Por fin

Por fin vi ayer a mi esposa ser cogida por un chico de 23 años, fue algo digno de contemplar a mi esposa ser penetrada por vez primera por un hombre. Nunca ella había cogido más que conmigo, quien soy su esposo y por supuesto su exmarido. Escribiendo estas líneas y solamente de pensar en las escenas vividas me produce una erección que me la quitare masturbándome, reviviendo lo sucedido hace 24 horas, mi esposa está dormida y no me atrevo a despertarla para cogérmela, prefiero masturbarme junto de ella de pie y descargar mi semen en su carita, esta tan profunda que no se dará cuenta, le limpiare su carita lamiendo mi venida, que no será muy abundante después de todo el sexo que hemos tenido en las últimas hora.

Tengo, por necesidad darme a conocer a mis pocos lectores, tengo casi de 50 años de edad, mi esposa actual, ambos estamos casados en segundas nupcias, es una mujer de 47 años, bien conservada, senos chicos, buenas y duritas nalgas, es delgada y hace mucho ejercicio diario desde hace tiempo. Esta depilada de su coñito, tiene labios vaginales gruesos y muy juntos, su clítoris es de buen tamaño y fácil de localizar. Yo tengo una verga normal de unos 16 centímetros, un poco más gruesa  del promedio y no estoy circuncidado. Ambos estamos casados en segundas nupcias. Solo llevamos dos años de casados y tenemos sexo varias veces por semana. Últimamente para calentarnos fantaseamos estar con otras gentes, por lo general la fantasía favorita de ambos es verla coger con un chico y terminando este cogérmela yo bien llena de semen calientito, eso nos produce a ambos orgasmos muy ricos. Como esta fantasía es muy recurrente, decidimos llevarla a la realidad, pero la cuestión era ¿con quién?, debía cumplir este chico u hombre con ciertos requisitos ser saludable, de buen ver, ser educado, no vulgar, saber coger y tener experiencia para hacer disfrutar a una mujer casada, ya no muy joven.

Platicando con un íntimo amigo mío de esta situación, ambos con unas copas de más, me confeso que el dejaba a su esposa coger con un chico a quien le pagaba una cierta cantidad sin que ella lo supiera, esto había tenido magníficos resultados, su esposa esta siempre de buen humor puesto que estaba satisfecha sexualmente. Su esposa, por supuesto amiga de la mía, cogía una y a veces dos veces por semana con este chico, pero es muy discreta y no se lo cuenta a nadie, excepto a sus marido que lo calienta mucho y por ende cogen bien rico y su vida sexual es plena y sin problemas.

Esa noche le conté a mi esposa que podía contactar con un chico de unos 23 años para que se la cogiera con toda discreción y por supuesto delante mío, ella se entusiasmó mucho, procedí sin demora a contactar con el chico, de nombre Samuel, le hable por teléfono y nos vimos para conocerlo y platicar de los planes para que se follara a mi esposa delante de mí. Samuel se dedica profesionalmente a coger solamente con señoras muy recomendadas por una cierta cantidad de dinero, limitando su actividad a no más de dos señoras por semana, por supuesto que está acostumbrado a la presencia del esposo, en muchos de los casos, la cosa que lo calienta mucho y lo hace disfrutar más, es  el hecho de hacer que la esposa tenga un orgasmo con el cogiéndosela frente a su marido, sobre todo si son vocales y piden más y más verga…

Quedamos que al día siguiente pasaríamos por el a las 4 de la tarde en mi auto e iríamos a un motel cercano para llevar a cabo el esperado encuentro sexual.
Mi esposa casi no pudo dormir esperando con ansiedad el encuentro, sin demora a las 4 de la tarde pasamos por él, mi esposa quedo bien impresionada, pues el chico es delgado alto, de buen ver y me dijo tener una verga de 18 centímetros, cabezona y de buen grosor. Llegamos al Motel y mi esposa me hace una sugerencia, que casi es condición, que la deje sola con él chico para poder coger con confianza sin estar yo presente, para evitar tener inhibiciones inoportunas, que espere en el auto a que se la cogiera y después entraría yo a solas con ella para gozarla bien llena de semen de la venidas del chico. Acepte sin reparos y vi cuando entraron al cuarto, me quede en el auto armado de paciencia y pensando que en un ratito por fin me cogeré a mi esposa llena de semen de otro hombre. Pasó poco más de una hora, cuando por fin el chico salió, se subió al auto y solo me comento que mi esposa era sensacional y que me estaba esperando para coger conmigo.

Cuando entre al cuarto me sorprendió un ambiente cargado de sexo, olía a semen, mi mujer desnuda acostada en la cama, me desvestí rápidamente y sin pensarlo más le abrí las piernas flexionándolas para ver su coñito rebosando de semen, esta visión me éxito muchísimo, dirigí mi rostro a su sexo y comencé a darle una mamada saboreando el semen del chico, mi esposa con voz entrecortada  me pedía más y más, que la mamara bien y que gozara de su coño recién cogido, no aguante mucho mamando y me le subí para penétrala. Creo que esta penetración es la que más he disfrutado en mi vida, ella gemía de placer y me pedía que le diera verga, usando palabras vulgares que nunca le había oído decir, tales como “dame verga cabrón”, “soy tu puta” y otras frases calientes y vulgares, no aguante mucho, mi orgasmo fue fuertísimo, creo que es el más intenso que he tenido en mi vida. Ella también se vino intensamente y los dos quedamos rendidos y muy satisfechos.
Descansamos un rato largo, mientras tanto me platico con detalle de como había gozado con Samuel, eso todavía me calentó mas, me pide que llame al chico porque quiere coger otra vez, para que yo la vea gozar de otra verga, se fue al baño a asearse mientras yo le hable al celular de Samuel, pidiéndole que subiera al cuarto, ordene unas cubas y platicamos él y yo mientras mi esposa estaba aseándose en el baño, me siente raro pero no molesto el estar desnudo frente a un desconocido, Samuel, con la experiencia que tiene de tratar a maridos que lo ven cogerse a sus esposas, me tranquilizo relatándome que al principio los esposos se cohíben un poco o mucho, pero en el segundo encuentro con la pareja, el esposo disfruta muchísimo de ver gozar a su mujer, sobre todo cuando la esposa le mama la verga al chico, ha tenido también encuentros en donde el esposo desea participar acariciándolo en su cuerpo, sobretodo las nalgas y mamándole la verga, si la esposa lo permite e insiste, él se deja mamar por el marido, pero estas practicas no son muy seguido y termina presentándole al marido a un amigo suyo que se dedica a satisfacer a los hombres con gustos homosexuales, ya sea cogiéndoselos o dejándose coger, estas prácticas son más común de lo pensamos, <caras vemos, corazones no sabemos….>
Por fin mi esposa salió envuelta en una toalla recién duchada, lista para mamar, coger y disfrutar de dos vergas, ya sin inhibiciones. Samuel se fue al baño a alistarse y salió en unos minutos desnudo y recién duchado, con la verga medio erecta, yo aproveche para ir al baño y asearme porque estaba todo pegajoso de las venidas y de los jugos de mi esposa.
Cuando Salí del baño en unos minutos, encontré a mi esposa mamándole la verga al Samuel que ya la tenía bien parada, pude con detalle y muy cerca ver como mi esposa le devoraba la verga de 18 centímetros, bastante gruesa y cabezona con una ligera curvatura hacia arriba, en otras palabras un señora verga que comparada con la mía era monumental, mi esposa le mamaba con frenesí el instrumento al chico y para darle más placer vi cómo le introducía el índice de su manita en el ano del chico, que al parecer le gusta mucho esta práctica y porque no decirlo, a mí también me gusta mucho, pasados unos minutos cambiaron de postura y ella se le subió a horcajadas a su cara para hacer que la mamara profundamente, esto me permitió verle de mucho más cerca la verga al chico, solo a unos centímetros, la tenía durísima y le brotaron unas gotitas de líquido por la uretra, no me resistí y le tome la verga con mi mano, hacía muchos años que no había tocado una verga parada y sobretodo de ese tamaño, al chico le gusto porque hizo unos movimientos como para que lo masturbara ,por  lo cual procedí a pelarle la verga, mi esposa en eso volteo, me vio y me dijo, “anda dale una mamadita”, yo si pensarlo mucho me introduje aquel pedazo de verga en la boca y comencé a mamársela como lo habría hecho mi esposa, sentía que al chico le estaba gustando la mamada y hacia ligeros movimientos de sube baja con su torso, mi mujer exclamo al poco rato , “ya déjalo me lo quiero coger” y sin más dejo su cara y se sentó poco a poco en la verga del chico, se la introdujo casi toda y comenzó un movimiento de sube y baja, yo veía a muy corta distocia como la verga del chico abría los labios del coño de mi esposa, los movimientos se aceleraron y mi esposa gemía de placer, ordenándome, “métele el dedo en el culo y vas a sentir como se viene”, lo hice sin grandes dificultades pues me había lubricado el dedo con lo líquidos de ambos, la sensación de sentir me dedo adentro del chico fue muy rica, por fin iba a sentir como el orgasmo masculino se manifiesta con las contracciones del ojo del culo, el chico anuncio, que se venía y a los pocos segundos sentí las contracciones de su ojete y pude ver la descarga del semen de la verga que le escurría por la vagina a mi esposa, ella también tuvo un orgasmo muy fuerte, se desmonto de la verga y me ordeno, “ahora límpiale la verga con tu lengua”, procedí hacerlo y sentí que la dureza desaparecía lentamente del instrumento del chico, mi esposa observaba todo muy bien y se estaba dedeando, quería otro orgasmo, me ordeno “ahora límpiame a mí”. Lo cual lo hice sin demora saboreando y disfrutando del semen del chico, no aguate mucho y me subí para penetrar a mi esposa quien estaba plena de semen, fue delicioso, a los pocos minutos tuve un orgasmo fuertísimo, el chico mientras yo me cogía a mi mujer la besaba en la boca, fue delicioso para ambos, pues sentí que mi esposa se venía muy fuertemente.
Quedamos los tres rendidos y estuvimos un lago rato descansando en la cama. Ya no teníamos fuerzas para nada más y poco a poco nos vestimos y dejamos al chico cerca de su casa y nosotros nos fuimos a descansar y repasar todo lo que habíamos echo esa inolvidable tarde.
Continuara.

Me gusta / No me gusta

3 comments

    1. que rico se coje el chico a esta dama y k bien x el marido.eso me gusto que el tenga buena apertura.yo kisiera tener esa rica y cachonda aventura.canditatos,contactar

       
  1. Los semen tienen distintos sabores, hay unos muy dulces, otros un poco ácidos, los muchachos los tienen muy líquidos, y los hombres más espesos, mi mujer lo usa para hacer mascarillas en su piel de la cara, dice que la nutre con sustancias que dan origen a la vida humana, combinado el semen masculino con el de tu hembra es lo mejor, después que ella ha tomado vinos.

     

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.