Celebraciones familiares 1: La Boda

Resumen:

Ser un manitas me generaba no pocos compromisos familiares. Es en cierto modo lógico y comprensible, cuando se corre el rumor de que tienes buena herramienta y sabes cómo utilizarla. La primera en necesitar mi ayuda fue Piedad, la prima tetona de mi mujer.

Este relato está basado en el relato “La Boda” que leí hace poco en esta página web. Al leerlo me recordó algo ocurrido hace sólo un par de años, cuando una fantasía que me había perseguido desde hace años se hizo por fin realidad.

Hace algún tiempo, un día de junio de un año cualquiera.

Me presento, soy Róber, tengo 43 años, estoy casado con Teresa desde hace 15 años y soy muy feliz con ella. Tenemos dos hijos y una vida normal de clase media española, con épocas mejores y peores.

Mi mujer tiene 45 años actualmente, y se conserva bien ya que asiste habitualmente a G.A.P. (Glúteos, Abdomen y Piernas). Es bonita, no es baja, tiene los pechos pequeños, pero eso sí, tiene un buen culo que atrae irresistiblemente las miradas de mis amigos. Ella lo sabe y no duda en vestir regularmente mallas de deporte o leggings de algodón que complementados por un escueto tanga moldean a la perfección su espléndido trasero. Sin embargo, cuando la conocí me pareció excesivamente tímida y puritana ya que se había educado en un ambiente católico. Qué equivocado estaba, lo que ocurría es que mi mujer era y es tan reservada y como prudente, pero nada melindrosa con una buena polla. De hecho en nuestra tercera cita ya se ofreció presta a una voraz mamada en el asiento de atrás, llevaba más de un año sin novio… En materia sexual tenemos una relación bastante buena con relaciones frecuentes, variadas y placenteras.

Read more

Me gusta / No me gusta

Más travesuras en la casa

Había pasado aproximadamente una hora desde que me había cogido a la señora de la casa dentro de la bañera. No dejaba de pensar con preocupación en la que me metería si quedaba embarazada de mí. ¡Carajo! Yo, siendo un joven de 20 años, ¿cómo podría mantener a esa rubia tan excitante con lo que ganaba? Todavía me costaba trabajo darme a la idea de que su vagina ya la había explorado, algo que en principio me hubiera parecido imposible. Mujeres como ella por lo regular siempre buscan a hombres con dinero que las pueden complacer en cuanto a lujos…, pero en la pasión son peores que aprendices. Yo no me considero un maestro en la materia, pero mi imaginación vuela tanto que a veces me da miedo pensar en cosas tan enfermizas y sucias. También se lo debo gracias a mi querida compañera de preparatoria; mi querida Frida, aquella que me hizo explorar los límites más asquerosos y enfermizos del sexo. Ella me hizo conocer esos territorios que muchos (o por lo menos que estén sanos) no se atreven a explorar por lo repugnantes que son… Pero bueno, esa ya será otra historia que contaré en un futuro. Como iba diciendo, la señora andaba por toda la casa completamente desnuda y tarareando canciones que nunca logré reconocer. A pesar de sus 40 años su cuerpo no tenía arrugas ni sus piernas se veían con celulitis, sin mencionar de que eran muy largas y carnosas. Su piel blanca y bronceada se le veía en condiciones perfectas e incluso aparentaba menos edad.  Era muy alta; estimo que medía como 1.79. Yo mido 1.83 y la verdad es que no se notaba mucho la diferencia. Mientras seguía exhibiéndose, sólo trataba de seguir con lo mío pero cada vez era más difícil al verle su enorme culo y sus pechos rebotando al dar simples pasos. A lo lejos se lograba ver muy bien el pequeño triángulo de vello púbico que le hice  en el pubis, ¡y vaya que le gustaba!

Read more

Me gusta / No me gusta

El mecanico cumple

Me dicen “La morocha” aquellos que lean mis historias van a reconocerme. Hoy tengo 35 casada, infiel por vicio,un hombre no me alcanza.

Ésto comenzó durante una fiesta familiar, mi padre tenía un negocio y los vecinos de al lado habían formado una gran amistad con mis padres. De vez en cuando yo iba a darles una mano. Allí también yo entable amistad con la familia.  Durante la fiesta todo marchaba normal hasta que una de sus hijas me pide acompañarla,dejo a mi marido y voy era cuestión casi normal. Esa noche vestía una blusa muy ajustada (con 120 de pechos)  parecía a punto de estallar, jeans y tacos. Como demoraba el asado atrás nuestro llegó la madre que debía preparar el baño para su otro hijo que era mecánico y no tardaría en llegar. Tomamos mate charlamos y de pronto apareció el. Cuarentón, reo, sucio y sin remera que se acercó y me dijo :

-Que haces petisa?  Estas hermosa

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi adorable novia Virginia (XV) – En el taller mecánico

El sábado 9 de julio por la mañana, mi adorable novia Virginia se levantó pronto de la cama porque debía acudir al taller mecánico. Su coche, aunque recién comprado, emitía un ruidito leve pero constante, y la verdad es que le preocupaba. Me pidió ayuda el jueves y le dije que ya sabía que yo era un negado para la mecánica y que mejor que lo llevara a que lo vieran en un taller.

Virginia había pasado la noche completamente desnuda pues en la cama se moría de calor.

Read more

Me gusta / No me gusta

Un encuentro largamente esperado.

Capítulo I – Nos conocimos sin querer.
Conocí a Caro de casualidad, estaba conectado como todas las noches, cuando me entra un mensaje anónimo… “sos el Rafael que estaba anoche en el boliche…”, ella estaba con una amiga y habían conocido a alguien como yo.
La verdad que no era ese que andaba buscando, pero si me sirvió para comenzar a hablar y conocernos más.
Posteriormente, siguieron otras conversaciones, me contó que era separada, que tenía dos hijos y que vivía con ellos, yo, en tanto,  hacía ya unos años vivía en una ciudad a 25 km de donde nací, donde estaba estudiando, y casualmente en la misma ciudad de Caro.
Siguieron pasando conversaciones de todo tipo, siempre chateando, todas iban subiendo de tono, dejando ver la atracción que existía entre ambos.

Read more

Me gusta / No me gusta