Los Encantos de Papi (Parte 2)

Como película repetida, a cada momento pasaban por la mente de Anne escenas de los tórridos encuentros de la incestuosa, pero ya irrenunciable relación con su propio padre en los lugares que los habían tenido, y ya en varias ocasiones.

Papi había sido un fogoso amante de su hija mayor. Todo había comenzado solo unos meses atrás, pero sentía como que habían pasado años siéndolo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Maduras Anonimas Cap. 02

Puedes leer la primera parte de Maduras Anónimas.

Habían pasado un par de días desde mi primera experiencia con una madura. Me encontraba desesperado y ansioso por volver a follar otra vez, pero lamentablemente eso no era posible. Tenía que esperar hasta la siguiente reunión, la cual no llegaría sino hasta varios días después.
Las cosas continuaban con normalidad en el complejo departamental. Mi madre seguía con su horario irregular de doctora, a veces pasando todo el día en casa y otras dejándome solo la mayor parte del día.
Yo continuaba con mis paseos por el lugar, tratando de fijarme más en las señoras e intentando memorizar sus números de departamento para las próximas visitas.
Me excitaba el imaginar cuantas de esas maduras serian parte de la urna, que clase de fetiches tendrían, como se comportarían en la cama. A veces sentía que la polla me iba a explotar de solo imaginarlo.
Mis ratos en solitario los pasaba en la computadora buscando técnicas y consejos para poder complacer mejor a mis próximas amantes.

Read more

Me gusta / No me gusta

Patricia y su Ñieto, algo Inesperado

Bueno, lo que les contare fue la confesión de mi amiga patricia, ella tiene 61 años cumplidos, una mujer trabajadora y dedicada a su familia, con malas relaciones incluyendo a su ex marido, tiene dos hijas la mayor, Andrea y la segunda Manuela. Pero lo que contare se centra en el Hijo de Andrea, Andres que actualmente tiene 19 años. Todo empezó una mañana cuando Andrea tenia que ir a su trabajo le pidió a su madre que bañara a su hijo por que ella no tenia tiempo. Bueno Patricia se tenia que bañar también y llevo a su nieto a la ducha para bañarlo, hasta que sonó el teléfono, y ella se puso de lado en la tina para hablar, en ese momento andres le dijo.

Abueli, le paso el jabón por la espalda,

ella le contesta, si andy hazlo

Read more

Me gusta / No me gusta

La granja: ¿Premio o castigo? 2 – Tío Albert

Ya resignado a pasar unos meses en aquel lugar descendimos del auto para entrar a la casa con la familia, todo había cambiado, la casa era sencilla pero estaba mucho más arreglada a comparación de años atrás cuando era  un niño, todo estaba hecho de muy buena madera nada más entrar se podía visualizar una bonita sala con sillones rancheros de color marrón que estaban perfectamente alineados a una chimenea y con un televisor de esos cuadrados que parecen una caja enfrente de los sillones, a un costado estaba un juego comedor rustico descolorido, por otro lado se podía ver la entrada a la cocina y por otro las escaleras al segundo piso, a pesar de la falta de tecnología del lugar, se sentía muy acogedor por lo sencillo que era.

Read more

Me gusta / No me gusta

POR ESPIAR A MAMA DISFRUTAMOS COMO PUTAS IV

POR ESPIAR A MAMA DISFRUTAMOS COMO PUTAS IV (ERA EL TITULO QUE LE PUSE PRIMERO)

En la mañana me arregle muy hermosa llevaba un vestido largo pegado a mi cuerpo color gris oscuro y unos tacones semi altos, cogí un taxi pues no quería que en el bus me morbosearan; Cuando llegue a la oficina no había nadie don Alberto parece que estaba en juzgados y su socio no había aparecido me todo ponerme a arreglar documentos, a medio día aparecieron unos clientes con los que tenía cita como a la media hora de haber llegado ellos al fin apareció don Alberto ni me volteo a mirar siguió de largo a la sala de juntas pidiéndome que dejara entrar a los señores, se reunió con ellos por dos horas que se me hicieron eternas, cuando terminaron los señores salieron y el se quedo allí en la sala de juntas, me temblaban las piernas y mis manos sudaban, me arme de valor entrando a la sala de juntas, por primera vez me miro diciendo lo hermosa que me veía eso me alabo en mi mente, pero yo venia a otra cosa a penas termino su frase le dije ¡Eres un hijueputa¡ que no quería volver a ver en mi vida, que era un maldito que se había aprovechado de mi y que por su culpa lamentaba haberle regalado mi mejor recuerdo que hasta ese día trabajaba y que no me buscara nunca mas, el me miraba asombrado como si no entendiera lo que pasaba, solo se limito a mirarme y decirme devuélvame las llaves y el viernes venga por su liquidación, yo empecé a llorar de la rabia al darme cuenta que ni me preguntaba el motivo de mi malgenio y con la rabia que tenia le grite ¡DESGRACIADO PORQUE TENIA QUE BURLARSE DE MI Y CONTARLE A SUS AMIGOTES LO QUE PASO ENTRE LOS DOS, PENSÉ QUE USTED ERA UN GRAN HOMBRE PERO ES UN PERDEDOR IGUAL QUE TODOS, SOLO BUSCAN APROVECHARSE Y LUEGO ALARDEAR!

Read more

Me gusta / No me gusta

LA SOBRINA DE MI ESPOSO III

Esa noche no pude conciliar el sueño, pero tampoco quería estar con mi esposo porque mis sentimientos eran contrariados o confusos, por un lado pensaba en la propuesta de mi esposo y que excitada le había dicho que sí pero debía el conseguir a la persona, por el otro lado sentía ansiedad de saber que Sofía le había mostrado fotos intimas mías a Andres y le contaba las cosas que hacíamos con mi esposo, me gustaba saber que Andres decía que mi cuerpo era hermoso y que sería delicioso estar con una mujer como yo, a sabiendas que a pesar de ser quince años menor y que por sus conversaciones observe que se acostaba o se comía a las nenas de su edad con mucha facilidad, como para que el desee acostarse con alguien que le lleva tanta diferencia; pero también me molestaba la forma en que se refería hacia a mí como si fuera una vulgar puta, o fácil sin tener presente que las cosas contadas por Sofía solo las hacía con mi propio esposo y no con diferentes individuos, di vueltas en la cama pensando en todo, al final me quede dormida.

Read more

Me gusta / No me gusta

POR ESPIAR A MAMA DISFRUTAMOS COMO PUTAS III

Salí y me subí a su carro estaba haciendo mucho frio cuando me mire en el carro no me favorecía el frio pues como no me puse brasier mis pezones se pronunciaban sobre la camiseta me puse roja y disimuladamente cerré un poco la chaqueta pero la cremallera no subía mientras hacia esto el se acerco a saludarme dándome un beso muy cerca la comisura de los labios eso me altero mas si se puede decir tenia mi pelo mojado mis pezones hinchados y mi cara roja como tomate no podía ser mas notoria mi situación para salir del apuro rápido le pregunte que necesitaba o que pasaba a ver si me podía entrar rápido antes de que don Alex se pudiera percatar de algo

Read more

Me gusta / No me gusta

LA SOBRINA DE MI ESPOSO II

Era increíble todo lo que había leído entre mi sobrina Sofía y Andres la forma en que se hablaban, lo que se contaban, con la naturalidad que se enviaban fotos o decían las cosas, bueno del tipo no se me hacia raro así son muchos tipos, pero de mi sobrina?, sobre todo que me tenia inquieta saber si en verdad hace todo lo que le dice al tipo o si como me dice aun no ha hecho nada; Ese tipo debía tener unas historias para contar, pero lo mas increíble no era que fuera perro con todas, sino que se le entregaban como tan fácil, había que reconocerle que su miembro ayudaba muchísimo, no hay nada mas excitante que un tipo que tenga un miembro grande o grueso y que lo sepa usar, eso no tiene discusión. Pero lograr que las nenas se fijen en su miembro para excitarlas eso si era el merito que había que reconocerle, pero pues así son los chicos ahora quieren tener el mundo en sus manos y hacer de su vida sexual un polvorín; Estaba muy excitada mi vagina traspasaba mis pantis de lo mojada, mis senos parecían piedras quería cogerme a mi esposo y que me usara como la vez pasada, pero me daba miedo que se diera cuenta que en menos de dos semanas me había puesto muy arrecha, podría pensar que algo esta pasando o que me puede hacer lo que quiera y yo no podría negarme porque fui la que lo incite o le mostré que me excito mas cuando me trata como puta.

Read more

Me gusta / No me gusta

Piedra papel o tijeras 4

Todo ese fin de semana nos las pasamos viendo y masturbándonos e ideando planes para podernos coger a nuestras madres después se vino el verano y fue donde acontecieron los relatos anteriores

Para esto nos reunimos en casa de marcos después de nuestras aventuras a contarnos lo q había pasado con nuestras madres pero nuestra sorpresa fue ver a un invitado inesperado era un compañero  de la escuela su nombre Eduardo  es compañero de la escuela por lo regular se junta mas con marcos q con nosotros pero le hablábamos

Después de contar como le hicimos para poder coger con nuestras madres, marcos  nos dijo q lalo  nos quería contar una cosa

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi madre

Hola mi nombre es Sergio tengo 29 y mi madre se llama ana tiene 53 no muy bonita pero nalgona y pechos chicos con unos pezones grandes  ella es maestra retirada y de buenos principios ya tengo tiempo k me la kiero cojee ya k desde k yo tenia 5 años se separó de mi padre y no abuelito tener pareja bueno eso es lo k se ella es bien estricta me regaña si a mi edad digo groserías bueno pues cuando estaba chico en México sin meter la mire bañar, fue mi primera vez en mirarla sentí un primigenio todo mi cuero y también como miedo o respeto por ser mi madre pero encierra forma me calenté y desde ay aprovechaba siempre para mirarla y buscar sus calzones así estuve  tiempo

Read more

Me gusta / No me gusta

Otra noche loca de sexo

Hola que tal, soy Eva de nuevo y les voy a contar a todos otra de mis aventuras con mi hermano Juan Jesús. Pero antes, quisiera daros las gracias por la cantidad de gente amigos /as que me han escrito contándome que les gustaba mis relatos. Pues chicos, chicas aquí tenéis otro y espero seguir contando con vuestras opiniones.

Bien, vamos a lo que interesa ¿verdad?… mi relato. Esto sucedió hace unos días, mi hermano y yo, nos fuimos con una prima al cine y después de marcha. En un púb, mientras mi hermano jugaba con unas amigas, mi prima y yo fuimos a ver si nosotras encontrábamos a mi otra prima. Pero, no pudimos encontrarla ya que se había ido, por lo cual, regresamos cada uno a su casa.

Read more

Me gusta / No me gusta

Una noche inolvidable

A mis 42 años, separado, con un hijo de 14 que veía tarde mal y nunca, debido a la distancia que nos separaba. Con mi ex, como se dice el amor se acabó, optamos por lo sano y separarnos antes de que las cosas se complicaran, esto ya hace 7 años.

Con una buena situación económica, dueño de mi propia empresa, un día amanecí cansado y decidí viajar a mi ciudad natal a visitar a mi familia y por supuesto a mi hijo. Dejé todo encargado y el martes, sin avisarle a nadie de mi viaje, tomé mi auto y me dirigí rumbo a mi ciudad. En vehículo, es como un día de manejo, pero como no llevaba apuro, me demoré dos en llegar a la casa de mi hermana.

Read more

Me gusta / No me gusta

Un sueño con mi tío

En un caluroso domingo de enero en nuestra casa de campo, estábamos festejando el cumpleaños número 18 de Paula, sobrina de mi esposa Adriana, y por lo tanto mi sobrina política. Ella es una chica muy linda, alta, muy delgada, con hermosas tetas, piernas largas, y una cola paradita que es una exquisitez. El cumpleaños transcurría normalmente, yo estuve trabajando con el asado, hasta que luego del almuerzo tomé un pequeño descanso tirándome a la pileta. En ella había muchos chicos, que poco a poco fueron saliendo hasta que en un momento quedo solo viendo que Paula venía hacia mí. Con sus manos rodea mi cuello, con sus piernas rodea mi cintura, y me dice: Tío, ¡falta que me des tu regalo!

Este contacto físico era habitual ya que siempre jugábamos en la pileta. ¿No te dio Adriana, nuestro regalo?, contesté. En ese momento, bajó sus piernas, volvió a rodearme a la altura de mis caderas, me apretó hacia su cuerpo, apoyando su conchita sobre mi bulto, y me dijo: No, tío, yo quiero tuuuu regalo…

Me quedé helado, no podía ser cierto que me estuviera apoyando, era una adolescente, hasta hace pocos años jugaba con muñecas. Quise pensar que su movimiento de piernas y su reclamo eran casuales, pero de todas formas, mi pene había comenzado a crecer, y mientas esto sucedía, ella me presionaba cada vez más. En ese momento la madre la llama para cortar la torta, ella me suelta y me dice: Tío vamos, acompáñame a cortar la torta. Yo con la imposibilidad de disimular mi erección le contesté: Si, ya salgo en un minuto. Se dio vuelta para mirarme, y ya casi saliendo de la pileta, me dice: No importa, entiendo que tardes un poco en salir.

Nuevamente me quedé mudo. ¿Era posible que se haya dado cuenta que estaba al palo? Yo trataba de negar lo que sucedía, pero sus actitudes eran obvias. Finalmente pude salir de la pileta y mi pensamiento pasaba por alejarme de esa belleza, era imposible imaginar en llevar adelante una cuestión así. Tengo que estar físicamente bien alejado, no debo cruzar miradas con ella. Tengo que desaparecer hasta que a ella se le pase esto.

Así transcurrió toda la tarde, trataba de no estar solo, y cuando lo estaba y veía que ella se acercaba, rápidamente buscaba a alguien para charlar o servirle algo. A eso de las 6 de la tarde mi esposa se fue a llevar a los chicos a otro cumpleaños. Mi sobrina le había pedido quedarse a dormir con nosotros en el campo y esta accedió. Esto no me preocupó porque para cuando todos se fueran de la fiesta, Adriana estaría de regreso, calculaba yo a eso de las 8,30 o 9.00.

Sucedió que 9.00 en punto se fueron todos, y yo me quedé con mi sobrina solo. Tengo que trabajar ordenando el quincho hasta que llegue mi esposa, me dije. Y comencé a hacerlo mientras le pedí a Paula que ordenara la casa, así quedamos uno en cada punta del lugar. En ese momento se larga una lluvia torrencial, caían piedras, era un temporal tremendo. Nos metemos urgente en la casa, cerrando todas las puertas. Mi esposa llama diciéndome que va a esperar que pase el temporal, que le dijeron que era probable que continuará hasta el día siguiente. Por lo tanto se iba a ir a nuestra casa en la ciudad, y que yo me quedara con Paula en el campo.

Le dije, no, porque no le decís a tu hermana que la venga a buscar. Dijo que la policía recomendaba a la gente que no salga con los autos para prevenir accidentes, me contestó. Realmente estaba preocupado, temía que esta chiquita volviera a la carga al estar solos, y si bien esto me excitaba, por el lazo familiar debía evitarlo fuera como fuera. En ese momento me llama la madre y me dice que no se puede cruzar uno de los puentes que conduce al campo porque desbordó un arroyo y está intransitable, por lo tanto me pidió que me quede con ella hasta el día siguiente.

Paula tenía dibujada una media sonrisa mientras escuchaba mis conversaciones, Estábamos sentados en los sillones del living, ya eran aproximadamente las 10 de la noche, cuando le digo que me voy a dormir a mi cuarto.

Tío, ¿puedo dormir en el cuarto con vos?, tengo miedo de los truenos. No, creo que lo mejor es que duermas en el otro cuarto, en todo caso dejemos una luz prendida. Por favor, tío. Dejame dormir con vos, y así podes darme mi regalo, dijo con una voz pícara Suspendamos ese tema, te dije que Adriana ya te dio tu regalo. Por favor tío, dale, dame mi regalo. Paula, creo que te estás equivocando con este planteo, yo no tengo deseos de concretar nada que este fuera de nuestra relación familiar, dije seriamente. No me pareció que eso sucediera en la pileta, dijo levantándose y acercándose a mí. Paula, sos muy chica para estar pensando en estas cosas, dije mientras notaba nuevamente mi erección. Me miró a los ojos, se arrodilló entre mis piernas, y mientras me bajaba el short me dijo: Soy lo suficientemente grande para saber lo que quiero, ya tengo edad suficiente como para hacerlo.

Tomó mi pene con sus dos manos, y se lo metió en su boca. Yo estaba al repalo, me tiré hacia atrás y me dejé hacer, sus manos tomaban mi pene como si sostuvieran un helado y la acción de su boca de succionar me pusieron a mil. Luego de unos minutos, sacó mi pene de su boca, y sin decir nada me tomó de una mano y me llevó a mi cama. Se sacó la malla entera que aun llevaba, se acostó de espaldas sobre la cama, levantó sus rodillas, abrió sus piernitas y dirigió mi cabeza hacia su conchita. Comencé a chuparla, tenía una conchita casi sin pelos, estaba mojadita, y cuanto más pasaba mi lengua más se mojaba. Cuando estuvo bien lubricada, apartó mi cabeza de su agujerito y me dijo: Por favor tío, dame mi regalo.

En ese momento, no lo dudé, me acosté encima de ella, apoyé mi pene en su agujerito, y comencé lentamente a introducirlo. Por cierto que no era la primera vez que Paula recibía visitas en su conchita. En medio de ese camino vi en su cara un gesto de dolor, cerró sus ojos, abrió su boca y con sus manos se agarró de los barrotes de la cama. Este último gesto me puso mucho más caliente, completé la penetración y permanecí quieto unos segundos. Esa mueca de dolor se fue transformando en una de placer, hasta que abrió los ojos y como haciendo una súplica me dijo: Dame, tiito, dame porfaaaaaaaaaaaa…

Ahí empecé a moverme, el placer de tener a esta nenita debajo de mi, era indescriptible. Seguí moviéndome atento a las expresiones de Paula. Dame, tío, dame, ahhhh, si, dame Ahhhh, siiiiii, tío, siiiii. Noté que estaba teniendo su orgasmo, pasé mis manos por debajo de ella, apreté sus nalgas, y comencé a experimentar el mío. Terminamos casi juntos. Me separé un poco de ella, y vi su cara de gratitud y felicidad. Gracias tío, y me dio un beso en la boca. Nos quedamos acostados un rato, acariciándonos suavemente. Era un momento maravilloso, y al mismo tiempo me daba cierta culpa. Creo que ella lo percibió y me dijo que me quedara tranquilo que nadie iba a saber jamás de esto. Yo le aclaré que luego de esta noche no íbamos a estar otra vez juntos, ella hizo un gesto afirmativo con la cabeza. Esto me tranquilizó.

En ese momento se puso boca abajo. Pude ver su pequeña cola paradita, comencé a acariciarla. Lanzó un suspiro. Yo estaba al palo otra vez. Le abrí un poco los cachetes y comencé a pasarle la lengua por el agujerito. Ella gemía más y más. Una vez que la saliva inundó su ano, me levanté, fui a la heladera y volví con un pan de manteca. Tío, no, ¿que vas a hacer?, me dijo entre preocupada y asustada. Te voy a dar la otra parte de mi regalo, contesté. Pero tío, por favor, no, escuché a mami decir que eso duele mucho.

No, mi amor, vas a ver que no duele, no haría nada que te haga daño.

Estas palabras la tranquilizaron, hundió la cabeza en la almohada y se dejó hacer. Lubriqué durante largos minutos su ano con la manteca, de tanto en tanto ella daba muestras de placer. Tres dedos entraban fácilmente en su culito. Le dije que se ponga de costado, pensé que si la posición era en 4 patas, acabaría antes de ponérsela. Me lubriqué bien el pene con la poca manteca que quedaba, Levanté su pierna derecha y comencé la penetración. Muy despacio, muy suave. Ella no decía nada, seguí penetrando hasta que estuve por completo dentro de su culito. En eso ella lleva su mano a su cola, me toca la base del pene y me dice: Tío, está completamente adentro. Sí, mi amor, viste que no te dolió. No tío, no me dolió, me gusta mucho esto.

Comencé a moverme de costado, le tocaba los pequeños pechos, le acariciaba las caderas, las nalgas, le daba besos en el cuello. Si, tío sí, que lindo, dame, dame por favor, dame Si, mi amor, como me gusta, como me gusta tu culito. Ayyyy, tío ya estoy otra vez. Si, Paula, yo también ya estoy otra vez

Puse mi mano derecha sobre su conchita, y los dos tuvimos un orgasmo fenomenal.

Luego de unos segundos le pregunté si le había gustado y no me contestó. Me incorporé un poco sobre su hombro y vi que estaba dormida. Mirando su culito lleno de manteca y semen también me quedé dormido.

 

Me gusta / No me gusta

Penetrando a mama

Soy Alejandro, tengo 18 años y acabo de ingresar en Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. La literatura, desde muy temprana edad, se presentó como mi vocación inequívoca, y traté de poner en mis escritos más belleza que contenido.

Era aún muy pequeño cuando garabateaba todo papel que llegaba a mis manos. “Ema me ama…Mamá me mima…mamá me mima”. Desde allí, y como elemento recurrente, la calidez de mi madre se posó en mi vida como nudo central y, paulatinamente, fue tiñendo con su color particular todos mis actos.

Read more

Me gusta / No me gusta

La primera vez que vio a su padre como un hombre y su primera experiencia juntos.

Mis padres, Carlos y Martha, se llevan bien y jamás hubiera pensado que uno pudiera engañar a otro.

Un día, en septiembre del año pasado, mi mamá tuvo que salir de viaje. Normalmente, el que sale de viaje es mi papá por su trabajo. Pero esa vez le tocó a ella. Se fue por una semana y quedamos solos en la casa mi papá y yo.

Mi padre tiene 43 años. Es algo calvo pero muy velludo y se mantiene bastante bien. No es fisicoculturista ni deportista profesional pero aún está firme y hace algo de ejercicio. Read more

Me gusta / No me gusta

Durmiendo junto a mi prima

Todo empezo cuando mi prima se acosto a dormir junto a mi….

Esta historia empezó con una travesura, pues siempre he sido curioso , y la verdad tengo una prima que esta como para cualquier cosa, en la casa de mi abuela, para la época de vacaciones todos mis primos nos reunimos ahí para jugar y para pasar todas nuestras vacaciones ahí, pues todo sucedió una noche de lluvia cuando todos íbamos a dormir a mi me toco dormir al lado de mi prima Claudia (CAMBIARE LOS NOMBRES), una prima que siempre me ha gustado , pues ella tenia puesta una faldita bien floja y una tanguita de color rosado, una blusita suelta para dormir, pues ya en la madrugada cuando todos dormían , me acurruque al lado de ella y le comencé a tocar sus nalgas suavemente con mis manos , para no despertarla , y comenzaba a lamer sus nalgas , ya que su tanguita me daba una hermosa vista, cuando de repente sentí que ella se movía y me tenia que hacer el dormido, ella siempre ha tenido un sueño muy pesado o al menos eso parecía, comenzaba a puntearla poco a poco para que ella vaya sintiendo toda mi verga rozar por sus nalgas y las pequeñas gotas de semen que tenia en mi verga se la regaba por el culo y algunas llegaban hasta la tanga, esto paso por una semana eran unos pajasos extraordinarios que me hacia viendo tremendo culazo, para este tiempo mis primos y mi abuela se iban de viaje a la playa , Read more

Me gusta / No me gusta

Haz el amor

Soy la bala perdida de la familia, la abuela loca que hay que evitar, la que no existe

Tu abuela adoraba a Pink Floyd y alucinaba en colores, pero sobre todo, engullía vergas, cielo mío. No te sorprendas. Siempre ha habido marcha, Rafa. Eres un torito bravo: Diecisiete años y unas ganas tremendas de comerte el mundo. Me ves gastada y vieja. ¡Vivamos lo imposible! Soy madre de tu madre y me siento jovencísima. No conociste los tiempos mágicos de la Era de Acuario. Los revivo porque siento que, como entonces, la luna ha llegado a la séptima casa y Júpiter se ha alineado con Marte. La prueba es que has venido. Read more

Me gusta / No me gusta

Mi hermana y yo

Filial, hetero, polvazo, lluvia dorada, hermana y hermano. Como su hermana le hizo vivir los momentos mas maravillosos de su vida

Yo tengo 28 años, soy ingeniero, moreno, alto. Alquile un apartamento en

la capital adonde yo había poco tiempo antes estudiado y donde vivía solo.

Un día me llama mi madre para decirme que a mi casa vendría mi hermana por

unos días ya que debía realizar algunos tramites de la universidad. Yo

accedí gustoso y cuando llegó la recibí con mucho cariño. Debo decir que

hasta ese momento no la había visto de otra manera que como una hermana a

quien le profesaba bastante afecto.

Como siempre, seguí la rutina de mi vida como Ingeniero en una empresa

siderurgia donde yo realizaba actividades administrativas, mientras que

ella se dirigía a las distintas instituciones para formalizar sus opciones

de ingreso. A menudo hablaba con ella y le pedía información acerca de

como iban sus cosas portándose ella muy accesible al punto que un día nos

tomamos juntos una botella de vino tinto de varias que tenia yo en la

casa. Read more

Me gusta / No me gusta

Aprendiendo de mi prima

Me llamo Andrés. Soy un joven de 21 años. Cabello rizado, Ojos cafés claros, 1,70m. Normalito, pero con buen cuerpo pues voy al gimnasio. Vivo en Bogota, Colombia. Esta es la primera historia que me atrevo a contar y espero que les agrade ya que es 100% real.

Crecí como cualquier niño de mi ciudad. Muy apegado a mi familia, y siendo el consentido por ser el mas estudioso y modestia aparte el de mas presencia. Mi vida sexual comenzó a florecer cuando tuve mi primer encuentro con mi hermana, que es un año menor que yo, pero eso es parte de otra historia que no se si sea capaz de contar.

Esta experiencia creo en mi un trauma que no pude superar durante algunos años ya que me sentía como el ser mas bajo de este mundo y que aun me hace sentir algunas veces mal. Era muy retraído con las mujeres y aunque andaba con varias niñas, no llegaba a tener algo serio con ellas. Read more

Me gusta / No me gusta

Mi querida tia Amalia.

Para empezar presentare a los personajes de la historia (como es de suponer lo nombres los voy a cambiar), la protagonista es mi tía Amalia, ella es prima hermana de mi madre, está casada, tiene alrededor de 50 tacos y dos hijos ya mayores que viven por ahí, es bajita, rubia con un cuerpo un poquito rellenito pero con un culo y un par de tetas que me vuelven loco, ¡¡ vaya tetas que tiene mi tía !!; yo me llamo Fede tengo 22 años y soy moreno y con un buen cuerpo pues me gusta mucho jugar a baloncesto y a tenis en mi pueblo.

Todo empezó un verano, yo vivo en un pueblo de Extremadura y en verano suelo trabajar en una de las piscinas de mi pueblo, bien como camarero o como socorrista. Ese verano fue cuando me empecé a fijar en el cuerpo de mi tía, no era un cuerpo de otra galaxia pero ese par de tetas y ese culo me excitaban demasiado y además me daba ese morbo de que era mi tía, bueno pues los días pasaban y yo no paraba de pajearme en la enfermería de la piscina o en el almacén pensando en mi tía y a veces me hacia pajas mirándola por una de las ventanas del almacén,… me ponía supercachondo mi querida tía. Read more

Me gusta / No me gusta