Mama Soltera Desvirgada

Hay ocasiones en las cuales la vida te hace tomar decisiones importantes y decisivas, una de las mas importantes es ser independiente cuando recién te gradúas de la universidad y comienzas tu vida laboral, ser independiente de tu familia, el poder vivir solo y empezar a tomar otras decisiones, para algunos es importante.
Comenzó a trabajar en una empresa y con solo un mes pude reunir para mudarme y pagar el alquiler en una pequeña casa en un complejo habitación de tipo isla donde por lo general solo viven personas solas o matrimonios jóvenes, muy pocos tienen niños.


Me ocupaba por lo general de solo ir de la casa al trabajo y de regreso, es decir que no convivía con los vecinos, solo el buenos días o buenas noches, no sabia ni como se llamaban, un día tuve que ir a una junta vecinal después de vivir ahí por dos meses, la cita fue un viernes a las 7 pm. Conocí a varios vecinos y me relacione con algunos de ellos, al parecer todas las personas tenían un trabajo estable y en consideración bueno, buenos coches, vestían bien solo que no había mucha comunicación entre todos.
De todos conocí a una chica aproximadamente de mi edad, entonces 23 años y comenzamos a charlar, nada formal solo tópicos generales, después de un rato me disculpe con ella porque solo empezamos a charlar sin haberme presentado, así que le dije mi nombre
* Te ofresco una disculpe pero que torpe, no me he presentado, me llamo Dan y vivo en la 554
– Que casualidad yo vivo en el numero contiguo en el 556, así que somos vecinos y mi nombre es Liz.
* Liz es todo un placer para mi, vienes acompañada de tu esposo?
– No tengo esposo, pero vengo con mi hija, tiene 2 añitos. Vez aya esta jugando, la del vestidito azul.
* Muy linda tu nena, tiene de donde sacar lo lindo.
– Gracias,

Platicamos mas de una hora, al parecer entramos en cierta confianza que se soltó en la platica conmigo, me confió que vive sola con su nena, no visita a su familia, me dijo donde trabaja y su horario, me confió que no sale con nadie y que no tiene contacto con el papa de su nena.

Al cabo de un rato:

– Dan, he estado platicando muy lindo contigo pero me tengo que ir, tal vez volvamos a platicar mas delante o nos topemos ya que somos vecinos, que estés bien Dan.
* Que te valla bien Liz, seria un placer platicar contigo después, no se tal vez un café o alguna bebida?
– Me tengo que ir, pero si me encantaría, nos ponemos de acuerdo después, un café suena bien.

Me sonrió y se fue con su niña en brazos, yo me quede un rato mas en la reunión de vecinos y después me fui a casa, cuando pase por el frente de su casa, ya tenia las lucez apagadas aunque no era muy tarde, apenas las 9 pm.

Al día siguiente, me levante mas tarde que de costumbre, ya eran las 8 am, salí al patio trasero, por alguna razón mi patio coincidía con el mi vecina Liz pero no tenia una reja o barda de separación, escuche que alguien andaba ahí, me asome despacio y era mi vecina Liz que estaba lavando su ropa, andaba con un diminuto short y una camiseta pegada a su cuerpo que dejaba ver su silueta bien torneada, no le dije nada solo vi el espectáculo.

Cuando ella termino de tender su ropa recién lavada, me fui a desayunar y oí que tocaron mi puerta, era mi vecina, pero venia cambiada con ropa regular, unos jeans y una blusa holgada:

* Dan, buenos días, disculpa que te moleste pues nos acabamos de conocer, pero quería saber si de casualidad tienes un poco de detergente que me puedas ofrecer me queda poca ropa por lavar y sabes se me acabo y el mercado esta retirado.
– Buenos días Liz, si claro que tengo algo de detergente, solo necesitas eso o algo mas.
* Pues no he desayunado jajaja (risa), .. No te creas solo el detergente de momento.
– Bueno aquí tienes el detergente y lo del desayuno se puede arreglar, no soy un experto en la cocina pero la sopa instantánea me queda súper bien, que dices?
* mmmmm,, no estaría nada mal, si no es molestia y si no estas ocupado si te la acepto, solo que primero necesito terminar de lavar mi ropa { con voz sutil y picara } ya no tengo calzones limpios jajaja,,,, perdón no me hagas caso, lo que pasa es que me das confianza.
– No te preocupes, pero si necesitas ayuda me dices y te ayudo a tenderlos por ti.

Se sonrojo y agacho la cabeza y se puso seria, pensé que se había enojado, pero contesto:

* pero que acomedido eres verdad?. ( se rió ), pero creo que puedo yo solita tenderlos, mejor tu te encargas de prepararme esa instantánea que me ofreciste. De acuerdo? Solo dame una hora y regreso contigo. Creo que en mi casa tengo unas galletas saladas, las traeré igual.
– Si no te preocupes Liz, aquí te espero.

Se fue, yo no tenia sopas instantáneas así que me fui al mercado rápido y compre las sopas, algo de fruta, unos jugos y gaseosas, pan dulce. Regrese y puse a hervir las instantáneas, a la Hora y quince minutos ya estaba ahí Liz, por supuesto que traía a su nena ya que no tenia con quien dejarla. Venia igual vestida con un Jean azul y una blusa negra holgada, unos tenis deportivos y el cabello solo recogido con una bandita para el pelo, nada especial.

– Pasense señoritas, adelante.
* Aunque no lo creas somos señoritas las dos ( se ríe )
* Esas instantáneas huelen rico o traigo hambre.
– creo que un poco de ambos, mira traje jugo para tu nena y fruta.

Cominos y platicamos tonteando de varias cosas, ella me tomo mas confianza. Su nena se quedo dormida, le sugerí que la llevara a acostar a mi recamara. La llevo y su nena estaba profundamente dormida.

Regresamos a la platica, empezamos a hablar de cosas mas personales, pero en eso entramos en detalles de su vida, a un punto me dijo que aun era virgen. Le dije

– Pero si tienes una niña como puedes ser virgen, no me malentiendas pero con todo respeto para poder tener una hija debiste tener algo de sexo.
* Se que suena raro pero aun soy virgen, lo que pasa aquí entre nosotros esque adopte a mi nena desde que nació, en realidad es mi sobrina pero mi hermana falleció en el parto y yo la adopte.
– Perdón por tocar el tema Liz no es mi intención hacerte sentir mal
* No te preocupes, algún día lo tendría que decir, mis papas son muy conservadores y así me educaron, pero jamás he tenido relaciones con alguien.
– pero si no has tenido nada que ver con nadie entonces porque el comentario de hace rato sobre tu ropa interior.

se agacho y se sonrojo.

* Se me salio, mmm aparte me diste confianza.
– No te preocupes, pero ya en confianza sabes que eso se puede arreglar
* Lo se pero quiero que sea especial
– Si te entiendo, pero cuando lo sepas te darás cuenta.

Me levante pero si me quede con esa espinita que era virgen, difícil de creer en una chica de su edad. Ella se levanto a ver a su nena. Cuando ella regresaba de mi cuarto y yo de la cocina sin querer nos topamos de frente y cruzamos miradas, fue un momento en el cual la mire y dentro de mi pensé me arriesgó a no lo ago, después de unos segundos dije entre mi que mas puede pasar, alomejor acepta o alomejor me da un golpe así que vamos, me acerque a ella mas pero ella no se movía solo me veía a los ojos, levante mis manos para abrazarla lentamente, ella no se movía, decidí alfin primero sujetale de los brazos y ver su reacción, ella solo seguí viéndome, pero su vista cambio, su mirada era como de confusión, al tenerla sujetada suavemente de los brazos y acerque mi cabeza para darle un beso, ella cerro los ojos y no se movió, como esperando ese momento, le di un beso, el cual se sintió mas tierno que cuando das tu primer beso en los labios.

Solté sus brazos y entonces la abraze y ella ligeramente me abrazo, nos dimos un beso profundo hasta que el aliento se nos terminaba. Comencé a jugar con una de mis manos en su espalda y sentí como se estremecía y jadeaba un poco pero no me pedía detenerme, yo seguí besándola, me pase a la parte detrás de su oído justo detrás del lóbulo y con suaves mordidas la trataba, ella seguía estremeciéndose, seguí jugando en su espalda con una de mis manos mientras con la otra la abrazaba, le pregunte suavemente al oído:

– Liz, estas bien?
* Si, solo continua así, solo continua, despacio, quiero que sea especial.

Esa fue mi luz verde, seguí recorriendo con mi mano su espalda hasta llegar a sus glúteos, los acaricie, eran firmes y redondos, ella suavemente jadeaba, me repegue a ella para que sintiera mi pene que ya estaba erecto, duro y firme, ella suspiro al sentirlo, le quite despacio la blusa pero sin dejar de jugar en su cuello, una vez que le quite la blusa ella por instinto se puso una mano tapando su sostén, no le di importancia, le dije al oído:

– Solo suelta tu cuerpo y déjeme a mi relajarte.
Con voz quebrada:
* Estaaa bieeennn

Quito su mano y ella sola se quito el sostén. A continuación unos pechos expuestos al aire, hermosos e igual duros y firmes, pero a la vez tersos los cuales comencé a lamer suavemente, la recosté en el sofá, me puse sobre ella y solo desabotone sus jeans, ella derrepente puso sus manos en el botón de sus jeans para que no se abrieran, le dije:

– Liz, si no te sientes cómoda, solo dímelo, no estas aquí a la fuerza ni quiero que te sientas comprometida.
* No es eso, por favor entiende que esta seria mi primera vez. Aunque lo deceo pero igual tengo cierto miedo.
– Solo deja tus preocupaciones y veras que si deveras lo deseas será la mejor sensación de tu vida, confiamelo.
* Solo entra despacio, Sii, he escuchado que duele.
– La verdad esque si posiblemente te duela un poco la penetración por primera vez pero el dolor se convertirá en placer en unos segundos. No te mentiré porque a si es
* Bueno, solo que hazlo despacio entonces.

Le quite los jeans y su prenda interior, me baje a su clítoris y comencé a besar su vagina, ella se retorcía gimiendo y agarrando y jalando mi cabello haciendo que me hundiera mas en su vagina, sentí mi cara súper húmeda y ella gimió, apenada me dice:

* DAN,, PERDÓN, NO SE QUE ME PASO, ME DA MUCHA PENA!! (aun se estremecía)
– No te preocupes, todo normal, no pasa nada.

Se recostó pero aun se veía apenada.

me saque la ropa y ella me vio y me dice:

* Dan, antes que entres en mi, te puedo tocar? ( mirando mi pene duro y firme)
– Adelante

Al tocarlo lo revisaba como un niño revisa un juguete nuevo

* Dan, esta bien caliente, te duele? Esta latiente y caliente y bien duro.
– Eso es normal, así debe de estar para lo que vamos a hacer.
* Creo que estoy lista, quieras continuar, pero despacio si por favor
– si claro

Me arrime a ella y puse mi pene en la entrada de su vagina, la cual estaba súper mojada por el orgasmo que tuvo y empeze a refregarlo en su vulva, ella se retorcía y gemía suavemente, después de un rato introduje la punta de mi pene en ella, mire su cara, ella solo respiraba profundo, me tire sobre ella y comenzó a besar su boca mientras despacio y suave empujaba mi pene adentro de ella, pero poco a poco, ella me besaba con desespero, cuando sentí el rechaso de su Himen, ella abrió la boca en señal de dolor, saque un poco mi pene y le dije al oído:
– Necesito tu ayuda, necesito que con tus manos me jales hacia dentro de ti, conforme resistas el dolor y si paras saldré de dentro de ti.
* Dan, me dolora por mucho tiempo?
* Quiero probar pero no quiero que me duela por mucho tiempo
– El dolor es solo mientras tu Himen se rompe, una vez esto solo sentirán placer
* Me gusta que me expliques lo que esta pasando y como pasara

Puso sus manos en mis nalgas y lo que me sorprendió es cuando me dijo al oído:
* Estoy lista

Y me dio un tremendo jalón me hizo entrar todo hasta el fondo, ella abrió su boca y dio un pequeño grito y se puso tensa, de imediato tape su boca con un beso, empeze a bombear lentamente mientras seguía besándola, después de unos suaviso su cuerpo y su expresión facial cambio a placer, levante completamente sus piernas y seguí bombeando, ella gemía de placer y me dijo:
* Dale, alcabo ya no me duele, esto me gusta.

No dije palabra solo seguí bombeando cada vez mas fuerte así en posición misionera, después de un rato, la puse de lado he hizimos la tijera, ella comenzó a jadear y me dijo:

* Dan, perdón, pero creo que tengo que ir al baño, creo que me voy a hacer pis, por favor déjeme ir, (gimiendo).
– No es pis lo que quieres y no vas a ir al baño, solo dejalo salir así como viene, no pasa nada.
* Daaaannnnn,,, me estoy haciendo piiiiiissssssssss,,, arrgggggg,,, aaayyyyyyyyyyy,,,,,,

Claro que en su primera vez no supo distinguir de entre hacer pis o tener un orgasmo

* Haaaayyyyy Daaannnn ya te moje todooooo,,, perrrdddoooonnnn, yo no quería mojarte otra vezzz
– No te preocupes, solo disfrutado.

En un instante ella pareciera que no estaba mentalmente ahí conmigo sino solo su cuerpo. Después de un rato me miro A los ojos y yo a ella y yo seguí bombeando.

la voltee an cuatro, ella estaba súper exitada y mojada, me acomode detrás de ella y vi todo ese glorioso trasero, le arrime el pene y se lo metí hasta el fondo y seguí bombeando duro.

Cuando yo iba a terminar solo le dije:

– volteate y acuestate boca arriba

Ella lo hizo y termine casi en su estomago, me dice:

* Entonces así es el sexo, pero mira cuanto traías ahí dentro.

Lo tocaba con sus dedos como examinándolo y revisándolo, me recosté alado, apenas cabíamos en el sofá.

Me dice:

* SI así es la primera vez, que rico es, así sienten todas las mujeres?
– posiblemente si, no sabría contestarte a eso
* Como con cuantas mujeres has estado antes
– mmmmm creo que esa pregunta no tiene importancia en este momento porque quienes estamos somos tu y yo y nadie mas, así que la respuesta no importa.
*Jajaja, eres bueno para redondear a esa respuesta, pero solo era curiosidad mera
– Pues mira que por curiosa como terminaste
* Sabes me encanto Dan, deveras me encanto, me dolió solo un poco pero me ayudaste a salir adelante.

Nos vestimos, su nena si que dormía mucho, no se despertó. Me dice Liz:

* Gracias Dan, pero quiero que sepas que no con esto signifique que quiera una relación seria, me entiendes verdad?
– Si, si te entiendo y gracias por dejarme mostrarte esta etapa en tu vida.
* Bueno pero si quieres tal vez nos podamos ver y me enseñes un poco mas, claro sin decirle a nadie, esto me gusto
– Claro que si Liz, vivimos aquí de lado así que tal vez la próxima vez quisieras que después de hacerlo, durmamos la noche justos
* Me encantaría, mmmm tal vez pronto.

Seguimos platicando hasta que despertó su nena, nos despedimos y se fue. A partir de ahí tuvimos unas relaciones esporádicas, pero todo lo que empieza tiene que terminar, ella se mudo de ciudad por cuestiones de trabajo, pero así fue como perdió su virginidad esta mama soltera.

Puedes leer del mismo autor el relato: La dueña del negocio

Me gusta / No me gusta

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.