Nos echábamos de menos

Llevábamos un tiempo sin vernos, no estabas lejos, pero sí rodeada de familia que no te dejaban tiempo libre. Así que cuando me llamaste, para decirme que te quedabas sola todo el día, no pensé y me dirigí a tu casa.
Por el camino, solo pensaba como te encontraría. Sabías que iba de camino, y me dijiste “date prisa”. Ambos sabíamos que significaba.
Al llamar se abrió la puerta pero te escondiste detrás de ella.
Entré, se cerró la puerta y al volverme nos fundimos en un beso.
No vi que llevabas puesto, pero lo sentí con mis manos, un vestido ceñido, medias
y mientras recorría tu cuerpo no notaba nada más, solo tu piel.

Read more

Me gusta / No me gusta

El mecanico cumple

Me dicen “La morocha” aquellos que lean mis historias van a reconocerme. Hoy tengo 35 casada, infiel por vicio,un hombre no me alcanza.

Ésto comenzó durante una fiesta familiar, mi padre tenía un negocio y los vecinos de al lado habían formado una gran amistad con mis padres. De vez en cuando yo iba a darles una mano. Allí también yo entable amistad con la familia.  Durante la fiesta todo marchaba normal hasta que una de sus hijas me pide acompañarla,dejo a mi marido y voy era cuestión casi normal. Esa noche vestía una blusa muy ajustada (con 120 de pechos)  parecía a punto de estallar, jeans y tacos. Como demoraba el asado atrás nuestro llegó la madre que debía preparar el baño para su otro hijo que era mecánico y no tardaría en llegar. Tomamos mate charlamos y de pronto apareció el. Cuarentón, reo, sucio y sin remera que se acercó y me dijo :

-Que haces petisa?  Estas hermosa

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi amigo disfruta de las nalgas de mi mujer

Mi amigo disfruta las nalgas de mi mujer

Hola buenas a todos, espero que les guste mi relato, y si es así les relatare las otras veces que he compartido a mi mujer con mi amigo, sin mas preámbulos empiezo

Desde que estaba en la universidad fue que inicie mi relación con mi mujer, Alice, ella era algo tímida, de cabello negro, y sus pechos pequeños, pero de nalgas redondas y voluminosas y mantiene su cuerpo por el gimnasio, esto hacia que los demás compañeros de mi instituto se le quedaran bien con lujuria, al principio yo no me había fijado en eso, mi di cuenta fue por mi mejor amigo Eduardo, cuando el me comento esto me dio como una pequeña excitación, pero no le di importancia, y los días fueron pasando y cada vez notaba como la miraban con lujuria y hacían comentarios en silencio, y en una ocasión
cuando hablaba con Eduardo el me confeso por la confianza que tenemos, que el tampoco puedo evitar mirarle las nalgas a Alice, esto a mi me excito mucho, y yo le dije que no había ningún problema ya que es normal en los hombres. Y así fue pasando el tiempo y de repente empece a tener la fantasía de compartirla, y cada vez que veía las nalgas de Alice esa idea venia a mi mente. Ya luego pasaron los años, nos graduamos y empezamos la preparatoria, yo nunca me atreví a comentarle algo a Alice, y siguieron pasando los años, empezamos a trabajar, nos casamos y hoy en día ambos tenemos la edad de 28 años.

Todo comenzó un día en el que mi amigo Eduardo me llamo para reunirnos, ya que por el trabajo teníamos tiempo sin vernos, y le propuse que viniera a nuestro hogar y que yo pasaría a por el, Eduardo acepto. Y justo en ese momento, no se por que,
se me vino una excitación y comencé a pensar en que podía realizar mi fantasía, no aguante mas y decidí comentarle a mi mujer, cuando se lo comente, al principio ella se veía muy sorprendida y me pregunto el por que me excita tanto,
y yo le respondí, "Amor se que ambos nunca hemos tenido otra pareja, pero me da mucho morbo que tu experimentes tener sexo apasionado con otro" y ella me dijo que con quien seria, y le respondí que pensaba con mi amigo Eduardo, pero que ella decida, y me respondió, "Bueno lo pensare". Ya en la noche le pregunte si había decidido,
a lo cual ella me dijo, "Bueno amor lo estuve pensando, al principio no quería pero al ver que tienes muchas ganas de que cumpla tu fantasía lo haré", y le pregunte si pensó con quien seria y me dijo, "Ya que tu propusiste a Eduardo lo elijo a el, ya que ambos nos conocemos desde hace mucho tiempo y tenemos bastante confianza", Esto me
puso muy excitado y esa noche tuvimos sexo muy caliente. Ya al siguiente día por la tarde, le dije a Alice que iría a buscar a Eduardo y que le comentare sobre mi fantasía, y dicho esto salí con el coche a buscarlo. Cuando lo recogí nos saludamos y empezamos a platicar por el camino, y hubo un momento en que Eduardo empezó a hablar sobre como eramos en la secundaria y aproveche este momento para decirle, "Recuerdas cuando me confesaste que
te gustaban las nalgas de Alice?" El con una sonrisa me dijo "Si lo recuerdo, pero ya no es así", a lo que yo le respondí provocandolo, "Si tuvieras la oportunidad de tener sexo con ella, lo harías?" Eduardo en ese momento se le formo un ligero bulto en su pantalón y se quedo callado, y aproveche para comentarle sobre mi fantasía, al terminar de decírsela el se veía, muy emocionado y excitado pero dudoso, (ya que pensaría que seria demasiado bueno
para ser verdad), justo en ese momento llegamos, guarde el coche y entramos, el saludo a Alice con un beso en la mejilla, y ella estaba vestida con pantalón pegado que hacia que sus nalgas resaltaran mas. Almorzamos y pasamos el rato platicando, ya había notado mas de una vez como Eduardo miraba el cuerpo de Alice con lujuria, y cuando
ella se levanto del sofá para ir a la cocina, a Eduardo se le formo un bulto en sus pantalones al verle las nalgas, yo también me levante y fui a la cocina, una vez ahí le comente todo a mi mujer, y le dije cuando tomara la iniciativa, a lo que ella me respondió con una sonrisa, "Sal a dar una vuelta como de 20 minutos amor para ir creando el ambiente, y ya cuando
vuelvas disfruta el momento", esto me excito mucho y la obedecí, le di un beso y me fui a decirle a Eduardo que ya volvía.

Estuve caminando 20 minutos exactos y estaba muy intrigado y excitado por saber lo que hacían, así que decidí volver, abrí la puerta silenciosamente y vi que no estaban en el sofá, subí para ir a la habitación y vi la puerta abierta,
al entrar pude ver como Eduardo y Alice estaban fundidos de pie en un beso apasionado, esto hizo que me excitara mucho. Eduardo le agarraba fuertemente las nalgas a Alice de la calentura que tenia, luego ambos se quitaron la camisa, y siguieron besándose, yo me senté un sillón a masturbarme, y Alice sonríe y me dice "Amor lo que vas a ver hoy te va a calentar por varios meses. Y ambos con una sonrisa se empezaron a quitar la ropa por completo,
y Alice empuja a Eduardo dejándolo sentado en la cama, y se acerca a agarra su verga de 26 cm, y con una sonrisa me mira y dice "Mira amor es un poco mas grande que la tuya y hoy sera mía, a lo que Eduardo le dice, "Si me verga hoy sera tuya, entonces tus nalgas hoy también serán mías, y Alice empezó a chupar su verga, y por ratos se me quedaba
viendo con cara de calentura, luego Eduardo la levanto y se puso a chuparle sus pechos, luego ambos se empezaron a besar de lengua, y justo en ese momento note que ya estaban muy calientes, ambos siguieron besándose hasta que Eduardo se acostó en la cama y Alice se monto encima de el, para hacer un 69, Eduardo le abrazaba las piernas y
se comía su vagina de una forma muy salvaje, por otro lado Alice se metía salvajemente la verga de Eduardo en su boca y por momento se la metía completamente y duraba unos segundos, luego ambos se separaron y Eduardo se sentó en la
cama y Alice le dijo "Bueno ahora es tu turno de disfrutar de mis nalgas, dicho esto ella se sentó sobre su verga dándole la espalda para que el pudiera ver y sentir el choque de sus nalgas, y Eduardo le dijo a Alice "Tu vagina esta muy apretada, se siente rico" y que debía ponerse un preservativo a lo que ella le respondió, que no había problema ya que toma pastillas, seguido de esto ella empezó a cabalgarlo y Eduardo la agarraba por la cintura y miraba fijamente sus nalgas, ambos gemían y estuvieron
así unos 5 minutos, luego Alice se detuvo y se dio la vuelta esta vez quedando de frente con Eduardo, en ese momento Alice volteo a verme y me dijo "Amor terminaremos de la forma mas apasionada para que disfrutes", luego se volteo mirando a Eduardo y este le dijo "Tus nalgas son mucho mas ricas de lo que imaginaba, tu cuerpo se ve muy erótico" luego ambos sonrieron y se fundieron en un beso de lenguas muy apasionado y Alice empezó a cabalgar, Eduardo le agarraba los pechos con fuerza y entre sus besos se podían escuchar sus gemidos, luego de 10 minutos Eduardo se corrió dentro de ella. Era una imagen muy erótica y excitante, se podía ver claramente como la verga de Eduardo
se llenaba de semen por los lados aun estando adentro de la vagina de Alice, y solo se podía escuchar sus besos, ambos luchaban por meter la lengua en la boca del otro y se podía escuchar sus jadeos ya que apenas se dejaban respirar, estuvieron así un largo rato, hasta que Alice saco su lengua de la boca de Eduardo dejando un hilo
de saliva, luego mi mujer se fue a duchar mientras yo me quede hablando con Eduardo y este me decía "Tu mujer esta muy buena, tienes suerte de tenerla, me gustaría volver a repetir la ocasión, te agradezco que la hayas compartido conmigo", y yo le respondí
"Si a Alice le gusto, tal vez lo volvamos a repetir y también podrías ser su amante para sexo, Eduardo mi miro y me agradeció. Luego platicamos cosas simples hasta que Alice salio del baño, seguimos platicando como si no
hubiese pasado nada y cuando nos despedimos, Eduardo me volvió a agradecer y se acerco a Alice y le dio un beso. Luego cuando se fue le pregunte a mi mujer que había pasado cuando salí, y me dijo, "Eduardo y yo estuvimos hablando hasta que le comente sobre tu fantasía, y el me dijo que desde que me conoce siempre le han gustado mis nalgas
y que las deseaban mucho, esto me excito mucho amor y ambos nos fundimos en un beso y Eduardo me llevo cargada hacia la habitacion y luego llegaste", esto me excito mucho y tuvimos un sexo muy caliente toda esa noche.

Me gusta / No me gusta

Primer trío con mi profe de matemáticas

Como les conté en mis dos relatos anteriores, tengo una profesora particular de matemáticas con la que tengo una relación muy especial, una relación de lujuria y sexo indescriptiblemente digna de un film porno. Lo que nunca me hubiera imaginado es que ella (Susana) no solamente sostenía una relación así conmigo sino que era bastante más golosa de lo que yo pensaba ya que aparentemente sostenía una relación similar con algunos mas de mis camaradas de clases.

Me vengo a enterar de esto un atardecer de un tórrido día de verano, esos con nubes grises oscuras que tiñen el cielo presagiando una fuerte tormenta. Yo tenía que prepararme durante el verano como de costumbre para rendir y me dirigía a casa de mi lujuriosa profesora a llevarle el programa del curso y arreglar con ella los horarios de clase para el verano que recién comenzaba.

Read more

Me gusta / No me gusta

CLASE PARTICULAR DE MATEMÁTICAS LUEGO DE MI APUESTA

Como les había contado en mi anterior relato, luego de una apuesta me convertí en amante de Susana, mi irresistible profesora particular de matemáticas.

Luego de aquella nuestra primera vez cuando nos hicimos amantes, no podía dejar de pensar en ella, en su cuerpo maduro escultural y firme; en esas hermosas y ajustadas calzas que normalmente viste un poco por comodidad, un poco por la doble actividad que realiza enseñando matemáticas y conduciendo un gimnasio, y por supuesto porque una calza ajustada es la prenda perfecta para potenciar la figura sugerente de una mujer madura hermosa dejando traslucir sus diminutas y excitantes bikinis que enloquecen a quien la mire.

Read more

Me gusta / No me gusta

Orgia de Verano

Hace unos meses con mi primo Javi hicimos un trio con Lucia; una profesora de instituto casada de 35 años, muy atractiva, de buen cuerpo, 100 – 65 – 115, muy nalgona y de tetas grandes. Después de ello le propusimos varias veces que participase de una orgía con mas gente. Cuadró que en agosto su marido se iría de pesca unos días y Lucia me llamó para decirme que estaba disponible y deseosa de participar en una orgia. Tras su llamada contacte a Manu, un amigo, para ver si disponía del chalet de su padre. Quedamos para el último fin de semana de agosto. Manu me dijo que invitaría a Alicia, su madrastra, quien a sus cincuenta años se conserva bastante bien y es una folladora insaciable. Además, quedamos en juntarnos con mi primo Javi, Carlos, Ricardo, Héctor, Juan, y David. Este último quedo en venir con una de sus vecinas (y amante), Laura, una mujer casada de 27 años, bonita, y con unas buenas medidas 100 – 65 – 95, en definitiva, muy apetecible físicamente a los ojos de los hombres. También invitamos a Lorena una cuarentona que tiene unas tetas muy grandes y unas caderas y nalgas de fantasía. Lorena es muy atractiva y muy puta. Es adicta al sexo anal y le mola apuntarse a orgias.

Read more

Me gusta / No me gusta

Apuesta con mi profe de matemáticas

Estaba en clases con mi profesora de matemáticas a quien llamaremos Susana como nombre de fantasía para no comprometer a nadie. Es una mujer casada y tiene un cuerpo muy bien conservado. Como tiene un gimnasio asiste a cuanta clase puede, lo que mantiene cada parte de su cuerpo en su lugar y en apariencia también muy firme.

Un día en una clase en la que yo me estaba haciendo el alumno avanzado y ella quería demostrarme que mis conocimientos distaban mucho de eso hicimos una apuesta: ella me dio un ejercicio muy difícil y me dijo que no podría resolverlo jamás; yo me sentí tocado y le dije que si lo podría resolver pero que para que valga la pena mi esfuerzo intelectual tendríamos que hacer una apuesta que de ganarla compensara mi esfuerzo a lo que la profesora muy segura me dijo: te apuesto lo que vos quieras, lo que sea. Como se imaginaran era imposible para mi resolver ese problema por lo que decidí ir a otra profesora para que me resolviera el ejercicio y poder regresar triunfante a cobrar el premio de mi apuesta.

Read more

Me gusta / No me gusta

Teresa despertando a la puta que vive en su interior.

Alfredo y Teresa son un matrimonio feliz, como todos, y follan una vez al mes como todos.

    • (AL) Yo quiero follar más
    • (TE) Yo follo cuando tengo ganas.
    • (AL) Correcto solo te pido que te tomes este producto que he traído de la farmacia.(Alfredo era Farmacéutico).Teresa cogió el prospecto y lo leyó detenidamente, era un producto que prometía elevar el lívido de una mujer e igualarlo al de un hombre sin efectos secundarios.
    • (TE) Esto no es natural.
    • (AL) Mira Teresa yo quiero follar más si tu no te lo tomas otra se lo tomará.

 

Read more

Me gusta / No me gusta

El pollón del tio de mi esposo

Parece una locura pero es así, me enloquecía su polla grande y dura. Un pollon. Mas que la de mi marido.

Así que fuimos de paseo en motocicleta. Mis tetas grandes y lecheras, como veis, siempre atrajeron a los hombres, yo me mojaba viendo como se excitaban, ya de pequeñita.

Por lo tanto, en el momento que mas nos acercábamos a nuestro destino, el calor se hacia mas sofocante, pasaríamos el fin de semana en casa de la familia de Mario, se reunirían para celebrar una fiesta, y así pues no podíamos negarnos, al llegar todo mundo se saludo con alegría, yo me sentía un poco extraña pues había a algunas personas que todavía no conocía muy bien, entre ellos el tío Fabián. El es el hermano menor de mi suegra, un señor muy educado y culto, hacia años que no lo miraba la familia yo no tenia el gusto de conocerle, pues no estuvo en nuestra boda.

Read more

Me gusta / No me gusta

POR ESPIAR A MAMA DISFRUTAMOS COMO PUTAS III

Salí y me subí a su carro estaba haciendo mucho frio cuando me mire en el carro no me favorecía el frio pues como no me puse brasier mis pezones se pronunciaban sobre la camiseta me puse roja y disimuladamente cerré un poco la chaqueta pero la cremallera no subía mientras hacia esto el se acerco a saludarme dándome un beso muy cerca la comisura de los labios eso me altero mas si se puede decir tenia mi pelo mojado mis pezones hinchados y mi cara roja como tomate no podía ser mas notoria mi situación para salir del apuro rápido le pregunte que necesitaba o que pasaba a ver si me podía entrar rápido antes de que don Alex se pudiera percatar de algo

Read more

Me gusta / No me gusta

LA SOBRINA DE MI ESPOSO II

Era increíble todo lo que había leído entre mi sobrina Sofía y Andres la forma en que se hablaban, lo que se contaban, con la naturalidad que se enviaban fotos o decían las cosas, bueno del tipo no se me hacia raro así son muchos tipos, pero de mi sobrina?, sobre todo que me tenia inquieta saber si en verdad hace todo lo que le dice al tipo o si como me dice aun no ha hecho nada; Ese tipo debía tener unas historias para contar, pero lo mas increíble no era que fuera perro con todas, sino que se le entregaban como tan fácil, había que reconocerle que su miembro ayudaba muchísimo, no hay nada mas excitante que un tipo que tenga un miembro grande o grueso y que lo sepa usar, eso no tiene discusión. Pero lograr que las nenas se fijen en su miembro para excitarlas eso si era el merito que había que reconocerle, pero pues así son los chicos ahora quieren tener el mundo en sus manos y hacer de su vida sexual un polvorín; Estaba muy excitada mi vagina traspasaba mis pantis de lo mojada, mis senos parecían piedras quería cogerme a mi esposo y que me usara como la vez pasada, pero me daba miedo que se diera cuenta que en menos de dos semanas me había puesto muy arrecha, podría pensar que algo esta pasando o que me puede hacer lo que quiera y yo no podría negarme porque fui la que lo incite o le mostré que me excito mas cuando me trata como puta.

Read more

Me gusta / No me gusta

La Cuenta pendiente

La cuenta pendiente, mi turno, mi placer, como tomar el sexo de manera egoísta y conseguir que ambos lo disfruten.

Aun quedaba pendiente lo que ella le había dicho la mañana del lunes. Yo arriba de ti, lo había estado deseando, aun ese mismo lunes cuando su hinchada boca le recordó por donde había estado él. Además el placentero dolor de sus pezones prietos pareció también haberle punzado en la vagina y sintió esa humedad tan característica que le indicaba que estaba dispuesta ahora mismo. Además estaba la hinchazón de su botón rojo – del clítoris-, que sus dedos y su boca habían transitado de manera experta hasta escucharla en medio del placer…repetir…basta, basta.

Pero si quedaba algo pendiente que no había podido terminar tampoco el martes, pues él no podía y además lo comprendió, porque estaría cansado después del juego de basketball y ella no quería eso. Lo quería en plenitud y así lo pensó poco después de haberle invitado ese martes a cenar y cuando la respuesta fue un no seco y lacónico de él, supo respetar su decisión.

Poco después un mensaje de whatsapp de él, le dijo: el miércoles soy tuyo.

De inmediato su mente empezó a fantasear y entonces resolvió en devolverle el texto el miércoles y decir:la enfermera dice que te debes estar en cama este día a las 7:30 PM, desnudo, perfumado y con una erección…SOLO PARA MÍ.

Le pidió que dejara la puerta de su casa abierta para que no se levantara, estaba sintiendo la anticipación de la excitación en plena vagina, misma que llenaba de humedad deliciosa su caverna (metió sus dedos para probarse a si misma y comprobar lo que él le había dicho: sabes deliciosa. Y recordó aquel momento en el que él lubricó con sus jugos su boca, y luego le besó en forma sensual y prolongada, dándole a probar su propia humedad, en aquel lunes, en aquella primera vez.

Se probó los dedos y se sintió mas que lista y empezó a pensar que no llevaría nada debajo de su vestido tejido. nada, y hasta sus senos hinchados se pegaron en su ropa en anticipación.  bueno, solo llevaría unas medias negras (sabia que a él le gustaban), solas así, sin liguero. solo para que cuando dejara a su mama en el casino, no hubiera preguntas indiscretas. bueno y por supuesto, un abrigo que dejaría de camino a su cama cuando entrara a la casa de él.  ademas, llevaría unas zapatillas sin talón  que decidió que no se quitaría aun cuando pensaba montarle. sabía que eso le excitaría y estaba para darse gusto y darle gusto a él también.

Todo el día estuvo repitiendo las escenas futuras en su cabeza, todo el día en una excitación permanente que disfrutaba de vez en vez, al frotar su vagina con sus manos, para luego pasarlas por su nariz y boca.
Disfrutó enormemente, al estarse vistiendo, sintiendo el roce de las medias en sus piernas largas. por pocas que fueran las prendas, era una preparación y la excitación era parte del juego, pues quería ser demoledora y tomarlo sí, sin preámbulos. –lo que no pudo hacer ese lunes, pues cedió la iniciativa por primera vez a él-.

Salió de su casa acompañada de su mamá a quien dejó en el casino como habitualmente. se despidió radiante, iluminada con esa anticipa cita con el destino. su vagina estaba en actividad, ya estaba atestiguando, ya sentía como la humedad estaba ahí, podía sentirla y en el rumbo a su cita, todavía se dió a probar con sus dedos mientras esperaba en el semáforo. se sentía dichosa, caliente y decidida.
Sonrió para si misma y sintió la hinchazón de sus hermosos senos, como empujaban la tela de su vestido, ansiosos de ser tocados, besados. vio sus manos bien cuidadas y recordó que a él le gustaría verlas colgadas de su nuca, o bien clavadas en su espalda y nalgas en el momento en el que estuviera trenzada con su cuerpo.

Se repitió mentalmente que habría de hacerlo, pues lo había olvidado la ocasión anterior. pero hoy sería su día, como ella quisiera: todo se vale le dijo él y ella estaba dispuesta hacerlo valer. pensó de pronto en las muchas posibilidades. pero ya estaba decidido el primer paso: montarlo. la primera vez no lo había hecho, ahora sería lo primero.
Llevaba su provisión de cerveza modelo light, pero poco sabia que él se había anticipado y le había comprado un six pack y no importaba si ahora llevaba o no su bebida, pues ella sabia que esta solo era una de las muchas veces que intimarían en su casa, lugar donde nunca había estado .

Miró sus zapatillas y sonrió gustosa pues sabia que él era un fetichista de pies. apenas se lo habia indicado de manera inusual, pues durante esa única sesión amorosa, en el momento mientras la penetraba y ella gemía, el besaba sus pies, cada dedo y sus arcos. ademas varias veces se ofreció a darle masaje en los pies, y aunque ella se rehusó, entendía que él sentía eso por los pies femeninos y le dejó para experimentar un alivio delicioso. por eso había decidido excitarlo de esa manera con sus medias y zapatillas y por eso también buscaría explorar más en ese terreno para darle placer.

 

Al fin, sin darse más cuenta llegó a su destino y estaba frente a su casa. se bajó muy excitada, y sin tocar la puerta abrió y dejo su abrigo y bolsa en el sillón de la entrada. no apagó la luz que ya estaba encendida, pensó que no le estorbaría  y tras cerrar la puerta, se dirigió hacia su cuarto. al pasar dejó un par de barras de chocolate milch, en el refrigerador y metió su six pack y pudo ver que ya había algo para ella y sonrió complacida por su detalle. caminó por un corredor  y pudo ver que él estaba viendo una película en su tableta, tapado por una cobija aunque pudo ver sus poderosos hombros al desnudo.  supo que había obedecido sus órdenes…. nada en el cuerpo, solo una erección, que aunque visible, habría de verificarlo. personalmente.

Se puso al frente de él y palpó que la erección estuviera, presente. sonrió satisfecha y dijo: muy bien , mientras le despojaba de su tableta y la arrojaba hacia algún lugar del cuarto donde no estorbaría.
Le quitó la cobija, lo tendió para que quedara de frente a ella, con sus espaldas contra el colchón. y se montó sobre él. muy despacio se colocó el endurecido pene y gimió sintiendo como le taladraba su grosor en el túnel de su vagina, donde comprobó que la húmedad de su vagina no tenía lubricación suficiente, pero era soportable el roce, ya que despues de un mohín de sorpresa y adaptación, al llegar hasta abajo con todo su pene adentro ya se había acostumbrado y era un deleite, una sorpresa de bienvenida muy placentera.

Felizmente montada totalmente en él, le miró largamente y sin decir nada le besó mientras sentía la excitación de su cuerpo, y se embriagaba con el perfume de su hombre, el que ella le regaló y que le sentaba tan bien. detuvo su caricia y sacó por encima de ella su vestido tejido por lo que sus hermosos y prietos pechos y sus aureolas obscuras y duras, saltaron y quedaron a su disposición; a lo que él aprovechó para darles una caliente bienvenida con sus manos firmes y su toque exacto y mágico. estás increíble dijo él sin dejar de verla, mientras que ella, sin perder ningún segundo más, salió de él despacio, moviéndose hacia arriba y sin salir del todo, procedió a clavarse muy lentamente de nuevo su pene poderoso, erecto, listo para ella y solo para ella. dejó escapar un gemido bajo de aprobación cuando se acostumbraba de nuevo, a su grosor y longitud, abrió la boca, esa boca enorme , tan apetitosa, mientras se aferraba a su pecho velludo y clavaba suavemente sus uñas para sostenerse y en preludio de lo que sería esa si por fin, la cabalgata que dejó pendiente.

LA CABALGATA

Se empezó a mover hacia adelante.. hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo..cada vez en un ritmo más intenso, al ritmo que le convenía, mientras él a veces jugaba y besaba sus pechos, sus labios hermosos o le sostenía por la cadera haciendo más profunda su caída sobre él y sus gemidos mas intensos. parecía una amazona gustosa que vibraba a cada embate y a veces se tomaba los pechos ella misma, con los ojos cerrados o bien buscaba tocarse el clítoris al mismo tiempo que cabalgaba briosamente sobre él y clavaba inmisericorde sus uñas en el pecho de él. con determinación, tomó los barrotes de la reja que protegían la ventana y se asió con firmeza de ellos para clavarse con furia gritando su nombre y gozando de cada entrada violenta que ella misma se provocaba a placer, a decisión propia…. y sin límites.
Se veía preciosa toda desnuda, desafiando el frío de 13 grados que penetraba por la ventana, con el calor generaba moviéndose hábilmente, enfundada en sus medias, clavando sus tacones a veces en los costados de él, buscando su placer.
Era sólo para ella, así lo había decidido.

 

ERA SÓLO PARA ELLA, ASÍ LO HABÍA DECIDIDO.
En ocasiones se cambiaba de posición para sentarse literalmente sobre su pene duro, húmedo; apoyándose sobre sus tacones.. o bien se volteaba dándole la espalda para insertarse diestramente tomando impulso con sus manos aferradas en sus piernas.

El le festejó el espectáculo de ver como se abría su culo prieto a la vez que se clavaba su pene y hasta tomó algo de su lubricación vaginal para meter el pulgar ya listo en su culito aprovechando el movimiento de regreso de sus caderas. ¿que me haces le decía ella? pero no dejaba de moverse, consciente del placer que estaba recibiendo en sus dos orificios. luego él le pidió que le diera los brazos y se los jalaba para ayudarle a clavarse su pene y provocar gritos de gozo que terminaron en un orgasmo.

Ella se volteó para cabalgarle de frente cuando la había experimentado el orgasmo en la otra posición y sin descanso lo cabalgó despacio moviendo solo su pelvis hacia adelante, apretandose contra él, o apoyando sus brazos en sus muslos o apoyada en un solo brazo y metiendo su mano en el clitoris, pero con los ojos cerrados y la cara transformada por el placer.
Ninguno de los dos sabe cuanto tiempo pasó, pero el placer se apoderó de sus dos cuerpos que sudaban a pesar del frio externo y ella cayo sobre él, agitada, agotada y agradecida. él al igual, soltó de su garganta un grito que acompañó a la expulsión de su semen. ella permaneció sobre él, en su pecho, escuchando su corazón, bebiendo el perfume que ella había escogido como regalo y que todavía podía distinguir en aquel cuerpo que también sudaba. él la besaba tiernamente y ella se sentía suspendida en el aire, en esa condición que existe flotando, una paz total. el recorría su cuerpo suavemente dejando caricias, ahora en sus nalgas, en su espalda, en su cuello, en su cara, recorría sus labios, sus pechos turgentes, su entrepierna húmeda, desbordada de los fluidos que el placer le hizo expulsar.

 

Así estuvieron sin tiempo. a veces se decían algo, a veces solo era un continum de caricias .
ella se desperezó y extendió su mano hacia la camisa rosa que él había dejado en la cama y se la puso. el admiró con que justeza le quedaba la camisa, como hacia contraste con la morenez de todo su cuerpo, con los pezones hermosos y pardos sobresaliendo y se lo dijo:
– Te ves hermosa. Ella empezó a deshacerse de los tacones pero él la detuvo y terminó por completar la tarea de una manera eficiente y ademas gozosa para él, pues para el fetichista de pies, esto es un rito importante: poner y quitar una zapatilla. y él lo había hecho despacio, fascinado, acariciando la prietez de sus pies y la blancura de sus plantas, deteniéndose en sus arcos perfectos con extasío. después la atrajo hacia él y besó sus prominentes y gruesos labios muy lentamente y en silencio, capturándole suavemente y sujetándole por la nuca, hasta hacerla descansar en su pecho velludo, invitación a la que ella se sometió mansamente aprovechando para también en silencio, acariciar su pecho y vellos.

 

Después de un momento tierno, ella se deslizó fuera de la cama y tomó las pantuflas de él. Se dirigió al refrigerador para tomar una lata de cerveza. de regreso, se subió a la cama y él le preguntó: me vas a dar de comer chocolate? … si le dijo ella, pero no sabes como, no sabes de que manera, respondió sonriente y seductoramente, mientras balanceaba su cerveza y la bebia.
el segundo acto.
Quedó frente a él montada pero sin encajarse, y empezó a quitar la envoltura del chocolate. esta listo dijo poniéndolo frente a él, bueno casi listo. ¡no te muevas¡ dijo, ante el intento de él de darle una mordida.
Se alejó un poco de él y aunque encima,a horcajadas sobre él, se hizo hacia atrás con sus largas piernas morenas, abrió su camisa rosa para mostrar su depilada vagina que ya dejaba ver su humedad. comenzó a introducir la barra de chocolate en su vagina y a gemir, pues si algo sabía hacer con maestría era masturbarse. recorrió todos los sitios de su vagina: labios mayores, menores, clítoris, fue profundo dentro de si, gimiendo, disfrutando de cada centímetro.
luego -quiero que me limpies- le dijo a él, que extasiado disfrutaba de ese espectáculo tan sensual, tan candente, tan caliente y excitante.
Ella manipuló el chocolate, se abandonó al placer y se vino en un orgasmo muy intenso. Cuando salió del trance, le dijo: ahora si ayúdame a limpiar esto.
La orden obedecida de inmediato terminando por llenarse la cara de chocolate y fluidos vaginales; combinación que le pareció deliciosa a él, quien le provocó a ella, otro orgasmo con su lengua y diestros dedos. él no le dio reposo pues de inmediato la jaló hacia si hasta el borde limite de la cama, metió un cojín en sus caderas y la penetró con suavidad y determinación, movimientos que ella respondió lanzando sus caderas contra ese pene implacable que la penetraba, la dominaba, la satisfacía; pues sus gemidos fueron en aumento, en crescendo, hasta unirse con los de él, en un concierto de expresiones de placer a dos voces.
Cuando ella lo sujetó con sus piernas en la cadera, él no tuvo mas remedio que hacerse hacia adelante sobre ella penetrandole salvajemente pero balanceando su peso apoyado en el colchón para no aplastarle al delizarse con furia y eficacia dentro de ella.
Y ahora si sus manos prietas se aferraron a su espalda y sus uñas se clavaron entre gritos y hasta a veces … hirieron sus carnes como después se percataría por las marcas enrojecidas de sus uñas, en su blanca espalda.
Los dos terminaron nuevamente agotados y ahora él cayó sobre ella y ella le recibió con caricias suaves, tocando con sus hábiles manos y dedos la parte de la próstata por afuera, ese espacio entre sus testículos y su ano; paraje que recorrió suavemente, arrancando ahora aprobaciones de placer de él.
Se quedaron dormidos ella al lado de él, pero sin soltarse del todo.. sus caras radiantes reflejaban, el placer que habían compartido…. ese momento irrepetible que habrían de volver a recrear de muchas maneras diferentes cada vez, de ahora en adelante.

 

Me gusta / No me gusta

Un rico Polvo

les recuerdo que soy casada y que desde hace mas de 3 años tengo una relacion de “amitad” co un hombre mayor que yo 17 años.

Despues de esa primera vez, hubo muchas, una que me causa mucho morbo y excitación cada que la recuerdo fue… mejor les cuento que pasó….

Read more

Me gusta / No me gusta

La secre de la empresa

Hetero, Polvazo. Hola que tal a todos, mi nombre es Javier y me he animado a subir por primera vez un relato, el cual es 100% de mi autoría, y lo mejor, es 100% real. Disculpen la redacción y ortografía, no sean tan duros. Espero les guste.


La secre de la empresa

Era 1997, año complicado de mi vida. No me iba bien en la universidad, no tenía dinero, sentía que estaba en nada, sin proyecciones ni metas, trataba de no pensar en ello refugiándome en la juerga, la bebida, discotecas y amigos de medio pelo (con pocas excepciones).

Read more

Me gusta / No me gusta

La secre de la empresa

Polvazo, Dominación, Anal. Hola que tal a todos, mi nombre es Javier y me he animado a subir por primera vez un relato, el cual es 100% de mi autoría, y lo mejor, es 100% real. Disculpen la redacción y ortografía, no sean tan duros. Espero les guste.


La secre de la empresa

Era 1997, año complicado de mi vida. No me iba bien en la universidad, no tenía dinero, sentía que estaba en nada, sin proyecciones ni metas, trataba de no pensar en ello refugiándome en la juerga, la bebida, discotecas y amigos de medio pelo (con pocas excepciones).


Mi experiencia sexual se había limitado a algunas prostitutas y a miles de pajas producto de las miles de pornos que veía todas las semanas, incluyendo relatos que salían en las penthouse que compraba mi hermano.
Read more

Me gusta / No me gusta