Con mi Suegra todo es Felicidad,Parte I

Mi nombre es Adrian y les contaré como paro teniendo sexo con mi suegra.  Tengo 32 años y recién me casaba con mi esposa, una morena espectacular de mi misma edad, ella salió embarazada y tuvimos que dejar la casa que yo estaba terminando de construir para ir a vivir a casa de mis suegros por pedido de mi esposa, ahí en casa de mis suegros mi suegro trabajaba fuera de la ciudad y venía cada 4 semanas, mi suegra se llama Diana, es una mujer color canela, alta, de rostro bello y cuerpo muy bien formado… Esa mujer jalaba más miradas en la calle que mi misma esposa. El tiempo que mi suegra quedaba sola en casa era un agasajo para mis ojos: el Jean que usaba a diario delineando su exquisito trasero, sus blusas de botones entreabiertos regalando a mi vista los senos más tentadores que en toda mi vida vi, faldas con unas pantorrillas que alucinaba en mis hombros… y un cabello castaño ondeado amarrado, que soñaba con jalarlo en la cama.
Ella me tenía mucho cariño pues era muy hacendoso y atendía a su hija como a Reyna y siempre decía que le hubiese gustado encontrar un hombre como yo, pues su esposo es muy desatento, Ella me atendía mejor que su hija, no le gustaba que su hija haga nada, ella me lavaba y me planchaba contra mi voluntad, pero le gustaba hacerlo, mi esposa estaba pasándola muy mal con su embarazo por los diferentes síntomas que este trae.
Un buen día mientras ella lavaba yo estaba libre del trabajo y subí a ayudarle, en el momento que llegue solo tenia que tender la ropa, al sacar parte de la ropa encontré unas trusas muy pequeñas y unos sostenes muy grandes, yo conozco la ropa de mi mujer y al instante supe que era de mi suegra.. ella se reía al ver como yo tendía su ropa todo embobado y dijo: mi ropa es más sexy que la de mi hija no?. Ante aquella pregunta solo atiné a decirle: tendría que verla puesta para poder opinar…!!!
Ante mi respuesta ella dijo: Pues salgamos de la duda…!!!

Read more

Me gusta / No me gusta

Cholula puebla 1

Hola mi nombre es paco y vivo en Cholula Puebla, este  no es un relato inventado es real  tengo 32 años ojos verdes lleno blanco 180

Cerca de mi casa hay una Universidad y tengo un negocio  y veía pasar a las chicas cetis y la moy!  normal un día una chica hizo amistad conmigo y me comento que quería trabajo le dije que no podía pagarle mucho y empezó en mi negocios trabajar era muy delgada morena ojos grandes de nombre paty aquí en cholula hay muchas fiestas y ella fue con sus amigar y regreso tomada y llorando le pregunté que le había pasado y me dijo que el novio la engaño la abraze y ella me abrazo muy fuerte me dijo que rico hueles y me aleje rápidamente; repetía en voz baja lo odio! Lo odio! Le pregunté a quien? Pensando ami! Nooooo a mi novio! Haaa ok 

Read more

Me gusta / No me gusta

En el gym con Luciana y Ramona

Mi entrenador se llama Moises tiene 34 años y esta casado con una rubia (teñida) infernal, Luciana de 28 años, cara de ángel, pechos voluptuosos (operados por lo que me contó una vez Moises), y una cola perfecta, debido a que ella igual es entrenadora personal.

Moises ante mi sorpresa me pidió que compartiera a Ramona, yo le pregunté que si no tenia miedo de que lo descubriera Luciana, y me dijo que no, que Luciana era muy abierta en el tema sexo, y me confesó que alguna vez habían hecho un intercambio de parejas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Carla una chica especial

El día anterior había llegado a Trujillo, había conseguido la meta y ya para la noche me había conectado en Internet y conseguido una cita para la mañana siguiente, ya a eso de las 11 y 30, en la habitación no sabia que pensar, tal vez era una broma, o no se, solo tenía muchas expectativas muchas ganas de conocer a esa chica, me llamó a las 12, medianoche exactos, y escuché su voz por vez primera, se presentó, charlamos, me pidió el nombre del hotel y la habitación y me comentó que estaría lo mas pronto posible a la mañana siguiente, la esperaba como para las 10 de la mañana de ese día.

Read more

Me gusta / No me gusta

La celebración

Debido a la buena marcha del negocio que habíamos puesto en marcha, mi mujer y yo decidimos salir a cenar para celebrarlo. Hacia un mes que compramos un local y abrimos una tienda de lencería, mi mujer llevaba el negocio como dependienta y administradora, y los resultados era muy buenos, había muchos ingresos y tenia mucha clientela.

El caso es que parte muy importante del éxito comercial era mi mujer Vanessa. Su cuerpo atractivo y su costumbre de vestir siempre muy provocativa unido a su personalidad alegra y extrovertida, hacían que ella fuera el gancho comercial del negocio, sobre todo por que la mayoría de la clientela eran hombres buscando regalitos para sus parejas y de paso regalarse a ellos mismos la visión de mi mujer.

Read more

Me gusta / No me gusta