Un dia bien aprovechado

Hijo, tu padre no me ha hecho disfrutar tanto en la vida. Calla zorra, como no vas a disfrutar con una polla tan dura como esta, ya te has corrido comete el coño de esta zorra, quiero que le limpies bien el coñito a esa zorra. Cuando se lo dejes bien limpio se la meteré a fondo. Si, metemela ya que estoy a mil, en mi vida había visto tanta leche salir de una polla.

El caso es que había quedado con mi amiga Ana, ya sabéis con la que montamos un intercambio en nuestro ático. El caso es que quedamos un sábado para ir de compras y luego ir a comer aprovechando que nuestros maridos se habían ido a ver a su equipo a otra ciudad y seguro que luego se irían de putas, teniendo dos putonazos como nosotras en casa. El caso es que Ana vino a buscarme a casa iba radiante con un top blanco y una minifalda preciosa y super, super mini.

-Joder Ana un poco exagerada la mini que llevas para ser por la mañana. -Chica con este calor Uhh, pues mira tu pantaloncitos super ajustados y esa camiseta que se te marcan los pezones que ya verás como vamos a poner a los babosos. -Oye vamos hoy de calientapollas. -Eso lo tenemos fácil jajajaja que zorras que somos.-Así de fresquitas y de guapas nos fuimos a comprar unos trapitos. La verdad es que todos los tíos se daban la vuelta y nos decían de todo…

-Ana vamos a entrar a Zara que hay unos vestiditos que vi el otro día que me gustaron, la tienda estaba a tope y los probadores a tope de maridos con caras de aburridos esperando a que sus mujercitas se decidan a comprar algo, menos mal que en cuanto nos vieron se animaban aunque las zorras de sus mujeres les gritaran, ¡Que miras, pero de que vas mirando a esas guarras! El caso que le dije a Ana, bueno me voy a probar este vestidito a ver que tal me queda, en eso que me quito el vestido y solo llevaba el tanguita cuando Ana corre las cortinas y aparezco ante la visión de todo el mundo en pelotas, – ¡Lucia ya estás! -Uy perdona, Os podéis imaginar los tíos babeaban viéndome mis duras tetas y mi culito duro con un tanga super indecente.

– Huy, perdona Luci…-Que guarra eres Ana, pero ya que estábamos por calentar al personal, dejé la cortina entreabierta para que siguieran disfrutando de la visión los hijoputas de los tíos, seguro que nada más llegar a casa se follaron a las frígidas de sus mujeres pensando en mis tetas, uhhhhhhhh y eso me hace sentirme tan, tan, pero tan puta. Ahhhg… -Venga, me cojo estos dos vestidos que me gustan. Nos íbamos por la calle riendo las dos recordando como nos miraban las pedorras de las mujeres…

-Jo Ana, mira que abrir la cortina cuando estaba solo con el tanga. -Ah, peor hubiera sido que hubiera estado yo, que ya sabes que cuando llevo minifalda no llevo bragas ni nada. Seguimos la mañana de compras, cuando Ana dijo, vamos a entrar a Mango que tienes unos trapitos muy majos, estaba a tope de gente sobre todo de chavalitas jóvenes con sus novios, Ana cogió varias cositas y entró al vestuario cuando se estaba cambiándole dije…

-Ana que tal te queda (corriendo las cortinas y apareciendo su bello cuerpo en pelotas sus duras tetas y su chochito perfectamente afeitado) Jo, Luci que vengativa eres, mira que correr las cortinas. -Creo que tú también quieres que se caliente algún chavalito, jeje. Os podéis imaginar los chavalitos que estaban esperando a sus novias alucinando, y como antes, dejamos la cortinilla entreabierta, y todos mirando con disimulo.

Salimos riéndonos y nos fuimos hacia mi casa. Nos hicimos una paella y un besuguito a la brasa, porque encima de estar buenas de rabiar cocinamos de maravilla. Después de comer Ana dijo:
-Salimos a la terraza para seguir con este moreno integral, así que salimos en pelotas, estábamos especialmente bellas nuestros cuerpos morenos tumbados y fue entonces cuando Ana me dijo:
-Oye porque no cuentas a los lectores como iniciamos mi marido y yo a nuestro hijo en el sexo. -Ah pues buena idea, seguro que se van a hacer buenas pajas a nuestra salud, venga recuérdame la historia.

Como sabes, tenemos un hijo de 18 años. Nos consideramos unos padres modernos, bueno el caso es que hace 2 meses una noche, mientras estábamos en la cama, le estaba chupando el rabo a mi marido como no lo chupa ni la mejor zorra, cuando de repente le digo:

-Juan esta tarde he llegado a casa un poco antes de lo de costumbre y a que no sabes que ha pasado…-Cuéntame pero no pares de chuparme la polla guarra (nos va el morbo de la grosería pero solo en la cama pues no somos maleducados ni mucho menos) Ahhh que bien lo haces cacho puta, la chupas como nadie… -Pues que he llegado a casa y he visto a nuestro hijo haciéndose una paja mientras veía una película porno. -¿Y te ha visto él? -Si, pero yo he hecho como que no me he enterado y no le he dicho nada. -Ana yo creo que nuestro hijo es un hombrecito y que es normal, pero si tú para su edad te habías cepillado a medio instituto guarrilla…

-Ya, pero es que me da cosa que crezca y lo coja cualquier puta y le enseñe a follar. -Bueno yo creo que eso lo podemos solucionar lo vamos a llamar y que venga a la habitación. -Luis, haz el favor de venir a nuestra habitación. -¿Qué pasa papis? -Mira hijo tu madre me ha dicho que te ha visto como te hacías una paja esta tarde…

Se puso colorado como un tomate, -No te preocupes hijo, es normal que te excites y te hagas pajas, entonces Ana quitó la sábana de la cama y ahí estábamos desnudos, y mi pobre hijo alucinado…

-No me digas que no te gusta el cuerpo de tu madre… -Claro, está buenísima, todos mis amigos me lo dicen, y además alguna vez os he cogido alguna película porno de las que os grabáis y he visto, papá, lo bien que te la chupa y como te corres en sus tetas… -Hijo, ¿pero como te atreves a ver esas películas de nuestra intimidad?… -Ana por favor no le riñas, ahora estamos desnudos y si quieres hijo te vamos a enseñar a hacer disfrutar a una mujer. – Lo estoy deseando.  –Desnúdate…

-Joder que pedazo polla tienes hijo en eso has salido a tu padre que me hace disfrutar como a una autentica guarra, hijo menuda polla tienes, te la voy a comer y verás lo que vas a disfrutar, sentaros los dos que os la voy a chupar dijo Ana… -Ahhh ahhh que gusto me das mamá, parece una sirenita Aghhhh, que tetas más bonitas tienes, ahhh…-Mira hijo, en la cama a tu madre le gusta que la traten como a una zorra. -Pues vamos guarra, chupa esta polla.

-Joder Luis, nos estás poniendo a mil, total que en tres mamaditas se corrió en mis tetas. -Jajaja no has durado ni dos minutos, pero no te preocupes, a tu edad esa polla se levanta enseguida, de eso ya nos encargaremos nosotros.

-Papá, ¿te importa que te chupe la polla? -Pero hijo. -Follar no había follado todavía pero chupar pollas he chupado la de algún amigo y además ya he visto en alguno de los videos donde estáis follando que tu también te gusta chupar pollas y dar por el culito pues comparte la polla con la guarrilla de tu madre, -Zorra, aparta la boca que se la vamos a chupar entre los dos–Vamos, mira que dura tiene la polla el hijoputa de tu padre, ahhh, auuhhh no paréis de chuparme la polla uhhh…

-Vamos ahora cómele el chochito a la zorra de tu madre. -Auuhhh dale más deprisa a la lengua, así, así, Uhhh, que bien lo haces hijo hijoputa, Uuuuhhh… Mientras me comía el chocho, mi marido le masajeaba el culito y le dijo… -Hijo, prepárate que te la voy a meter. Era super excitante, mi hijo chupándome el chichi y mi marido follándoselo, uuuuuuhhhh… -Papá que gusto me das. -Hijo no pares de comerme el potorrito, ahhhhhh, venga ahora hijo, quiero que metas esa polla en el coño de esta zorra viciosa…

-Te voy a meter esta estaca dura zorra, toma, ¿te gusta he viciosa? mira cornudo como disfruta esta putilla, hijo, que bien te está follando a esta zorra que tienes por madre.

-Si…si…aggg…-Hijo no pares, que gusto me estás dando con esa polla uhhh, ahhh… -Callaros y ahora papá chupámela, que ya te he visto en algún video como se la chupabas a tus amigos mientras la guarra de mi madre se metía otra polla bien grande en ese coño de super puta que tiene..
Dicho y hecho mi mujer y yo le chupamos la polla mientras yo me la cascaba como una zorra.

-Ahhh que bueno tener por madre a una guarra y por padre a un cornudo perdido, poneros los dos a cuatro patas -Este hijo es increíble, resulta que nos está dando clases él a nosotros. -Si, porque soy un hijoputa, callaros y poner el culo… Mi mujer y yo nos pusimos a cuatro patas y tan pronto me daba a mí que a la zorra de mi mujer…

-Aaaaaaaahhhhh, ahhhh, hijo, tu padre no me ha hecho disfrutar tanto en la vida. -Calla zorra, como no vas a disfrutar con una polla tan dura como esta cacho zorracon -Maricona, ya te has corrido comete el coño de esta zorra zas, zas, toma golpes en el culo, quiero que le limpies bien el coñito a esa zorra. Cuando se lo dejes bien limpio se la meteré a fondo…- Si, metemela ya que estoy a mil. -Calla zorra… Ahhh que coño más bueno tienes siii….más…Ahhhg…como gozo…-Papis me corro, poner la cara que os la voy a regar. En mi vida había visto tanta leche salir de una polla.
Así fue como queríamos enseñar a nuestro hijo a follar y nos dio una lección, espero que os haya gustado…

Mientras Ana me estaba contando su experiencia yo seguía tumbada en la hamaca sin parar de tocarme el chochito y cuando Ana acabó su relato y me vio tan, tan caliente se lanzó a mi conejito y me lo comió de maravilla Si queréis dejar algún comentario, empezar por insultarnos, nos pone a cien pensar las pajas que se hace la gente mientras lee nuestras historias, por hoy vale.

Quiero dar las gracias a todos los que me habéis puesto comentarios diciendo que os han gustado mis experiencias, eso me pone el chochito a tope porque a puta y viciosa no me gana ninguna.

Un beso en vuestra polla y un lametazo en el chochito de las golfas.

Autoras: Luci y Ana

Me gusta / No me gusta

El chulito

Ella cerraba los ojos, señal de que estaba sufriendo varios orgasmos. Y sonreía. Cuando acabó con ella y sin correrse me hizo un 69. Yo chupaba su polla congestionada, como una experta, y él me comía a mí el coño. Yo no conseguía que se corriera y esa era la causa de que yo tuviese orgasmos tan profundos, me apartó. Se la meneaba y se corrió sobre la cama.


!Hola!. Me voy a presentar. Me llamo Eva.

En la historia que os voy a contar no aparezco yo sola sino también una amiga llamadaPatricia. Tenemos en común algunas cosas. Las dos somos rubias aunque ella es más esbelta, de pechos más pronunciados y ojos marrones. Los míos en cambio son azules.

Nos pasa a las dos que estamos casadas con titulados universitarios. El mío es biólogo y el de ella antropólogo. Ambas vivimos en un chalet de Las Rozas. Casi uno pegado al otro.

Hablábamos una noche de picos pardos en un bar del centro de Madrid de lo desastrillos que son nuestros hombres en la cama. Y nos apetecía ligar. Mirábamos a nuestro alrededor. Había hombres. Íbamos escotadísimas.

No queríamos de los que no pueden apartar su mirada y los ojos se le disparan. !Capullos!. Ni de los que se quedan mirando fijamente. Ni de los que pasan de nosotras y no miran porque engañan o sencillamente porque son de la acera de enfrente. Ni siquiera de los que no nos miran porque sencillamente no les interesamos.

Las dos sabemos mucho de hombres. Sobre todo Patricia que tiene todavía más mundo que yo.

Había un tío frente a la barra. Alto. Corpulento. De pronto se dio la vuelta y nos dijo: Golfas.

Este es de los que contestan, me dije a mi misma. Pero cuidado. Hay que ponerle a prueba. Fue Patricia la que se arriesgó. Si la cosa salía mal estábamos en un sitio público y nos marcharíamos tranquilamente.

Ella de dirigió a él: – Tú debes vivir en un sótano.

El se dio la vuelta y le agarró la muñeca. Miré a Patricia por si la estaba destrozando. Ella me hizo un gesto afirmativo que quería decir que era firme, fuerte pero no brutal es decir que se controlaba. Una mala bestia aparente. Un hombre duro. Pene de más de 20 centímetros. Erección instantánea como en ese momento. Culo prominente. Aguanta. No eyacula rápidamente. Fuerte. Dominante de mujeres dominantes. En suma un follador.

Nos fuimos los tres a un hotel pagando nosotras naturalmente. Los tres nos desnudamos. Su miembro efectivamente era de más 20 centímetros y estaba completamente erecto. Se lanzó primero a por mí a lamerme el coño. Para ello me tumbó en la cama de matrimonio.!Qué bien lo hacía!. No era precisamente un tímido.

Le hizo un gesto a Patricia para que me hiciese lo mismo. Ella puso cara de desagrado.

– Hazlo o me marcho- le dijo.

Un hombre de estos es capaz de hacer lo que dice. Se trataba de uno de esos sinvergüenzas que viven de las mujeres. Y Patricia se puso a lamerme el coño. Yo suspiré. Mi amiga obligada a hacerme cosas impúdicas.

– Date la vuelta- dijo el chulo.

De esta forma mientras Patricia seguía chupándome la vagina aquel hombre me comía el culo !Y que bien lo hacía! Y perdón por repetirme porque es que era así.

De pronto me apartó, agarró con sus fornidos brazos de gimnasio a Patricia y la sentó sobre él follándosela. Como jadeaba ella. ¡Qué bien se lo estaba pasando! ¡Cómo entraba y salía su polla!. Patricia no ponía caras de tontita de una despedida de solteras que no ha follado bien en su vida, y mira a sus amigas abriendo mucho la boca como diciendo: Hala que orgasmo acabo de tener. No. Los buenos folladores no exageramos nuestros gestos y sin embargo gozamos hasta estallar por dentro.

El chulo me dijo que me pusiese un enema. Y así lo hice. Dejó a mi amiga y me la metió por el culo, sentándome sobre él. Sólo me dolió un poco. Y me corrí con varios espasmos mal disimulados.

– !Pero que tontita eres!- me dijo Patricia.

Y dicho esto acariciaba la nervadura de su polla con el dedo pulgar.

Cuando me la sacó el tío ya había eyaculado. Se encendió un cigarro. Patricia no soltaba su pene todavía erecto. Y seguía masturbándole.

– En cuanto lo acabe seguimos- nos dijo.

Las dos jadeamos sin poder reprimirnos porque sabíamos que era verdad lo que decía y quizás mejor.
Patricia se sentó detrás acariciándole los pezoncillos y estrujando sus tetazas contra ese espaldón que tenía. Yo quizás por pretender rivalizar con ella me puse a hacerle una cubana. El tío lo único que hacía era respirar muy fuerte.

Fue apartando de una forma algo brusca a Patricia hasta conseguir quedar tumbado en la cama. Mi amiga aprovechó para lamerle todo el pecho. Entonces él me agarró con fuerza por la muñeca, y me obligó a tener que meter mi dedo índice en el culo de mi amiga. Él mismo me empujaba la mano. Hasta que se decidió a meter también su dedo. Ambos dedos en el culo de mi amiga.

Nos apartó casi a empujones y se tumbó boca abajo. ¿Qué misterio esconden esta clase de hombres? ¿Esa misoginia?. Deseaba que le hiciésemos mariconadas. Y Patricia se puso a lamerle el culo por dentro. Un beso sucio. Y yo metía también el dedo y luego me lo chupaba. Luego se dio la vuelta con el pene totalmente erecto. Cogió a Patricia y se la sentó encima follándosela esta vez por delante. Arriba y abajo con fuerza.

Ella cerraba los ojos, señal de que estaba sufriendo varios orgasmos. Y sonreía. Cuando acabó con ella y sin correrse me hizo un 69. Yo chupaba su polla congestionada, como una experta, y él me comía a mí el coño. Yo no conseguía que se corriera y esa era la causa de que yo tuviese orgasmos tan profundos.

Finalmente me apartó. Se la meneaba y se corrió sobre la cama.

Cuando nos marchábamos mi amiga y yo de aquel tugurio, hablábamos. Yo le decía: – Al final a la única que se ha follado por la vagina es a ti.

– Tienes razón a ti sólo te ha dado por el culo. – ¿Te tomaste la píldora? Ella no contestó. – Igual te quedas embarazada.- Hija que cosas dices.- Te imaginas que al final te tienes que casar con él- yo seguía bromeando.- ¿Para qué? ¿Para luego ponerle los cuernos?.

Las dos nos reímos pícaramente. Volvíamos al hogar con nuestros maridos.

Autor: cunegundo

Me gusta / No me gusta