Así dormimos!

Sentí que me sujetaba fuerte de las muñecas cuando intenté moverme un poco para taparme y su mano me lo impidió. Poco a poco empecé a salir de mi sueño y me dí  cuenta de la situación.  Yo estaba acostada boca abajo con las manos arriba de la cabeza, las piernas un poco ladeadas y una flexionada hacia un costado. Con una mano me sujetaba ambas   muñecas  juntando mis manos. En medio de mis piernas estaba la punta de su rodilla muy metida entre mis piernas, moviendose casi impercetiblemente sobre mi cosita. Su cabeza descansaba muy pegada a la mia, oia su respiración muy agitada y sentia su corazón palpitar, aunque yo veia hacia el otro lado de la cama.

Me quedé asi unos instantes, y después intenté mover un poco mis manos de nuevo. Pero me sujetó fuerte y no me dejó moverme. No podía estar dormido y hacer esa presión..o si?.

Aún sin ver podía decir cual era su postura.  Estaba boca abajo, en una copia de mi posición con una pierna flexionada, la que hacia presión en mi cosita. La mano que estaba hacia mi me detenia las muñecas  pasando por la parte de atras de mi espalda y la otra quedaba debajo de su cuerpo. Y luego cambió la mano y se movió un poco. La mano que me sujetaba bajó  sobre mi espalda para levantarme sutilmente aún más la pierna que tenia flexionada, y con la otra volvió a hacer presión en mis muñecas. No hice nada para evitarlo. Después de levantar mi pierna tomándola por abajo del muslo, subió para tocarme las nalgas y separarlas muy discretamente  para encajar aún más su rodilla. Su respiración se agitó más, se sentia el calor de su cuerpo. El único punto donde sentia su piel era en la mano que me sujetaba. Yo estaba con una pijama delgada como pantalón y arriba una playerita ligera. El estaba en boxers y también tenia una playera arriba.

Nuevamente dejé de moverme y él no hizo nada. Pasaron varios minutos, su respiración comenzaba a disminuir pero no su calor. Incluso pensé que de nuevo nos quedaríamos dormidos – o yo si es que él ya lo estaba. Pero de pronto movió la mano con la que me detenía las muñecas y con el movimiento me insinuaba que me diera vuelta. No hice nada, no me volteó.  El mensaje fue  cauteloso, un pequeño movimiento, sin mucha fuerza, ligero, corto. Otros minutos sin movimiento, sin presión…y el segundo intento. Más decidido, más fuerte. Yo pensé que si accedia y me movia sería demasiado obvio que estaba despierta. Y además quedaría en posición para verlo y podría ver sus ojos y saber si estaba dormido o no. Así que no, no me moví, pero él si. Retiró su rodilla sin soltarme de las muñecas…más minutos sin movimiento. La fuerza en mis muñecas variaba. Parecia como si de pronto necesitara apretarme más y luego poco a poco disminuia la presión, eso me hacia saber que el asunto no había terminado.

 

La tercera insinuación llegó de diferente manera. Me soltó de las muñecas y se separó, incluso pensé que se había girado hacia el otro lado de la cama. La mano que antes había levantado mi pierna fue hacia mi rodilla muy despacio, en silencio y sin prisas. Tomó mi rodilla y primero bajó mi pierna para después tomar mi cadera y hacer presión para girarme. Era tan sutil el movimiento que me rodé aún pareciendo que estaba entre sueños, me dejé guiar. Fue un cambio demasiado paulatino. Era muy natural para alguien que duerme. Aún después de girarme, quedé ligeramente volteada al lado contrario de él. Mis manos sueltas quedaron encima de mi cabeza. Sólo su mano me tocaba, aún en la cadera. Así pasaron varios minutos. No había ruidos, no habia movimientos. La sensación en la cama era deliciosa, las sábanas suaves olían a lavanda, él todavía tenia vestigios de una loción muy varonil y la temperatura ideal.

 

De nuevo su mano fue a mis muñecas sujetándolas firmemente,  juntando mis manos. Aún la posición era cómoda, pero con un mensaje muy firme de que no me movería. La mano que estaba en mi cadera bajó un poco recorriéndome despacio hacia el   muslo y  separó mis piernas subiéndo un poco mi rodilla. En todo esto parecia que yo no tenia voluntad, me dejaba manipular, no hacia nada.  Pensé que sería bueno saber que tan decidido estaba a no dejarme mover e intenté mover una mano, primero sin mucha presión y luego con más fuerza. Él puso mucha fuerza en mis muñecas hasta apretarlas firmemente, dejé de intentarlo. Cambió su mano al otro lado de mi cadera y me jaló, ya no era tan sutil el movimiento, su respiración se aceleró, y luego puso su pierna entre las mias poniendo presión sobre mi rajita. Mi respiración se aceleró de golpe, sus dos manos ahora en mi cadera haciendo que me moviera para que sintiera su pierna abarcando toda mi rajita humedecida y caliente, y su verga caliente y dura haciendo presión sobre mi muslo,  solté un pequeño gemido sin poder evitarlo haciendole ver lo caliente que estaba y lo incontrolable de la situación. Tal vez mi hermano estaba soñando con algo de lo que habíamos platicado justo antes de ir a dormir…aunque tal vez debería empezar por el principio.

 

Llevaba más de un año viviendo sola en mi departamento de soltera. Eventualmente salia con un chico pero nada que fuera a progresar. Obviamente tenia mucha presión familiar, pues decian que a mis treinta y dos años ya debería estar formando una familia. Yo no tenía prisa.

Una noche, me habló mi hermano Daniel – 8 años menor que yo – para pedirme que le diera alojamiento por una noche. Al día siguiente tenia una cita a una cuadra de mi casa y quería evitarse el tráfico para llegar a tiempo a su primera entrevista de trabajo. Él llegaría en la noche a mi casa. Yo sólo contaba con una habitación y una pequeña sala.

 

En mi casa siempre fuimos muy liberales, teniendo 5 hijos y un baño,  mis papas no se daban el lujo de ser de otra manera. Era común que mi hermana y yo anduvieramos en ropa interior por toda la casa sin ninguna objeción, o que mis hermanos entraran al baño mientras nos duchábamos.  Así que esa noche cuando llegó mi hermano, yo me estaba terminando de bañar. Con bata, y sin nada debajo, cenamos viendo la tele y platicando.

Curiosamente la plática giró alrededor de un programa de tele que vimos, en el que una chica era amarrada por su amante para hacerla gozar. Sin ser porno era muy cachondo.  Yo dije que eso se me antojaba  y Daniel coincidió conmigo. Dijo que moría de ganas de encontrarse una chica que pensara igual que yo.

Yo le había preparado un sillón para que se durmiera, pero me dijo que estaba horrible que si mejor se quedaba conmigo , y yo accedí sin darle importancia. Era la primera vez que se quedaría conmigo y no me pareció raro en absoluto.

Me cambié en mi vestidor, me puse un pantalón para dormir y una playera muy cómoda sin nada debajo ni arriba ni abajo; él se puso una playera, se quitó el pantalón y se quedó en unos boxers grandes que traia como ropa interior.

 

Salí del vestidor, apagué la tele y la luz y me metí en mi cama. Le dí un beso en la mejilla y me acomodé de mi lado de la cama. Él se estuvo moviendo mucho tiempo, dando muchas vueltas y luego pensé que había conciliado el sueño.

 

Y de regreso a donde estábamos.

Por supuesto lo que estaba pasando no me había cruzado nunca la cabeza, pero tampoco podía negar que me parecía muy excitante. Me tenia verdaderamente caliente, agitada.

Me tenia tomada de la cintura con sus dos manos, me movia para que me frotara sobre su pierna, cadencioso, nada discreto pero no fuerte. Mi humedad crecia.  Me soltó un poco de la cadera para tomarme de las manos y al ver que dejé de moverme, regresó a indicarme el ritmo que queria y luego me tomó de las manos, las junto y me apretó – ahora sí muy fuerte- las muñecas con una mano. Yo me movia en automático, apretando las piernas para sentir su rodilla y gozando el ritmo. Tenia una mano libre y primero la usó para recorrerme la cintura, bajar por la cadera, tomar mis muslos, seguirme dictando el ritmo…hasta que empezó a jugar con el borde de mi pijama. Levantaba un poco el resorte, metia un poco la mano, bajaba un poco y luego lo regresaba a su lugar.  Yo abría poco los ojos y  no intenté verlo a los suyos, de hecho estaba volteada al lado contrario.

 

Sin soltarme de las muñecas , se separó y retiró su pierna de entre las mías. Recorrió con la otra mano mi cuerpo, pasó por mis tetas sobándolas levemente por encima de la playera, y luego fue bajando a mi abdómen , hasta meter  la mano debajo del pantalón. Por instinto quise bajar las manos para detenerlo, pero me las tenia bien agarradas. Hice más fuerza para soltarme y entonces me detuvo con las dos poniéndose encima de mi totalmente. aunque de lado. Me detuvo fuerte, esperó a que dejara de intentar soltarme y me detuvo con una mano. La otra bajó de nuevo a levantar mi pantalón, hice otro esfuerzo de soltarme, me agarró fuerte , y  como no tenia calzones su mano llegó directo a mi cosita.

Al sentir su mano en mi conchita suspiré fuerte, y apreté su mano fuerte con mis piernas. Yo estaba empapada y sus dedos me recorrián toda. Estaba totalmente depilada y su mano resbalaba rico desde mi pubis hasta mi ano.

Al sentirme mojada, caliente, depilada y con las piernas bien abiertas, él suspiró y dijo : que rica te sientes.

 

Me soltó de las manos y comenzó a frotarme el clitoris, yo no bajé las manos, sólo gemia por lo delicioso. Y entonces con las dos manos sueltas comenzó a bajarme el pantalón, yo bajé una mano para detenerlo y me la jaló para arriba otra vez con fuerza. Sólo me tomó una mano, y siguió con la otra bajandome el pantalón. Aún cuando yo hacia resistencia con una mano y él me detenia fuerte , levanté la cadera para que saliera el pantalón de la pijama y pudiera bajarlo.

Lo dejó a la altura de las rodilllas, seguía deteniendome una mano y con la otra me frotaba, me acariciaba los muslos y me acariciaba la cadera. yo quería más dedito en mi conchita!

Luego subió para sacarme la playera.

 

No, no me la quites – le dije muy despacito.

 

Pero su mano siguió subiendo, cuando ya me la iba a sacar toda, me tapó la cara con ella e hizo un pequeño nudo en mis muñecas.

Me soltó de las manos , sacó las sábanas y me sacó el pantalón ( con un poco de mi ayuda ). Y luego, se paró para prender la luz. Estaba parado frente a mi, yo con los ojos cerrados -semi tapados con la playera – totalmente desnuda y atenta a ver qué pasaba.

 

Su mano a mi cosita a masajearla rico, con toda la palma, metiendo el dedo de pronto. Yo gimiendo cada vez que entraba.  Luego se acomodó a mi costado y empezó a jugar con mis tetas. Apretando el pezón y pellizcándolo. sobandolas.  Y luego me metió un dedo.

 

-Ayyy – no podía contenerme.

-Te gusta así? Me preguntó cerca del oido susurrando.

Sólo me limité a asentir con la cabeza.

 

Y entonces me metió dos dedos hasta el fondo.

 

-Ayyyy- dije bajito.

Sentí cómo empezó a moverse en la cama, se estaba quitando el boxer.Y sin dejar de meterme los dedos empezó a acercar su cuerpo al mio. Una mano en mis tetas, la otra dentro de mi conchica y sentí la punta caliente de su verga en el abdomen.

 

 

-Quieres probar un dulce que tengo para ti?

Me limité a mojarme los labios y abrir la boca, sintiendo cómo se acercaba su verga a mi boca. Sus movimientos lo delataban, pero tambien el olor tan exquisito que desprendia. Se tardaba mucho en ponérmela en la boca, así que saqué la lengua y la alcancé.

Inmediatamente soltó un gemido.

Su mano comenzó frenéticamente a meterme los dedos rozando mi clitoris, y yo me metí su caliente verga a la boca. No aguanté mucho antes de sentir que me venia. Dejé de mamársela y me vine delicioso!!!!.

Cuando terminé, me la volví a meter a la boca mientras él me acariciaba y a los pocos segundos de succionar esa delicia se vino. Me llenó tanto la boca que se me salia su semén por la comisura de los labios.

 

-No te muevas – me dijo susurrando nuevamente.

 

Sentí como tomó sus cosas, apagó la luz, se puso el short , me tapó y nos acurrucamos. Yo me quedé desnuda, me solté las manos de la playera y así me dormí

 

Me gusta / No me gusta