Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Vacaciones.

7 de marzo de 2011
por picolo

Me llamo Alejandro, pero todo me dicen Ale, tengo 18 años y desde el divorcio de mis padres, vivo con mi mamá. De todos modos, la relación con mi padre es muy buena. Es así, que el verano pasado, mi papá, me invitó a irme de vacaciones 15 días a Brasil, pero no solo eso, me propuso invitar a algún amigo.

Mi padre se llama Carlos y tiene 45 años, se mantiene muy bien físicamente y aparenta menor edad, además tiene un muy buen porvenir económico, ya que es dueño de una empresa. Pero, después del divorcio, no había logrado mantener relaciones estables con mujeres, solo le duraban un par de meses sus novias y ahora estaba solo, por lo que iríamos, mi amigo, mi padre y yo solos, en estas vacaciones.

Invité a Claudio, un compañero de la escuela y gran a amigo. Él acepto de inmediato con gran alegría. Claudio, tiene mi edad y con él, hemos experimentado muchas cosas juntos. Por ejemplo, debutamos el mismo día con la misma prostituta, también vemos videos porno juntos y nos pajeamos viéndolos, además nos comparábamos nuestros penes todo el tiempo. Yo la tengo la verga un mucho más gorda y un poco más larga que la de mi amigo, por lo que él siempre me envidiaba por eso.

Cuando llegamos a Brasil, estábamos muy contentos y eufóricos. Llegamos al hotel, nos registramos y fuimos a nuestra habitación, los tres dormiríamos juntos, ya que era una habitación muy grande y a mi padre le costaba menos dinero. Los tres primeros días fueron espectaculares y nos la pasamos en la playa, pero al cuarto día el clima cambió, había una tormenta tremenda y casi no se podía salir del hotel. Estuvimos toda la tarde viendo televisión y mi padre, propone ver algunas películas, ya que había un DVD en la habitación.

-             Que quieren ver? De terror? Acción? Comedia?- dijo papá.

-            No sé, lo que se le ocurra Carlos.- dijo Claudio.

-            Bueno, pero díganme el género, por lo menos. No querrán una de amor, no?

-            Ja, ja. No, de amor no, quizás de sexo. Ja.-dije.

-            Ja, ja. De tal palo, tal astilla, sos vos, hijito. Si quieren, traigo algunas pelis porno.- dijo mi padre.

Nos miramos, con mi amigo y dijimos al mismo tiempo.

-            Buenísimo!

Media hora después, mi padre volvió y puso la película porno a correr. Primero hubo una escena de lesbianas, que era poco caliente, pero la escena siguiente era con una mina a la que tres viejos, muy dotados, le daban por todos lados, hacían doble penetración y le acababan en la boca. Luego una escena tan caliente como la anterior. Yo estaba muy excitado, tenía la verga al palo y me quería hacer una paja. Observé a Claudio y tenía una gran carpa en el pantalón. También vi a mi padre, el cual se tocaba disimuladamente la entrepierna.

-            Que hijo de puta, como le da por el culo.- dije.

-            Se lo va a romper.- dijo Claudio.

-            Si, a mi me pusieron re caliente.- dijo mi padre.

-            Yo, estoy totalmente al palo.- dije y me agarraba la pija sobre el pantalón.

-            También yo.- dijo Claudio haciendo lo que yo había hecho.

-            Yo estoy igual, muchachos. Les jode si me hago una paja?- preguntó papá.

Me sorprendió mucho la propuesta de mi padre, pero al mismo tiempo, me pareció divertido hacerme una paja con mi viejo..

-            Dale pa, yo también me quiero pajear.

-            Y yo!.- dijo Claudio.

Pelamos nuestras pijas y comenzamos a masturbarnos viendo la película. Mientras nos pajeabamos, pude ver la verga de mi viejo y era grande.

-            Wouw, pa! Que pedazo de verga tenés!

-            No es para tanto Ale.-dijo mi padre.

-            Si, la tiene enorme.- dijo Claudio.

-            A mí, no me parece que sea mucho más grande que la tuya, hijo. Pero bueno, a Claudito le ganamos, los dos, tranquilamente. Je.-dijo mi viejo.

-            Ja, ja. Tenés razón viejo, al pobre le llevamos mucha ventaja. Viste Claudio? Ahora ya sabes porque la tengo tan grande, porque salí a mi viejo.-dije.

-            Es verdad Ale, la tenés casi tan grande como tu viejo.-dijo Claudio.

-            Haber, comparemos las pijas, pa.- dije.

Papá y yo nos pusimos de pié, con las vergas enfrentadas y las comparamos. La verga de mi padre era más ancha y más larga que la mía.

-            Viste pa, yo tenía razón, tu verga es más grande.

-            Es verdad, pero la tuya, no está para nada mal. –dijo papá.

-            Carlos, Alejandro, es el que tiene la pija más grande de todo el grupo de amigos.- dijo Claudio.

-            Y como sabes eso, Claudio?- preguntó mi padre.

-            Es que, muchas veces, nos hemos juntado, todo el grupo,  a ver películas porno y siempre terminamos haciéndonos la paja. Nunca faltan los comentarios, sobre el tamaño de la verga de Alejandro.-respondió Claudio.

Continuamos pajeándonos hasta acabar, los tres descargamos la leche en nuestros pechos. Nos miramos y todos reímos, después Claudio se fue a duchar.

-            Hijo, acabas de la misma manera y con la misma cantidad que yo.

-            Y bueno pa, soy tu hijo.

-            Claro, además, tu verga es igual a mi mía, seguro te va a crecer de la misma manera.-dijo mi padre.

-            Ojalá!-dije.

Al día siguiente, el clima estaba espectacular nuevamente, era un excelente día de playa, pero Claudio amaneció descompuesto, por lo que no quiso ir al mar. Mi padre y yo, avisamos a la enfermería del hotel, pera que estén alerta por mi amigo y nos fuimos a la playa. A media tarde, mi padre propuso volver, para hacerle compañía a Claudio y saber como se sentía, pero yo no tenía la más mínima intención, la playa estaba llena de mujeres hermosas y no quería dejar de verlas.

Dos horas después, volví al hotel. Cuando estaba por abrir la puerta de la habitación, escuché unos gemidos y lo que primero pensé, fue que estaban viendo otra película porno, pero después me pareció que era la voz de Claudio, lo que me hizo dudar. Me puse a escuchar mejor y comprobé que era Claudio quien gemía, pero además escuché a mi padre también. Entonces decidí abrir la puerta muy sigilosamente, miré de reojo, pero no vi a nadie en las camas, entré y me di cuenta de que los gemidos venían del baño. Un escalofrío recorrió mi cuerpo y temblando, me acerqué al baño. Me quedé helado cuando vi a mi padre y a mi amigo. Claudio estaba en cuatro patas, dejándose culear por mi papá y estaban gozando mucho.

-            Papá! Claudio! Que hacen?- grité.

Cuando me vieron, se sobresaltaron y mi padre saco su pija del culo de Claudio.

-            Que es esto?-pregunté.

-            Es que….-dijo mi padre.

-            Perdón Ale, la culpa es mía. Desde que vi la verga de tu viejo, me obsesioné.-dijo Claudio.

-            Te gustan las pijas?-le dije a mi amigo.

-            Bueno, no se, las grandes, creo.-me contestó.

-            O sea, que cuando nos hacíamos una paja, querías mi pija?

-            Si.-dijo con vergüenza.

-            Yo tampoco pude resistirme, me dijo que la tenía enorme y yo le respondí en broma, que me la chupara y él me la empezó a chupar. Bueno lo demás siguió su curso.-dijo mi padre.

Para ese momento, mi verga ya estaba erecta y una gran carpa formaba con mi short.

-            Bueno, si te gusta tanto, acá la tenés.-le dije a Claudio y me bajé el short.

Mi amigo me la empezó a chupar como loco y mi padre le penetró otra vez el ano, mientras Claudio me la chupaba. Después de un rato, cambiamos de posición con mi padre y me lo culié yo también, hasta que le descargué toda mi leche, dentro de su culo y mi padre le llenó la boca con su leche.

-            Que putito resultó tu amigo.-me dijo mi viejo.

-            Muy putito. De ahora en más, voy a usar su culo para pajearme, se lo voy a dejar como una flor.-dije.

El resto de nuestra estadía en Brasil, estuvo espectacular y todas las noches, mi padre y yo, nos culeabamos a Claudio. Pero, además, desde esas vacaciones, a pesar de que me considero heterosexual y ahora tengo novia, mi amigo Claudio, dejó que yo lo penetrara a mi antojo, y como antes había dicho, le dejé el culo como una flor.

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Vacaciones., 9.6 out of 10 based on 16 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados