BDSM: relatos donde el Bondage, la Dominación, la Sumisión y el Masoquismo son los protagonistas.

Arturo logra culear a mi mujer (La puta de mi esposa)

Tal vez por que me di cuenta muy tarde que a ella le gustaba ser dominada y algunas veces malteada y dejar todo en manos del macho que la poseía (como todas las mujeres, les cuesta tomar decisiones) pero esto lo descubrí tarde a pesar de haber vivido muchos años juntos.

Cierto día me llama Arturo, al contestar me dice:

– Cómo estás? Oye necesito que me traigas a Irma este fin de semana

– El fin de semana?

– Si, invéntate algo la vamos a pasar muy rico ya lo veras y colgó!

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi esclava Esther

Seguidamente os voy a narrar un hecho que me sucedió hace un tiempo en Huelva. Todo sucedió en un bar al que suelo ir, en el hay un ambiente sadomasoquista, y es fácil encontrar nuevas relaciones que puedan colmar mi incesante curiosidad.

Estando en el bar, observé a una chica sentada en la barra tomándose una copa, tenía un aspecto de cómo ida, de perdida, pero a la vez reflejaba en su cara que por primera vez buscaba emociones fuertes. Tras contemplarla un tiempo me dirigí hacia ella, le agradó el que me acercase, poco después empezamos a hablar un rato sobre nuestras vidas, entre las cuales me dijo que se llamaba Esther. Ella iba con una minifalda negra y una blusa azul, tenía un cuerpo deportivo, unos treinta años, guapa, cabello rubio, piernas atléticas, culo duro y pechos grandes, en definitiva era bastante atractiva, lo que hizo que mucha gente estuviera rondándola.

Read more

Me gusta / No me gusta

Como me convertí en un esclavo

Hola soy de la provincia de Buenos Aires, republica Argentina tengo 24 años y quiero participar contando una parte de mi vida que les pueden interesar.

Desde pequeño he tenido una fuerte inclinación hacia los pies femeninos. En todos mis juegos trataba de saciar mi inclinación como podía con amigas o primas. Pero tuve que esperar hasta los 18 años para tener mi primera experiencia real.

Read more

Me gusta / No me gusta

Descubriendo a Marta

Realmente, no se si lo que os voy a contar os gustara. No se si os resultara erótico o excitante, o si lograra que sintáis nacer un poco el deseo dentro de vuestros cuerpos, como lo siento yo a veces, leyendo algunos relatos. Pero si se, que esta historia, por lo menos, tiene el morbo de la realidad, porque es, sencillamente una historia verdadera.

Read more

Me gusta / No me gusta

La psicologa me engaño XI

Bajé a mi cuarto de sirvienta con una mezcla de sentimientos que me confundían hasta la desesperación. Por un lado, había visto la cruda realidad de mi Ama Marcela. Una mujer desalmada y cruel, quien se había apoderado de mi cargo de gerente en la compañía para la cual trabajaba y, de paso de todos mis bienes, al unísono de haber acabado con mi matrimonio y toda posibilidad de vida familiar, desde hacía ya dos interminables años hoy cumplidos. Como aniversario de mi esclavitud, había sido regalada con la llegada del nuevo inquilino declarado como Novio de mi Señora y nuevo Amo mío y acto seguido se me había permitido asistir a mi primera luna de miel de mis Amos-Amantes.

Había sido presentada ante mi nuevo Amo, no solamente como esclava y sirvienta, sino también con la orden perentoria de convertirme en la puta personal y propiedad de mi Señor Marcos subordinada a sus más ínfimos caprichos. La buena noticia había sido mi exitoso debut como mujer exuberante ante los ojos de mi ahora Dueño y Señor. No había dejado de notar el trato preferencial que había recibido del hermoso efebo, y el contraste manifiesto entre mi Ama como mujer y yo, su sirvienta, claramente superior en todo como fémina. Creo no equivocarme al afirmar, que la intención de la señora Marcela con su novio era utilizarme como cebo, para atraerlo definitivamente a su lado, ya que ella sola no lo había logrado en todo este tiempo como jefa del asistente de sugerencia.

Read more

Me gusta / No me gusta

A por ella (I)

Hetero, bdsm, filial-cuñados. En ausencia de su mujer por motivos de trabajo el hombre de la historia practica su tendencia sado con una cuñadita que resulta disfrutar enormemente con su papel de sumisa.

Mi inicio en el sado fue de lo más normal y fuera del tema. Siempre me había gustado ver fotos y esperaba que un día llegara mi oportunidad para probar, pero nunca me imaginé que fuera con la hermana de mi mujer, que a simple vista es muy modosita pero que le encanta ir siempre que puede de fiesta. Read more

Me gusta / No me gusta

Paula.

Cuando llegamos al pueblo aquel, nunca supuse lo que me esperaba. Nada más llegar, tras montar el circo comenzaron a llegar niños a curiosear, uno de ellos, el más osado, se colaba por todas partes hasta que una señora joven, lo detuvo y tras mandarlo a casa, se dirigió a mí:

-Señor ¿es usted el dueño?

-Sí, ¿por qué?

-Verá, es que mi hijo es muy travieso y quería pedirle disculpas. Me llamo Paula -dijo extendiéndome la mano- y soy la mujer del Alcalde.

A estas alturas de la conversación, yo había perdido ya la noción del tiempo. La tal Paula, era alta, delgada, pero perfectamente formada, su pelo hasta cubrirle el cuello, ondulado y prometedor, enmarcaba una mira que lo prometía todo, su corta falda negra, a juego con su camisa semitransparente, que dejaba traslucir un sostén escueto que prometía unos pechos turgentes, redonditos y dignos de ser mamados con la mayor fruición. Read more

Me gusta / No me gusta

Mi amiga y mi instructora (I)

“por favor necesito sentirme tuya… deseo que me poseas totalmente…”

Me llamo Alicia, no me considero una tía buena, más bien resultona y tengo 16 años, uno setenta y cinco de altura, pelirroja, media melena, muy rizada, y con unos pechos no muy grandes. En clase se me considera una empollona, en el sentido literal de la palabra, y lo era, antes de irme con las amigas primero eran los estudios. Eso era antes de que llegara Sonia, una chica más alta que yo y con unas tetas impresionantes, de grandes. Siempre vestía con ropas muy ceñidas que se le ajustaban como una segunda piel y mostraba, de forma evidente, la ropa interior que llevaba, si alguna vez la usaba. La primera vez que me “enfrenté”con ella fue en una clase de gimnasia. Yo era, y aún lo soy, muy tímida y normalmente no me cambiaba con el resto de las chicas sino que me buscaba un lugar apartado, y aunque de forma disimulada las observaba y “admiraba”, aunque yo no me consideraba en aquella época homosexual ni bisexual. Bueno aquel día yo estaba en mi rincón como de costumbre cuando se me acercó ella. Read more

Me gusta / No me gusta

Mi Debut Femenino Como Modelo y Servicial Mujer Sexual

 
Transexual, Dominación, BDSM. Comenzaba el nuevo milenio en Chile,tenía 21 años y realizaba mi práctica laboral como junior en un taller de artes plásticas,para ser bien calificado y así graduarme como secretario administrativo.Entonces,la cincuentona y voluptuosa profesora Enilda,se fijó en mis rasgos femeniles y decidió utilizarme como modelo transgénero para sus clases de dibujo sobre la figura humana,que impartía a alumnos adultos mayores.
Como ella me prometió excelentes calificaciones por mi desempeño extra curricular,acepté sus lecciones para que me feminizara;embelleciendo mi figura y refinando mis modales.
Así debuté en una clase del retrato humano,posando semidesnudo,con un peinado,maquillaje y calzado estilo geisha.Con sensual desplante y coqueta sonrisa hacia los retratistas,me encuclillé arriba de una mesa y procedí a cubrirme con un par de abanicos los sutiles pechos;en tanto lucía con agrado,mis redondeadas nalgas y modesto pene adornado con una cinta de moño en el glande.

Read more

Me gusta / No me gusta

Vendiendo a la puta de mi esposa.

Infidelidad Consentida, Dominación. Como ya he contado en relatos anteriores Irma seguía entusiasmada con Alberto a excepción de la cogida que le habia puesto su jefe en el trabajo para mi sorpresa , pero la relación con Alberto ccontinuaba y se hacía cada vez más intensa, pero cierto día recibí una llamada de un número desconocido cuando estaba en mi oficina y conteste:

– Bueno?!

– Raul como estas?

– Bien, quien habla?

– Soy Antonio el hermano de Alberto te acuerdas? Read more

Me gusta / No me gusta

Dominando a mi esposo

BDSM, Dominación. Mi nombre es marina, tengo 45 años, mido 178 tengo buen culo y tetas bien paradas, estoy casada con carlos quien tiene 42 es mas bajito que yo bien guapo y muy cachondo en la cama, es machista y me ultraja a menudo conviertiendome en una esclava completa Read more

Me gusta / No me gusta