquel ano fino y delicado. Toni comenzó a contraer el culo para follarla y a gemir acalorado. Los gemidos de Natalia parecían alaridos cuando notaba que la polla penetraba.

Pedro deambulaba por el pasillo cuando se reanudaron los escandalosos jadeos. Su mujer gemía enloquecida. Asustado, se acercó a la puerta y la golpeó varias veces tratando de abrirla.

– ¿Estás bien, Natalia? ¿Pasa algo?

No le hicieron caso, los chillos de uno y otro se sucedían. Con la barbilla temblorosa y lágrimas en los ojos, cayó arrodillado con la cabeza apoyada en la puerta.
Dentro, Toni continuaba follándola por el culo, cada vez hundiendo más la polla. Tras un par de minutos, la extrajo del ano y se incorporó. Ella mantuvo los pies en los hombros de él, con el culo aún algo dilatado. Dejó de gemir, resopló para recuperar el aliento y le miró a los ojos. Sintió el cabello humedecido por el sudor. Ahora Toni se la metió por el coño sujetándole las piernas por los tobillos y asestándole fuertes embestidas, deslizando la verga hasta los testículos. Las tetas se movían alocadas bajo la gasa del camisón. Natalia gemía con el ceño fruncido, muerta por un placer inevitable, aunque dolorida por la penetración anal. Toni aceleró los movimientos de su cadera penetrándola con rabia. El sudor le goteaba de las sienes. Todo el cuerpo de Natalia convulsionaba cuando se la clavaba. Él emitió un quejido profundo y se detuvo en seco con la verga dentro. Natalia profirió un gemido estridente cuando le sintió eyacular en el interior. Le asestó otro golpe seco y se detuvo de nuevo, como si quisiera escurrirse. Le soltó las piernas y ella las bajó. La polla salió de la vagina y la punta rozó el vello impregnándolo de los últimos resquicios. Del interior del coño brotaron unos pegotes de leche. Toni soltó un bufido, sofocado, y se retiró de entre las piernas de ella.

En el pasillo Pedro notó que los gemidos cesaban. Deseó que el infierno llegara a su fin y se asomó por la mirilla de la cerradura. Vio a su primo de pie frente a su mujer, quien permanecía tumbada boca arriba en el borde de la cama, con el camisón subido hasta la cintura y la vagina a la vista de aquel cerdo. Vio sus tetas caídas hacia los costados y los pezones por fuera del escote. Su primo tenía la verga completamente tiesa y empinada. Se dirigió hacia el tocador para sacar un cigarrillo del paquete. Su esposa se incorporó. Notó sus carillos morados y el pelo humedecido por el sudor. Acezaba como una perra malherida. Se colocó los tirantes del camisón y se puso de pie. Malditasea, se dijo para sí, se le transparentaba todo.

– Voy a darme una ducha – la oyó decir.

– Bien. Habrá que tomarse un respiro.

Pedro cerró los ojos y se incorporó justo cuando su mujer se adentraba en el baño. Regresó al salón y se dejó caer en el sofá con las manos en la cabeza, agobiado por la alarmante situación.

En la habitación, Toni apuró la copa y se echó bocarriba encima de la cama. Estaba agotado de tanto follar, algo inimaginable para él, y con la mujer de su primo. Natalia salió del baño un cuarto de hora más tarde. Se había dado una ducha de agua fría para serenar la terrible excitación. Salió con el camisón y se dirigió hacia el tocador para colocarse los cabellos. Por el espejo vio cómo Toni la examinaba y se deleitaba con las transparencias del camisón, con el culito que un momento antes había taladrado. Para ella sería una experiencia inolvidable. El hijo de puta había conseguido que disfrutara como nunca lo había hecho con su marido, bastante tradicional y reprimido en temas sexuales. Vio su polla fláccida echada hacia un lado.

– Vamos, guapa, échate un rato conmigo…

Natalia rodeó la cama y se tumbó de costado, mirando hacia él. Él le pasó el brazo por los hombros y ella apoyó la cabeza en su pecho, como si fueran dos enamorados que acaban de hacer el amor. Pasó el brazo derecho por encima de su barriga y sintió sus tetas presionadas contra el costado de aquel cerdo. Toni apagó la luz y unos minutos más tarde Natalia le oyó roncar, pero se mantuvo echada sobre su cuerpo. Pedro se asomó desde el salón al fondo del pasillo y comprobó que habían apagado la luz. El silencio reinaba en el ambiente. Su mujer seguía encerrada con su primo. Eran las cinco y media de la mañana. Volvió a sentarse sin poder controlar el temblor de su barbilla.

Al amanecer, en torno a las siete y media de la mañana, cuando ya la luz del día inundaba la habitación, Toni abrió los ojos. Ella permanecía abrazada a él. Enseguida elevó la cabeza para mirarle.

– Buenos días, guapa.

– Te has dormido, ¿no?

– Bésame.

Natalia le correspondió. Comenzaron a besarse con pasión. Ella deslizaba la palma de la mano por su pecho y por la barriga hasta que lentamente bajó hasta los genitales. Continuaba el beso. Le acarició los huevos pasando la palma repetidas veces y posteriormente le agarró la polla para empezar a sacudírsela. Le encantaba hacerle una paja, gozar del tacto de aquella grandiosa verga. Toni gimió y cerró los ojos, muerto de gusto. Tiró del camisón hacia arriba para dejarla con el culo al aire. Ella pegó el coño a su pierna para menear la cadera y rozarlo por aquella piel áspera y peluda. Natalia, presa de la lujuria, comenzó a chuparle las tetillas y a pasar la lengua por el vello del pecho. La verga fue poniéndose dura y tiesa. No dejaba de menear la cadera para refregar el coño por la pierna. Quería chupársela, pero él se giró hacia ella y se echó encima. El peso de aquel cerdo sobre su delicado cuerpo la dejó sin respiración. Le bajó los tirantes para sentir las tetas sobre él y comenzó a besarla mientras meneaba la cadera en busca del coño. Se la metió unos segundos más tarde, con lentitud, y comenzó a follarla sin presura. Enseguida Natalia comenzó a jadear descontroladamente.

Pedro se asomó al pasillo al oírla y con el mismo sigilo se acercó a la puerta. Sólo ella gemía, unos gemidos secos y profundos. Se acuclilló para asomarse y les vio en la cama, él encima y ella debajo. Su primo contraía las nalgas para ahondar en el coño y ella mantenía las manos en el culo, acariciándolo mientras la follaba. Podía distinguir los huevos moverse hacia dentro y los bajos del coño sobre el colchón. Se incorporó y se dirigió al cuarto contiguo, no quería escucharla más. Pero los gemidos retumbaban. Toni había acelerado las contracciones del culo hasta que vertió su leche unos segundos más tarde. Sacó la verga limpia de semen.
Sofocado de tanto follar, bajó de la cama y fue en busca del paquete. Natalia, con las piernas separadas y el coño abierto, trataba de recuperar el aliento y se mantuvo tumbada. Dio varias caladas al cigarro y después cogió su slip y descolgó un albornoz que pertenecía a su marido.

– Voy a darme una ducha en el otro baño. Luego nos vemos.

Toni abandonó la habitación. Pedro le vio por el pasillo desnudo y con la porra empinada. Se había hartado de follarse a su esposa durante toda la noche. Cuando se encerró en el baño, salió del cuarto y miró hacia el dormitorio. La puerta estaba abierta. Se sintió avergonzado de sí mismo, abochornado por tener que mirarla a la cara. Se asomó tímidamente al dormitorio. Vio a su mujer en camisón alisando las sábanas de la cama. Se encontraba de espaldas a él y se le transparentaba a la perfección la raja del culo y las nalgas enrojecidas, como con señales de palmadas.
Natalia -. Dio media vuelta. Las tetas se vaivenearon tras la gasa. Distinguió igualmente la vagina y su ombligo. Estaba seria y con la mirada perdida.

– Lo siento, de verdad que lo siento -. Ella levantó los brazos y chasqueó la lengua a modo de lamento -. Ha sido un error, siento por lo que has pasado.

– No pasa nada, ¿vale?

– ¿Estás bien?

– Voy a darme una ducha.

– ¿Qué te ha hecho, amor mío?

– Hemos follado, era lo que había que hacer, ¿no? Disculpa.

Pedro bajó a la cocina desolado. Su primo la había sometido, la había humillado, le había destrozado la dignidad. Había sido un error fatal pedirle semejante favor, y todo por la ilusión de tener un hijo. Los celos le trastornaban. Aún resonaban los gemidos en su cabeza. Iba a costarle salir de aquella angustia. Preso de los remordimientos, vio que su primo se dirigía hacia la cocina. Iba abrochándose el albornoz y se fijó que bajo la prenda sólo llevaba el slip.

– Buenos días, primo – le saludó sonriente sirviéndose un café.

– Ho…Hola, Toni.

Toni se sentó a la mesa con la taza del café y unos bollos.

– Hemos pasado un buen rato. Como folla la hija puta… Y cómo la chupa…No me habías dicho nada.

Pedro tomó asiento a su lado dispuesto a zanjar el asunto.

– Mira, Toni, yo…

Su primo le cortó asestándole unas palmaditas en la cara.

– No pasa nada, coño, tranquilo, me pediste un favor y he cumplido, hostias, ¿sí o no?

– Sí, ya, pero…

– Me la he follado y a tomar por culo. Alegra esa puta cara, cojones…

Antes de replicar, vio que su mujer bajaba las escaleras y se dirigía hacia la cocina. Prefirió guardar silencio, además el tono de voz de su primo sonaba amenazante. Corría el riesgo de contrariarle y que después contara por ahí lo sucedido. Se convertiría en el cornudo más imbécil del mundo. Iba ataviada con unas mayas blancas muy ajustadas que definían sus curvas de cintura para abajo, incluso se le notaban las tiras laterales de las braguitas, llevaba una camiseta ajustada color negro de tirantes que resaltaba el volumen de sus pechos y calzaba los zapatos de tacón, lo que le otorgaba un estilo sensual, maquillada y con el pelo recogido. Pedro lamentó que se hubiera vestido así, que sirviera de deseo sexual para aquel cabrón.

– Buenos días – les saludó ella.

– Hola, guapísima – le correspondió Toni, que enseguida examinó su culito con descaro, en presencia de su marido.

Se sirvió café y se sentó entre ambos. Su marido estaba pálido y aturdido. Toni le pellizcó la barbilla cariñosamente.

– ¿Lo pasaste bien? -.

Ella se limitó a sonreír mientras su marido observaba los halagos. Los siguientes minutos Toni habló de los viajes que debía hacer esa semana con el camión y hablaron de donde celebrarían la fiesta de noche vieja dentro de quince días. Al parecer los amigos habían alquilado unos bungalows para pasar la noche. Más tarde, Toni cogió el periódico y se acomodó en el sofá del salón. Tendió las piernas encima de la mesa y entonces los faldones del albornoz cayeron hacia los lados y le dejaron el slip a la vista.
Pedro se fijó desde la cocina. Miró a Natalia, que terminaba de enjuagar la loza.
No tiene intención de irse, joder – lamentó aturdido -. Maldita sea…
Natalia se secó las manos.

– Voy a tender la ropa.

Vio que su mujer abandonaba la cocina en dirección a la escalera. Al pasar por delante de su primo comprobó que cruzaba una mirada con él, tal vez de asco, no supo interpretar el sentido de aquella mirada. Siguió hacia delante. Toni se incorporó con descaro para deleitarse con la forma de contonear el culo. Se apreciaba a la perfección los contornos de unas pequeñas braguitas. Desesperado, Pedro deambuló por toda la casa sin saber cómo afrontar la situación. Al rato regresó a la cocina para tomarse una aspirina. Tenía un  agudo dolor de cabeza. En ese momento su primo irrumpió en la cocina. Se giró hacia él y le vio con el albornoz desabrochado y abierto. Se fijo en el enorme bulto del slip, con la verga echada a un lado.

– Pedro, oye, por qué no te vas a dar una vuelta…

– ¿Qué?, Toni…

– Venga, coño – se acercó a él y lo agarró de la nuca -. Tómate algo, relájate. Venga, coño, no quiero mosquearme, estoy haciéndote un favor, deberías estar agradecido. Vamos, vete…

– No me hagas esto, Toni…

– Lárgate un rato, anda…

La amenaza era latente. Era un jodido cobarde. Desistió. Temió que sacara todo a la luz. Acató la imposición de su primo. Cogió la cazadora y abandonó la casa a sabiendas de lo que iba a suceder, dejaba a su mujer desamparada ante aquella bestia que no pararía de humillarla. Natalia no se lo perdonaría nunca. Cruzó la calle y montó en el coche. Apoyó la cabeza en el volante y se puso a llorar.

Toni se encontraba en la cocina bebiendo una lata de cerveza cuando apareció Natalia. Le echó una mirada lujuriosa al comprobar cómo las tetas botaban tras la camiseta elástica. Volvió a fijarse en los contornos de sus braguitas tras la maya blanca y ajustada. Él permanecía con el albornoz abierto y ella se fijó en el bulto del slip.

– ¿Y Pedro?

– Estamos solos -. Toni se despojó del albornoz y se quedó sólo con el slip -. Tengo ganas de besarte.

Ella dio unos pasos hacia él.

– No puede ser, Toni, soy una mujer casada.

– Sé que te gusta – alzó la mano para acariciarle ambas mejillas con las yemas de los dedos – sé que te pongo cachonda.

A Natalia le hervía el coño con sólo verle desnudo, pero quería resistirse o su matrimonio terminaría malamente.

– Por favor, no me hagas esto, quiero a mi marido…

La sujetó por la nuca y le acercó bruscamente la cara. Empezaron a besarse con una pasión lujuriosa. Ella se abrazó a él con las manos en aquella espalda robusta, sus tetazas aplastadas contra aquel pecho velludo y su zona vaginal rozando el bulto de la bragueta. Toni también le manoseaba la espalda por encima de la camiseta. Invadida por el placer que le proporcionaba aquel cabrón fue desplazando sus manos hacia abajo hasta meterlas por dentro del slip, gozando del tacto de aquel culo abombado y peludo. Seguían besándose con las lenguas enrolladas. Toni imitó el gesto y metió sus manos por dentro de la malla para sobárselo con delicadeza.

Pedro bajó del coche. Trató de envalentonarse, debía cortar con aquel delirio. Temeroso, entró por la puerta del patio y se dirigió hacia la puerta de acceso a la cocina, pero antes decidió asomarse por la ventana. Allí les vio. Pedro, desnudo, permanecía apoyado sobre la encimera. Vio a su mujer de espaldas, abrazada a él, besándole con pasión. Vio las manos de su primo por dentro de la malla sobando el culo de su esposa. No paraban de moverse. El hijo de puta la estaba obligando a besarle. Las manos salieron de dentro, pero acto seguido le bajó la prenda de golpe hasta dejarla unos centímetros por debajo de la entrepierna. A continuación le bajó las pequeñas braguitas blancas y la dejó con el culo al aire. Volvió a plantar las manos en las nalgas y enseguida le abrió la raja al máximo. Pedro pudo distinguir el ano palpitante de su esposa y parte del coño. Su esposa se ladeó hacia un costado de él. Vio la mano derecha actuar dentro del slip Le sobaba los huevos. La verga, completamente tiesa, escapaba por encima de la tira. Él le manoseaba el culo con la derecha. La izquierda la metió bajo la camiseta y la vio actuar estrujándole las tetas. No paraban de besarse. Ella había agarrado la polla y le estaba masturbando. Los huevos de su primo botaban en cada sacudida. Pedro dejó de mirar, se apartó de aquel infierno y deambuló por el patio muerto de celos. Aquello era un infierno. Unos minutos más tarde se asomó de nuevo. Ahora su esposa se había inclinado y se la estaba chupando a modo de helado. La tenía sujeta por la base y con la otra mano tenía agarrado los huevos. Sus dos tetas colgaban hacia abajo por fuera del escote. Él, con la mano derecha en el culo de Natalia, la masturbaba hundiendo la mano en su coño mientras que con la izquierda la agarraba de los pelos. Se apartó de nuevo como un cobarde y cayó arrodillado en el suelo. Las palpitaciones del corazón le crearon temblores en todo el cuerpo.

En la cocina, Natalia levantó la cabeza para mirar los ojos de su amante, sin dejar de masturbarle, como suplicando que se la metiera. Toni la besó, la agarró del brazo y la condujo hasta la mesa de madera. La colocó contra ella, de espaldas a él, y la obligó a curvarse sobre la superficie.

– Ábrete el culo

Ella obedeció. Pegó la cara a la superficie y echó los brazos hacia atrás para abrirse la raja. La carne de los pechos le sobresalía por los costados. Toni se arrodilló ante el culo. Le lanzó un escupitajo al coño y pasó varias veces la lengua entre los labios vaginales. Ella lo meneó ante la invasión de placer. Se escupió en la mano y le ensalivó todo el ano, como si quisiera lubricarlo. Después se levantó, se escupió en la verga y se la sacudió antes de acercarla al agujerito y hundir el glande. Natalia chilló al notar el volumen penetrar en su interior. Toni fue empujando despacio y con rabia y consiguió dilatar el ano hasta hundir media polla. Natalia, jadeante y dolorida, retiró las manos de las nalgas y se aferró a los cantos de la mesa para soportar las embestidas. Toni comenzó a moverse y a empujar. La sacaba hasta el glande y la hundía hasta la mitad, eran movimientos secos y trabajosos. La tenía sujeta por la cintura para follarla con más soltura. La frente de Toni era un hervidero de sudor. Natalia gritaba de forma estridente cuando la verga avanzaba. Su marido escuchaba sus alaridos arrodillado en el patio, envuelto en lágrimas. Más cómodo, aunque empujando con lentitud, le acarició la espalda subiéndole la camiseta y le abrió la raja con los pulgares. La follaba hasta media polla. Él sólo jadeaba. Meterla en aquel culo tan delicado era una delicia. La agarró de los pelos y tiró fuerte levantándole la cabeza de la superficie. Ella gimió con la boca muy abierta y los ojos desorbitados.

– ¿Te gusta, zorra? – Natalia apretó fuerte los cantos de la mesa -. ¡Contesta!

– Sí… – jadeó.

– Eres mía.

La soltó y ella volvió a apoyar la cara contra la superficie. Toni se curvó sobre su espalda, dio un par de empujones y se detuvo para correrse dentro del culo. Emitió varios quejidos de placer mientras vertía toda su leche. Se mantuvo con la verga dentro varios segundos, después la extrajo despacio y se apartó de ella unos centímetros. La punta y el ano permanecían unidos por un hilo de babas blanquinoso. Aún lo tenía dilatado por la magnitud del pene y enseguida brotó semen en abundancia. Un goterón resbaló hacia los labios vaginales. Natalia aún resoplaba para recuperar el aliento. Elevó el tórax de la superficie y le miró por encima del hombro. Ambos sudaban escandalosamente. Parecían recién llegados de una carrera estrepitosa. Aún insatisfecho, le abrió la raja con los pulgares y le clavó la verga en el coño, hasta el fondo. Ella se contrajo mediante un débil gemido. Meneó la cadera con el pene dentro. Comenzó a follarla velozmente, asestándole fuertes sacudidas en las nalgas, mirándose a los ojos, gimiendo a la vez.

Pedro oyó de nuevo el martirio. Se incorporó y se acercó a la ventana. Vio de frente a su mujer con la camiseta levantada por encima de los pechos. Las tetas se balanceaban alocadas cada vez que su primo le clavaba la verga. La estaba follando a una velocidad de espanto. Su mujer tenía la cabeza vuelta hacia Toni. Pero inesperadamente, miró al frente y le descubrió tras la ventana. Se miraron a los ojos, aunque no paró de gemir. Todo su cuerpo temblaba en cada embestida. Tenía el pelo sudoroso y la piel brillante. Aparecieron las manos de su primo por el vientre y se aferraron a las tetas para manosearlas y estrujarlas.

– Mírame, zorra – le ordenó su primo.

Con suma obediencia, Natalia volvió la cabeza hacia él. Entonces Pedro se apartó de la ventana y se dirigió hacia la salida.

En la cocina, Toni se detuvo en seco con el culo contraído. Natalia sintió cómo le vertía el semen dentro del coño. Al momento retiró la verga empapada de algunos resquicios. Tensó la braguita y se la pasó por el glande hasta secarlo impregnando toda la prenda, luego se subió el slip. Se fijó en la rabadilla de Natalia, inundada de una leche amarillenta y viscosa. Aún manaban algunas gotas del ano. Le asestó una palmada en la nalga y se acercó a la encimera en busca del paquete de cigarrillos. Natalia cogió una servilleta y se la pasó por el culo y por la vagina, luego se subió las bragas y las mallas y a continuación se bajó la camiseta.

– Follas como una condenada -. Se acercó a ella y le estampó un beso en la mejilla -. Tengo que irme. Ya nos veremos.

Toni abandonó la cocina. Natalia se apoyó en la mesa y cerró los ojos tratando de reflexionar sobre lo sucedido. Había vivido una experiencia sexual frenética, aquel cerdo le había inducido una ninfomanía inaudita. Había gozado como una puta, hasta se olvidó del verdadero objetivo del encuentro, quedarse embarazada. Quería a su marido, llevaban media vida juntos, pero la lujuria había sido incontrolable. Hastiada de tanto follar, con el culo y el coño doloridos, subió a darse una ducha.

Pedro regresó al anochecer. Había estado dando vueltas con el coche, sin rumbo, avergonzado de sí mismo, arrepentido del día que decidió pedirle el favor a su primo. Los celos le aniquilaban la entereza. Su primo había follado con su mujer hasta la saciedad. Nunca olvidaría el tormento. Encontró a su esposa en el sofá viendo la televisión. Su primo se había marchado. Estaba en albornoz, recién duchada, con el pelo recogido. Notó su mirada sobria, ni siquiera le miró cuando se sentó a su lado.

– Lo siento, amor mío, sé por lo que has pasado. Ha sido horrible. Ese cerdo se ha aprovechado de nosotros y…

Ella le miró con severidad.

– Ha pasado lo que sabíamos que iba a pasar ¿no? -. Pedro, abochornado, agachó la cabeza  -. ¿Te arrepientes? Eres un idiota, un pelele…

– Me amenazó con contarlo… – musitó agobiado.

– Hemos follado y punto. Tú sabías lo que iba a pasar. No quiero hablar más del asunto, ¿de acuerdo? -. Él asintió como un imbécil -. Me voy a la cama…

Pedro se fue tarde a la cama. Los celos al oírla hablar provocaron sus lágrimas. Gimoteó como un niño. Su esposa le oyó llorar desde el dormitorio donde horas antes había hecho de todo con su primo.

Fue una semana tensa para Pedro. Ella se comportaba de una manera distante y despectiva. Le contestaba con monosílabos, se iba pronto a la cama y apenas conversaban. Tampoco sacaron a relucir el tema. Sin embargo con las amigas que iban a casa se comportaba de otra manera, más alegre y con más naturalidad. Estaba seguro de que le hacía culpable de todo lo que aquel cabronazo le había hecho, estaba seguro de que se sentía violada y humillada. También pasó malos momentos recordándola bajo el poder de su primo. Aún retumbaban los jadeos en su cabeza. Natalia tampoco olvidaba la lujuria vivida con Toni y en más de una ocasión tuvo la necesidad de masturbarse en el baño al recordar las mamadas, el sabor de su verga y de la leche caliente, las penetraciones y los tocamientos. Hacerle las pajas había sido fascinante y su manera de follarla única. Su marido le daba pena, pero la lascivia resultaba incontrolable.

Llegó fin de año. La pandilla alquiló una casa rural con numerosas dependencias. Todos pasarían allí la noche. A la fiesta acudieron más de veinte personas, entre ellas Toni, que saludó a Natalia como si no hubiera pasado nada, con un par de besos en las mejillas, y estrechó la mano de su primo como si todo estuviera olvidado. A ver si la hemos dejado preñada ¿eh? – fue lo que le dijo -. Le di caña, creo que habré acertado, ¿no te parece?
Una ola de celos inundó sus entrañas al verle tan cerca de su esposa. Cenaron todos animadamente en una mesa larga rectangular. Por suerte para Pedro, su primo se sentó en el otro extremo con los chicos que estaban solteros. Estaba pendiente de él y era incapaz de distraerse. Temía que se insinuara o que volviera a cometer alguna barbaridad. Su esposa conversaba y reía con las amigas, ajena al sufrimiento que él padecía. Luego llegó el baile con la música a todo volumen. Pedro se sentó con dos amigos alrededor de la chimenea. Hablaban de fútbol, pero él permanecía ensimismado en sus pensamientos. Natalia bailaba con algunas amigas y Toni conversaba de pie con otros de la pandilla. De vez en cuando les echaba una ojeada, no había forma de serenarse, la presencia de su primo le inquietaba.
Toni iba de traje, muy elegante para como solía vestir. Se encontraba en un corro de hombres hablando de diversos temas. Alzó la mirada y la dirigió hacia Natalia. Ella le correspondió con una media sonrisa y unos ojos insinuantes. Estaba muy guapa. Llevaba un vestido negro de hilo ajustado al cuerpo, con la base a la altura de las rodillas y escote a pico, medias negras y unos zapatos de charol con tacones aguja. Iba muy maquillada y se había recogido el pelo con un moño en lo alto de la cabeza, con la nuca al descubierto. Estaba demasiado sexy como para resistirse. La estrechez del vestido en la cintura definía su culito y también el grandioso volumen de sus pechos, hasta resaltaban los pequeños pezones. Estaba muy buena. Algunos de los otros chicos le echaban una ojeada de vez en cuando. Las miradas se sucedían. Ella dejó de bailar y se dirigió hacia la barra para servirse otra copa. Contoneaba el trasero con sensualidad gracias a la finura de los tacones. Toni decidió abordarla. Eran las cuatro de la mañana. Cruzó la pista de baile. Pedro se pasó la mano por la cabeza cuando le vio ir en busca de su mujer. Iba a acosarla. Debía enfrentarse a él, pero permaneció sentado. ¿Cómo armar un escándalo delante de todos los amigos? ¿Qué se enteraran de lo que había pasado? Se mantuvo clavado en la silla.

– Estás para comerte – le dijo él.

Ella sonrió.

– Tú también estás muy guapo.

Le dio un sorbo al cubata y acercó la boca a su oído.

– Quiero besarte.

– Toni, estoy casada, no puedo…

– Estás cachonda – le susurró -. Lo estás deseando.

– Por favor, Toni, no quiero, en serio, no me hagas esto…

– Por qué no tomamos una copa en algún sitio más tranquilo, sin tanto jaleo. ¿Qué te parece? – Toni le quitó el vaso para llenarlo -. Venga, no seas tonta.

– Está Pedro, Toni…

– Dile que estás cansada, venga, anímate…

Realmente, estaba deseosa de pasar un rato con él, revivir la experiencia del pasado fin de semana. Dio media vuelta y se encaminó hacia la chimenea donde Pedro simulaba conversar con los amigos. Él les había espiado, había comprobado cómo su primo le susurraba algo al oído.

– Pedro, me duele la cabeza, me voy a descansar, ¿vale?

Pedro, aterrorizado, tragó saliva.

– Te acompaño.

– Quédate, no te preocupes, es temprano…

No le dio opciones a replicar, se giró con rapidez y se dirigió hacia el pasillo de la casa. Observó cómo su primo salía a su encuentro y se marchaban juntos. Los nervios y una oleada de celos le azotaron el corazón. Sonrió amargamente para disimular y se levantó como si fuera a servirse una copa. Se asomó al pasillo. Ambos se alejaban con presura. Su primo le había pasado la mano por la cintura como si fueran una pareja formal. Se detuvieron ante la puerta. Ambos llevaban un cubata. Natalia sacó las llaves del bolso, abrió y entró seguida de su primo. Después oyó un portazo. El infierno resurgía en forma de temblores, los celos le aceleraron el corazón. Se puso a sudar, sintió frío en todo su cuerpo. Tuvo que sentarse. Uno de los amigos pasó por su lado y se percató de su rostro cabizbajo.

– Tienes mala cara.

Sonrió amargamente.

– Estoy bien.

– ¿Y Natalia?

– ¿Qué? Es…Se ha ido… Estaba cansada.

– Alegra esa cara, coño.

Natalia y Toni irrumpieron en una pequeña sala de estar. Encendieron una lámpara de luz tenue y pasaron directamente a la habitación. Toni empujó la puerta y la dejó medio abierta. Era una estancia pequeña y cutre compuesta por un camastro estrecho, una pequeña tocadora, una mesita acristalada y un sillón bastante cómodo. Natalia se miró al espejo para retocarse el maquillaje. Toni se despojó de la chaqueta y se quitó la corbata. Ella le observaba a través del espejo. No le quitaba ojo de encima. Luego se desabrochó la camisa y se la abrió hacia los lados para exhibir su pronunciada barriga y su pecho velludo. Le dio un sorbo a la copa. Ella se giró hacia él y se apoyó en el mueble.

– Estás muy elegante -. Se desabrochó el cinturón y se bajó la cremallera -. Estás tan buena. Me pones a cien.

Se bajó los pantalones y se quedó en slip, un slip negro y elástico. Natalia reparó en el bulto y en el relieve del pene echado a un lado. Precisó de un trago para serenar el ardor de su vagina. Toni soltó el vaso y se bajó el slip. Lo tiró con el pie y se dejó caer en el sillón con las piernas separadas. La verga iba empinándose, los huevos gordos le colgaban tambaleantes y flojos. Ella resopló, aún permanecía inmóvil con el vaso en la mano. La estaba poniendo muy cachonda, allí, desnudo, sólo con la camisa desabrochada. No apartaba la vista de aquel pene tan grandioso. Toni se la sujetó y comenzó a masturbarse muy despacio mirándola con fijeza, como si la elegancia del vestido y del peinado fuera suficiente para complacerse.

– Toni, esto no está bien, no podemos hacerle esto a Pedro…

– Olvídate de ese maricón. Ven, acércate -. Ella soltó el vaso y dio unos pasos hacia él -. Bésame.

Deseosa de tocarle, se arrodilló entre sus piernas y apoyó las manos en sus muslos peludos acariciándolos con suavidad, desde las rodillas hasta las ingles. Toni soltó el pene, se irguió y le agarró la cabeza con ambas manos para besarla con pasión. Ella le correspondió con la lengua. Toni la soltó y acto seguido le abrió bruscamente el escote del vestido. Le dejó las dos tetas al descubierto, que se balancearon con el gesto. Las acarició palpándolas despacio, recreándose en los pezones, y volvió a reclinarse en el asiento para darle unos sorbos al cubata. En ese momento ella se echó hacia él para besarle la barriga. Le estampó unos besos y después deslizó la lengua por aquella piel áspera y grasienta. Pasó por encima del ombligo, llegó al vello del pecho y se puso a lamerle una de las tetillas. Sus tetas aplastaban el pene. Toni contraía el culo para masturbarse con ellas. Natalia se incorporó, agarró la polla y se puso a sacudirla con agilidad. El glande golpeaba los pezones de sus tetas en algunas sacudidas.

– Chúpame los huevos…

Natalia se colocó a cuatro patas para lamerlos con más ansia. Abrió la boca y los mordisqueó sacudiéndole con la lengua para ensalivarlos. Él se irguió y tiró del vestido hacia la cintura, después extendió el brazo y le apartó la tira del tanga hacia un lado dejándola con el culo al aire. Volvió a reclinarse y alzó las piernas. Natalia deslizó la lengua hacia abajo y comenzó a lamerle el ano con la punta de la lengua mientras él se masturbaba.

Pedro, desolado, recorrió a paso lento el pasillo. Abrió despacio la puerta y accedió a la sala de estar. Vio la puerta del cuarto medio abierta. Descubrió a su mujer a cuatro patas, con el vestido subido, la tira del tanga a un lado y el culo al aire, lamiendo el ano de su primo, olisqueando bajo los huevos como una perra. Retrocedió abordado por el pánico con  la mano en la frente. Se mantuvo contra la pared hasta que les escuchó gemir escandalosamente. Se asomó de nuevo. Natalia se había desnudado por completo y permanecía sentada encima de su primo, abrazada a él, cabalgando sobre la verga, la que distinguía clavada en el coño, entrando y saliendo. Él le abría y le cerraba el culo y la ayudaba a menear la cadera. Las tetas golpeaban la cara de Toni cada vez que saltaba. Follaban desquiciadamente.
Pedro fue hasta la mesa camilla y tomó asiento de una de las sillas. Gimieron durante varios minutos, hasta que notó un jadeo profundo de Toni. Cinco minutos más tarde, su primo salió de la habitación en busca de un cigarrillo. Pedro alzó la vista hacia él con sus ojos calamitosos. Iba desnudo, con la camisa abierta y sudando a borbotones. Llevaba la polla empinada e impregnada de babas.

– Coño, Pedro, me has asustado, ¿qué haces ahí, hombre?

Pedro sacudió la cabeza sin decir nada. Toni se encendió el cigarrillo y regresó a la habitación. Enseguida salió Natalia. Cuando Pedro levantó la vista la vio bajo el arco de la puerta. Se había puesto una fina bata color rojo sin abrochársela. Podía verle el coño y las dos tetazas balanceándose.

– ¿Qué haces ahí? – le preguntó cerrándose la bata para cubrirse, como si él ya no tuviera derechos a verla desnuda.

– Yo te quiero, Natalia… – lloriqueó.

Natalia le observó durante unos instantes. Después dio media vuelta, entró en la habitación y cerró la puerta. Unos minutos más tarde se reanudaron los gemidos. Volvían a follar. Pedro comprendió que todo se había terminado, que su historia de amor con Natalia llegaba a su fin. Había sido un cobarde y un imbécil. Tendría que vivir con los celos durante toda su vida. Abandonó la habitación con su vida rota. Regresó al pueblo. Más tarde se enteró de que Natalia se había quedado embarazada y que convivía felizmente con su primo Toni.

Autor: Joul Negro

Me gusta / No me gusta