La primer verga que mamé

Como yo no tenía mucha experiencia, él se bajó el zíper y puso mis manos para que su miembrote desnudo y yo tontina nada más se lo tocaba y lo apretaba con mi mano tratando de imitar los movimientos de la masturbación masculina que veía en alguna película.

Tenía como 18 años, iba a la preparatoria y me metí a un gimnasio, ahí había tres chavos como de mi edad, al principio no nos hablábamos y después empecé hacer amistad con ellos.

Uno de ellos Isra, al principio, obvio, no sabía su nombre, siempre traía un pants rojo, y la primera vez que lo vi, más bien debo decir la primera vez que le vi el paquetote entre las piernas me sorprendí. Pensé, este chavo vio algo afuera y se le paró el pito, pero, ¿hubiera esperado a que se le bajara la erección para subir, no le dará pena, deseará que lo veamos así?

Pero cuál fue mi sorpresa que al día siguiente lo veo con el miembro del mismo tamaño, entonces pensé, o es un cachondo y siempre se le anda parando la pistola o la tiene muy grande.  Después cuando nos empezamos a hablar pues normal, yo nunca le hice comentarios del tamaño de su miembro y él no me tiraba la onda, era su amigo el que lo hacía y él le daba cuerda.

Luego un día, de la nada, sin un previo coqueteo, bueno si había insinuaciones pero siempre con tono de broma, el chiste que me invitó al cine, nos quedamos de ver y caminamos y platicamos. Ya no me acuerdo si llegamos al cine y no nos interesó ninguna película o empezamos de cachondos antes de llegar.

Lo que queda en mi memoria es que nos empezamos a besar muy rico en la boca, ya saben, él el cuello, las orejas, yo le daba unos besos muy mojados en la nuca y lo prendió muchísimo y a mi también. Luego caminamos hacia una bomba de agua grande que hay por algunas calles de la ciudad, tapada un poco de los carros que pasaban a un lado.

Yo desde la secundaria era medio caliente, pero realmente no me habían tocado con tal precisión como él, primero sentí su verga dura bajo el pantalón y pensé:

Ándale, ¿ahora que vas a hacer?, a ver si le respondes o le bajas la calentura, él bajó mi mano para que yo tocara su pene, yo por mi parte me estaba mojando los calzones.

Como yo no tenía mucha experiencia, él se bajó el zíper y puso mis manos para que su miembrote desnudo y yo tontina nada más se lo tocaba y lo apretaba con mi mano tratando de imitar los movimientos de la masturbación masculina que veía en alguna película. Él me supo llevar bien para que hiciera exactamente lo que él quería, de algún modo nos sentamos en el pasto y él bajó también mi zíper y me metió dos dedos en los labios vaginales que se estaban derritiendo.

Como dije antes, en la secundaria un chavo me manoseaba, pero por encima de la falda y el calzón y no por mucho tiempo,  de modo que era la primera vez que me metían los dedos y me encantó, luego él me pidió que se la chupara y yo me bajé.

Luego, abrí la boca como si fuera a besar otros labios y la mojé y la masajeaba de arriba abajo como me daba el instinto y le dije: es que nunca lo había hecho antes y al decir eso él se excitó demasiado y me dijo que lo hacía muy bien, que no me creía que no lo hubiera hecho antes.

Desde entonces he mamado sólo 4 en total (¿o soy tan putita?), esa fue la primera, pero la última, la de mi ex novio, que ya no es mi novio por que es casado y terminamos la relación “formal”, pero nos quedaron ganas de seguirnos cogiendo.

Ay madre, esa verga hermosa, nada más lo veo y ya se la quiero estar mamando y mamé hasta que se venga mientras escucho sus gemidos y cuando me dice, ay mi amor me la mamas bien rico, síguemela chupando. Yo no quiero que me la saque de la boca más que para rogarle que me la de por la panocha y si no se le bajara la erección se la sigo mamando hasta que sea tarde y nos tengamos que retirar. No es por nada pero si la mamo rico, cuando veo las porno no tengo nada que envidiarle a las felatrices, al contrario creo que me rifo más que muchas de ellas.

Ya les seguiré contando más de mis felaciones, que algunas no fueron solo eso, que no seré putita pero tampoco soy tonta, ¿no creen?

Besitos…Y votos por contarles mis secretos…

Autora: Melissa

Me gusta / No me gusta