De manera simple, el , fetichismo significa amor por un objeto: existen muchas variantes del fetichismo, siendo las más conocidas, por ejemplo, el fetichismo hacia los pies (fetichismo de pies), los zapatos, las medias, la lencería, el cuero, los guantes, etc. Algunos de ellos están socialmente aceptados (por ejemplo, el fetichismo hacia los uniformes o hacia la lencería) mientras que otros pertenecen al mundo del tabú. Sois bienvenidos para escribir sobre vuestro fetichismo particular.

Toro

Te echo tanto de menos, amiga. Desde que te fuiste, la vida en el internado es una tortura. No se trata solo de afrontar los quehaceres cotidianos sin ti, ni de aguantar día tras día que profesores y alumnos se broten, sino que además, no sé por qué, cantidad de cosas horribles están pasando últimamente.

Sabes lo poco que me gusta que me vean llorar, así que el otro día me fui de pellas en la clase de gimnasia, y me escondí en una de las duchas del vestuario. Pude dar rienda suelta al llanto pues pensé felizmente que estaba sola, pero por desgracia no era así. Ese cabrón contrahecho que apenas sabe hablar, el hijo del conserje, estaba en ese momento en el vestuario también o entró no se cuándo, probablemente a oler bragas con la fregona en la mano.

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 5

Puedes leer la cuarta parte de esta serie de relatos: Entregando a mi esposa 4

Me desperté el domingo profundamente revuelto. Deborah no estaba en casa y Jazmín tampoco. Me molestaba la idea que Jorge viniera a casa, pensaba que iba a estar mi hija y no me parecía bien. Tengo que hablar con Deborah, pensé. Vinieron de comprar facturas, Deborah notó mi cara seria.

-Epa, que cara… que pasó?

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 4

Puedes leer también la tercera parte de este relato: Entregando a mi esposa 3

Y así empezó a pasar el tiempo, hacía un mes que Deborah sólo se veía con Jorge a solas, siempre salían, los sábados eran para él, yo me quedaba cuidando a Jazmín, los días de semana, cuando llegaba a casa, Deborah estaba siempre vestida como para salir, algunos días salía con Jorge y otras veces se quedaba conmigo, me dijo que le encantaba que yo no supiera para quien se arreglaba.
Un Lunes llegué estaba deliciosa, un vestido corto, medias a medio muslo, pintada discretamente pero resaltando sus carnosos labios, la bese, y me devolvió el beso metiendome lengua:
-Estoy que vuelo de calentura… necesito pija urgente…

Read more

Me gusta / No me gusta

La Vecina del garaje

Soy joissan un tipo de unos treinta y poco de una ciudad española, llevo leyendo relatos un tiempo y voy a lanzar el mio a ver que les parece, soy un hombre que le gusta mas dar placer a las mujeres que recibirlo y me excito mucho con ello aunque soy muy timido y me da mucho respeto los fracasos. Bueno pues tengo una fantasia que llevo tiempo dandole vueltas y me encantaria hacerla realidad….

Resulta que en el garaje donde guardamos el coche mi mujer y yo, aparca otra mujer recien separada hará un par de años con dos hijos(ya mayores de edad) porque su marido la dejó por otra mujer, esta mujer la que vamos a llamar Marian, Tendrá aproximadamente unos 50 años, y por lo que he podido ver de ella tiene unas medidas bastante generosas (100 70 95), le gusta vestir de manera comoda pues siempre va vestida con pantalones y lo mejor de todo es que lleva camisetas de talle ajustado con lo que siempre me fijo en esos generosos pechos y me pone con el resorte mirando al cielo en segundos,

Read more

Me gusta / No me gusta

ADIESTRANDO A UN SUMISO (2)

Puedes leer la primera parte de Adiestrando a un sumiso.

CAPITULO 2

  • Ven aquí, le dijo mientras lo cogía del pelo, lo levantaba y lo ponía de lado a lado sobre sus rodillas.
  • No me gusta nada el color que tiene tu trasero.. me gusta.. algo mas… rojo, dijo mientras le acariciaba suavemente las nalgas. Y de pronto, sin que él lo esperara… ZAS! le propinó un azote con todas las fuerzas de las que fue capaz.

Read more

Me gusta / No me gusta

Celebraciones familiares 3: El cumpleaños

Puedes leer la anterior parte de este relato: Celebraciones familiares 2

Resumen: A sus 45 años, cuando en medio de una discusión su hija le dice que es una amargada que no disfruta de la vida, María Luisa se da cuenta de que no puede seguir perdiendo el tiempo.

Hay un refrán que dice “Cría fama y échate a dormir” y este refrán se puede aplicar a otros tipos de éxito y reconocimiento, como el sexual. Si además se te da bien arreglar cosas, las mujeres no te dejarán en paz.

Read more

Me gusta / No me gusta

Una peteada al chófer del cole

En mi vuelta a casa no pude evitar pensar que eras el chófer del cole… uno de los chóferes, porque viste que los de larga distancia tienen dos…
Que sexy parado en la puerta del Bondi, serio, al estilo forro diría yo! Qué bien te queda el uniforne de la empresa… el pantalón que te marca el bulto, la camisa! No sé te escapa ni una sonrisa. Pero mataría por un beso de esa boca en mi!
Butaca 6. Arriba me dijiste! Arriba tuyo pensaba yo entre mi…. Qué tenga buen viaje! Igualmente te respondí! Y subí…

Read more

Me gusta / No me gusta

Videollamada

Hace un tiempo retomé contacto con Maggie, una amiga muy cercana con la que compartimos el gusto por muchas cosas como música, café y… sexo. Sí, ella y yo tuvimos momentos muy calientes, y experimentamos mucho.

Esto pasó hace un par de semanas, desde que ella y yo dejamos nuestros viejos teléfonos y adquirimos teléfonos inteligentes, algunas de nuestras llamadas se convirtieron en video llamadas. En las conversaciones compartíamos nuestros gustos por tal y o cual persona, nuestra curiosidad por alguna escena de sexo en una película, y esto llevó en muchas ocasiones a compartir fotos calientes de cada uno de móvil a móvil.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi primera vez con mi tia

Estaba en cumpleaños de mi abuelo que poco me importa, solo me motivaba la idea de ver a mi tía, Dios mío, 34 años, 1,60, más teta que culo, pero Dios mío que tetas. Por otro lado mi prima 20 añitos, buen culo y la particularidad de ella es que era hermosa de cara.

Read more

Me gusta / No me gusta

El olor de su culo

Esta es la historia de mi amiga Natalia.

La conocí en un trabajo del cual no me quiero acordar. Nos empezamos a hablar un sábado, cuando recién comenzaba a trabajar ahí. Natalia, una mujer ni delgada ni robusta, piel morena, cabello negro y largo, caderas con excelente forma… y culo de en sueños. Aunque la belleza no la favoreció mucho en su cara, era una chica simpática y muy dada a caer bien por sus  chistes y su risa contagiosa. Siempre que llegaba al trabajo, me saludaba y se sentaba a lado de mí. Platicábamos y reíamos como buenos amigos que somos… Pero sólo éramos eso: amigos.

Read more

Me gusta / No me gusta

La terraza del bar

Era viernes por la noche y mi “A” llegaba en el autobús, ambos habíamos tenido una semana sin complicaciones y yo estaba ansioso por verla, abrazarla y estar con ella.

Como de costumbre, llegó en bus desde su preciosa ciudad costera y yo fui a recogerla, hacía una temperatura de primavera espléndida, así que en vez de con el coche fui andando a esperar que llegara. Cuando por fin llegó su autobús y se bajó nos fundimos en un fuerte abrazo y nos besamos con ansiedad, ella traía unos leggins así que al tocarla pude sentir perfectamente su culo redondito y me puse a cien. Cogí su maleta y decidimos ir dando un paseo a mi casa para dejar la maleta y que fuera al baño después del viaje que había realizado, para salir a la calle tranquilos a tomar unas cervezas y cenar y disfrutar de la maravillosa noche que hacía.

Read more

Me gusta / No me gusta

A los pies de mi esposa

Cuando mi actual mujer aceptó casarse conmigo, estaba seguro que sería capaz de hacerla feliz por el resto de mi vida. Yo estaba perdidamente enamorado de ella y, por consiguiente, haría todo lo posible para satisfacer cada uno de sus deseos, anhelos y caprichos. Creía firmemente que el amor incontenible que sentía y siento por ella podría romper con cualquier barrera que nos pusiera la vida.
Eso era lo que pensaba cuando aún no habíamos tenido la que para ella fue una muy decepcionante noche de bodas. Ambos veníamos de familias ultra católicas y tremendamente conservadoras, por lo que los dos habíamos decidido llegar vírgenes al matrimonio. Aunque eso significara que nuestra única actividad hasta la noche de bodas, durante dos años noviazgo, fuera darnos besos con lengua, abrazos, y uno que otro toqueteo en el trasero, pero siempre sobre la ropa.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mis hermanas gemelas 3

Al regresar a casa vimos que mi papa y Daniela ya habian regresado.
Papa: que linda estas Lau.
Laura: gracias.
Dani: a donde fueron?
Yo: al cine.
Dani: yo queria ir.
Yo: luego vamos a ir los cuatro.
Antes que Laura se fuera a su habitacion le dije que le contara todo a Daniela y que despues yo iria a verlas pasada la medianoche.
Despues de la cena me puse a ver videos pornos de trios, queria estar preparado para esa noche.
Pasada la medianoche fui al cuarto de ellas y entre sin pedir permiso.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi amiga Camila

Cuando empeze en la facultad me hize amigo de camila, ella tenia 18 años, tenia el pelo colorado con rulos y su mejor caracteristica eran sus enormes melones que tenia como tetas. La mayoria de mis compañeros se la querian coger a igual que yo pero era imposible porque la mina salia con tipos grandes, se comentaba que habia tenido un amorio con uno de los profesores. Yo siempre la invitaba a casa para estudiar, ya que vivo cerca de la universidad. Ella se llevaba muy bien con mi madre a mi padre no lo conocia porque el llegaba tarde y ella se iba un rato antes. Hubo un fin de semana (viernes a domingo) que la convenci a que se quede a dormir en mi casa, en mi habitacion hay 2 camas.

Read more

Me gusta / No me gusta

Con las bragas en la mano

Este fue el año en el que la mayoría de mi círculo más cercano cumplimos 50 años, las cifras redondas siempre son motivo para celebraciones especiales. Las tres primeras fueron divertidas, conseguir reunir a amigos del cumpleañero de todas sus épocas y círculos, daba lugar a reencuentros emotivos, noches de historias y recuerdos de otras épocas. A partir de la cuarta la cosa ya empezó a decaer, se convirtieron más en un compromiso social que en una fiesta de viejos amigos. Corría el mes de julio cuando me llamo la mujer de un amigo invitándome a la fiesta de su marido Juan. Mar, la mujer de mi amigo, había decidido preparar ella misma la fiesta sorpresa a su marido. A diferencia de las otras, además de sus amigos de toda la vida, invitaría también a sus respectivas parejas. Aunque le agradecí la invitación y confirme mi asistencia, el plan no me emocionaba nada, si los cumpleaños ya me estaban aburriendo, este rodeado de matrimonios, se me antojaba que sería un tostón. Más parecido a unas bodas de plata que a una fiesta de cumpleaños.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi querida Frida III

Llegamos al campus de la escuela al mediodía. Frida me miraba y se mordía los labios, yo sólo la miraba con su diminuta falda y su camisa negra. Sus piernas se veían increíbles con esa ropa y sus pezones se remarcaban en su camisa negra. Nos abrazamos, con tal de que en nuestros cuerpos se encendiera esa chispa que nos prende a ambos. El calor comenzó. Ella inició, tocándome el pene y frotando su mano en mi entrepierna. Yo en seguida de ella le acariciaba su enorme culo y le levantaba la falta con tal de meter mis manos entre sus nalgas. Llevaba una tanga blanca bien puesta y metida entre sus carnes. Jugueteé un poco con los hilos de su calzón, así como también sus pechos y luego proseguí a meter mi dedo medio en su ano ardiente; le pasé todo mi dedo en su ano… pero hubo una sorpresa más que obvia.

Read more

Me gusta / No me gusta