Una vez

Le pregunté cómo eran esos tipos en la cama con ella y cual era mejor amante, que con cual tiraba mejor, me dijo que con el hijo del gerente, que la había hecho venir varias veces, pero que conmigo se sentía bien y más que ahora lo hacía mejor, le pregunté si ya le habían dado por detrás. Me dijo que sus dos amantes querían hacerlo pero ella se había negado, quería que yo fuera el primero.

He leído muchos relatos aquí escritos y escritos en otras páginas, he notado que unos son ciertos y otros inventados, hoy quiero contarles mi historia real, algo que me pasó y no me importa que hoy muchos se enteren, me llamo Alejandro tengo 35 años, mi esposa se llama Johann del Pilar, ella tiene 32 años, la verdad no es espectacular su cuerpo pero la describiré, mide 1.68, pesa más o menos 52 kilos, sus medidas son 75, 60, 90,  tiene cabello rubio,  sus ojos son café, se ha conservado aunque tiene una que otra estría, tenemos tres hijas, somos de Colombia.

Siempre me han gustado los relatos de infidelidad de esposas, y me he corrido pensando en ser un cornudo así como dicen en los relatos.

Mi esposa trabaja de 8 de la mañana a 6 de la tarde ella es contadora de una empresa internacional de químicos, ya en varias ocasiones yo había comentado por Messenger con unas personas de grupos de yahoo sobre mi fantasía, me habían animado para decirle a mi esposa de a poco cual era mi fantasía, obviamente pues mi mujer es recatada y no podía decirle de lleno. Le decía  cosas como mira como otros hombres te miran, ¿ves que ese tipo te miró  por varios minutos tu cola?, y cosas de estas, un día después de tener sexo los dos le dije que si no había pensado alguna vez hacerlo con otro, se me enojó, dijo que ella no era una puta, y no le volví a decir nada más.

El caso es que de un tiempo para acá, ella empezó  a llegar a casa a las 10 de la noche argumentando horas extras, no puse cuidado pues ella ha sido muy de su casa, pero los días viernes llegaba con tufo o sea había tomado, un día sábado me dijo que trabajaría en la mañana y en esa empresa jamás traban los sábados, al siguiente sábado dijo que se encontraría con una amiga que no veía hace varios meses que desayunarían porque su supuesta amiga  viajaba a las 11 am, para Cali, el caso es que ese día llegó a casa a las ocho de la noche y con tufo, lo primero que se me vino a la mente era que se estaba viendo con otro tipo, así que al otro día llamé a su amiga y le dije que como le había ido en el viaje ella me preguntó, que cual viaje, que ella estaba en Cali hacía más de dos meses, así que decidí llenarme de valor y el morbo me empujó a seguirla.

Un viernes fui cerca de su empresa a las cinco y media de la tarde, por supuesto no llevé mi carro, me fui en taxi, la vi salir de su empresa salió caminando y a las dos cuadras entró a una fuente de helados, a los dos minutos llegó un señor que yo había visto alguna vez pero no sabía dónde, de ahí salieron a un parqueadero y me entró la duda pues ella no tenía carro estaba en el taller, salieron en un carro último modelo, los seguí en taxi, y  por el camino identifiqué al tipo, lo había visto en una foto de la fiesta de fin de año de la empresa donde trabaja  mi mujer, era un jefe inmediato de ella, el tipo tiene como 42 años, es casado.

Llegaron a una residencia, así se le dice en Colombia a los moteles, entraron como a las  seis y veinte minutos de la tarde y salieron a las nueve y media de la noche y yo afuera aguantando hambre y frío pero la morbosidad me tenía a mil, los seguí  y llegaron como a cuatro calles antes de llegar a mi casa, allí los vi besarse en el auto, ella se bajó y se fue a pie,  yo seguí en el taxi hasta nuestro apartamento, ella llegó a los quince minutos, me saludó normal y a las niñas, nos acostamos y no me aguanté y le hice el amor como nunca, y pensar que hace pocos minutos otro pene la había disfrutado.

Yo me quedé callado, no le dije nada que yo sabía todo, ella tiene algunas deudas pues compró su carro nuevo a cuotas y se ha colgado en algunas cuotas así que empezamos a buscar quien nos prestara dinero para cubrir esas deudas. A la semana siguiente me dijo que ese jueves llegaría tarde  pues harían una celebración de cumpleaños, intuí que era mentira, así que volví a seguirla, salió como siempre casi a las seis de la tarde,  tomó un taxi, se me hizo extraño que no fuera al parqueadero con su amante como siempre lo hacía, sin embargo la seguí, llegó a una discoteca, se bajó del taxi,  se quedó esperando afuera cuando llegó un señor como de 35 o 38 años,  yo lo conozco, era el hijo del gerente de la sucursal Colombia que es gerente administrativo en su empresa, no le vi problema pues toda la empresa celebraría el cumpleaños y pensé que ahí se reunirían.

Ellos entraron y no llegó nadie más de esa empresa,  salieron a la hora de haber entrado, se montaron a la camioneta de este tipo y salieron,  llegaron a un motel lujoso, pensé, yo  soy un tipo de cachos enormes, a mi mujer se la comen varios, no es esa mujer recatada que aparenta ser, es casi una cualquiera, pasaron tres horas y no salieron así que me fui a la casa, ella llegó a las tres de la mañana, apenas llegó olía a licor, quise hacerle el amor, pues yo estaba a mil pensando en todo lo que le hizo ese tipo, su nuevo amante, o mejor su otro amante, pero me rechazó, no me dejó ni tocarla,  ese día estuve muy nervioso y con rabia, no me dejó cogerla,  así que aproveché que mis hijas estaban donde sus primas y le dije que lo sabía todo, que la vi con el jefe de ella y con el muchacho, el hijo del gerente, se quedó fría y se notaba el susto,  se le vino una que otra lágrima, le dije que se tranquilizara que me contara por que había pasado todo que yo trataría de entender.

Me dijo que el primer hombre  era una persona muy amable con ella y detallista, que en varias ocasiones la invitó a salir y ella le decía que no,  hasta que yo empecé a decirle lo de aquello que los hombres la miraban, que si no había pensado en estar con otro tipo, pensando en esto ella aceptó salir con el tipo,  salieron como dos semanas y el tipo la hizo caer, que la primera salieron a almorzar, y ahí el tipo le empezó a tocar suave las manos y la besó y que ella le gustó, esa noche salieron, supuestamente, a comer, pero él le empezó a tocar por sus piernas y  la empezó a calentar, salieron a un motel, él empezó a besar su cuello, ese es su punto débil,  le quitó  su chaqueta y empezó a besar sus senos por encima del brasier (sujetador en otros países), le quitó el brasier y empezó a chupar sus medianas tetas, le quitó sus botas, luego bajó su pantalón y quedó en pantys, el hombre bajó y quitó con su boca sus pantys y comenzó a chuparle su sexo como loco,  la hizo venir dos veces, luego la apoyó en la cama, ella lo desnudó, él se colocó un condón y le metió su pene a mi mujer, ella me dijo que el tipo se demoró en venirse, que la trataba como una princesa,  que desde esa vez lo han hecho por lo menos quince veces más,  y le pregunté que por que el otro tipo, ella me contestó.

“Te acuerdas que estoy atrasada en las cuotas del carro y debo pagar pronto o si no me quitan el carro”  le dije que si lo sabía, entonces ella fue hasta su cartera la trajo y de allí sacó un recibo de pago por un valor de cuatro millones de pesos colombianos es decir más o menos mil novecientos ochenta dólares.

Le pregunté, ¿y de donde sacaste ese dinero?

Ella me respondió, pues como nadie me prestaba le dije al gerente que me hiciera un préstamo empresarial, le conté todo y él me dijo, Pilar, esos préstamos no se pueden hacer, yo voy a ver si de mi cuenta te puedo prestar algo  pero no más de un millón,  me dijo a mediodía que fuéramos almorzar para sacar la plata de una vez, yo salí con él y cuando estábamos allí me dijo; Pilar esa plata no la pude conseguir, me puse a llorar como una niña, él tomó mi mano y me dijo, no llores pues existe una solución, le pregunté ¿cuál?, me dijo, te puedo conseguir toda la plata pero debes hacer algo por mí, yo más tranquila le dije que me dijera que era, – te voy a decir algo, pero debes prometer no hacer escándalo ni  nada de eso, le respondí que sí,  que me dijera, -yo te regalo esa plata  pero debes pasar una noche conmigo.

Me quedé helada, pero también sabía que si no pagaba ese dinero ese mismo día me quitaban el carro y perdería todo el dinero que ya había dado, así que le dije que sí pero que primero me diera la plata, él mismo me acompañó a pagar el dinero así que anoche le “pagué” el dinero.
Yo estaba a mil y ya tenía goteras en mi pantalón, a mi mujer le pagaron cuatro millones por un polvo, increíble, entonces yo le contesté, -Bueno y ya le pagaste anoche, ¿entonces que vas hacer con el otro tipo? –No, anoche le pagué  el favor, pero créeme yo tengo que pagar otras cuotas, así que me toca decirle a él, además yo no puedo dejar a John (así se llama su primer amante) es muy tierno y tú me insinuaste esto y me obligaste.

Yo no lo podía creer, ella me confesaba que seguiría tirando con este tipo por plata y seguiría con John, la subí a la cama, le quité su ropa y empecé a hacerle el amor, le pregunté cual de nosotros tres tenía el mejor pene, me respondió que John.

Le pregunté cómo eran esos tipos en la cama con ella y cual era mejor amante, que con cual tiraba mejor, me dijo que con el hijo del gerente, que la había hecho venir varias veces, pero que conmigo se sentía bien y más que ahora lo hacía mejor, le pregunté si ya le habían dado por detrás.

Me dijo que sus dos amantes querían hacerlo pero ella se había negado, quería que yo fuera el primero, así que aproveché, comencé meter mi lengua en su culo, luego un dedo y luego otro, cuando ya se abrió ese culo le metí mi pene, era una sensación muy rica, a medida que entraba mi pene ella lloraba y apretaba su culo, yo sentía muy rico,  me la comí por detrás,  terminamos cansados tiramos como tres horas…

Si alguien necesita un consejo o puede dármelo adelante, o si quieren comentarme algo también.

Gracias

Autor: Alejandro m.

Me gusta / No me gusta

En la oficina

Mis manos ya estaban jugando con sus vellos, ella seguía gimiendo, seguí mi recorrido con mi lengua ahora de sus pezones, llegando hasta su rajita, le abrí sus labios vaginales y apareció ese clítoris como diciendo que también quiere sentir esa lengua, empecé a mamársela, mi lengua entraba y salía, mordía sus labios, sobaba su clítoris, en fin le estaba dando su primera mamada.

Hola esto me sucedió hace unos pocos días en mi oficina, tengo 39 años, soy gerente de un área de ventas en una distribuidora de autos, mido 1.70, peso 80 kg y mi verga es de 16 cm, (para que decir que la tengo de 20cm como muchos que presumen), en fin ya se había ido la gente o eso creía yo, así que fui a sacar unas copias que necesitaba, salí de mi oficina y cuál es mi sorpresa que me encuentro a Mónica que es una secretaria que por cierto está muy buena, ha de tener sus 25 años, mide 1.60 cm, delgadita, con una colita riquísima, unos senos pequeñitos, pero muy mamables en fin una vieja muy buena.

Ella estaba a espaldas mías y vi que estaba frente a su computadora viendo fotos de unos cogiendo y mamando, total una orgia completa, por lo que yo caminé a la copiadora que está junto a su escritorio, oyó mis pasos y pude ver que rápidamente subió su mano lo que me dio a entender que estaba sobándose su rajita, no supo que decir toda ruborizada, por lo que yo le dije que si estaba estudiando nuevas poses.

Me acerqué más a ella, la situación de verle sus senos erectos ya que traspasaban la delgada blusa de su uniforme y que presumiblemente se había quitado su bra, ocasionó en mí una pronta erección que se notó más, ya que yo no uso ropa interior y el pantalón del traje no es muy grueso.

Me miró a los ojos, mordió su labio y bajó la mirada a mi paquete, al ver eso me puse frente a ella, mi verga le daba a la altura de su cara y le dije que viera lo que había ocasionado y me la saqué, ella la tomó en sus manos pidiéndome permiso y diciéndome que su esposo estaba de viaje desde hace una semana por lo cual estaba muy caliente y que por eso veía esas fotos, pero que nunca se imaginó que yo saliera de mi oficina, yo le dije que no se preocupara y que si quería se la prestaba…

Sonrió y se la llevó a su boca empezando una espectacular mamada, rozaba con su lengua toda mi verga, se la tragaba, succionaba, en fin una gran mamada, por mi parte yo empecé acariciar sus senos, le pellizcaba sus pezones a través de su blusa, y le dije que yo también quería probar su rajita por lo que se recargó en la silla, se subió su falda y bajó su tanguita negra de encaje, chiquitita, muy excitable, me arrodillé y empecé a besar sus piernas y su entrepierna.

Ella gemía y se desabrochó su blusa dejando esos montecitos al descubierto con unos pezones erectos y mi lengua subió por su vientre jugando con su ombligo, después más arriba rodeando sus pezones y casi tocándolos con mi lengua que apenas y los tocaba.

Mis manos ya estaban jugando con sus vellos, ella seguía gimiendo, después seguí mi recorrido con mi lengua ahora de sus pezones hacia abajo lentamente, llegando hasta su rajita, le abrí sus labios vaginales y apareció ese clítoris grande como diciendo que también el quiere sentir esa lengua, no me hice del rogar y empecé a mamársela, que delicia de rajita, mi lengua entraba y salía, mordía sus labios, sobaba su clítoris, en fin le estaba dando su primera mamada, ya que ella decía que su esposo nunca se lo había hecho así.

Mmmmmmm que ricoooooo, mássssss, sigue, no te detengas, máááásss, ssiiiiii, le comencé a meter un dedo en su rajita y pronto lo lubricó ya que estaba empapada, con el dedo lubricado me dirigí a su culito, ummmmmmmm, que rico, estaba apretadito, se notaba que nunca se lo habían tocado y efectivamente al sentir mi dedo dio un brinco y me dijo que qué estaba haciendo, que por ahí no era, yo no hice caso de eso sino al contrario empecé a metérselo más y a sacarlo hasta que sintió mi lengua en él, ese fue el vaso que derramó el orgasmo.

Se empezó a mover más, a gritar queriendo más, diciendo que ricoooo, que era la primera vez que le hacían sexo oral, me separé de ella, se le veía una cara de cachondez, feliz y hermosa, por lo que me bajé los pantalones y le acerqué mi verga, la cual entró fácilmente y empecé a cogérmela lentamente, ella siguió gimiendo por lo que la voltee la puse de perrito y a si se la volví a meter, hasta que ya no pude y le vacié toda mi leche en su espalda.

Saludos y espero sus comentarios.

Autor: incognito_302000

Me gusta / No me gusta