Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

VIAJANDO EN COLECTIVO I

24 de mayo de 2008

Hola, me llamo Michell, (pongo un seudónimo, por precaución y/o privacidad). Soy un tipo de 35 años que está casado hace unos años con hijos hermosos, pero con un secreto que sólo algunas escasas personas conocen… me gusta manosear a las mujeres en el colectivo, (siempre que me gusten y me hagan excitar).

Mi gusto por esta práctica comenzó hace muchos años cuando estaba en mi adolescencia, pero no lo contaré ahora porque no viene al caso, (lo haré en otra oportunidad, con otros relatos, si les parece bien). Les pasaré a contar de una de las experiencias que tuve en este tiempo que llevo realizando esta práctica, que con los pasos de los años se ha estado perfeccionando cada vez más.

Resultó ser que una mañana de hace cerca de un año, voy a tomar el colectivo que pasa por las cercanías de donde vivo para realizar las tareas cotidianas. Es de esos colectivos diferenciales que por más que sean más pequeños que los ómnibus tienen ciertas comodidades y confort que los otrora nombrados no poseen. Justo en el momento que estoy llegando a la parada de dicho colectivo este que se me estaba pasando, corro para alcanzarlo (la fortuna hizo que el muy buen y amable chofer me viera y en el acto frenara), lo alcancé y subí, sentía que mi corazón iba a estallar dentro de mi pecho por la corrida que me había pegado, pero logré estar en ese bendito colectivo, lo colosal del caso que más fuerte fue el palpitar de mi corazón cuando vi en uno de los asientos a una hermosa chica con equipo de gimnasia, y encima sentada del lado de la ventanilla, lugar de mi preferencia porque puedo tener buen control de la situación.

Maravillado por esto me dispongo a sentarme al lado de ella y comenzar a acomodarme como lo hago habitualmente, colocando el maletín que llevo siempre en mi falda y sobre él un sobretodo que uso en días de invierno, para tapar la actividad de mis manos en el grandioso acontecimiento que voy a realizar, tapándole parte de su falda también. Ella era una belleza de aproximadamente unos 18 años de edad, que vestía un buzo de gimnasia de color azul, zapatillas para la ocasión con una pesada mochila (sé que era pesada porque traté varias veces de levantarla con mi brazo derecho). Ella poseía unas hermosas tiernas y calentitas piernas, que me encargué de recorrer, pero que por el peso de esa mochila no podía manosear más profundamente en la entrepierna de ella, su pierna izquierda.

Así me estuve entreteniendo durante el viaje excitado por mi maravillosa tarea hasta el centro de mi Córdoba querida, hasta que llegamos al centro y al momento detonante de este relato. Comienzo a notar que ella se empieza a acomodar en su asiento y a mirar para atrás del colectivo y a observar como uno a uno se iban bajando los pasajeros, yo entretenido con su pierna y renegando con su mochila, decido seguir en el viaje dejando para más tarde las pocas actividades que tenía para esa mañana, y por consiguiente dejando que el centro vaya alejándose tras nuestro. Cuando de repente en la ciudad universitaria nos quedamos solos en el viaje, solos nosotros, el chofer y los asientos testigos mudos de este acontecimiento. Ella mira atrás y baja raudamente su mano por debajo de su mochila yo… ¡Estupefacto!… Duro… pensando: ¡ZAS! ¡Sonamos se dio cuenta y me revienta la cara de una cachetada y encima con escándalo!

Pero no fue así, al contrario apoyó la mano en mi pierna y comenzó a apretarla y a manosearla desde la rodilla hasta la ingle… Maravilloso, espectacular… se había excitado ella también, yo sin dudarlo le tomo la mano y se la apoyo en mi bragueta, divino fue sentir esos deditos apretándome la verga por encima de mi pantalón, con mi mano izquierda bajo el maletín al piso, bajo el cierre de mi pantalón y le meto su mano dentro de él, ella anonadada mirando lo que yo hacía comienza a tocarme mi pene sobre el calzoncillo y a apretármelo, manosearlo como si no hubiera visto una pija nunca o nunca le hubiera pasado esto antes, respirando agitada, yo mientras tanto con mi mano derecha hago a un lado su mochila y con la

izquierda me ayudo para meterle la mano dentro de su pantalón de gimnasia. ¡Qué sensación hermosa fue sentir que esa bombachita blanca estaba mojada…!

Mis dedos comenzaron a moverse y ella a abrir sus piernas, mi pene cada vez más duro, pero de repente me saca la mano de su conchita, se acomoda la ropa y me pide permiso para bajarse… Estaba llegando a su destino, y nuestra pequeña fiesta ¡A su fin! ¡Qué lastima…! ¡Qué horror…! ¡Qué desgracia…!

Ella se para yo sin pararme del asiento me corro no sin antes meterle una maravillosa mano en el culo que ella me retribuye quedándose por unos segundos quieta y haciéndose para atrás hasta dar ese culo tan cerca casi tocando mi cara. Luego se baja y yo con una calentura de maravilla con unas ganas de hacerme una paja en el colectivo sin importarme el chofer, pero reinó la cordura en mí, esa que no reinó con aquella muchacha, y me dispuse a bajarme y tomar el colectivo que me llevara al centro…

Pero no se hagan problemas que esta historia continúa…

Autor: peyronel_suelto

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
VIAJANDO EN COLECTIVO I, 9.0 out of 10 based on 5 ratings
  
categoría:

Ningún comentario »

Aún no hay comentarios

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados