La solución de mi padre

Aquello era increíble, era mucho más que la mía, de momento me gustó y empecé a masturbarlo, se vino todo encima de mi y se quedó como loco, cogió toda aquella leche, me la restregó en mi polla y empezó a meneármela, yo gemía como un loco pues me estaba haciendo la paja con su semen después se la metió en la boca, hizo de todo con ella y les puedo asegurar que me la vi mucho más grande, hasta que me vine y mi leche, que no es espesa y sale con mucha presión, lo embarró todo.

Esto que les voy a contar me atrevo a hacerlo después de haber leído tantas historias aquí. Todo sucedió cuando yo tenía 21 años. Ahora tengo 26…

En aquel entonces hacía mucho que mis padres se habían divorciado y yo vivía solo y mi padre al lado mío, cuando se divorciaron mi padre y mi madre dividieron la casa y mi madre se fue a vivir con mis abuelos…Ya en ese tiempo yo mantenía relaciones con mujeres desde hacía tiempo, en verdad fui muy precoz en esas cosas y mi madre se fue en parte por dejarme abrirme paso en la vida, yo trabajaba y mi padre también me ayudaba en mi economía.

Una vez después de una relación con una chica en mi casa, pasa algo que siempre temí, se me rompe el condón y esto provoca que, o por los nervios o que se yo, el caso es que me sale una erupción en la polla y sentí mucho miedo, para aquel entonces no tenia con quien hablarlo, solo tenía un amigo y sabía que si se lo decía me diría que le enseñara y yo me cuidaba mucho de que me vieran, pues siempre he sido bastante atractivo, mido 1.82, peso 76kg y tengo buen cuerpo y mi pene mide 23cm en aquel entonces serían unos 20cm. que pasa mi edad ya era bastante y sabía que aquel amigo mío de vez en cuando me echaba una mirada un poco rara.

Así pasaron los días y aquello me picaba, era en la piel por fuera y no me atrevía a decirle a mi madre pues sabía que me iba a echar un regaño por no cuidarme bien. El caso es que un día que ya no podía más y mi padre estaba conmigo en mi casa viendo la tele, me decidí a contarle:

– Papá tengo algo que preguntarte. – Que pasa mi hijo, ¿en que te puedo ayudar? – me dijo con toda la serenidad del mundo sin quitar la vista de la tele. – Es normal que el preservativo me haga daño? le dije. Y él me respondió: – Bueno hay a quien le pasa, pero eso no es normal, ¿por qué te pasa algo?. – Si, – le dije. – Me ha salido como una erupción en el pene. – ¡Muéstrame! , – me dijo.

Sentí muchísima pena y me demoré cantidad para acceder, él se dio cuenta y me dijo, – ¿Te da vergüenza conmigo tantas veces que me has visto tú a mi y yo a ti…?

No respondí con palabra y asentí con la cabeza, él me dijo, déjate de boberas que tenemos hasta los cuerpos parecidos. Era verdad ya yo había visto a mi padre sin ropa muchas veces y de verdad que nos parecíamos en el cuerpo en el tamaño del pene que sin duda era mucho mayor que el mío, pero nunca le presté importancia a nada de eso, solo lo veía porque era normal y nada más. La única diferencia entre nosotros era que yo era un poco más velludo que él y me pasaba la máquina de pelar y me dejaba todo el pelo del cuerpo a 1cm de la piel…

Bueno sin más rodeos le enseñé lo que tenía, él miró de lejos y me dijo: – Yo tengo una medicina que con que te la pongas una semana antes de dormir es suficiente, es solo rechazo que le hiciste al látex del condón y le creí porque mi padre es biólogo y sabe algo de medicina…

Así fue me llevé la crema y me la puse esa noche, sentí mejoría, él me advirtió que siempre después de bañarme y secarme muy bien, me la pusiera, al otro día así lo fui a hacer, cuando él entra a mi casa con su llave, pues como estaba solo cerraba para bañarme, y va directo a mi cuarto donde yo cogía aire con el ventilador todo desnudo para secarme bien, se me acerca, yo con un poco de vergüenza me tapé y él muy natural me dijo: – ¿Como tienes la polla hoy? eso me sonó raro pues mi papá solo decía algunas malas palabras cuando estaba de alcoholes con los amigos. – Enséñame como está eso hoy.

Le enseñe y entonces ya él con más confianza se acercó miró, me dijo: – ¿Puedo cogerla para ver bien?, pues no tengo espejuelos aquí.(mi padre de tanto estudiar no veía muy bien) con vergüenza le dije: – venga hombre eres mi padre, él la cogió, miró de cerca y me dijo ya estás mucho mejor.

Aquella noche me sentí muy feliz porque las relaciones con mi padre nunca habían estado bien del todo y ahora teníamos mucha más confianza. Intenté masturbarme cuando iba a dormir pero no podía porque cuando pensaba en alguna chica me venía a la cabeza la mano de mi padre y lo dejé así y me acosté.

Al otro día igual, me puse la crema como él me dijo y mucho después de yo estar viendo la tele en la cama, desnudo, solo tapado con una sábana, sentí la puerta de la casa que se abrió, tocó la puerta del cuarto y entró, me hizo la misma pregunta y le respondí que mucho mejor, me dijo: – déjame ver, me dio un poco de vergüenza pues estaba mirando una porno y tenía la polla a nivel, medio traté de hacerlo lentamente para que se bajara, pero él me quitó la sábana de pronto, lo notó pero no dijo nada y se acercó y miró de cerca y me dijo: – Hoy lo veo mejor pues tienes otra talla, ¿en que estabas penando mi hijo?(siempre me decía mi hijo) le dije: – nada es que tengo que ir al baño.

Me dijo: – pues a decir verdad debes tener tanta suerte como yo con esta cosa y me volvió a tocar yo solo me reí y le dije que si con la cabeza. Esa noche me masturbé y ya no me importaba que también pasara por la cabeza la mano de mi padre pues su mano había estado muy blanda y caliente con solo tocar.

Así pasaron dos días más, y entonces una noche después de haber regresado de una fiesta de madrugada, yo venía con unos cuantos tragos de más y él me sintió y me tocó la puerta, abrió con la llave que él tenía como de costumbre y yo estaba tirado en el sofá de la sala solo en bóxer pues llegué muy acalorado, él entró y me dijo: – Por la fiesta que traes ya debes estar bien, le dije: – Si ya me siento bien y me dijo déjame ver como te quedó eso, caminó hacia mí y yo que estaba boca arriba en el sofá ya con toda la confianza del mundo le enseñé que ya tenía el pene bien, él se acercó y me dijo,- Desnúdate para ver si estas sano del todo, no se te haya pasado al alergia para otro lado, como estaba tan mareado ahí mismo en el sofá me quité el bóxer y me tapé un poco con un cojín del sofá, me tocó y me dijo:

– Ya estás del todo bien ¿eh?, se nota, que bueno pero sin quitarme la mano de ahí, yo no me alarmé pues ya era normal que me tocara, entonces me dijo:

– ¿Y que hiciste con esto hoy por ahí diablo? No le respondí pues no tenía fuerzas para hablar…
poco a poco y sin quererlo me fui durmiendo por los mareos y el alcohol pero no había pasado ni 5 segundos cuando siento algo raro, fueron solo 5 segundos y mi padre todavía estaba con la mano ahí, y me dice:

– Se parece mucho a la mía ya verás cuando tengas más edad como te aumenta y será mucho mayor… – Así está bien. – ¿Así, Cómo? – ¿Con el tamaño que tiene? le contesté. Me dijo: Yo la veo pequeña – Le dije cuando crece, ¡crece de verdad! Me dijo: pues quiero verlo.

Y empezó a sobármela muy suavemente, sentí desde que empezó algo diferente pues como la teníamos casi igual lo hacia muy bien, de pronto empezó a crecer y tomó para aquel entonces sus 20cm y me dijo: – Todavía crece mas? yo aún inocente le dije: -No hasta ahí es todo. Me dijo: puede crecer un poco más.- y le dije: no ya no da más.

En lo que cerré los ojos y los abrí por el mareo del alcohol ahí estaba mi padre meneándomela como nunca me lo habían hecho y se la metió en la boca, cuando se me puso bien dura me dijo: – ¿Quieres ver como se parecen? yo ni respondí -se quitó todo en un instante lo tenía desnudo delante de mi, meneándosela, aquello me quitó el sueño y empecé a mirar como un hombre que no era yo se masturbaba…me quedé impresionado, las dimensiones que cogió aquello y me cogió mi mano y la puso sobre su pene…

Aquello era increíble, era mucho más que la mía, de momento me gustó por curiosidad o por algo y empecé a masturbarlo yo acostado en el sofá y él parado, cuando casi sin pensarlo se vino todo encima de mi y se quedó como loco, cogió toda aquella leche, me la restregó en mi polla y empezó a meneármela, yo gemía como un loco pues me estaba haciendo la paja con su semen después se la metió en la boca, hizo de todo con ella y les puedo asegurar que me la vi mucho más grande, hasta que me vine y mi leche, que no es espesa y sale con mucha presión, lo embarró todo.

Cuando él se dio cuenta se la metió en la boca y se tragó las últimas gotas… fue fantástico, se vistió y se fue yo me quedé ahí hasta el otro día y nunca más ha pasado nada ni se ha hablado de eso, ahora cuando estoy con una chica no puedo evitar acordarme de aquella paja tan espectacular que me hizo mi padre.

Autor: Jorge Felix.

Algún lugar de España.

Me gusta / No me gusta