Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

Epilogo

Tres días antes:

Durante todo el sábado la puerta de la pieza de Rebeca no se abrió y así continuó hasta el domingo cuando Susana ya en la tarde preocupada, con un fuerte golpe descerrajó la cerradura y observó en la cama su cuerpo doblado y recogido, cubierto completamente con las sabanas que desprendidas del colchón caían hasta el piso. Se sentó a su lado y tomó sus manos. Al ver que aún lloraba, le apoyó el rostro en su fornido pecho y sacó un pañuelo para limpiar su cara. En silencio permanecieron en esa posición un largo rato.

¡Maricón barato, hasta cuando lloras! – Le dijo Susana enardecida – ¡Mira que sufriendo y lamentándote, cuando el destino como a pocas de nosotras te ha tocado con fortuna! ¿No puedes aún convencerte que te quieran de verdad? ¿Crees acaso que no hay en esta tierra un solo ser que te pueda apreciar por lo que eres y entregas y que no te vea como un objeto para el placer sexual solamente? ¡Que poco hombre serías si no tomas este maravilloso y enorme desafío, que quizás por única vez te otorgue la vida, obligándote a mostrar todo tu temple y fortaleza, poniéndote a prueba! ¡Que fácil es cuando el reto es duro, actuar como un cobarde y continuar sumido en el lodo eternamente justificando lo injustificable! ¡Levanta tu cara y mírame, porque en mi rostro no verás compasión, sino una gran rabia porque estoy comprobando con tu actitud, lo poco que te quieres y valoras! – continuó diciéndole – Lejos hay alguien que va a necesitar muy pronto todo tu apoyo, piensa esta noche lo que te he dicho, porque mañana a primera hora quiero de ti una respuesta.

El lunes muy temprano en la mañana Rebeca nerviosa, golpeo la puerta de Susana. Ingresó vestida, portando un pequeño bolso. Susana tomó sus manos y la sentó junto a ella diciéndole ¡Querida, que feliz me siento al comprobar que en este miserable mundo todavía pueda primar la sabiduría! El corazón me dice que en tu nueva vida te irá muy bien, pero si no resultara, vuelve con la cabeza alta porque de verdad lo intentasteis, las puertas estarán siempre abiertas para ti, al momento que de uno de sus cajones sacaba un grueso y largo paquete muy bien cerrado, que puso en sus manos diciéndole – Toma esto y guárdalo. Desde ya tienes que entender que vas en busca del amor y no puedes iniciar tu nueva vida como cafiche de nadie, sino que debes esforzarte en labrar tu destino con tus propias manos. Usa el contenido del paquete con confianza, porque es mi regalo para ti, además ya estoy vieja y tengo más que suficiente para vivir tranquila el resto de mi vida

Susana se levantó y tomó a Rebeca de las manos, le dio un beso en la mejilla y con un fuerte empujón en la espalda, la expulsó fuera de la pieza al momento que le cerraba la puerta.

Cuando Rebeca empezó a caminar por el estrecho pasillo para dirigirse a la calle, escuchó la voz de Susana que le gritaba: Estoy orgullosa de ti, maricón afortunado, escríbeme pronto aunque sean tres palabras.

Un mes después:

La tormenta que causó en mi familia mi sorpresivo e impensado cambio ya pasó. De la ira y desprecio fue variando a la indiferencia y luego a la total comprensión y aceptación. Ahora me quieren y tratan como mujer. Mauricio rápidamente supo ganarse el aprecio y cariño de todos en la medida que fue demostrando con entereza y seriedad lo mucho que me amaba, brindándome además, como nadie, su afecto, apoyo y protección.

Yo visto de mujer a tiempo completo y sin temor o vergüenza, me enfrento a la calle y a la sociedad. Inicié un tratamiento psicológico tendiente a evaluar la posibilidad de cambiar mi sexo, el que me ha ayudado mucho ya que en el corto tiempo transcurrido he aprendido a conocer mucho más mi marcada – pero hasta ayer- oculta femeneidad. Paralelo a ello estoy estudiando peluquería y cosmetología porque deseo instalar pronto un negocio en ese rubro. Cada día que pasa veo más lejano mi frustrado tiempo de varón.

Mauricio, ingresó con una gran ilusión y responsabilidad a estudiar en un colegio nocturno. Está muy motivado, lleno de cuadernos y libros que devora con ávida impaciencia ya que quiere recuperar rápidamente el tiempo perdido. Sueña con obtener en un corto plazo un título en administración de empresas. Sus

rasgos físicos y su estructura mental se masculinizaron completamente. Siempre con su cuerpo musculoso, ahora velludo y bien cuidado ya que se somete diariamente a intensos ejercicios con pesas y con todos esos implementos deportivos que gustan a los hombres. Yo a veces le hago bromas cuando pasa por mi cara su masculino y juvenil rostro, que en el presente cubre con una corta pero tupida barba. Mauricio asumió desde el primer día y con mucha facilidad el rol del hombre de la casa, tratándome como su mujer, a la que con inusitada perseverancia brinda su amor, respeto y protección.

En lo sexual, su lívido es cada día más fuerte, haciéndome suya donde puede, sin importar el lugar o las circunstancias y ante cualquier descuido mío me encuentro con su enorme pene clavado en lo más profundo de mi culo e iniciando – cuan toro enardecido- el ya conocido recorrido por mi hoyo, con deliciosas y cadenciosas corneadas.

Con mis ahorros compramos una amplia bodega que está a escasos metros de nuestra casa donde pensamos instalar un gran supermercado, Mauricio pasa todo el día entretenido, entre clavos y tablas, en los trabajados de refacción, actividad que en forma personal ha asumido con total entrega y dedicación y viene solamente a la casa en los horarios de comida o cuando le place servirse a su mujer.

Ocho meses después.

Aún cuando no he terminado mis estudios tengo todo preparado para iniciarme en mi nuevo trabajo dentro de pocos días. El supermercado ya lleva dos meses funcionando y todo marcha de maravilla Mauricio está cada día más enamorado, cariñoso y atento conmigo. En lo sexual, es un potro desbocado ya que no me da tregua y no perdona instante que tiene libre, dentro de su agitada vida escolar y laboral para hacer de las suyas con mi persona, que según él, cada día mi físico – ya muy marcado de mujer- lo calienta más, ya que dice que con solo mirarme se pone como una caldera a punto de reventar y que por ello debe abrir su “válvula” – mejor dicho: su pico – para descargar la “presión” – mejor dicho: su semen – dentro de mi raja. Yo por mi parte me siento muy feliz y muy agradada de complacerlo, entendiendo que esa es mi primera obligación como su mujer. Mauricio me hace bromas diciéndome que pronto tendrá dos agujeros por donde penetrarme y se soba las manos imaginándose desflorando mi próxima vagina.

Nueve meses después:

Le pedí a Mauricio días atrás que fuéramos a ver la Susana al puerto. El al principio no quería y me daba múltiples excusas. El trabajo, el estudio, que todavía no sabía manejar bien el automóvil y el viaje era largo, etc. En mi interior yo sabía que no quería recordar su pasado y que lo vieran sus antiguas compañeras travestis, ahora completamente transformado en un joven y apuesto varón. Sin embargo, tanto le insistí que por agradarme, no muy ganoso, aceptó.

Cuando llegamos ese domingo en la tarde al prostíbulo, todos los maricones corrieron a saludarnos y no se convencían del cambio de Mauricio que al principio trataban con el nombre de Rebeca, pero la Susana indignada las retó a todas, ordenándoles enfurecida, que nunca mas quería escuchar, ni por equivocación, el nombre de Rebeca en su local.

Susana no felicitó a ambos. A Mauricio lo levantó a retos por ingrato, sin embargo luego le tomo la cara y con un fuerte beso le dijo: Vez que yo tenía la razón, mi muchacho hermoso.

El ambiente en el salón del prostíbulo era de verdadera fiesta. La Susana y todos los colas se agolpaban para preguntarnos por nuestras vidas; querían que les contáramos cada minuto desde cuando habíamos partido hasta ahora; lo que habíamos hecho; anécdotas que nos hubieran pasado, etc.

Como el cambio de Mauricio era más notorio, la mayoría de las preguntas apuntaban a su quehacer y ensimismadas escuchaban sus francas y directas respuestas.

Susana dijo que esa noche no se habría el local y que todos saldríamos a cenar a un restaurante invitados por ella. En la amena charla, Susana dijo al pasar – esta huevada se está poniendo fea, después de lo de ustedes, empezaron a aparecer los copiones, pero a mi no me vienen con leseras, me basta con soportar un solo romance al año entre mis maricones y ya se completó la cuota – y miró con una falsa cara de seriedad a la Marcia y al Sussy que estaban muy apegadas con sus manos bajo la mesa.

La Sussy le respondió en tono de broma: S

eñora Susana, mas vale un diablo conocido aunque fresco y sin vergüenza, que un santo por conocer, al momento que le dirigía una cálida y especial sonrisa a la Marcia.

En la cena de la noche nos sentamos junto a la Sussy y la Marcia. Le conté a la Sussy que pronto abriría mi nuevo salón de belleza pero que todavía no me sentía con la toda la experiencia para realizar los trabajos, así que tendría que contratar personal con conocimientos en la materia, agregué que le ofrecía que se fuera a trabajar conmigo.

Sussy me miró asombrada ante mi inesperado ofrecimiento pero luego de meditarlo unos segundos, con cara de tristeza, me señaló que feliz en otras circunstancias habría aceptado de inmediato pero que tenía razones personales muy especiales que le impedían hacerlo. Mauricio escuchó nuestra conversación y el tono apesadumbrado con que la Sussy denegó mi ofrecimiento. Fue entonces cuando mirando a la Marcia le dijo: ¿No te atreves a encarar responsabilidades, “burro”, y te decides a sacarte el maquillaje y la falda?

Todos en la mesa explotamos en carcajadas, las únicas que permanecieron serias fueron Sussy y Marcia.

En la mañana siguiente, cuando viajábamos en nuestro auto de regreso, el asiento trasero estaba ocupado por dos personas que tomadas de la mano, muy preocupadas y con rostros trasnochados producto de una larga y privada conversación, miraban por la ventana el paisaje que nos ofrecía el camino.

Seis años después

Hoy tras varias operaciones de reasignación sexual, soy física y legalmente una mujer. Estoy muy satisfecha y feliz con mi cambio ya que he logrado al fin, lo que por tanto tiempo mi mente y mi cuerpo me pedían a gritos. Mi nuevo sexo quedó perfecto y me da gratas satisfacciones. – Lo más importante – Mauricio lo usa casi a diario, alternándolo con mi culo. Cuando le he preguntado cual prefiere, me contesta riéndose: Lunes, miércoles y viernes: por delante. Martes, jueves y sábado: por atrás. Domingo que es de descanso: por delante y por atrás.

Nuestra relación es maravillosa, cada día que pasa se consólida con más fuerza. Yo le digo que cuando terminará nuestra luna de miel y me contesta feliz, que aún no comienza ya que ahora que nos uniremos en matrimonio civil, recién se iniciará, hasta que la vejez nos llegue y pasemos juntos a un nuevo plano afectivo, si bien más sereno no por ello menos intenso y amoroso.

En nuestros trabajos, afortunadamente a ambos, no ha ido estupendo y Mauricio hace escasos meses obtuvo su ansiado título profesional. Ahora además de empresario es contador. Yo, preferentemente dueña de casa.

La Marcia y la Sussy, luego de venirse con nosotros arrendaron un pequeño departamento, empezaron a vivir juntos y a la fecha, son felices.

La Sussy todavía trabaja conmigo muy contenta y está próxima a cumplir su anhelado sueño. La Marcia, – perdón – Jaime – trabaja con Mauricio y se desempeña como encargado de bodega. Han tenido algunos problemas como pareja que afortunadamente han sabido superar, principalmente gracias a la serenidad y fortaleza anímica de la Sussy, que con jobiana paciencia ha perdonado, ya que Jaime sigue siendo el “burro” de siempre, al no dejar pasar – ahora vagina – que se le pone por delante. Sussy siempre me dice, como excusándolo: “mas vale un diablo conocido, aunque fresco y sin vergüenza, que un santo por conocer”.

Ojalá esta historia, que en este capítulo concluye, le haya agradado. Escríbanme para saber vuestras opiniones. Besos a todos.

Autor: Lorena

lorena_tv_ardiente ( arroba ) yahoo.com.mx

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados