LAS MELLIZAS.

Hola familia, supongo que alguien se acordara de mi, soy BadWorld, el chico al que siempre le pasa de todo.

Hoy voy a contaros mis desventuras con unas amigas, que son dos hermanas mellizas. En el relato seguramente habrá alguna diferencia con la realidad, ya que de esto hace lo menos tres años y lo recuerdos no son exactos.

Era el verano del 98, recién cumplidos los 18 y sacado el carnet de conducir, mi padres me regalaron mi coche, un Hunday Coupé, de color negro, y con todos los extras.

Estaba loco por irme a dar una vuelta y así lo hice, y como cualquier chico de esa edad, te gusta vacilar de deportivo, y me fui a casa de unas amigas, y quedamos para ir a tomar algo y salir de fiesta.

Las recogí y les estuve dando una vuelta con el coche nuevo, y nos fuimos a dar una vuelta por el paseo marítimo. Estas chicas recuerdo que siempre estaban de cachondeo y parecía que siempre estaban con ganas de sexo, pero yo tampoco les hacia mucho caso, ya que las conocía de hacia tiempo y jamás las imagine en una relación intima. Pero algo ocurrió, delante se sentó una de ellas, y la otra detrás con un amigo, y por el retrovisor observe que se estaban manoseando a tope, y que aquella chica cedía a gusto de mi amigo, yo no dejaba de mirar, cuidadosamente a la vez que circulaba por las calles de la ciudad, que su espectáculo era separado a los viandantes exteriores por los cristales tintados negros.

Yo circulaba muy excitado y sentía gran envidia por no estar en el asiento trasero en su lugar o incluso haciéndoles compañía, pero entonces ocurrió lo menos esperado, una mano rozo mi muslo derecho, y al voltear la cabeza levemente a la derecha, vi a su hermana con mirada de picara, y una sonrisa que lo decía todo, entonces salí de la ciudad a la autopista y a gran velocidad me dirigí a una montaña solitaria, ya sabéis, el típico sitio donde van los jóvenes a haces sus necesidades íntimamente. Aquel día, había mas coches en la montaña que en la ciudad, había luna llena, y la gente en luna llena se le calienta la sangre y la enfrían en esa montaña a base de bien.

Busque un lugar apropiado, entones vi que esta se me tiro encima, incluso recuerdo que con el culo cambio de marcha, yo no lo vi pero escuche el cambio mecanizar sin el embrague, y pensé, bien!!!! No tiene un día y a darle caña al pobre coche, entonces deje de pensar en el coche y vi los ojos de ella, me miraba con sus enormes ojos negros. De cuerpo no es que fuera un monumento, pero tampoco estaba mal, pero entonces se me fueron las manos, las cogí de las caderas, la pase a mi lado del coche y empezamos un mano a mano que pa que te cuento?, entre el calor del verano, el calor que desprenden los cuerpo de ambos sexos en aquella situación y los del asiento de atrás que ya estaban por el segundo plato (mete y saca), yo ya no podía mas, empecé a besar su cuello levemente, llegando a los lóbulos de los oídos y con mi oído pegado a su mejilla escuchaba a través de la piel como gemía y se le aceleraba la respiración entre cortada por unos suspiros de placer.

Le dije que en esta postura no podríamos hacer mucho, y que por que no salimos fuera. Y dejamos a nuestros “compañeros de mesa” para salir de coche, y empezamos a mirar para todos los lados buscando un sitio adecuando y nada, no había mas que árboles y tierra y alguna que otra roca. Y coches por todos lados pero a lo lejos, y entonces se me vino a la mente una frase, y se la dije “por que no lo hacemos en el coche?” a lo que ella me dijo que si no me había dado cuenta que el asiento trasero estaba ocupado y los asientos delanteros son deportivos y no es posible.

Entonces le puse un dedo sellando los labios y le dije ” he dicho en el coche, pero no dentro” y entonces se giro y vio el capo, que el de este modelo es prácticamente horizontal y bastante amplio.

Ella se apoyo en el capo, se levanto el vestido y empezó a tocarse a través del tanga, con la luz de la luna, las partes humedecidas brillaban abundantemente, y yo ya no podía mas, o me ponía a actuar o me daba un soponcio de esperar, y me acerque agresivamente y le quite el vestido y la puse boca abajo y empecé a rozar mi pene con su clítoris haciéndole un gustoso masaje en la zona, y observaba como se mordía en labio inferior, y acerque la punta de mi pene a la entrada de su coño, y note que subía un poco el culo para hacer mas fácil mi abordaje

y así fue, poco a poco aumentaba las embestidas hasta que note como ella se estremecía en un orgasmo, notaba como mi pene sufría gustosamente sus contracciones del orgasmo, y me pidió que el segundo lo quería por la puerta de atrás, y…. ¿por qué no? Me dispuse a entrar pero no había manera, era muy estrecho y con los jugos que ella desprendía patinaba demasiado, entonces cuando creí haber perdido la batalla, ella dejo de acariciar su clítoris y se llevo las dos manos a su trasero abriéndolo de una forma descomunal, y ahora si, entraba en ese estrujado agujero, que al principio le causaba dolor reflejado en su rostro, pero después de unas caricias en su espalda y sus nalgas, notaba que cedía poco a poco y disfrutando los dos de la situación, y entonces ya a punto de correrme, espere lo que pude y cuando note su orgasmo, expulse mi leche provocándome un orgasmo inolvidable, y una vez terminado, ella se puso a repasar mi pene con su lengua, demorándose en las zonas sensibles y mordisqueando suavemente el tronco.

Poco después, escuchamos la puerta abrirse, y salían mi amigo y la hermana de la melliza con la que intimide, y nos miraron con cara de cansancio y nos dijeron que terminaron su relación mirando nuestro espectáculo y que les gusto mucho.

Después de unas risas y de algunos comentarios, nos dispusimos a volver a casa, y cuando mi amigo se iba a meter en el asiento trasero con la misma chica, lo agarre del brazo, le abrí la mano y le di las llaves del coche, “ahora me toca ir a mi en el asiento de atrás” y lo que paso os lo podéis imaginar

BadWorld

Mail_of_umbrella (arroba) hotmail.com

Autor: BadWorld

Mail_of_umbrella ( arroba ) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.