Relatos eroticos, Sexo, Sexo gratis, Videos porno, Fotos porno, Porno, Porno gratis, xxx

Relatos eróticos Marqueze. El Sexo que te gusta leer.

por Javierito

Como conductor de camión, era frecuente que me tocara viajar al sur trasladando cargas desde Valparaíso.

Un colega de trabajo, me pidió como favor personal, si en mi próximo viaje, yo podía llevar a su madre hasta Pto. Aysén. La idea de ellos era que la señora viajara conmigo, se quedara en la casa de otro de sus hijos una semana y que en el próximo de mi colega, este la traería de vuelta.

La verdad la idea no me atrajo para nada, ya que no me gustaba viajar con compañía, aparte que tendría que cederle la litera a esta señora, dormir incomodo en el asiento, mas convidarle de comer, una lata. Pero como yo ya debía otro gran favor a este colega, no me quedó más opción que acceder.

Ya estaba pronto de salir de la empresa, cuando aparece en un taxi, la señora de mi colega, con su madre. Para mi interior pensaba que con gusto hubiese llevado a la señora de mi colega, que estaba buenísima, a diferencia de su madre. La señora debe haber tenido unos 56 años, más o menos, gordita, chiquita. Mi colega salio a buscarla y a tomar una cantidad de bolsos que llevaba la señora.

Mientras otros compañeros de trabajo se burlaban de mi, diciéndome que al menos no pasaría frió por las noches, o que de todas formas la viejita no estaba tan mal, que la menos la viejita tenía un gigantesco par de tetas, ( que no era broma ), que tenía un culo grande, en fin molestándome con bromas de lo que podía pasar en el viaje.

Salimos cerca de las 6 de la tarde rumbo al sur. Apenas salimos de la empresa la señora, ya acomodada dentro de mi camión, empezó a conversar, agradeciéndome mi gentileza, conversaba de su familia, del clima, de la actualidad, de la contaminación etc. Me imaginaba que todo el camino sería igual y ya tan solo con salir de la ciudad, ya estaba aburrido.

Manejé hasta cerca de las 12 de la noche y me detuve a las afueras de un pequeño restaurante donde siempre parábamos. Yo al menos cene abundantemente, mientras que la señora solo comió algo liviano. Le dije que pararíamos en un desplaye, unos kilómetros más allá a dormir.

Mientras la señora estaba en el baño, compré como siempre algo para tomar, ya que las noches estaban muy heladas, y me servía también para relajarme. Salimos del restaurante y un pocos km. mas allá, me estacione en un desplaye, alejado un poco de la carretera, para descansar.

Como siempre antes de dormir, veía un poco de televisión, me tomaba mi copetito, y dormía unas cuantas horas para emprender al amanecer mi viaje. Estacionado le informe cuales eran mis planes, y que me bajaría unos momentos a poner las cuñas a mi camión y a fumarme un cigarro, mientras que ella podía aprovechar ese momento para acostarse (en mi litera). La señora me agradeció y me dijo que no quería molestar por lo que ella dormiría en el asiento, para que yo, que tenía que manejar descansara bien. Le dije que no se preocupara, que estaba acostumbrado, ero solo por ser cortés, por que me cargaba dormir en el asiento.

Me baje un rato y al volver, la señora se había puesto un de buzo deportivo, ya estaba acostada en mi litera, viendo la pequeña televisión que tenía en mi camión. Me senté en el asiento del copiloto, me serví mi copetito y le ofrecí uno a ella. Al principio me dijo que no, pero cuando le dije que las noches eran muy heladas y tenía mala la calefacción de mi camión, accedió diciendo y bromeando que “era solo para el frió”.

Estuvimos viendo televisión como media hora, mientras la señora me seguía aceptando los traguitos. Me dijo que tenía ganas de ir al baño. Se puso una especie de poncho y abrió la puerta del acompañante. Al mirar afuera, no se veía absolutamente nada, la noche estaba muy fría y estaba como boca de lobo, por lo que le prendí la luz de marcha atrás, para que no se fuera a caer. Bajarse de un camión de esa atura, no es fácil y menos para una señora de esa edad, sin embargo siendo tan gordita, y a sus años, era muy dinámica y no le costo nada bajarse. Según lo que me había conversado en el camino, me enteré que asistí varias veces a la semana a un gimnasio para adulto mayor, y se mantenía en forma para su edad y su físico.

Al cerrar la puerta, la luz de la cabina se apago y viéndola por el gran espejo retrovisor, pude verla claramente como se paraba detrás del camión, cerca de la luz de marcha atrás, y como se bajó los pantalones para orinar. Sin embargo el poncho que llevaba era muy largo y tuvo que pasar la parte de atrás de este por uno de sus hombros para que no se mojara con su orina. En ese momento veo claramente las dimensiones de su trasero. En realidad la señora se gastaba un enorme culo, completamente blanco. Terminó de hacer sus necesidades, se limpio, y volvió a subirse su pantalón buzo, mientras yo no perdía detalle de sus movimientos.

Al subirse nuevamente al camión, venía completamente helada diciendo que afuera hacía un frió de los mil demonios. Le serví un nuevo vasito para que se calentara y después de unos 15 minutos apagamos la televisión y nos acomodamos para dormir.

Desperté, apenas comenzaba amanecer, me bajé, descargué la orina de la noche, me preparé un café y eche andar el camión. Ella despertó y le comente que manejaría como una hora y que llegaríamos a un serví centro donde tomaríamos desayuno y donde nos podríamos duchar, por lo que siguiera durmiendo tranquila.

Antes de partir, me dijo que le diera un minuto para bajar a orinar. Nuevamente ahora con luz de día pude observar como la señora se bajaba los pantalones y mostraba su enorme culo. La verdad la señora no era para nada de mi prototipo de mujer, pero al estar mostrándome su culo, me anduvo generando ideas raras en la cebeza..

Llegamos a la estación de servicio, le indique donde estaban los baños y la señora bajó con un bolso a ducharse. Yo por mi lado hice lo mismo, y antes de entrar me encontré con otro colega que venía de vuelta. Conversamos un poco y me entré a duchar. Salí y cuando me subo al camión siento un pequeño grito de sorpresa. Estaba la señora cambiándose ropa. Justo en ese momento, la señora se ponía una camiseta blanca, y alcancé a verla en sostenes unos segundos Me disculpe y cerré la puerta. Después que me aviso que estaba lista, le dije que no pensaba que se hubiese bañado tan rápido y que pensaba que estaba aun en el baño.

Desayunamos algo rápido y continuamos nuestro viaje. En el camino me quejé un poco del cuello y de la espalda, la verdad no había dormido cómodo sentado en el asiento. Ella nuevamente se disculpo por las molestias que me hacia pasar.

En el camino me entere de toda su vida, de la vida de mi colega, de la vida de sus vecinas, de sus hijos, de su esposo. Paramos a almorzar algo y donde aproveche de comprar algo de alcohol, para pasar el frió de la noche. Luego de eso al fin tuve un momento de respiro cuando le dije que durmiera un rato que aun quedaba mucho camino por recorrer.

Ya cerca de las 10 de la noche, el camino se había puesto muy peligroso, había entrado una neblina muy espesa, camino con muchas curvas y preferí detenerme en el siguiente desplaye. No habíamos cenado nada, ya que aun estábamos muy lejos, solo preparamos unos sándwich, prendimos la televisión y comenzamos a beber la botella que había comprado. La verdad la señora ya no me molestaba tanto, de no haber estado ella me hubiese aburrido mucho y ya hasta la encontraba simpática. Se nos terminó la botella y cuando yo reclamaba que no había comprado mas, la señora de uno de sus bolsos, sacó un vino que llevaba de regalo a su hijo, diciendo que era mejor que nos lo tomáramos antes de morirnos de frió en la noche. Me comento que la noche anterior casi se había muerto de frió, a si que ahora se acostaría vestida y bien tomadita, para entrar en calor. Le comenté que esperaba llegar a Pto Aysen cerca de las 3 de la tarde del otro día, dependiendo de cómo amaneciera después de tomarnos ahora la otra botella.

Ya cerca de las 12 de la noche, con casi la segunda botella medio vacía, me bajé a orinar ya para acostarme. Ella me dijo que también haría lo mismo, ya que hace rato se estaba aguantando y al moverse de la litera, me di cuenta que estaba bien pasaditas de copas, bueno, yo tampoco estaba tan bien. Le dije que la ayudaría a bajarse, ya que como estaba mojado afuera, mas su estado podía caerse.

Me bajé del camión y la recibí al otro lado. Bajo de espaldas a mí, casi colocándome el culo en la cara. Riéndose me decía que ya no aguantaba y apenas llego al piso caminó unos pocos pasos más allá y sin esperar que yo me diera la vuelta, se bajó los pantalones y comenzó a orinar abundantemente. Con los grados de alcohol que llevaba en el cuerpo, mas el espectáculo que me había brindado la noche anterior, mas el de la mañana, mas el de ahora, me encontraba bastante caliente y no dude en que le haría empeño de descargarme con la mamá de mi colega. A las finales no estaba tan mal la viejita, tenía un culo bien grande y carnoso, y sus tetas, mi debilidad, eran increíblemente grandes.

Sin correrme de donde estaba, mientras ella aun estaba agachada, me saque la verga y me puse a mear yo también. La anoche estaba muy helada, sin embargo a pesar de la neblina, había una luna muy grande que igual permitía ver algo. Seguramente ella no me vio al 100% pero algo tiene que haber visto, ya que ni siquiera le di la espalda.

Le dije que se subiera ella primero para que se cambiara de ropa, y que cuando estuviese lista, me avisara. La ayude a subirse al camión, se notaba bastante pasaditas de copas, riéndose por todo.

Esperé unos minutos y escuche que me decía que ya estaba lista. Me subí y ella estaba con su buzo, esperando que yo me acostara en la litera y que ella dormiría en el asiento. Le dije que no podía permitírselo y ella me decía que no era justo, además que era yo el que tenía que dormir bien, ya que yo era el que manejaba, que estaba trabajando, etc.

hagamos una cosa señora .. Durmamos los dos en la litera .. total .. ya nos conocemos

¿Los dos en la litera?

Si .. a si matamos dos pájaros de un tiro . yo duermo cómodo y usted no pasa frió.

¿De verdad no te molesta? .. yo no tengo ni un problema en dormir en el asiento …

Esta loca señora .. si ayer paso frió acá … en el asiento se me congela ..

Bueno, por mi , no tengo problema

Me acomodé bien atrás de la litera, dándole espacio a ella para que se acostara. Inevitablemente, en la estrecha litera, nuestros cuerpos se tocaban. Primero como todo un caballero le di la espalda, y ella también me la daba. Sentía su tremendo culo apoyado contra el mío y cuando pasó un rato, me di la vuelta. Sin poder evitarlo mi verga daba justo entre su culo, y como no se podía mover mas allá, no le quedó otra opción que dejarlo ahí.

Al poco rato yo transpiraba. Le dije que me sacaría la parte de arriba y dormiría solo con polera, ya que era muy acalorado. Ella también me dijo que al parecer se había abrigado mucho y que también se sacaría le chaleco con el que dormía, quedando solo con el buzo. Pasaron como 10 minutos, aun hablando del clima, como había empezado correr el viento, que casi llegaba mover el camión. Hice un sonido como de molestia, y cuando me preguntó que era, le dije que me molestaban un poco los pantalones, que me quedaban algo tirantes. Antes que me dijera nada, le pregunte si ella me permitiría sacármelos para dormir más cómodo y no sentir tanto calor. Me dijo que no tenía problemas, que me pusiera cómodo, a si que enseguida me los quite.

Enseguida me volvía a tapar y me acomodé nuevamente de lado, apoyándole mi verga, aun dentro de mi calzoncillo, entre su culo. Paso un rato, y haciendo como si me acomodara, la abracé, dejando mi mano en su vientre, sin que la señora me digiera nada. Ella trataba de dormir y yo, siempre acomodándome, me volví a mover dejando esta vez mi mano un poco más arriba, donde nacía el comienzo de sus grandes tetas. Lentamente comencé a subirla, hasta que mi mano quedo completamente en una de sus tetas. Suavemente comencé a tocarla, sintiendo como un gran pezón crecía bajo esas telas. Luego de un rato, al ver que la señora no decía nada, me anime a meter mi mano por debajo de su buzo, tocándole la piel de su estómago y ahí recién sentí que la señora me tomaba la mano y me la ponía nuevamente afuera, sobre su vientre. Nuevamente comencé subir y acariciar suavemente sus tetas por sobre la tela, sin poner ni un reclamo a ello, pero cuando me animaba a metérselas por debajo, ella me detenía la mano y me la sacaba nuevamente afuera. Como al 4º o 5º intento recién me dejo ponerla donde yo quería, por sobre sus sostén. Sus tetas eran increíblemente grandes y por más que las manoseaba y hacía crecer sus pezones, la señora no daba muestra alguna de excitación. Cunado quise meterlas por debajo de la tela, nuevamente su mano me lo impidió y silenciosamente me dijo : – Solo por fuera joven .. soy una mujer casada y nada mas pasara …-

Continué en silencio acariciando sus tetas y apoyándole toda mi verga en su culo, por sobre su pantalón de buzo, haciéndole sentir como me había puesto. Y cada vez que mi mano intentaba meterse bajo la tela, su mano me llevaba afuera. Cada cierto rato ella me decía que me quedara tranquilo, que me durmiera, pero yo seguía con mi suave toqueteó e intento de meterla adentro.

Hasta que en uno de mis intentos, ella me dijo : – haber niño .. desabróchame atrás , pero solo por que has sido muy gentil conmigo, tócame las tetas un rato y luego te duermes .. y no me pidas nada mas , que nunca le he sido infiel a mi maridoy nunca lo voy hacer .-

Sin perder tiempo desabroche sus sostén y como un resorte sus tetas quedaron liberadas. Ya con su autorización, apoyado contra su espalda, mi manos acariciaba ya sin esa molesta prenda las tetas de la señora, esta vez mas fuerte. Sin embargo ella seguía sin dar ninguna muestras de excitarse o algo por el estilo. Fríamente se dejaba puntear y manosear las tetas por el colega de su hijo, pero aparte de eso nada mas.

Aunque sus tetas estaban muy ricas, yo quería culiar esa noche y bajando por su estómago mi mano traté de metérsela entre las piernas, sin embargo, rápidamente su mano toma la mía y la vuelve a poner entre sus tetas. Al segundo intento , algo molesta me dice : – ¿Que le dije? … solo las tetas .. soy una mujer decente .. y ya acabe joven que es muy tarde – … pero mis intentos no cesaron y esta vez comenzaron a acariciarle el poto. Ese gran culo que hacía rato me tenía caliente. Una y otra vez, se lo recorría completamente, volviendo a subir hasta sus tetas un rato, y volviendo al ataque del culo.

En un nuevo intento por avanzar, le metí la mano por detrás , por debajo del pantalón de buzo, encontrándome con una tremenda y carnosa nalga completamente helada. Su mano trató de sacármela, pero poniendo algo de resistencia, logre que se quedara ahí, pero con su mano sobre ella ….

mmm … tiene el cachetito heladito – … suavemente le dije al oído ….

– Ya córtela joven .. Demasiado patudo se me a puesto – …

-Si es solo para que entre en calor – …

¡Solo se la dejo ahí por que tiene la mano muy calientita, y tengo los cachetes helados .. pero no la mueva … – …. Pero solo le hice caso un minuto, y continuaba tocando directamente las frías nalgas de la señora … su mano a veces detenía la mía, pero al cabo de un rato la volvía a dejar moverse .. ¿realmente estaba sintiendo el calor de mi mano o se estaba excitando?

Ya saque su mano de ahí – ….

Pero si aun esta helada –

Ya .. lo he dejado hacerme mucho ya … quédese tranquilo y duérmase

Es que se me quitó el sueño

Ya ..mucho .. sáquela que me va a agrandar el elástico del buzo ….-

Pero mi mano seguía abarcando sus grandes nalgas y solo me la detenían cuando estas avanzaban hacia delante, o cuando se metían muy cerca de su raja.

Haber .. déjeme que me baje los pantalones .. si no me los va a dejar todos jetones…y me esta dando calor …. ¡pero no se pase rollos!

La señora se saca sus pantalones y se acomoda e la misma posición. Sabía muy bien mi trabajo, tenia que hacer todos mis movimientos lentamente sin hacer que se enojara, a si que con mucha suavidad le continuaba masajeando los cachetes, dándole de vez en cuando un apretón a estos, a veces tomándola de la cintura y apretándome mas contra ella, pero cada vez que intentaba meter mis manos debajo de su calzón, su mano violentamente tomaba la mía y se giraba.

¡Ya pues joven! .. ( un poco mas molesta) .. déjeme tranquila .. si nada va a pasar .. ya le dije que no soy de esa clase de mujeres… ¿por que no se corre un paja y se queda tranquilo?

Mmmm y por que no me la corre usted mejor

¡Como se le ocurre! ….. además después va a querer mas y mas y me voy a tener que enojar .. y no quiero eso

No .. le prometo que no ..

Seguro que no

No, de verdad … así nos quedamos tranquilitos

¿me lo promete?

Si , se lo prometo

Bueno .. ya .. pero rapidita y se queda tranquilo ¿ok?

Sin decir nada, me saque los calzoncillos y acomodándome nuevamente detrás de la vieja, siento como esta estira su mano por detrás apretándome el pico.

¡Mire como lo tiene!

UD me lo tiene así

¡Ya rapidito no mas! .. mire que estoy completamente arrepentida de lo que estoy haciendo … pero solo por que usted a sido muy bueno conmigo hasta ahora se lo voy hacer.

La señora con mi pico en su mano me lo movía suavemente, pero en la posición que estaba, no lo hacía muy bien, a si que me puse de espaldas y ella también, haciendo mas fácil sus movimientos.

Mientras me la corría, me anime a apoyarme en un de mis brazos y a meterme una de sus tetas a mi boca. Esperaba su rechazo, pero como para apurar la situación, me dejo sin decirme nada. Con que ganas comencé a chupar sus grandes tetas, fuertemente, metiéndome lo mas que podía dentro de la boca. Ella cada cierto rato me decía que me apurara, pero yo con esas tetas en mi boca, sintiendo su gorda manito en la verga, estaba en el cielo y no quería acabar.

¡ya pues! .. ¡apurese!

Ya casi

Pero mi intención no estaba en acabar todavía y para que me dejara tocarle la zorra gemía mas, mientras mi mano le acariciaba la concha por sobre sus calzones. Se sentía a través de la tela de su gran calzón, que la vieja tenía una abundante mata de pelos, cosa que me excitaba mas aun. La señora continuaba con su labor de hacerme acabar con su mano y luego de decirme dos veces que no le tocara ahí, me dejo hacerlo.

¡ Uf! .. que es duro de acabar ..

Es que esta tan rico ..

Pero ya me estoy cansando .. ojala mi marido fuera asi ..

¿Su marido dura poco?

Ni me hables de mi marido .. que haces que me arrepienta de estar así … y acaba luego

Déjeme tocarla yo .. así me excito mas

Solo por fuera ..

Así …?

Ya pues…. no se me haga tan el durito ( su tono de voz comenzaba a cambiar ) ..

Que rica esta señora

Ya me cansé … ¡pero no me metas el dedo ahí! .. solo por fuera para ayudarte a acabar ..

Mmmm ….Esta mojadita …

¿Y que quieres? .. una tampoco es de fierro .. pero no te hagas ilusiones de metérmela, por que eso si que no ….por ningún motivo

Ya su mano no se movía, estaba cansada, pero mis dedos trajinaban su conchita a mi antojo, Su calzón estaba muy mojado y mis dedos se metían más y más por sobre la tela, hasta que los metí por arriba, pasando por toda esa abundante mata de pelos, hasta llegar a su hendidura, completamente mojada. Ahí no pudo aguantar su primer gemido al sentir mi dedo hacer contacto directo con su clítoris. Igual haciendo teatro, me trato de sacar la mano, pero sin poner mayor resistencia. Tratando de no quejarse, me decía que le sacara mi mano de ahí, pero ya comenzaba a entregarse, hasta que me dijo que mejor se los sacaría por que si no se los dejaría todo sueltos.

Ya la tenía casi en pelotas a la señora y la manoseaba a mi antojo. Sus gemidos se escuchaban suavemente y de ves en cuando decía que no podía creer que estaba pasando eso .. que me detuviera … que no me dejaría llegar mas allá …

¡Ya pues joven .. cortémosla …acabe de una vez!

Ya casi señora

¡Mire como me tiene! . yo soy una mujer decente

Solo déjese llevar

No me pida eso … ya me deje llevar demasiado … ¡nunca antes aparte de mi marido me había tocado así! …no quiero que pase nada .. ya no mas

No va a pasar nada que ud no quiera

Me lo promete .. no quiero que me la meta por favor.. ya es suficiente con lo que estamos haciendo … mejor paramos

Tranquila .. y relájese….

¡Como quiere que me relaje! .. ¡me tiene en pelotas y me esta tocando por todas partes …!

¿Y acaso no les gusta?

No es eso …Esto es pecado .. yo soy casada … UD. hasta podría ser mi hijo

Pero no los soy …

Ya pues joven acabe de una vez …

¿Me deja meterla entre sus cachetes?

¡ No ¡ …. ¡Como se le ocurre! …Ya lo he dejado llegar demasiado lejos .. de ahí no me doy ni cuenta y me la va a terminar metiendo

Solo en sus cachetes .. para sentir su piel en mi . .y nada mas

Cree que soy tonta … no….¿Pero no le basta con mi mano? … ahora quiere metérmela entre la nalgas ..

Ya pues .. un ratito no mas ..

No mejor que no .. después vamos a seguir y no quiero serle infiel a mi marido…. ¡No mas de lo que ya le he sido!

Solo quiero meterla entre sus nalgas y acabar ahí …por favor

No… acabe así no mas .. ¡ya me a chupado las tetas .. me a metido el dedo en la concha … me esta manoseando entera! … si lo dejo hacer eso , ya después me la mete …

Ya po … ¿que le cuesta? .. si solo la meto entre sus nalgas y seguro acabo de inmediato..

No .. no .. no …mejor que no .. ¿acaso no le gusta como se la toco..?

Es que tiene una nalgas tan ricas señora .. ande .. déjeme colocarla ahí y acabo al tiro …

No se… ¿me lo jura que no va a querer mas …?

Ande déjeme ..

¡Solo por fuera y ya la cortamos …!

La señora se da vuelta y me coloca todas las nalgas sobre mi verga. Sin pensarlo dos veces, se las separo y meto mi verga entre ellas. Mis manos le acariciaban las piernas, le apretaban los cachetes y me la punteaba fuertemente, haciendo rozar mi verga por esas grandes masas de carne que se sentían deliciosas. Ella se dejaba tocar y disfrutaba de mis toqueteos, en sus tetas y sobre su concha, pero seguía trasmitiendo que la dejara tranquila, que no se la fuese a meter, pero se notaba que estaba gozando, ya que sus respiración estaba completamente agitada y el movimiento de su culo de adelante para atrás decía otra cosa. Se moría de ganas de sentirme adentro suyo, pero por moral solamente decía que no.

Cada vez me fui acomodando mas abajo hasta que mi verga se encontró con mis dedos dentro de su zorra. En un rápido movimiento le saque los dedos y le metí la punta del pico.

¡no .. no lo hagas! .. ¡prometiste que no!

Ande .. no sea mala . solo la puntita

No .. ¡sácamela de ahí! .. no quiero entregarte esa parte de mi

Solo la puntita .. ande .. déjeme .. solo la puntita ..

Ahhh por favor sácamela .. no me la metas .. yo soy una mujer fiel ahh ahh ahh ¡

¿No le gusta?

Ahhh no .. no quiero .. no quiero que me la metas … no me la metas más por favor …. No mas!!!!

Solo un poquito mas …

Ahhhh ….. ¡Ya para por favor! .. ud me lo prometió!!!! …. Basta , que soy de carne … y no quiero pecar …

Pero si ya se la tengo metida …. Ya pecó .. ahora disfrute .. déjeme metérsela un poco mas … solo un poco mas .. asi … asi … que rico …

No .. por favor .. ahhh .. nadie me había echo esto …. Por favor sácamela !!..

La señora seguía mostrando una cara de mujer fiel, pero los movimientos de su culo, con toda mi verga metida adentro decían otra cosa, estaba gozando y decir que me detuviera, no hacía otra cosa mas que excitarla …la coloque completamente boca abajo y se la metí hasta el fondo. Ella gemía como loca y me decía que no, pero levantaba su culo y lo echaba para atrás…

- Ohhh. .. ¡ Dios mió! …. ¡Que haces ya para por favor …!

- que rica esta .. mire que mojadita esta …mire como le entra toda … mmm

- ¡¡¡Ahhhhh mira como me tienes!!!! … ¡Toda ensartada! … mira como me metes tu cosa en mi concha ….. Ahhh no puedo creer que este si ..

- Ahhhh que rico se siente..

- Ohhhhhh Dios mió .. ¡¡¡Como me metí en esto!!!!! ….por favor… perdóname… ¡Perdona a esta pecadora que se dejó llevar por el pecado…!

- no es el demonio el que te esta follando ….. soy yo .. Siente como te entra toda ….

- Ahhh .. no sigas que me vas hacer acabar … no esta bien ….

- Eso quiero…. disfruta.. Esto queda entre nosotros … déme sus juguitos …. Acabe conmigo…

- no me hables así que me vuelve loca …

- Quiero acabar dentro de ti … ¡quiero inundarte la zorra de leche ..!

- Ahh ¡no me hables así que me calienta de solo escucharte …!

- Dígame si no le gusta sentir todo mi pico dentro suyo .. Dígame…

- Ahhh si . me gusta .. ¡me gusta mucho!

- Ahhh que rico .. me encanta … ¿ahora si te gusta?

- Ohhh siiii .. se siente muy rico ..

- ¿quieres que te lo saque? Mmmmmmm

- Nooo … sigue .. síguemelo metiendo

- ¿Que quiere? … ¿Que quiere que le haga ..?

- Ahhh quiero que sigas .. ahh .. quiero que me eches tus moquitos adentro … ahhh

- Eso quiere ¡!!!!! .. ¿quiere que me corra dentro suyo ..?

- Ahh si . ¡dale! … ¡dale! … ¡dale que no aguanto mas .. ¡Me estoy corriendo! .. ¡Anda! …!échame los moquitos dentro mió!!!

Con la señora boca abajo, con todo su gran culo a mi disposición, con todas mis fuerzas se la metía una y otra vez, mientras ambos gimiendo de placer descargamos nuestra calentura. Un fuerte y largo quejido de ella y un chorro de jugos sobre mi verga me indico que se corría, mientras yo al mismo tiempo le inundaba el coño de semen. Me quede un rato sobre ella, metiéndosela, ya sin tanta fuerza, luego se la saque y la metí entre sus nalgas. Todo su gigantesco culo estaba mojado, y mi verga esparcía los retos de semen por este.

Me baje de ella y me acosté a su lado. Con mi dedos seguía acariciándole el poto, y esparciendo mi semen por todos sus cachetes, mientras ella poco a poco volvía a su respiración normal.

Me pidió que por favor no fuera hacer ningún comentario de lo sucedido a ninguno de mis colegas ya que tarde o temprano llegaría a oídos de su hijo. Le prometí que no diría nada .. ella se rió y me dijo que mis promesas poco valían. Ya era tarde, estaba cansado, mi calentura se había ido, y dejando de hablar por un rato me quedé dormido.

El despertador sonó, lo apague, y me vi ahí, acostado con la mamá de mi compañero, aun desnuda de la cintura para abajo. Levanté las frazadas y admiré el enorme poto gordo que me había comido la noche anterior.

Ya no era la misma calentura, pero pensé que no sería malo, darle una última probadita a la vieja antes de entregarla. Ella aun dormía profundamente. Le comencé acariciar el culo, suavemente, metiendo mis dedos entre sus nalgas. Busque entre sus carnes, hasta que llegue a su zorra, estaba seca… no como la noche anterior. Comencé a acariciársela, sentí un pequeño rechazo de su parte, pero no me dijo nada. Continué tocándola hasta que de repente uno de mis dedos encontró algo húmedo e insistiendo en esa humedad, logró entrar un poco dentro de ella. Sin detenerme seguí trabajando con mi dedo hasta que poco a poco fue aumentando esa humedad.

Ya con mi verga despierta, me volví a subir a su espalda y separándole las carnes, acomodé la punta del pico en la entrada de su vagina. Ella lo único que me dijo fue que se la metiera despacito, y así lo hice. Sin forzarla, fui presionando hasta que poco a poco esa vieja concha se acostumbro a mi verga. De repente esté logró entrar entré sus carnes , sacándole un pequeño gemido de dolor y después de dejarlo adentro un rato comencé lentamente a metérselo y a sacárselo. Al poco rato me la estaba culiando otra vez. Ella inerte sobre mi litera, recibía mis estocadas sin moverse hasta que sus gemidos me indicaban que estaba gozando nuevamente.

Se la estuve metiendo un buen rato, la hice darse vuelta, y metiéndome entre sus piernas la tome del poto y mientras le chupaba las tetas la hice acabar un par de veces antes de irme yo.

Nos vestimos, actuaba completamente natural dichosa, sin nada de arrepentimiento, se reía de lo que había pasado. Nunca jamás se imagino que ese viaje al sur iba hacer tan diferente a lo que ella pensaba. En el camino me confeso que la pasión con su marido ya hace años se había apagado, y que la última vez que habían pisado fue hace muchos meses atrás, ya casi bordeando el año, y que no era remotamente parecido a lo que habíamos echo.

Casi a una hora de entrar a Pto Aysen , me dijo que lamentaba no volver conmigo en el camión, que la había echo sentirse joven y deseada nuevamente. Me dijo que mi verga estaba deliciosa y que se arrepentía de no haberla disfrutado más. Mientras me lo decía, estiraba su mano y me acariciaba por sobre el pantalón. Le dije que si quería agradecerme el viaje, me gustaría que me la chupara mientras yo conducía y ni corta ni perezosa, me la saco y acomodándose me la chupo por mucho rato. Mientras conducía con la señora ahí, buscaba un lugar donde estacionarme y darle la última cacha a mi acompañante. Solo encontré un servi centro y estacionándome lo mas atrás que pude, cerré las cortinas del camión. Eran las 2 de la tarde, casi toda la gente estaba almorzando a esa hora.

Le pedí que se desnudara completamente, que quería que la última fuera completa. Así lo hizo. La hice sentarse en la litera y con sus piernas abiertas le comí la zorra hasta que la hice acabar en mi boca. Luego la di vuelta, la puse en cuatro patas y en esa posición se la mandé a guardar por detrás. Quise metérsela en el culo, pero le dolió, a si que no seguí insistiendo y seguí culiandomela en cuatro patas. Luego me senté yo en la litera y le hice que se sentara sobre mi. Así la tenía sentada en pelotas a la madre de mi colega , con todo su gigantesco culo en mi regazo, con mis manos amasándole las tetas, y con toda mi verga adentro.

Ya la señora no quería mas, estaba saturada de sexo, a si que me dijo que paráramos , que por favor acabara,.. le dije que quería acabar en su boca, pero tampoco me dejo. Pero me la comenzó a chupar fuertemente y cunado estuve a punto de acabar, me metió l pico entre sus tremendas tetas y apretándolas me hizo acabar ahí.

Nos vestimos, nos bajamos, ella entro al baño a limpiarse, se cambio de ropa y continuamos nuestro viaje. Al poco rato estábamos llegando a Pto Aysen, y afuera de la fábrica donde yo tenía que descargar, la estaba esperando su hijo.

El me agradeció por traerle a su madre .. ( no sabía como ella había pagado el viaje ).

La señora me dio la mano delante de el , y me agradeció mi gentileza, y que llegando a Valparaíso nuevamente, me invitaría a tomar té con ella …

GD Star Rating
loading...
GD Star Rating
loading...
Viaje al Sur con la Mamà de un Colega, 9.4 out of 10 based on 38 ratings
  
categoría:

3 comentarios »

  1. unsegundo dice:

    buenisimo de los mejores que he leido

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  2. emipe dice:

    Muy bueno, una gran señora, eso suele pasar, cuando vuelven a descubrir el sexo, despues no pueden parar.
    Excelente

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...
  3. EL CHOKOLATERO dice:

    Excelente relato, uno de los mejores te felicito por lo bien relatado y caliente que es.-

    GD Star Rating
    loading...
    GD Star Rating
    loading...

Canal RSS de los comentarios de la entrada | URL para TrackBack

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para hacer comentarios.

Bienvenido a la mayor comunidad de escritores de relatos eróticos


Copyright © 2008. Gestores Profesionales de Contenidos Digitales S.L.
Todos los derechos reservados