En la fiesta

Su amigo me siguió dando mientras chupaba mis tetas, el otro me chupaba el culito hasta que estuvo bien lubricado y metió su cabeza. Me dolía mucho pero quería esa pija adentro, se lo dije, esto lo excitó tanto que me la metió de una. Me dolió muchísimo, pero al ratito ya empecé a disfrutar, me decía lo puta que era, hasta que los 2 me acabaron en las tetas.

Era sábado por la noche y habíamos decidido con mi mejor amiga ir a una fiesta de disfraces en una casa. Nos pusimos nuestros disfraces, ella de angelito y yo de diablita, bien lo contrario. Me puse una remera muy escotada roja, que resaltaba mis pechos de una manera increíble, una pollerita roja también muy cortita, y unas medias de red, terminando con unos zapatos de taco; y obviamente los cuernitos y el tridente haciendo juego.

Estábamos las dos muy lindas, y dejábamos que decir. Nos tomamos una cerveza y salimos en taxi hacia la fiesta, el taxista no podía creer que un ángel y un diablo se sienten en su auto, y nos estuvo mirando todo el viaje.

Llegamos a la casa, donde estaba todo decorado y entramos, nos llevamos varias miradas con nosotras, y eso a mí me excitó. Nos encontramos con varios amigos de la secundaria, y allí estaba Gasty, un amigo mío con el cual tuve una relación en la cual no nos privamos de nada. Empezamos a bailar, a coquetear, a tomar y la fiesta siguió su camino, hasta que en un momento lo tenía a Gasty bailando conmigo. Me dijo que estaba preciosa, y él no estaba nada mal, con su disfraz de pirata, me encantaba. Seguimos bailando, rozando nuestros cuerpos, sintiendo lo calientes que estábamos, debido a que no nos veíamos hacía mucho tiempo.

Decidí que esta historia no debía terminar en unos simples bailes, así que le dije a Gasty que tenía ganas de besarlo, y él sin dudarlo ni un minuto, me dio un beso que me hizo alucinar. Seguimos bailando, besándonos, tocándonos, hasta que la cosa se puso muy caliente, Gasty me restregaba su paquete en mi culito, y yo no podía aguantar. Quería sentir eso adentro mío.

Entonces decidimos irnos al baño de arriba, pero estábamos subiendo y una conocida mía, mucho más chica que nosotros dos, me pidió que la acompañe a un baño, porque no podía aguantar. Subimos los tres, y ella se metió en el baño, Gasty me empezó a besar, olvidándose de la chica, me besaba, me tocaba los senos, el culo, me metía la mano por adentro de la pollera, y yo ya estaba tocando su paquete por arriba del pantalón. Pero la jovencita salió del baño, y nos encontró muy calientes. Se comenzó a reír, y Gasty decidió que era el momento de cumplir una de sus fantasías, comenzó a besar a la chica y la metió en el baño, me agarró de la mano y estábamos los tres ahí adentro.

La chica, llamada Cami no entendía mucho, y yo no sabía que hacer, mi chico pareció darse cuenta de esto, entonces puso a Cami entre medio de los dos, y la dio vuelta de modo que quedó frente a mí. Gasty me dijo que disfrute de lo que nos estaba pasando, y me acercó más a la chica. Comencé a besarla, olvidándome de todo, y podía sentir como Cami se calentaba cada vez más. Gasty la estaba apoyando, besando su cuello, yo escuchaba la respiración de los dos, y la mía aumentaba, puse mi mano en las tetas de Cami, y empecé a besar su cuello, y me encontré con la boca de Gasty, no podía más, lo quería adentro mío. Gasty se sentó en el borde de la bañera y le dijo a la chica que se la chupe, ella parecía no tener experiencia, y me dio pena, entonces decidí ayudarla, me arrodillé en medio de las piernas de Gasty, le bajé el pantalón y comencé a meterme suavemente la cabeza de eso que tanto quería.

Lo disfrutaba y sabía cómo chuparla, agarré de la mano a mi compañera y la acerqué a mí, le di un beso de confianza, y le dije que lo haga como pueda. Ella se lo acercó a la boca y  lo chupó con miedo, hasta que pudo llevar un ritmo, mientras Gasty le agarraba la cabeza para que entre mucho más. Yo le tocaba sus tetas pequeñas, y decidí bajar un poco más. Le tocaba la conchita con miedo, porque nunca lo había hecho, pero ella parecía delirar con lo que le estaba haciendo, entonces supuse que le gustaba. Mientras la tocaba, nos turnábamos para chupar esa pija hermosa. Y nuestro amigo no podía más y decidió acabar en las tetas de Cami.

Yo seguí tocando a mi compañera mientras Gasty se recuperaba, nos tocábamos las dos a la misma vez, le metí un dedito, dos y llegué a los tres. Ella no podía más, y yo tampoco, entonces miré a Gasty y vi que se estaba tocando, acerqué a Cami hasta él, y le dije que disfrute de todo esto. La senté arriba de él, pero mirándome a mí, yo la besaba mientras Gasty le daba, ninguno de los tres creía lo que nos estaba pasando, pero lo disfrutábamos.

Cami acabó, entonces era mi turno, me subí arriba de Gasty, y comencé a cabalgar, él me la metía hasta el fondo, y yo subía y bajaba tratando de meterme lo más dentro posible esa verga. Gasty se paró y me puso contra la pared, me separó las piernas un poquito y me la metió hasta el fondo, era divino sentir sus huevos chocando contra mi culito. Me la metía y sacaba al segundo. Me hacía querer más y más de esa pija. Me hizo agacharme y ponerme en cuatro. Puso a Cami detrás de mí, y le dijo que me chupe la conchita, ella no sabía cómo hacerlo, pero a mí me gustaba, estaba muy caliente y me conformaba con cualquier cosa.

Gasty se puso adelante mío y me ofreció su verga la cual acepté gustosa, la chupaba, me la quería meter toda, pero obviamente no entraba. Sentía como Cami me chupaba y me metía los dedos y acabé de una manera increíble. Pero sin embargo quería más. Gasty se puso detrás de mí, y me empezó a dar de una manera frenética mientras la chica se tocaba, y gemía de placer. Mi chico sacó su pija y se la puso en la boca a Cami, hasta que acabó y Cami se tragó todo.

Nos vestimos y salimos del baño como si nada hubiese ocurrido, bajamos y seguimos en la fiesta, bailando y tomando. Mi pirata ya se había perdido entre la gente, por lo cual empecé a buscar a mi amiga, fui recorriendo la casa tratando de ubicarla, pero no la encontraba por ningún lado. Llegué hasta la puerta del fondo y escuché gemidos decidí ir a investigar, y me llevé una gran sorpresa al ver a mi amiga siendo penetrada por dos chicos a la misma vez, mientras le chupaba la pija a otro. Los chicos ni siquiera se percataron de que los estaba observando, pero me quedé ahí parada, pensando en lo bueno que sería poder compartir con mi amiga esos machos.

Aparecí en la escena, y los chicos me miraron, Lucía mi amiga se quedó muy quieta, aunque seguía disfrutando de las pijas de los demás, me acerqué al chico que estaba parado al cual mi amiga se la estaba chupando, y lo besé. Me comenzó a desnudar, y yo sentía esa pija apretándome contra él. Supe que era el momento de demostrar mis habilidades, por lo cual me arrodillé y me metí muy despacio la verga de este macho.

Me encantaba como me agarraba la cabeza, y me la quería meter más y más. De pronto yo seguía en lo mío y sentí como alguien me ponía en cuatro, y el chico al cual se la estaba chupando, acababa en mi cara y pelo, manchándome de semen. El otro que me había agarrado me dijo que era igual de puta que mi amiga, y que me darían los tres como habían hecho con Lucía. Cuando miré a mi amiga, estaba dormida en el suelo, seguramente extasiada de tanto coger.

El chico rubio me la metió hasta el fondo, y sentí que me moría, era demasiado grande, pero me encantaba, comenzó un mete saca increíble el cual disfruté todo lo que duró, hasta que acabó en mi espalda. El otro que todavía no me había tocado, me la metió al instante que su amigo salga, empezó a darme, mientras yo acababa una y otra vez. Estaba en el cielo, y lo disfrutaba. Me seguía dando y me decía lo puta que era, y si disfrutaba de eso.

Yo le contesté que sí, que quería más pito. Entonces se acercó el que se la había chupado, y me dijo que me la iba a meter por el culito, mientras su amigo me daba por la conchita. Yo le dije que no, pero él insistió. Su amigo se puso debajo de mí y me siguió dando en esa posición mientras chupaba mis tetas, y el otro me chupaba el culito, hasta que estuvo bien lubricado, y pudo meter su cabeza. Me dolía mucho, pero realmente no podía pensar mucho. Quería esa pija adentro, y se lo dije al chico, esto lo excitó tanto que me la metió de una. Me dolió muchísimo, pero al ratito ya empecé a disfrutar, coordinaron sus movimientos y me decía lo puta que era, hasta que los 2 salieron de adentro mío y me acabaron en las tetas, mientras su amigo le acababa en la boca a Lucía que ya estaba recuperada.

Nos levantamos y automáticamente nos fuimos. Disfruté mucho esa noche, y se lo comenté a mi amiga, y le dije que lo quería repetir. Ella me miró y me dijo que a ella le gustaría repetirlo conmigo, me besó y nos fuimos a mi departamento.

¡Espero sus comentarios!

Autora: Cathy

¿Pareja, Sexo el fin de semana? No pierdas más tiempo entra: http://www.yunu.com/

Me gusta / No me gusta