De manera simple, el , fetichismo significa amor por un objeto: existen muchas variantes del fetichismo, siendo las más conocidas, por ejemplo, el fetichismo hacia los pies (fetichismo de pies), los zapatos, las medias, la lencería, el cuero, los guantes, etc. Algunos de ellos están socialmente aceptados (por ejemplo, el fetichismo hacia los uniformes o hacia la lencería) mientras que otros pertenecen al mundo del tabú. Sois bienvenidos para escribir sobre vuestro fetichismo particular.

Nalguicela

bueno este es el relato de mi primera experiencia con una mujer mayor:
por aquellos dias yo tenia 22 años y por asares del destino tuve que dejar la escuela por un tiempo y ponerme a trabajar, me meti a seguridad privada de guardia en un centro comercial. con el tiempo ise varias amigas y amigos, luego como a los 6 meses entro una chava bien sabrosa se llama maricela era de estatura media de 1.70 era medio gordita pero de esas gorditas que se ven bien sexys tenia senos medianos y unas piernotas, pero lo que mas me yamo la atencion de ella era que tenia un culote frondoso con unas nalgas bien grandes formaditas duritas a sus 27 28 años
hasta entre los compañeros le deciamos la nalguicela, varias veces me caho cuando me le quedava viendo pero nunca le decia nada solo buenos dias, tardes, noches, un dia organizaron una fiesta por el cumpleaños de una amiga y ella llego con un pantalon de mescliya blanco y una blusa como batita color mamei con tacones de plataforma azul turqueza ya en la fiesta nomas me anime a sacarla a bailar ya para el final como ella tiene carro pregunto quien iva por su rumbo para dar aventon salimos una amiga y yo, mi amiga se bajo como a las 4 cuadras y ya nos quedamos ella y yo, yo iba en el asiento del copiloto iva viendo por la ventana; como nosotros ivamos mas lejos pues ivamos platicando del trabajo y cosas asi, luego en un alto ella me pregunto que porque siempre me le quedava viendo?

Read more

Me gusta / No me gusta

Utilizada por mi compañero de trabajo (3)

Después de un tiempo les puedo explicar como siguió mi historia.

Al día siguiente de la cena de empresa, me levanté en casa de Antonio. Mas bien el me despertó del suelo con tocándome con su pie:

-“Buenos días zorrita…espero que hayas dormido bien…ahora vas a vestirte e irte a tattoo center, dónde les he hecho un pedido para tu cuerpo.”

Yo asentí, cogí mi ropa y me fui hacia el tattoo center, por el camino iba pensando en la noche anterior y tenía ratos de asco y desesperación y otros de una brutal excitación por Antonio. Mi pinta, con el vestido corto y con el coño al aire ayudaban a incrementar la excitación. Al llegar al tattoo center, me sentaron enseguida y me empezaron a hacer un extraño tatuaje en el tobillo. Al no llevar ropa interior, el tatuador no paraba de mirarme el coñete y yo me sentia enromemente cachonda….sintiendo ganas de volver a ser penetrada por Antonio…así que ni me pregunté que quería decir el tatuaje. Cuando terminó, pagué el tatuaje y me fui a casa. Al llegar, mi novio no estaba…y no apareció en todo el fin de semana. Ni lo intenté llamar…mi cabeza era un lío…pero allí mi vida se continuó despeñándose…El lunes me fui al trabajo…y para seguir complaciendo a Antonio, me vestí con la ropa mas corta y ajustada que encontré, intentando que se marcase bien el tanguita tal y como a él le gustava..pero al llegar al trabajo, mi jefa me llamó a su despacho.

-“Sofia, tu actitud los últimos meses, tu vestimenta…y la felación que le hiciste a tu compañero de trabajo Antonio no son tolerables…me veo en la obligación de despedirte”.

O sea…por querer un ascenso a través de Antonio…había terminado en el paro…Recogí mis cosas de la oficina bajo la atenta mirada de Antonio, el cual tenia una media sonrisa en la cara…de todos modos se me acercó y, agarrándome el culo me dijo:

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi querida Frida II

“¿Has visto mujeres desnudas? “, me preguntó Frida. “No cuentan las de los vídeos porno”, agregó. Yo le negué, teniendo los ojos bien puestos en sus pechos y los nervioso en punta, porque alguien de intendencia podía entrar y ver lo que Frida estaba haciendo. Le dije que se pusiera su camisa; no me hizo caso. El corazón se me salía. Sentí un calor que lentamente me fue recorriendo por toda la cabeza hasta desaparecer con fuertes palpitadas en el cerebro. “Sabes que desde hace tiempo no dejo de pensar en coger. Sólo quiero que cojamos y ya”. Mi ingenuidad superaba las palabras de mi compañera. Creía que estaba jugando o haciéndome una broma con cámara escondida; en Frida era muy  normal que hiciera bromas llenas de sexo y dijera cosas incómodas, como la vez que me contó lo que hacía para combatir la menstruación. Me explicó a detalle cómo ese ciclo le afectaba y lo que tenía que hacer para soportarlo. Una vez se me ocurrió preguntarle si se atrevería a ser actriz porno, y me dijo que lo haría, no por el dinero, sino para saber cómo se siente ser cogida por varios hombres a la vez… luego se carcajeó al ver mi expresión y me repuso con un “Es broma”, indicando lo mucho que deseaba algo así.

Creí que era una broma , y seguí tan firme en la probabilidad en esa idea que ya no me molesté por mostrarme impresionado… hasta que se quitó la falda junto con su ropa interior. Sus piernas eran de lo más hermoso: Eran rosadas y bien rellenas, ambas las tenía bien juntas y su vello púbico estaba muy bien afeitado, siendo sólo una línea muy delgada de vello en la zona púbica. Cuando dejó su vagina expuesta, me dio la sensación de percibir un olor femenino exquisito, que sólo podía provenir de los interiores de mi querida Frida. “Estoy mojadita…, como dicen las urgidas por una verga. Estoy urgida por que alguien me coja”, me susurró. Agarró mi mano derecha y la puso en su vagina con tal de que mis dedos entraran en ella. ¡La primera vagina que toqué en mi vida! Mis dedos inmediatamente se humedecieron, su interior era carnoso y muy caliente y satisfactorio tocar. No quería sumergir todos mis dedos hasta lo más profundo de ella; creía que la lastimaría o le dolería tanto que la haría sangrar… luego me di cuenta que no era dolor lo que sentía sino un placer absoluto. Fue meneando sus curvas más y más con tal de que la siguiera masturbando… Ese olor seguía emergiendo de ella, el olor a sexo…, a lujuria… O tal vez sólo era el olor de su cuerpo sudado.

Read more

Me gusta / No me gusta

Cuando mi esposa me hizo sentir lo que ella siente

Voy a contarles lo ocurrido cuando cumpliamos 7 años de matrimonio. Luego de una cena romantica con mi esposa, donde no falto el vino par festejar nuestros siete años de casados, no podia controlar el verla en la mesa del restaurante con esa mini deliciosa, ella tiene unas piernas espectaculares, que finalizan en un culo  que cualquiera desearia tener. Para finalizar la noche, al regresar a casa se acerco a mi oido y mientras me metia su mano en mi pantalon me dice al oido si me llevas a un motel voy a hacer que estos siete años nunca se te olviden.

En muy poco tiempo estaba llegando al motel, ya con la verga metida en la boca, todo el camino me lo chupo de una forma deliciosa, no podia manejar bien, la verdad me estaba llevando a las nubes con esa chupada.

Cuando entramos al cuarto le arranque la blusa y me encontre con 2 pezones rosados deliciosos, parados y que me llamaban a la lujuria, no espere nada para comermelos y comence una succión en sus tetas, hasta que me pidio que la penetrara. Esto sera otra historia.

Read more

Me gusta / No me gusta

Oliendo el culo de Karen

Todo sucedió una calurosa tarde de verano del día domingo 25 de enero de 2009, en esa ocasión yo estaba prestando servicio transitorio de mayordomo en un condominio, mis funciones era recibir toda la correspondencia de los residentes, verificar la entrada y salida de cada uno de los residentes y sus visitas, prácticamente estaba todo el días en el hall del edificio.

Muchas veces llegaban personas por avisos de arriendos y preguntaban. En esa tarde llega una joven señorita a preguntar por arriendo, ella es Karen es una estupenda y atractiva mujer dueña de un formidable culo con forma de pera es con volumen “Es un filete femenino de primera categoría” dueña de una escultural cuerpo atlético,  no tiene muchas tetas es como pequeña, su trasero están moldeado y esculpido finamente por las manos de los dioses hasta ser  un culo perfecto, lo cual su tanga de hilo dental ajusta delicadamente sus par de nalgas y se vean deseable.

Karen en una señorita con esos típicos modales con una voz aguda que pareciera ser el indicador de estatus. Que más tarde a cualquier cosa que verbalizan le ponen tres tonos por sobre cualquier soprano. Hablan fuerte, agudísimo y arrastrando sílabas, y cuando algo les parece malo o feo no dudan en gritar que vivenciaron algo “terriiible”. Su jerga latifundio al que pronuncia la “tr” como “thr”: “Es athró, el gordo está con mucho thrabajo”. Y la “r” como “rh”: “En la casa de la Nené comimos arhoz”. A que ella utiliza bastante el movimiento de las manos, pero  ella es muy simpática y jovial. Ella debe tener 25 años, estatura media,  es muy guapa bella, su rostro es alargado y nariz larga su piel blanca como la leche, luminosa como el sol, y suave como la seda,  sus labios son pequeños pero son sensuales, su largo cabello lacio con movimiento rubio muy pegado a su cabeza que le llega a sus hombros.

Read more

Me gusta / No me gusta

El casting de Brenda y Jade

Con varios de mis amigos fuimos a Benidorm a un bar liberal. La entrada para chicos cuesta 30€ e incluye una bebida. Estuvimos un rato pero no había demasiado ambiente así que decidimos marcharnos a buscar diversión a otro sitio. Mientras estuvimos en el bar, en la barra había una pareja. Un hombre corpulento de unos cincuenta subidos y una mujer menuda.  Una MILF de 32 años, que resulto llamarse Brenda. Una gringa que apenas chapurrea el castellano,  delgada que mide 1.60 de estatura, y tiene unos senos exquisitos medianos y duritos, y unas nalgas paraditas. Al salir del bar ellos lo hicieron también. El hombre se nos acercó y nos dijo con acento extranjero, si me dais 20€ cada uno les dejo que le hagan un bukake a mi mujer. Los chupara a todos y luego podéis correros en su cara, pero no quiero ninguna foto ni que nadie se pase de ahí.

Al principio nos sorprendió pero después vimos que el hombre iba en serio. Le dimos el dinero y fuimos todos al baño de una gasolinera. Enseguida ella comenzó a chupársela  a Mario. Poco a poco la cosa se fue calentado, y mis amigos empezaron a animarla “Vamos puta chupa”. Algunos en su turno la agarraban de la cabeza metiéndole sus pollas enteras dentro de la boca, alguno estuvo a punto de hacerla vomitar. Poco a poco todos fuimos corriéndosnos, Brenda se tragó una buena parte de las corridas pero parte del semen estaba en su pelo, sus ojos, e incluso en el escote.

Read more

Me gusta / No me gusta

nos fuimos de vacaciones a málaga I

Nos fuimos a malaga de vacaciones I

Yo pensaba que ya nos habíamos convertido en una “familia normal”, pero todo ha dado un giro radical e inesperado para mí.

Somos un matrimonio, ya rondando los 50 años. Tenemos dos hijas de 24 y 18 añazos. De más jóvenes hemos hecho casi todo en lo que se refiere al sexo, nos considerábamos una pareja “pansexual”. Hemos hecho intercambios de parejas, tríos, exhibicionismo, sexo en grupo… y un sinfín de cosas más, pero esa época pasó y ahora ya no estamos dentro del círculo de este tipo de orientaciones sexuales, bueno, eso pensaba yo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Era nuestra fantasia, pero… (II)

Hola otra vez!
Continuando con el relato de lo que me sucedió hace un par de meses aquí en Sao Paulo, Brasil, me encontré con Sol, mi novia, en la estación de trenes. Cuando entramos en el vagón (yo detras) ella fue avanzando como podia (ya que como dije, a esas horas esta totalmente completo) Me guiaba de la mano entre empujones. Los hombres se hacian a un lado apenas como para dejarnos pasar, pero obligándola a frotarse contra ellos. Entonces ella se detuvo en medio del vagón frente a un parante y detrás de un muchacho. Tuvo que subir la mano bastante para poder asirse al pasamanos y quedamos aprisionados como sandwiches de carne. Yo estaba a su lado entre un mar de huevos y un par de mujeres. Ella seguia aferrando mi mano y me miraba con una disimulada sonrisa maliciosa. Entonces noté que un hombre con traje mas o menos de mi edad (no lo he dicho, pero tengo 62 al parecer de algunos, bien llevados. Soy normal. He practicado y practico deportes desde siempre (sobre todo artes marciales y buceo) Soy delgado y por lo pronto no necesito viagra.

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa

Entramos con mi esposa al super, está tan hermosa, con nuestra hija de dos años en brazos, tiene puesto un vestido floreado a la altura de los muslos que le queda hermoso, se ven sus torneadas piernas y en el vestido se adivina el culazo que tiene, yo camino un poco atrás de ellas me encanta verla caminar, lo sensual que mueve sus caderas, pero ella se siente fea. Se acaba de teñir de colorado que le queda hermoso, pero su panza después del embarazo ha quedado llena de estrías, eso es cierto, a mi me encanta igual, y me calienta como nunca, no creo que a ningún hombre en sus cabales le importe ni medio pimiento, pero bueno las mujeres a veces se obsesionan.

Read more

Me gusta / No me gusta

Orgia de Verano

Hace unos meses con mi primo Javi hicimos un trio con Lucia; una profesora de instituto casada de 35 años, muy atractiva, de buen cuerpo, 100 – 65 – 115, muy nalgona y de tetas grandes. Después de ello le propusimos varias veces que participase de una orgía con mas gente. Cuadró que en agosto su marido se iría de pesca unos días y Lucia me llamó para decirme que estaba disponible y deseosa de participar en una orgia. Tras su llamada contacte a Manu, un amigo, para ver si disponía del chalet de su padre. Quedamos para el último fin de semana de agosto. Manu me dijo que invitaría a Alicia, su madrastra, quien a sus cincuenta años se conserva bastante bien y es una folladora insaciable. Además, quedamos en juntarnos con mi primo Javi, Carlos, Ricardo, Héctor, Juan, y David. Este último quedo en venir con una de sus vecinas (y amante), Laura, una mujer casada de 27 años, bonita, y con unas buenas medidas 100 – 65 – 95, en definitiva, muy apetecible físicamente a los ojos de los hombres. También invitamos a Lorena una cuarentona que tiene unas tetas muy grandes y unas caderas y nalgas de fantasía. Lorena es muy atractiva y muy puta. Es adicta al sexo anal y le mola apuntarse a orgias.

Read more

Me gusta / No me gusta

Teresa Despertando la puta que vive en su interior 2

Teresa Despertando la puta que vive en su interior 2

Lunes 8:00 a.m Teresa está sola en casa, hace 5min que Alfredo salió hacia la farmacia.

Extraño fin de semana (piensa Teresa) el sábado mi marido me pone una inyección para convertirme en su puta. Resultado tres orgasmos y el último en plan exhibicionista en la ventana, bueno mas bien guarra exhibicionista que es como me he sentido después, sin embargo no puedo decir que no me gustase. Tal vez por eso estoy dispuesta a no correrme hasta que no me lo permita AMO porque en el fondo me gusta. Fue duro aguantar el calentón de aquel supositorio si me hubiesen dejado habría tenido por lo menos tres otra vez y en cambio lo que he tenido que darme son tres duchas frías.

Read more

Me gusta / No me gusta

Teresa despertando a la puta que vive en su interior.

Alfredo y Teresa son un matrimonio feliz, como todos, y follan una vez al mes como todos.

    • (AL) Yo quiero follar más
    • (TE) Yo follo cuando tengo ganas.
    • (AL) Correcto solo te pido que te tomes este producto que he traído de la farmacia.(Alfredo era Farmacéutico).Teresa cogió el prospecto y lo leyó detenidamente, era un producto que prometía elevar el lívido de una mujer e igualarlo al de un hombre sin efectos secundarios.
    • (TE) Esto no es natural.
    • (AL) Mira Teresa yo quiero follar más si tu no te lo tomas otra se lo tomará.

 

Read more

Me gusta / No me gusta

Una tarde como sumisa

Habíamos quedado aquella tarde con un amigo en casa. Yo, me atrasé en la oficina y mi mujer me llamó para indicarme que nuestro amigo, había llegado y que me iban a esperar tomando una copa, les dije que no, que empezaran sin mi. A la media hora, llegué a casa y al abrir la puerta, lo primero que vi, fue a mi mujer con las piernas muy abiertas y desnuda de cintura para abajo. Sus tacones apoyados sobre la mesa , hacían que la imagen de sus largas y delgadas piernas ,fuera muy sensual. Nuestro amigo, se había encargado de ponerla muy caliente previamente, besándola y desnudando la mitad inferior de su cuerpo. Sin braguitas y abierta de piernas, el jugaba lentamente con su clítoris. Ella jadeaba y se movía casi al compas del roce del dedo con su pequeño punto de placer, soltando de vez en cuando un pequeño quejido casi imperceptible.

Read more

Me gusta / No me gusta

La Cuenta pendiente

La cuenta pendiente, mi turno, mi placer, como tomar el sexo de manera egoísta y conseguir que ambos lo disfruten.

Aun quedaba pendiente lo que ella le había dicho la mañana del lunes. Yo arriba de ti, lo había estado deseando, aun ese mismo lunes cuando su hinchada boca le recordó por donde había estado él. Además el placentero dolor de sus pezones prietos pareció también haberle punzado en la vagina y sintió esa humedad tan característica que le indicaba que estaba dispuesta ahora mismo. Además estaba la hinchazón de su botón rojo – del clítoris-, que sus dedos y su boca habían transitado de manera experta hasta escucharla en medio del placer…repetir…basta, basta.

Pero si quedaba algo pendiente que no había podido terminar tampoco el martes, pues él no podía y además lo comprendió, porque estaría cansado después del juego de basketball y ella no quería eso. Lo quería en plenitud y así lo pensó poco después de haberle invitado ese martes a cenar y cuando la respuesta fue un no seco y lacónico de él, supo respetar su decisión.

Poco después un mensaje de whatsapp de él, le dijo: el miércoles soy tuyo.

De inmediato su mente empezó a fantasear y entonces resolvió en devolverle el texto el miércoles y decir:la enfermera dice que te debes estar en cama este día a las 7:30 PM, desnudo, perfumado y con una erección…SOLO PARA MÍ.

Le pidió que dejara la puerta de su casa abierta para que no se levantara, estaba sintiendo la anticipación de la excitación en plena vagina, misma que llenaba de humedad deliciosa su caverna (metió sus dedos para probarse a si misma y comprobar lo que él le había dicho: sabes deliciosa. Y recordó aquel momento en el que él lubricó con sus jugos su boca, y luego le besó en forma sensual y prolongada, dándole a probar su propia humedad, en aquel lunes, en aquella primera vez.

Se probó los dedos y se sintió mas que lista y empezó a pensar que no llevaría nada debajo de su vestido tejido. nada, y hasta sus senos hinchados se pegaron en su ropa en anticipación.  bueno, solo llevaría unas medias negras (sabia que a él le gustaban), solas así, sin liguero. solo para que cuando dejara a su mama en el casino, no hubiera preguntas indiscretas. bueno y por supuesto, un abrigo que dejaría de camino a su cama cuando entrara a la casa de él.  ademas, llevaría unas zapatillas sin talón  que decidió que no se quitaría aun cuando pensaba montarle. sabía que eso le excitaría y estaba para darse gusto y darle gusto a él también.

Todo el día estuvo repitiendo las escenas futuras en su cabeza, todo el día en una excitación permanente que disfrutaba de vez en vez, al frotar su vagina con sus manos, para luego pasarlas por su nariz y boca.
Disfrutó enormemente, al estarse vistiendo, sintiendo el roce de las medias en sus piernas largas. por pocas que fueran las prendas, era una preparación y la excitación era parte del juego, pues quería ser demoledora y tomarlo sí, sin preámbulos. –lo que no pudo hacer ese lunes, pues cedió la iniciativa por primera vez a él-.

Salió de su casa acompañada de su mamá a quien dejó en el casino como habitualmente. se despidió radiante, iluminada con esa anticipa cita con el destino. su vagina estaba en actividad, ya estaba atestiguando, ya sentía como la humedad estaba ahí, podía sentirla y en el rumbo a su cita, todavía se dió a probar con sus dedos mientras esperaba en el semáforo. se sentía dichosa, caliente y decidida.
Sonrió para si misma y sintió la hinchazón de sus hermosos senos, como empujaban la tela de su vestido, ansiosos de ser tocados, besados. vio sus manos bien cuidadas y recordó que a él le gustaría verlas colgadas de su nuca, o bien clavadas en su espalda y nalgas en el momento en el que estuviera trenzada con su cuerpo.

Se repitió mentalmente que habría de hacerlo, pues lo había olvidado la ocasión anterior. pero hoy sería su día, como ella quisiera: todo se vale le dijo él y ella estaba dispuesta hacerlo valer. pensó de pronto en las muchas posibilidades. pero ya estaba decidido el primer paso: montarlo. la primera vez no lo había hecho, ahora sería lo primero.
Llevaba su provisión de cerveza modelo light, pero poco sabia que él se había anticipado y le había comprado un six pack y no importaba si ahora llevaba o no su bebida, pues ella sabia que esta solo era una de las muchas veces que intimarían en su casa, lugar donde nunca había estado .

Miró sus zapatillas y sonrió gustosa pues sabia que él era un fetichista de pies. apenas se lo habia indicado de manera inusual, pues durante esa única sesión amorosa, en el momento mientras la penetraba y ella gemía, el besaba sus pies, cada dedo y sus arcos. ademas varias veces se ofreció a darle masaje en los pies, y aunque ella se rehusó, entendía que él sentía eso por los pies femeninos y le dejó para experimentar un alivio delicioso. por eso había decidido excitarlo de esa manera con sus medias y zapatillas y por eso también buscaría explorar más en ese terreno para darle placer.

 

Al fin, sin darse más cuenta llegó a su destino y estaba frente a su casa. se bajó muy excitada, y sin tocar la puerta abrió y dejo su abrigo y bolsa en el sillón de la entrada. no apagó la luz que ya estaba encendida, pensó que no le estorbaría  y tras cerrar la puerta, se dirigió hacia su cuarto. al pasar dejó un par de barras de chocolate milch, en el refrigerador y metió su six pack y pudo ver que ya había algo para ella y sonrió complacida por su detalle. caminó por un corredor  y pudo ver que él estaba viendo una película en su tableta, tapado por una cobija aunque pudo ver sus poderosos hombros al desnudo.  supo que había obedecido sus órdenes…. nada en el cuerpo, solo una erección, que aunque visible, habría de verificarlo. personalmente.

Se puso al frente de él y palpó que la erección estuviera, presente. sonrió satisfecha y dijo: muy bien , mientras le despojaba de su tableta y la arrojaba hacia algún lugar del cuarto donde no estorbaría.
Le quitó la cobija, lo tendió para que quedara de frente a ella, con sus espaldas contra el colchón. y se montó sobre él. muy despacio se colocó el endurecido pene y gimió sintiendo como le taladraba su grosor en el túnel de su vagina, donde comprobó que la húmedad de su vagina no tenía lubricación suficiente, pero era soportable el roce, ya que despues de un mohín de sorpresa y adaptación, al llegar hasta abajo con todo su pene adentro ya se había acostumbrado y era un deleite, una sorpresa de bienvenida muy placentera.

Felizmente montada totalmente en él, le miró largamente y sin decir nada le besó mientras sentía la excitación de su cuerpo, y se embriagaba con el perfume de su hombre, el que ella le regaló y que le sentaba tan bien. detuvo su caricia y sacó por encima de ella su vestido tejido por lo que sus hermosos y prietos pechos y sus aureolas obscuras y duras, saltaron y quedaron a su disposición; a lo que él aprovechó para darles una caliente bienvenida con sus manos firmes y su toque exacto y mágico. estás increíble dijo él sin dejar de verla, mientras que ella, sin perder ningún segundo más, salió de él despacio, moviéndose hacia arriba y sin salir del todo, procedió a clavarse muy lentamente de nuevo su pene poderoso, erecto, listo para ella y solo para ella. dejó escapar un gemido bajo de aprobación cuando se acostumbraba de nuevo, a su grosor y longitud, abrió la boca, esa boca enorme , tan apetitosa, mientras se aferraba a su pecho velludo y clavaba suavemente sus uñas para sostenerse y en preludio de lo que sería esa si por fin, la cabalgata que dejó pendiente.

LA CABALGATA

Se empezó a mover hacia adelante.. hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo..cada vez en un ritmo más intenso, al ritmo que le convenía, mientras él a veces jugaba y besaba sus pechos, sus labios hermosos o le sostenía por la cadera haciendo más profunda su caída sobre él y sus gemidos mas intensos. parecía una amazona gustosa que vibraba a cada embate y a veces se tomaba los pechos ella misma, con los ojos cerrados o bien buscaba tocarse el clítoris al mismo tiempo que cabalgaba briosamente sobre él y clavaba inmisericorde sus uñas en el pecho de él. con determinación, tomó los barrotes de la reja que protegían la ventana y se asió con firmeza de ellos para clavarse con furia gritando su nombre y gozando de cada entrada violenta que ella misma se provocaba a placer, a decisión propia…. y sin límites.
Se veía preciosa toda desnuda, desafiando el frío de 13 grados que penetraba por la ventana, con el calor generaba moviéndose hábilmente, enfundada en sus medias, clavando sus tacones a veces en los costados de él, buscando su placer.
Era sólo para ella, así lo había decidido.

 

ERA SÓLO PARA ELLA, ASÍ LO HABÍA DECIDIDO.
En ocasiones se cambiaba de posición para sentarse literalmente sobre su pene duro, húmedo; apoyándose sobre sus tacones.. o bien se volteaba dándole la espalda para insertarse diestramente tomando impulso con sus manos aferradas en sus piernas.

El le festejó el espectáculo de ver como se abría su culo prieto a la vez que se clavaba su pene y hasta tomó algo de su lubricación vaginal para meter el pulgar ya listo en su culito aprovechando el movimiento de regreso de sus caderas. ¿que me haces le decía ella? pero no dejaba de moverse, consciente del placer que estaba recibiendo en sus dos orificios. luego él le pidió que le diera los brazos y se los jalaba para ayudarle a clavarse su pene y provocar gritos de gozo que terminaron en un orgasmo.

Ella se volteó para cabalgarle de frente cuando la había experimentado el orgasmo en la otra posición y sin descanso lo cabalgó despacio moviendo solo su pelvis hacia adelante, apretandose contra él, o apoyando sus brazos en sus muslos o apoyada en un solo brazo y metiendo su mano en el clitoris, pero con los ojos cerrados y la cara transformada por el placer.
Ninguno de los dos sabe cuanto tiempo pasó, pero el placer se apoderó de sus dos cuerpos que sudaban a pesar del frio externo y ella cayo sobre él, agitada, agotada y agradecida. él al igual, soltó de su garganta un grito que acompañó a la expulsión de su semen. ella permaneció sobre él, en su pecho, escuchando su corazón, bebiendo el perfume que ella había escogido como regalo y que todavía podía distinguir en aquel cuerpo que también sudaba. él la besaba tiernamente y ella se sentía suspendida en el aire, en esa condición que existe flotando, una paz total. el recorría su cuerpo suavemente dejando caricias, ahora en sus nalgas, en su espalda, en su cuello, en su cara, recorría sus labios, sus pechos turgentes, su entrepierna húmeda, desbordada de los fluidos que el placer le hizo expulsar.

 

Así estuvieron sin tiempo. a veces se decían algo, a veces solo era un continum de caricias .
ella se desperezó y extendió su mano hacia la camisa rosa que él había dejado en la cama y se la puso. el admiró con que justeza le quedaba la camisa, como hacia contraste con la morenez de todo su cuerpo, con los pezones hermosos y pardos sobresaliendo y se lo dijo:
– Te ves hermosa. Ella empezó a deshacerse de los tacones pero él la detuvo y terminó por completar la tarea de una manera eficiente y ademas gozosa para él, pues para el fetichista de pies, esto es un rito importante: poner y quitar una zapatilla. y él lo había hecho despacio, fascinado, acariciando la prietez de sus pies y la blancura de sus plantas, deteniéndose en sus arcos perfectos con extasío. después la atrajo hacia él y besó sus prominentes y gruesos labios muy lentamente y en silencio, capturándole suavemente y sujetándole por la nuca, hasta hacerla descansar en su pecho velludo, invitación a la que ella se sometió mansamente aprovechando para también en silencio, acariciar su pecho y vellos.

 

Después de un momento tierno, ella se deslizó fuera de la cama y tomó las pantuflas de él. Se dirigió al refrigerador para tomar una lata de cerveza. de regreso, se subió a la cama y él le preguntó: me vas a dar de comer chocolate? … si le dijo ella, pero no sabes como, no sabes de que manera, respondió sonriente y seductoramente, mientras balanceaba su cerveza y la bebia.
el segundo acto.
Quedó frente a él montada pero sin encajarse, y empezó a quitar la envoltura del chocolate. esta listo dijo poniéndolo frente a él, bueno casi listo. ¡no te muevas¡ dijo, ante el intento de él de darle una mordida.
Se alejó un poco de él y aunque encima,a horcajadas sobre él, se hizo hacia atrás con sus largas piernas morenas, abrió su camisa rosa para mostrar su depilada vagina que ya dejaba ver su humedad. comenzó a introducir la barra de chocolate en su vagina y a gemir, pues si algo sabía hacer con maestría era masturbarse. recorrió todos los sitios de su vagina: labios mayores, menores, clítoris, fue profundo dentro de si, gimiendo, disfrutando de cada centímetro.
luego -quiero que me limpies- le dijo a él, que extasiado disfrutaba de ese espectáculo tan sensual, tan candente, tan caliente y excitante.
Ella manipuló el chocolate, se abandonó al placer y se vino en un orgasmo muy intenso. Cuando salió del trance, le dijo: ahora si ayúdame a limpiar esto.
La orden obedecida de inmediato terminando por llenarse la cara de chocolate y fluidos vaginales; combinación que le pareció deliciosa a él, quien le provocó a ella, otro orgasmo con su lengua y diestros dedos. él no le dio reposo pues de inmediato la jaló hacia si hasta el borde limite de la cama, metió un cojín en sus caderas y la penetró con suavidad y determinación, movimientos que ella respondió lanzando sus caderas contra ese pene implacable que la penetraba, la dominaba, la satisfacía; pues sus gemidos fueron en aumento, en crescendo, hasta unirse con los de él, en un concierto de expresiones de placer a dos voces.
Cuando ella lo sujetó con sus piernas en la cadera, él no tuvo mas remedio que hacerse hacia adelante sobre ella penetrandole salvajemente pero balanceando su peso apoyado en el colchón para no aplastarle al delizarse con furia y eficacia dentro de ella.
Y ahora si sus manos prietas se aferraron a su espalda y sus uñas se clavaron entre gritos y hasta a veces … hirieron sus carnes como después se percataría por las marcas enrojecidas de sus uñas, en su blanca espalda.
Los dos terminaron nuevamente agotados y ahora él cayó sobre ella y ella le recibió con caricias suaves, tocando con sus hábiles manos y dedos la parte de la próstata por afuera, ese espacio entre sus testículos y su ano; paraje que recorrió suavemente, arrancando ahora aprobaciones de placer de él.
Se quedaron dormidos ella al lado de él, pero sin soltarse del todo.. sus caras radiantes reflejaban, el placer que habían compartido…. ese momento irrepetible que habrían de volver a recrear de muchas maneras diferentes cada vez, de ahora en adelante.

 

Me gusta / No me gusta

Los pies de Natalia

Hola a todos, este es mi primer relato y quiero narrarles mi historia con Natalia… Todo comenzó una calurosa mañana de enero, yo había retornado de mis vacaciones en la costa y no había podido ponerla, entonces estaba algo caliente, y como en esas épocas el calor es terrible, todas las mañanas cuando me despertaba muerto de calor me iba al cyber que queda a una cuadra de mi casa para navegar un rato en Internet, leer algún relato erótico y disfrutar del aire acondicionado del lugar…

Read more

Me gusta / No me gusta

Aventura en Vallarta

Sexo en México, Fetichismo. Ella, mi esposa, iba ataviada con un vestido de color rosa mexicano que le llegaba un poco arriba de las rodillas; ella es en realidad hermosa: delgada y de fino cuerpo, bonitas piernas y unas exquisitas pompis que son la envidia de todas sus compañeras y tentación de sus compañeros en la empresa que trabaja. Read more

Me gusta / No me gusta