Mi dulce prima III

Se la metí hasta el fondo, de su garganta salió un grito de dolor y placer, explotando en un enorme orgasmo, ahí volteé hacia la puerta y pude ver a mi otra prima temblando, lo que me hizo suponer que estaba teniendo un orgasmo también, ahí mismo comencé a entrar y salir rápidamente del culo de mi dulce prima, lo que originó que descargara toda mi leche dentro de ella.

Como recordarán en mis historias pasadas, mi primita y yo vivimos momentos muy eróticos, donde pude probar todos sus hoyos, causándole enormes orgasmos, los cuales mojaron todas sus piernas y todo mi pene y ella pudo saborear mi semen sin desperdiciar una gota…

Luego de ese encuentro nos moríamos de ganas por repetirlos, era el tema de nuestras conversaciones privadas, pero la distancia entre nosotros nos imposibilitaba cumplir con nuestros deseos, pero como todo en la vida tiene su buen momento, el de nosotros se repitió. Resulta que se generó una nueva fiesta de cumpleaños, cerca de donde ella vive y nos tocó volver a viajar, pero esta vez fue diferente.

Gran parte de la familia también viajó al cumpleaños, por lo que tener donde dormir se hizo un poco complicado. Llegamos a la ciudad donde sería el cumpleaños a eso de las una de la tarde, nos reunimos gran parte de la familia, en casa de una de mis tías, para empezar a realizar una pequeña pre-celebración, ya que la fiesta sería en la noche. Ella llegó como a la media hora de haber llegado, cuando la vi, sentí corriente en todo mi cuerpo, mi pene automáticamente se me erectó, sentía que mi testículos me ardían de deseo, tenía ganas de agarrarla ahí mismo y chuparle toda su vagina, lamerle su clítoris hasta hacerle acabar y que mojara toda mi boca…

Pero debía ser cuidadoso y sabía que mi momento pronto llegaría. Nos saludamos normalmente, con un beso en la mejilla y fuerte abrazo, donde pude sentir todo el calor de su cuerpo y lo acelerado de los latidos de su corazón apenas sintió el contacto con mi cuerpo. Toda la tarde transcurrió de forma normal, risas, bebidas, comidas, al final de la tarde, empezamos a revisar donde nos íbamos a quedar para dormir cuando terminara la fiesta… Como por cosas del destino, a mi novia y a mí nos tocó dormir en la casa de mi adorada primita… (Bueno quizás yo influí un poquito)…

Entonces cada quien le recogió sus cosas y se dirigió a la casa donde dormiría, para cambiarse para la fiesta, yo me subí a mi carro, junto con mi novia, mi prima, su hija, su hermana y su mamá directo a cambiarnos de ropa para ir a la fiesta. Cuando llegamos a la casa de mi prima, me puse a maquinar como poder estar a solas con mi prima.

La primero en meterse a bañar, fue mi otra prima, luego la mamá de mi prima, luego mi novia, lo que nos dio unos minutos a solas a mi dulce primita y a mí, yo estaba en su cuarto acostado en su cama, mi novia se fue al baño, en ese momento mi prima, entró a la habitación y se me tiró encima, ahí nos dimos un beso en la boca muy caliente, mi lengua se enredaba con la de ella, inmediatamente mis manos recorrieron todo su bello culo, disfrutando cada parte, ella bajó su mano hasta mi pantalón para sentí todo mi pene en su mano, retiró la piel de mi pene hacia atrás y luego hacia delante haciéndome una riquísima paja, inmediatamente le subí la camisa y empecé a chuparle los pezones, ella bajó mi pantalón y comenzó a chuparme el pene de forma desesperada, estaba muy excitada.

Me chupaba tan rico que yo sabía que en cualquier momento iba a acabar en su boca, de repente noté una sombra en la puerta, dirigí mi mirada hasta allá y creo que vi a mi otra prima espiándonos, sentía que nos recorría todo con la mirada, el saber que mi otra prima nos observaba, me causó mucha excitación lo que me produzco un súper orgasmo, llenando toda la boca de mi prima con mi semen, ella no dejó escapar ni una gota. En eso escuchamos ruidos, nos arreglamos y yo me dirigí al baño con la idea de meterme a bañarme, en eso, al salir, no vi a mi otra prima por ningún lado, lo que me hacía pensar que a lo mejor fue un sueño o me lo imaginé…

Al salir de bañarme me fui a vestirme, en el camino me encontré con mi otra prima (la que yo había visto espiándonos) a la cual le noté cierta mirada de picardía cuando me vio…Luego nos fuimos todos a la fiesta, ahí la pasamos de maravilla, bebidas, comidas, bailes, cuando bailaba con mi dulce primita, podía recostar todo mi pene y ella respondía sobándolo o tan sencillo pegándose más a mi cuerpo…

En la fiesta los hombres bebíamos whisky y las mujeres bebían vino, lo que ocasión que la mamá  de mi prima y mi novia, se embriagaran un poco, mi dulce prima y su hermana solo estaban happy y mi persona también estaba algo happy, pero no bebí mucho ya que tenía que manejar, y no conocía muy bien el camino, a eso de las 3:00 a.m. decidimos irnos, ya que estábamos un poco insostenibles, nos montamos en el carro y nos dirigimos a la casa de mi prima a dormir y descansar un rato, mi novia y la mamá de mi prima se quedaron dormidas en el carro, la hermana de mi prima también iba un poco adormitada, al llegar a la casa despertamos a la gente y subimos, nos dispusimos todos a dormir, ya que estábamos bien cansados, mi novia cayó como una piedra, así el resto de los demás.

Yo esperé un buen rato, como a la media hora me levanté muy silenciosamente y fui hasta el cuarto de mi prima, entré sin hacer nada de ruido, ella estaba acostada esperándome, sin nada de ropa, eso pude darme cuenta al entrar ya que cuando me vio se destapó y pude apreciar todo su cuerpo desnudo, me acerqué a ella y la besé muy suavemente en los labios, luego le besé los pezones y los senos, le pedí que se masturbara para mi, que lo hiciera así como lo hace cuando la llamo por teléfono…

Abrió sus piernas, introdujo tres de sus dedos en la boca y los chupó, los ensalivó, luego empezó a acariciar su clítoris con ellos, lo hacía de arriba, hacia abajo, luego se los introdujo dentro de la vagina, entrando y saliendo muy rápidamente, yo saqué mi miembro y se lo puse en la boca, ella comenzó a lamerlo desde la base hasta la punta de la cabeza, una y otra vez hasta que de un golpe se le metió todo en la boca, en ese momento yo me dirigí a su vagina para empezar a lamer una y otra vez todo su clítoris, mientras ella seguía metiéndose los dedos una y otra vez, así como chupaba todo mi pene…


En eso volví a notar la sombra en la puerta, miré hacia allá y pude apreciar a la persona que nos miraba, en efecto era mi otra prima, por un momento sentí temor de que se descubriera todo, pero también recordé que en la tarde nos había visto y no dijo nada, yo seguí chupando el clítoris de mi dulce prima, pero cada rato miraba a la puerta, en eso pude apreciar a mi otra prima con la bata recogida y metiéndose los dedos dentro de su pantaleta, estaba masturbándose mientras nos veía, eso me encendió enormemente…

Me levanté y puse a mi dulce prima en cuatro patas y la empecé a penetrar fuertemente, pero buscando la forma de que ella no viese hacia la puerta y que mi otra primita pudiese ver cómo me cogía a su hermana.  Desde donde yo estaba se escuchaba los gemidos de mi dulce primita y de mi otra prima, con mis dedos empecé a sobar el ano de mi dulce prima, iba introduciendo uno y luego otro, dilatando el esfínter, preparándola para cogérmela por el culo, ella, al sentir cada dedo, aceleraba los movimientos de cintura, hasta que empezó a tener un orgasmo, en ese preciso instante me susurró que me la cogiera por el culo, que lo necesitaba, yo no la hice esperar, retiré mi pene de su vagina y lo puse en la entrada de su ano, pero no lo metí de una vez, sino le pregunté como lo quieres, suave o quieres que te lo meta todo de una vez, ella estaba tan excitada y tan caliente que me dijo, todo de una vez.

Se la metí inmediatamente hasta el fondo, de su garganta salió un grito de dolor y placer, explotando en un enorme orgasmo, ahí volteé hacia la puerta y pude ver a mi otra prima temblando, lo que me hizo suponer que estaba teniendo un orgasmo también, ahí mismo comencé a entrar y salir rápidamente del culo de mi dulce prima, lo que originó que descargara toda mi leche dentro de ella…

Caímos ambos rendidos en la cama, mi pene se salió del culo de mi prima y ella se volteó hacia mí y me besó ardientemente, bajó a chuparme el pene de arriba abajo, dejándolo completamente limpio, miré hacia la puerta y pude ver a mi otra prima apretarse los senos y temblar nuevamente con la mano metida dentro de su pantaleta teniendo nuevamente otro orgasmo, yo como por arte de magia volví acabar dentro de la boca de mi dulce primita, luego de mi orgasmo miré nuevamente hacia la puerta y ya mi prima no estaba. Me levanté, le di un beso a mi dulce prima y me fui a acostar.

En la mañana  me desperté y fui al baño, al salir del, me crucé con mi primita, la cual me dijo:

– Rico el espectáculo de la madrugada. – ¿Porque no entraste y participaste? -Ya me tocará el momento a mi sola…-¡Pero también podemos estar los tres! -Ya lo averiguaremos…

Pero esa es otra historia, que luego les relataré…

Autor: Erotico_ve

Me gusta / No me gusta