Confesiones de un policía

No sé si les ha pasado que algunos días amanecen como más caliente que nunca, las pajas solo tienen un efecto momentáneo y vas por la calle caminando donde aparecen unos panas que te dejan la leche en la punta del guevo.

Como si Dios hubiese elegido colocar cada uno de esos hombres para calentarte para demostrar que él es quien manda y tu solo eres su marioneta.

¿Cuántas personas no estarán solas deseando tragarse la leche de alguien por la boca o culo? Son en esas las oportunidades donde pienso así: Yo tan caliente y a lo mejor este pana de ojos café que está comprando jugo en la panadería necesita un guevo pero no hay forma de saber o de cuadrar. Simplemente la vida es así.

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 4.1)

QUE MÁS LE PODIA DECIR (PARTE 1)

Se preguntaran porque llevo varios días sin publicar relatos, pues bien, debo contarles que este fin de semana mi pareja se quedo conmigo, de hecho lo hace una vez a la semana, y dio la casualidad de que mientras yo preparaba el almuerzo, él se quedo mirando alguna serie, fue extraño cuando llego muy serio a la cocina.

– C****o, ¿puede venir? –

– Claro corazón, dime –

– ¿Puede explicarme que es esto? –

Al acercarme al computador para ver a que se refería quede congelado, un archivo de word abierto, el cual se titulaba:

“Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 3)”

– C****o, dígame que lo que dice ahí no paso en verdad

No pude decir nada, estaba aterrado, molesto, preocupado, así que decidí quedarme callado y esperar a ver que reacción iba a tener A****s.

Read more

Me gusta / No me gusta

Crónicas de un gay morboso y pervertido (Capítulo 1)

ASÍ CUMPLÍ UNA DE MIS FANTASIAS

Debo empezar diciendo que no soy de Bogotá Colombia, en mi ciudad natal (la cual no pienso revelar) hay unos cuantos SPAs y Saunas donde gente de todo tipo va a desaguar sus deseos, yo desde los 25 años había asistido periódicamente a estos lugares, y ese día salí temprano de mi trabajo para poder conocer algún sitio puesto que ya me encontraba radicado aquí.

Tras revisar una reconocida página de Internet me decidí por uno que se encuentra en Chapinero (para mi es el mejor de todos), camine desde mi casa hasta llegar al sitio y con un poco de nervios decidí entrar, me entendió un man de 23 o 24 años, alto, moreno, delgado, algo amanerado, esto último me desanimo un poco puesto que realmente estaba bueno, pague la entrada y camine a mis anchas, puesto la mejor manera de entrar a este tipo de sitios es con seguridad.

Al primero que me tope fue al masajista, un tipo de unos 34 o 36 años, alto, muy alto, de piel canela, barba de 4 o 5 días, casi rapado, musculoso a mas no poder, ojos verdes, con sus brazos completamente tatuados, me saludo y me ofreció sus servicios, le agradecí y me dirigí a mi locker.

Tras desvestirme y quedar en bóxer (usar toallas o taparrabos me da oso, nada con el buen bóxer) y cerrar el casillero, camine para reconocer el sitio y empecé a mirar a quienes podía ver, en ese momento eran las 2:30 pm por lo que casi no había nadie, así que sin más entre al sauna, en el habían 2 hombres, con la oscuridad del lugar me era difícil determinar cómo eran, estuve 10 minutos con los ojos cerrados, disfrutando del calor, escuchando como uno de los tipos gemía y trataba de no hacer tanto ruido, para mí era obvio el otro tipo estaba haciéndole una felación (mamada), abrí los ojos y efectivamente, se percibía la silueta de uno de los tipos de rodillas como si le estuviera pidiendo algo, con su cabeza en la entrepierna y haciendo un movimiento que me fue fácil identificar, me levante, mi tour debía continuar.

Read more

Me gusta / No me gusta

El Trio con Lucia y Jairo

El inicio de mi depravación.
Hola amigos les voy a comentar una experiencia de mi tiempo en el cole, tenía 18 años y fue para mi el mejor encuentro sexual que he tenido hasta ahora.
Durante la mayoría de años en el colegio siempre estuve acompañada de mi mejor amiga Lucía, tenía mi misma edad y éramos inseparables, nos contábamos todo, éramos muy íntimas. Ella había conseguido novio desde hace ya 3 años y estaba enamoradisima, el tipo no me caía bien sin embargo acepto que era muy guapo al igual que Lucía ella tenía un cuerpo de envidia y era muy popular en el colegio. A mi la verdad no me gustaba la idea de tener novio, me gustaba pasarla bien y ya. Cierto día de camino a casa íbamos juntas como siempre, entonces ella me comentó algo que lo cambiaría todo.
Lucia: sabes que Jairo (su novio) me está pidiendo hacer un trío!
Yo: jaja que dañado! Que le dijiste?
Lucía: me quedé fría pero me pica la curiosidad jaja
Yo: estas loca! Vas a permitir que el este con otra!
Lucía: no se, lo tengo que pensar.
Después de despedirnos y llegar a mi casa no pude evitar imaginar ese trío, escenas de eso me rondaban la cabeza y la verdad también me entró la curiosidad. Varios días pasaron con normalidad y no volvimos a topar ese tema hasta un viernes que ella llegó a mi casa para quedarse a dormir y aquella noche en mi habitación…..
Lucía: sabes que me sigue fregando con eso del trío! Me dice que eso quiere de regalo para su cumpleaños

Read more

Me gusta / No me gusta

El nuevo trabajo de mi mujer V Final

Después de su Ascenso la actitud de mi mujer cambio, más segura, más abierta, mas sexual, a mí en casa me tenía loco con las historias que me contaba del trabajo y teníamos una vida sexual más activa que nunca pues, según ordenaron Silvia y Jean Claude, seguía sin ser penetrada en el trabajo y llegaba a casa cachondísima. En la oficina, en caso de calentón extremo, solo tenía que llamar por teléfono y cualquier becario se arrodillaba ante su mesa comiéndola el coño hasta correrse en su boca.

Dejó su antigua ropa a un lado y empezó a vestir mas sexy, elegante y provocativa a la vez. Al trabajo iba siempre vestida con trajes de ejecutiva, tacón alto, medias o pantys y, por lo que pude curiosear en sus cajones, nunca llevaba ni bragas ni sujetador. Empezó a utilizar prendas de Sado que combinaba elegantemente con su ropa, faldas de cuero, algún que otro corpiño, incluso cruces de latex que cubrían sus pezones. Ya solo respondía ante Silvia y Jean Claude con los que actuaba de forma sumisa aunque cambiaba al Rol de Ama en cuanto salía de su despacho.

Read more

Me gusta / No me gusta