Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Una follada demencial

4 de marzo de 2009

Con mi amigo nos compartíamos las tetas de ella jalándoselas, yo la hacía saltar bastante. Nos dijo que se la metiéramos los dos, la tiré al suelo y ahí estuvimos tratando de insertarle los 2 penes pero fue imposible, exclamé, te tocó el culo que la vagina no la suelto. Ella nunca lo había hecho así. Freddy se untó vaselina y se lo metió. Qué cogida le estábamos dando a esa preciosura.

Tenía 22 años, cuando me sucedió esta experiencia. Ligia era una tipa nada cercana, de pelo café claro, piel blanca, ojos café oscuros, su nariz fina y unos labios más que sensuales. Era bonita Ligia, ella tenía 20 años.

Con un grupo de amigos, fuimos a la casa de mar de mis padres. Durante todo el día, no sucedió nada fuera de lo común.

Yo pasé fantaseando con ver a Ligia desnuda, aunque fuese solo por accidente. Ella usó un bikini pequeñito, y que estaba seguro que si sentía algo de frío, sus pezones aparecerían coquetos bajo su top. Ligia tuvo cuidado todo el día, y no se dejó ver absolutamente nada.

Nos quedamos la noche a dormir, y volvimos hasta el día lunes a la ciudad. Al final, todos la pasamos bien y volvimos contentos de la playa. Ella me pidió que la llevara a su casa, cosa que era bastante común, no pensé nada mal, y encima nos acompañaría un amigo, Freddy.

Cuando íbamos en mi carro, ella nos invitó a su casa, no sólo a dejarla. Nos dijo que nos iba a hacer una comida especial, y como Freddy y yo éramos famosos porque nos encantaba comer en abundancia, rápido dijimos que sí.

Ella nos prestó la habitación de visita para que nos ducháramos, mientras ella se duchaba también. Me duché y luego Freddy. Cuando estábamos ya listos, encontramos con sorpresa que ella no se había duchado aún, se había puesto a preparar la comida. Para entretenernos, nos dio una película y el único aparato para ver películas estaba en la habitación de ella.

Era un VHS, claro, por la época no era un DVD. No nos dijo el título, pero nos dijo que estaba muy buena. Rápido se metió al baño y nosotros conectamos la tv y el vhs, ¡Sorpresa! Era una película porno, y temática de 2 hombres y 1 mujer, ayayay, qué calentura nos entró a Freddy y a mí. Nos reíamos de nervios, Ligia no parecía de esas muchachas, pero me llamó mientras se duchaba. Atendí a su llamado, y me invitó a pasar.

Ella estaba de espaldas, desnuda, tenía el bikini bien marcado sobre su piel, porque nos bronceamos bastante. Me preguntó si la quería ver, y yo le dije que claro que sí. Se dio la vuelta con sus pechos desnudos y tapándose su vagina con las manos. Sus pechos eran grandes, su aureola y pezones eran rosados, y eran levantados, eran delgados y muy parados.

¿Te gustó? – me preguntó. Me desmayo – le dije – estás hermosísima. Ella se sonrojó y me fui sobre ella. Comencé a besarla y tocarla por todos lados. Me desnudé para estar acorde a la situación. Inmediatamente, ella se fue a mi pene.

Lo tienes gordo y lindo, fue lo primero que me dijo mientras comenzaba a mamármelo. Mamaba tan rico, que me hizo pujar de excitación. Nuestro ruido hizo entrar a Freddy en la acción.

Qué egoístas, no me quieren invitar a la fiesta, nos reclamó riéndose. Espera un momento, que aquí habrá que ser organizado y se va por turnos, le dije. Me senté sobre una silla de madera, e hice que ella se sentara sobre mí de espaldas.

Le inserté todito, todito mi pene, ella abría las piernas lo más que podía, pero era de más, su vagina no estiraba más y sufría cada vez que se la metía. Ligia pidió a Freddy que se acercara, y le comenzó a dar tremenda mamada de verga.

Con mi amigo nos compartíamos las tetas de ella jalándoselas, yo la hacía saltar bastante. Nos dijo que se la metiéramos los dos, la tiré al suelo y ahí estuvimos tratando de insertarle los 2 penes pero fue imposible. Ni modo – exclamé – te tocó el culo que la vagina no la suelto. Ella se asustó, creo que nunca lo había hecho así. Freddy se untó vaselina y se lo metió. Qué cogida le estábamos dando a esa preciosura.

Ligia se corrió primero que ambos y se cansó. Ustedes son un par de animales cogiendo, ya me acabaron nos dijo. Le dije que nos tenía que acabar mamándonos y eso hizo. Se puso de rodillas y comenzó a mamarnos, riquísimo.

Me excité a mil, de vez en cuando, ella hacía que nuestros penes topara…la sensación fue algo extraña, pero mi amigo pareció excitarse más y se vino sobre la cara de ella. De sorpresa, él agarró mi pene y comenzó a masturbarme, ella se lanzó a chuparme mis huevos y así me terminaron entre los dos.

Cada quién se volvió a duchar y luego comimos lo que Ligia cocinó. Nunca volvimos a tocar el tema, ni los 3 juntos ni por separado. Sin decírnoslo, dejamos el asunto como un sueño erótico y una orgía demencial.

Autor: Sandro

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados