Otro de nuestros tríos

Me tembló todo y me abandoné sin fuerzas a ese desconocido que abriendo bien mis piernas introdujo nuevamente su miembro en mi vagina. Yo ya no tenía fuerzas para nada, solo disfrutaba el hermoso momento que había vivido. Ya sin nada de fuerzas de mi parte sentí como ese hombre nuevamente acababa y también quedaba exhausto.

Hola a todos. Soy Carla de Santiago de Chile. En dos ocasiones ya les he escrito en esta página, algunas de las experiencias que con mi esposo Sergio hemos estado practicando desde hace ya algunos años. Nuestros relatos están firmados con nuestros nombres Sergio y Carla.

Como ya saben quienes han leído las otras, la idea que tenemos es jamás hacerlo con gente conocida ni tampoco repetirnos con alguien, aunque lo pasemos súper bien, ya que no queremos que se pueda ir dando un lazo de amistad, cariño, etc. Por lo tanto nuestros encuentros siempre son con desconocidos y además siempre ellos lo hacen con preservativos. Mi esposo sabe que yo soy una fiera en lo sexual, por lo que cada vez hemos ido haciendo cosas más ricas y con más morbo.

Un día en el cual con mi esposo caminábamos por el parque Vespucio, yo me puse a jugar en un columpio. Ese día yo llevaba un vestido blanco largo, con botones por delante. La parte de arriba del vestido lo llevaba algo abierto y para abajo, llevaba abiertos los botones desde mitad del muslo hacia abajo. Como es mi costumbre, no llevaba ropa interior. Al sentarme en el columpio y mientras Sergio me daba vuelo, mi falda flotaba por el aire y mis piernas se aireaban con el viento que les llegaba. Eran como las 19 horas de una tarde de verano, así es que el calor aún era grande.

Como unos 15 metros más allá de donde estábamos nosotros, había uno de estos hombres que son los encargados de hacer y mantener los jardines de ese parque. A esa hora ya se preparaba para retirarse, pues estaba ordenando sus cosas y guardando otras en un lugar que tienen bajo los jardines. Se entra por una tapa que está a nivel del piso y se baja por una escalerita pequeña que está en una de las paredes. Hasta el momento estábamos con Sergio solo conversando y mirándolo como guardaba todo. En un momento, él se sacó la camisa para lavarse con una manguera y yo le dije a Sergio que me habían dado ganas de tomar agua. El entendió de inmediato y me dijo que fuera a ver si me daba agua.

Me acerqué a ese hombre y le dije que me convidara un poco de agua para tomar. Me dijo claro que si señorita y me colocó cerca la manguera. Yo me agaché para con las manos poder tomar agua y además dejar que me viera mis pechos porque al inclinarme la parte de arriba del vestido se abría y dejaba ver bastante. Me pasé agua por los brazos y por la cara. Algo me salpiqué el vestido, pero sabía que ese hombre ya me había visto bastante.

Al mirarlo vi que me tenía sus ojos puestos en el escote. Se puso nervioso de ver que yo lo había pillado mirándome. Le pregunté si le había gustado lo que vio y el me dijo que si. Y te gustan mis piernas le dije, mientras abría un poco la falda para mostrárselas hasta los muslos. Me dijo que estaban preciosas. Luego me acerqué a la tapa de esa como pieza de guardar que tienen y me encuclillé para mirar hacia adentro.

Al hacerlo dejé mis piernas algo abiertas para que el pudiera ver que no llevaba nada. Vi que no era tan grande. Lo miré rápidamente y me di cuenta de que me estaba mirando entera, cosa que empezó a excitarme. Él estaba nervioso, ya que también pienso que se había excitado. Sergio llegó donde nosotros y preguntó que era lo que hacía. Le dije que quería bajar y entrar a esa pieza.

El hombre dijo que bueno, pero yo le dije que bajara el primero para afirmarme cuando yo bajara. Cuando él estaba abajo y yo comencé a bajar, lo hice lentamente, para darle la oportunidad de que desde esa posición me viera perfectamente. Yo ya estaba bastante mojada y excitada por la situación, por lo cual cuando llegué abajo, me di vuelta y frente ha él le pregunté: Te gustó lo que viste. Me dijo que si, a lo cual yo le respondí que si quería ver más y comencé a desabrocharme los botones del vestido.

Mi esposo estaba arriba y solo podía mirar. Yo estaba de espaldas a la escalera y en frente de mí estaba este hombre. Cuando desabroché todos los botones y abrí mi vestido los ojos de él me recorrieron entera. Tomé una de sus manos y me la puse en uno de mis pechos. Ahí él ya no aguantó más y me tomó con fuerza y me apretó hacia. Sentí sus labios juntarse con los míos y su pecho desnudo se juntó con mi pecho también desnudo. Sus manos bajaron y agarraron mis nalgas y las apretaban mientras su boca seguía besándome el cuello, los labios, los hombros y bajaban para besar mis pezones.

Sus manos ya habían abierto mi vagina y sus dedos recorrían mi interior. Sin ser clasista, a mí me gusta hacerlo con estas personas ya que son más directas y se van con todo. Me pasaba la lengua por mis senos y metía sin ni un problema uno de sus dedos por atrás. Le pedí que se colocara el preservativo que Sergio le pasó. Nunca me han preocupado las medidas del miembro de mis parejas ocasionales por si es que alguien quiere que le cuente cuanto medía. Cuando se puso el preservativo yo ya había acabado dos veces, producto de todo lo que me tocó y besó. Me dio vuelta y me sacó completamente el vestido. Yo solo quedé con las chalas y una cadenita que llevaba en el cuello. Comenzó entonces a besarme el trasero y a meter su lengua por atrás.

Abría mis nalgas y me metía algunos dedos por atrás. Luego me dio vueltas y me hizo lo mismo en mi vagina. Metía algunos dedos en ella y me chupaba y besaba toda esa zona. Yo acabé varias veces más. Fue entonces cuando me inclinó para quedar casi en cuatro, pero estaba tomada de uno de los peldaños de la escalera. Ahí sentí su miembro entrando en mi vagina. Sus manos me recorrían toda y yo gozaba como nunca. Con mi esposo sabemos que mientras más degenerada y más puta me hacen sentir, más disfruto y tengo más orgasmos. No fue mucho lo que se demoró ya que acabó casi de inmediato. Me dijo que yo estaba muy rica y que jamás había pensado en que se podía culear a una mina como yo.

Mi esposo le dijo que él quería bajar. El hombre le dijo que él subiría entonces. Así lo hicieron y mi esposo comenzó a darme con desesperación. Cuando está muy excitado es así. Mientras el hombre estaba arriba mi esposo me besó también por todos lados y me la metió por atrás. El hombre miraba y miraba, para no perderse detalle del tremendo espectáculo que le estábamos dando. Yo acabé un par de veces más y mi esposo también acabó. Estaba muy traspirada ya que había calor y además el espacio no era tan grande y el calor de nuestros cuerpos había elevado la temperatura de ese sector. Cuando creí que todo había terminado, el hombre me dijo que no me vistiera todavía. Que quería bajar nuevamente. Le dije que ahí lo esperaba. Mi esposo subió y él bajó.

Mi esposo me dijo que me asomara para mirar hacia fuera, por lo cual subí unos escalones y me puse a mirar. El hombre me abrió las piernas y comenzó a besar y chupar, mientras yo estaba con la cabeza afuera de esa bodega. La situación querido lector te la podrás imaginar. Yo mirando como pasaba la gente solamente con mi cabeza asomada, mi esposo a mi lado acariciando mi cabello, mi cuerpo desnudo era acariciado y besado por un extraño, quién aparte de besarme toda, me tocaba toda.

Llevé una de mis manos a mi vagina y con los dedos comencé a acariciarme el clítoris para tener un orgasmo que casi me hace perder el equilibrio y caer de los peldaños en que estaba. Me tembló todo y me abandoné sin fuerzas a ese desconocido que abriendo bien mis piernas introdujo nuevamente su miembro en mi vagina. Yo ya no tenía fuerzas para nada, solo disfrutaba el hermoso momento que había vivido. Ya sin nada de fuerzas de mi parte sentí como ese hombre nuevamente acababa y también quedaba exhausto.

Con mi esposo solo buscamos pasarlo bien y mantener encendida la llama del deseo. Con estos encuentros lo hemos logrado y nuestro amor y deseo es cada día más grande. Les juramos que lo que pasó es la pura verdad y ocurrió tal cual lo hemos contado.

Comentarios y lo que deseen preguntarnos pueden hacerlo.

Besos y hasta la próxima.

Autores: Sergio y Carla

Me gusta / No me gusta

De fiel casada a…. (Capitulo III)

(Capitulo III: Nuevas perspectivas laborales)

A la mañana siguiente cuando me desperté, Pedro me había preparado el desayuno y el baño e incluso me había elegido la ropa para ir a trabajar.

Al ir a vestirme vi que no había ropa interior, por lo que le pregunte el porque, me contesto que mis pechos merecían estar libres y que si me encontraba incómoda en el trabajo, por cierto luego hablaré de el, que al día siguiente me elegiría un sujetador, y que respecto a las bragas, con los picores era mejor no llevarlas durante unos días.

El caso es que me convenció, así que allí estaba yo con mi falda hueso, mi blusa amarilla de seda y mi chaqueta color crema…¡y sin ropa interior! A punto de ir a trabajar en mi primer día de mujer compartida.

Mientras iba en el coche, me dijo Pedro que mi marido había llamado el domingo por la tarde desde Amsterdam y que no me despertaron pues el dijo que no lo hicieran, pero que volvería a llamar por la tarde ese día.

Prometí hablar de mi trabajo: pues bien soy ejecutiva de cuentas de una empresa publicitaria por lo cual me paso el día de reuniones y visitando clientes.

Esto viene al caso porque cuando llegue a la agencia, note como algo extraño en los compañeros del trabajo: los veía como mas hombres, mas machos y mas apetecibles, y algo les debía yo irradiar, pues algunos que eran amables conmigo pero nada mas, notaba que me desnudaban con la mirada…¡ y la verdad es que poco tenían que quitarme de ropa aquel día!.

La mañana paso entre miradas mas o menos lascivas y alguna que otra insinuación, sobre lo guapa que estaba y el conjunto que llevaba, puesto que debido al calor hube de quitarme la chaqueta en el trabajo, con lo cual mis pechos bailaron según les vino en gana para deleite de mis compañeros, a alguno de los cuales sorprendí asomándose a mi escote mientras veíamos unas pruebas de un anuncio y yo me inclinaba sobre la mesa de dibujo.

Lo que me mal traía era el picor de mi coño, y buscaba cualquier momento para darme una rascadita disimulada.

Mi primer día de mujer fatal en el trabajo me gusto y al final de la mañana tenía una cita con un importante directivo de una empresa que quería encargarnos una campaña para televisión.

Le recibí en mi despacho y le ofrecí algo de beber.

Desde el principio note que no perdía ojo a mis pechos y sobre todo a mis piernas."¡si supieras que no llevo bragas!", pensaba yo para mis adentros.

Hablamos de temas de trabajo y ya a punto de despedirnos se me quedo mirando y me dijo:"¿sabes que hoy estas muy atractiva?, si quieres te invito a comer", yo sonreí y le dije que no que tenía otros planes, pero según me volvía hacia mi mesa para coger unos papeles, me fije como se perdían sus ojos hacia mi culo, que con la fina tela de mi falda y sin bragas se mostraba sin duda apetecible.

Me volví de pronto y le sorprendí aceptando su invitación.

Llame a Pedro para decirle que no viniera a buscarme que tenía trabajo y después me llevarían a casa, que avisara a Javier.

Me recordó que debía estar en forma pues me esperaba una tarde noche de orgía, a lo cual, estando en mi despacho josé Carlos, el susodicho ejecutivo, me resulto doblemente excitante, por lo cual le dije que no se preocupara, "quedaréis ampliamente satisfechos", fueron mis ultimas palabras ante una extraña mirada de josé Carlos, mientras colgaba el teléfono.

"Cuando quieras nos vamos", le dije ofreciéndole el brazo,

Sonrió y tomándome del mismo salimos de mi despacho, ante la sorpresa de los presentes, puesto que nadie había logrado hacer el negocio con josé Carlos, pero como bien sabéis… "pueden mas dos tetas, y en este caso ademas de un culo, que cien carretas".

Hace unos días apenas 72 horas, hubiera sido incapaz de salir del trabajo del brazo de un cliente y orgullosa de mis atributos femeninos, como lo hacia en ese momento.

Fuimos a un caro restaurante y durante toda la comida no paro de hablarme de lo guapa que estaba, que no se había dado cuenta hasta ese día de mi atractivo, que debía estar ciego, etc.

Cuando llegamos al postre tras una comida que le iba a costar un riñón, me lanzo el ataque:

&

quot;Ana",me dijo,"veras, resulta que tu eres toda una hembra, ya se que estas casada y no quiero que esto que te voy a decir pueda romper nuestras amistad o nuestra relación laboral que pese a todo creo que va a ser duradera", carraspeo "yo quisiera decirte lo hermosisima que estas, lo atractiva, y me gustaría conocerte mas profundamente, sin que te lo tomes a mal," hizo una pausa y me miro intensamente a los ojos.

Yo trate de mantenerle la mirada mientras continuaba hablando:

"Quisiera charlar contigo de tus gustos, de tus hobbys, que nos conociéramos mas a fondo, si quieres puedes decir que no, que no pasara absolutamente nada y todo seguirá como antes", se detuvo,"¿quieres venir a mi casa a tomar una copa?"

Le mire como sorprendida y al tiempo recatada, pero desde la segunda palabra sabia que me quería llevar a la cama, lógicamente la formula era la invitación a su casa a tomar la copa "nada mas", en fin que se estaba poniendo cachondo y ya no eran los millones del contrato, sino que simplemente a mi me apetecía probar otra mas, pues miguel me había montado dos meses de orgía controlada y yo quería hacer algún ejercicio fuera del curso, para al final sacar nota.

"Bueno…", hice como que dudaba,"..pero solo una copa nada mas, eh", y me hice la cortita.

Se le iluminaron los ojos como satisfecho de haberme llevado al huerto, pero aunque yo sabia que iba a terminar en su cama y con su polla dentro, el no lo sabia, o al menos no estaba seguro de ello, así que se lo iba a poner un poquito difícil.

Salimos del restaurante y el aparca coches nos había traído su Bmw a la puerta.

Me abrió solicito la puerta, mientras sus ojos se recreaban en mi escote, y después subió por el otro lado, yo me senté como distraída por lo cual la falda se me subió lo suficiente como para que el intuyera, pero no viera nada, salvo mis apretados y hermosos muslos.

En el trayecto hacia su apartamento hablamos de temas banales como el calor, o como estaba el mercado de la publicidad, o los gastos de una campaña importante, mezclamos temas, pero sus manos se morían por tocarme y sus ojos trataban de adivinar que había bajo aquella falda.

Llegamos a su casa y ventajosamente se accedía a su apartamento desde el garaje, por lo cual no había control, así que pensé la cantidad de chavalas que josé Carlos se habría cepillado en su casa.

En el estrecho ascensor trato de no acercarse mucho a mi, pero yo empecé el juego rozandole el brazo con mis pechos, e inclinándome con el pretexto de no se que, de forma que pudiera verlos a través de mi escote, lo cual le puso mucho mas cachondo.

Rápidamente hice un gesto de cerrarme la blusa, y el se sonrojo como un crío pillado en falta.

Salimos del ascensor y el paso delante para abrirme la puerta de su casa.

Un pequeño y coqueto apartamento, con un salón, un dormitorio, una cocina y un cuarto de baño.

Era confortable.

Me miro y me dijo que, que quería tomar. Se quedo sorprendido cuando le dije que un zumo de algo.

"Eh",me dijo,"ese no era el trato, yo te he invitado a tomar una copa".

"Bueno",respondí,"pues ponme un poco de coñac".

Se fue al mueble bar y me trajo mi coñac mientras el se ponía el sempiterno whisky que parece hecho para estos casos.

Se sentó junto a mi en el sillón y empezó a hablarme de sus gustos de sus hobbys.

En un momento determinado cruce distraída las piernas y sin duda el debió ver mi sonrosada y pelada rajita, pues dio un pequeño respingo y se quedo fijo en mi entrepierna.

"…y sexualmente que te gusta", me pregunto de pronto.

Yo le mire fijamente y le dije sonriendo con cierta complicidad, mientras balanceaba mis entreabiertas piernas, y trataba de poner una voz sugerente:

"Por supuesto mi marido", le conteste.

"Me imagino",dijo,"pero de no ser tu marido quien te gustaría que te jodiera"

"Bueno…",empecé yo, descruzando las piernas de forma que el pudiera ver mi coño sonrosado, ya algo húmedo, y totalmente rasurado,"…pues hay muchos, todo el mundo tiene sus fantasías sexuales alguna vez, y a ti…¿con quien te gustaría follar en este momento?"

Me miro indeciso, y algo inquieto, como temiendo que al decirme lo que iba a decirme yo saliera de estampida de allí

, así que lo dijo como un susurro:

"Por supuesto…¡contigo!"

"¿como has dicho?", pregunte yo como si no le hubiera oído.

"Si, follar contigo", volvió a decir un poco mas alto.

Yo le mire sonriendo, y comencé a desabrocharme la blusa, aunque ya pocos botones me quedaban por abrir.

Se quedo como petrificado, entonces sin acabar de desabrocharme, empecé a aflojarle el nudo de la corbata.

Me miro como anonadado, y nerviosamente se fue quitando la chaqueta, mientras yo me quitaba del todo la blusa y me ponía de pie ante el.

Me miro de abajo arriba exclamando "¡caray, vaya pechos Anita!", y se levanto empezando a magrearmelos.

Aproveche para ir quitándole la chaqueta y le desabroche el cinturón del pantalón, entonces el me desabrocho la falda y se quedo perplejo.

"¿no llevas bragas?…y ademas tienes el coño afeitado!", me dijo mientras metía una de sus manos entre mis piernas,"que sensación mas ideal, nunca he follado con una tía con el chocho pelado", exclamo como un niño que encuentra un juguete nuevo.

Fue entonces cuando me di cuenta que se le habían caído los pantalones y que de sus calzoncillos, trataba de liberarse un aparato que no era nada del otro jueves, pero me podía dar un poco de placer.

Me agache y ante su sorpresa comencé a mamarsela de forma salvaje.

Se dejo caer sobre el sillón mientras gemía y me sujetaba la cabeza entre sus piernas.

"Aaasiii, mas, chupamela mas, aassiii", gemía.

Estuvimos durante un rato en esa posición hasta que yo note una dureza suficiente, momento en el que me separe.

"¿que haces?",me dijo,"¡sigue!"

"No tío, yo he venido aquí a que me folles, no a mamartela"

Se quedo alucinado, mientras yo me levantaba y me dirigía al dormitorio.

Se levanto como un rayo y me pillo a mitad de camino empujándome boca abajo al suelo, y sentándose a caballo sobre mi culo, mientras sujetaba mis brazos contra el suelo.

"¿así que quieres guerra?…¡pues vas a tenerla!", sentí como metía sus manos bajo mis pechos y me hacia rodar sobre el de forma que quede encima de el pero de espaldas, entonces me semiincorporò, y abriéndome las piernas me endoso su corta pero dura estaca entre las nalgas, haciendome sentar sobre ella.

¡por que siempre empiezan por el culo!, pensaba yo mientras josé me iba metiendo y sacando su polla con una energía de desesperado.

Me hizo correrme dos o tres veces en esa posición y el llego de forma delirante dejándome una carga de cálido fluido explorando mi recto, mientras me decía que estaba satisfecho de encularme, pues ese había sido su objetivo desde que me conoció en la agencia y que se había apostado con un directivo de su empresa, que me acabaría llevando a la cama.

¡pobre infeliz!, pensé yo, si supiera que la que le había seducido había sido yo…

Me dijo que tenía el culo mas apetecible del mundo y que pasaba de follarme por delante, pues lo que a el le enloquecía era mi culo.

Cuando termino, se derrumbo sobre mi y me beso en el cuello, yo tras unos momentos me levante y me fui al baño donde tras ducharme me vestí.

Al salir el estaba sentado en el sillón con el whisky famoso.

"Ha sido fantástico", me dijo.

"No ha estado mal", conteste yo sentándome frente a el en el sillón con las piernas entre abiertas.

"¿como que no ha estado mal?", me contesto un poco molesto.

"Bueno…, la verdad es que ha estado bien, pero me falta catarte por el coño…",hizo ademán de levantarse y sujetarme,"…pero hoy no tengo tiempo, tengo dos mas en la cola esta tarde, mañana nos veremos", y levantándome salí del apartamento, viendo de reojo como se quedaba totalmente planchado.

Baje a la calle y me metí en una cafetería desde donde llame a Pedro para que fuera a buscarme.

Me dijo que estaban muy enfadados conmigo y que cuando llegara a casa me iba a enterar pues tenía visita y miguel había llamado dos veces.

Me intrigo lo de la visita, y le dije a Pedro que me adelantara algo, pero no quiso hacerlo y me dijo que en 20 minutos estaba allí.

Estaba tan ensimismada con mi café pensando en aquella visita, que no me percate que al

cruzar las piernas, un chaval de unos 20 años se estaba poniendo ciego a ver mis muslos y mis nalgas, me gusto la sensación de sentirme semidesnuda frente a aquel chaval en una mesa de un bar, le guiñe un ojo y me gire, descruzando las piernas, de forma que por un momento vio mi coño pelado al aire.

Al pobre muchacho se le abrieron los ojos como platos, momento que aproveche para volver a cruzar las piernas ahora con mas recato y bajarme un poco la falda.

El chaval se quedo un poco cortado, y yo pensé que después de tanto tiempo un tío de veintitantos no me vendría tampoco mal, hice ademán de levantarme e ir hacia donde el chaval estaba, pero en ese momento oí que me llamaban.

Fue una lastima, pero aun quedaban muchos días de aquellos dos intensos meses.

Pedro llego antes de lo previsto, y la verdad es que no parecía muy contento.

"¿donde estabas?", me pregunto,"hemos llamado a tu agencia y nos dijeron que habías salido con un ejecutivo a comer",hizo una pausa y añadió,"…habías salido o…te habías salido?", me miro mientras me levantaba de la mesa, e insistió, "¿solo…a comer?…"

"¡a ti que te importa!", le dije muy enfadada mientras salía de la cafetería.

"No si a mi me da igual, yo te voy a dar por culo y a follar cuando quiera, pero tu marido llamo varias veces, y sobre todo el que esta cabreado es "don Jaime", me dijo.

"¿quien?", pregunte yo.

"Ya lo veras", me dijo mientras nos poníamos en marcha.

No me hablo durante todo el recorrido lo cual me dejo perpleja.

Aquello empezaba a ser raro, no sabia quien era el tal "don Jaime", y ademas me molestaba que Pedro se enfadara conmigo y que mi marido, que me había metido en esto, también se mosqueara."¿y Javier?", le pregunte.

"Dice que cuando llegaras hablaríais".

Datos del autor/a:

Nombre: Aligator

dirección de e-mail: aligator (arroba) idecnet.com

Me gusta / No me gusta