Entregando a mi esposa 5

Puedes leer la cuarta parte de esta serie de relatos: Entregando a mi esposa 4

Me desperté el domingo profundamente revuelto. Deborah no estaba en casa y Jazmín tampoco. Me molestaba la idea que Jorge viniera a casa, pensaba que iba a estar mi hija y no me parecía bien. Tengo que hablar con Deborah, pensé. Vinieron de comprar facturas, Deborah notó mi cara seria.

-Epa, que cara… que pasó?

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 4

Puedes leer también la tercera parte de este relato: Entregando a mi esposa 3

Y así empezó a pasar el tiempo, hacía un mes que Deborah sólo se veía con Jorge a solas, siempre salían, los sábados eran para él, yo me quedaba cuidando a Jazmín, los días de semana, cuando llegaba a casa, Deborah estaba siempre vestida como para salir, algunos días salía con Jorge y otras veces se quedaba conmigo, me dijo que le encantaba que yo no supiera para quien se arreglaba.
Un Lunes llegué estaba deliciosa, un vestido corto, medias a medio muslo, pintada discretamente pero resaltando sus carnosos labios, la bese, y me devolvió el beso metiendome lengua:
-Estoy que vuelo de calentura… necesito pija urgente…

Read more

Me gusta / No me gusta

Puta de mi suegro

Hola. Quiero contarles la hermosa infidelidad que estoy viviendo, que me éxita, emociona, y de la cual no me arrepiento ni un poquito.
Me presento, soy Carla, vivo en Mendoza, Argentina. Tengo 35 años, soy casada con Javier, y tenemos una hija de 5 años. Soy morocha, mediana estatura, con un cuerpo bastante normal: lolas pequeñas, pero paraditas, cintura bien marcada, caderas un poquito amplias, lo que hace una cola vistosa y piernas bien formadas. Sin ser despampanante, creo que agrado a los hombres.
Mi amante es Ricardo, mi SUEGRO. Él es un militar retirado, 55 años. Es muy atractivo, cabello canoso y rostro varonil, alto, cuerpo muy trabajado por su afición al gimnasio.

Read more

Me gusta / No me gusta

La terraza del bar

Era viernes por la noche y mi “A” llegaba en el autobús, ambos habíamos tenido una semana sin complicaciones y yo estaba ansioso por verla, abrazarla y estar con ella.

Como de costumbre, llegó en bus desde su preciosa ciudad costera y yo fui a recogerla, hacía una temperatura de primavera espléndida, así que en vez de con el coche fui andando a esperar que llegara. Cuando por fin llegó su autobús y se bajó nos fundimos en un fuerte abrazo y nos besamos con ansiedad, ella traía unos leggins así que al tocarla pude sentir perfectamente su culo redondito y me puse a cien. Cogí su maleta y decidimos ir dando un paseo a mi casa para dejar la maleta y que fuera al baño después del viaje que había realizado, para salir a la calle tranquilos a tomar unas cervezas y cenar y disfrutar de la maravillosa noche que hacía.

Read more

Me gusta / No me gusta

mi esposa cristina de calienta vergas con los vendedores

Otra de las aventuras de cristina, fue hace poco, cuando me dijo que había comprado algo de ropa y se la iban a llevar a la casa,

Yo de principio pensé que no podía pasar nada malo, hasta que después de unos minutos de que me dijo eso, salió de la recamara vestida únicamente con una pequeña bata semitransparente, que dejaba ver perfectamente su ropa interior, me le quede viendo algo extrañado y le dije,

– ya estás pensando en estar de puta, verdad., cristina,

Ella solo me sonrió y me dijo,

Read more

Me gusta / No me gusta

El mecanico cumple

Me dicen “La morocha” aquellos que lean mis historias van a reconocerme. Hoy tengo 35 casada, infiel por vicio,un hombre no me alcanza.

Ésto comenzó durante una fiesta familiar, mi padre tenía un negocio y los vecinos de al lado habían formado una gran amistad con mis padres. De vez en cuando yo iba a darles una mano. Allí también yo entable amistad con la familia.  Durante la fiesta todo marchaba normal hasta que una de sus hijas me pide acompañarla,dejo a mi marido y voy era cuestión casi normal. Esa noche vestía una blusa muy ajustada (con 120 de pechos)  parecía a punto de estallar, jeans y tacos. Como demoraba el asado atrás nuestro llegó la madre que debía preparar el baño para su otro hijo que era mecánico y no tardaría en llegar. Tomamos mate charlamos y de pronto apareció el. Cuarentón, reo, sucio y sin remera que se acercó y me dijo :

-Que haces petisa?  Estas hermosa

Read more

Me gusta / No me gusta

Encamada en la fiesta (Infiel)

Cuando recién entre a la universidad no era muy guapa, pero aún así era buscada por muchos chicos y con el tiempo me convertí en una de las más deseadas de la escuela.

En ese momento y lo digo por qué pase por muchos looks, tenía un cabello color café oscuro, no tanto pegándole a negro, sino suave, casi hasta la cintura, mido aproximadamente 1.53 a 1.60, la verdad pechos no tan grandes pero si en su lugar, tez blanca con tonos durazno, quizá no blanca pero si similar al color de una elfa, mi rostro es igual de hermoso por lo que siempre me han dicho, hojos cafés y una mirada tierna, tímida, de esas que matan y sabes que en la cama también y cambia al grado que es mirada perversa, una cintura no tan pequeña, abdomen sensual, marcado, incluso tengo un poco de pansa un poco salida que me ayuda a ver sexy, no gorda sino más bien tengo de donde agarrar, frondosa dirían los chicos cuando alguien estuviera conmigo haciendo el amor y la verdad muy caderona, siempre llevaba los clásicos jeans ajustados y de color negro, los cuales marcaban mucho esas caderas que en ese tiempo confundían con mis nalgas, que a decir verdad, era lo que los hombres siempre me miran pues es la mejor parte de mi cuerpo, mis piernas son sensuales, pero de la rodilla hacia un cuarto de pierna estaban muy delgadas y lo que seguía de ellas hacia las caderas aumentaba de volumen de manera considerable yo diría unas piernotas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Encamada en la fiesta (Fotos)

Cuando recién entre a la universidad no era muy guapa, pero aún así era buscada por muchos chicos y con el tiempo me convertí en una de las más deseadas de la escuela.

En ese momento y lo digo por qué pase por muchos looks, tenía un cabello color café oscuro, no tanto pegándole a negro, sino suave, casi hasta la cintura, mido aproximadamente 1.53 a 1.60, la verdad pechos no tan grandes pero si en su lugar, tez blanca con tonos durazno, quizá no blanca pero si similar al color de una elfa, mi rostro es igual de hermoso por lo que siempre me han dicho, hojos cafés y una mirada tierna, tímida, de esas que matan y sabes que en la cama también y cambia al grado que es mirada perversa, una cintura no tan pequeña, abdomen sensual, marcado, incluso tengo un poco de pansa un poco salida que me ayuda a ver sexy, no gorda sino más bien tengo de donde agarrar, frondosa dirían los chicos cuando alguien estuviera conmigo haciendo el amor y la verdad muy caderona, siempre llevaba los clásicos jeans ajustados y de color negro, los cuales marcaban mucho esas caderas que en ese tiempo confundían con mis nalgas, que a decir verdad, era lo que los hombres siempre me miran pues es la mejor parte de mi cuerpo, mis piernas son sensuales, pero de la rodilla hacia un cuarto de pierna estaban muy delgadas y lo que seguía de ellas hacia las caderas aumentaba de volumen de manera considerable yo diría unas piernotas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa

Entramos con mi esposa al super, está tan hermosa, con nuestra hija de dos años en brazos, tiene puesto un vestido floreado a la altura de los muslos que le queda hermoso, se ven sus torneadas piernas y en el vestido se adivina el culazo que tiene, yo camino un poco atrás de ellas me encanta verla caminar, lo sensual que mueve sus caderas, pero ella se siente fea. Se acaba de teñir de colorado que le queda hermoso, pero su panza después del embarazo ha quedado llena de estrías, eso es cierto, a mi me encanta igual, y me calienta como nunca, no creo que a ningún hombre en sus cabales le importe ni medio pimiento, pero bueno las mujeres a veces se obsesionan.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi adorable novia Virginia (XV) – En el taller mecánico

El sábado 9 de julio por la mañana, mi adorable novia Virginia se levantó pronto de la cama porque debía acudir al taller mecánico. Su coche, aunque recién comprado, emitía un ruidito leve pero constante, y la verdad es que le preocupaba. Me pidió ayuda el jueves y le dije que ya sabía que yo era un negado para la mecánica y que mejor que lo llevara a que lo vieran en un taller.

Virginia había pasado la noche completamente desnuda pues en la cama se moría de calor.

Read more

Me gusta / No me gusta

Rosa, mi vecina ardiente

Le metí mi pene, que estaba ya parado como un mástil. Al inicio solo le puse la cabecita, sacándola inmediatamente, besé su nuca por que estábamos en una posición al que llamamos el perrito, y sin miedo le metí todo mi tronco en su rajita que ella de placer gimió hasta terminar en un orgasmo espectacular.

 

Read more

Me gusta / No me gusta

Infidelidad con Inma

Infidelidad. Un sábado por la mañana tenía clase de Inglés avanzado para sacarme el C1 con mi compañera Inma y 10 compañeros más, no había nada más coñazo que tener clase el sábado por la mañana pero por trabajo no podía ir otro día y encima había salido la noche anterior y había tenido una gran discusión con mi esposa por lo que no había dormido bien. En el sofá, ya que no tenía ganas de acostarme en la misma cama que ella.

Read more

Me gusta / No me gusta

Casi inocente.

Infidelidad, jóvenes y cachondas. Él tocaba mi vagina y tenía su verga dentro de mi boca, quedé helada de excitación y asombro, él estaba en mi casa, en mi cuarto, abusando totalmente de mi y sentía una gran necesidad de gritar y moverme pero por el contrario solo cedía llena de satisfacción a sus abusos, metía y sacaba sus dedos de mi vagina, acariciaba mi clítoris ya súper hinchado y bajaba su dedos hasta mi ano. Read more

Me gusta / No me gusta

Como me cogí a mi cuñada

Infidelidad. Esa hermosura de culito se deglutía mi verga centímetro a centímetro  ella hizo presión para atrás con las nalgas, y se la enterré hasta los testículos, al final dejó de forcejear, estuve como 20 minutos dándole por el culo, no se la saqué nunca desde el primer empujón, mis dedos no dejaban de acariciar su clítoris, se corrió dos veces en mi mano, no daba más y  me volví a venir en su culazo.

Read more

Me gusta / No me gusta

La noche más esperada

Hetero Infidelidad. Lentamente iba introduciendo su polla en mi interior, aprovechando los movimientos que yo hacía para acomodar su rabo en mi coño. No hizo falta que se moviera mucho rato dentro de mí. De repente noté como un placer intenso que nacía en mi interior más profundo explotaba con fuerza. Por unos instantes perdí la noción del tiempo y de la habitación, transportada a un estado de conmoción que me hizo arañar su espalda para no perder el sentido totalmente.

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas cornudas IV Rocío y el consolador

Infidelidad, Anal, Dominación (BDSM). Lo que había hecho con Esteban me abrió las puertas a un mundo lleno de posibilidades para sentirme bien, me sentía digamos…liberada, algo se había despertado en mi y necesitaba satisfacerlo, y de nuevo volví a llamar a Esteban Read more

Me gusta / No me gusta