El viaje laboral

Ambas mujeres le chuparon y mojaron bien sus vergas, Uno de los negros hizo que Ester se le sentara encima enfilándole el vergón hacia su culo, le dije Ester cuidado que esta es más grande,  por lo que se metió sólo la cabeza para ambientar su esfínter y luego de unos movimientos circulares dijo ahí va y se sentó de golpe lo que le hizo pegar un buen grito.

Día 1

Mi cuñada Nélida tiene unos 61 años separada hace 25 años y está para comérsela. Yo ando por los 62  años y siempre le tuve ganas pero no me atrevía, creo que ahora era la oportunidad única que no se repetiría. Me  pidió si por favor le podía llevar con mi coche unos electrodomésticos a una casa de veraneo; y que además debía cambiar una estufa y la cocina; como mi esposa no podía ir, ella llevaría una amiga común  de su misma edad, Ester se llamaba.

Como tengo habilidad manual debería  instalarlos o hacerlos instalar por lo que la estadía sería de unos 7 días. Es por ello que me llevaba ropa y  unas películas de todo tipo, para probar el aparato y pasar el tiempo ya que no tiene servicio de cable. Además por las dudas me lleve una provisión de pastillas de sildenalfil 50 mg, una prótesis peneana hueca, un consolador vibrador, lubricante y varias películas porno. Fui a su casa la tarde anterior a la salida y cargué el coche con los aparatos: una TV, una estufa a gas, un secarropas, un lavarropas, un DVD, una tostadora, una juguera, ya que la cocina se compraría allí.

Me despedí de  mi señora con un muy buen polvo, para que se quedara tranquila y satisfecha y salí a las 5 de la mañana siguiente, pasé a buscarla por su casa era casi de noche y al subir me dio un beso al borde los labios, a lo que dije empezamos muy bien: sonrió y no dijo nada. Pasamos  por la casa de la amiga Ester, morocha bastante buena de unos 62 años,  viuda hace 15 años, bajo para abrirle la puerta y saludarla y también me da un beso sobre los labios; volví a decir esto sigue muy bien. Comenzamos el viaje y a las 2 hora paramos para ir al aseo y desayunar en un parador,  voy tomo una mesa, me siento y cuando llegan mi cuñada se pone a mi lado y la otra de  frente, durante el desayuno se le cae una cucharilla a Ester y me agacho  a recogerla, veo que ella estaba con las piernas abiertas y sin ropa interior, que espectáculo peludo, arrastro la cuchara para poder estar unos segundos más y me levanto.

Ester me miraba y Nélida, mi cuñada me pregunta al verme rojo, dije no se si por doblarme o por la calentura que me agarré. al ver ese conejo “ estás bien?”  a lo que contesté si muy bien. Terminamos el desayuno pagamos y seguimos viaje; llegamos a unas 3 horas más llevamos el coche a la cochera para descargar los aparatos mientras ellas subían al departamento del piso 11  frente para abrir encender las luces y ventilar el lugar.

Para subir todo el equipaje tuve que trabajar bastante lo que me hizo acalorar y transpirar un poco, diciendo al llegar estoy con la lengua  afuera porque había tenido que transportar todo eso, y la respuesta qe me dieron  es mejor así y se reían; me dije esto sigue muy bien. Llamé por teléfono a mi señora para avisar que llegamos bien y me fui  a dar una ducha para almorzar.

Dado que el departamento tiene un solo dormitorio con cama matrimonial  puse mi valija sobre el sofá y entré  a ducharme; mientras lo hacía pensaba como haría para cogerme a estas 2 hembras. En eso golpean la puerta era Ester que me decía que necesitaba orinar  si no le importaba, le dije que no si, si a ella  no le importaba verme ya que la bañera no tiene cortinas, dijo no importa  a lo que yo me di vuelta, me comencé a masturbar para parar mi aparato y antes que se fuera me doy vuelta con la verga  a mil y le digo me das la toalla? Quedó un momento mirando mi verga, tomo la toalla y me dijo hasta luego. Oía como hablaban pero no entendía nada, me afeité me perfumé y me vestí para salir y ver que estaban poniendo la mesa para almorzar. Les dije que quería comer muy liviano porque tenía muchas ocupaciones (instalar los electrodomésticos) pero en realidad me las  quería coger a las dos.

Salí  a comprar cables, tomacorrientes, cable canal, tarugos fisher y tornillos para  colocar los equipos en sus lugares. Al regresar como no había nadie instalé la TV y le conecté el DVD dejando las películas que había traído en 1 sobre al costado. Comencé  a realizar la instalación eléctrica para el secarropa y como hacía calor me quedé trabajando casi desnudo con calzoncillo y en pecho, tenía un slip ajustado que me marcaba bien mi bulto: Como estaba ensimismado trabajando no me di cuenta que habían  regresado me di vuelta la presentir algo y me estaban mirando con caras libidinosas. Dije hola chicas y me acerqué  a darles un beso de saludo que esta vez yo les dí en la boca sobre los labios y no dijeron nada; me dije todo sigue sobre rieles.

Me di otra ducha y les dije que esa noche no saldría  a ningún lado ya que estaba cansado, que solo tomará un café con leche y miraría alguna película, a lo que respondieron que era una buena idea. Me sirvieron un café en pocillo cortado con leche y me dispuse a ver que película ponía; les pedí opinión sobre cuáles eran sus gustos y me dijeron que cualquiera les vendría bien, bueno les dije pero si yo elijo no la saco y la vemos hasta el final, estuvieron de acuerdo y busqué y puse una XXX de tríos con doble penetración, mamadas, etc.

Me instalé en una silla entre las dos y apreté play, comenzaron las presentaciones con los nombres y alguna escena donde aparecen las protagonistas realizando lo mejor de sí; les pregunte si la dejaba recordando la advertencia previa que les había hecho. Dijeron que nunca habían visto una de esas (son unas mentirosas) y que parecía buena que siguiéramos viéndola. Al ratito comenzaron nuestros comentarios yo diciendo: mira que tetas y que pezones tiene esa tía, y que linda esa concha depilada y jugosa deberá ser riquísima. Su comentario fue sobre cómo era posible que ante semejantes mamadas que les hacían los hombres a  las mujeres, estas  tardaran tanto en acabar, además decían que  hermosas eran las pollas que veían y que bien las usaban  esos tíos.

Yo les pregunté porque pensaban que tardaban tanto y me contestaron casi al unísono que ellas creían que como nunca las habían mamado así seguro que si alguien lo hacía acabarían antes y no pararían de tener orgasmos  mientras las siguieran chupando.

Así como estaban las cosas y ya lanzado las desafié a ver que rápidas eran en acabar pero sin mentirillas de teatro. Se miraron y dijeron bueno veremos. Les pedí que fueran al baño a hacer sus necesidades fisiológicas y que luego se higienizaran bien sus conchas y culos. Así lo hicieron, yo fui al baño  a hacer lo mismo, me envolvía el pene con una toallita con agua helada para mantener posteriormente la erección, me apliqué xilocaína en el borde del grande para insensibilizarlo un poco y retardar mi eyaculación y aproveché para tomarme el Viagra; de paso traje una bolsita con el lubricante, el consolador vibrador de 22 cm de largo y  6 cm de diámetro y la prótesis hueca ( yo tengo un pene normal de unos 14 cm y 4cm de diámetro )  pero este aparato tenía 22 cm de largo   y 6 cm de diámetro,  una buena diferencia. Llego al living y como no había detenido la película y había seguido corriendo me siento y observo que las 2 estaban  con una mano en su concha masturbándose lentamente.

Digo eso no vale pues si bien me gusta chupar la miel de concha (el juguito)  así acabarían muy rápido. Pido que se serenen y vean un rato más para calentarse más y aprender alguna cosa no realizada por ellas. Luego de unos minutos y como yo me estaba calentando en demasía digo bueno  ahora  a preparar  la cancha; saque todo de la mesa y puse un manta sobre la misma. Dije que primero me comería  a Ester dejando a mi cuñada como plato principal. Le di un buen beso de lengua que duró como 5 minutos mientras le acariciaba los pezones y masajeaba sus tetas y concha; la puse sentada desnuda sobre el borde de la mesa y sentándome en  una silla primero comencé a comerle los labios mayores, luego los labios menores, la raja de abajo hacia  arriba rodeando el clítoris sin tocarlo, se  lo soplaba suavemente  y comenzó  a resoplar  como una yegua: paré y pregunté que pasa no te gusta  y me dice, no seas hijo de puta, no pares que había empezado a orgasmar y me lo cortaste, le dije no importa pues será mejor ir parando cada tanto para tener una mejor orgasmo.

Seguí con lo mío y  le metía la lengua lo más adentro posible pero no le tocaba el clítoris, hasta que agarrándome la cabeza con ambas manos me dijo el clítoris también es mío chúpalo y muérdelo despacio. Le toqué el clítoris con la punta de la lengua para luego pasársela de arriba  a abajo y viceversa, empezó  a moverse como loca y le dije que pararía un poco, que por favor siguiera que estaba muy bueno, por lo que le metí primero un dedo, luego dos y terminé con tres dedos follándola  mientras le mordisqueaba el clítoris y lo lengüeteaba rapidísimo comenzó  a tener un orgasmo tras otro; se echó como diez seguidos, que falta que te hacía que te la comieran  Ester.

Ahora le tocaba  a mi cuñada; la besé con hambre y le metía la lengua hasta la garganta le dije  que me la chupara como si tuviera una verga en su boca lo que hizo con maestría luego le sobé las tetas, se las mordí, chupé y lengüeteé sus pezones por más de 5 minutos hasta que pidió por favor que quería el tratamiento de concha. Dije que estaba bien y que quería que superara en jugo a su amiga, a lo que dijo te lo prometo, no me dejes nada. Dije que esta vez yo también quería algo, la puse a Ester sentada en el piso a que la chupara, dijo que le daba asco la lechada que le iba  a dar, que nunca la había chupado y le dije que yo para hacerla gozar no había tenido reparo alguno y que me había tomado todos sus jugos.

La convencí y dije que era además para beneficio de su amiga que había esperado su turno sin chistar. Se sentó en un almohadón en el piso, yo en la silla y Nélida, mi cuñada en la mesa. Comencé el mismo jueguito  con su concha pero esta vez me había arrimado a la mesa  la bolsa con el consolador vibrador para reemplazar los dedos. Tenía unos labios vaginales carnosos  y muy suaves, estaba muy bien depilada sólo con una matita de pelo en forma de flecha que apuntaba hacia su clítoris, a lo que le dije esto que señala? y me dijo el camino de mi felicidad. Así que empecé a lamerle los labios mayores, luego los menores para adentrar mi lengua todo lo posible en su raja jugosa y cálida, empecé a chupar primero lentamente y luego con más velocidad y ritmo, comenzando a calentarse en extremo, largando una cantidad impresionante de jugos, impensable para un madurita menopáusica que siempre necesitan lubricación  adicional para meterse un consolador o una buena verga. a mediad que se calentaba sus jugos cambiaban de sabor haciéndose más dulces lo que me hace decirles:  que rica que es la miel de concha.

Seguí con mi tarea de lengua y para darme un pequeño descanso comencé a meterle los dedos de a uno mientras le chupaba el clítoris, empezó  a acabar   a lo que aproveche para sacar los dedos de su concha y meterle de a poco el consolador vibrador encendido al máximo hasta que le metí hasta el fondo los 22 cm, como no había soltado su clítoris pude sentir como se agrandaba y temblaba, Nélida me tenía la cabeza contra su vagina  con sus dos manos mientras decía por favor no pares ni con la lengua ni con el consolador, Movelo mientras me chupás el clítoris, era toda una experta acabadora. A los 2 minutos ya gritaba: dame todo dame más, chupame toda la concha, tómame todos los jugos déjame seca, no pares aunque se te canse la lengua, deja adentro el consolador y reemplazá tu lengua con  los dedos sobre el clítoris,  los jugos que soltaba apenas los podía tragar de tanta cantidad que me daba  y acabó con un grito infernal mientras me aplastaba la boca y la cara contra su concha hirviente.

Mientras yo tenía este festín de jugos (miel de concha) Ester no había parado de chuparla concienzudamente, pero gracias  a la xilocaína y a la toalla fría previa, mi verga aun estaba para más (también gracias al viagra se mantenía enhiesta como el primer momento). Dije bueno ahora viene lo mejor para papá, me la van  a chupar entre las dos una se dedicará  a mis bolas y al tronco mientras la otra se dedicará  a la cabeza del pene, alternándose a cada rato para no dejar  a ninguna con supremacía sobre la otra.   Así  las cosas, ya de verlas tan posesionadas de su papel comencé  a calentarme y como  tenía miedo de acabar les dije que las iba  a penetrar  a las 2, ambas pedían ser las primeras: yo dije que primero sería mi cuñada ya que era la dueña de la casa y Ester la invitada indicándole que podía participar.

Las llevé  a la cama matrimonial  y me puse de espaldas pidiéndole a Nélida que se ensartara frente a mí, lo que hizo de inmediato comenzando a cabalgar cual  amazona o jinete  de concurso de saltos, le masajeaba las tetas y le mordía levemente los pezones,  luego se los chupaba fuertemente, después  los acariciaba con los dedos húmedos hasta que dije Ester ven a ayudarme a calentarla más a tu amiga que te tengo reservada otra alegría  para el final, la acariciaba desde atrás mientras le besaba el cuello, a lo que mi cuñada nada decía sino que se retorcía de placer al sentirse así tratada. Bueno dije ahora  acabará y comencé un brutal mete y saca que a mi cuñada le hizo gritar de placer. Acabamos entre gritos y transpiración y mi verga seguía parada;  a lo que dije Ester si la quieres tienes que limpiarle  la concha  a Nélida de leche y jugos y  a mi la verga,   a lo que respondió  a mi juego me llamaron chupando como una poseída  hasta dejar mi verga y la concha de mi cuñada perfectamente limpias.

Ester entonces me la chupó una vez más para pararla bien, se montó  sobre mí, comenzando  a subir y bajar con un entusiasmo encomiable, le hice la consabida mamada de tetas y pezones y comenzó  a acabar, momento en que le pedía a mi cuñada que se montara sobre mí poniéndome su concha sobre mi boca y de frente a su amiga, el roce entre sus tetas era inevitable y les grité bésense boludas que así nos calentamos más todos,  a lo que me dijeron a dúo y que te crees que estamos haciendo gilipollas, tenía mi disposición 2 calientes maduras bisexuales, comenzamos a orgasmar  y yo acabé por segunda vez en menos de media hora lo que era  todo un record para mi vida, recibí un torrente de jugos dulcísimos en mi boca descansamos y dijimos  ahora si que vamos a ver la película con atención para ver que más podemos hacer los 3.

Luego de verla dije ahora tenemos que hacer esos culos pero debemos descansar, mi cuñada me dijo sigo caliente: entonces le dije mira te pongo el consolador vibrador con pilas nuevas, luego te pones la trusa para que no se te salga y duerme así si puedes. Ester dijo que estaba muy cansada ya que hacía muchos años que no la cogían y quería reponerse para seguir al otro día. Propuse dormir los 3 juntos en la cama matrimonial y cuál fue mi sorpresa que ya estaba toda mi ropa en el dormitorio; ellas ya lo habían decidido así. Les pedí asimismo que se acostaran sin nada con excepción de mi cuñada que tenía la trusa con el consolador; ya que me encantaba sentir que de noche te abracen y sentir los pezones en la espalda o sobre el pecho.

Día 2

En la mitad de la noche me despierto y siento que me la están mamando con frenesí, era mi cuñada que había quedado recaliente luego de acabar un montón de veces hasta que se le agotaron las pilas al consolador. le dije que nos pusiéramos en 69 para así tomarme todo el jugo de sus acabadas, nos pusimos así le saqué la trusa y saque lentamente el consolador para poder ir tomándole  sus dulces jugos vaginales  lo hice  de a poco porque calculo que era como un ¼ litro de jugo   que me tragué con calentura, comenzamos un lento lengüeteo, hasta que luego de unos 15 minutos comenzamos a acabar en simultáneo entre gritos de placer de uno y otro que despertaron a Ester   la que nos retó porque no la habíamos despertado, le dijimos que lo hicimos ( mentira piadosa) pero que refunfuñando nos había dicho que tenía sueño: le dijimos que como compensación la íbamos a dejar que nos limpiara mi verga, mi barriga y la concha y la barriga de su amiga por los jugos y leche derramados sobre nuestro cuerpos, lo que aceptó de inmediato y  casi al iniciar mi cuñada le pidió que  le diera un poco de la mezcla de leche y jugos lo que hicieron en un brutal beso de lengua.

Dije que así no aguantaría siete días más teniendo en cuenta que no podía tomar más de un viagra por día así que les dije que tenía un plan de acción para usar el día lo más posible para coger y coger y hacer lo de los electrodomésticos lo más rápido posible y que luego al volver de unas compras que debería hacer les explicaría  en detalle. Salí del apartamento  fui al local de los periódicos y compré uno de la localidad, busqué en los avisos comerciales un sex shop y cuando hallé el mas cercano me dirigí  a él donde compré un consolador doble de de siliconas de unos 45 cm de largo y 6 cm de diámetro, una prótesis de 25 cm y 6 cm de diámetro con arnés de cuero, y otro consolador vibrador. Fui  a la farmacia y compré medio litro de vaselina líquida y una caja de 24 condones.

Con estas provisiones regresé al apartamento donde las encontré masturbándose  por separado. Les dije chicas  el programa es el siguiente: durante  la mañana se  realizarán las tareas de instalación de electrodomésticos y descanso al finalizar la instalación (2 días  a lo sumo). Luego de un almuerzo muy liviano y un descanso de 2 ½ horas para hacer la digestión nos dedicaremos a coger hasta el otro día o hasta que nos cansemos y debamos dormir.

Estuvieron de acuerdo pararon de hacerse la paja que habían iniciado y me ayudaron  a instalar 2 aparatos, e hicieron el almuerzo liviano: una ensalada de queso duro, aceitunas negras, nueces, apio, tomate lechuga y atún con algo de aceite y aceto balsámico  con  agua mineral y una banana  de postre tomamos un café y nos tiramos a descansar para estar listos para la acción. Nos despertamos a las 4 ½ de la tarde y dije ahora viene lo mejor, fui a buscar el equipo que tenia y el nuevo y les expliqué que hoy se les haría  unos de los mejores días de sus  vidas. Saqué el consolador doble y luego de lamerles la concha  amabas por unos minutos, le comencé  a hacer la paja a Nélida con un extremo, mientras Ester miraba embelesada, cuando le metí unos 20 cm la hice poner boca arriba y le indique a Ester que se pusiera en 4 patas sobre ella, yo entonces le comencé  a pajear la concha con el extremo del consolador que mi cuñada tenía ensartado  en su concha. Una vez que se lubricó bien y le empezó a gustar le dije que fuera descendiendo hacia Nélida  para que le fuera entrando mientras yo se lo tenía para que se enfilara bien. De repente dijo se me aflojan los brazos y le dije mejor así te lo ensartás bien.

Le entró todo lo que pudo y quedo atetas con tetas con mi cuñada. a la que le dije que abriera bien las piernas para que entrara bien y les empecé a masajear las tetas  a ambas y a besarlas en  la boca en un momento el lengüeteo era de a tres y les dije chicas sigan ustedes que yo tengo otra tarea: le empecé a dedear sus culos primero con un dedo y luego de haberles puesto un poco de vaselina líquida le metí 2 a Ester y hasta tres a Nélida, comenzaron a gozar como locas y sus caras  de putas lo demostraban se movían a un ritmo infernal y me dije es el momento, me puse la prótesis hueca de 22cm en  verga y le empecé a puertear el ano  a Ester  la que dándose vuelta me dijo d espacio que hace muchos años que esa entrada no se usa; así lo hice metiéndole sólo la cabeza esperando un par de minutos para que sus esfínteres se acostumbraran a la invasión y le metí de una vez unos 5 cm más, esperé un ratito, le metí otros 5 cm más  y esperé nuevamente y le pregunté cómo andamos?, me dijo acostumbrando el culo a ese pedazo de verga.

Comencé un lento mete y saca hasta que me dijo quiero acabar, por favor ponla toda que la necesito bien adentro, casi la saqué toda y de un empujón brutal le metí los 22 cm de un golpe, el grito que pegó se habrá escuchado hasta en la China pero la aguantó bien así que empecé a moverme a a mis anchas hasta que acabó en un orgasmo múltiple, les dije que se quedaran así las giré en la cama sin que se desconectaran del consolador y le empecé a preparar el culo a mi cuñada ( el que parecía más acostumbrado a su uso)  con besos de lengua que le hacían muy bien por lo que se movía, la pajee nuevamente y le metí la cabeza y 5cm más de un sólo golpe y me dijo que hijo de puta ni esperaste a que se amoldara el culo  la cabeza. Le dije bueno para eso lo tenés ¿no?

Le dije aguantá puta que le sufrimiento inicial bien lo vale y le metí el resto de la prótesis de un solo envión a lo que dijo casi llorando: así esta bien es lo que quería tener el culo y la concha bien llenos: comencé un frenético mete y saca    para hacerla acabar viendo  como se morreaban esas 2 calientes putas  hasta que acabaron a los gritos. Se la saqué del culo me saqué la prótesis y les di mi poronga  a chupar para  que le sacaran la leche que tenía que  a esa altura era bastante, le pasaba las leguas por el t4ronco la cabeza y los huevos así como se lengüeteaban entre ellas, esto me hizo acabar de inmediato peleándose a ver quien obtenía mas de mi lechada, las dejé hacer y les dije chicas  ahora a limpiarse las conchas,  las bocas y mi poronga, lo que hicieron de inmediato y les dije chicas  besémonos como muestra de amor y calentura lo que hicimos los 3  a la vez en un morreo de película porno.

Propuse descansar un rato para seguir pero que si habían quedado calientes estaba el consolador vibrador para metérselo y sostenerlo con la trusa a lo que Ester dijo si y yo?, le dije querida está resuelto te compré otro para vos también, a lo que me dio un beso de lengua que me llegó a  la garganta… Mi plan era que de alguna forma tenía que  bajarles la calentura y dejarme reponer  a mí también por el esfuerzo de atender 2 hembras calientes como esas.

Me desperté  a las 2 horas  y las vi durmiendo y gozando con sus vibradores en sus conchas, sin hacer ruido fui al baño me tomé un viagra, me pajee un poco me pasó un poco de xilocaína sobre le glande para insensibilizarlo y durar más, para ponerme a continuación  y me puse la prótesis, regresé a la cama y como estaban durmiendo con cuidado las di vuelta y les saqué las trusas quedando con los vibradores contra el colchón de la cama, tenían los culos bien lubricados por los jugos vaginales. Las dedeé un poco con 1 y 2 dedos moviéndose lentamente y levantando sus culos en pompa, lo que aproveche para ponerme detrás de Nélida y de una ensartarle hasta el fondo los 22 cm del aparato, no gritó para no despertar  a Ester sino que la reputa estaba esperando desde que sintió mis dedos en sus raja, comencé a entrar y salir lentamente y le dije al oído mientras le mordía las orejas y el cuello: “ empezá  a gozar  esta doble penetración” a lo que respondió dame con todo papi. Yo ni lerdo ni perezoso comencé un violento metisaca que movió la cama y despertó a Ester, la que decía eh esperen y  a mi, que me toca? Ya te va  a tocar espera y besa a tu  amiga que yo estoy muy ocupado enculándola.

En 5 minutos mi cuñada gritaba de placer diciendo: que puta me has hecho, como acabo, esto es divino, porqué no me cogiste antes. Yo todavía seguía bien  por lo que dije  a Nélida sácate el vibrador y déjame que te coma esa concha jugosa lo que hice sin desperdicio alguno, Le dejé a Ester la tarea de lamerle el culo, mientras le pediá que se pusiera contra el colchón y que levantara un poco el culo para poder clavarla bien, me dijo con cuidado, ya que sólo le entraste ayer una vez y me duele un poco. No tengas miedo que ahora  te lo lubrico bien con  vaselina liquida. La pajee un poco con uno y 2 dedos y me puse sobre ella le apoyé el glande de la prótesis en la entrada y le dije respira hondo y ponte una teta de Nélida en la boca para que nos e sientan tus gritos y allá fueron los 22 cm hasta su garganta, la que gritó fue mi cuñada ya que la puta de Ester le mordió la teta al sentirse así clavada. Dije todo bien no? Y me contesto rebién esto es lo que estaba necesitando. Luego de un violento movimiento de pelvis y culo y con mi verga quieta en el fondo de su culo acabó como 3 veces seguidas hasta que quedó casi desmayada sobre la cama, me salí de encima y le pedí  anélido mi cuñada que le retribuyera el servicio de limpieza de concha y culo que ella había recibido anteriormente.

Como yo todavía no había acabado le pedía  a Ester que se pusiera el arnés de cuero con la prótesis que había comprado ese día pero dijo que ella necesitaba la concha ocupada y se metió el vibrador en su concha y luego encima el arnés. Así armados encaramos a Nélida y le dijimos vas  a ver que bueno es tener tus 2 agujeros llenos al mango con 22 cm de cada lado,  dijo y me las voy  a poder meter las 2 hasta el fondo, le contesté esta en vos y tu calentura querida. Le chupe y lubriqué su culo como nunca y la puse en 4 patas sobre la cama, la paré a Ester atrás de ella y le pedí que le empezara  a meter la cabeza de la prótesis de a poco a ver como se la tragaba, cuando la tuvo la cabeza adentro la hice esperar un par de minutos para que se  le amoldara el culo, mientras tanto yo la calentaba sobándole las tetas y los pezones, la miré  a Ester y le pregunté lista para meterla toda? Asintiendo con la cabeza le dije como antes a Ester que respirara hondo y con la mano le hice señas a Ester para que empujara de una sola vez hasta el fondo, lo que hizo de inmediato, cayendo Nélida totalmente ensartada sobre la cama; le pedí a Ester que la abrazara y rodara para que quedara Nélida boca arriba, lo que hizo de inmediato.

Nélida  abrió las piernas dejándome la concha expuesta para que yo se la chupara y pajeara antes de penetrarla, lo que hice con hambre de sus jugos empezó  acabar y empezó  a pedir quiero mi concha llena como mi culo, no me hice rogar y se la metí de a poco hasta el fondo, me quedé quite y pregunté Nélida cómo estás?, dolorida pero contenta,  por favor empezá a meter y sacar en forma lenta porque mi próximo orgasmo quiero que tarde para tener mis 2 agujeros llenos mucho más tiempo. Le hice caso y me hizo transpirar como 10 minutos hasta que se vino como una poseída por el diablo, quedando desmayada sobre la cama, asustándonos mucho sacándole los aparatos del culo y la concha y haciéndole respiración boca  a boca hasta que reanimada y sonriente dijo si algo me faltaba era esto.

Eran las 6 de la tarde y no había acabado gracias a la xilocaína pero no se cuánto tiempo más aguantaría, así que le dije  a mi cuñada, bueno  ahora le toca a Ester, dejaremos descansar un poco tu culo. Le chupé hasta la última gota de sus jugos le metí el consolador vibrador en su concha y le coloque el arnés de cuero con la prótesis, bueno ahora  a ver cómo te portás clavando a tu amiga eh. Esta vez quise hacer una variante a ver cómo me salía y lo comenté ahora quiero ver que buenas putas bisexuales tengo a mi mando: Mouse en la cama y con mi verga mirando al cielo le dije  a Ester que se clavara ella misma en su culo, lo que hizo con sumo cuidado hasta que se la tragó toda, Mientras yo le besaba el cuelo y lengüeteaba lateralmente su cara le pedí A mi cuñada que le comiera la concha que estaba llenas de jugos de las acabadas que había tenido con el consolador mientras le hacía la concha a Nélida.  Una vez recaliente le pedía a mi cuñada que se la empezara  a meter de a poco y  hasta ver su reacción; la muy puta de Ester dice y cuando la metés toda? a lo que Nélida de un solo empujón la fondeo sin piedad.

Nos quedamos quietos y lo mejor empezó cuando Ester y Nélia de calientes se empezaron a fregar los pezones y a darse un terribles besos de lengua,   a lo que yo dije no me dejen fuera de esto y también yo besaba a mi cuñada mientras nos dábamos sin piedad uno al otro el orgasmo que tuvimos los 3 fue apoteósico, quedano desmadejados sobre la cama, le limpié  ambas conchas, tomando en 2 días todo el jugo que creo que no había tomado en 40 años de coger y ellas me tomaron la leche que yo tenía en mi poronga, en la prótesis y en mi barriga quedando listos para otras lides ; pero había que descansar eran las 8 de la tarde noche y debíamos  tener una noche movida por lo que decidimos quedarnos en pelota y comer algo, yo dije que con la miel de concha que me había comido en todo ese día estaba hecho y que quería comer liviano para aguantar, ya que no podría tomar otro viagra.

Cenamos fuimos a descansar todos en bolas y puse el despertador para las 12 de la noche para tener algo de  descanso;  las chicas lavaron los platos y los consoladores y prótesis  dejando todo listo para seguir más tarde.

En la cama les pregunté si quería hacer algo que no hubiéramos hecho y pensando un momento me dijeron queremos hacer un 69. Yo contesté de acuerdo pero con variaciones, yo les iré pajeando alternativamente el culo hasta que se la meta en el culo y /o en sus conchas no hay nada más lindo que mientras tenés a una mujer ensartada de atrás por la concha otra de adelante te lama  desde tu  culo hasta el clítoris de la mujer. Dijeron que bueno pero vamos a cambiar de posición cada una de nosotras no?

Día 3

Si por supuesto y nos dormimos como lirones. Seguía cogiéndolas en sueños hasta que me despertaron besándome la verga y la boca dijeron querido ya son las 12 y media nos dormimos, tenemos que follar. Bueno dijo, me desperecé,  fui al baño me higienicé y me puse xilocaína sobre el glande de mi verga para durar más.

Regresé al dormitorio y les dije chicas manos  a la obra, Ester se puso de espaladas en la cama y Nélida encima en 69, primera comenzaron  a tocarse y pajearse con algo de timidez?, hasta que dije bueno a chupar con todo mientras yo les masajeaba el ano a cada una, untando los dedos en los primeros jugos de concha que soltaban, así seguimos unos 10 minutos y cosa se estaba poniendo cada vez más caliente con la metida de los dedos en sus conchas; cuando los tuvieron bien dilatados y lubricados me puse la prótesis hueca, la lubriqué y me puse detrás de Ester, le dije respira hondo como siempre  y se la metí toda de un solo empujón, pegó un grito, ,me quedé quieto un momento y comencé un lento mete y saca, preguntándole todo bien? A lo que dejando de chuparle la concha  a Nélida dijo de primera  me están comiendo la concha estoy tomando el mejor néctar del mundo y me están haciendo el culo con un buen pedazo que más puedo pedir? Dos porongas le contesté y las vas a  tener  muy pronto; seguimos hasta que Ester acabó como 10 veces  y Nélida creo que otras tantas; yo gracias  a la xilocaína estaba como al empezar pero cansado de tanto bombear; me quedé ensartado en el culo de Ester y le pedí  a Nélida que se levantara  buscara y se pusiera  o el consolador doble o el vibrador consolador bajo el arnés,  lo que quisiera para llenarle la concha a su amiga.

Eligió ponerse el vibrador consolador y el arnés encima para clavar  a su amiga, Le dije que primero quería que le hiciera la concha que la besara bien a sí intercambiaban los sabores de los jugos que se habían tomado una  a la otra  y que luego cambiaríamos de lugar. Al hacerlo me calentó de tal manera que empecé un a bombeo rápido sobre  el culo de Ester lo que a ella también la calentó y se prendió a la boca y al culo de Nélida moviéndose ambas como quisieran escaparse. Comenzaron a acabar y en la mita de sus acabadas dije cambiemos, yo le quiero poner mi verga en la concha  a Ester para así sentir el sabor de sus bocas y sus conchas lo que hicimos de inmediato comenzando un rápido mete y saca en la concha de Ester hasta que acabó a los gritos: Como Nélida no había acabado aún en esta ocasión le pedí que se cambiar y que le metiera el consolador y arnés a Ester para ensartarla  y hacerle a ella  lo mismo.

Mientras la morreaba con todo a mi cuñada y le bombeaba la concha como a mil por hora, Ester la ensartó de un solo empujón  y se quedó quieta para permitirme bombear a mí, pero al los 5 minutos Nélida pedía que bombeáramos los 2 a la vez para sentirse más llena y más completa, esto no podía dura mucho, tenía mi poronga lista para largar toda mi leche, me costó horrores sacársela para quitarme la prótesis y poder así hacerle sentir la lechada en su concha lo que hice de inmediato. Así acabamos nuevamente los tres con Ester y Nélida dedicadas a la limpieza de mi poronga, yo a la concha de Ester,  y Nélida  a la limpieza de la concha de Ester. Dije ahora a dormir hasta que nos dure el sueño o la calentura nos despierte, pero tardé en dormirme pensando que podía hacer para que no me mataran a conchazos esas 2 putas: se me prendió la lamparita, cundo fuia a comprar los aparatos sexuales vi que había  algunos puestos de venta callejera y  2 de ellos atendidos por negros africanos; les hablaría para convencerlos a que vengan a cogerse a mi cuñada y su amiga.
Día 4

Me desperté a las 10 de la mañana y las chicas todavía dormían  y salí  a comprar donas, churros brioches y bollos  para desayunar  y a ver si encontraba a los negros para hablarles; tuve la suerte del mundo haya que al volver de la panadería estaban armando sus puestos callejeros; los convencí diciendo que tendrían u$s 100 c/u por el día de trabajo. Los cité en el departamento céntrico donde estábamos parando para las 12 de la noche. Llegué a las 10 y 30 hs con las delicias que había comprado, y cuando entré todavía estaban durmiendo, me dije este desayuno lo tomo sólo y su desayuno será de café  con leche; no hice ruido  encerrado en la cocina desayunando liviano sólo una dona y un café cortado, me leí el periódico, me puse xilocaína en la cabeza de mi verga, me tomé un viagra, me lave bien la verga y el culo para no dejar malos recuerdos y fui a su habitación estaban en un 69 furioso y les dije chicas hoy a la media noche me voy a Buenos Aires así que tengo todo el día para despedirme. Haremos algo que nunca hicimos en estos días y al momento de irme tengo una sorpresa para Uds.

Se quedaron mudas y compungidas por la noticia decían ahora quien nos va  a coger, quien nos va  a dar su leche y nos va a  y chupar; les contesté chicas en la sorpresa está todo previsto para que la sigan pasando bien, ahora  a cogernos. Me puse la prótesis hueca, y me coloque el arnés de cuero con el consolador sobre mis nalgas mirando hacia  atrás. Se quedaron boquiabiertas sin llegar aún  a comprender, les expliqué que así no se quejarían de que sólo una era la preferida, sorteen en tre Uds. quien va  atrás y quién adelante.

Mi cuñada quiso estar primero de frente a mí para poder morrearnos bien y a Ester le tocó atrás; aclaré que luego cambiaríamos sus posiciones.  Ya que mi cuñada es chiquita la pusimos a Ester boca  arriba en la cama bien abierta de piernas hacia el techo y me senté sobre ella ensartándole lentamente el consolador en su concha hasta fondearlo, Ester me agarró de la cintura me fregó las tetas en mi espalda mientras me besaba el  cuello y la orejas  lo que me calentó sobremanera pidiéndole a mi cuñada que se ensartara en mi prótesis que miraba al cielo, se paró  a horcajadas sobre ambos y se dejó caer de  un solo golpe, pegando un grito al quedarle clavado la prótesis de 22 cm  hasta el fondo,  se inclinó sobre mí me fregaba las tetas sobre el vello de mi pecho y me empezó a dar besos franceses como nunca lo había hecho.

Esto me estaba poniendo  a mil por hora porque para mí no había nada mejor que sentir tetas adelante y atrás, besos en la boca, en mi cuello y en mis orejas. Estaba en el súmmum  del pacer así que me empecé a mover lentamente hacia arriba pidiéndole a mi cuñada que flexionara las rodillas para  ayudarme a levantarme y así metérsela y sacársela a ella y  a Ester que estaba abajo, nos movíamos, besábamos y yo  acariciaba el aculo de mi cuñada sin parar y cada vez más enloquecidos hasta que ambas empezaron  a acabar en forma bestial, pedí cambio de posiciones y dejando a Ester sobre la cama la clavé de frente con mi prótesis y le pedí a mi cuñada que se ensartara  a mis espaldas y que me fregara sus hermosas tetas por la espalda y me besara el cuello y las orejas  mientras tanto yo comencé a morrear a Ester que estaba ansiosa de sentir algo en su boca. Siguieron acabando sin cesar por lo menos durante 20 minuto y yo sin acabar, cuando se cansaron de acabar se las saqué de sus respectivas conchas, me saqué los aparatos y dije chicas, quiero saciar mi sed con el jugo de vuestras conchas lo que hice de inmediato,  estuve chupándolas por lo menos durante ½ hora  hasta que me cansé y dije ahora quiero el premio de vuestras bocas y lenguas en mis huevos y poronga y que por lo menos quería que me sacaran 2 leches, dijeron es fácil, pero les recordé que me había puesto la xilocaína lo que insensibilizaba mi poronga y que iban a tener que chupar mucho hasta que se fuera el efecto para hacerme acabar.

Comenzaron con un entusiasmo encomiable a chupar un huevo cada una, una el tronco y la otra la cabeza, también las dos el tronco lo que hacía que sus lenguas se rozaran así que esto me gustaba muchísimo les pedía que se dedicaran las 2 a la cabeza de mi poronga  así se besarían más entre ellas, lo que comenzaron  a hacer con un ánimo nunca antes visto,  a la media hora y yo aún sin acabar les dije chicas  métansela de a una por vez hasta la garganta y a la que le toque recibir ahora  la leche,  luego en mi segundo polvo tendrá que dejarla a la otra que la trague.

Obedientes y calientes chuparon a destajo,  hasta que a la media hora dije me estoy empezando a  calentar y creo que me viene la lechada, mi cuñada estaba con la poronga en la boca y no la quería dejar ya que quería esa primer leche,  más abundante que la futura segunda leche, se clavó mi verga  a fondo hasta la garganta y sólo succionaba y movía la lengua respirando fuertemente lo que me hizo acabar entre convulsiones de placer,  la saqué de su boca y mi cuñada dijo la leche me pegó en la campanilla, Ester se prendió  ahora  a mi achicada verga mientras que Nélida me ponía su concha en mi boca,  a lo que Ester la animó diciendo dale caliéntalo que quiero tomarle la leche.

Yo ya no tenía ni ganas de mear pero las chupadas frenéticas de Ester no la había dejado achicar del todo, así cuando mi cuñada se cansó de estar de rodillas para que le chupara su concha y pidió descansar Ester dijo ni loca yo sigo y se puso en 69 poniéndome su concha en mi boca casi  ahogándome de las ganas que tenía de  tener lengua  en su vagina peluda. Luego de estar casi un ahora en 69 se me empezó a parar la poronga dentro de la boca de Ester lo que hizo que ella redoblara sus esfuerzos para tener “su leche” la que como resultado de los días de recogimiento fue bastante menor que lo normal. Ya eran las 7 de la tarde y debíamos descansar. Nos bañamos juntos entre toqueteos y metidas de dedos en sus conchas y culos. Yendo a  descansar hasta las 9 hora de la noche prevista de la cena y  a tres horas de la sorpresa y mi huída.

Nos despertamos a las 8 y 45hs pedido una pizza completa a un delivery y  a los postres y el café les adelanté algo de la sorpresa pero no todo, les dije que me iba comenzaron  a llorar pero las calmé explicándoles que iban a tener un reemplazo que las iba a satisfacer aún más que yo.

Cerca de las 23 horas comenzaron a ordenar las casa y yo a preparar mi equipaje el que llevé  a mi auto en la cochera del subsuelo. Dije que iba  a salir fui a una farmacia y compré una caja con 3 docenas de condones  para dejarles  a los negros que se las iban a coger, di una vuelta por la ciudad y antes   de las 12 de la noche estaba en la entrada al hall del edificio para recibir  a los 2 negros, los que llegaron muy puntuales, subimos al ascensor y les terminé de explicar cuál era mi idea. Les conté que a las chicas les gustaba despertarse cuando les chuparan las conchas o les pusieran una polla en la boca y que su desayuno era la leche de vergas grandes y  bien calientes.

Llegamos al piso, entramos en silencio y les dije que tenían que hacer todo lo que yo les indicara o no habría pago, se descalzaron para no hacer ruido al igual que yo y se desvistieron  rápidamente. Entramos al dormitorio donde había un olor a sexo increíble. Estaban durmiendo desnudas boca  arriba y con las piernas abiertas, listas para el trabajo, los 2 morochos  se prendieron a las dos conchas con sed de viajante del desierto que hace que días que no toma agua, las chicas refunfuñaron un poco pero se dejaban chupar, que era lo que más les agradaba de entrada, se despertaron del todo al apretar las cabezas contar sus conchas de los machos que las chupaban y se dieron cuenta que no era yo por el cabello lacio que tengo y porque eran las dos las que eran chupadas la mismo tiempo, encendieron la luz, me vieron a mi parado con la verga en la mano y a los 2 negros que las chupaban sobre ellas y me dijeron:” que hijo de puta has vuelto a cumplir la promesa de la sorpresa ”, me llamaron para darme las gracias con 2 besos de lengua terribles y luego me chuparon la verga un par de minutos cada una, diciéndome esto es a cuenta de mayor cantidad, les pedí  a los 2 morochos que las chuparan bien sus conchas y culos, los que ya estaban entrenados por mí pero que estas chicas necesitaban un tratamiento doble de culo y concha.

Como siempre dirigí la batuta de la orquesta, indicando que Ester sería la primera en recibir el tratamiento a lo que mi cuñada rezongó pero la calme diciéndole que el 2° polvo de los negros tardaría más en llegar por lo que el tiempo que estaría llena de porongas sería mucho más largo.

Ambos tenían unas vergas que eran por lo menos el 40 % más grande que mi prótesis de 22 cm calculando que tendría cerca de 30 cm de largo por unos 6 cm de diámetro, esperaba que con eso les alcanzara para tener, guardar y repartir. Ambas mujeres le chuparon y mojaron bien sus vergas, Uno de los negros se puso boca arriba en la cama e hizo que Ester se le sentara encima de espaldas a su pecho enfilándole el vergón hacia su culo, le dije Ester cuidado que esta es más grande,  por lo que se metió sólo la cabeza para ambientar su esfínter y luego de unos movimientos circulares dijo ahí va y se sentó de golpe lo que le hizo pegar un buen grito.

Dije esto es demasiado y le metí mi verga en la boca para acallar sus gritos primero de dolor y luego de placer, le hice señas al 2° negro para que se la metiera por su concha y este ni lerdo ni perezoso, la enfiló y se la metió toda de un empujón lo que la hizo gritar el doble pero con la boca llena de mi poronga casi no se sintió. Dije bueno  ahora  a bombearla bien que le gusta mucho la leche por todos lados, los negros tenían un aguante terrible por lo que estuvieron bombeándola casi ½ hora hasta que acabamos los cuatro  al vez enlechándole todos sus agujeros, nos retiramos de Ester y le dije  a Nélida mi cuñada es tu turno, pero primero deberás limpiarnos las vergas y la concha de tu amiga, a lo que de inmediato comenzó  su tarea encargándose primero de limpiarles la verga  a los negros y luego  a mí para dedicarse luego especialmente con su boca a meterle leche  a la concha de Ester y tomarse el cóctel de leche y jugos que allí había.

A los 10 minutos terminó su mamada quedando lista para su turno de verga y leche. Esta vez Nélida se puso de frente al negro mandándose la verga más grande por su concha y cuando estuvo ensartada hasta el fondo le pidió la otro que la enculara pero de una sola estocada lo que le hizo pegar un grito aún mayor que el de Ester; pero yo la acallé de inmediato metiéndole mi verga en su boca hasta el fondo para calmarla un poco pero al sentirse tan llena comenzó movimientos paroxísticos, casi demenciales poniendo una cara de placer extremo que nunca le había visto hasta el momento.

Así seguimos por lo menos ¾ de hora dándole sin parar, transpirando como locos ya que este sería el segundo polvo para nosotros los hombres en menos de una hora,  lo que para mi ya era mucho de acuerdo al ritmo que veníamos teniendo  en esos últimos días. Acabamos frenéticamente en medio de nuestros quejidos quedando exhaustos sobre la cama mientras que Ester se encargaba de tomarse toda la leche y jugos de los agujeros de su amiga y de nuestras vergas. Dije bueno ahora me tomo una ducha me cambio y me voy a  dormir  a un hotel ya que mañana vuelvo  a Córdoba.

Les pagué a los negros y les dije a mis chicas quedan en muy buenas manos, está en Uds. conservar esas vergas. Nos dimos unos besos de lengua infernales junte mis cosas y me fui  a un hotel a dormir; le avisé a mi cuñada que llamara a su hermana para avisarle que estaban bien y que s e quedarían, volviendo yo  mi casa ya que el trabajo estaba terminado. Ahora debía reponerme  para poder cumplir en casa para no despertar sospechas así que fui  a reponer mi provisión de viagra y xilocaína  para poder potenciar mi performance con mi señora.

Autor: El suertudo

¿Un buen encuentro con sexo el fin de semana? No pierdas más tiempo entra: http://www.yunu.com/

Me gusta / No me gusta

Acampada

Javi se follaba a su novia mientras Moni y Ester estaban morreándose y Miguel les chupaba el coño. Al final me corrí viendo aquel espectáculo similar al de una película porno, tenía a un lado a Ana y al otro mi novia, me quedé oyendo los gritos de placer de Moni, que era follada por Javi, y de Ester y Marta con Miguel. Finalmente se corrieron y se tumbaron contemplando las estrellas.

Mi relato ocurrió hace unos tres meses, justo dos días antes de mi cumpleaños; yo tenia aún los dieciocho, y mis amigos oscilaban entre los diecisiete y los veinte. Todo empezó una tarde de sábado, cuando estábamos todos aburridísimos en uno de los bancos del patio del instituto, donde desde hacia tiempo nos reuníamos a partir de las cuatro de la tarde. Solíamos ser unos cuantos, pero los asiduos éramos nueve: tres parejas (entre ellas yo y mi novia), dos chicas y un chico. Nunca sabíamos que hacer ya que era a primera hora de la tarde y como siempre pasaban las horas rutinariamente, hablando de cómo había ido el fin de semana pasado y las borracheras que habíamos pillado.
-¿Vamos al cine?- dijo mi novia.

Siempre al cine… y al final nunca íbamos porque nadie se ponía de acuerdo. Unos querían ir al cine, otros a tomar algo al pueblo de al lado y otros a dar vueltas en coche. Al final acabábamos como siempre allí sentados fumándonos un cigarrillo y llegando a las ocho sin haber hecho nada. Pero de pronto (y como siempre) mi novia propuso algo. No, no era ir al cine… Era algo diferente, pero que a todos nos convenció: -¿Que tal si para salir de la rutina nos vamos de acampada o hacemos algo diferente el finde que viene?-. ¿Porqué no? pensamos todos, y en un momento empezaron a salir ideas de todas partes: traernos pollos para asar al fuego, bebidas, alcohol a saco, tabaco, radio cassete… Y al poco rato ya habíamos hecho el planning y habíamos quedado todos para ir el próximo sábado a acampar a unos prados que hay encima de una montaña de los alrededores. Era perfecto, no vivía nadie en 10 km. a la redonda y allí solo podía subirse a pata, o sea, ni polis ni nada que nos estorbara.

Al fin llegó el sábado, yo y mi novia pusimos las cosas en la misma maleta, cogí el coche y fui hasta el pie de la montaña, donde ya estaban todos. Solo faltaban el Javi y la Marta, y tenían las bebidas. Nos estuvimos esperando varios minutos pero al final llegaron, cogidos de la mano como siempre y con las bebidas en el maletero de su flamante Clío 16V.

Empezamos a subir cuesta arriba, y al poco rato mi novia ya no podía. Ahora tenía que acarrear nuestra mochila, una tienda y a mi novia: vaya palo… Siempre que teníamos que caminar la tenía que esperar y ayudar. Me enfadé pero ella me calmó con sus palabras: -Tranqui cariño, cuando lleguemos arriba te recompensaré.- me susurró. Bueno, al menos de algo serviría la subidita… Y una vez arriba nos fuimos yo y ella detrás de unos matorrales, me bajó los pantalones, me tumbé al suelo y empezó a chupármela como nunca… Estaba en la gloria. No se si seria por el cansancio, pero me lo estaba haciendo de maravilla. Al poco rato paró y me empezó a subir los pantalones. – Pero que haces, ¿te has vuelto loca? No puedes dejarme así- le dije enfadado.

Pero ella replicó – Tienes que reservar fuerzas para la noche mi vida, te voy a dar mucha caña en la tienda…- Yo le pedí que acabara, pero ella me hizo escoger entre acabar la mamada o una noche inolvidable. Y yo, como es de suponer, aunque en aquellos momentos me lo pensé, escogí la noche… Vaya noche, creo que tardaré muchísimo tiempo en olvidarla. Las chicas y yo Montamos las 4 tiendas, y los otros fueron a buscar leña a los alrededores para hacer un buen fuego. Era verano, pero, ¿que seria una acampada sin un fuego?

Y al fin llegó la noche, y llegaron los cubatas, las cervezas, los chupitos, y al final las risas. Todos íbamos muy borrachos, bueno, solo 2 iban un poco pasados, los otros estábamos en aquel momento en que te lo pasas de puta madre y no tienes vergüenza de nada. Mi novia tocándome la polla y los otros riéndose, el Javi metiéndole mano a su novia y el Miguel simulando que le comía las partes a la Ester… Total, un cachondeo. Empezamos a hablar de aventuras pasadas, anécdotas y cosas que nos habían pasado juntos, hasta que salió un tema tabú entre nosotros. Aquella noche que probé los besos de Sara, mi novia. Habíamos jurado que no hablaríamos mas de ello, pero lógicamente y tal como íbamos salió.

-¿Os acordáis aquella noche en casa del Moni?- Nadie dijo que sí ni tampoco que no. Aquella noche jugamos al conejo de la suerte (aquello de dar a un beso a quien te toca ), y acabamos todos enrollándonos. La había cagado de pleno.

Pero no… Todos empezaron a hablar y comentar con total normalidad lo que pasó aquel día. Hasta Sara me recordó que fue aquella noche la primera en que nos enrollamos… Y después de risas y miraditas decidimos volver a jugar al conejito pero con la condición de no acabar como el verano pasado. Y como habíamos acordado, no acabamos mal. Acabamos aburridísimos, porqué al ser tres parejas daba corte alargar el morreo, por mucho que te gustara, ya que era la novia de un colega.

Después Moni propuso otro juego, ella era la que iba menos borracha. No tenía novio y nos propuso un juego nuevo. Ella seria la madre y nosotros sus esclavos. Teníamos que elegir entre “verdad, acción o beso” y si no dar una pieza de ropa a cada uno de los esclavos. Y así empezamos, muy aficionados, al juego que nos había propuesto la guarra de Moni, y digo guarra porque estaba todo el día hablando de sexo. A ver lo que nos esperaba.

El primero en escoger fue Javi, el novio de Marta, y lógicamente escogió “verdad” como todos nosotros en la primera ronda. Era lo más fácil: la madre te decía algo y tú lo tenías que afirmar por muy falso o malo que fuera. Y así pasamos todos la primera ronda sin ninguna dificultad. La segunda ronda ya se puso más caliente, algunos elegían beso, y otros acción. El orden del grupo era el siguiente: Javi, Marta, Miguel, Ester, Pedro, Ana (estos dos no eran pareja), yo, Sara y Moni.

Javi escogió el beso, y se lo tuvo que dar a Ana, con la condición que durara como mínimo dos minutos. Y duraron. Javi ya se estaba poniendo, y Marta tope de cabreada. Marta escogió también el beso, para vengarse de Javi seguramente, y le tocó besar a Miguel. Le tenía al lado y casi ni se movió para darle un morreo de dos minutos y siete segundos, que se hicieron eternos para Javi. Miguel escogió “acción”, porque no vio lo del beso muy claro, y confiaba en que Moni no se pasaría ni un pelo. Pero no fue así. Moni hizo practicarle un “striptease” hasta quedarse completamente en pelotas.
Ester se opuso totalmente, pero todos presionamos a la pareja, que al final cedió y Javi tuvo que dar ocho piezas de ropa. Una para cada uno de nosotros. Total, que se quedó casi como si hubiera hecho el “striptease” ya que ocho piezas eran muchas, y en verano se va escaso de ropa. Se quedó en calzoncillos, y le dejamos contar el reloj como prenda de ropa. Ester escogió beso, y lógicamente me tocó a mí, ya que habíamos estado enrollados hacia años. Estuvo bien recordar el pasado.

Pedro escogió acción, ya que al no tener pareja iba un poco quemado y se estaba poniendo caliente. Y Moni le obligó a masturbarse delante de todos nosotros. Y lo hizo. Las chicas lo miraban atentamente, debían estar poniéndose cachondas también. Y Pedro acabó corriéndose en varios espasmos de placer quedando tirado al suelo. Ahora le tocaba a Ana, que aun estaba embobada mirándose la corrida de Pedro. -Tendrás que hacernos un “striptease”, Miguel nos ha dejado con las ganas-. Dijo Moni. Ana no aceptó. Y tuvo que dar ocho de sus prendas. Suerte que tenía el zapato de Miguel, sino hubiera tenido que mostrándonos sus bellos y grandes pechos. Se quedo con las bragas y el sostén. Yo no podía dejar de mirármela. Ese cuerpo esbelto y bien formado, con esas grandes tetas donde se entreveía el pezón un poco duro por el frescor de la noche, o por lo cachonda que la puso la paja de Pedro.

Y al fin me tocó a mí, y escogí el beso. Y tuve que dárselo a Ana. La muy pícara de Moni había notado las miradas que le hacía…Ya era mi segundo beso en la noche. Y que beso… Esa sensación de besar a una chica medio desnuda, delante de mis amigos y mi novia me ponía de lo más cachondo. Noté que Ana estaba muy puesta, ya que la intensidad de los movimientos de su lengua la delataba. Sara, al lado, veía lo bien que me lo estaba pasando con otra chica y creo que esto le encantaba. La iba mirando mientras besaba a Ana y notaba que su excitación crecía y crecía… Era una sensación nueva y muy extraña que me llenaba de placer.

Era el turno de Sara y yo estaba ansioso para ver que escogía y que le tocaba hacer. Ella estaba muy caliente, y escogió acción, pensando que Moni le mandaría hacerme algún juego erótico para calentar más el ambiente. Moni, estaba empeñada en el “striptease”. Y le mandó a mi novia hacernos un provocativo baile sacándose una a una sus prendas y quedándose completamente desnuda. Yo no dije nada. Estaba deseando ver actuar a Sara. Quería que todos pudieran contemplar su belleza y su estilo tan provocador, y le dije: – Demuéstrales quien eres cari.

Al oír mis palabras, y estando cachonda como estaba empezó a quitarse la ropa provocativamente delante de todos. Primero se bajó los “shorts”, al mismo tiempo que movía su milimetrado culo, después se sacó la camiseta y se la empezó a mover entre las piernas moviendo su lengua de un lado para otro. Mis amigos estaban mirando impresionados aquella actuación. Me encantaba ver que mi novia les despertaba los instintos sexuales. Las chicas se la miraban atónitas, pero aprendiendo cada uno de sus movimientos. Creo que también se estaban excitando. Finalmente Sara se sacó el sostén y poco a poco sus braguitas dejando ver su perfecto y recortado sexo entre la admiración de todos. – Muy bien nena!- le dije. Y se tumbó encima mío comprobando mi excitación y aprobándola con una sonrisa perversa. Bueno chicos, ahora os falta la última ronda, y creo que será la más divertida- añadió Moni.

Ahora volvía a ser el turno de Javi, que con un bulto entre las piernas estaba ansioso por la prueba. Ahora ya nadie tenía miedo, sino que lo contrario, todos esperábamos nuestro turno para poder desahogar nuestros deseos sexuales. Moni obligó a Javi a chupar todo el cuerpo de mi novia, que al estar ya desnuda era más fácil. Yo hice mala cara. Tenía celos, pero a la vez ganas de ver disfrutar a mi novia como ella me había visto disfrutar a mí durante el beso y el “striptease”. Marta por sorpresa de todos no dijo nada. La miré y vi que me sonrió. Que raro…Y Javi empezó a lamer la espalda de Sara, luego sus pechos y su cuello. Mi niña estaba suspirando rápidamente a la vez que Javi bajaba hasta su culo y empezaba a lamérselo provocando más excitación a Sara. Luego se dirigió hasta su sexo y lamió su clítoris y le dio un beso. Me miró y volvió a su sitio. Esto si era un amigo.

De pronto Marta se levantó y vino hacia mí. Me metió la mano en los pantalones y empezó a tocar mi dura verga. Moni, entendiendo la venganza de Marta asintió con la cabeza. ¿Quería vengarse de su novio? O estaba ansiosa de placer? No lo sé, solo recuerdo como subía y bajaba aquella suave mano al mismo tiempo que me lamía la oreja y me susurraba:- Pásatelo bien, igual que ellos dos se lo han pasado antes, pásatelo bien-. Yo ya estaba flipando, hacía poco aquello era un simple juego de niños, y en poco más de veinte minutos se había convertido en el principio de una orgía. Y al final me corrí, con una intensidad y unos espasmos que sorprendieron a mi novia. Nunca había sacado tanta leche de golpe.

Ahora era el turno de Miguel, y ya solo le quedaba el beso. Pero Moni obligó a Miguel a que le diera un beso en su coño. No nos habíamos dado cuenta de la excitación de Moni? Claro, ella era la más guarra de todas y no podía estar en el banquillo…-Eso es trampa- dijo Miguel. Pero Moni insistió en que ella era la madre y ella era quien ponía las normas. Y se sacó la falda y las bragas y el Miguel le pegó un morreo, que al final se convirtió en una mamada. Tenia arte el cabrón, ya que en poco menos de dos minutos Moni se corrió dejando ir un largo y placentero suspiro.

Y a Ester que le deparaba aquel juego? Se la veía muy cabreada, ya que el beso de Miguel no había sido lo que se dice un beso… Así que le dijo a Moni: -No te cortes un pelo conmigo-. Esas palabras hicieron abrir más de lo normal los ojos a Moni. Ester tenía que chupar la verga a Javi y a Pedro a la vez. Y esa no se cortó un pelo. Hizo levantar a los dos chicos y se puso a chuparles la polla tan bien como supo, ya que chupar dos pollas a la vez debe tener su dificultad ¿no? El primero en correrse fue Javi, Ester cerró la boca y se quitó un poco el semen, luego continuó con Pedro, que no pudo correrse debido a la borrachera y a que ya se acababa de correr hacía poco.

Le volvía a tocar a Pedro, suerte era solo un beso, pero el pobre estaba medio tirado y Moni le dijo que besara el suelo. Él lo besó y se quedo tumbado durmiendo. Todos nos reímos. Después de aquellas risas un ambiente de buen rollo nos envolvió. Tanto silencio y nervios se habían vuelto normalidad y deseo, Moni nos preguntó si nos divertíamos y todos afirmamos. -Pues continuemos con el juego- expuso. Ahora era Ana la elegida. Estaba esperando que me tocara a mí, que me hiciera alguna de las siete maravillas.-Por favor, Moni, por favor…-pensaba yo. Y no tardó en dar su veredicto. Moni a parte de guarra tenia fama de cabrona, y al ver lo bien que me lo había pasado con Ana notó que podía crear celos o mal rollo con Sara. Pero nada de eso ocurrió.

Ana tuvo que masturbar a mi novia con sus dedos. Eso ya era lo más. Moni lo había hecho aposta para encender más mi deseo sexual. Ver a mi novia y a una tía que me ponía a mil practicando lésbico. Ella sabia que era mi mayor deseo el ver dos tías montándoselo, pero, ¿mi novia? Ana no quería de ninguna de las maneras, pero la presión de todos, por haber hecho lo que les mandaban era superior a ella, o sea que tuvo que hacerlo además de sacarse la poca ropa que le quedaba.

No podía más aquello era un espectáculo impresionante… Mi novia… Ana… su culo al aire y Ana moviendo sus dedos cuidadosamente dentro del coño de mi novia, era impresionante. La excitación de Sara crecía como la espuma, al principio les dio un poco de asco pero en aquellos momentos estaba al noventa por ciento de su deseo, ya solo le faltaba una polla que la penetrara. Y así lo hice. El deseo no me dejó controlar y me desborde. Me fui a la tienda, y en unos segundos llegué sin ropa y con el preservativo puesto. No podía perder el tiempo… Y me abalancé encima de Ana y la follé. La follé con todas mis ganas y tan bien como supe, y antes de correrme guardé parte de mi potencial para mi novia, que se lo merecía. Y me la estuve follando durante unos cinco o diez minutos antes de ver lo que estaba pasando alrededor. Sabía que Ana me estaba acariciando y lamía los pechos de Sara, al mismo tiempo que nos ayudaba a follar, pero al girarme vi una imagen que tardará tiempo en marcharme de la cabeza.

Estaban todos desnudos, menos Pedro, que dormía. Javi se follaba a su novia mientras Moni y Ester estaban morreándose y Miguel les chupaba el coño aleatoriamente. Aquello era una escena digna de ver, solo real en un sueño, y se estaba cumpliendo.

Mi sueño de hacer una orgía, que nunca me había propuesto hacer realidad, y menos con mis amigos, estaba ocurriendo allí, en lo alto de una montaña a unos doce kilómetros de casa. Al final me corrí, viendo aquel espectáculo, similar al de una película porno, y me tumbé encima la manta que cubría el suelo. Tenía a un lado a Ana y al otro mi novia. Solo dije: -Gracias Ana- y -Te quiero muchísimo Sara-. Luego me quedé callado mirando las estrellas y oyendo los gritos de placer de Moni, que era follada por Javi, y de Ester y Marta que estaban con Miguel. Finalmente se corrieron y se tumbaron contemplando las estrellas al igual que nosotros y pensando si estaba bien o estaba mal lo que acabábamos de hacer.

Fue una gran experiencia para todos, muy pocos se arrepintieron de haber participado en la orgía, incluso estuvimos unos días sin verlos. Pero el resto lo admitió como algo inevitable que tenia que pasar en nuestras vidas, e una historia más que recordar, y quien sabe si volver a repetir en otra ocasión.

Autor: PIGA

Me gusta / No me gusta