Sexo con la novia de un amigo

Fue increíble, hacía cosas insólitas, apretaba su vagina que me exprimía a la vez de que me limaba la verga, la llené con mi esperma y sin darnos cuenta dormitamos por una media hora, que pena sentí, siempre con mis instintos de coger y yo quedándome dormido, soy un latín lover con licencia para matar de amor fracasado, pero al despertarme comenzamos de nuevo, pero ahora fue por el culo.

Esta historia se centra en las mujeres de mi amigo “Jorge”, él es un chico con muy mala suerte con las mujeres, de alguna manera se liga a puras chicas muy calientes, pero tan calientes que él no las puede controlar, una de sus novias dio a luz un hijo el día del cumpleaños de Jorge, en casa de Jorge, en el baño de la sala, durante la fiesta del susodicho, pero lo hizo con uno de los amigos de Jorge y así como esta hay muchas historias, pero el relato en donde participo comienza cuando un día él estaba muy triste y deprimido por culpa de una de sus “ex”, entonces me ofrecí a darle una lección a su “ex” a lo que él molesto me dijo que si de eso se trataba podía tirarme a todas sus viejas a excepción de su primer novia Ari, que para el caso no es mi tipo, aunque no es fea, y juré que sería intocable.

Un día había salido de farra con mi amigo Ricardo y después de alcoholizarnos lo suficiente regresamos a nuestras respectivas casas a las 4:30 a.m., como a los 15 minutos escucho una serenata cantada por unas mujeres fuera de mi casa, cuando me sentí molesto porque no me dejaban dormir, escuché que al terminar la canción de “serenata nocturna” me gritan… ¿Me estás oyendo Gustavo?.. o sea que era para mi (casi, casi gritaron… ¿Me estás oyendo inútil?), bajo en seguida con un par de botellas medianas de vino blanco para agradecer el gesto a las chicas y me doy cuenta que eran de Krsna novia de Jorge y de Montse novia de Mike, las voces que estaban dedicándome la serenata…

Invito a todos a pasar y seguimos emborrachándonos hasta la mañana, Krsna se duerme unos minutos y ya cuando se iban ella les pide unos minutos más, yo insistí en que la dejaran dormir (estaba en mi cama) y que más tarde la llevaría a su casa, pero Jorge no quiso y se la llevó casi a la fuerza, lo que yo no sabía es que Krsna estaba súper caliente y que esperaba a que la dejaran en mi casa para tener sexo rudo conmigo (¡de lo que me perdí en ese momento!), en fin se fueron y ya no la volví a ver, cabe mencionar que la había visto una vez antes, justo cuando Jorge la hizo su novia y tiene unas verdaderas ubres en lugar de tetas, tamaño “muy exigentes”.

Al siguiente fin de semana Jorge y sus hermanos nos invitaron a su casa de campo ubicada en Agua Blanca, Hidalgo, a tres horas del Distrito Federal, nos fuimos un grupo de 11 personas, de las cuales éramos 7 hombres y 4 mujeres, las chicas eran Gabriela, Krsna, Montse y Karina y los hombres éramos Ricardo, Luis, Miguel, Jorge, Juan, Javier y yo.

Desde que salimos a la carretera cargamos dos cajas de botellas de tequila y ron, las cuales íbamos ingiriendo desde que entramos a la carretera, para cuando llegamos a Agua Blanca ya íbamos muy alcoholizados, llegando a la cabaña organizamos todo y yo bajé a un claro que está dentro del bosque como a 300 metros de la cabaña a poner una tienda de campaña, que en particular tiene 2 habitaciones, después de ponerla y hacer una fogata seguimos bebiendo, cuando el alcohol ya me había puesto en plan de fornicador oficial, me di cuenta que mi primo (Javier) traía de un lado a otro a Gabriela y a Krsna, Montse estaba con su novio Mike y Karina mi prima estaba calentándole las pelotas a los que se dejaban, en este caso estaba haciendo pedazos a Carlos y un poco a Luis, el cual se dio cuenta del plan de Karina y no le hizo caso, entonces quedábamos Jorge, Ricardo y yo sin que hacer, lo extraño es que Jorge tenía novia que era Krsna, pero lo que no sabía es que se habían disgustado, de repente entro a la cabaña y veo a mi primo malhumorado pero acostado con Gaby y Krsna…

Yo andando súper borracho, creí que estaba mal que mi primo se tirara a Krsna, entonces le pedí que dejara a Javier dormir, ella me vio y se levantó al toque y me dijo que quería ir a la fogata, entonces nos fuimos para allá, inmediatamente nos alcanzó Javier y dejó a Gabriela sola en la cama, le pregunté que si le había molestado que me bajara con Krsna y me dijo que por el contrario, que ya no las soportaba y creo que le preocupaba lo que fuera a pensar Jorge, minutos después todos se empiezan a desaparecer y dicen que ya es hora de descansar, entonces me voy hacia mi tienda de campaña y detrás de mi Krsna que me pide asilo en mi tienda, yo me muestro renuente y le digo que si duerme conmigo va a tener que cumplirme como se debe, ella ríe y se acomoda entre los cobertores.

Ricardo se mete a una habitación junto con mi prima Karina, en medio de la tienda mi primo Javier y en la otra habitación obviamente Krsna y yo, nada más subí el cierre de la puerta y me acomodé cuando ella me abrazó y subió la pierna, me habla “face to face” y me dice… -Nada más no te pongas muy cachondo- en respuesta le respondí: -Estás loca, vaya pendeja, seguido de un, ya buscás verga, ella cínicamente ríe y me pregunta:

– ¿Por donde empiezo?, ahí me sentí un Don Juan, una chica que estaba buenísima, bueno de nalgas no está muy bien que digamos pero tiene lo suyo, con unas tetas de concurso, alta y de cara le doy un 7, que estaba lista para todo, pero pensé que solo quería desquitarse de Jorge por algo, entonces recordé el permiso que él me había otorgado, la verdad es que no pensé en eso hasta que consumamos el acto, cuando me dijo por donde empiezo le dije que a hacerme unos “wawis” así le decimos de cariño al sexo oral, entonces me pregunta:  quieres un oral? y le respondí que por supuesto, y si me gusta tal vez te haga el amor, entonces me comenzó a hacer el mejor trabajo oral que alguien jamás me hubiera hecho…

No sé como la succionaba, recorría con la lengua y desde la punta se la tragaba rudamente toda de un jalón, una verdadera delicia, puedo decir que salvo Margarita con quien tuve un romance de 8 años, nadie ha sabido satisfacerme de tal oral forma, luego de ello me pidió subirse a montarme, (a que hora se había quitado la ropa no lo supe pero linda se veía) sin embargo; yo me negué rotundamente, el placer que me producía su lengua era tal que yo no necesitaba de otra cosa, luego de unos 30 minutos definitivamente accedí a que se subiera a galopar en mi “muchacho”…

Fue increíble, hacía cosas insólitas, apretaba su vagina de tal manera que me exprimía a la vez de que me limaba la verga, la llené con mi esperma y sin darnos cuenta dormitamos por una media hora, que pena sentí, siempre con mis instintos de coger, coger, coger y yo quedándome dormido! “soy un latín lover con licencia para matar de amor fracasado” en fin, pero al despertarme comenzamos de nuevo, pero ahora fue por el culo, algo que a ella la lastimó un poco según era su primera vez, el chiste era gozar, eso quería y ahora no me iba a detener.

Después recordé que no estábamos solos ya que a un lado estaba mi primo, quien ante todos los gemidos solo expresó su… -ya primo, me toca- creo que todo mundo se puso cachondo, ya que tenía toda la atención de mi primo y tenía a Ricardo y a mi prima queriéndonos ganar en cuanto a tanta cachondería que se daba en el lugar, lo más sorprendente es que al otro día Jorge no comentó nada, respecto a que había cogido con su vieja, creo que él ya está resignado a que esto le ocurra siempre a él, pero lo que definitivamente no tuvo perdón de mi parte es que unas semanas después salí con mi amigo Luis, quien invitó a unas amigas, lo curioso es que la chica que a él le tocaba era Alma, la ex de Jorge, que tuvo un hijo que no era de él, de ella les platiqué al inicio del relato…

Al final solo llegó Alma, Luis hizo su lucha, fuimos a bailar, bebimos hasta las 4 a.m. y al final terminamos en mi recámara los tres, Luis por más que fue directo con ella me lo batearon como 10 veces y yo solo por la curiosidad de ver que caras ponía, le tiré la onda y a los 2 minutos estaba arrancándole la blusa a Alma para mordisquearle los senos, metiéndome en sus pantalones y Luis así como que no quería, sentí que estaba incómodo, pero que quería saber que pasaría…

Fue muy excitante, tener a alguien al lado mirándonos sin que nosotros mostráramos la menor de las vergüenzas, eran las 5 o 6 de la mañana, él se levantó diciendo que iba al baño, pero ya no regresó, creo que quiso darnos privacía, pero su plan de escapar falló, ya que la puerta estaba cerrada con llave, por lo tanto se durmió en un sillón, ya como a las 10 a.m. lo desperté, para poder ir a dejar a la susodicha a su casa, si él la trajo, él me acompaña a dejarla.

En el siguiente viaje a Agua Blanca, fue Javier, mi primo, quien se tiró por todas las maneras posibles a Alma y yo que no supe que fue eso, todo por culpa de las escurridas tetas de Alma, que con sostén se veían bien, pero al natural eran horribles, hagan de cuenta que estaban viendo un documental de nacional geografic, en fin esta historia tiene que terminar después les contaré sobre la caliente que es Gaby, ¡oh si! prima de Mike, Carlos y Jorge y que por cierto es la actual novia de mi brother Allen, para concluir les diré que Krsna se apartó de nosotros últimamente pero ayer le tocó a Mike probar suerte con ella, espero que le haya ido muy bien. Oh si y la historia de Carlos con Velvet no se nos puede escapar y yo que ese día escogí a Verito que no se rifó en fin. Esta es la primera vez que escribo algo así, pero ya me iré soltando poco a poco.

Autor: Granguz

Me gusta / No me gusta

Follando con mi hermana

Yo empecé a perforarla, al principio despacio pero poco a poco me fui calentando, dejé de pensar que era mi hermana, era la primera tía a la que me follaba y me convertí en un animal, la penetraba como un loco pero ella parecía gozar más que yo, le apretaba los pechos, o me tiraba sobre ella para morderlos, gozando de ella era como estar en el paraíso, entonces sentí que me iba a correr.

Tendría yo unos veinte años, mi hermana tendría unos dieciocho. Era una chica realmente preciosa, alta, delgada, una buena delantera y cara de picaruela. Siempre me había llevado muy bien con ella, habíamos jugado juntos y compartíamos todos nuestros secretos, pero hacía ya casi un año que la notaba distinta, se había hecho toda una mujer, y según a mi me parecía, demasiado, vestía siempre muy atrevidamente, y siempre la veía con algún chico, siempre distintos y siempre mayores que ella, evidentemente se lo pasaba en grande, nunca me dijo nada, pero un día le encontré un paquete de condones medio vacío en su bolso, según parecía follaba como una loca, y eso me fastidiaba, yo a mis veinte todavía era virgen, y eso que tenía un miembro de más que considerables dimensiones, pero claro, no vas a ir por ahí diciéndole eso a las tías, yo en aquel entonces era muy tímido.

Todo empezó un día, estaba yo duchándome, salí de la ducha como siempre, me secaba delante del espejo, desnudo, silbaba una canción distraídamente cuando me percaté que la puerta estaba entreabierta, cuando fue a cerrarla me encontré que mi hermana estaba detrás mirándome, al momento me tapé con la toalla y me puse coloradísimo.

-Pero ¿qué haces ahí?- le dije.-No sabía que la tuvieses tan grande- me dijo ella. Aquello me hizo avergonzarme todavía más, no me acuerdo lo que balbuceé y cerré la puerta deprisa y corriendo, mientras pude oír a mi hermana riéndose detrás.

Durante un par de días intenté esquivarla, estaba muy avergonzado, pero noté que ella cada vez me mostraba más atenciones, siempre quería hablar conmigo, y bueno, pasaba más tiempo en casa. Una semana después, cuando pensé que todo estaba olvidado, era viernes por la noche, nuestros padres habían salido a pasar fuera el fin de semana, estaba yo en mi cuarto estudiando, estaba terminando un trabajo en el ordenador. Entonces entró ella. Era verano, así que sólo llevaba una camiseta de manga corta que le llegaba a media altura de los muslos, era mía, se la di hacía tiempo, iba descalza y casi no la oí entrar.

-¿Qué haces?- me preguntó. Me sorprendió un poco. La miré, estaba increíble, sus muslos resplandecían a la luz artificial y sus pechos se marcaban en la camiseta, dos pezoncitos en mitad de esas dos montañas.-Terminando un trabajo, le dije volviendo al ordenador.-Tú tienes acceso a Internet, ¿verdad? -Sí- le dije sin separar la vista del trabajo, tenía que terminarlo cuanto antes. -Por qué no me dices cómo funciona, porfa, me dijo.

-No tengo tiempo, tengo que terminar esto. -Venga hermanito, sólo un rato, nunca he visto cómo funciona- me dijo, evidentemente eso era mentira, creo que nadie de nuestra edad no ha entrado alguna vez en Internet, pero ella se acercó, noté el calor de su cuerpo, me revolvió el pelo cariñosamente como solía hacer cuando me pedía algo.

-Bueno, pero sólo un rato, luego te vas y me dejas acabar esto- le dije. Se puso detrás de mí, casi podía notar sus pechos flotando encima de mis hombros, la verdad es que empecé a excitarme un poquito.-¡Pensé, es mi hermana!, pero es que está muy buena. Le enseñé un par de buscadores, y unas cuantas páginas curiosas, quería que se fuese cuanto antes.-Bueno, esto está muy bien, pero sé que hay páginas más divertidas- me dijo. La miré con sorpresa.

-¿Páginas más divertidas? ¿De qué estás hablando?-Venga, no te hagas el tonto, seguro que las has mirado miles de veces, páginas eróticas, páginas porno, sé que hay muchísimas, enséñame una, venga. -Pero tía, qué dices, cómo te voy a enseñar eso- le dije.-Venga, no seas idiota, si tú puedes verlas, yo también, venga, enséñame una y te dejo acabar ese trabajo tan importante.

-Bueno, una más y te vas- le dije, pero me temblaba el pulso. Iba a enseñarle páginas porno a mi hermanita, ¡estaba loco o qué!. Bueno, en aquel momento hubiese hecho cualquier cosa porque me dejase solo, de todas maneras tal y como estaba de excitado iba a entrar un poco más tarde para hacerme una paja, así que iría calentando.

Entramos en esta página, tenía muchas fotos clasificadas, empecé por las de desnudos de chicas, lo que siempre hacía, después de mirar unas cuantas fotos, ella me dijo:

-Bueno, y ¿no hay chicos?- la verdad es que no lo sabía, nunca lo había mirado, pero allí estaban, tíos enormes, con enormes pollas, aquello pareció interesarle más, así que dio la vuelta a mi silla y se sentó encima de mi rodilla, yo estaba en pantalón corto, así que pude sentir el calor a través de mi pierna, se sentó solo en uno de mis muslos, abriéndose las piernas, pude notar como el calor y la dureza de sus glúteos, me estaba poniendo malísimo, mi polla empezaba a crecer debajo de mis shorts, y cada vez se notaba más, pero mi hermana seguía concentrada en la pantalla.

-Qué interesante, déjame el ratón ahora, porfa- me pidió, la verdad es que tal y como estaba casi no llegaba al ratón, se lo dejé, estuve a punto de apoyar una mano en su muslo, en el último momento reaccioné y la puse en el brazo de la silla. La verdad es que para no haber entrado nunca en la web, se le daba muy bien. Después de ver la carpeta de chicos, pasó a la de hardcore, aquello se empezó a poner muy caliente.

-Uff- decía ella.- ¡Qué barbaridad!- yo ya no podía hablar, tenía la polla que me apretaba en el pantalón como mil demonios. Entonces abrió el enlace de hardcore-teenagers, empezaron a aparecer fotos de chicas no mucho mayores que mi hermana follando como locas. -Ya has visto bastante, por favor, vete ya- le dije, ella me miró con una sonrisa.

-Un poquito más, ¡porfa!- entonces me miró a la entrepierna, allí mi polla luchaba por salir de su encarcelamiento y el abultamiento era increíble, vi cómo se pasaba la lengua por el labio y volvía a la pantalla, antes se incorporó un momento para levantarse un poco la camiseta, ahora caía a los lados de mi pierna, y mi muslo estaba en contacto directo con su entrepierna, pude comprobar que llevaba un tanguita, de esos que se meten entre las piernas, y que estaba muy caliente, muy caliente. Ella seguía viendo las fotos, mientras empezó a moverse un poco entre mi pierna, frotándose contra mi muslo, primero muy despacio, luego fue aumentando. Yo estaba a punto de reventar el pantalón.

-Hermanito, ¿tú crees que yo estoy más buena que estas chicas?- Me dijo, yo no sabía qué responder, entonces algo dentro de mí que no era yo le dijo. -Bueno, ellas están desnudas…- en ese momento me tapé la boca, intenté reaccionar-Bueno, quiero decir, que no es lo mismo,…- Ella se mordió un poco el labio inferior como pensando. Se levantó. -Eso se soluciona fácil- me dijo mientras se quitaba la camiseta delante de mí, no llevaba sujetador como ya suponía, y sus pechos empezaron a moverse, estaban brillantes, hacía mucho calor y tenía algunas gotas de sudor en las tetas, lo cual las hacía más deseables. Yo me quedé con la boca abierta sin saber qué decir.

-Claro, esas chicas te parecerán más buenas, haciendo lo que hacen y excitándote tanto- dijo ella mientras se sentaba encima de mí, ahora notaba su sexo justo encima de mi polla, se pegó a mí y empezó a pasearme los pechos por delante de la cara. -¡Me deseas, a que me deseas! Yo te deseo como una loca, desde que te vi desnudo no he pensado en otra cosa que hacerte mío hermanito, y de esta noche no pasa- me dijo, mientras que se agachaba y se ponía entre mis rodillas, me aflojó la cuerda del pantalón y me sacó la polla, ésta saltó como un resorte.

-Ohhhh sí que es grande. Hermanito, eres un egoísta, cómo no le has dicho que tenías esto tan increíble entre las piernas.- Me dijo mientras empezó a pajearla, yo estaba sin habla, entonces noté sus labios posarse en la punta de mi capullo, empezó a engullirlo, yo seguía allí parado mientras mi hermana me hacía la primera mamada, aquello era mucho mejor de lo que nunca hubiese imaginado.

-Para, para- le dije-Nunca lo he hecho, soy virgen- le dije.-Tío, con este aparato que tienes y ¿todavía no te has tirado a ninguna tía? Tus amigas son gilipollas, o no será que tú eres.-No, no, me gustan las chicas, me gustan mucho, pero. -Así que voy a ser la primera. Voy a desvirgar a mi hermanito, ¡uy! eso hace que me ponga todavía más caliente-, me dijo mientras que se quitaba el tanguita, ahora pude ver su coñito, la tía se lo depilaba, sólo quedaba una pelusilla en la parte alta, no podía dejar de mirarla, sus tetas, su coño.

-¿Te gusto? me preguntó. Yo moví la cabeza.-Quieres comerme el coñito?- le dije que sí, así que me llevó de la mano a la cama, casi me caigo, tenía los pantalones en los tobillos, me los quité y me quedé en pelotas. Ella se tumbó en la cama y se abrió de piernas, yo me puse entre ellas, olía extraño, lo más excitante que había olido nunca, empecé a lamerle el sexo, a chupetones, luego empecé a recordar las fotos y los videos que había visto, le abrí los labios del sexo y recorrí mi lengua por ellos, los noté muy húmedos, los separé más y metí toda mi lengua, hasta donde pude, mi hermanita se retorcía en la cama jadeando.

-Ahhh hermano, qué bien lo haces, sigue metiendo tu lengua, ¡sigue! me gritaba, yo seguí con la lengua, pero ahora también me ayudé de un dedo, el cual metía y sacaba de su coño, ella pareció perder el control en ese momento noté una oleada húmeda y caliente se me venía en la boca, ella empezó a gritar y a jadear como una loca.

-Ahhhhhhhh, se había corrido en mi cara la muy guarra. -Fóllame, fóllame, empezó a gritar, yo estaba alucinando, allí estaba mi hermana tumbada en mi cama, desnuda, pidiéndome que la follase, y lo malo, es que yo quería hacerlo, era lo que más deseaba hacer. Así me lancé sobre ella, evidentemente en el primer intento no acerté ni a meterla, la espachurré contra su entrepierna y pensé que me la partía, ella se incorporó un poco, me miró mientras jadeaba.

-Hay que ver lo que tiene que hacer una hermanita pequeña por su hermano mayor- me dijo mientras me ponía la punta en la entrada de su sexo, entonces yo empujé, casi toda mi polla se deslizó dentro de su coño, estaba tan mojado que no me fue complicado-Ahhhh- gritó ella, pero quedaba otra buena parte, empecé a empujar hasta que se la metí toda, evidentemente por el grito que dio nunca se había metido un calibre como el mío por el coño.

-Aaaaaaahhhhhhhhhh, siiiiiiiii, ohhhhhhhhhhhhhh, qué gusto ahhhhhhhhhhh, gritaba y jadeaba mientras que se retorcía como una serpiente, yo empecé a perforarla, al principio despacio, pero poco a poco me fui calentando, dejé de pensar que era mi hermana, era la primera tía a la que me follaba, y me convertí en un animal, la penetraba como un loco, pero ella parecía gozar más que yo, le apretaba los pechos, o me tiraba sobre ella para morderlos, así estuve gozando de ella era como estar en el paraíso, entonces sentí que me iba a correr, me entró miedo.

-Me corro, me corro- le dije, ella me sujetó y apretó las piernas. -Córrete dentro, córrete dentro, quiero tu leche, ahhh- gritaba, yo no puede más y descargué todo mi semen dentro de ella, allí estaba yo descargando mi manguera que parecía no terminar nunca de sacar lefa, ella gritando como una loca, al final caí rendido encima de ella.-Ha sido increíble- le dije, ella me miró y nos besamos.-Yo te he desvirgado, pero ahora quiero que tú seas el primero- me dijo, no comprendí muy bien. -¿Qué quieres decir?

-Como sabrás, ya he follado antes, pero nunca me han dado por el culo, y quiero que tú seas el primero, me da un poco de miedo, porque la tienes muy grande, pero lo deseo tanto, así que quiero que me rompas el culito hermanito- la miré alucinado, si follar me ponía a cien, el tema de dar por culo a una tía era lo más lujurioso que hubiese pensado.

Lo primero era recuperar a mi pobre polla, así que me tumbé, ella se puso encima de la cama, pude ver cómo se le salía el semen por el coño y le chorreaba por las piernas, ella lo notó, así que cogió parte con los dedos y se los llevó a la boca, luego empezó a acariciar su cuerpo contra el mío, acabó poniendo las tetas en mi polla, que empezaba a crecer y a crecer de nuevo, para acabar el trabajo me la chupó como siempre había visto en las películas, hasta que empezó a costarle meterse toda la polla dentro, estaba ya muy empalmado.

-Espera así un momento- me dijo mientras saltaba de la cama y salía de la habitación, yo empecé a pajearme mientras la esperaba, volvió al rato con un bote, era vaselina, me la dio y se puso a cuatro patas encima de la cama.-Bueno, sabes lo que tienes que hacer, ¿no?- me dijo, mirándome con cara de lujuria. Yo abrí el bote, unté bien mis dedos y me puse detrás de ella.

-Me he lavado bien-, me dijo, eso me sonó a-chúpamelo-, así me empecé haciéndole un dedito, luego empecé a aplicar mi lengua para humedecerlo, notaba cómo su esfínter se abría y se cerrada al sentir mi lengua. -Ahhhhhhh, gritaba ella, entonces ahora empecé aplicarle la vaselina por todo su ano, me unté otra vez más, la verdad es que miraba mi polla y aquella abertura y pensé que jamás podría meterla, me puse un poco yo en mi polla.-Venga, hazlo ya, no puedo esperar más, me estoy corriendo como una loca de sólo pensarlo- entonces le abrí los muslos, puse la polla en la entrada de su culito, y empecé a metérsela, el principio fue fácil, estaba muy lubricada y la cabeza del capullo entró sin muchos problemas.

Aaaayyyyyyyy, gritó, pero sólo tenía la punta dentro, el resto fue más complicado, era tan estrechita, fue empujando y empujando cada vez más fuerte para poder meterle toda la polla, ella no paraba de gritar todo el rato.

Aahhhhhhhhh, qué dolor, cómo me gusta, sigue, la quiero toda en mi culito, la quiero ahhhhhhh toda- gritaba mi hermanita según la sodomizaba, no sé cuánto tiempo tardé, pero al final conseguí empalarla del todo, mi hermana estaba muy tensa, su espalda erizada, gritaba como una posesa, entonces empecé a follarme su culito, la empalaba adentro y afuera una y otra vez, ella perdió completamente el control. -Rómpeme el culo, rómpemelo, aaaaauuuuggggggg qué bueno, cómo me corrrrroooo, gritaba yo también perdí completamente el control, la perforaba como si fuese una planta petrolífera, sin contemplaciones, me agarré a sus pechos para poder metérsela más, y gozar el tacto más agradable, cada vez se me hacía más fácil meterla y sacarla, y la verdad es que como acababa de correrme mi capacidad de aguantar era increíble, pensé que perderíamos el sentido los dos.

-Espera, aggg, espera, quiero ponerme encima, quiero ponerme encima: me dijo ella jadeando, así me que tumbé en la cama, la espalda apoyada en el cabecero, ella se puso encima de mí, apoyó las piernas en mis rodilla y se dejó empalar, creo que llegó todavía más al fondo, ella temblaba según se la volvía a meter, siguió jadeando, ahora yo me agarré a sus tetas y no las soltaba, ella saltaba encima de mí, cada vez que caía yo la empujaba para arriba para perforarla más.

Aaahhhhhhhhhhhhhh– eran sus gritos ante cada embestida, estábamos completamente cubiertos de sudor, ella con una mano empezó a excitarse el coño, era como un manantial de flujos, entonces ya no pude aguantar más, esta vez ni se lo pregunté descargué toda mi carga en su culito, ella erizó la espalda, yo me apreté contra ella y le agarré los pechos con más fuerza, ella volvió la cabeza y nuestras lenguas se fundieron mientras que mis últimas gotas de semen salían dentro del sodomizado culito de mi hermanita.

Autor: Fornicador

Me gusta / No me gusta