Mi jefe, el pizzero

Hola, buenas.

Lo que voy a contarles sucedió realmente, hace un par de meses. Para respetar mi intimidad y la de los involucrados, no diré de dónde soy y cambiaré los nombres de los aludidos.

Ante todo, me llamo Pedro y tengo 21 años. Soy de un pueblo no muy grande, en la costa, donde abundan los turistas. Como he terminado los estudios recientemente y me hace falta dinero, entré a trabajar como camarero en un restaurante italiano, muy modesto y acogedor.  La comida era muy buena, había ido varias veces a cenar y me pareció una buena idea: así estaría trabajando en un lugar agradable y familiar, a pesar de no tener nada que ver con mi carrera.

Read more

Me gusta / No me gusta