Marisabel y su bombacha turquesa

Esta es una historia real que me sucedió hace dos años, por lo que los nombres, las profesiones, los lugares y las nacionalidades han sido cambiados, ya que quiero que se mantenga la relación; estaba yo viajando por Europa del Este cuando conocí en un micro a una pareja de panameños muy simpáticos, el se llama Pablo y ella Marisabel, de unos 23 años ambos, estuvimos charlando bastante tiempo y al llegar de vuelta a Budapest nos despedimos, quedamos en contacto vía Facebook, escribiendo cada tanto desde mi llegada a Argentina.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi tia Sofia, parte 1

Milfs, Amor Filial Hetero. Era el cumpleaños de mi padre y justo esa semana habían ocurrido dos eventos familiares, con mis tías (sus hermanas) la menor Paula había sido madre de un varón y justo había vuelto a casa y la mayor Sofía había sido abandonada por su marido quien al dejó por su secretaria.

En ese momento yo tenía 8 años, Sofía 42 y Paula 30, mi padre era el hijo del medio cumplía 39 ese año, habían hecho en mi casa una fiesta de las tradicionales de cumpleaños, todos estaban emocionados con el nacimiento de mi primo menos yo que nunca le daba bolilla a los bebés y mi tía Sofía que estaba deprimida por su tema sentimental, eso hizo que esa noche Sofía se sentara al lado mío y estuviese hablando de todo conmigo, escuché todo su dolor por el abandono que había sufrido.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi tía Alejandra

Yo tenía 20 años, vivía en la casa de mis padres, en ese momento estaba de novio con una chica de 18 años, compañera de mi hermana.

Era un cálido sábado por la tarde de noviembre, yo estaba con Laura, mi novia en casa, además de mi hermana Mariana y una amiga de ellas, Sofía, en un momento determinado las tres me avisaron que salían de a dar una vuelta al Shopping, por lo que me quede solo en casa escuchando música.

Diez minutos más tarde sonó el portero eléctrico, era mi tía Alejandra, la hermana menor de mi padre, en ese entonces tenía 32 años, yo siempre había tenido muy buena relación con ella, de hecho ese año estaba terminando el secundario nocturno y yo iba a veces a casa de mis abuelos donde vivía ella a ayudarla.

Una de las últimas veces que había ido a su casa ella estaba usando una minifalda azul bastante corta, con la cual al cruzarse de piernas podía apreciar el triangulito blanco de su bombacha en un par de ocasiones, lo cual recuerdo me produjo una erección que traté de disimular lo máximo posible, pero me alivié en cuanto llegue a casa en el baño.

Ese día cuando bajé al verla estaba de nuevo con la misma minifalda azul y una camisa blanca que se le traslucía un corpiño también blanco, me preguntó por mi hermana, mi novia y la otra amiga ya que había quedado con ellas para venir a casa. Traía una mochila del lugar de ropa donde trabajaba, ya que tenía en ellas bikinis que les iba a mostrar a las chicas para la temporada del verano.

Le dije que se habían ido y seguramente vendrían en un rato, así que acepto pasar a charlar un rato; tomamos una cerveza y empezamos a hablar de variados temas, yo intentaba ver su entrepierna que hacia sugestivos cruces pero apenas había podido ver un segundo su bombacha nuevamente blanca, hasta que en un momento le pregunte por las bikinis, ya que quería verlas, como le quedarían a mi novia.

Tenía una amplia variedad, la que más me llamo la atención era una de color blanco con estrellitas naranjas y le sugerí que esa sería la mejor, mientras abría una segunda botella de cerveza, ella asintió, yo le dije que era parecida físicamente a mi novia, ya que tenía mismo color de pelo y piel castaño y que esa sería la mejor combinación, pero que debía comprobarlo.

Le sugerí que se probara la bikini, ella al principio se rió y me dijo que no, pero luego me preguntó si de verdad le parecía que ella era atractiva y le quedaría bien, por lo que yo le respondí que si pero que debía verla, pienso que la cerveza la había desinhibido.

Se rió y me dijo: de acuerdo, voy al baño a cambiarme, anda para tu pieza, yo fui y me quedé sentado en la cama esperándola, cuando apareció estaba increíble, como le quedaba esa bikini en su cuerpo, fue caminando lentamente por la pieza mientras se reía y pude ver como sus pechos brillaban con ese color naranja y su linda cola resaltaba en dicho color.

Dio una vuelta a la habitación, me acerqué y le dije que era muy bonita, mientras la tomaba de la cintura, ella sonrió y me dijo:

– pero no tengo novio,

a lo que yo respondí,

– voy a ser tu novio hoy.

La besé profundamente, ella fue muy pasional, nuestras manos se entrelazaban y las caricias iban hacia todas partes de ambos cuerpos, finalmente la tomé de la mano suavemente y la llevé hacia mi cama donde seguimos besándonos y tocándonos un buen rato, hasta que le quité el corpiño, y empecé a chupar sus pezones duros, noté que ella lo disfrutaba tanto como yo.

A esa altura ya no había marcha atrás: habíamos cruzado la línea y debíamos seguir, bajé por su cuerpo besando su vientre hacia abajo, al llegar a la bikini se la quité suavemente; sobre el velador había un condón que iba a usar con mi novia seguramente esa noche si la convencía de ir a un telo.

Ale lo abrió y lo fue poniendo lentamente sobre mi verga erecta, mientras la besaba y chupaba un poquito, podía haber pedido que siguiera, pero como había pasado un rato largo desde que las chicas se había ido, temí que volvieran así que decidí penetrarla, mientras continuaba chupándole las tetas, mi pija entraba con gran movilidad a su concha, no pasó más de un minuto, cuando Ale lanzó un gemido bastante grande, pudo alcanzar un orgasmo, yo que continuaba bombeando no pude resistir mucho mas y acabé al minuto siguiente, fue una gran cantidad de leche, ya que mi novia no había querido hacerlo la ultima vez y luego se había indispuesto por lo que estaba muy caliente.

Todo estaba de maravillas a pesar de la corta duración cuando sentimos al llave de la puerta, nuestra mirada fue de horror, pero rápidamente salí del cuerpo de Ale, y le dije que se escondiera en mi armario, donde fue poniéndose la bikini nuevamente y el bolso.

Laura me llamaba y le dije que estaba en el baño y ya salía, donde traté de arreglarme lo más rápido posible, allí las chicas me contaron del shopping y otras boludeces, hasta que Mariana me preguntó,

– uh, hoy no venia la tía Ale?, a lo que yo respondí que había llamado por teléfono diciendo que no venía, pensé que mi novia y su amiga se irían, pero pasó un largo rato que se quedaron hablando boludeces con mi hermana.

Yo tuve que ir al baño dado el efecto de la cerveza, allí me acordé de Ale que estaba encerrada en mi armario, le dije que las chicas se irían en un rato y cuando mi hermana les abriera yo ella aprovechara para irse por las escaleras, ah, y que yo le daría mi llave. Me dijo que estaba bien, pero se estaba meando, le dije que aguantara lo más que pueda, pero el problema fue que las chicas se quedaron media hora más hasta que finalmente mi hermana las despidió, fui a abrir el armario y mi tía Ale llorando un poco me dijo, discúlpame, no pude aguantarme.

Había un gran charco sobre el piso de madera del armario, yo la abracé y le pedí que no se preocupe, la ayude a cambiarse, traje del baño una toalla rápidamente, se quitó la bikini y se puso nuevamente la bombacha y se vistió como había llegado, la despedí con un piquito en la boca, ella me dijo: la pasamos genial.

Dentro de mi armario quedaba su bikini blanca de estrellitas naranjas empapada y un gran charco de pis sobre el piso que sequé de innumerables formas.

CONTINUARÁ.

Me gusta / No me gusta

Menuda suerte¡¡¡

Esto sucedio hace unos meses, soy profesor de Historia y estaba en una recepcion que se hacia en un museo en Buenos Aires, conocia a las asistentes pero la verdad no me atria mucho ninguna, habia alguna veterana interesante, entre ellas Gabriela la protagonista de la historia que voy a contar, pero hacia poco salia con mi nueva novia y cogiamos todos los dias estaba plenamente satisfecho, habia tomado varios vasos de cerveza por lo que tenia deseos de orinar, el baño de abajo estaba ocupado asi que fui al baño de arriba, encendi la luz pero olvide trabar la puerta, en cuanto estaba terminando de mear siento que la puerta se abre de repente y veo la sombra de una mujer que entro bruscamente se sento sobre la bacha, sebajo la bombacha a la altura de los tobillos e instantaneamente senti el caracteristico ruido y el olor, estba cagando en el lavatorio¡¡¡
Cuando la mire, me dijo sollozando y con la cara enrojecida:
_-No podia mas un segundo mas y me cagaba por favor te pido mil disculpas me da mucha vergüenza esto.
Fui hasta la puerta y le puse la traba,apoye mi mano en su hombro y le dije que se tranquilizara,que eramos humanos y eran cosas que pasan, me agradecio mientras su cara mostraba alivio mientras seguia defecando sobre la pileta, en lo bizarro de la situacion me excito mucho ver su bombacha blanca de seda sobre sus tobillos milagrosamente limpia, cuando termino me dijo,:
– vos sabes que soy la directora del museo nacional de investigaciones, esto no puede trascender, tiene que quedar entre nosotros, necesito tu ayuda para arreglar esto, a cambio podes pedirme lo que quieras pero ayudame a limpiar lo que hice por favor si se enteran de esto me despiden, este es el baño privado de la directora de aca. Por supuesto lo que vino fue un poco desagradable limpiamos su caca que era abundante con una bolsa de papelque tenia y luego hicimos correr mucho agua y jabon, gabriela se higienizo en el bidet y el asunto se arreglo en 5 minutos incluso encontramos desodorante y nada parecia haber pasado alli.
Salimos del baño, la tome de una mano y la lleve a una habitacion donde se exponian muebles coloniales,no tenia un condon pero mi calentura era muy grande la bese, baje su vestido comence a chuparle las tetas, le saque su bombacha blanca y comence a penetrarla sin nada despues de un acuerdo que eramos sanos los dos y que tomaria lapildora del dia despues por las dudas, mi pene comenzo a bombear sus paredes eran calidas y humedas, despuesd e un rato acabe con una importante cantidad de leche a pesar de que habia cogido con mi novia unas horas antes, ella acabo casi en simultaneo conmigo , despues nos quedamos un rato haciendonos mimos, y mas tarde me masturbo y me chupo la pija tragandose todo, al final de todo eso bajamos, todos nos preguntaron donde estabamos y le dijimos al resto que estabamos hablando sobre un proyecto para el museo el año proximo, en eso aparecio su marido y ella se fue, no sin antes se despidio y me dijo aloido, gracias por el secreto y tambien por ese ratito

Me gusta / No me gusta

Una terapia realmente curativa

Era una cálida tarde de principios de diciembre, como todos los martes a las 19 hs, iba a mi sesión con mi psicóloga, había comenzado hacía tres meses, en ese momento yo tenía 22 años, venía de mi trabajo en la oficina y yo era su último paciente.

Había comenzado terapia por temas generales que no vienen al caso, pero mi problema principal eran las mujeres, mis citas terminaban siempre en fracaso, estaba muy ansioso y nunca podía concretar, habíamos tratado con Claudia, la psicóloga ese tema en varias oportunidades, y ese día en especial ibamos a hacerlo nuevamente, ya que había tenido una cita el viernes anterior.

Claudia era una mujer de unos 35 años, si bien no era exuberante, tenia un buen físico, alta, un poco caderona, pero bonita de cara con un cabello castaño enrulado y grandes ojos marrones, como también era grande el tamaño de sus tetas, ese día vestía una blusa blanca y una pollera de color bordó, muy sexy, como les dije antes hacia mucho calor unos 29º mas o menos, se sentó frente a mi en su sillón, no hacía terapia de sofá y cruzó sus piernas, me preguntó sobre mi cita y le dije que no había sucedido gran cosa, algo que se venia repitiendo últimamente, Claudia me dijo que eso no podía seguir pasando porque yo era joven, con mucho potencial pero baja estima, mientras me hablaba separó sus piernas frente a mi, por lo que me dejó una vista panorámica de su bombacha blanca que brillaba sobre su pollera bordó.

Eso me excitó mucho, y traté de concentrarme en lo que decía –Seguía hablando de la confianza en si mismo- pero volví a bajar la mirada hacia su entrepierna, mientras mi erección comenzaba a sentirse, de todas maneras no me atreví a decirle nada, ya que Claudia era la esposa del mejor amigo de mi tío y eso me inhibía mucho.

Ella siguió hablando mientras abría más las piernas, explicándome que yo tenía un gran potencial que no explotaba con las mujeres y que debía aprovechar, yo no paraba de mirar su inmaculada bombacha de seda blanca, hasta que al fin, ella interrumpió su discurso y exclamó viendo mi erección que ya se notaba un bulto en mi pantalón:

– Bueno, veo que esto ha surtido efecto, mira, esto es parte de la terapia, yo se que va contra la ética involucrarse con un paciente y además soy una mujer casada, pero creo que es la ayuda que vos necesitas u además a mi me gustas, eso si hagámoslo con la condición que sea sólo esta vez como ayuda terapéutica para que ganes confianza con las mujeres.

Yo no podía creer lo que pasaba, me acerque y le di un beso que fue muy intenso, mientras mis manos acariciaban su blusa, tocaba sus tetas, comencé a chuparle sus pezones, la fin ella me tomó de la mano y me llevó sobre un sillón, me quité el pantalón y el slip ella tomó mi pija y le dio unos besitos, que hicieron que se pusiera más dura aún, ella me colocó el preservativo, me recosté sobre ella, le quité esa hermosa bombacha que tenía, mi pija se introdujo en los mas profundo de su vagina, mientras golpeaba con ella sus paredes sentí el cálido baño de su flujo sobre mi verga, lo que hizo que pudiese contenerme solo un minuto más, que gocé intensamente, para acabar con una abundante acabada cremosa, que casi desborda el forro de la cantidad que era, es decir que casi la embarazo, me lo saqué al besé por todo su cuerpo y declaramos que ese día era el de mi liberación sexual y ella había quedado en mi historia, a quién siempre recuerdo con mi amor, gracias Claudita

Me gusta / No me gusta

La hija del Empresario

La historia que voy a contar sucedió hace algunos años, yo trabajaba en una empresa de asesoramiento, entre mis clientes tenia al Sr Salvador, con quién etnia una buena relacion asi como con su hijo Salvador Jr, también tenia una hija llamada Noelia, quien era interesante aunque no deslumbrante tenia sus buenos atributos, pero en al empresa todos le temían por su personalidad agresiva, habia hecho despedir a mucha gente por su mal carácter.

Un día lleve un nuevo proyecto a Salvador, pero el y su hijo estaban por viajar a Italia, me dijo que no quería invertir por el momento, pero que si quería lo dejara en la oficina, pase y la via Noelia,quién no me conocía mucho, le deje la carpeta y me fui.

A los tres días recibí una llamada en mi celular de la empresa, Noelia, me dijo que había leído el proyecto y que le interesaba mucho, pero quería discutir algunos detalles conmigo, me dijo que fuera a su casa el sábado por la tarde a eso de las 16 hs, si era posible porque estaba muy ocupada en la semana, interrumpir el finde era importante pero era una buena comisión si se cerraba el negocio, además era algo importante porque su padre no arecia interesado en el proyecto.

Fui con mi auto hasta su casa, me recibió la mucama, me hizo pasar, em dijo que Noelia estaba tomando sol junto a la pileta, cuando me acerque lavi su cuerpo estaba interesante estaba haciendo topless pero boca abajo con una bikini blanca con estrellitas azules, me saludó y se cubrió sus tetas con el top, y volvió a recostarse, me pidió que la esperara 15 minutos más porque le faltaba tomar color en la espalda, comenzamos a conversar del proyecto, pero al rato ella me pidió que por favor le pasara crema solar por la espalda y las piernas, lo que comenzó a excitarme, pero cuandollegué a sus gluteos no me animé a seguir ya que era la hija de uno de nuestros mejores clientes con una fama de muy jodida, pero ella me miró y me dijo:

– Dale, en la cola también, sos timido? yo sonreí y comencé a masajearle sus gluteos, ella agregó, como para calentar más el ambiente:

– Por favor, esparci bien en toda la cola y corré un poco la bikini asi tenes mas espacio, metí la bikini en su cola y quedó como una tanga, vi como mi miembro se endurecía cada vez mas, volvi a agregarle mas crema y no solo toque su cola sino que rozaba sus partes intimas, al prncipio sin querer con la mano y después a propósito, mis dedos andaban palpando su vagina, la cual solo la separaba la bikini, pero sentia su calor, pensé que mi pija iba a reventar porque estaba a mil, pero ella emitió un gemido de satsfacción y pude ver que en su bikini se dibujaba un circulo humedo, a la altura de su concha y se extendia lenta pero continuamente.

Ella me interrumpió y me dijo:

Bueno, ya está, vamos adentro a tomar algo un rato.

La besé al entrar a la casa y nos tiramos encima de un sillón, desabroché mi pantalón, bajé mi boxer, cuando vi mi pija a full, me di cuenta que no tenia forro para cogerla ahi mismo, y  ella tampoco queria coger asi, pero encontró una solución un poco bizarra y dolorosa después, epro en ese momento valio la pena, habia una pequeña bolsa de nylon transparente que ella me puso en mi pija despues de besarla y lamerla un poco, era incomodo pero con la calentura que habia no fue problemami pija embolsada rozó todas las paredes de su concha y recibió una calida bienvenida de su flujo, hasta finalmente pudo explotar  y senti un alivio enorme, Noelia me quitó la bolsa de la pija porque yo no podia con un poco de dolor, pero ella tambien fue torpe y cuando al quitó quedo todo el semen derrapado en el sofá familiar. Ella no tuvo mejor idea que limpiarlo lamiendolo…

Me gusta / No me gusta

Mi Jefa en Llamas parte 3

Como había ocurrido anteriormente, seguía teniendo sexo con Sandra,mi Jefa del Instituto.

Se acercaba el verano y había una fiesta de fin de año en una quinta de General Rodriguez con otros docentes, era un sabado por la tarde del mes de noviembre. Yo había ido solo porque Sandra había ido allí con su esposo, así que nos encontramos en la fiesta pero todo como si fuese una relación normal.

Habiamos compartido un asado y estuvimos también bebiendo, a eso de las 17 hs, fui al baño a orinar y al salir la encuentro a Sandra, en la cola del baño de mujeres, le dije que me tenia que ir porque esa noche venia mi novia a casa, pero ella me dijo que también se iba entonces, ya que le iba a decir a su esposo que había olvidado terminar un trabajo en casa, ya que iba a cenar a lo de sus suegros, por lo que fuimos en el auto con Juan, su esposo hasta la casa de sus suegros, que quedaba de camino en Parque Leloir, una vez que estuvimos allí salude a Juan con apretón de manos, ella le dio un piquito, y le dijo, nos vemos a la noche,amor.

Entonces pasé al asiento de adelante y comencé a acariciarle su entrepierna mientras ella manejaba, pero extrañamente ella se resistió un poco, pronto me di cuenta mi mano quedo atrapada entre el elastico inferior de su bombacha y su entrepierna, senti de repente mi mano mojada, pero me di cuenta que no era su flujo sino pis, fue una chorreteada bastante fuerte que mojo mi mano y parte del asiento, me estoy meando¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ no puedo mas¡¡¡¡¡¡¡¡ lo que pasada es que no fui al baño porque vi que te ibas,tranquila le dije cerra las piernas fuerte y yo hago presión con mi mano hasta que encontremos algún baño en el camino, tomo la ruta en direccion a Bs as, el auto pisó fuerte un lomo de burro, y ella no pudo evitar un segundo chorro mas fuerte que el anterior este ya mojo el piso, ella comenzó a insultar, le dije que se concentrara en manejar y se tranquilizara, que yo mantenía la presión con mi mano totalmente empapada, era como querer parar als olas con las manos, por los chorritos que no podía contener y se le escapaban y se mojaba cada vez mas, el cartel de un servicentro decía que faltaba 1 km, pero ella detuvo su auto en la banquina y casi llorando me dijo por favor saca la mano tengo que aliviarme me duele mucho la vejiga, saque mi mano húmeda y al segundo vi el chorro salir por entre su piernas, fuer algo que duro cerca de un minuto no se como pudo retener tanto liquido, su cara detonaba alivio de haberse sacado el dolor y esa presión, total ya me había hecho encima, me dijo; lo que pasa es que tome 1 litro de cerveza y no fui al baño, el piso de su auto estaba inundado y había otro problema ella no podía ir a su casa a cambiarse de ropa porque las llaves se las había dejado a su esposo, por lo que le dije de ir a un shopping cercano yo le compraría ropa y vendría a mi casa a cambiarse y bañarse y llevaría el auto a un lavadero, diciendo que uno de sus hijos se había meado,por lo que ella dijo estar de acuerdo que le parecía la mejor idea,

Estaciono su auto en el garaje del shopping y yo fui a hacer las compras, le traje una pollera negra y una bombacha lila como la de nuestra primera vez, cuando volvi al auto estaba muy excitado con todo lo vivido así que le ordene, quiero cogerte asi empapada como estas!!!!!, comencé a besarla, toque su bombacha empapada puse un preservativo en mi pija y la cogi disfrutando muchísimo ese roce de mi pija con su humedad intima hasta que por fin acabe con una abundante cantidad de lech.

Fuimos hasta mi depto, donde se baño y se cambio, dejamos el auto en el lavadero, eran las 20 hs en un rato venia mi novia, por lo que debía apurarse pero ella me pidio que le sacara fotos con su bombacha y corpiño lila que le había comprado empezó a hacer poses sobre mi cama con una flor entre sus tetas, yq ue se quitó el corpiño y me lo tiró, por lo cual volví a calentarme, abalance sobre ella y comencé a chuparle las tetas, mi pija a full mientras lamia sus tetas, pero me di cuenta qeu no tenia otro condón, ella me insistió que se la pusiera igual, no le costo mucho convencerme asi que comencé a bombear dentro de su cuerpo contra las paredes cálidas de su concha hasta que finalmente acabé con las reservas que me quedaban despues del otro polvo, peo al mismo tiempo senti la llave de la puerta que se abría, era mi novia que nos vio in fraganti y comenzó a insultarme,pero Sandra, a quien ya conocía, le dijo que me había obligado a hacerlo sino me despediría, ya que su esposo la habia abandonado,que habíamos tomado un cafe esa tarde y que no tenia suerte con los hombres,pero que no queria joderme la vida y no lo volvería a hacer, pidió disculpas se cambio y se fue,mi novia también se fue y me mando a la mierda, pero bueno 2 es demasiado.

Me gusta / No me gusta

Quién roba a una ladrona…

Era una tarde de sábado en Enero, yo me había visto con un amigo quién debía devolverme un libro que le había prestado para estudiar. Al salir la vi a Bibiana, ella es una chica dueña de una librería a la que voy a comprar habitualmente, ella trabaja con su suegra tiene 33 años, rubia, de estatura media, un poco de pancita y cola pero apetecible sin dudas, no la conocía tanto, solo de comprar ocasionalmente.

Nos saludamos, ambos íbamos hacia la salida, me preguntó si había comprado algo, a lo que respondí que no, por lo que pregunte a ella y me dijo que tampoco, me preguntó si iba a mi casa, porque estaba con el auto y me podía llevar a lo que asentí, le pregunté que hacia en el Shopping y me dijo que había ido a ver bikinis ya que en 2 días se iba de vacaciones a la costa con su familia, pero que no había comprado ninguna. Mientras tanto llegamos hacia la puerta de su auto, luego de bajar por el pasillo, abrió la puerta y me senté, entonces ella me dijo:

-Pero te voy a confesar algo: me robé una

Yo me sorprendí y le dije que no le creía, entonces me contó, cuando estaba en el probador había mucha gente la vendedora le dio 4 modelos distintos para probar pero creyó que eran 3, que fue lo que le dijo, así que se quedó con una.

-Bueno-pregunté- pero donde la escondiste?
– No me lo vas a creer, respondió sonriendo.

A todo esto cabe aclarar que estábamos sentados frente a frente en los asientos, ella no habia encendido el motor y el garage del shopping estaba semioscuro.

-Dónde? Inquirí ya con cierta erección de mi miembro sospechando lo que vendría…
– Bajo mi bombacha, dijo sonriendo.
– No te creo, le espeté
-Bueno, me dijo, podés chequearlo vos mismo, hace mucho calor acá en el auto, me siento molesta por el sudor, porque no me ayudas –dijo mientras comenzaba lentamente a abrir las piernas- no aguanto la presión de 2 prendas, sacame la bombacha.

En ese momento mi erección se habia incremenatdo mucho pero trate de mantener mi cabeza fria, me agaché bajo su asiento, con mis 2 manos fui rozando suspiernas hasta llegar a sus caderas y comencé a bajar su prenda intima, era de color blanco, de seda, estaba bastante húmeda por el sudor, después de unos movimientos curvilineos, logre sacarla y me la quedé en la mano; mientras tanto a pesar de la penumbras en las que estabamos en el auto, pude divisar su bikini robada, era de color crema con estrellitas rosadas.

Es hermosa, le dije, yo también me la hubiera robado…y subi mis manos por sus piernas hasta tocarla,le dije que suavecita es, mientras acariciaba su bikini también algo húmeda.
-Ya que está ahí abajo creo que necesito tu ayuda, dijo sonriendo,
-Ya mismo, le contesté y comencé a darle besitos, mientras con mis dedos corria la bikini y mi indice se introducia en su vagina lentamente, rocé su clitoris con suavidad pero constantemente, a los 2 minutos enti un gemido fuerte y mi dedo comenzó a humedecerse hasta que por fin acabó, en una chorreteada enorme, no muy frecuente en las mujeres, tanto que mojó mi cara, el asiento y el piso tenían un charco y su flujo también había ensuciado bastante su bikini cremita.

– Bueno, mi amor, le dije ahora te toca pagar a vos.

Busqué en mi billetera un forro, y me lo puse rapidamente, ya que mi pija estaba a 1000, me coloque encima de ella reclinamos el asiento y la cogí un rato, no pude aguantar mucho, porque estaba muy cargado,pero también llené mi forro con una enorme cantidad de leche, mientras sus labios vaginales comprimian mi verga.

Terminamos lo nuestro, ellamed ijo que tenia que pasara buscara su hijo en un cumple, me llevó a mi casa y quedamosen repetir otro dia, nos despedimos con un cálido beso en la boca… y le robé la bombacha…que la tenia en mi bolsillo desde que se la había sacado, quién roba a un ladrón tienen 100 años de perdón…

Me gusta / No me gusta

Pissing y sexo en un autobús

Ella había olvidado de subirse su bombacha que estaba a la altura de sus muslos, la que yo toqué y comencé a besarla, quité su bombacha, Paula se abrió de piernas se sentó arriba mío y allí en el micro se la enterré hasta los huevos, ella solo dio un pequeño gritito de entrada, luego empezó a moverse con ritmo, le acariciaba las tetas mientras seguía bombeando…

Esta historia sucedió algún tiempo atrás en una cálida tarde-noche de diciembre, se festejaba la fiesta de fin de año en un campo deportivo.

Habíamos estado desde la mañana, entre mi grupo se encontraba Paula, una colega mía del mismo instituto, nos habíamos sentado a la misma mesa y habíamos charlado bastante en la tarde, a mí me gustaba, era una joven de unos 25 años, alta, rubia, de ojos celestes, culo forma de manzana y buenas tetas; a la tarde debido al calor se había servido gaseosas y cerveza, yo no tomo cerveza ya que no me gusta, así que solo tomé un par de vasos de cola, pero Paula, la niña en cuestión, había bebido al menos 6 chopps de cerveza por lo que estaba bastante mareada y alegre.

Al terminar la fiesta me despedí de todos, sin olvidar pasar por el baño, dado que el viaje a la ciudad era de 65 km, pero para el baño de mujeres como es usual había una fila impresionante de más de 15 personas, por lo que Paula, que en principio pensaba ir, desistió y vino conmigo ya que tomaba el mismo micro y no quería volver sola dado que estaba bastante mareada, esa tarde Paula lucía una blusa blanca y una pollera negra, en la cual se le marcaba todo su culito.

Comenzó a anochecer, subimos al micro, nos sentamos en los últimos asientos y comenzamos a charlar animadamente, a los 10 minutos de estar en viaje noté que ella apretaba muy fuertemente su entrepierna y cambió de tema ya que no se la veía tan feliz sino preocupada, había parado de reírse.

Cuando le consulté que le pasaba, me dijo: -Tengo muchas ganas de hacer pis, me estoy aguantando todo lo que puedo, ¡pero no sé si voy a poder llegar!

Esto me excitó mucho, ya que siempre fue una fantasía que había tenido, le dije que se contuviera lo más posible que seguro iba a aguantar, pero ella ya con cierta desesperación, me dijo, -Soy una boluda, me tomé más de un litro de cerveza y no fui al baño, ¡creo que estoy perdida!

En sus ojos noté cierta desesperación, me dijo, -Por favor ayúdame, me meoooooooo, no aguanto un minuto más…

Allí recordé que tenía una botella de plástico con agua en mi bolso, abrí la ventanilla del micro, tiré el agua y le dije, -Bueno Pau, el micro no tiene baño, vas a tener que hacerlo acá, yo cuando se llene lo tiro por la ventana y lo volvemos a llenar, ella asintió y se puso en cuclillas tomándose del asiento y el otro brazo lo apoyaba en mí, dado lo incómodo de su situación me pidió que le baje la bombacha, lo que me excitó muchísimo, cuando mis manos tocaron su prenda interior de suave seda sentí en ellas un chorro de líquido caliente que se la baja hasta sus muslos, su chorro comenzó a llenar la botella no con mucha pericia, ya que mucho de su líquido terminaba en el piso del micro.

Finalmente cuando la llenó le dije que se detuviera, tomé la botella y arrojé el líquido por la ventana, aunque mucho su vejiga no respondía dado que siguió meando bastante, volví a poner la botella y ella siguió, esto fue algo que hizo en total cuatro veces, por lo que meó más de 2 litros ya que dejó un gran charco en el piso.

Mis manos también estaban sucias de su meo y su bombacha y entrepierna algo mojadas de los chorros que no habia podido contener, los que secó con mi pañuelo, de todos modos Paula se sentía aliviada, su cara de placer cuando orinaba parecía que gozaba, le dije vámonos a otro asiento más atrás…

Ella me dijo, -La verdad es que te debo una, nunca había tenido tantas ganas y yo le respondí, -Bueno Pau, quedemos a mano, yo tampoco nunca tuve tantas ganas como ahora que te estoy viendo así…

Ella había olvidado de subirse su bombacha que estaba a la altura de sus muslos, la que yo toqué y comencé a besarla, quité su bombacha, Paula se abrió de piernas se sentó arriba mío y allí en el micro se la enterré hasta los huevos, ella solo dio un pequeño gritito de entrada, luego empezó a moverse con ritmo, le acariciaba las tetas mientras seguía bombeando…

Luego de un rato de tener mi pija adentro me di cuenta que me habia olvidado de un forro, pero ella tomó un condón de su cartera y me lo dio, saqué mi verga toda húmeda de sus jugos, lo puse como pude  y seguimos bombeando tranquilos, Paula no dejaba de gemir, en un momento se retorció y exprimió mi pija, se estaba corriendo, me chupaba el cuello mientras se corría…por la ventanilla el paisaje nos brindaba un hermoso anochecer y nosotros cogiendo…

Estábamos llegando cuando acabé con abundante leche, ya que Paulita me tenía muy calentito, me quité el preservativo y observé en el piso las manchas de orina, flujo y semen que habíamos derramado…

Paulita se despidió, ya que se bajaba antes que yo, con una sonrisa, diciendome, -Ahora llamo por el celular a mi novio que me viene a buscar a la parada.

Me guió un ojo, me acarició el bulto, y solo me susurró, – Espero que cuando nos encontremos en el instituto no tenga tantas ganas de orinar, porque las ganas de coger contigo no se me han ido, y deberíamos conocer algún…sonó su celular y así quedamos…

Autor: Cocotero

¿Pareja, Sexo el fin de semana? No pierdas más tiempo entra: http://www.yunu.com/

Me gusta / No me gusta

Mi jefa en llamas II

Comenzó a chupármela de una, arrancado el bóxer con cierta desesperación, mi pija sentía el calor de su lengua cada vez más húmeda hasta que pude acabar a los minutos, para terminar nuestra obra la volví a coger sin forro, sintiendo sus acabadas al menos tres veces, pude aguantar un buen tiempo con mi pija en su concha, hasta que al final pude acabar.

Como les había contado anteriormente lo que pasó con Sandra esa tarde debía repetirse, por lo que a ambos nos gustó la idea, los días siguientes a ese polvazo habíamos tenido algunos leves contactos sexuales, cuando estábamos solos nos saludábamos con un piquito y jugábamos a adivinar el color de nuestra ropa interior.

Sin embargo no habíamos vuelto a hacerlo, hasta que a las dos semanas de lo que pasó en el primer relato, un sábado por la tarde me encontraba tomando algo en un bar con mi novia, cuando en el mismo lugar apareció mi jefa con su marido, nos saludamos, le presenté a mi novia y ella a su esposo, todo lo formal, al rato con Gabriela, nos fuimos, la acompañé a su casa y quedamos en vernos a la noche, justo ella había terminado los días de su periodo por lo que estaba ansiosa por tener sexo esa noche, así que pasaría a eso de las 23 hs por casa, en ese momento eran las 17.30.

A la media hora recibo un llamado en mi celu de Sandra, preguntándome si podia hablar, le dije que sí, que estaba solo, me dijo que al verme le habían venido muchas ganas de hacerlo en ese momento, lo cual me excitó muchísimo, me dijo que su marido habia ido al club y tenía dos horas libres antes de la cena, si podía pasar por casa a eso de las 18.30, le dije que sí, con la condición que se esmerase con un modelo sexy de lencería a lo que accedió riéndose.

Esperé ansiosamente que se hiciera la hora hasta que sentí el timbre, cuando le abrí la puerta pasó y en él ascensor me dio un beso muy fuerte en la boca, me empezó a chupar el cuello mientras yo la acariciaba tocando su cola, al entrar a casa, me pidió que me tapara los ojos y tenía la sorpresa de su nueva bombacha que había comprado especialmente para ese momento, yo esperé cómodo sentado en el sillón y la vi, se quitó su pollera, era una hermosa bombacha blanca con flores rojas y rosas con bordes negros, aunque al tocarla noté que estaba mojada, lo que me excitó mucho, me dijo, ¿Que querés bombón?, tuve que esperar una hora, fui a una calle aislada y pensé en vos y me pajeé para tranquilizarme un poco.

La tomé de la cintura comencé a besarla en todo su cuerpo, moví a un costado su bombachita y comencé a masturbarla a lo que ella le encantó, me empecé a tomar su jugo, luego ella me dijo, ahora es mi turno…

Comenzó a chupármela de una, arrancado el bóxer con cierta desesperación, mi pija sentía el calor de su lengua cada vez más húmeda hasta que pude acabar a los minutos, para terminar nuestra obra la volví a coger sin forro, sintiendo sus acabadas al menos tres veces, pude aguantar un buen tiempo con mi pija en su concha, hasta que al final pude acabar, lo más caliente fue que me dejó la bombacha en mi casa, que guardo como trofeo y la tuve que esconder de mi novia, que venía al rato y ella tuvo que comprarse otra…

Autor: Cocotero

¿A solas? No más, registrarte gratis y encuentra lo que buscas http://www.yunu.com/ y goza con la pareja.

Me gusta / No me gusta

Mi jefa en llamas I

Mientras sacó mi herramienta de mi bóxer negro y comenzó a lamerla, su lengua jugueteaba con mi verga, solo sacó la boca un segundo y me dijo: Acabá tranquilo me la trago toda, esto me excitó mucho, a los pocos minutos acabé de lo excitado que estaba y ella cumplió su promesa, seguí acariciándola, saqué mi pija y como un inconsciente, sin forro, le bajé la bombacha y se la metí.

Esto me sucedió este año, soy un profesor de inglés en Buenos Aires, Argentina, trabajo en varios institutos dando clases en la ciudad, por lo cual conozco a mucha gente aunque nunca había tendió la posibilidad de experimentar nada con una jefa, si con alumnas por suerte, pero esa es otra historia.

La jefa del instituto en cuestión se llama Sandra, una bella mujer de 39 años, morocha, con culo y tetas impresionantes, pero la verdad es que me había fijado muy poco en ella porque siempre la relación fue formal, además tengo una excelente relación con mi novia.

Sucedió que cierto día del mes de mayo, a pesar de la época todavía hacía calor en Bs As, tenía que verla a Sandra, mi jefa, en su oficina, eran las 19 hs y debía entregarle el informe mensual de clases…

Me llamó la atención que ese día su pollera era excesivamente corta, ella siempre vestía pantalones o polleras largas y además no llevaba medias lo cual atrajo mi mirada, me pidió que no me sentara en el escritorio ya que tenía muchos papeles y textos que arreglar, por lo que se sentó en uno de los sillones y yo frente a ella en el otro…

Me pidió que le hiciera el informe semanal de las clases como lo hacía habitualmente, yo empecé a hablar, pero comencé a mirarle la entrepierna, y llegué a divisar el triangulito violeta de su bombacha, aunque con esfuerzo por no desconcentrarme de lo que le estaba contando.

Ella hizo un par de preguntas y al mismo tiempo abrió más las piernas dándome un panorama más amplio de su ropa interior, pude notar que su prenda de color violeta tenía dibujitos de unas pequeñas brujitas de color blanco, hacía esfuerzos por no desconcentrarme pero seguía hablando…

Ella sonrió levemente, mi erección se fue incrementando hasta no poder disimularla más, no aguanté y le dije:

-Sandra, ¡que bombachita te pusiste! ¡No puedo parar de mirarte! ¡Se te  ve súper deliciosa!

Ella se rió, me tomó de la mano y me dijo.

-Estoy más aliviada, al menos vos lo notaste, el sábado cumplí 15 años de casada y la compré para celebrar con mi marido, y él ni me dio bola, me dijo que se tenía que ir a cerrar un negocio, ¡mentira! se que sale con su secretaria.

Comenzó a desabrocharme el pantalón y me dijo.

-Soy una boluda, te tengo acá y nunca hago nada y él me llena de cuernos, esto es injusto…

Mientras sacó mi herramienta de mi bóxer negro y comenzó a lamerla, su lengua jugueteaba con mi verga, solo sacó la boca un segundo y me dijo:

-Acabá tranquilo me la trago toda, esto me excitó mucho, ya que es algo que mi novia no le gusta hacer, mientras le acariciaba su pelo…

A los pocos minutos acabé de lo excitado que estaba y ella cumplió su promesa, seguí acariciándola, saqué mi pija y como un inconsciente, sin forro, le bajé la bombacha y se la metí…

Nooo…ooo haaaa..yyy proooo..bleeee..mmm..aaa, me dijo ella entre gemidos entrecortados, estoy ovuuuu..laaaa…ndoooooooo, sentí el calorcito de sus tres orgasmos, su vagina comprimía mi falo como queriendo sacarme hasta la última gota, hasta que, de tanta calidez de su labios vaginales, finalmente acabé y le llené la conchita con mi abundante lechita cremosa y caliente…

Nos quedamos en el piso ahí un buen rato fumando un par de cigarrillos, y por qué no, chupando sus hermosas tetas y acariciando su más que hermoso culito lo que produjo que mi falo se pusiera otra vez con ganas de guerra… ella lo notó y….pero eso es tema para otro relato.

Autor: Cocotero

Me gusta / No me gusta