Mi amigo el Maestro

Bueno esta es la primera vez que me animo a relatar una experiencia sexual, espero sea de su agrado.

Me llamo Leonardo, 33 años, moreno, cuerpo promedio, estatura algo considerable y ojos algo rasgados. Hacia unos meses conocí a un chavo menor que yo, el chavo me atraía mucho su porte varonil y su aire heterosexual me ponían muy caliente, ya habían transcurrido varios meses y continuábamos frecuentándonos. Un día me pidió algo inusual para nuestra siguiente sesión sexual: usar una tanga de mujer, fue algo que nunca considere en mi vida sexual pero se me hacia morboso pensar como se me vería una tanga de encaje, cierto día despues de tanto pensarlo me dirigí a una tienda de lencería escogí un par de tangas y finalmente las compre.

Ese fin de semana me quedaría solo en casa por lo que invite a mi amigo a quedarse un noche; las horas se hicieron eternas hasta que llego, ya entrados en la cama comenzamos a tocarnos, el recorría con sus manos todo mi cuerpo, a cada vez deslizaba su dedo en mi culo q me encantaba como vibraba con cada toque, me sentía q podría vaciarme en cualquier momento; le baje el cierre de sus jeans y contemple esa verga q tanto me enloquecía la comencé a mamar como desesperado recorriendo cada centímetro y me detenía en su cabeza que era rosada, soltaba abundante precum le lamia como si fuese un dulce , chupaba sus bolas depiladas  y su olor a a sudor me fascinaba, olía sus calzones y mas me excitabas; pasado el momento no aguante mas y como de costumbre sin lubricante y con mucha saliva me clave esa verga, primero despacio luego me deje caer completamente quería sentirla como se movía dentro de mi, el chico sabia hacer su trabajo a pesar de estar con los jeans puesto me tomaba y me chupaba los pechos a cada metida de verga que me daba, estaba en el extasis cuando recorde la tanga , en ese momento me saque su verga me puse la tanga y de solo vérmela puesta mi amigo el maestro me tiro a la cama y me comenzó a comer el culo de una manera riquísima, metia su lengua lo mas que mi culo dejaba, como queriendo entrar el dentro de mi hoyo, me lo ensalivaba y escupia, yo como poseído solo lanzaba gemidos como una yegua cuando esta en celos, cuando ya lo tenia muy mojado me metió su verga  de golpe y a pesar que le suplicaba que lo hiciera despacio el chico solo atendía a cogerme, fue un tiempo de largo placer sentir como su verga se inflaba en mi hoyo y como friccionaba a cada arremetida q daba, por un momento me sentí una puta a la cual violaban literalmente, me tomaba de mis cabellos y me los jalaban como si de una yegua a la cual estaban montando se trataba, le pedía que se detuviera que me lastimaba pero el como macho no se detuvo en cambio a cada suplica o queja mas la metía, sentía que un rato mas asi me haría venir, aguante sus embestidas y despues de un rato me monte de nuevo en su verga estaba insaciable quería mas de el, cabalgue al grado que saltaba sobre su pelvis, me escupia, me aboteabab y me decía cosas como -eres una puta,- eres mi putita; yo le respondía que si que era su puta, su esclava me sentia como una mujer con el solo hecho de tener puesta esa tanga, me veía tan femenina siendo dominado por un hombre,  mis pezones se erizaban y mi culo se contraía cada que sentía que la verga entraba mas, sentia mi culo muy abierto, tardamos mucho tiempo cogiendo en esa posición, me giraba, me alzaba las piernas, y por ultimo de perrito ahi me dejo ir toda su hombría, de un golpe sentia sus huevos golpeando mis nalgas era algo increíble la saliva se secaba en mi culo así que me escupía mas nunca había sentido tanto placer con un hombre, cuando estaba a punto de venirse le mame la verga y me tome cada gota de su leche, era un sabor que nunca antes habia probado, su saliva, el sabor de mi culo y su leche hicieron de ese momento  algo muy excitante; después ya lubricado mi culo y abierto comenzó a meterme un par de dedos y chuparme los pechos, sus manos  me recorrían y me pegaban a su sexo mientras  q la otra mano la hundía en mi culo, hasta que explote en un orgasmo como nunca antes, cogimos de nuevo esa noche,  despues de ese dia cada tanto me ponía mi tanga ya sabia que eso lo enloquecia y a mi me volvía la puta mas experimentada del mundo.

Espero les haya gustado, saludos

Me gusta / No me gusta