Sexting (contracción de sex y texting) es un anglicismo para referirse al envío de contenidos eróticos o pornográficos por medio de teléfonos móviles y/o ordenadores. Si, esas cositas que hacemos por app como whatapps

Los inicios: memorias de una puta 2

Mi primera orgía cibernética gracias al “El pervertido”
Amigos es para mí un enorme placer ayudar a mi querida y puta amiga Verónica a publicar sus relatos históricos sobre sus inicios de puta, estas son historias reales que ella me cuenta; le excita el saber que los daré a conocer para el placer de los distinguidos lectores de esta página.
En esta ocasión les contare mi primera orgía cibernética, con mi amigo el “pervertido”, él es quien me ha motivado y ayuda a publicar mis memorias.

Estaba conectada en el messenger cuando de pronto se conectó un hombre desconocido, me dijo que mi correo se lo había dado una amiga mía llamada Viviana, por lo cual acepté su comunicación ya que Viviana es una de mis mejores amigas, para este relato llamaré “el pervertido”, a mi ahora nuevo amigo.
Desde el comienzo “el pervertido” fue muy morboso conmigo y me trató como si le conocía de toda la vida, con un lenguaje bastante fuerte, me decía perrita, zorra, putita y me hizo que colocara varias fotos para masturbarse mientras las miraba, a mi me agradó su trato y le pedí que me conectara con amigos suyos para que me morbosearan como él lo hacía, pero lo que él propuso fue que entráramos a las salas de un chat para adultos y morbosear un rato, en ese momento yo no tenía cuenta  y él amablemente me ayudó a crearla y me enseñó a entrar a esas salas de adultos.

En cuanto entré me enseñó cómo se debería saludar a los hombres allí, por qué me advirtió que allí entraban muchísimos hombres, todos morbosos, buscando chicas que los ayudaran a masturbarse frente a sus PC. Me dijo que a muchos les gustaba sentir que al otro lado tenían a su puta personal, y que a él le gustaría que yo fuera la puta personal de varios hombres a través de Internet.
Rápidamente se conectaron en privado más de 20 hombres a saludarme y a proponerme mostrarme sus vergas con sus cámaras para que yo los ayudara a eyacular, “el pervertido” me aconsejo que pusiera mi mejor foto para tener éxito con los morbosos de la sala, haciéndole caso a mi amigo, coloque una foto donde me encuentro sentada con un lindo vestido, con las piernas cruzadas dejando ver mis piernas, a lo cual la mayoría de los que me contactaron hicieron referencia a mis lindas piernas, desde un principio “el pervertido” me instruyó para que diera indicaciones claras de lo que buscaba, “hombres maduros” y “no cam”, una de las cosas más excitantes fue cuando “el pervertido” y yo nos escribíamos dentro de la sala general y todos leían como me escribía mi amigo, me decía zorrita, putita, perra y hacia que le contara detalles de mi trabajo, (recuerden que soy puta de corazón y de profesión), eso puso a mil a todos los morbosos de la sala, que se dedicaron a mandarme privados solicitando mi atención, con tanto trabajo para mantener calientes a todos los maduros que me mandaban privados y me olvide de “el pervertido” quien me abandono dejándome sola en la sala y termine con 9 tipos calientes, escribiéndome infinidad de morbosidades.

Como fue muy difícil estar tratando con tantos calientes al mismo tiempo y con tantas ventanas abiertas por tanto privado y sobretodo dejar fuera de lo excitante a mi querido y pervertido amigo, decidimos otra estrategia, “el pervertido” entraba a las salas de adultos e invitaba a los maduros calientes que quisieran platicar con una linda putita caliente en su sesión de MSN, así trajo a unos calientes mayores de 40 años. La primera vez fue muy excitante entre “el pervertido” y dos hombres más me decían muchas cosas morbosas, sucias, me trataban como una puta mientras ellos se masturbaban y se imaginaban que me estaban follando en la realidad, a mí también me gustó mucho porque imaginaba que esos mismos hombres me tenían en algún sitio haciéndome todo eso que decían, tal fue mi excitación que me masturbé utilizando uno de mis consoladores para reemplazar esas vergas que no tenía presentes. Acordé con “el pervertido” encontrarnos la noche siguiente para repetir la experiencia tan caliente y divertida.

La noche siguiente puntualmente busque en línea a mi amigo “el pervertido” para repetir nuestra morbosa ciberexperiencia. “El pervertido” trajo a varios hombres unos salían por desconfianza otros solo quedaban poco tiempo hicimos así una especie de orgía virtual donde yo era la única mujer disponible para los maduros calientes que quisieran ciberfollarme, lo más rico fue cuando “el pervertido” se dio cuenta que una de mis putas amigas estaba en línea, mi amiga Valeria, quien llegaba de trabajar en un club nocturno en donde asiste los viernes y los sábados en la noche ofreciendo sus encantos a todos los hombres que paguen por su servicio; sin dudarlo mi amigo la invitó a participar, a ella le gustó la idea de la orgía virtual y que varios  hombres nos morbosearan, imagínense como se puso eso con dos jóvenes puticas calientes entre maduros en busca de cibersexo, nos escribieron muchas guarradas, describían lo que querían hacernos mientras “el pervertido”, los motivaba a que trataran como putas y nos daba indicaciones de que cambiáramos nuestras fotos para que ellos se masturbaran y llegó el momento que estábamos calentando a tres mexicanos, “al pervertido”, a un amigo nuevo, y a otro que conocimos la noche anterior y ya se sentía en confianza, ¡tres ricas vergas mexicanas!, para un par de ricas putitas.

Nuestros maduros calientes se desconectaron, imagino que después de masturbarse con nuestras fotos y la plática, solo quedamos Valeria, “el pervertido” y yo, pero tal era nuestra excitación y el deseo de vergas reales que le propuse a mi amiga Valeria el conseguirnos unas vergas reales, a ella se le ocurrió llamar al dueño de un club donde trabaja algunas noches después de las 3 de la mañana y que atiende a puerta cerrada a sus clientes los cuales muchas veces llegan de otros bares que cierran puntualmente, a seguir su borrachera y a tener sexo con las putas que prestan servicio en el club, Valeria había hecho varios turnos en ese bar por lo cual el dueño la conocía.

Valeria y yo empezamos a organizarnos y a planear por el chat nuestra salida a cazar vergas en la madrugada, todo seguido atentamente por “el pervertido”, que leía y seguía atentamente nuestra plática, detectando nuestra excitación y urgencia por probar vergas reales.
Muy pronto el dueño del bar le comento a Valeria que esa noche habían llegado muchos clientes y no se daban abasto las chicas de turno para atender a los clientes, así que si nos interesaba enviaría un automóvil especial para recogernos y llevarnos rápidamente a ese sitio prometiéndonos como mínimo de dos a tres citas, para que nosotras nos animáramos a aceptar ir a su negocio, lo cual no era necesario ya que nuestras panochitas escurrían de excitación y pedían ser penetradas con urgencia.

Cortamos la comunicación en el Messenger, no sin antes despedirnos de mi querido “pervertido” y enviarle unas fotos nuestras para que se bajara la calentura con una rica masturbada a nuestra salud.
Nos preparamos para salir, vistiéndonos lo más putas posibles para garantizar éxito en nuestra cacería, y a los pocos minutos recogieron en su casa a Valeria y después a mí. Llegando al bar después de las 4:30 a.m, el dueño ya nos tenía los primeros hombres para sexo, los cuales deberíamos atender cada una en 30 minutos porque había otros en turno, nos llevó directamente a las habitaciones.
Mi primer cliente era de unos 35 años y bastante ebrio, se bajó el pantalón y se sentó en el borde de la cama para que le pusiera el condón y se lo mamé hasta que se le endureció mucho, lo hice acostar sobre la cama y me senté encima de él para follar, de frente a él y mientras me manoseaba las tetas, yo me movía lujuriosamente sobre él y no fue difícil que eyaculara.

En cuanto terminé el dueño del bar ya me tenía el segundo cliente de unos 40 años y también ebrio pero que antes de que yo se lo la mamara me manoseó toda diciéndome morbosidades, después de que se lo mamé se acostó sobre mí a follar, yo gemía y me movía mucho y pronto eyaculó. Al salir de la habitación fui a buscar al dueño del bar que me dijo que fuera a la mesa 18 a atender a esos dos hombres. Llegué y los hombres me invitaron a beber un trago y negocié con los dos tener sexo. Fuimos a la habitación que el dueño nos asignó y ese par de hombres ebrios de unos 30 años tal vez, me follaron oral y vaginalmente también en 30 minutos. A Valeria también le tocó atender cuatro hombres.

A las 7:30 de la mañana el dueño del bar nos dio nuestro dinero a Valeria y a mí, tomamos un taxi para regresar a nuestras casas satisfechas de la morbosa experiencia sexual que tuvimos primero en un Chat en una orgía virtual con nuestro amigo “el pervertido” y luego calmando nuestras ansias de verga y ganando algún dinero en un bar de putas.

Internet nos calentó y nos dejo con ganas de una verga a cada una pero en ese bar cada una de nosotras consiguió cuatro y dinero!!!, ¡somos unas putas muy felices porque nos gusta el sexo!.
Desde esa noche cada vez que podemos organizamos tríos y orgías virtuales a través de mi MSN y con la coordinación de “el pervertido”, disfrutamos de lo lindo y salimos al bar a llenarnos de verga.

Le he pedido a un gran amigo que me ayude a publicar mis relatos, él será como mi editor erótico.

Me gusta / No me gusta

Un día cualquiera

El se tumbó en la cama y ella se sentó sobre su sexo y cuando lo hubo introducido entero se movió despacio arriba y abajo. Él le cogía los pezones con la boca, la besaba, pero se sentía otra vez a punto de reventar y se lo dijo, ella cabalgó más y más de prisa consiguiendo así tener juntos el orgasmo más deseado del mundo. Ella gritó hasta que su garganta no pudo más.

Era un día cualquiera para la mayoría de los seres humanos, pero no para Erica. Tenía por fin un ordenador en casa y estaba instalándole un montón de programas. Acababa de instalar un popular programa de chat y se dispuso nerviosa a entablar alguna conversación trivial, aunque sabía que en lo más profundo de su ser podía dar rienda suelta a sus gustos, nadie la conocía ni la juzgaría, o sí, pero le daba igual. Mirando los canales escogió uno con muchos usuarios y allí vio un chico que le llamó la atención. ¡Le proponía ver su sexo! Que alucinante, por supuesto que respondió a ese chico, y le dijo directamente que le encantaría ver su sexo. Él, le indicó que programas instalar y utilizar y tras unos esfuerzos… ¡lo consiguió!

Estaba excitadísima, era la primera vez que hacía algo así, ver a otra persona por ordenador, y nada menos que un chico ¡y si ella quería desnudo! Un cosquilleo la recorría y tomó la decisión de seguir y consiguió excitar a ese chico, y él se masturbó para ella, y ella para él. No le importaba nada, estaba encantada y se pasó horas hablando con él. Se cayeron de maravilla y coincidían en un montón de cosas, gustos musicales, aficiones,…Fueron pasando los días, hablaban y se conocían poco a poco, Erica sabía que desde el fondo de su ser algo estaba naciendo, a Juan ni se le pasó por la cabeza, Erica era su chica, le gustaba y ambos se gustaban, tanto que la distancia era un dolor físico, un dolor real que atacaba con más fuerza cada día.

Fue pasando interminable el invierno, y luego como por arte de magia surgió la primavera. Erica a través del Messenger, le presentó a una amiga, su mejor amiga Nuria a Juan y ambos se cayeron muy bien. A raíz de esa amistad, Erica trazó su plan; un día cualquiera sentó a su amiga al ordenador y la dejó hablando con Juan, tranquilamente, solo que Nuria no era ella, estaba siendo en ese momento Erica y el pobre Juan no sospechó nada. Al principio la notó algo menos chispeante, pero luego no se dio cuenta. Erica se encontraba camino de Barcelona, había dado ese paso y no quería arrepentirse por nada del mundo. Se encontraba nerviosa y excitada, pues no sabía cómo reaccionaría Juan, su Juan, ese chico que adoraba desde hacía muchos meses atrás. No aguantó más la espera y se dirigió a Barcelona.

Al llegar, lo primero que hizo fue buscarse un hotel donde poder dormir y arreglarse un poco. Ya estaba en su habitación cuando se dio cuenta de un detalle: no se había depilado desde la semana anterior, y quería estar perfecta. Aprovechó y se duchó. Estaba nerviosa y excitada, tanto que se duchó rápidamente y al rasurarse se acordó de sus duchas en casa y decidió relajarse, y con calma eligió la temperatura adecuada del agua y como el chorro de la ducha tenía poca presión, decidió quitar la alcachofa para que así fuese el chorro uniforme. Se volvió a enjabonar y esta vez jugueteó con sus pechos, redondos, duros y a los pezones les pasó los dedos tranquilamente consiguiendo ese cosquilleo que tanto le gustaba al cual respondían poniéndose duros y pronunciados. Se deshizo lentamente del jabón, pasando sus manos por todo su cuerpo y lo notó sumamente suave, secretamente preparado para lo que ella tenía en mente.

Cogió el chorro de la ducha con una mano, mientras con la otra separó lentamente los labios de su sexo y dirigió el chorro a su clítoris, rosado, expectante… ummm. Cómo gozó cuando sintió esa sensación al contacto con su cuerpo…

En otro lugar de Barcelona, Juan recordaba sus charlas con Erica, bajó su pantalón vaquero y al bajar su slip, saltó su sexo con la toda la fuerza de su deseo. Tenía su pene completamente erecto, duro, durísimo y con la necesidad enorme de eyacular. De pronto sonó su teléfono móvil -¿Hola? La voz al otro lado le preguntó si estaba solo, a lo que respondió afirmativamente, y después le dijo si podría abrir la puerta que en ese mismo momento iba a sonar el timbre. Quiso preguntarle quien era, pero el misterio del momento le gustó, y la chica había colgado. En ese momento tocaban a la puerta. Se vistió y menos excitado, pero duro todavía abrió la puerta. Erica y Juan se encontraron mirándose a la cara, con una enorme sonrisa de ella y una cara de estupefacción de él. Hola Juan, ¡sorpresa! Él no supo que decir y le contestó: -Que sorpresa ¿que haces tú aquí?

Ella no pudo aguantarse más, y se abalanzó sobre su cuerpo y le besó en los labios, -he venido a probar este sabor que deseaba con más fuerza cada día. Él le devolvió el beso rápido que ella le había dado y sin pensar le dio otro beso, pero esta vez suave, lento, húmedo y jugueteó con la lengua de ella hasta que notó otra vez que su sexo iba a reventar. Ella correspondió al beso primero con ternura y luego con verdadera pasión. Sus besos se hicieron más rápidos y él la detuvo. -Aquí no, vamos a tomar algo, pueden venir mis padres en cualquier momento. Ella accedió y paseando por la ciudad lo llevó disimuladamente hasta su hotel. Ambos se deseaban, y a Juan le encantó la idea de poder estar solos, así que la acompañó, agarrándola constantemente, de la cintura, sin poder desprenderse de ese sueño hecho realidad un día cualquiera de primavera.

Entraron en la habitación y acto seguido ella se le acercó por la espalda, le susurró- Te deseo, te deseo tanto que me estoy quemando, sólo tú puedes apagar este fuego que llevo dentro de mí. Le besó la nuca y él se dio la vuelta, claro que la deseaba y tanto o más que ella, pero a él las palabras no le salían. Decidió besarla mientras con sus manos iba recorriendo todo su cuerpo, primero con suavidad y luego con más pasión y furia desenfrenada que nunca. Ella notó su sexo y deseó probarlo antes de nada. Sin decir nada, le bajó la cremallera, le soltó el pantalón y le bajó el slip. Cuando vio delante de ella su sexo se sorprendió, no era enorme, pero sí bastante grande y cogiéndolo con una mano se lo llevó a la boca. Se acercó despacio, notando las pulsaciones en el pene de Juan y eso la excitó aún más si cabe y le pasó la punta de la lengua por la punta de esa pollota. Él no quiso seguir pero ella quería darle la oportunidad de relajar su sexo, y le hizo la mejor mamada de su vida, y aunque quizá no fuera la mejor, sí le supo a gloria.

Juan tras su eyaculación quiso corresponder al placer que Erica le había proporcionado, y la llevó a la cama. La desvistió completamente cubriendo cada trozo de su piel a besos y una vez completamente desnuda, se separó y la miró. Le parecía que era un sueño, que era irreal pero las sensaciones a flor de piel le decían lo contrario. Separó sus piernas y comenzó lamiéndole los muslos, dándole pequeños mordisquitos, mientras ella rozaba el cielo con ese cosquilleo y retorcía sus pechos entre sus dedos, y él siguió hasta llegar a su sexo. Tocó con sus dedos el sexo de ella, y lo notó muy, muy mojado, tanto que era todo líquidos, y ese aroma a sexo lo enloqueció. Le introdujo un dedo y ella gimió. Erica abrió las piernas mientras él le situó su miembro a la entrada de la vagina por primera vez. Ella se movía, intentaba que entrase en su sexo pero él quiso hacerla esperar, disfrutar de ese breve momento de mutuo deseo y le introdujo únicamente la punta.

Ambos lo deseaban tanto que ninguno pudo esperar y los dos introdujeron el resto de un mismo empujón. ¡Siiiii, por fin! Se movían acompasadamente, sintiendo cada roce interno, como los líquidos de ella fluían y favorecían la penetración, y como el sexo de él duro, se introducía acelerando el ritmo cada vez más. Se separaron y ella se dio la vuelta, le gustaba tanto sentirlo desde atrás que se puso a cuatro patas y él cogiéndola por los pechos le introdujo de un golpe seco, todo su sexo, y ella solo pudo gemir. Estuvieron mucho tiempo así, con ambos tocando el cielo y entre risas y jadeos ella quiso cabalgarlo.

El se tumbó boca arriba en la cama y ella se sentó sobre su sexo. Lo hizo despacio y cuando lo hubo introducido entero se movió despacio arriba y abajo. Él le cogía los pezones con la boca, la besaba, pero se sentía otra vez a punto de reventar y se lo dijo; -No importa mi amor, yo también. Dicho esto ella cabalgó más y más deprisa consiguiendo así tener juntos el orgasmo más deseado del mundo. Ella gritó hasta que su garganta no pudo más y él jadeó y expulsó todo lo que llevaba en su interior. A pesar de haber terminado no se separaron. Ella permaneció echada encima de él, y él admitió su peso con mucho agrado.

Había sido maravilloso, qué polvazo. No sabía cuánto tiempo hacía que habían llegado pero a ninguno le importaba. Se besaron nuevamente, esta vez con delicadeza. Un beso suave, lento, húmedo. Tan agradable eran esos besos, que ella se sintió nuevamente dispuesta y quería que su chico también lo estuviese, así que se hizo a un lado y le besó el cuello, jugueteó con el lóbulo de su oreja, descendió por su pecho musculoso y se detuvo en su ombligo. Introdujo su lengua y cuando ya se dirigía a su sexo, él la detuvo, quería dejar descansar un poco su miembro y pensó en hacerla sentir a ella lo que estaba deseando. Le acarició la cara y la besó tiernamente. Recorrió su cuello y se detuvo en sus tetas. Eran maravillosas, no muy pequeñas, más bien normales y con esos pezones morenos destacando en ellas. Se las comió a bocaditos. Las besó y lamió hasta que el roce la molestaba y siguió. Volvió a su sexo pero esta vez introdujo su lengua. Ummm, ¡que maravilla!

Mientras rozaba con un dedo su clítoris. Poco después ella tenía otro orgasmo maravilloso. Uff, no se cansaba jamás de su chico, quería más y más. Notó que comenzaba otra erección en él y decidió coger con sus pechos esa pollota que estaba a punto de comer. La situó entre ellos y cogiéndolos entre las manos empezó a masturbarlo, arriba y abajo, cada vez se hacía más grande y cada vez más ganas tenía de comérselo entero otra vez.

-Dame toda tu leche cariño, quiero beberla toda, quiero este sexo dentro de mí.

El volvió a sentirse excitado, no sabía cómo pero volvía a desear con toda su alma explotar dentro de Erica, hacerla gritar de nuevo y mientras ella le chupaba su sexo, él la cogía por la cabeza y por el pelo, -Sigue cariño, lo haces muy bien. Ella sentía ese sabor tan rico en su boca y chupaba con ganas, mientras con una mano masturbaba el pene y con la otra cogía sus huevos.

-¡Que rico!

El la subió apoyándola contra la pared, no pensaban en nada más, hicieron nuevamente el amor, con más deseo, con más ansias…Juan llenó él sexo de Erica con su semen caliente…ese era su momento y después de descansar un rato lo harían nuevamente, ahora se dormirían abrazados. Era su primer encuentro.

Espero sinceramente que te haya gustado.

Autor: Kendra

Me gusta / No me gusta

Ese chico del chat

Mi vulva estaba a mil, caliente y deseosa de sentir aquel miembro, me coloqué de cuclillas y me la metí a la boca. Él recostado gemía y me decía que quería más, que se la chupara toda, me excitó sentirla dentro de mi boca, mojado, caliente, resbalándose entre mis labios, se me escapaban los gemidos al sentirlo tan excitado, disminuía el movimiento y aceleraba con cada gemido.

Alberto y yo nos conocimos en el chat, él de Tampico, y yo de Oaxaca, El separado y yo casada con 2 niñas de por medio. Soy médica general, de estatura baja 1.50, tez morena clara, delgada y bien formada a pesar de las 2 cesáreas. Después de 3 meses de conversar en el chat, decidimos conocernos, yo nunca habia sido infiel, para mí sería la primera experiencia, realmente lo deseaba tanto, por curiosidad o por lo que sea, pero lo deseaba.

Decidimos encontrarnos en una ciudad intermedia, ese día un 06 de noviembre, lo esperé en el aeropuerto, hasta ese momento no lo conocía personalmente, ahí estaba él, alto, moreno, ojos verdes, me encantó… Sabía que con él la pasaría bien. Yo vestía una blusa con escote pronunciado al frente y un pantalón blanco.

El primer encuentro fue muy lindo, nos dimos un tenue beso en la mejilla, un abrazo nervioso, y unas cuantas palabras… me da gusto conocerte. Subimos al taxi, nerviosos aún, yo le tomé la mano y le dije que me encantaba saber que no solo era una pequeña pantalla fría, fuimos al hotel a dejar las maletas… Yo ya estaba hospedada ahí.

Ahí estábamos los dos solos, de frente, nerviosos, excitados… Nos acercamos para besarnos, un beso pasional, encendido, furioso, tocando nuestras lenguas, comiéndonos, casi sin decir palabras, las miradas decían todo, sentí sus manos recorrer nervioso mi espalda, recorría mis senos por encima de mi ropa, me deslizó la blusa y comenzó a chupar mis pezones, tiró de mi bras, y me lo quitó por completo.

Yo deslizaba mis manos por sus brazos, recorriéndolos suavemente, sentí su erección pegar en mi abdomen, bajé mi mano y acaricié su pene, tan duro y caliente, tan rico, caímos sobre la cama, me quité el pantalón, traía una tanga azul, él me retiró esa prenda, con un solo movimiento, casi arrancándola de mis piernas…

Se quitó el pantalón y la camisa que llevaba puestos, por primera vez vi su erección, tan perfecta, pero la sensación en ese momento fue realmente tan intensa que no se acercaba nada ni siquiera a mi primera relación sexual hacia años ya…

Me acosté de espaldas a él, él sobre mí, lamiendo mi cuello, chupándome los hombros, masajeando mis senos, recorriéndome y haciéndome sentir en el cielo, ummmm, cuanto deseo volver a él… sentí su pene entre mis nalgas, mi vulva estaba a mil, escurriendo líquidos, caliente y muy deseosa de sentir aquel miembro… me coloqué de cuclillas y me la metí a la boca.

Él recostado gemía y me decía que quería más, que se la chupara toda, me excitó sentirla dentro de mi boca, mojado, caliente, resbalándose entre mis labios, ummmm, se me escapaban los gemidos al sentirlo tan excitado, disminuía el movimiento y aceleraba con cada gemido.

Él me levantó y me llevó a una silla ahí sentada sobre él, me dejé caer sobre su pene de un solo golpe, ummmm, aquella sensación fue exquisita, comencé a moverme sobre él, primero despacio, cabalgando sobre él, aumentando el ritmo, mientras él succionaba furioso mis pezones calientes y muy erectos, con sus manos me tenía sujeta de los glúteos, controlando el ritmo, deslizando sus dedos por detrás y llegando a la entrada de mi vagina tocando su propio pene en cada penetración.

Eso me ponía a mil… sentí ese orgasmo que me sacudió, esa sensación exquisita, que me hizo gemir con fuerza, tardó unos segundos…

Cuando terminé él me colocó sentada sobre el tocador, con el espejo detrás, tiró de mis glúteos y me lo encajó con fuerza, y empezó su frenético movimiento,  mientras me arqueaba para sentirlo más dentro de mi, mordiendo él mis pezones me hacía sentir oleadas de placer.

Me bajó y me colocó de espaldas a él, con las piernas semi abiertas y reclinada de frente al espejo, él detrás pegado a mí, empujándolo con fuerza, recorriendo una y otra vez todo mi cuerpo, pasando su lengua por mi cuello y espalda, me volvía loca… mmmmm…diciéndome lo rica y apretada que estaba, lo rico de probarnos por fin…

Después de  todo ese tiempo deseándonos, y fantaseando con ese momento, recuerdo bien sus manos bajando hasta mi vulva tocando mi escaso vello en esa zona mientras él me penetraba con movimientos más rápidos y fuertes, en ese momento sentí sus gemidos más intensos, diciéndome al oído, ahí te va, quieres sentirme todo completo, ahí te va mi leche caliente…

En ese momento lo sentí…lo sentí intenso dentro de mí  (aún que tenía el condón puesto).  Ahí nos quedamos exhaustos, nos recostamos en la cama, nos abrazamos y besamos…

Es totalmente real, así pasó… ese día aprovechamos la única noche que teníamos para nosotros… volvimos a hacerlo en 2 ocasiones más…pero ya les comentaré después.

De eso ya hace un año, seguimos siendo amigos lejanos, nos vemos en el chat frecuentemente, pero aún tenemos otro encuentro pendiente…

Un saludo…

Autora: Médica General

Me gusta / No me gusta

Mi ex y su amante del chat

Este Chat lo encontré por casualidad y demuestra lo infiel que es mi ex, rompi con ella pero les comparto lo caliente que es.

Aldo (12:14:08 p.m.): oye…
A (12:14:14 p.m.): tu gritas cuando lo haces????
Zania (12:15:35 p.m.): depende, lo que si es que gimo mucho.
A (12:15:57 p.m.): ayyy
A (12:16:00 p.m.): eso me encanta
A (12:16:02 p.m.): me excita
A (12:16:20 p.m.): te digo como me gustaría que fuera nuestra primer vez?
Z (12:16:39 p.m.): como?
A (12:16:54 p.m.): para empezar…
A (12:17:02 p.m.): que vayas bien escotadita
A (12:17:07 p.m.): con una mini, si se puede
A (12:17:14 p.m.): una tanguita debajo de la mini
A (12:17:26 p.m.): tus labios no muy pintados
A (12:17:32 p.m.): quiero probar tu sabor natural
A (12:17:44 p.m.): y ansío probarte tu cosita rica
A (12:17:48 p.m.): eso me emociona
A (12:17:54 p.m.): poner mi boca ahí
A (12:17:58 p.m.): y mi lengua
A (12:19:22 p.m.): se podrá?
A (12:19:31 p.m.): y luego desvestirte
A (12:19:40 p.m.): con mis manos suavemente
A (12:19:46 p.m.): y al llegar a tu ropa interior
A (12:19:51 p.m.): quitártela con mi boca
A (12:20:00 p.m.): y mi lengua
A (12:20:08 p.m.): sentir tu humedad
A (12:20:10 p.m.): probarla
A (12:20:28 p.m.): hasta saciar mi sed
Z (12:20:32 p.m.): a mi me gusta que mi pareja me quite la ropa, despacito mientras me besas
A (12:20:46 p.m.): me harías uno?
Z (12:21:09 p.m.): sip, solo escoges la música que quieras te baile, y listo.
A (12:21:28 p.m.): una muy sensual
A (12:21:34 p.m.): iras preparada
Z (12:21:39 p.m.): sip.
A (12:21:53 p.m.): y lo que quieras llevar para sorprenderme
A (12:21:59 p.m.): si me quieres castigar
A (12:22:05 p.m.): tú te las ingeniarás
A (12:22:13 p.m.): te permitiré todo
Z (12:22:43 p.m.): tengo un baby doll color rojo, transparente chiquitito, te gustaria lo llevara?
A (12:22:57 p.m.): siiiiiiiii
A (12:23:00 p.m.): me encanta
A (12:23:06 p.m.): por favor llévate ese rojo
A (12:23:13 p.m.): ese baby doll
A (12:23:16 p.m.): si?
A (12:23:37 p.m.): que te gustaría que llevara yo?
Z (12:24:19 p.m.): un hilo dental, y una corbatita.
A (12:30:32 p.m.): ahhh
Z (12:53:43 p.m.): muy bien, diría yo.
A (12:53:50 p.m.): excelente diría yo
A (12:42:38 p.m.): imagíname a tu lado siempre
Z (12:42:59 p.m.): ok así lo deseo.
Z (12:46:22 p.m.): estar a tu lado siempre, chiquitito, apachurrrable.
Z (12:46:39 p.m.): apapachable, adorable, encamable y etc.
A (12:48:02 p.m.): me encanta que seas así
A (12:48:04 p.m.): cariñosa
A (12:48:11 p.m.): eso me encanta
A (12:48:25 p.m.): quisiera que me llevaras a la cama siempre
A (12:48:27 p.m.): cada noche
A (12:48:30 p.m.):  ricura
Z (12:49:20 p.m.): ok, esa será tarea de todas las noches.
A (12:50:11 p.m.): y de las mañanas también, .diría yo
A (12:50:17 p.m.): porque con ese cuerpo
A (12:50:29 p.m.): crees que no se me va antojar a cada rato
Z (12:55:45 p.m.): si mi vida de día y de noche y en cualquier lugar de la casa, oye ¿te gustaría que en casa hubiera un patio en la parte de atrás y le pusiéramos pastito y ahí…. hacer cositas ricas.
A (12:56:02 p.m.): me encantaría
A (12:56:06 p.m.): trato hecho
A (12:56:10 p.m.): me gustaría también
A (12:56:16 p.m.): probar la miel de tu cuerpo
A (12:56:24 p.m.): de tu cosita ricaaaaaaaaahhhyyyyy
Z (12:56:42 p.m.): ok, yo te pondría mermelada de fresa o cajeta.
A (12:57:04 p.m.): que ricoooooo
A (12:57:06 p.m.): sabes que…
A (12:57:14 p.m.): te voy a recortar el vello de tu cosita
A (12:57:17 p.m.): con mis dientes
Z (12:57:26 p.m.): lo chuparía hasta dejarlo sin nada.
A (12:57:43 p.m.): y es una promesa
Z (12:57:44 p.m.): up´s, que calor……
A (12:57:45 p.m.): lo haré
A (12:57:51 p.m.): te recortaré el vello
A (12:57:52 p.m.): de ahí
A  (12:57:55 p.m.): con mis dientes
Z (12:58:01 p.m.): ya estoy sudando, nomas de pensar.
A (12:58:07 p.m.): es en serio
A (12:58:15 p.m.): y no me quitaré hasta que salga algo
A (12:58:17 p.m.): y probarlo
Z (12:58:39 p.m.): si no lo dudo, vas ha hacer que me excite, bueno ya lo estoy.
A (12:59:06 p.m.): te recortaré cada vello
A (12:59:09 p.m.): con mis dientes
A (12:59:12 p.m.): te morderé suave
A (12:59:17 p.m.): hasta que grites de placer
Z (12:59:18 p.m.): ¡vidita!
A (12:59:24 p.m.): dime
Z (12:59:33 p.m.): me excitas, pequeño.
A (12:59:42 p.m.): y te morderé suavemente
A (12:59:47 p.m.): que gimas de placer
A (12:59:50 p.m.): y me pidas más
A (12:59:59 p.m.): luego bajaré más a tus piernas
A (01:00:02 p.m.): y te lameré
A (01:00:05 p.m.): todita
A (01:00:08 p.m.): hasta que te mojes
A (01:00:15 p.m.): y pueda probar tu humedad ricaaaaa
Z (01:00:21 p.m.): si sigues me voy a mojar.
A (01:00:26 p.m.): eso quiero
Z (01:00:27 p.m.): y no traje el carro.
A (01:00:29 p.m.): para probarte
A (01:00:38 p.m.): quiero saciar mi sed
A (01:00:40 p.m.): con tu humedad
A (01:00:53 p.m.): meter y sacar mi lengua
A (01:00:56 p.m.): en tu cosita
Z (01:00:58 p.m.): yo también te beberé para que sientas más placer.
A (01:01:14 p.m.): y como te dije
A (01:01:17 p.m.): cortaré tu vello
A (01:01:20 p.m.): con mis dientes
A (01:01:21 p.m.): suave
A (01:01:29 p.m.): para que te excites
A (01:01:37 p.m.): al mismo tiempo
A (01:01:40 p.m.): con cariño
A (01:01:48 p.m.): pasaré mis manos por tus nalguitas
A (01:01:49 p.m.): suaves
A (01:01:59 p.m.): y te tomaré de la cintura
A (01:02:01 p.m.): te apretaré
A (01:02:09 p.m.): te morderé suave
A (01:02:12 p.m.): tus pechos
A (01:02:21 p.m.): pasaré mi lengua por tu cuello
A (01:02:29 p.m.): y te jalaré suave el cabello
A (01:02:31 p.m.): hacia mí
A (01:02:41 p.m.): no pararé de darte placer
Z (01:03:46 p.m.): aaaaaaaaahhhhhh creo que ya me mojé.
A (01:03:54 p.m.): que bueno
A (01:03:58 p.m.): ahora me toca beber
A (01:04:01 p.m.): tu humedad
Z (01:04:07 p.m.): vas a ver travieso.
A (01:04:14 p.m.): imagina ahora
A (01:04:18 p.m.): que meto mi lengua ahí
A (01:04:23 p.m.): y comienzo a probar
A (01:04:37 p.m.): y hago la expresión
A (01:04:40 p.m.): como si tomara agua
A (01:04:44 p.m.): y trajera mucha sed
A (01:04:48 p.m.): ahyhhh
A (01:04:52 p.m.): que rico
A (01:05:01 p.m.): y una vez húmeda
A (01:05:06 p.m.): saco mi herramienta
Z (01:05:09 p.m.): amor………….
A (01:05:10 p.m.): para trabajar
A (01:05:14 p.m.): así
A (01:05:16 p.m.): bien lubricada
A (01:05:23 p.m.): la meto suavemente
Z (01:05:24 p.m.): por piedad vidita………..
A (01:05:27 p.m.): e incremento
A (01:05:30 p.m.): el movimiento
Z (01:05:34 p.m.): Aldo………..
A (01:05:36 p.m.): más rápido
Z (01:05:47 p.m.): que me puedo venir en plena oficina.
A (01:07:14 p.m.): y luego
A (01:07:19 p.m.): te lamo
A (01:07:23 p.m.): suavemente
A (01:07:25 p.m.): tus paredes
A (01:07:33 p.m.): excitándome con tu vello
A (01:07:46 p.m.): te chupo muy rico
A (01:07:53 p.m.): para que me des más agua
A (01:07:56 p.m.): rica ahhhy
Z (01:07:57 p.m.): vidita, salgo a comer; nos escribimos al ratin., te amo chiquito.
A (01:08:03 p.m.): ok
Z (03:01:32 p.m.): vidita, ya regresé.
A (03:02:34 p.m.): hola mi amor
A (03:02:40 p.m.): seguimos excitándote?
Z (03:02:53 p.m.): hola cachorrito. Nada más yo?
A (03:02:58 p.m.): si
Z (03:03:04 p.m.): ok
A (03:03:05 p.m.): en verdad te mojaste?
A (03:03:15 p.m.): ¿?
Z (03:03:50 p.m.): sip, pero no llegó hasta la ropa ya que siempre uso pantiprotectores.
A (03:04:46 p.m.): ahh
A (03:04:53 p.m.): bueno, entonces le sigo
Z (03:05:01 p.m.): sip.
A (03:05:10 p.m.): pantiprotectores son toallas sanitarias?
Z (03:05:34 p.m.): sip  pero muy delgaditas, es para cualquier imprevisto.
Z (03:05:40 p.m.): como este.
A (03:06:08 p.m.): ahh
A (03:06:09 p.m.): ya
A (03:06:14 p.m.): entonces dejame seguir
Al (03:06:36 p.m.): si??
Z (03:06:47 p.m.): Siiiiii, vidita.
Z (03:07:00 p.m.): dime cositas, atrevidas.
Z (03:08:32 p.m.): cachondeame, papito.
A (03:09:33 p.m.): bueno
A (03:09:42 p.m.): te decía
A (03:09:49 p.m.): te voy a recortar los vellos
A (03:09:52 p.m.): con mis dientes
A (03:10:05 p.m.): y no pararé
A (03:10:12 p.m.): hasta que te mojes
Z (03:10:24 p.m.): ok
Z (03:10:29 p.m.): sigueeeeeeeeee.
A (03:11:00 p.m.): y te morderé suavemente
A (03:11:03 p.m.): tus paredes
A (03:11:05 p.m.): vaginales
A (03:11:09 p.m.): y las chuparé
A (03:11:17 p.m.): suavemente
A (03:11:21 p.m.): con mi lengua
A (03:11:36 p.m.): hasta que sacies mi sed
A (03:11:43 p.m.): te meteré y sacare la lengua
Z (03:11:44 p.m.): todo eso sabe hace papito?
A (03:12:44 p.m.): y luego
A (03:12:49 p.m.): te haré mía
A (03:12:56 p.m.): te besaré tus pechos
A (03:13:11 p.m.): ya lubricada
Z (03:13:16 p.m.): oye los tengo un poco grandes.
A (03:13:30 p.m.): entraré suave
Z (03:13:34 p.m.): la talla que uso es 38CC O 40 D
Z (03:14:00 p.m.): Si entras así de suave me vas a matar de placer.
A (03:14:23 p.m.): Si muy suave al principio
A (03:14:29 p.m.): luego subirá más el tamaño
A (03:14:34 p.m.): Y te lo hare más rápido
A (03:14:36 p.m.): más fuerte
A (03:14:42 p.m.): Te jalaré del cabello
Z (03:14:44 p.m.): más intenso?
A (03:14:49 p.m.): Hasta que grites y gimas de placer
A (03:14:55 p.m.): Y me pidas más
A (03:15:00 p.m.): Y con más fuerza
A (03:15:11 p.m.): Hasta que te vengas
A (03:15:16 p.m.): Y probar tu jugo
A (03:15:18 p.m.): Ricooooooooooooooo
Z (03:15:19 p.m.): huy mi vidita, ya lo estoy sintiendo, siento tu lengua dentro .
A (03:15:25 p.m.): Y terminar donde quieras
A (03:15:30 p.m.): Donde me pidas terminare
Z (03:15:40 p.m.): adentro, adentro x favor.
A (03:15:53 p.m.): si, adentro
A (03:15:57 p.m.): y luego
A (03:16:04 p.m.): chuparé todita tu cosita
A (03:16:10 p.m.): y tu clítoris
A (03:16:15 p.m.): con la lengua lo moveré
A (03:16:19 p.m.): suavecito
A (03:16:23 p.m.): más fuerte
A (03:16:25 p.m.): más fuerte
A (03:16:28 p.m.): y más rápido
A (03:16:34 p.m.): como si fuera campana
A (03:16:43 p.m.): hasta que grites y te vengas nuevamente
A (03:16:47 p.m.): y gimas
A (03:17:03 p.m.): y termines en mi boca
A (03:17:11 p.m.): y probar la miel de tu cuerpo
A (03:17:14 p.m.): ricuraaaaaaaaaaaaaaaa
A (03:17:24 p.m.): luego te cambiaré de posición
A (03:17:29 p.m.): y entraré por detrás
Z (03:17:29 p.m.): hay Aldito, mi vida, te amo amor.
A (03:17:38 p.m.): que se escuchen sonidos agradables
A (03:17:46 p.m.): y jalándote del cabello
A (03:17:55 p.m.): y dándote nalgadas suaves
A (03:18:01 p.m.): que grites más de placer
Z (03:18:22 p.m.): si mi vidita, así, así papi, que me vengo.
A (03:19:04 p.m.): y una vez humedecida
A (03:19:15 p.m.): te bajaré con mis manos
A (03:19:18 p.m.): a mi herramienta
A (03:19:26 p.m.): a que me hagas sentir lo mismo que hice yo
A (03:19:30 p.m.): y te sacies
A (03:19:33 p.m.): con mi miel
A (03:20:08 p.m.): y te vengas en mi boca
A (03:20:16 p.m.): en gran cantidad y me ahogues
A (03:20:20 p.m.): con tu dulzura
A (03:20:31 p.m.): que no quede resto de tu jugo en tu cosita
A (03:20:37 p.m.): que todo me quede en la boca
A (03:20:43 p.m.): y recorrer nuevamente
A (03:20:45 p.m.): tus paredes
A (03:20:49 p.m.): tu clítoris
A (03:20:57 p.m.): con mis labios besarlo
A (03:21:05 p.m.): y con mis dedos
A (03:21:09 p.m.): tocarte
A (03:21:12 p.m.): suave
A (03:21:19 p.m.): como una pluma de Paloma
A (03:21:21 p.m.): suave
A (03:21:25 p.m.): pasarlos por ahí
Z (03:23:56 p.m.): Ayy chiquitito, si que sabes trabajarme; ya me imagino cuando se haga realidad; que bañada nos vamos a dar., te deseo.
A (03:24:09 p.m.): yo también te deseo
A (03:24:16 p.m.): y luego me vas a excitar con tus manos
A (03:24:19 p.m.): suavemente
A (03:24:28 p.m.): hasta que me hagas terminar en tu cara
A (03:24:40 p.m.): un litro
A (03:24:51 p.m.): que recorra tu carita
A (03:25:26 p.m.): y luego entrar
Z (03:25:28 p.m.): ¿tanto? traías todo almacenado, up´s creo que me vas a embarazar muy rápido.
A (03:25:31 p.m.): suavemente por atrás
A (03:25:41 p.m.): pero por la otra parte
A (03:25:47 p.m.): suavemente
Z (03:25:58 p.m.): si vidita, mi cuerpecito es tuyo, todito, todito.
A (03:26:10 p.m.): y acariciarte tus nalguitas
A (03:26:13 p.m.): tu piel de seda
A (03:26:17 p.m.): besarla
A (03:26:23 p.m.): chuparte las nalguitas
A (03:26:27 p.m.): acariciarlas
A (03:26:34 p.m.): chuparte tus pechos
A (03:26:36 p.m.): ricos
A (03:26:45 p.m.): luego
A (03:26:48 p.m.): me haces una rusa
A (03:26:51 p.m.): ricaaaaa
A (03:26:54 p.m.): tan ricaaaa
A (03:27:00 p.m.): que termine en tus pechos
A (03:27:03 p.m.): y los bañe
A (03:27:27 p.m.): y parezca como si la leche hubiera salido de ellos
Z (03:27:30 p.m.): Si cosita rica, me vas a bañar por todos lados, bb
A (03:27:51 p.m.): te deseo mucho Zania
A (03:27:57 p.m.): te quiero
Z (03:28:14 p.m.): yo también te deseo, te amo, te quiero y te necesito mucho.
Z (03:28:18 p.m.): cachondo.
A (03:28:22 p.m.): gracias

Fin de la primera parte

Autor: Aldo

Me gusta / No me gusta

Va por ti María

María fue incrementando el ritmo mientras él la follaba con un dedo en el culo, cada vez estaban más excitados los dos, en un momento dado él la levantó sacándosela y poniéndola de pie contra la pared se colocó detrás de ella y apartándole las nalgas se la clavó lentamente primero hasta que estuvo casi todo el pene dentro, entonces dio un empujón fuerte que hizo que la chica chillase.

Esta historia surge una tarde de otoño, ya se que sólo fue sexo virtual, más bien la historia que un hombre y una mujer realizan desde el teclado de un ordenador en que saltaron chispas, fue auténticamente muy caliente, la historia la contaré desde el nombre del chico, Fernando (nombre supuesto).

Era una tarde de verano en una cala mayormente desierta por lo menos a esa hora Fernando y María habían accedido a la cala para dar un paseo romántico, después de varias vueltas a la playa se acercaron a un gran paredón rocoso, ella apoyó la espalda en la roca mientras él se situó en frente, empezaron a besarse, al principio pequeños picos simplemente rozando sus labios hasta que la temperatura fue subiendo y las manos ya no se contenían.

María era una chica hermosa, de pelo corto, estatura media, ojos marrones y nariz chata y pequeña, labios carnosos, los pechos medianos con los pezones grandes de color rosado oscuro, vello púbico recortado y moreno, culo prieto y no demasiado grande, muslos bien torneados.

Las lenguas cada vez se iban encontrando más apasionadamente, la pasión se iba desatando y mientras su boca intentaba atrapar sus labios y su lengua juntarse con la de ella en un beso de fuego, sus manos la iban desnudando primero soltando los botones de la blusa como queriéndolos arrancar, ella a su vez le desnudó de cintura para arriba mientras el beso era puro fuego, pura pasión, ella le quitó el cinturón y le dejó en bóxer, él metió las manos bajo la falda que ella llevaba, una falda plisada por encima de la rodilla y de un golpe seco le arrancó el tanga.

Luego siguieron desnudándose, ahora ella le quitó el bóxer y la polla de él saltó fuera, un miembro de 16 cms, atravesado longitudinalmente por una vena que sobresalía que cuando penetraba a alguna chica hacía que rozase por su clítoris, él la desnudó del todo y ella fue besándole a él bajando por su cuello y besándole en su pecho, atrapó sus pezones con los dientes y le daba pequeños mordiscos que hacían que el chico emitiese pequeños gemidos y que su polla todavía se pusiese más dura mientras las manos de ella le realizaban pequeños masajes en su polla descapullándole y acariciándole la base de ella y sus testículos, fue descendiendo por su ombligo y cuando llegó a la cintura le seguía lamiendo, pero sin apenas rozarle, fue jugando con él mientras la polla parecía buscar la boca de la chica.

María con una mano descapulló la polla de Fernando mientras ponía la boca en la punta y fue metiéndosela dentro como dos cms como queriendo lubricarla a la vez que con un dedo de la otra mano hacía pequeños círculos en el culo del chico, apretando de vez en cuando un poco, pero sin llegar a meterlo, de un golpe se metió toda la polla en la boca y con movimientos rápidos y enérgicos apretándola con sus labios fue mamándola mientras el chico no paraba de emitir gemidos de placer y acariciarle el pelo, ella seguía con sus masajes en el ano de él hasta que llegó un punto que notó como se venía y sin poder retirarse recibió el semen de su amante en la boca, retirándola recibió otro par de chorros que fueron a parar a sus pechos, él reaccionó agachándose y lamiéndosela toda compartiéndola con ella luego en un largo y profundo beso.

Fernando después de esto se quedó sentado en la arena con María a su lado, la miró y se empezaron a besar otra vez, cada vez la pasión de su beso aumentaba y la excitación de él también, la de ella por descontado hacía mucho tiempo que estaba completamente mojada, él empezó a darle mordisquitos por el cuello mientras con la mano le acariciaba el coño al principio con suavidad y luego cada vez con más fuerza, cogió sus pechos y los comía con ansia mientras le metía un dedo en el coño y la follaba con él.

Descendió a su ombligo mientras ya ahora con dos dedos follaba su coño y con uno su culo, ella cada vez jadeaba más vigorosamente, le sacó los dedos y entonces procedió a lamer su pubis por la parte de arriba y a bajar por sus ingles, llegó a sus labios vaginales pasando la lengua por ellos, separándolos con los dedos hizo una “u” poniendo en mitad de esa u el clítoris de ella y metiendo y sacando la lengua rozaba con fuerza el clítoris cada vez más fuerte…

Ella hizo que él se separase y tumbándole boca arriba se penetró de forma directa, se metió la polla en el coño y empezó una cabalgada suave al principio mientras él cogía sus pezones con la boca lamiéndolos y dándole pequeños mordiscos y con la mano le ponía un dedo en el culo y repetía lo que ella había hecho con él, es decir, pequeños círculos en su ano introduciendo el dedo de vez en cuando un cm y sacándolo mientras se la follaba.

María fue incrementando el ritmo de las acometidas cada vez más y los jadeos también mientras él la follaba con un dedo en el culo, cada vez estaban más excitados los dos, en un momento dado él la levantó sacándosela y poniéndola de pie contra la pared se colocó detrás de ella y apartándole las nalgas se la clavó lentamente primero hasta que estuvo casi todo el pene dentro, entonces dio un empujón fuerte que hizo que la chica chillase.

¡Aaaaaaaahhhhhhhhhh! Me rompiste cabrón… le insultó ella.

Estaba toda dolorida, pero después de varias acometidas el dolor se fue convirtiendo en placer mientras su amante masculino iba con los dedos masturbando su clítoris cada vez iba incrementando la velocidad del roce y de sus acometidas mientras con la otra mano atrapaba sus pezones y pellizcándolos los estiraba lo que hacía que la chica emitiese gemidos mezcla de dolor y placer. La chica como por un resorte cada vez se iba agachando más hasta quedar completamente a cuatro patas momento en el cual Fernando le sacó la polla del culo que hizo que ella notase como si le entrara una brisa fría dentro de ella y se la clavaba casi sin solución de continuidad en el coño.

María en ese momento se vino en un orgasmo muy dulce y prolongado que fue haciendo que se medio desmayase, sopor del cual le sacaba las embestidas del chico que la follaba como un perro en celo, la cogía del pelo y la estiraba ligeramente lo que conseguía que ella contrajese sus músculos, María mientras era follada, contraía y soltaba sus músculos de la entrada de la vagina en la zona de la vulva apretando la base de la polla de Fernando que notaba como su excitación subía, él se situaba sobre ella como cubriéndola entera.

Fernando notó de repente como llegaba su orgasmo y la desmontó y masturbándose ligeramente con las nalgas de la chica soltó tres chorros de semen que fueron a parar a la espalda de la chica. Ambos se besaron y quedaron tendidos, abrazados sobre la arena.

Como os dije esto forma parte de una sesión de cybersexo auténticamente maravillosa.

Autor: Picante100

Me gusta / No me gusta

La conocí por Internet

Se colocó en cuclillas arriba mío, con sus jugos a modo de lubricante, fui metiendo la polla en su culito, primero el glande y una parada para que se acostumbrara, luego fui entrando dentro de ella, una vez toda dentro, comencé con los movimientos, en vez de ser solo mete y saca, hacía pequeños circulitos, con lo que se fue relajando y disfrutando.

La conocí por Internet. Era una de esas direcciones que manda la gente con los correos y que no se molesta en borrar, me llamó la atención, por ser el nombre de una chica, normalmente no hago caso, aunque en esta ocasión me vino muy bien, me añadió como amigo a una de esas redes y la curiosidad me obligó a ver quien era y la verdad, que me dejó helado.

Es una preciosa chica pelirroja, con el pelo largo, con unas piernas de miedo, en la foto de la red, estaba sentada en el marco de la ventana y se adivinaba alta, muy alta, una cara preciosa, más tarde pude apreciar unas ligeras pecas por su rostro angelical, vamos que perdí el habla durante un rato, la primera vez que chateamos, fueron saludos, yo me llamo Ventura, yo Esther y poco más, luego, con el tiempo la cosa se fue calentando y no se como llegamos al cibersexo, pero eso no nos bastaba, así que finalmente fijamos una fecha para vernos en Madrid, cada uno buscó su cuartada y nos citamos.

La esperé de mañana en la estación de tren y nada más ver la maravillosa mata de pelo rojo que salía por la portezuela del vagón, sentí dos golpes uno en el estómago y otro en la polla, llegaba con unos vaqueros azules, ajustaditos para marcar y una camiseta blanca, la cazadora en la mano y el bolso en la otra, era al primera vez que nos veíamos en persona.

Yo por aquel entonces, medía y sigo midiendo, 1’83 y pesaba 85 kilos, ahora son alguno más, yo no sabía como saludar y ella tomó la iniciativa, me dio un pico y sonrió, buffff, que sonrisa, unos dientes blancos perfectos y una boca mmmmmm. Ambos sabíamos para que habíamos quedado y no nos demoramos mucho, subimos a un taxi, para ir al hotel y por el camino nos dimos la mano y nos comimos a besos, como si fuéramos unos novios y lleváramos mucho sin vernos.

En el hotel la recepcionista, muy amable, nos indicó si queríamos que nos avisaran a alguna hora o si preferíamos comer en la habitación, yo creo que se me notaba mucho el calentón, aunque mi acompañante no se quedaba atrás, con una sonrisa dijimos que nos dejaríamos llevar y si necesitábamos algo, ya llamaríamos.

No llegamos ni a la puerta y ya estábamos besándonos y acariciándonos, yo no podía más, la tiré sobre la cama y empecé a quitarle su camiseta, dejando su sujetador blanco, mordí cada trozo de piel y saqué sus pechos por encima del sujetador, jugué con sus pezones, mordisqueando, chupando, succionando y ella se dejaba llevar, fui bajando por su ombligo y mientras, desataba su pantalón para dejar al descubierto unas braguitas blancas de algodón.

Con más besos y mordiscos llegué a sus pies, me los recorrí enteros con la lengua, mientras ella, no paraba se suspirar, me pedía que parara “que tengo cosquillas”, “no, no pares que me gusta”, de nuevo fui subiendo, retiré un poco las braguitas y dejé al descubierto un precioso coñito, con una mata de pelo rojizo, que me encantó besar, sus labios se habrían dejando ver una clítoris hinchado y esa era mi ocasión, con los dientes y la lengua, empecé a masajearlo, mientras poco a poco mis dedos entraban en su interior, repartiendo sus jugos…

Notaba como cada vez se ponía más tensa y los suspiros subían de tono, por lo que empecé a masajear su ano y meter un poco la punta del dedo, era la primera impresión y quería saber hasta donde me dejaría llegar, cuando noté que estaba a punto para correrse, metí toda la artillería, mi lengua, mis dedos en su coño y su culo, todo a la vez, me agarró del pelo y se encorvó totalmente, antes de soltar un gritito y dejarse caer de golpe con unos temblores, que no sabía si asustarme o seguir con mis trabajos, me pidió que parara, por lo que busqué su boca y nos besamos intercambiando saliva y jugos, me dijo “voy a vengarme”

Se quitó el sujetador y las braguitas, quedando totalmente desnuda frente a mi, se acarició los pechos y se besaba sus dedos, poco a poco me retiró la camisa, y se dedicó a mis pezones, fue bajándome el pantalón y cuando me di cuenta estaba chupándome la polla, con las manos me acariciaba el pecho, me obligó a tumbarme en la cama, con la almohada bajo los riñones, con la sábana me “ató” suavemente las manos y dijo “no puedes tocarme” y de nuevo con la boca empezó a darme placer.

Sus dedos recorrían rápidamente mis genitales y mi pecho, pensé que tenía más de tres manos, cuando le avisé de que necesitaba correrme, me dio una especie de pellizco entre los huevos y el culo, a la vez que succionaba de golpe, creí que me moría, nunca me habían exprimido de esa manera, su dedo estaba dentro de mi culo, yo creo que hacía fuerza por dentro de mi polla, no se, la sensación era nueva y espectacular.

Comencé a eyacular y no pude aguantar, mientras ella seguía jugando con la lengua por mi miembro, la cogí del pelo y la atraje a mi boca, necesitaba besarla y hacerla saber que había sido mi mejor orgasmo en mucho tiempo, tras unos besos, empezamos de nuevo a jugar, necesitaba entrar dentro de ella, me puse el condón y cambiamos de postura, quería tenerla toda para mi, la puse sobre la misma almohada que ella usó conmigo y empecé a penetrarla, poco a poco…

Mi posición era ventajosa, pues su cadera quedaba ligeramente alzada y la penetración era más profunda, estuvimos un buen rato manteniendo el ritmo, pero ella quería mandar y terminamos cambiando, quedando ella encima de mí, de esa forma pudo controlar la profundidad y la velocidad de las embestidas, yo creo que se corrió varias veces, pues de pronto cerraba los ojos, mordía sus labios y me clavaba las uñas.

En una de esas, volví con mi juego de dedos sobre su culito, y cuando pensé que llegaba al orgasmo, metí primero uno y luego dos dedos, se derrumbó sobre mi pecho con unos espasmos parecidos a los del cunnilingus, me pidió un ratito de descanso y entre caricias la dije que me faltaba poco, que no me dejara con las ganas.

Intentó bajar para hacérmelo con la boca y suavemente le di la vuelta, ella entendió a la primera, pero me pidió que fuera despacio que no tenía costumbre de ser penetrada por el culo.

Se colocó en cuclillas arriba mío, con sus jugos a modo de lubricante, fui metiendo la polla en su culito, primero el glande y una parada para que se acostumbrara, luego fui entrando dentro de ella, una vez toda dentro, comencé con los movimientos, en vez de ser solo mete y saca, hacía pequeños circulitos, con lo que se fue relajando y disfrutando.

Con mi mano así sus cabellos y levanté su cara, quería ver sus claros ojos mirándome y con la otra mano busqué su clítoris, aunque ya estaba ocupado por sus dedos, que realizaban un masaje profundo sobre su zona erógena,  de nuevo me di el capricho de avisarle que llegaba al orgasmo y de nuevo sentí su mano entre mis pelotas y mi culo.

No sé como no se rompía con esos movimientos, lo que si se que me corrí con todas mis ganas y cada empujón que yo daba era respondido con un estrechamiento del ano, pensé que no podría sacarla del interior. Quedamos totalmente exhaustos sobre la cama, nos abrazamos y besamos, sabíamos que nos quedaba mucho tiempo para seguir disfrutando uno del otro.

Saludos

Autor: Ventura

Me gusta / No me gusta

Aprendiendo a complacer

No recuerdo muy bien cómo ni en qué momento, pasé de estar semitumbada en el respaldo del sofá, con las tetas sacadas por encima del escote de la camiseta, las piernas completamente abiertas como una puta y el rímel corrido, a estar arrodillada delante de él, clavándome el suelo en las rodillas y viendo salir la cabeza de su polla de los calzoncillos.

No se me da bien el sexo. Por más que lo intento soy un desastre, y sin embargo, puedo asegurar que lo intento… porque para ser bueno en algo hay que aplicarse, ¿no? Realmente no sé si tengo un problema, si todos los tíos que me he follado hasta ahora son unos inútiles o si espero de un orgasmo mucho más de lo que es.

Cuando acabo de echar un polvo siempre pienso que ya está bien, que la siguiente vez que me folle a un tío será porque siento algo por él, no porque ha estado en el momento justo en el sitio preciso. Y es que, cuando a mi alrededor todas mis amigas tienen novio, relaciones maravillosas, de uno, dos o los años que sean, pienso que la siguiente en caer seré yo, y que el estar con alguien significará más tiempo para conocer a esa persona, para que él aprenda lo que me gusta y que yo aprenda a satisfacerlo. Alguien con quien me atreva a jugar a cualquier cosa, porque eso es lo malo de sólo follar con desconocidos: que no son de fiar.

Pero de momento, sigo sin tener novio, y sigo demasiado caliente como para aguantar sin follar, así que sigo con mis lecciones prácticas sobre “cómo echar un buen polvo y que sea lo suficientemente bueno para contarlo”. Nunca he tenido problemas para pillar un tío: no es que sea un pibón, ni mucho menos, y siento si a algún hombre le molesta mi comentario, pero es que a la hora de follar es muy fácil encontrar un tío si una tiene ganas. Y normalmente yo suelo tener bastantes. Como siempre he vivido en un sitio muy pequeño lo de encontrar gente que luego no vaya a volver a encontrarme es complicado, y así fue como empecé a mirar por Internet, a descubrir páginas, entre ellas esta, y a conocer gente.

Las páginas de relatos eróticos me dieron unas cuantas oportunidades: basta con hacer algún comentario cuando algo te gusta para que la gente se fije en ti, y como siempre he sido una lectora ávida, pronto tuve una larga lista de personas agregadas en mi cuenta del msn. Gracias a estas conversaciones empecé a soltarme más, a imaginar más allá de lo que he visto en películas porno (bastante lights, por cierto, visto lo que se puede llegar a hacer) y a conocer a gente muy interesante.

Así llegó mi primer encuentro real. Fue en la ciudad donde estudio, con un chico algo mayor que yo que vivía en Madrid, y aprovechó venir a ver a su familia para quedar conmigo para una tarde de sexo.

Lo habíamos hablado muchas, pero muchas veces por msn. Qué haríamos, cómo iría vestida para excitarle, hasta dónde estaba dispuesta a llegar y cómo se iba a desenvolver la cosa. A él le iba mucho el rollito dominador, y a mí me atrae bastante esa fantasía, que me manden, y dejarme hacer, pero realmente me da bastante miedo quedarme sometida a alguien que no conozco y sin posibilidad de escapar o negarme. Así que aquel día todo iba bastante orquestadito: él me recogería en coche para ir al chalet familiar, que por ser otoño estaría vacío; yo tenía que ir vestida provocativamente, tal y como a él le gusta, y quedamos en una zona alejada del centro de la ciudad, cerca de un descampado.

El rato que estuve esperando a que llegara me sentí bastante expuesta, porque a pesar de no ser el centro, había bastantes personas rondando aquella zona, entre ellas varios hombres, ya mayores, paseando el perro, que no se cortaban lo más mínimo en mirar como iba vestida, añadiendo alguna mueca de desaprobación ante mi vestuario. Llevaba unas botas altas color granate, con unas medias de rejilla negras que me llegaban un poco por encima de las rodillas. Para conjuntar llevaba puesta una minifalda granate que hacía años que no me ponía porque me quedaba pequeña, y una camiseta también granate de tirantes y escote en uve. Además llevaba puesto un sujetador sin tirantes y un tanga que me había comprado unos días antes por si Fran quería rompérmelo.

El plan era sencillo: él me recogía, nos íbamos al chalet, yo le hacía una mamada (más concretamente, él me follaba la boca), él me comía el coño y me echaba un polvo. Aquella vez quedamos en que la cosa no iría más allá de eso, que el culo era negociable si todo salía bien, y que todo tenía que ir aderezado de bocados, mordiscos, bofetadas y muchas palabras sucias.

Con cada coche que pasaba me ponía más y más nerviosa, por miedo a que me viera alguien conocido, por miedo a que algún desconocido me propusiera algo… realmente no sabía que era lo que más temía, pero estaba bastante cagada a la par que intentaba mantener una actitud altanera y decidida, como si eso de disfrazarme de puta y esperar en la esquina de un descampado fuera parte de mi día a día.

Recuerdo que aquel día era domingo, y serían las cinco o las seis de la tarde. Aquella tarde se corría la última fecha del mundial de Fórmula 1, aquel que tan disputado estaba entre Fernando Alonso y Hamilton.

Finalmente, un coche paró justo enfrente de donde yo estaba. No recuerdo el color, ni la matrícula, ni mucho más. Sólo que tuve que cruzar por el paso de cebra para salvar el refugio y que él bajó del coche. Era un tipo normal, delgadito, con el pelo moreno largo… con ese largo justo para que las madres insistan en que hace falta un buen corte. Llevaba camisa, como yo le había pedido, porque me encanta eso de ir quitando botón a botón, y vaqueros. Se acercó a saludarme, y se le cayeron las llaves del coche. Recuerdo que en ese momento pensé que era bastante torpe; sólo más tarde se me ocurrió pensar que él también podía haber estado nervioso. Nos dimos dos besos y fuimos al coche, donde él me abrió la puerta para sentarme, detalle que me molestó bastante… no soporto esos detalles superficiales que hacen que los hombres se crean caballerosos, mientras que a nosotras nos tratan como a inútiles.

Me preguntó que si quería ir a algún sitio antes, peor yo no quería pasearme mucho así vestida por la ciudad, así que le pedí ir al chalet, y él me ofreció la posibilidad de trayecto corto o trayecto largo. Largo. Por supuesto, estaba demasiado nerviosa para ir directamente al grano. Durante el viaje le pedí que me diera su DNI, para comprobar que el número era el mismo que me había dicho por msn. Soy bastante paranoica con eso de no fiarme de la gente, y menos de los hombres, sobre todo si los conozco por Internet, así que había memorizado el número, y eso a él pareció hacerle gracia.

La urbanización de chalets a la que llegamos al cabo de un rato estaba bastante apartada de la ciudad, y dada las fechas que eran, se veía muy solitaria, y en cierto modo abandonada, cosa que me daba miedo por un lado, y morbo por otro, porque podría gritar a gusto de placer. Bajamos del coche cuando él aparcó y entro dentro del chalet a conectar las luces, o algo así. La verdad es que no me enteraba muy bien de lo que él me decía: recuerdo hablar de su trabajo en el viaje, pero poco más. Estaba demasiado nerviosa, demasiado a la expectativa de lo que iba a pasar.

Para no eternizarme, diré que nos quedamos en el salón y de ahí, concretamente del sofá, no pasamos. Hablamos unos minutos más para romper el hielo, sentados  uno al lado del otro, hasta que él dijo:

– Bueno, vamos, ¿no?

Y se tiró a besarme. Me encantan los hombres que besan bien: me parece increíblemente erótica la sensación de una lengua caliente y mojada entrando en mi boca. Es como follar, pero la sensación en la boca, en los labios, y con las lenguas me sigue pareciendo suprema. Tanta humedad… Me caliento con solo pensarlo. Con los ojos cerrados recuerdo sus manos agarrando mi cabeza y sujetándome del pelo, para poder introducir su lengua mejor en mi boca. Después sus manos bajaron a mi pecho, y yo no dudé ni un segundo en separarme de él para quitarme el sujetador y tirarlo a un lado. Y él, sin quitarme la camiseta, sacó por encima del escote mis tetas, y dijo una frase que se convirtió en un chiste propio: “menudo par de berzas”.

A Fran le gustaba el rollo dominador y no perdía la ocasión de llamarme puta, decirme guarra, o perra. Y a mí me encantaba que lo hiciera. Cuando tuvo mis tetas en sus manos se tiró a comerme una mientras me ordenaba que yo hiciera lo mismo con la otra. Tengo un par de tetas enormes y siempre he tenido complejo con eso, porque al ser tan grandes, digamos que no es que estén perfectamente puestas, como esas que lees en otros relatos, que son redondas, altas y bien colocadas.

Mis tetas, como ya digo, son grandes y tienen la suficiente caída como para bambolear de un lado a otro mientras me follan en perrito, o para que yo pueda metérmelas en la boca y morder mis pezones.

Y cuando digo morder me refiero a morder, hincando bien los dientes y sorbiendo con fuerza los pezones, ya que son pequeñitos, no muy sensitivos, y hay que insistirles para que se pongan duros. Tengo las aureolas grandes y coloreadas de un tono rosita claro, que según el día puede llegar a salmón o incluso a marrón clarito. Pero el pezón es pequeñito, de un rosa más oscuro, y de color rojo encendido cuando está erecto, porque, como ya he dicho, para que estén duros hay tirar de ellos con los dientes, morder y chupar con fuerza, sin miedo.

Volviendo al relato de los hechos, Fran estaba entretenido en una teta mientras yo me hacía cargo de la otra: a él le ponía ver cómo yo me comía mi propia teta, aunque, como me dijo más tarde por msn, debería haberlo hecho más veces aquella tarde. Él hacía una cosa que me encantaba: levantar y amasar mis tetas, apretando con fuerza, como si me ordeñara, disfrutando de su suavidad, juntando las dos tetas en el centro para poder morder los pezones a su gusto, y al mío.

En un momento dado, dejó de morderme y magrearme las tetas para azotarlas levemente con la palma de la mano. Tengo que decir que tengo la piel muy clarita, de modo que en seguida, y con pocos golpes, y suavecitos, se me empezó a poner más coloradita. A él le gustaba llevar el control, de modo que yo estaba medio reclinada en el respaldo del sofá, con las piernas abiertas, porque, por más que lo intentaba se me abrían solas de la excitación, y él estaba sentado a horcajadas encima de mi cintura, de modo que mi margen de maniobra y de movimiento era bastante escaso.

Me calentaba mucho estar en esa situación, no sabría decir por qué, pero las pocas veces que conseguí ponerme yo encima, él me volvió a empujar y volvió a montarse sobre mi cadera, como demostrando que ahí quien mandaba era él.

Le gustaba especialmente jugar con el tanga. Yo me lo había comprado la tarde anterior, junto con las medias, por si a él le apetecía romperlo. No quería que rompiera uno al que le tuviera cariño (me encariño rápidamente con las cosas) así que compré uno nuevo, por si se daba el momento. Pero ni le dije que era nuevo, ni que podía romperlo, y él, como chico educado y respetuoso para con su puta del momento no lo rompió. Pero si que jugó con él.

Más tarde me confesó que hubiera querido jugar más, pero llega a jugar más y yo creo que me muero allí mismo. La idea de jugar con el tanga, eso de ponérmelo del revés y follarme con él (no con él puesto, sino con la tira del tanga rozando mi clítoris) no me parecía atractiva en absoluto, y no lo hicimos, pero sí que se dedicó a tirar varias veces de mi tanga.

Muchas veces. De forma estratégica y calculada, calentándome con la fricción de la tela en mi coño, recogiendo mis flujos con la misma tela, y volviendo a tirar, lo que me hacía elevar las caderas… todo lo posible, porque él seguía sentado encima de mí.

No sé en qué momento perdió él la camisa, recuerdo quitársela yo, dando paso a un pecho bastante bien formado, y no recuerdo muy bien cómo ni en qué momento, pasé de estar semitumbada en el respaldo del sofá, con las tetas sacadas por encima del escote de la camiseta, las piernas completamente abiertas como una puta y el rimel corrido, a estar arrodillada delante de él, clavándome el suelo en las rodillas y viendo salir la cabeza de su polla de los calzoncillos.

Como digo, no sé si fue antes o después de adoptar la situación, pero sí que sé que en algún momento dije la frase pactada. Él quería que yo se lo pidiera, en vez de pedírmelo él a mí, como haría con cualquier puta de la calle. Él quería que fuera yo la que lo pidiera. Y así lo hice:

— Fóllame la boca.

Autora: María

Me gusta / No me gusta

Un encuentro virtual

Todo mi cuerpo te desea, siento el roce de tus dedos en mi piel, respiro, suspiro, deseo besarte, tomo tu cabeza en mis manos y acerco mi boca a la tuya. Abro lentamente mis labios y lamo los tuyos, los disfruto.

Esa tarde, como otras iguales, me encontraba en el MSN, algo aburrida cuando se conectó alguien muy especial, alguien con quien compartíamos momentos virtuales muy sensuales, donde poníamos en juego todos los elementos para imaginarnos juntos. Copié tal cual la conversación para que se refleje lo que sentíamos los dos.

–  Hola, ¿cómo estás?
–   jeje me encanta tu imagen, bien con calor
– ¿te confieso algo?
–  ¿qué?
–  te deseo mucho
– mmmm
– .siiii, no sabes cuanto ¿y tú?
–  también, sos mi caballero enigmático ¿Sabes? Haces que imagine el estar con vos
–  ¿como te lo imaginas?
–  con tus labios en los míos
que lentamente bajan hasta mi mentón

–  ¿Qué más?
– bajas por mi cuello, ahora junto a tus labios, se une tu lengua lo recorres, susurras en mi oído algo suavemente para disfrutarlo
– te digo que te deseo, que mi cuerpo arde de placer por estar contigo
–  guau bajas hasta el canal entre mis pechos te alejas para admirarlos, los tocas levemente con tus dedos provocando que tu piel se erice y las puntas de tus pechos se pongan duritas
– sii
– ahora tu boca juega con el izquierdo
– mientras mi mano acaricia el derecho
– siii  disfrutándolo mis palpitaciones aumentan
–  mis manos acarician el resto de cuerpo, tu espalda, me deslizo suavemente por ella hasta llegar a tu cola, la cual aprieto con delicadeza
–  mmm si

Todo mi cuerpo te desea, siento el roce de tus dedos en mi piel, respiro, suspiro, deseo besarte, tomo tu cabeza en mis manos y acerco mi boca a la tuya. Abro lentamente mis labios y lamo los tuyos, los disfruto. Tu boca se abre lentamente y tu lengua se une a la mía, nuestras respiraciones ahora también están unidas, los cuerpos pegados.

– nuestra sangre ardiendo de deseo del uno por el otro
– solo las bocas tienen acción, aparentemente siento como algo crece desde tu cuerpo y como una humedad invade mi entrepierna
– siii, has despertado al león que dormía
– ahora es mi boca la que desea explorarte baja lentamente desde tu boca
– Siento su calor por mi cuello
– muerde levemente tu mentón
– mi pecho… en mis tetillas
– desean ser tocados por mi boca, bajo lentamente, lamo, aprieto levemente con mis dientes
descubro tus tetillas
– mmmm sabe rico
– las muerdo, las pongo duritas
– eso provoca excitación en mi león que ahora está completamente despierto creo que tu entrepierna ya lo notó
– siii
– Sigo bajando, llego a tu ombligo y cerca, muy cerca siento algo duro que se acerca a mi piel
–  mmmmm
– sigo bajando. Juego con esos pelitos sobre la pelvis, hago que te desesperes, deseas que siga, tomo entre mis manos tu pene, pero mi boca aún no lo toca, recorro tu pelvis, lamo tus huevos, levemente

– Mmmmm
– tu pene está inquieto en mis manos
– que sabroso siento como que toco el cielo
– parece tener vida. Yo arrodillada en tus pies, con tu pene en mis manos, te miro a los ojos y observo tu deseo, como te desesperas, tus manos están al costado de tu cuerpo porque yo tengo el control, deseas que siga y casi susurrando me pedís….
– no pares, me encanta seguí por favor, seguí
– te hago una sonrisa triunfal

Subo hasta tu boca, sin soltar mi tesoro, meto mi lengua en tu boca, tu cuerpo tiembla,
vuelvo a mi posición anterior, aprieto mi mano, lamo la cabeza… esa cabeza que está palpitante, recorro sus bordes, me la meto en la boca, mi lengua la sigue estimulando mientras mi mano no deja de apretar, está muy roja y palpitante.

– Ahora suelto levemente mi mano y lentamente, muy lentamente voy introduciendo tu pene en mi boca, un gemido ahogado sale de la tuya
– mmmm ese calor de tu boca y la humedad de tu lengua me estremece todo el cuerpo
– ahora mi mano toma, como conteniéndolos, a tus huevos que están sensibles y deseosos… tibios- mientras mi boca ahora sí, se acerca y se aleja…

Saboreando todo tu pene, todo lo que puede entrar en ella intento meterlo cada vez más dentro de mí pero no lo logro, llena mi boca.Ahora aumento mis movimientos

– mmmmm eso se siente delicioso, no sabes cuanto lo estoy disfrutando
– un suave líquido tibio comienza a salir de tu pene, mi lengua lo saborea
succiono la cabeza como queriendo que salga todo y vuelvo a metérmelo
ahora sí tus manos toman dulcemente mi cabeza
– comienzo a empujarla, dejando siempre que tú lleves el control, pero cuando siento placer la presiono para que no la saques y me dejes sentir esa sensación especial de tener mi pene en tu boca
.- miro tu cara, me refleja placer y sé que te gusta lo que hago
– mis manos acarician tu cuello apretándolo levemente
– la humedad de mi entrepierna aumentó mucho más
siento mis jugos entre mis labios, mi mano libre baja hasta allí, acaricio levemente mi zona íntima, empapo mis dedos en mis jugos y viéndote los lamo, eso hace que tu cuerpo reaccione más.

Me levantas de mi posición y me besas
– desesperadamente nos unimos las bocas, te pedio que me dejes lamer uno de tus dedos húmedos para disfrutar también de tu néctar
– sii y es tuyo.

Una electricidad recorre mi cuerpo al sentir mi dedo en tu boca
– a ese mismo ritmo desciendo, lamo tus pechos, los acaricio, los mordisqueo suavecito provocando dolor de placer en ti. Jugueteo un poco con ellos mientras mi mano acaricia tu conchita húmeda, mi lengua baja por tu abdomen se detiene en tu ombligo
– uff si
– para llegar hasta el lugar donde me espera un manjar de placer. Mi lengua comienza a secar esa humedad, limpio tu clítoris, tus labios vaginales
– mi cuerpo tiembla
– mis manos acarician al mismo tiempo tus glúteos, gemidos de placer inundan el aire
– sii totalmente entregada a tu ser

– Mientras mi lengua disfruta de tu clítoris el cual esta súper enojadito, lo estiro, lo muerdo suavemente, lo chupo en fin disfrutando de él a placer
– No puedo más, aprieto tu cabeza contra mi conchita y un orgasmo casi salvaje te llena de mi néctar
– mmmmmmm… mi boca está llena de ese néctar delicioso el cual saboreo
antes de tragármelo
– mm sii
– tomo entre mis manos tu cabeza, te beso para que compartas conmigo tus jugos, me acerco a tu oído y te susurro….

– quiero que entres dentro de mí, quiero que me hagas tuya
– te recuestas sobre la cama, tus pies tocando el suelo, limpio tu clítoris, hasta la última gota de néctar que te ha quedado, coloco la punta de mi pene en la entrada de tu conchita
levantas tus piernas, las tomo en mis manos, mientras tu cuerpo se arquea para que mi pene tenga espacio para deslizarse sin estorbo alguno
– siii siento como lentamente me penetras… como lentamente va llegando al lugar deseado… mis uñas se clavan en tu espalda, eso te indica el placer que me estás dando…
cuando entra todo, un gemido entrecortado de los dos se deja escuchar
– siiiii te movés lentamente

Mi mete- saca, al principio es lento para disfrutar del momento, pero la pasión es tal
que de pronto comienza un bombeo vertiginoso que estremece toda la cama y la habitación donde estamos se llena de ruido
– siiiii
– estoy a punto de venirme
siento que mis bolsitas no aguantan más, voy a explotar… ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
.- siiiiii
– que ricoooooooooooooooooooooooooo
– ahhhhh
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
– uffffffffffffffffffffffffff
ricooooooooooooooooooooo
– siiiiiii
– delicioso

Me desplomo sobre tu pecho mientras tus manos me reciben con un fuerte abrazo y un susurro de… rico papito, eres lo máximo, sale de tu boca.

Un beso en el lóbulo de tu oreja, empapado en la dulce transpiración…

– me dejo entrar en un sueño, con tu cuerpo aún sobre mí
–  nos quedamos dormidos, así hasta el amanecer…
– ¿ves lo que te digo? ¿Ves porque extrañaba nuestras charlas?
– me fascinó…

Gracias Lyon por el momento tan lindo que pasamos… Gracias Lumier por tu ayuda…

Cariños a todos…

Autora: Klaudita

Me gusta / No me gusta

Un encuentro virtual

Mi mete-saca es lento para disfrutar del momento pero de pronto comienza un bombeo vertiginoso, estoy a punto de venirme, siento que mis bolsitas no aguantan más voy a explotar, delicioso, me desplomo sobre tu pecho, tus manos me reciben con un fuerte abrazo y un susurro de eres lo máximo sale de tu boca, un beso en el lóbulo de tu oreja, empapado en la dulce transpiración.

Esta tarde, como otras iguales, me encontraba en el MSN, algo aburrida cuando se conectó alguien muy especial, alguien con quien compartíamos momentos virtuales muy sensuales, donde poníamos en juego todos los elementos para imaginarnos juntos. Copié tal cual la conversación para que se refleje lo que sentíamos los dos.

L. —Hola, como estás?
K.— jeje me encanta tu imagen, bien con calor
L- ¿te confieso algo?
K. – ¿qué?
L. – te deseo mucho
K. –mmmm
L. .siiii, no sabes cuanto, ¿y tú?
K. – también, sos mi caballero enigmático ¿Sabes? Haces que imagine el estar con vos
L. – como te lo imaginas
K.- con tus labios en los míos que lentamente bajan hasta mi mentón
L.- ¿qué más?
K.-bajas por mi cuello, ahora junto a tus labios, se une tu lengua lo recorres susurras en mi oído algo
suavemente para disfrutarlo.

L.-te digo que te deseo, que mi cuerpo arde de placer por estar contigo
K.- guau, bajas hasta el canal entre mis pechos te alejas para admirarlos, los tocas levemente con tus dedos provocando que tu piel se erice y las puntas de tus pechos se pongan duritas
L. -sii
K.-ahora tu boca juega con el izquierdo
L.-mientras mi mano acaricia el derecho
K.-siii, disfrutándolo mis palpitaciones aumentan
L.- mis manos acarician el resto de cuerpo tu espalda, me deslizo suavemente por ella hasta llegar a tu cola, la cual aprieto con delicadeza.

K.- mmm siii. Todo mi cuerpo te desea, siento el roce de tus dedos en mi piel respiro, suspiro, deseo besarte, tomo tu cabeza en mis manos y acerco mi boca a la tuya. Abro lentamente mis labios y lamo los tuyos, los disfruto, tu boca se abre lentamente y tu lengua se une a la mía, nuestras respiraciones ahora también están unidas los cuerpos pegados.
L.-nuestra sangre ardiendo de deseo del uno por el otro
K.-solo las bocas tienen acción, aparentemente siento como algo crece desde tu cuerpo y como una humedad invade mi entrepierna…

L.–siii, has despertado al león que dormía
K.–ahora es mi boca la que desea explorarte, baja lentamente desde tu boca
L.–Siento su calor por mi cuello
K.–muerde levemente tu mentón
L.–mi pecho…en mis tetillas
K.–desean ser tocados por mi boca bajo lentamente, lamo, aprieto levemente con mis dientes descubro tus tetillas
L.–mmmm sabe rico…

K.–las muerdo, las pongo duritas
L.–eso provoca excitación en mi león que ahora está completamente despierto, creo que tu entrepierna ya lo notó
K.–siii, sigo bajando. Llego a tu ombligo y cerca, muy cerca siento algo duro que se acerca a mi piel
L.—mmmmm
K.–sigo bajando, juego con esos pelitos sobre la pelvis hago que te desesperes, deseas que siga tomo entre mis manos tu pene pero mi boca aun no lo toca, recorro tu pelvis lamo tus huevos, levemente…

L.—mmmmm
K.–tu pene está inquieto en mis manos
L.–que sabroso siento como que toco el cielo
K.–parece tener vida, yo arrodillada en tus pies, con tu pene en mis manos. te miro a los ojos
y observo tu deseo como te desespera, tus manos están al costado de tu cuerpo porque yo tengo el control, deseas que siga y casi susurrando me pedís….
L.–no pares, me encanta seguí, por favor, seguí
k.–te hago una sonrisa triunfal subo hasta tu boca, sin soltar mi tesoro meto mi lengua en tu boca
tu cuerpo tiembla, vuelvo a mi posición anterior aprieto mi mano lamo la cabeza…esa cabeza que está palpitante la recorro sus bordes, me la meto en la boca, mi lengua la sigue estimulando mientras mi mano no deja de apretar está muy roja y palpitante

K.–ahora suelto levemente mi mano y lentamente, muy lentamente voy introduciendo tu pene en mi boca, un gemido ahogado sale de la tuya
L.–mmmm ese calor de tu boca y la humedad de tu lengua me estremece  todo el cuerpo
K.–ahora mi mano toma, como conteniéndolos, a tus huevos que están sensibles y deseosos… tibios

K.–mientras mi boca ahora sí, se acerca y se aleja…Saboreando  todo tu pene, todo lo que puede entrar en ella, intento meterlo cada vez más dentro mío pero no lo logro, llena mi boca, ahora aumento mis movimientos
L.–mmmmm eso se siente delicioso, no sabes cuento lo estoy disfrutando
K.–un suave líquido tibio comienza a salir de tu pene, mi lengua lo saborea, succiono la cabeza
como queriendo que salga todo y vuelvo a metérmelo, ahora sí tus manos toman dulcemente mi cabeza.

L.–comienzo a empujarla, dejando siempre que tu lleves el control pero cuando siento placer la presiono para que no la saques y me dejes sentir esa sensación especial de tener mi pene en tu boca
K.–miro tu cara, me refleja placer y sé que te gusta lo que hago
L.–mis manos acarician tu cuello apretándolo levemente
K.–la humedad de mi entrepierna aumentó mucho más, siento mis jugos entre mis labios, mi mano libre baja hasta allí, acaricio levemente mi zona íntima. empapo mis dedos en mis jugos y viéndote los lamo, eso hace que tu cuerpo reaccione más, me levantas de mi posición y me besas
L.–desesperadamente nos unimos las bocas, te pido que me dejes lamer uno de tus dedos húmedos para disfrutar también de tu néctar.

K.–sii, y es tuyo, una electricidad recorre mi cuerpo al sentir mi dedo en tu boca
L.–al ese mismo ritmo desciendo, lamo tus pechos, los acaricio, los mordisqueo suavecito provocando dolor de placer en ti, jugueteo un poco con ellos mientras mi mano acaricia tu conchita   húmeda, mi lengua baja por tu abdomen, se detiene en tu ombligo
K.–uff si
L.–para llegar hasta el lugar donde me espera un manjar de placer, mi lengua comienza a secar esa humedad, limpio tu clítoris, tus labios vaginales
K.–mi cuerpo tiembla…

L.–mis manos acarician al mismo tiempo tus glúteos, gemidos de placer inundan el aire
K.–sii totalmente entregada a tu ser
L.–mientras mi lengua disfruta de tu clítoris el cual esta súper enojadito, lo estiro, lo muerdo suavemente, lo chupo, en fin disfrutando de él a placer
K.–no puedo más, aprieto tu cabeza contra mi conchita y un orgasmo casi  salvaje te llena de mi néctar…

L.–mmmmmmm, mi boca está llena de ese néctar delicioso el cual saboreo antes de tragármelo
K.–mm sii
L.–tomo entre mis manos tu cabeza, te beso para que compartas conmigo  tus jugos, me acerco a tu oído y te susurro….
K.–quiero que entres dentro de mí quiero que me hagas tuya…

L.–te recuestas sobre la cama, tus pies tocando el suelo, limpio tu clítoris, hasta la última gota de néctar que te ha quedado, coloco la punta de mi pene en la entrada de tu conchita, levantas tus piernas, las tomo en mis manos, mientras tu cuerpo se arquea para que mi   pene tenga espacio para deslizarse sin estorbo alguno
K.–siii siento como lentamente me penetras…como lentamente va llegando al lugar deseado….mis uñas se clavan en tu espalda, eso te indica  el placer que me estás dando…cuando entra todo un gemido entrecortado de los dos se deja escuchar…

L.–siiiii te moves lentamente, mi mete-saca, al principio es lento para disfrutar del momento pero la pasión es tal que de pronto comienza un bombeo vertiginoso que estremece toda  la cama y la habitación donde estamos se llena de ruido
K.–siiiii
L.–estoy a punto de venirme siento que mis bolsitas no aguantan más voy a explotar,
ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
K.–siiiiii
L.–que ricooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
K.–ahhhhh, ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
L.–ufffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffffff, ricooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
K.–siiiiiii—

L.–delicioso, me desplomo sobre tu pecho mientras tus manos me reciben con un fuerte abrazo
y un susurro de…rico papito, eres lo máximo sale de tu boca, un beso en el lóbulo de tu oreja, empapado en la dulce transpiración
k.–me dejo entrar en un sueño, con tu cuerpo aun sobre mi
L.– nos quedamos dormidos, así hasta el amanecer….
K.-¿ves lo que te digo? ¿Ves porque extrañaba nuestras charlas??
L.–me fascinó…

Gracias Lyon por el momento tan lindo que pasamos…Gracias Lumier por tu ayuda…

Cariños a todos…

Autora: Klaudita

Me gusta / No me gusta

UNA CONVERSACION QUE NUNCA CREI TENER

Un chat muy caliente donde dos jóvenes que no se conocen hacen cibersexl muy ardientemente

escritorahispana dice:

hola

B3RN4RD0… dice:

holaa

escritorahispana dice:

Quien eres, nos conocemos?

B3RN4RD0… dice:

Soy bernardo, no tengo el gusto

B3RN4RD0… dice:

Pero una vez platicamos

escritorahispana dice:

que edad tienes?

B3RN4RD0… dice:

21

escritorahispana dice:

Yo 18

B3RN4RD0… dice:

¿En serio?

escritorahispana dice:

Sabes hacer el amor por cibersex?

B3RN4RD0… dice:

siií

escritorahispana dice:

¿Me lo haces?

B3RN4RD0… dice:

siiii…pero como te gustaría que empezáramos?

escritorahispana dice:

Ves mi cosita en el play?

B3RN4RD0… dice:

siií

B3RN4RD0… dice:

Se ve rica

escritorahispana dice:

Dame besitos en ella

B3RN4RD0… dice:

Quisiera chupártela mami

escritorahispana dice:

chupamela por favor eso es lo que busco

B3RN4RD0… dice:

besitos ,y dedearla ,oirte que gimas

escritorahispana dice:

esta muy limpito todo, mi culito tambien

B3RN4RD0… dice:

meterte el dedo y la lenguitahastaadentroo

B3RN4RD0… dice:

el culito tambien quiere que te lo chupe

escritorahispana dice:

metemelo yo ya tengo metido mi consolador

B3RN4RD0… dice:

?

B3RN4RD0… dice:

quieres que te la meta ya?

escritorahispana dice:

soy toda tuya

B3RN4RD0… dice:

te pongo en 4, mami te la paso por toda tu raja

B3RN4RD0… dice:

que está bien rica y jugosa

escritorahispana dice:

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii que rico ya me he puesto

escritorahispana dice:

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

B3RN4RD0… dice:

¿quieres verga te pregunto en tu oido???

B3RN4RD0… dice:

y te la sigo restregando duroooo

escritorahispana dice:

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii ¿como es tu verga?

escritorahispana dice:

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh que ricooooooooooo

B3RN4RD0… dice:

16 cms pero eso si gordotaaa

B3RN4RD0… dice:

y bien duraaa

escritorahispana dice:

¿me la puedes enseñar? en la ventanita?

B3RN4RD0… dice:

espera busco lafoto linda

escritorahispana dice:

date prisa

B3RN4RD0… dice:

ESO TRATO NENA

escritorahispana dice:

tengo la boca hecha agua

escritorahispana dice:

esa me la como yaaaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

SIII CHUPALAAA

B3RN4RD0… dice:

DIOOOS

escritorahispana dice:

bájate el pellejo

B3RN4RD0… dice:

Te gustan cabezonas??

escritorahispana dice:

me gustan todas cuando tengo tanta hambre como ahora

B3RN4RD0… dice:

una boquita podría bajármelo

escritorahispana dice:

ya te lo estoy bajando, te duele mi amor?

B3RN4RD0… dice:

Oooh queq ricooooooo

escritorahispana dice:

te ha dolido?

B3RN4RD0… dice:

Contigoo nada dueleee al contrariooooo

escritorahispana dice:

ya esta muy lubricada metemela yaaaaaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

Te la meto duroo en tu vajinita

escritorahispana dice:

ahhhhhhhhhhhhhhh que ricaaaaaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

se escucha el plass plasss

escritorahispana dice:

espera que termine de chupártela

B3RN4RD0… dice:

ok siiiii

B3RN4RD0… dice:

Mamiiiiii que biiiiien

escritorahispana dice:

Metela despacito

B3RN4RD0… dice:

ok despacito poquito a poco

B3RN4RD0… dice:

Siente mis venas

B3RN4RD0… dice:

como va palpitando

escritorahispana dice:

así, así, así. ¿Te masturbas?

B3RN4RD0… dice:

siiii

escritorahispana dice:

¿Y tú tardas mucho?

B3RN4RD0… dice:

Algo depende….masturbándome sii

escritorahispana dice:

Es porque yo con mi pene de goma tardo poco

B3RN4RD0… dice:

y ya te veniste???

escritorahispana dice:

no me falta poco

escritorahispana dice:

dime cosas guarras

B3RN4RD0… dice:

eres una putita calientica que le encanta la vergaaa

escritorahispana dice:

si empuja más rapido

B3RN4RD0… dice:

q para el culito para que s la cojan todooos

B3RN4RD0… dice:

siii mamiii asiii escucha el plasss

B3RN4RD0… dice:

plas

escritorahispana dice:

es que hay mas

B3RN4RD0… dice:

d tus nalgas que ricoooooooo

B3RN4RD0… dice:

mas que??

escritorahispana dice:

si hay mirando más hombres?

B3RN4RD0… dice:

que duraa la tengo

B3RN4RD0… dice:

aca nop

escritorahispana dice:

si, sigue si,gue me falta poquito

B3RN4RD0… dice:

t gustaria que hubiera más hombr3es??

escritorahispana dice:

si me gustaría que mirara también un amigo tuyo

B3RN4RD0… dic

e:

que viera como te estoy cogiendo?

B3RN4RD0… dice:

y que te diera la verga?

B3RN4RD0… dice:

¿en la boquita?

escritorahispana dice:

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii sería maravilloso

B3RN4RD0… dice:

mamiii ¿tienes cam puedo verteeeeeeeeeeeeeeee? estoy que me corroooooooo

B3RN4RD0… dice:

quiero echarte la leche en tu culito

escritorahispana dice:

si lo tienes pero ya no aguanto más me corroooooooooooooooooooooooahahahahahahahahhahahahhahahahahhahahahah

escritorahispana dice:

que calentita sale tu lechitaaaaaaaaaaaaa

escritorahispana dice:

la siento entrar

escritorahispana dice:

te he mojado mucho?

B3RN4RD0… dice:

algoo amor

escritorahispana dice:

me he corrido dos veces seguidas

B3RN4RD0… dice:

salieron muchhos jugos?

escritorahispana dice:

mucho me corren por los muslos y he mojado todo el asiento

escritorahispana dice:

te ha gustado a ti?

B3RN4RD0… dice:

de hecho …

B3RN4RD0… dice:

todavia la tengo dura …no m e corrido

escritorahispana dice:

no puede ser te sigo chupando?

B3RN4RD0… dice:

siiii

B3RN4RD0… dice:

Jálamela con tu manita chupalaaa

escritorahispana dice:

sigo coguendote los huevitos

B3RN4RD0… dice:

Al mismo tiempo

B3RN4RD0… dice:

siiiiiii

escritorahispana dice:

Venga mi macho dame tu lechita toda

Has invitado a escritorahispana a iniciar el envío de imágenes de la cámara Web. Espera la respuesta o haz clic en Cancelar (Alt+Q) para detener la invitación pendiente.

escritorahispana ha aceptado tu invitación para iniciar el envío de imágenes de la cámara Web.

escritorahispana dice:

yo no tengo cam

B3RN4RD0… dice:

mami dejame verte

B3RN4RD0… dice:

Si tienes y ¿eso que es?

escritorahispana dice:

Está rota

B3RN4RD0… dice:

escritorahispana ha dejado de ver imágenes de la cámara Web contigo.

B3RN4RD0… dice:

diooooos ya m duele d tanto jalarmelaaa

escritorahispana dice:

te vienes

B3RN4RD0… dice:

todavia nooo

B3RN4RD0… dice:

chupalaaaa

escritorahispana dice:

sigo chupando?

B3RN4RD0… dice:

absorbelaaaa

B3RN4RD0… dice:

chupa los huevos

B3RN4RD0… dice:

la cabezaaa

escritorahispana dice:

te voy a dejar seco

B3RN4RD0… dice:

siiiiiiiiiiii

B3RN4RD0… dice:

jalamelaaaaaaaaa

escritorahispana dice:

pero yo me voy a venir otra vez

B3RN4RD0… dice:

mmmmmmmmmmricoooooooooo

escritorahispana dice:

chupame mi conchita

escritorahispana dice:

toma mis juguitos que me vengoooooooooooooooooooooooo

B3RN4RD0… dice:

clarooooooo esa cochita s ve bien ricaaaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

que ricoooooooooosssssssssssss jugoooooooooos

B3RN4RD0… dice:

mamiiiiiiiiiii que venidaaaaaaaaaaaaa

escritorahispana dice:

bebetelos todos

escritorahispana dice:

ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhahahahahhahahahhahahahahhhahahahhahahahhaha toma toma toma

escritorahispana dice:

chupa mis tetitas

B3RN4RD0… dice:

siii los pezones ricooooooos

B3RN4RD0… dice:

los lamooo

escritorahispana dice:

shhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhshshshshshhshshshhshahahahahahhahahahahhahahahahahh

B3RN4RD0… dice:

los pellizco

escritorahispana dice:

me agotas

B3RN4RD0… dice:

los chupo fueteeeeeeeeee

B3RN4RD0… dice:

tu me excitas

escritorahispana dice:

y a mi me vuelves loca

escritorahispana dice:

chupa mi nene chupa las tetitas de la mama

escritorahispana dice:

ahahahahahhahahahahahahhahahahhahahah

B3RN4RD0… dice:

siiiiiiiiii las chupo como si m estuviera criandooooooooo

B3RN4RD0… dice:

bebiendo de ellaaaaaas

escritorahispana dice:

siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii asi asi chupa chupa

B3RN4RD0… dice:

que ricaaas tetaaaaaaaaaaas

B3RN4RD0… dice:

saben a gloriaaaaaaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

escritorahispana dice:

ya es bastante no quiero correrme mas

B3RN4RD0… dice:

a mieeeeeeeeeellllllllllllll

B3RN4RD0… dice:

yo no he corrido nena

B3RN4RD0… dice:

B3RN4RD0… dice:

sigue dura

B3RN4RD0… dice:

estas bienricaaaaa

escritorahispana dice:

tu si que eres duro

B3RN4RD0… dice:

esa d la foto eres tu ???

escritorahispana envía:

Abrir (Alt+P)

escritorahispana dice:

para que me recuerdes me voy a lavar

Has recibido satisfactoriamente D:Documents and SettingsSavalMis documentosMis archivos recibidosStella1.bmp de escritorahispana.

B3RN4RD0… dice:

Estás lindisimaaaaaaa

B3RN4RD0… dice:

creo que me corrooo ahora si con tu fotooooo

escritorahispana dice:

adiós

B3RN4RD0… dice:

-cuídate linda

B3RN4RD0… dice:

espero volver a platica contigo

escritor

ahispana dice:

otro día quiero que me hagas de papa

B3RN4RD0… dice:

Siiii

escritorahispana dice:

y me cojas como si fuera tu hija

B3RN4RD0… dice:

Siií hijita cuídate jejeje

escritorahispana dice:

besos papi

B3RN4RD0… dice:

Pórtate bien hijita

B3RN4RD0… dice:

Cuídate…

Autor: Caballero_Saval

benaagcrj7 (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

AVENTURA EROTICA

Me presento: soy un varón, blanco, español, 1″78 de altura, unos 80 kg de peso, deportista, tengo 35 años aunque con poca experiencia sexual debido a que soy algo tímido. Por este motivo, comencé a frecuentar el chat.

Eso me dio para algunos calentones con alguna que otra chica más lanzada. Por fin, logré hacer una amistad más íntima con una chica de mi misma edad que estaba casada, pero muy falta de cariño y de sexo. Poco a poco fuimos intercambiando correos electrónicos en los que se alternaban lo íntimo, lo erótico y lo jocoso. Pronto nos intercambiamos los teléfonos y, en ese momento, empezó una aventura erótica de lo más excitante.

Una noche de calentura, poco antes de acostarme, envié un sms algo subido de tono a mi amiga. El texto diría algo similar a: Me voy a acostar. No puedo dejar de pensar en ti. Me gustaría tenerte cerca, besar tus mejillas, tu cuello, tus hombros…

Me desnudé, me puse el pijama y, cuando me disponía a meterme en la cama, escuché el bip del móvil. No esperaba una respuesta tan rápida. Mi amiga me decía: Como me gustaría sentir esos besos, tenerte aquí.

Ya dentro de la cama, decidí proceder con el juego. No me esperaba que hubiera contestado tan positivamente. Continué: Mis labios recorren tus brazos desnudos. Te beso las manos. Te abrazo suavemente. Te aprieto contra mí. Noto tu pecho junto al mío. Tu respiración acelerada. Tu deseo.

Apagué la luz. Pensaba en Amparo, que era su nombre. Me imaginaba que efectivamente se alteraba su pulso y su respiración. No sabía dónde estaba.

Pensaba que estaría en su habitación. Y de nuevo otro bip: Noto tu cuerpo junto al mío y siento que me aumenta la temperatura. Cómo te deseo. Necesito un hombre como tú.

La situación se ponía caliente. Sabía que Amparo estaba sola en casa pues su marido estaba de viaje. Presentía que estaba hambrienta de sexo y yo me estaba poniendo como una moto. Contesté: Me imagino que estás en la cama. Lentamente, aparto el tirante de tu camisón. Dejo tu pecho al descubierto. Me aproximo a tu pezón endurecido y ansioso. Lo rodeo con mi lengua. Lo masajeo con la lengua. Lo chupo como un bebé. Me encanta percibir como te excitas.

Al escribirlo, me comienzo a excitar más. Necesito seguir sin esperar respuesta:

Te acaricio el otro pecho con mi mano mientras con mis piernas entrelazo las tuyas. Froto mi polla dura contra tu muslo. Noto como te dan escalofríos mis lengüetazos. Meto mi muslo en tu entrepierna y se me empapa con tus jugos.

Mientras los escribía escucho el bip de su anterior respuesta: Me estás volviendo loca. Te deseo. Te necesito.

Cuando voy a intentar enviar otro nuevo mensaje se me interrumpe por otro de Amparo:

¿Cielo, te llamo?

Me venía de miedo pues estaba a mil y casi no tenía saldo. Para Amparo no era problema el dinero. Quizás ese era uno de sus atractivos.

Por supuesto, mi vida.

Unos instantes después, sonaba el timbre del móvil. Era Amparo, medio cortada, pero como una loba en celo. Me dijo que estaba desnuda sobre su cama con las piernas abiertas, acariciándose las tetas. Me pidió que me quitara el pijama. Yo tenía una erección de caballo. El roce de las sábanas me estaba poniendo a mil.

Deseo lamer tu vientre, bajar con mi lengua hasta tu coño. Si mi vida, lámeme. Paso mi lengua por los labios de tu vagina que está empapada. La pongo dura y te la meto como anticipo de lo que está por venir… Sí mi amor. Aprieto mis muslos y pienso que está dentro tu lengua. Estoy muy excitada. Quiero correrme contigo. Acaríciate, métete los dedos, piensa que son los míos. Me estoy metiendo dos dedos cielo. ¡Cuánto te deseo! ¡Quiero tener tu polla dentro de mí.

Piensa que te pongo la punta de mi capullo en la entrada de tu cueva. Que te acaricio el clítoris con mi polla ¿Te estás pajeando cielo? ¿Deseo tu leche? Te ensarto, te la meto hasta el fondo. Me muevo despacio. ¿Cómo vas? Me voy a correr. Mis huevos chocan contra tu culo. Estoy a punto ¿Cómo vas? Me llega cariño… ¡Dame tu polla!… Siiiiii.

Siiiii. Nuestros jadeos se aceleran, se mezclan Ahhh, Ahhhh… Me he corrido mi vida ¿y tú? También. Gracias cielo… Me dormiré soñando contigo.

Y yo.

Esto se prolongó durante una temporada. Casi todas las noches en las que no estaba su marido me llamaba y disfrutábamos con el claro objetivo de hacerlo realidad. No tardó mucho en surgir la oportunidad, pero esta es otra aventura más excitante.

Necesitamos sus votos, deseamos sus votos…

Autor: anxob

Me gusta / No me gusta

LA DESVIRGUE EN LA OFICINA

Hola a todos los lectores, soy José de la Ciudad de México, debido a una serie de comentarios que he recibido creo que debo aclarar que los relatos que escribo son reales y si los escribo y los presento en esa prestigiosa página es porque quiero que los conozcan, no es por alardear de andar de pito fácil ni mucho menos, simplemente es una forma de inmortalizar a las mujeres que me han marcado dejando tras de si muchos recuerdos que aunque son míos, no los deseo solo para mi.

Tras decir esto, voy a lo que sigue,

Hoy le voy a platicar de Liz, una mujercita menudita, en el tiempo que la conocí tenía 22 años, apenas 1.48 de estatura, unos 40 a 41 kilos de peso y con todo en su lugar, o sea a su tamaño, unas tetitas y una nalguitas que resultarían pequeñas si se les ve como eso en su individualidad pero que armonizan primorosamente con su cuerpo ya en su conjunto. Ella es de piel apiñonada, cabello negro y lacio, ojos avellanados que siempre reflejan un brillo muy especial y una sonrisa de oreja a oreja que siempre enmarca su cara.

A Liz la conocí en el trabajo, si algo tengo y he respetado es el no meterme con la nómina, pero ella fue algo que paso sin pensar, sin premeditar, simplemente ocurrió. Corría el año de 1995 el mes de abril para ser más exacto, ella fue contratada como secretaria del área de ventas y yo tenía a mi cargo el área de egresos, como toda gente que entraba en la organización era presentada lugar por lugar.

Como a media mañana llegaron a mi cubículo y me la presentaron, Liz estaba algo cohibida y nerviosa y después de la presentación solo alcanzó a salir de sus labios un temeroso “mucho gusto” y nos dimos las manos, fue ahí cuando sentí un fogonazo dentro de mi, al sentir su mano hecho un nudo de nervios, sudorosa y fría me estremecí en exceso, ella a su vez sintió más o menos lo mismo, pues su sonrisa nerviosa cambió radicalmente, por una más cálida y sin más ella me jaló para poder darme un beso en la mejilla tras decirme “gracias” pues había hecho un pequeño discurso de bienvenida de la manera más cálida que podía para quitarle el nervio que se cargaba.

Pasaron algunas semanas y día con día iba buscando estar cerca de ella para fomentar la amistad que en tan solo 4 semanas ya era sino íntima si de mucha confianza, ella me contaba sus desamores pues había terminado con su último novio y se le notaba que se la cargaba el payaso. Una tarde-noche que teníamos una carga de trabajo considerable y que proyectaba para una noche larga en la oficina, me levanté de mi lugar para estirar un poco las piernas y quitarme el cansancio de estar ya muchas horas frente al computador…

Hablé con mi esposa y le anticipé que la noche iba a ser larga y probablemente llegaría en la madrugada, para que no me esperara, caminando por la oficina me percaté que el lugar de Liz estaba iluminado y me dirigí hasta el lugar para verificar que alguien estuviera o sino para apagar la luz, me la encontré navegando en Internet, ella no me vio llegar pues el pasillo por donde entré daba a sus espaldas y estaba alfombrado, por lo cual ni mis pasos oyó, además de estar absorta en la lectura y escritura en el chat del IRC Hispano de “charlasexo”

Regresé sobre mis pasos y cuando regresé a mi lugar me di cuenta que mis auxiliares aprovecharon mi ausencia para emprender la graciosa huida y me dejaron solo para terminar el trabajo, cosa que dejé de lado, y entré al famoso portal de chat, acto seguido empecé a buscar el nick de Liz que alcancé a leer cuando me acerqué a su lugar el cual era “KittyLiz”

Un poco mamón pero bueno ese era, la llamé a una sala privada a la cual tardó en entrar, al tenerla ahí, empecé con lo de siempre, ¿Qué de donde eres?, ¿Cuántos años tienes?, y toda esa parafernalia del chat, pero pronto las cosas empezaron a ir por el rumbo que yo quería, la oficina estaba sola a excepción de nos

otros dos y la oportunidad de estar con ella era un detonante erótico que me estaba cachondeando y mucho.

Pronto empecé a llevarla hacia donde la quería, el aspecto sexual de su vida y entre frase y frase se fueron poniendo calientes las cosas, me decía que se estaba masturbando y ya se había quitado su pantaleta y sacado las tetas del sostén para acariciarse a gusto aunque estaba un poco cohibida no fuera a llegar alguno de sus compañeros de contabilidad y caerle en la movida, y le empecé a escribir sobre una fantasía con sus compañeros contables que más o menos fue así:

Soddom: Oye Liz y que pasaría si llegara un compañero tuyo y al verte pajeándote, sin que te dieras cuenta se acercara por detrás de ti y empezara a acariciar tu talle suavemente y empezara a subir lentamente hasta tus tetas desnudas haciendo círculos sobre tus pezones y susurrándote cosas sucias en el oído

KittyLiz: Hummm!, haces que me caliente más.

Soddom Le diera vuelta a tu silla para ponerte frente a él y lentamente inclinándose frente ti, empezara a besar tus senos acariciando suavemente tus pezones que responden ante sus caricias poniéndose duros y desafiantes.

KittyLiz: ¡Haces que moje toda mi ropa!

Liz y yo seguíamos dándonos ese placer tan raro y frío que producen las pláticas ardientes del Internet, y sin más ni más, le dije, -Déjame atender algo urgente, vuelvo pronto- y ella contestó –no tardes, quiero más de ti-

Dejé mi computador para dirigirme hasta donde estaba Liz que tenía la mirada fija en su PC y una mano entre sus piernas dándose el placer que no puede dar la computadora y efectivamente sus tetitas estaban fuera de la blusa que estaba abierta y fuera del sostén, dejaba el mouse para de vez en cuando acariciar sus pezones y sus aureolas, lo más silencioso que pude me puse detrás de ella y me arrodillé detrás de su silla envié mis manos hacia su talle, al sentir mis manos pegó un grito y un salto que casi cae fuera de la silla, la sujeté por la cintura y puse una mano en su boca para ahogar el grito, le dije muy suave a su oído:

–Hola KittyLiz, hagamos tu deseo realidad zorrita-, movió su cabeza afirmativamente, su mirada era miedo y deseo a un mismo tiempo, la volví a sentar en su silla e hincado detrás de esta la empecé a acariciar desde su estómago hasta sus senos y de sus senos hasta su entrepierna, susurrándole al oído:

-Déjate llevar, siente mis manos como hacen que tu cuerpo se estremezca, no tengas miedo, deja salir lo puta que puedes ser- ella contestaba –espera, es que yo no…-, -por favor, detente, nunca he hecho, su voz se cortaba cada vez que mis manos tocaban sus senos o su conchita y aunque su boca quería decir “no, detente” su cuerpo iba en otra dirección, igual que el mío.

Le di vuelta a su silla y permaneciendo de rodillas me quedé mirando esas hermosas tetas y las acaricié con la ternura que estas me producían, como lo dije eran pequeñas, pero en conjunto con el cuerpo de Liz eran perfectas, las besaba y mordía en sus pezones con dulce devoción, Liz solo gemía ante cada roce de mis labios o lengua en sus delicados pechos, mis manos seguían acariciando su cuerpo, sus piernas mi fantasía de muchas noches en mi casa eran el blanco predilecto de mis manos…

Abrí sus piernas para estar más cerca de su cuerpo y una de mis manos se encargó de su coñito, mis dedos apartaron su braguita que era una tanga pero no de las de hilo dental de color blanco con encaje en parte delantera, y acaricié el poco vello púbico que ahí había, fui hasta sus labios superiores y hurgando entre estos encontré ese puntito del éxtasis…

A cada caricia que propinaba sobre su clítoris sus jadeos se hacían más sonoros se mordía los labios mientras sus ojos permanecían cerrados, a veces apretándolos cuando la cesación era enorme, mis labios dejaron sus senos y jalando con mis manos sus piernas hasta quedar en la orilla de la silla hice a un lado sus braguitas para dejar libre toda su rajadita, mi boca se centró en su vulva, que era realmente hermosa, casi sin vello y totalmente coloradita por tanto ajetreo mío y el que ella ya se había dado, abrí con mis dedos sus labios superiores y mi lengua hizo que Liz se retorciera del placer que estaba sintiendo me agarró fuertemente del cabello y empujó su entrepierna hacia mi, quería que no me despegara de

ella, mientras mi lengua hacía llegar a Liz al éxtasis…

Mis dedos jugaban con sus labios y su esfínter anal, no tardó mucho cuando Liz tensando totalmente su cuerpo y apretando sus piernas contra mi cabeza se corrió escurriendo jugos, intentando gritar, pero su cuerpo estaba tan tenso que su boca no atinó a abrirse, se puso totalmente roja, a cada espasmo de su orgasmo y gemido apagado escapaba de su garganta, yo seguía lamiendo y comiéndome ese coñito delicioso, mi dedos empezaron a penetrar su vagina a lo que ella respondía aunque con poca fuerza, con un apretón de sus músculos, la dejé descansar unos minutos mientras acariciaba su cuerpo, pues su fuerza era prácticamente nula.

Al recuperarse se paró de la silla me dijo que me sentara, iba a devolverme todo el placer que le había dado, sacándose toda la ropa, se puso de rodillas frente a mi y sacó mi polla del pantalón, tuve que ayudarle un poco pues se le hacía tarde quitarme la ropa, cuando estuvo fuera mi verga ella la tomó con sus pequeñas manos, la empezó a besar por todos lados, lo lamía y me observaba mientras lo hacía con una mirada de niña traviesa, le dije- mételo en tu boca- ella me miró con extrañeza, y le dije –hazlo, chúpalo como lo harías con una paleta de caramelo, metiéndolo y sacándolo totalmente de tu boca…

Y así lo hizo, esa mamada tan inexperta consiguió que me pusiera a mil, mi verga quería hacer erupción, pero yo quería gozar aún más, y con un chupetón voraz que dio, me vine en su boca, para evitar que se saliera la tomé del pelo y la empujé hacia mi, descargué toda mi leche en su boquita, ella tuvo ganas de volver el estómago al sentir ese líquido espeso en su boca y garganta, pero le dije, -cómelo, no te hace daño-, la levanté del suelo y sentándola en mis piernas le limpié sus mejillas que tenían un poco de semen y lo puse en su boca, acto seguido la besé.

Nos quedamos abrazados así un largo rato, ella me preguntó,

-¿Esto es siempre así de rico? -Si es así, me había perdido de mucho-, sonriéndole le dije, -y aún no empieza lo sabroso-

Cargándola así como la tenía, la deposité en su escritorio y me quité la camisa y los pantalones junto con mis bóxer que tenía hasta las rodillas, empecé a frotar mi pene contra su rajadita y ella se tumbó sobre el escritorio, entrecerró los ojos y el calor volvía a hacernos presas, mi pene empezó a crecer y el deseo de atracarme con su coñito también, cuando mi compañero estuvo más que listo lo acerqué a la entrada de Liz, y sosteniéndolo con la mano empecé a rozar toda su vulva y su clítoris…

Liz dejaba salir de su boca unos pequeños gemidos, con voz tranquila y segura le dije – quédate tranquila, no voy a hacerte daño, tal vez duela pero pasará pronto-, ella asintió con la cabeza, empecé a introducir el glande de mi vara, en ese coñito pequeño y estrecho, parecía que me estaba comiendo a una niña, pero Liz ya no lo era, era una mujer, y que tamaño de mujer, aunque su cuerpo fuera menudo, hizo un rictus de dolor al entrar mi glande completamente, me detuve pues no quería lastimarla, al pasar el dolor su cara se relajó, y empecé a meter más de lo mío, me detenía cada dos o tres centímetros y lo volvía a sacar para que se acostumbrara a recibirlo…

La maniobra duró más de 10 ó 15 minutos, pero llegó el momento que se comía todo mi miembro, cuando su coñito aceptó totalmente mi pene lo saqué y sin decir agua va se lo introduje de un tirón ella se quebró, toda su espalda estaba toda arqueada y sus manos estaban apretadas como queriendo asirse de algo que no encontró y empecé un mete y saca lento sus gemidos se hicieron evidentes y me decía que lo hiciera más rápido, -mássssss, maaaaaaassssss, que rico, hazme tuya, hazme sentir lo que es ser mujer…

La estrechez de su vagina hizo mella rápidamente en mi, me excitó tanto que muy pronto me vacié en ella, con un grito que contuve en mi garganta, me corrí dentro de ella, mi leche se empezó a regar dentro de ese coñito, y Liz se corrió también, una mezcla de semen y jugos ya mojaba su escritorio, seguí arremetiendo contra su coñito.

Los dos estábamos sudorosos, había tenido una gran corrida, Liz se puso de rodillas en el escritorio y bajando la cabeza hasta la altura de mi pene lo lamió hasta que lo dejó limpiecito de jugos y semen, estando sobre el escritorio me abrazó y me dio un gran beso, donde se mezclaron nuestras lenguas, le dije que nos vistiéramos y nos fuéramos, que ya era muy tarde.

Cada uno se fue a su casa, yo llegué a mi casa a eso de las 2 de la mañana, mi esposa me esperaba yo seguía muy caliente, y le hice una follada a mi mujer como en mucho tiempo no se lo había hecho, le conté lo que sucedió y al principio ella se encabritó, pero conforme le fui dando detalles ella se puso a cien, y me lo hizo tal como Liz me lo había hecho…

Mi esposa y yo nos dormimos ya pasadas las 4:30 de la mañana, al ser sábado no nos levantamos hasta antes de medio día, me pidió más detalles de Liz y se los conté, me preguntó si volvería a estar con ella y le dije que en ese momento no lo sabía, que tal vez solo había sido eso y nada más, pero no quedó ahí, volvimos a hacerlo algunas veces más, después les contaré de ello.

Ahora Liz está casada con dos preciosos niños y un esposo que es muy buen amigo mío, a veces hablamos por teléfono, pero solo para saludarnos, aunque aún me empalmo cuando oigo su voz, tal vez solamente tal vez pudiera haber un continuará…

Autor: Hombre_d_gris

Me gusta / No me gusta

GEL LUBRICANTE FEMENINO EXTRA DE CALOR

Hace frío, un día oscuro, pensaba salir al centro, pero no para de diluviar, cojo una revista, mientras enciendo el PC, noticias de la prensa rosa, los mismos temas de siempre, y algo de decoración, en la última página algo me llama la atención, una muestra de un gel, un lubricante femenino, según pone en la publicidad con grandes letras, facilita las relaciones sexuales, hay distintos formatos, la muestra concretamente, pone, lubricante extra de calor, estimulante, sonrío, no creo en esas cosas, pienso que ya no saben que sacar al mercado.

Inicio sesión, abro el msn, y me dispongo a entrar a una sala de juegos, mientras juego no dejo de mirar el sobrecito, lo cojo de nuevo, leo las indicaciones, sigo sin creer lo que pone, lo abro, hay una pequeña cantidad y pienso. ¿Por qué desaprovecharlo?

¿Total? ¿Qué tengo que perder? Llevo puesta una falda, bastante larga, cojo la yema de mis dedos la pequeña cantidad de gel, con otra mano retiro un poco mi tanga, y extiendo la crema suavemente por mis genitales, bajo la falda, continuando jugando, me olvido casi de ello… hasta que cruzo mis piernas, una oleada de calor me sacudió todo el cuerpo, una excitación hasta entonces desconocida me invadió, me sentí confusa, pero llena de morbo, tenía la cámara puesta, mientras jugaba con el, intenté que no se me notara nada, continué jugando, las letras se me amontonaban, solo sentía el calor entre mis piernas, mi cara a cada momento más caliente, la sangre me hierve de ganas, intento contener ese momento, sin apenas darme cuenta, aprieto aún más mis muslos, para masajear mis labios con más presión.

Noto el gel mezclado con el flujo de mi deseo, todo me da vueltas, no veo las letras, solo le miro a él, me observa detenidamente, está notando mi calor, mi deseo, más morbo añade a esta situación, insólita para mí, en un último esfuerzo por contenerme aprieto más mis piernas hasta casi hacerme daño, un último espasmo y me corro como nunca lo había hecho, sin tocarme, solo con el roce de mis muslos, la respiración agitada creo que me delata, bebo agua mientras le miro, solo me mira, con unos grandes ojos de asombro, lo sabe, unas gotas de sudor le bajan por la frente, sus mejillas encendidas me lo hacen saber, su respiración agitada, su vientre se expande, mientras su pecho se acerca… lo sabe…

Pongo una excusa para levantarme, ni yo misma se como llegué a esta situación, me siento extraña, pero no puedo dejar de sentir el calor entre mis piernas, y no lo pienso ni un minuto más, vuelvo a sentarme ante él.

Allí continua con cara de asombro, de excitación, creo que le debo una explicación, y le cuento lo ocurrido, la situación me da aún más morbo, hace mucho tiempo que le conozco, pero nunca pensé que algo semejante me ocurriría con él me tranquiliza, me dice que ha sido unos de sus mejores momentos, después de muchos años conectándose, me pregunta que si continúo con esa excitación, sin pensarlo ni un instante, le digo que sí, que mi sexo está ardiendo, que o me ducho para quitarme el gel del todo, o tendré que aplacar de alguna manera mi deseo, sonríe tímidamente, no se atreve casi a preguntar, que si puede ser el afortunado de compartir conmigo ese momento, no le contesto, solo le miro, mientras me acaricio el cuello, es toda una insinuación.

Me envía la invitación al micro, y le escucho susurrarme al oído… Carla… te deseo… no hace falta que me digas nada… que hagas nada… solo deseo que estés ahí, desea mis sentidos, mi voz, mi olor, saber que estoy, lo que siento y como lo siento, soy incapaz de decir nada, estoy paralizada, no hace más que observarme cuando le oigo decir muy dulcemente, con la voz entrecortada, que desea acariciarme, acariciar mi piel por dentro, sentirme entera… suena tan cercano, que le siento a mi lado…

Ya no hay más palabras, lentamente bajamos las cámaras, vamos viendo los dos, que ambos haríamos algo, que nu

nca pudimos imaginar ni intuir, pero según bajamos nuestras cámaras, los dos sabemos que queremos lo mismo, veo su miembro en su mano parado, pero sin dejar de presionar, presiono mi sexo por encima de la falda, hasta notar las palpitaciones… latidos inmensos de deseo, no tenemos prisa, solo disfrutar ese momento, quizás el único que tengamos… mantenemos los movimientos suaves, deseando que el otro no pierda detalle, dándonos todo el placer que se puede dada las circunstancias, el placer de la vista…

Le escucho decirme que imagine recorriendo mi piel, como recorre mi cuerpo, mordiendo con sus labios, los labios de mi boca, deslizándose por mi cuello, casi sin rozarme, acariciándome con su aliento caliente, entrecortado, noto como mi vello se va erizando antes de pasar, abriéndome camino… su boca recorre mi hombro, mi brazo por fuera hacia abajo, llega a mi mano, me la abre, besa suavemente la palma de mi mano, mordiéndola suavemente con sus labios, sube por mi brazo… por el interior, llega a mi axila, se detiene… hunde su boca en ella, sorbiéndome, tomándome, su cara desciende por mi costado, hasta llegar a la altura de mi pecho, saboreándolo todo, continua bajando hasta llegar a mi cintura, me estremezco, se desliza por mis caderas… mis muslos… hasta llegar al pie… lame mis dedos, los chupa, levantando su mirada, para clavar sus ojos en los míos, ahora sube por el interior de mis piernas, yo voy describiendo con mis dedos todo el recorrido que me anticipa, sigue subiendo… y más… y más… hasta llegar a mi ingle, hundiendo su boca en ella.

Noto su aliento en mi sexo, vuelvo a estremecerme… muerde con sus labios, mis labios muy hinchados ya, la excitación me consume, no puedo más… acaricio mis piernas mientras voy subiéndome la falda en busca de mi sexo, muy mojado ya, mis dedos entran fácilmente, le miro, continua acariciándose su pene a punto de reventar, sus venas lo delatan, muevo mis dedos, deseando aplacar el fuego que me quema, mis pulsaciones aumentan frenéticamente… el calor me abrasa… un profundo cosquilleo avisa de que voy a correrme, abro mis piernas para una mejor liberación, y me corro entre gemidos de placer, le miro jadea también, los dos reclinados en la silla, intentado regular la respiración.

Unos minutos después lo conseguimos, entre risas le comento, que sin duda compraré el gel, y sin duda también, ¡el más grande.

¡Necesito votos con abundante gel!

Autor: Carla Carla_arroba (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

SEXO TELEFONICO

Era el otoño en aquella noche montevideana.

Lucía cobijada en la comodidad de su casa se encontraba en su estudio en penumbras mientras su atención se volcaba a la pantalla de la computadora. En la casa había una persona más, su pareja, pero este permanecía ocupado en otras tareas mientras ella trabajaba en la PC.

Lucía conoció a Marcelo, cuyo nombre en realidad es Gustavo chateando. Las primeras charlas fueron sobre cosas generales, se contaban sus vidas, de sus parejas, de sus venturas y desventuras que hacían, su relación sentimental.

Él era casado con dos niños de los que a Lucía le encantaba escuchar. Lucía vivía en pareja desde hacía casi un año. Sus charlas se extendieron un tiempo cuando Marcelo estaba en su trabajo en un diario y Lucía se conectaba de un cyber café.

Alguna vez llegaron a chatear cuando ella se encontraba en su casa y entonces las charlas discurrían por numerosos temas amparados en aquella casi semi intimidad que había entre los dos.

A veces las charlas con Marcelo se elevaban de tono, él usaba un lenguaje provocador, hacía preguntas incisivas y no puedo negar que la excitaba mucho. Era muy difícil contenerse de poner caras o hacer gestos sobre lo que él escribía.

En un momento preciso la pareja de Lucía salió y ella no se contuvo de comentárselo a Marcelo. Entonces la charla cambió un poco de rumbo, es decir tomó el rumbo que solía tomar, una conversación muy erótica y atrevida.

No podía evitar lo que ese hombre le causaba, le encantaba las sensaciones que producía en todo su cuerpo y disfrutaba cada palabra. Fue entonces que Marcelo le preguntó si podía llamarme al celular.

Nunca antes habían charlado por teléfono mientras Lucía estaba en su casa y menos él en la suya.

Comenzaron a charlar y por supuesto ella comenzó a respirar más fuerte sintiendo como el aire entibiaba sus mucosas, como una profunda excitación quemaba su pecho.

Él le preguntaba como ella estaba vestida y comenzó a decirle que deseaba acariciarla y hacerle el amor.

Le relataba las caricias que le haría si la complicidad del tiempo y el espacio les permitiera estar juntos. Lucía se excitaba mucho, sentía como su vagina se humedecía, como sus pezones se endurecían y empujaban la ropa.

Empezó a deslizar sus dedos por sobre su ropa interior lentamente acariciando suavemente, sintiendo la humedad que brotaba de ella.

Entonces sin prisa deslizó sus dedos por debajo y empezó a rozar el clítoris moviendo sus dedos de manera circular, presionando sintiendo que la excitación aumentaba más y más. La respiración se entrecortaba, pero lo que estremeció su corazón fue el ruido de la llave en la puerta, su pareja había vuelto.

Era imposible cortar esa charla, pero más imposible era negar que algo sucedía, ya que su rostro era un poema. Se esforzó por disimular y se fue a hablar a otra habitación.

Por supuesto que la pareja de Lucía preguntó quien era, a lo que contestó que era una amiga, telefónica y sólo fue el principio de una larga historia con Marcelo.

Autor: Uruguayita mimosa

Me gusta / No me gusta

CYBERSEXO SENSACIONAL

Nunca viste nadie que devorara una verga así, me la llenas de saliva, soy la mejor devoradora de vergas, así es, eres la mejor devoradora de vergas

Hola, es la primera vez que hago esto, soy colombiana, vivo en Bolivia en la ciudad de de Santa Cruz hace muy años, blanca de pelo castaño claro 1.68 y de muy linda figura, siempre fui muy recatada para hablar de temas sexuales, pues vengo de una familia muy conservadora, pero hace poco que me pasó algo muy raro y excitante a la vez que cambió mi manera de ver el sexo, hablando de temas sexuales con una amiga, ella me recomendó visitar esta página y lo hice, leí algunos relatos de gente que contaba sus experiencias, la verdad me pusieron a mil yo deseaba conocer gente que satisfaga mi curiosidad, pero sin tener contacto físico con ellas, así que me cree una cuenta de Hotmail con un nombre inventado claro es, para no comprometer mi identidad y me subscribí en los contactos de esta página.

Recibí una serie de invitaciones para contactarme con personas que querían conversar o compartir sesiones de cybersexo, uno de ellos me llamó la atención ya que era de mi misma ciudad y le respondí, luego nos contactamos por el Messenger y ahí comenzó todo, al principio hablamos un poco sobre nosotros, pero después la conversación se fue poniendo más caliente él me preguntaba sobre mis apetencias sexuales y cosas así, la verdad al principio me dio cosita, pero como no sabía quien era yo comencé a responderle de la misma forma y aprovechar para sacar mi curiosidad sobre el sexo, pues que nunca tuve la suficiente confianza con nadie para conversar sobre estos temas, aun más con personas del sexo opuesto, él me contó algunas de sus aventuras, esto me puso muy caliente, sentí que me humedecía cada vez más después él me preguntó sobre las mías, pero la verdad yo no tengo mucha experiencia, pues solo he estado con 3 hombres y la verdad nada muy especial, pero aun así me atreví a contarle, pues nada perdía esto me puso aun más caliente, contando mis cosas a un desconocido.

Comenzó a preguntar sobre mis deseos y fantasías sexuales, le respondí si él me contaba las suyas yo le respondería, a lo que él respondió afirmativamente y me contó que siempre había deseado tener relaciones con 2 mujeres a la vez, entonces yo le dije que también me daba morbo y curiosidad estar con 2 hombres a la vez, el me preguntó, ¿y de que manera?, bueno le dije sentir las caricias por todo mi cuerpo de las manos de 2 hombres que me toquen toda y poder tomar los dos miembros en mis manos que uno me penetrara mientras le hago sexo oral al otro, a lo que él dijo me has puesto calentísimo, así que algo tendrás que hacer para que pase la calentura, yo le respondí con un simple mmmmm., ahí la conversación comenzó a ponerse más caliente.

¿Donde estás?

En casa

¿Estás sola?

Sí. ¿Y tú?

En mi oficina

¿Como estás vestida?

Una minifalda y una blusa ajustada

Con lo que me encantan las minifaldas

Notas que no llevo sostén porque mis enormes pechos se notan a través de la blusa

Ufff, eso me excita

Tengo mis pezones erectos

Mmm que rico

No llevas nada amor

Llevo tanguita

Ufff que calor

¿Me siento sobre tu escritorio?

Me aprieta el pantalón

Frente a ti con mis piernas cerradas

Mi verga late

Tu cara a la altura de mi rajita

Y tú ves el bulto

Las abro lentamente

Uffff el paraíso frente a mí

Quito mis zapatos y acaricio tu verga con mis pies

Mmm siiiii

Erecta debajo de tu pantalón

Las abro un poco más y levanto un poco mi mini

Si, más

Quiero más

Ya puedes ver mi rajita depiladita

Mis manos quieren tocarte

Levanto más mi mini

Acaricia solo mis muslos

Ufff que suavidad

Hasta mi cintura

Tus piernas son de roca

Ves mi rajita con el pubis solo de un triangulito

Notas mis labios húmedos

Comienzo a pasar dos de mis dedos por mis labios

Me estás poniendo a mil

Déjame hac

erlo por ti cariño

No todavía no

Paso mis dedos por tus labios y saboreas mis jugos

Que delicia, quiero más

Vuelvo a pasarlos por mi raja

Mmmm si

Ahora me penetro con ellos

Dámelos

Y ahora abre tu boca

Ufff siiiii

Te los doy a chupar

Los como desesperado

Chupas mis dedos mojados en mis jugos

Que sabor, eres maravillosa

Abro mi conchita

Ves como mis labios se abren y dejan mi rosadita concha mojada

Pásame tu lengua

Si amor, paso mi lengua por toda tu rajita

Saboreo tus jugos, lento muy lento

Mmm, sii, asii, recorre mis labios con tu lengua

Quiero sentirte y que tu sientas mi lengua en ti

Ensalivo bien, aunque no hace falta porque estas empapada

Saca tu verga afuera de tu pantalón, te pido

Abro el zipper y ves mi bóxer

La veo muy grande y dura

Está a reventar

La tomo entre mis pies y te pajeo

Que rico

No dejes de lamer mi raja

Nunca amor, mi lengua empieza a penetrarte

Mmm, me gusta como lo haces ahhh asii

Empiezo a sacarla y meterla

Notas como mis pies suben y bajan apretando tu verga dura

Cuando la tengo adentro la muevo en círculos

Mmm, sii es rico asiii, me gusta

Es un placer comerte, mi lengua encuentra tu botoncito

Mmm, me encanta como lo haces asii, siii

Y empiezo a presionarlo

Está muy excitado y duro

Lo chupo un par de veces

Y mis pies aprietan más tu verga

Abro mi boca y succiono lo más que puedo

Quita mi mini, te pido y levanto un poco las caderas

Te la quito y mis manos acarician tus glúteos

Mmm, siii

Siiiiiiiii amor, están duros y suaves a la vez

Ahora me levanto parada sobre ti

Sigues acariciando mis nalgas

Las aprieto y confirmo su dureza

Las abro buscando tocarte más allá

Comienzo a descender sobre ti

Despacio

Ufff siiiii

Llego a la punta de tu verga

Sabes lo que te espera

Está caliente

Me trato de levantar

Le refriego mi conchita y la mojo en mis jugos

Quiero meterte aunque sea la cabeza

Te tiro contra la silla

Mmm si

Y me clavo en tu verga ahhhhh

Toda de un golpe ahhhhhhh

Woww

Tu enorme verga se entierra en mi concha ahhhhhh

Ufff que delicia, siento tus nalgas

Y comienzo a cabalgarte

Mis manos van a tus pechos, quiero tus pezones

Acompañas cada clavada en tu verga gruesa

Te quiero mamar las tetas

Abres mi blusa y me vuelas los botones

Te comes mis tetas

Que pedazo de tetas tienes

Que saltaron desnudas y enormes

Están magnificas

Que pezones, los pruebo con mi boca

Tomo tu cabeza y la hundo entre mis pechos

Siiiii

Me clavo toda en tu verga y comienzo a mecer mis tetas

Golpéame con ellas

Las bamboleo y golpean tu cara

Si que placer

Mis pezones grandes y duros rozan tu boca

Sacas la lengua

Trato de atrapar tus pezones

Y los tratas de atrapar, siii

Pero los quitas

No dejo de cabalgarte

Mi lengua humedece tus senos

Sientes como tu enorme verga se desliza hasta el fondo de mi concha

Aaaahh

Y yo me muevo aumentando la penetración

Me encanta como me montas

Ahhh siii más profunda a ahhhhh

Asii mass, mass, ahhhh

Busco tu culito

Me concentro en la montada y te cabalgo fuerte

Por fin, tus tetas en mi boca

Mis tetas saltan frente a tu cara

Las lamo

Las comes

Las beso, las chupo

Mmmm siii, eso me excita maaásss ahhh

Y te monto más fuerte ahhhhhhhh

Mordisqueo tus pezones

Aah asii mass ssiiii ahhh me haces gozar ahhhh

Me encanta montar tu verga rica

No puedo creer que monumento de mujer me está cogiendo

Asii ahhh toda adentro y toda afuera ahhh

Completa hasta el fondo Ahhhhh

Ahhh asii mass quiero acabar ahhhhh

Me paro de la silla

No paro de montarte ahhhhh

Contigo aun empalada por mi verga, te pongo en el escritorio

Me acuestas sobre el escritorio

Y ahora yo empiezo a clavarte

Siiiii me das duro Ahhhhh

Asiiiii dame duro papito, cogeme toda ahhhh

Mis manos se apoderan de tus senos

Asiiii mass, masssss

Me muevo en círculos mientras te cojo

No pares

ahhh cogeme ahhhh

Haceme acabar ahhhhhhh

Quiero que sientas lo que es tener mi fierro adentro

Así más, maaásss, ahhh que rico siiiii

Siii lo siento todo adentro AHHHHH

Es tan rico y caliente ahhhhh

Una de mis manos empieza a estimularte

Ahhhh me coges tan bien ahhhh massss

Quiero que te corras

Asiii ahh voy a acabar siii ahhh

Casi acabooooo ahhh dame masss

Te doy bien duro

Más masssss ahhh asiii dame fuerte ahhhh

Así ahhhhhh acaboo acaboooooo acaboooooo

Más fuerte

Ahhhhhhhhhhhhhh acaboooooooooo

Empiezo a bufar

Aahhhhhhh massss acaboooooooooo

El ritmo es descomunal, no paro de cogerte

Aahhhh asiiiiiiiii ahhhh

Te sigo dando verga

Acaboooo más fuerte ahhhhhh

Me llenas de verga ahhhhhhh

Me estás mojando todo

Y acaboooooo dando gritosssss

Aahhhhhhhhahhhhhhh mi concha explota ahhh

Así preciosa

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

Así siénteme, que rico

Me corrooooooooo todaaaaaaaaa ahhhhhhhhh

Mmmm me encantan tus orgasmos

Así, escandalosos

Mmmmm ahhhhhhh

Arqueas tu cuerpo

Y sin darme tiempo

Levantas mis piernas sobre tus hombros

Tus pechos sobresalen

Sacas tu verga de mi raja

Quiero que me sientas bien hondo

Y la pasas por mi culito

Mmm siiiiiiiii

Me abres las nalgas con tus manos abres mi agujerito y apoyas la cabeza de tu verga…

Tus mismos jugos lo lubrican

Sin más te la clavo

Ahhhhhhhhh me la clavas de un golpee ahhhhhhhhh

No tengo piedad de ese rico culito

Me la entierras toda ahhhhhhh

Y te empiezo a dar

Hasta el fondo de mi culo ahhhhhhh

No espero que te acomodes

Me lo destrozas pero me gusta ahhhh

Te voy a reventar

Grito mezcla de dolor y placer

Ahhhh siii asiii mi macho

Rómpeme el culoooooo

Tomo tus piernas y las junto

Aahhh siiiii

Las hago un poco a un lado y sigo con mi mete y saca, sin compasión

Aah sii asii mass dame duro por el culooo ahjhjhh

Estás muy apretada, te grito

Grito de placer ahhhhhh

Estoy bañado en sudor

Y me la hundes hasta el fondo ahhhhhh

Toma mi verga

Ahhh ahhh mass masss asii sii dame tu verga ahhhhhhh

Te pongo más de lado

Mmm, siiiii

Y te doy nalgadas en tu culo

Mi culito se aprieta más contra tu verga ahhhh

Si, amor la siento

Sientes como la devora

Siiiiiiiiiiii

Como se convulsiona y succiona tu verga

Me la vas a romper

Se la come toda ahhhhh

Pero te voy a dejar bien cogida

Ahhh siiii bien cogida assiiiiii ahhhh

Como mi buen macho que eres ahhhh

Meto mis dedos entre tus piernas cerradas

Asiii coge bien a tu puta ahhhhhhh

y sin más te clavo tres dedos en la rajita

dame mass massss

y te sigo follando sin compasión

me vas a hacer acabar de nuevo ahhhhhh

una putita como tú con ese culo de ensueño

siiii siiii soy tu putita

merece que le llenen de verga sus agujeros

y comienzas a alternar entre mis agujeros aahhhhh

de mi culo a mi raja ahhhhhhh

levanto una pierna sobre el escritorio

así te voy a dar con más fuerza

siii asiii ahhhh mass masss ahhhhh

lo saco de uno y lo meto de inmediato al otro

ahhh sii me los llenas de verga ahhhhhh

y amaso tus tetas, jalo tus pezones

siii asii ahhhhh acaboooo acabooooo ahhhhh

que ritmo, toma verga

siii asii ahhhhh ahhh, más mas

anda putita, toma

ahhhh acaboooo de nuevo ahhhhhh

duro, sigo sin parar

como me coges siiiii ahhhhhhh

ahhhhhh ahhhhhhhhh voy a acabar ahhhhhhh

llegaste después de que me cogí a mi secretaria

ahhhh no paras de cogerme

por eso aguanto más

pero aun tengo leche para ti

siii mi macho ahhhhh, acabooooo

acaboooooo acabooooooo ahhhhhh

siiiiiiiiiii, que rico, estoy empapado de tus corridas

acabo por mi culito de puta ahhhhhh

tus líquidos me mojan todo

mi concha explota de placer

que culo tan rico lanza chorreadas de jugos ahhhhhhhhhh

y tu verga llena mi culo ahhhhhh

nunca me había cogido uno tan rico

convulsionado succiona tu verga rica

tomo esos líquidos que chorrean por nuestros cuerpos

ahhhhhhh acabooo masss

tomo tus jugos y te los doy a tomar

acaboooo acaboooo ahhhhhhh

chupame los dedos

aahhhhhhhhh ahhhhhhhhhhh

pruébate, ufff siiiiiii, mas

los chupo y saboreo mis jugos ahhhhhhh

te clavo profundo, fuerte

ahhhhh siii quedo convulsionada en tu escritorio

el ritmo baja, pero no la violencia con la que te penetro

me entrego a ti, a tu verga que me llena

después de tremendo orgasmo ahhhhhh

te pido que pares un momento

ok amor

me doy vuelta en el escritorio

te doy un poco de tregua

y quedo con mi cabeza contra tu cuerpo

cae por fuera del escritorio y mi cabeza queda colgando

si amor

te acercas y pones tu verga enorme entre mis tetas

siiiiiiiiii, dámelas

eso pone tus huevos a la altura de mi boca

tomo mis enormes tetas y apreto tu verga

las muevo y te pajeo

siiiiii, asi

y chupo tus bolas

que suavidad entre tus tetas

me devoro tus huevos, los sientes en mi boca

como me encanta que me hagas eso

te mueves y coges mis tetas duras y calientes

tomo tus tetas por tus pezones

mmm, sii los estiras

es una sensación magnifica

noto tu verga hinchada

juego con ellos entre mis dedos

ya está a punto y llena de leche para mi

si amor, toda para ti

te sales un momento y tomas mi cabeza

paso mi verga por tu cara

pones tu verga en mi boca

y me la clavas toda

trágala

me la metes hasta mi garganta ahhhhh

me ahogas en tu verga y me la dejas clavada

siento tu garganta

tus bolas apretan mis labios

mis manos pellizcan tus tetas

Y tu verga se entierra en mi boca ahhhhh profundo

Me coges por la boca ahhhhhh

Me pongo de puntas

Tu verga late

Y me dejo caer

Para llegar aun más allá de tu garganta

ahhhhhhjjggjjjjjjjjghhjjj

Casi a mi estomago

ahhhhhhh, me ahogas agggghhhh

de tus ojos salen lágrimas, te dan arcadas

pero me como tu verga

y eso hace que tu boca tenga más saliva

Nunca viste nadie que devorara una verga así

Me la llenas de saliva

Soy la mejor devoradora de vergas

Eres la mejor devoradora de vergas

mmm, siiiiii, y me das más duro te la saco toda

y te la vuelvo a enterrar

más fuerte en mi boca ahhh

y sigo con un ritmo fuerte

ahhhhhhhg, asiii sii ahhhhjjjjgjjj

ahogada en tu verga

te doy ligeros golpecitos en tus tetas

siento como late y se hincha

está a punto de estallar

me tienes a punto, siiiiiiii

siii mi amor, dime como me acabas

te anuncio lo inevitable

como me lo harías

te voy a acabar

mmm, siiii dame toda tu leche te pido

te la clavo profundo

y no me muevo

ahhhhhh, yo apreto mis tetas

la cabeza se pone más grande aun

anunciando lo que viene

la siento siiiiii

empiezo a descargarte

se hincha ahhhhh y explota ahhhh

mientras lanzo un sonoro grito

te la doy directamente en tu garganta

tu leche caliente inunda mi boca

uno, dos, tres chorros

siiiii cae en mi garganta ahhhh

no puedes contenerla y la saco

desborda por mi boca

y salen chorros que bañan tu cuerpo y caen entre tus tetas

mmmm, siiiii esta espesa y caliente ahhhh

como te las apretabas tus brazos se mojan

alcanzo tu ombligo

mmm, siii bañas mi cara ahhhh

tu pubis es manchado por un chorro

ahh siii y hasta mi pubis ahhhhh

y apunto de nuevo a tu cara

empieza a escurrirte por las mejillas

que abundante ahhhhh

rica y caliente leche de mi macho

dame máss, quiero más leche, no pares

aprieta mis bolas

ahh siii y chupo tu verga ahhh

te paso mi verga por tu cara

exprimo tu verga enorme ahhhh

para llenarte de leche

ahhh quiero masss ahhh

hacerte una mascarilla de mi leche

sigue pajeandome

MM SIIIII

chupa mis bolas

te pajeo masss ahhhh

tu verga se hincha de nuevo ahhhh

meteme un dedito en el culo

asi te voy a bañar de nuevo en leche

ahh siii siiii asiii

para que me dejes seco, mételo sin más

hasta el fondo de tu culo

lubrícalo con mi propia leche y mételo

tu verga se hincha toda ahh

si, ve que grande se a puesto

asiii te doy dedo ahhhh

estoy a punto

sii, enorme ah

hhhhhh

apunto de nuevo a tu cara

dame más leche ahhhhh

que ya esta toda bañada

y empieza una catarata

ahhhhh siiii

la pongo en tus labios

saltan gruesos chorros ahhhh

un chorro va a tus tetas

yo me pajeo y acabo mientras me bañas en leche ahhhh

tu verga sigue escupiendo leche sobre mi cara ahhhh

uff si

que ya casi no se ve bañada en tu lechita

que placer

delicioso, te ves putisima

y sigues lanzándome mass ahhh

toda bañada en semen

me la clavas en la boca

para acabarte ahí

y me das más leche ahhhh

ufff tu cuerpo ya esta blanco

siiii te exprimo toda la verga

esparzo con mis manos mi leche en tu cuerpo

con tu verga la esparces por mi cara

si, te embarro

y me la vuelves a meter en la boca ahhh

me la metes hasta la garganta ahhhh

si, profundo

ahora está algo blanda

hasta la última gota

me dejaste seco de leche

siii, mmmmm

te ves hermosa con mi leche en tu cuerpo

pero me tomás la cabeza, con toda tu verga en mi boca

si, estoy seco de lechita pero no de…

lo que a ti te gusta también

todavía te falta lo mejor putita me dices

y sin sacarla de mi boca

y empiezo a mearte, adentro, para que los tragues todo

mmm sii trago ahhhh

toma, mi putita

ahora la saco, y apunto a tu pubis

mmm, si así

levanta tus piernas te digo

las levanto

las levantas y las abres

siii asiii amor

y te mojo las piernas

mea mis tetas ahhhhh

y mis meados caen por tus piernas y llegan tibios a tu raja

ahora paso a tus tetas

me aprieto la verga para que salga a presión

ahhh sii, bañas mis tetas ahhhh

tu piel siente el golpe de mi orina

en tus tetas, sobre tus pezones

tu meada arrastra tu leche

y ahora mi cara

si, tu carita la vamos a dejar bien limpia amor

abres tu boca, y te la doy toda

ahhhh así, trago todo ahhhh

toda mi leche se limpia de tu cara

trago tu meada mezclada con tu leche

la tomo toda ahhhhh

si, te gusta mi amor

tomo tu verga y la limpio toda ahhhh

eres mi putita

siii me encanta ahhh

chupo tu verga y la vació toda, de leche y meadas

si amor, eres increíble

quedas extenuado y con la verga exprimida ahhhhh

si, ufff, pero que banquete me di

con la mujer más espectacular que pude conocer

eres maravillosa, mi amor

mi hermosa mujercita

mmm, igualmente amor fue muy rico

mi putita, me encantaría darte un rico beso

y que nuestras lenguas juguetearan

Debo agradecerte por el buen asesoramiento que me diste

creo que voy a regresar pronto para que me des más

Cuando quieras amor, siempre tengo más para ti

Fue la cosa más loca y excitante que me ha sucedido, solo de recordar me pone a mil

Autor: Ceci Caliente

cecicalientita (arroba) hotmail.com

Me gusta / No me gusta

FANTASIAS, MASTURBACIONES Y WEBCAM

Y ahí estaba, sentada frente el ordenador, leyendo lo que me decía, mi cuerpo se tornaba inquieto cada vez que leía esas líneas que él me dedicaba, casi podía oler la excitación de mi piel, entonces era cuando mis ojos se entornaban, y empezábamos a volar….., nos imaginaba sentados los dos en una silla, bueno el sentado abajo y yo encima de el, mirándolo, mientras escribía imaginaba como mis dedos se entrelazaban con su pelo, y como mis labios rozaban los suyos, como mordía suavemente su labio inferior, y es que sus besos serian tan sabrosos, estaríamos un buen rato besándonos, mientras nuestros cuerpos se frotaban y nuestras manos se exploraban, sin dejar en ningún momento nuestras lenguas de conocerse, de buscarse, y enfrente nuestro, el ordenador encendido, mirándonos, testigo mudo de nuestros vicios y deseos, y como no, el objetivo de la cam mirándonos, deseosa de verlo todo, y hacer que nosotros también lo veamos.

Lola dice:

Sus manos me acarician por debajo de la camiseta, y la agarran por el borde tirando hacia arriba y sacándola por los brazos, llevo un sujetador negro (me encanta el negro), se pueden denotar mis pezones como te apuntan mirándote, y pidiéndote que notes su dureza, mientras imagino esto yo misma me quito la camiseta, y aprieto con mis manos mis pechos, así como él me dice, como él haría, fuerte con las dos manos, y saco una teta por encima del sujetador para que desde el otro lado pueda verla, en mi mente ya él está lamiendo mis pezones apretándolos con sus manos, notando su textura y dureza con su lengua…. mi ojos miran hacia abajo, y mi boca deja caer un poco de saliva en uno de mis pechos, mis dedos acompañan, y enseguida el ambiente fresco de la habitación hace que la saliva se seque… y noto el calor en el pezón, tu sigues escribiendo, siempre lo haces, lo ves todo, ves cada gesto que involuntariamente te dedico y seguimos volando…

Lola dice:

… en mi mente seguimos sentados en mi silla, silla que tantas veces mojé a costa tuya, entonces me levanto de la silla, la ropa me sobra, y a ti también, me saco el pantalón, y quedo solo con el tanga, también negro, ese que tanto te gusta, y me arrodillo frente a ti, desabrocho el botón de tus vaqueros, y los bajo poco a poco, llevas unos bóxer, esos naranja, que tan bien marcan tu prominente polla bajo de ellos, pero tu polla asoma por arriba, me busca, sale a mi encuentro, como asomándose por el borde de los calzoncillos, como pidiéndome que la libere…y eso hago, mis manos agarran por los lados tus calzones y con un brusco movimiento los bajo y la veo frente a mi.

Lola dice:

Es la polla más perfecta que jamás vi, desde el primer día que me la enseñaste por la cam, quedó grabada en mi retina, su capullo se dibuja prefecto coronando su extensa longitud, tus huevos la acompañan en una sintonía perfecta, es una de estas pollas muy ricas que al verla la boca se te hace agua, que solo con mirarla tu coño ya lubrica mas de lo normal para prepararse a recibirla. La agarro con mi mano derecha y acerco mi cara a ella, la restriego por mi cara, pero sobretodo por mi boca, entonces me acerco a ella y mis labios se pegan a la punta, tengo unos labios carnosos y notas su humedad, y su textura, y hago presión con mis labios cerrados contra tu polla, tu aprietas para que me la coma entera, y yo voy abriendo la boca poco a poco, haciéndote presión en el capullo y luego también en el tronco de tu polla, mi lengua juega en mi boca con tu capullo.

Lola dice:

Me encanta hacerlo y mi cabeza va subiendo y bajando, succionando tu polla, y notas como mi saliva sale por la comisura de mis labios, como saboreo tu polla, me encanta tu sabor, mis manos me acompañan, y también acarician tus huevos, me encanta absorber tu polla, comérmela entera y notar como te vas enardeciendo, y como vas culeando más y más rápido hasta llegar a ser tú quien casi folla mi boca, y noto como casi tu polla roza mi campanilla, quieres metérmela entera en la boca, pero es tarea imposible, es demasiado grande….

Lola dice:

Entonces me la saco de la boca, y la coloco en medio de mis tetas, y con mis manos hago presión y te estrujo la verga hasta que casi llegan a dolerme los pechos, y me muevo, mientras la punta de mi lengua juega con tu glande, y entonces mis ojos miran los tuyos, me encanta verte gozar, y te miro ahora en la pantalla del ordenador, y te veo gozar, con la boca entreabierta, y los ojos medio cerrados, entonces me siento sobre ti, y cojo tu polla y la restriego por mi coño, la hago jugar con mi clítoris, y notas su humedad, notas lo mojada que me has hecho ponerme, notas el vicio que tengo por ti, eres mi puto vicio, estoy yo jugando con tu polla cuando me agarras por la cintura y de una embestida me la clavas entera, ¡aaahhhggg¡

Lola dice:

Me remueves las entrañas, tu polla me llena por dentro y mi vagina hace presión sobre ella, entonces tus manos en mi trasero, hacen que me mueva a tu antojo, me encanta notarme en tus manos, me dibujas círculos con tu polla dentro de mi, cuando me llevas arriba mis pies se quedan de puntillas en el suelo, noto la longitud de tu polla como va entrando, entonces me sueltas y soy yo quien sigue el ritmo, mmmm, como me gusta follarte…..

Lola dice:

…. para entonces yo ya estoy con mi coño pegado a la webcam, espatarrada delante del teclado y mirando tu polla y mi coño a la vez, y viendo como nos deseamos y como nos masturbamos, y como mis dedos castigan mi clítoris como tu me dices que lo haga, como tu lo harías, sin dejarlo que se reponga, sin dejarlo respirar, mi saliva lubrica mis dedos, aunque mi coño es un puro mar de flujo, ese mar que espera impaciente que te sumerjas en el….

Lola dice:

…….entonces me levantaría y me daría la vuelta, para colocarme de espaldas a ti, mis piernas se abren y por abajo agarro tu polla con mi mano y la vuelvo a introducir dentro de mi, aunque ella conoce el camino, entonces te empiezo a culear, con un ritmito muy bueno y mantenido, y tu mano pasa por encima de mi pierna y llega a la unión entre nuestros dos cuerpos, notas con tus dedos como tu polla entra en mi, notas la yema de tus dedos como me la metes, y una y otra vez, y una y otra, y rozas mi clítoris, y no lo dejas en paz, ¡asi nene¡ dale así, yo no paro de follarte y tu lo notas todo con tus manos mientras tus dedos acompañados de tu polla me hacen llegar al orgasmo, mmm, soy tu perra viciosa nene……

Lola dice:

…..mmmm soy tu perra viciosa nene, pienso también mientras yo misma con mis dedos llego al orgasmo, pensando en que mi mano es la tuya, que mis dedos son los tuyos, me reclino en la cama y me dejo llevar por el placer, mi cuerpo se estremece, abro los ojos y veo el jugo de tu polla como fluye, impregnando todo a su paso, ese jugo que es mío, que estaría en mi culo, refregado por todo mi culo y mi espalda y mis muslos…

Lola dice:

….. Entonces y como siempre, nos miramos de nuevo a la cara, y unas medio sonrisas se dibujan en ellas, y puedo ver el brillo de tus ojos, ¿o es solo la pantalla la que hace el brillo de tus ojos?, no lo se. Es tarde, tengo que marcharme, mañana te espero J. Como siempre perro verde…..

Lola dice:

….. y como siempre, me quedo pensando en rozarnos realmente, en sentir nuestras pieles en vivo, en como me gustaría notar tu cara como recorre todo mi cuerpo, reconociéndolo, notando su olor, lamiendo todos mis rincones, probando todos mis manjares, que son tuyos, y cogiendo yo los míos, y probar y probar, y que una y otra vez vuelvas a beber de mis entrañas, y que una y otra vez, nos miremos a los ojos mientras sigues entrando en mi, y que mas de mil veces note a cuatro patas como mis nalgas golpean tus piernas, y tumbarme boca arriba y entregarme a tu antojo, no teniendo que imaginar nada, porque lo tendré ahí, y mi cuerpo lleno de sensaciones, estremeciéndose a tu paso, erizándose con tan solo un beso de tu boca, comerte el morro, sentirnos el uno del otro, fundirnos en uno solo, follarnos como dos perros en celo…. y entonces tengo que dejar de pensar, porque voy andando por la calle y noto como mi entrepierna se esta poniendo nerviosa, saco un cigarro de mi bolso, y le doy lumbre …….

Autor: MAREA

Me gusta / No me gusta

LORE QUEDO SATISFECHA

Hola que tal, les comentaré lo que me sucedió hace unos meses, estaba yo conectado a internet jugando una partida de backgammon cuando de repente me aparece en el msn messenger la notificación de que alguien me había dado de alta, le acepté y de inmediato me saludó y al preguntar que dónde había conseguido mi dirección me dijo que en esta página con un relato que había sido publicado hacía ya algunos meses atrás y que le había excitado, pero como yo en ese momento me sentía cansado y además había terminado ya de jugar pues me disponía a dormir así que le dije que si le apetecía podíamos charlar al otro día me dijo que sí.

Al otro día, ya estando en casa me conecté y esperé por espacio de 15 minutos, navegando en internet, hasta que ella se conectó y nos saludamos me preguntó entonces si tenía yo web cam a lo que respondí que sí y la conecté y ella conectó la suya y empezamos a platicar de varias cosas entre ellas, lo típico, "¿de dónde eres?", "¿qué edad tienes?", resultó que, al igual que yo, vive en el d.f., tiene 19 años y tiene novio pero que éste para la cuestión del sexo no era muy bueno que digamos y por ello recurría a masturbarse leyendo algunos relatos de la página.

Le pregunté si había intentado el cibersexo o el sexo telefónico y me dijo que ni una ni otra así que le dije que si quería tener cibersexo y me dijo que si, pero que como era, y le dije básicamente era masturbarse frente a la cámara mientras la otra persona también lo hacía, y que para subir la tensión erótica de uno y otro era necesario ir poco a poco así que le dije que se relajara y que viera la imagen de mi cámara, me levanté, ajusté la lámpara y comencé a desnudarme, no soy un striper ni nada parecido pero comencé a quitarme la ropa lentamente hasta quedar en ropa interior.

Ella quedó picada y me pidió que siguiera, pero le dije que era su turno y que prácticamente de eso se trataba también, comenzó por despojarse de una playerita de tirantes quedando en sujetador nada más y luego se quitó los jeans que traía quedando con una panty de corte francés, el conjunto era de color guinda y cuando iba a quitarse el sujetador se sentó y me dijo ahora te toca a ti, me quité la camiseta quedando sólo con el calzoncillo y entonces pidiéndome que siguiera le dije que no, que seguía ella, quitándose el sujetador, me dijo que le daba pena por que sus senos eran más bien pequeños y le dije que no importaba que se sintiera tranquila después de un momento accedió y se quitó el sujetador.

Sus senos no eran pequeños, eran de tamaño mediano y estaban coronados por unos pequeños pezoncitos marrones y entonces los cubrió con su brazo y con la otra tecleo que era mi turno así pues me levanté y me quité el calzoncillo mostrándole mi pene erecto, acercándolo a la cámara y me senté, ella entendiendo ya el juego se levantó y se quitó la panty dejándome ver su sexo y su trasero y también, acto seguido se sentó, para esto cada vez que se quitaba sus prendas le daba ánimos para que no se sintiera incómoda pues, a decir de ella era la primera vez que lo hacía frente a la web cam y también era la primera vez que alguien se desnudaba para que ella lo viera.

En el momento en que se sentó yo enfoqué la cámara hacia mi pene mientras lo acariciaba despacio y veía como ella se acomodaba separando las piernas y comenzaba a acariciar sus pezoncitos y con la otra mano separa sus labios vaginales y acariciaba su clítoris, yo me levanté y me puse de perfil a la cámara acercando mi pene para acariciarlo y ella se acomodó mejor y también enfocó su cámara hacia su sexo que se veía muy bien y abultadito me volví a sentar y a acomodar la cámara para poder llegar al orgasmo c&oacu

te;modamente y cuando eyaculé pude apreciar que ella también por que ella sacudió un poco las piernas y se arqueó levemente y después de un par de segundos me dijo que había estado muy rico y que nunca se había imaginado que podría gozar así con el internet.

Seguimos platicando así desnudos un rato más y luego nos despedimos con la consigna de repetirlo cuando ella quisiera, nos vimos un par de veces más en la cámara y luego ella me preguntó si me acordaba que le había mencionado el sexo telefónico y me preguntó que como era, le dije que era similar al de la webcam que la idea era masturbarse y decir cosas cachondas vía telefónica pero que en un momento dado se podía hacer igual por teléfono y web cam y así además de vernos nos escucharíamos y me dijo que quería intentarlo así que le di mi número de celular y me marcó e inmediatamente empezó la charla caliente yo me desnudaba frente a la web cam y ella me decía cosas, luego ella se desnudaba y le decía cosas mientras mi cámara estaba enfocada en mi miembro que masturbaba, luego ella se sentó y empezó a masturbarse también.

Cuando conforme avanzaba la sesión, le escuchaba mencionar frases inconexas, pero si su respiración agitadísima hasta que llegó a un orgasmo que provocó que cerrara sus piernas y retozara un poco en donde se encontraba sentada, yo sólo escuchaba sus gemiditos como si fuera un gatito, poco tiempo después terminé yo, platicamos un poco más por teléfono y seguimos por el msn platicando de cosas como de la escuela donde ella estaba y también sobre algunas amigas suyas que le habían dicho sobre el internet y las posibilidades de placer que esta herramienta otorgaba, finalmente pues tengo que estar de acuerdo que de alguna forma es sexo seguro, nos despedimos y continuamos a veces con pura web cam por cuestiones de economía y otras por teléfono y web cam.

Un día después de la sesión de masturbación y habiendo colgado el teléfono le dije que me gustaría un encuentro real con ella, yo esperaba una rotunda negativa, dado por un lado la diferencia de edades, por otro lado que tenía novio y finalmente por que a fin de cuentas aunque habíamos platicado y nos conocíamos desnudos tanto ella como yo erramos unos perfectos desconocidos y pues como la seguridad en México no es algo de lo que podamos alardear ella no sabría con que tipo de persona podría encontrarse, aún así me arriesgué y le dije, a lo que ella respondió que estaba esperando que se lo pidiera, lo cual me sorprendió agradablemente y empezamos a ponernos de acuerdo sobre la ropa que vestiríamos, dónde y a qué hora nos veríamos para irnos a un hotel, quedamos de vernos a las 5 en la estación ermita del metro.

Llegó el sábado y como habíamos acordado ahí estaba ella vistiendo una falda negra a la rodilla y una blusa color caqui y yo con un pantalón de mezclilla negro y una camisa verde, nos saludamos y platicando de tontería y media abordamos el metro, cuando ella me preguntó a dónde iríamos le dije que a un hotel cercano a la estación del metro; llegando a nuestro destino, me dijo que si llevaba condones, le dije que sí, que esa es una de mis primeras reglas y que más vale tenerlos y no usarlos que necesitarlos y no tenerlos (generalmente cargo un paquetito de 3 por si acaso el cual los que sobre a los 3 meses de la compra los tiro y compro un paquetito nuevo) pedí la habitación y nos metimos.

Ella se sentía cohibida por todo esto que era nuevo para ella por que si bien había tenido sexo con su novio generalmente lo habían tenido en el coche de él o en casa de él, así que pues para tranquilizarla le dije que no se preocupara que todo estaría bien, para esto me llevé mi discman y unas bocinas de manera que puse música instrumental para hacer un ambiente más cálido, en eso empieza a sonar la melodía de "Europa" con el saxofonista Gato Barbieri y me dijo recuéstate y comenzó a desnudarse despacio y sin prisas eso si con los ojos cerrados, y es entonces cuando uno ve esa voluptuosidad inocente aflorar en toda mujer, con cierto pudor se despojó de sus ropas y cuando quedó completamente desnuda, con una sonrisa pícara me dijo ahora es tu turno.

Me levanté y al compás de "Fandango" de Herb Albert me tocó hacer el nu

merito …jejejejeje… insisto no soy striper pero creo haberlo hecho bien pues poco antes de terminar de desvestirme ella ya estaba masturbándose; terminé de desvestirme y me dirigí a la cama besando sus piernas y subiendo por sus muslos besando la cara interna de estos, acercándome peligrosamente a su vulva sin llegar a tocarla, mis manos recorrían sus muslos y sus nalgas, subí mis manos a sus senos y me dijo con voz entrecortada, "¿qué vas a hacer?" y yo le respondí, "algo que tu novio debía hacerte cada vez que está contigo"

Acto seguido pasé mi lengua por sus labios mayores haciendo que ella se arqueara y separé mi rostro de su vulvita ella movió la cadera buscando el contacto y lentamente volví a pasársela pero más detenidamente, separé sus labios con mis dedos y pasé mi lengua por toda la extensión de su vulva haciendo que su respiración aumentara y que incluso gimiera un poco, entonces ataqué sin miramientos su clítoris haciéndolo vibrar con mi lengua e introduciendo primero uno y luego dos dedos dentro de ella.

Así estuve haciéndole sexo oral como por 15 minutos durante los cuales ella alcanzó 3 orgasmos intensísimos cuando me incorporé, ella me dijo que nunca nadie, ni su novio, le había hecho disfrutar tanto; me recosté a su lado con mi pene erecto y comencé a acariciar su senos, pellizcando suavemente sus pezoncitos bajé una de mis manos a su vulva y comencé a masturbarla suavecito, ella respondió a mis caricias moviendo sus caderas y emitiendo esos gemiditos como de gatito que me excitaban y en un momento me puso de espaldas y se sentó a horcajadas sobre mi introduciéndose mi pene, que bien se sentía su vulvita, cálida y húmeda, comenzó a cabalgarme mientras yo acariciaba sus nalgas y besaba sus senos, después de un rato cambiamos de postura la puse en 4 y la penetré así sintiendo rebotar sus nalgas en mis piernas después de un momento ella llegó al orgasmo y después yo, nos recostamos, prendí un cigarro, y ella se acurruco junto a mi, platicamos un poco de todo, termine mi cigarro y quedamos para otro encuentro, nos vestimos, salimos del hotel.

Le acompañe a ermita y me dirigí a casa, al otro día, lunes, ya estando en casa nuevamente me conecté y ahí estaba ella, me saludó y conectamos las cámaras tuvimos una sesión de ciber-sexo-telefónico muy rica y terminada la sesión platicamos de cómo le había ido y en general de todo un poco confirmamos el otro encuentro que habíamos acordado la noche anterior y nos despedimos, quince días después nos volvimos a ver para disfrutar nuevamente en un encuentro real.

Autor: Nitro1972

Me gusta / No me gusta

MAS INTERESANTE EN PERSONA

No me lo podía creer, hace unas horas estaba chateando con ella, tiene 19 añitos y yo 29, y ahora he viajado desde San Sebastián hasta Santander para irnos a cenar y después a un hotel. Y aquí estoy debajo de su casa esperando a que baje.

Todo empezó ayer por la noche, en un chat del msn, la conocí, me pareció divertida, empezamos a hablar de cosas normales y la conversación derivó más bien en un relato erótico de los que tantas veces había leído en esta página. Empecé a preguntarle cosas íntimas y ella no se cortaba en responderlas, y en unos minutos acabamos los 2 masturbándonos delante del ordenador, fue increíble.

Al principio le dije de ir a verla, si se vendría a cenar conmigo y me dijo que si, pensé que de broma pero aquí estaba yo, debajo de su casa, con el corazón a 1000. No se hizo de esperar y bajó con una minifalda y medias negras que daban miedo. Nos dimos dos besos y nos metimos en el coche, que corte, no sabía de que hablar, no nos atrevíamos ni a mirarnos a la cara.

Durante la cena empezamos a beber vino, y la cosa se fue desinhibiendo, no podía apartar la vista de su canalillo y ella se dio cuenta. Al salir del restaurante nos miramos fijamente y le dije, ¿y ahora que hacemos? Y fue entonces cuando me agarró de la cintura acercó su nariz a la mía y nos besamos entrelazando nuestras lenguas como si nos fuera la vida en ello. Mi polla se puso dura al momento y ella se rozaba contra ella, nos dirigimos al hotel besándonos en cada esquina y elevando aún más el calentón que ya llevaba.

Una vez en la habitación, fue como en las películas cerré la puerta con la pierna, mis manos se perdieron por su falda, nos besábamos con pasión. Ella era un yogurcito de 19 añitos y yo le sacaba 10, y eso me ponía aún más caliente.

De pie en la habitación nos empezamos a desnudar, yo le quité la falda y las medias, y ella me desabrochó los pantalones, metí las manos por sus braguitas agarrando su suave trasero y llegando con la yema de los dedos hasta su sexo el cual estaba chorreando por todos los lados.

Mientras ella me tomó mi polla con una mano y me la masajeaba, estaba dura como nunca. Te voy a follar, ¿lo sabes no? Quiero que me folles, quiero que me metas esto que tengo en mi mano ahora mismo.

Y diciéndome esto, se agarró a mi cuello, pegó un brinco y me abrazó con sus piernas. Ella no pesaba mucho así que la sujeté con facilidad, retiré su braguita hacia un lado y mi polla buscó el camino hasta su sexo a tientas. La empujé contra la pared para sujetarla mejor y fue entonces cuando mi polla encontró su abertura húmeda y de una suave presión entró con facilidad, primero hasta la mitad, la saqué de nuevo y la volví a meter esta vez hasta que mis testículos tocaron su trasero.

Me giré con ella sobre mí para caer sobre la cama y empezar a mover mi polla adentro y afuera una y otra vez. Su sexo se adaptaba a mí como un guante perfectamente lubricado. Ella gritaba de placer, se estaba corriendo y no había hecho más que penetrarla. Y menos mal, porque yo esta vez no iba a poder aguantar mucho más, mi calentón era demasiado para controlar mi eyaculación. Y fue lo que pasó, empecé a correrme dentro de ella, la leche salía a borbotones, su espalda se arqueó durante unos segundos y después se relajó. Yo caí rendido, estuvimos uno encima del otro durante unos minutos besándonos.

El resto de la noche fue un derroche de sexo, lo hicimos en la bañera, en el suelo, de todas las formas y al día siguiente yo volví a San Sebastián. Y aquí estoy escribiendo este relato para que ella lo lea y se masturbe acordándose de lo que pasamos.

No es la primera vez que quedaba con una chica del chat, en Donosti lo hice alguna vez, pero sin más, será que las donostiarras son un poco cerradas. Pero lo que me sucedió esta vez fue la experienc

ia más excitante que tuve nunca.

Autor: Alf73

Me gusta / No me gusta

MI AMIGA JANETH

Yo:Hola Janeth, como estas, bueno espero que bien, sabes que tu negro estaba jugando un poco contigo, recuerdas en por el MSN, bueno yo estaba ahí con el, el me preguntó que si podía meterme a mi en el juego y yo fue el que le dije si podía hacerlo.

J:No debiste, no me gustan ese tipo de juegos, y de gustarme contigo menos, tu sabes lo que tu eres para mi, recuerda que estas casado con mi mejor amiga, y no me gusta para nada, fue algo como un balde de agua fría, no se, no me anima, no me cae bien eso.

Yo:Bueno déjame decirte que a mi si me cayó bien, bastante bien para ser exacto, y se que no te he dicho muchas cosas pero de verdad siempre me has parecido bien interesante desde el punto de vista físico, me caes bien y atractiva sexualmente. Disculpa si eso te cae mal.

J:Coño pana, no digas eso, tu sabes que no debe ser así, además es mentira lo que estas diciendo, tu nunca me has dicho nada, y recuerda, tu estas casado, o sea prohibido, y además casado con mi mejor amiga, o sea requete prohibido para mi.

Yo:Bueno, ya sabes que no es así, siempre te he deseado y fantaseado contigo, sabes algo, te cuento que en una ocasión tu estando en la casa, recuerdas, la vez que te quedaste dormida en la sala, esa vez me propasé bastante contigo, o sea tu dormida, yo te busqué bastante, incluso levanté ligeramente el pantalón de tu pijama, para poder ver bien tus muslos y tu entrepierna, incluso me masturbé de lo lindo, en serio.

J:Bueno pana, de verdad no te puedo negar que es divino y hasta excitante sentirse así de deseada, pero no se, tu sabes como es todo.

Yo:Pero quieres jugar… o sea en este momento tú y yo, sin el negro.

J:Bueno, esta bien, creo que soy algo débil, y que me estas convenciendo, pero de todas formas tengo que jode dudas, en serio pana.

Yo:Mira y de estar en un trío como te gustaría más, ya estoy jugando, no te ofendas tómalo a la ligera, solo déjate llevar, como te gustaría, digo un trío HMH o uno MHM.

J:Bueno, nunca he estado en ninguno, pero soy bastante femenina, no me veo teniendo sexo con una persona de mi mismo sexo, de estarlo seria con dos hombres.

Yo:Y te gustaría que fuéramos el negro y yo, que dices, te gustaría, seriamos nosotros dos solo para ti, obedeciendo tus órdenes, tocando tu cuerpo, besándote, desnudándote, desnudándonos, que dices te gustaría?

J:Si, seria divino, siempre me he querido sentir como una reina con dos machos para mí, tener dos penes a mi disposición.

Yo:Ves, ya te estas soltando, bueno, yo te comenzaría a besar, besaría todo tu cuerpo, el negro igual, dos bocas recorriendo tu cuerpo, dos manos tocando tu cabello, tus piernas, tu cadera, tu entre pierna, tus pechos, ya excitados, sentir tu piel de gallina, respondiendo a nuestro contacto, sentir leves gemidos de tu boca salir, sentir como respondes, divino Janeth, divino, ya de solo decírtelo estoy excitado de verdad, se que es un juego, pero como te deseo, en serio, te deseo burda, bastante, tengo unas ganas inmensa de cogerte.

J:Sigue, ¿que más me harías?

Yo:Lentamente comenzaríamos a desnudarte despacio sutilmente, que cada ropa descubra partes interesantes de tu cuerpo, de tu cuerpo rico y deseoso, mientras el negro se encarga de besar tus labios, tu cara acariciar y manosear tu senos, yo comienzo por la parte inferior de tu cuerpo, subo por tus piernas, poco a poco, sin dejar espacio sin besar, lamer acariciar, ¿mi meta? ¡Tu vagina! Ahí quiero llegar, al llegar acariciar tu ropa interior, sentir tus labios vaginales bajo la ligera tela, llego ahí y siento como te estremeces al toque de mis dedos, vulnero tus defensas y dejo al descubierto tu sexo, mientras el negro se encarga de darle placer a tu lengua, su lengua penetra en reiteradas ocasiones tu cavidad bucal, tus senos son manoseados y estrujados por sus manos, tus pezones pellizcados hasta casi explotar, tus senos llenos de su saliva, te debes sentir poseída, dos machos para ti, y aun no ves nuestros penes, te los imaginas y un orgasmo recorre tu cuerpo.

Yo en tu vagina, el negro en tus senos. Siento tus contracciones musculares de tu zona pélvica, acaricio con mis dedos tus labios vaginales, toco tu clítoris, sutilmente, ahora con más fu

erza, tomas mi mano con una de tus manos y comienzas a frotarte salvajemente, tus piernas se arquean… no lo soportas quieres sexo, el negro toma su pene y tú te sientes en un sueño lo tomas en tus manos y te lo llevas a tu boca, abajo sigo yo, en tu vagina, llevo mi cara hasta tocar tus labios vaginales con mi boca, juego con tu clítoris, con tu botoncito, lo muerdo ligeramente, lo chupo con fuerza y lo mantengo dentro de mi boca presionado con mis labios y con mi lengua lo hago vibrar como a mil por hora, la escena es linda, toda una putica, toda una puta sedienta de sexo con 2 machos, con dos penes a su disposición, orgasmos tras orgasmo te sientes desmayar y esto es solo el juego previo, ¿te gusta?

J:Divino, sigue no pares, sigue jugando conmigo quiero tenerlos, quiero ser penetrada anda, métemelo.

Yo:Dime Janeth te gustaría que te cogiéramos así, como te lo digo, quieres que te penetremos, quieres tirar con nosotros.

J:Uff, de verdad que casi acabo con estos juegos tuyos, estoy súper húmeda que divino eres, que malo que ya tengas tu dueña, recuérdalo, y lo de nosotros no pasará de juegos.

Yo:Bueno, déjame decirte que no estoy de acuerdo, la cosa es estar claro en que no estemos haciendo daño, movernos bien y que mi esposa no se entere.

J:Bueno, así tendría que ser, pero tengo miedo, se que en todo esto la única que puede salir perdiendo soy yo, siempre es así.

Yo:Me tengo que ir Janeth, tengo que ir a buscar a mi esposa a la universidad, sabes, me dejaste muy, muy caliente, durísimo, me voy a masturbar antes de ir a buscar a mi esposa.

J:Y como crees que estoy yo, y todo esto por tu culpa… hay de verdad no se, me da miedo, pero si vamos a hacerlo tenemos que tener mucho cuidado, cuídate, un beso.

Yo:Chao, hablamos luego, espero conseguirte por el MSN mañana, vamos a cuadrar bien nuestro encuentro real.

J:Cállate, y chao

Yo:Chao

Amigos, espero que les haya gustado este relato que no es más que una reconstrucción de los hechos, o sea de una conversación real que tuve por MSN con esta chica amiga mía a la que llamo Janeth, todo los que les narré se acercó bastante a la realidad.

Autor: Apocalipsis528

Me gusta / No me gusta

IRENE

Cuando me paro a pensar en todo lo que me ha sucedido en estos últimos meses, y en especial desde el día en que cumplí los 18 años, hace tan solo tres meses, casi no lo puedo creer. Me cuesta aceptar que he vivido todas esas experiencias, que realmente he sido yo la protagonista de las mismas. Aunque lo que es innegable es que mi vida ha dado un vuelco completo, que súbitamente, después de ese corto, pero intenso período de tiempo, me he convertido en otra mujer. Sé que nunca me atreveré a hablar de esos sucesos a ninguna persona de mi entorno. Es demasiado fuerte e íntimo como para que algún conocido lo sepa nunca y por supuesto, muchísimo menos, mis padres. Solo aquí, amparada por el anonimato absoluto de Internet, me atrevo a confesarme y contarles mi historia a ustedes, a los que imagino serán cientos, quizás miles, de desconocidos que me leerán.

Me llamo… bueno, digamos que me llamo Irene y soy una chica de un pequeño pueblo de la costa mediterránea española. Físicamente diría que soy atractiva, aunque bastante "normalita", sin ser en absoluto alguien con un cuerpo de extraordinarias características: de piel clara y rostro ovalado, 1.65 de estatura, delgada, 56 Kg., pelo largo castaño oscuro y ojos del mismo color. Quizás si tuviera que destacar algo de mí diría que lo que más me satisface de mi cuerpo son mis senos. Voluminosos y tersos, confieso que los encuentro estéticamente hermosos y que en muchas ocasiones he permanecido desnuda largo rato frente al espejo, observándolos, admirándolos, acariciándolos con suavidad y saboreando la sensual sensación de notar los oscuros pezones endurecer y ponerse erectos con la caricia de mis dedos, despertando con ello un particular deseo que invade todo mi cuerpo y que la mayoría de las veces me empuja a terminar masturbándome.

Desde niña viví sometida a la severa educación y estricta disciplina impuesta por mis padres. Pero no quiero extenderme hablándoles de ellos. Pienso que, a pesar de todo, no es correcto hablar mal o criticar públicamente a los padres, los cuales nos dieron la vida y, probablemente, siempre lo hicieron todo pensando que era lo más adecuado y conveniente para sus hijos. Solo apuntaré que siendo la única hija de un matrimonio compuesto por un coronel del ejército y la hija de un alto dirigente de un “popular” partido político de derechas, fervientes católicos practicantes y un tanto extremistas en sus ideas, siempre debí plegarme a gran cantidad de normas y exigencias.

Nunca tuve derecho a salir, a no ser que fuera con ellos, hasta más tarde de las 10 de la noche. Solo desde hace un año, cuando empecé a salir con Carlos, vecino nuestro de toda la vida, de 19 años, hijo de un comandante compañero de mi padre y aspirante a la academia militar de oficiales, se me autorizaba a volver a casa a las 12, y a condición de que fuera el propio Carlos el que viniera a traerme hasta la misma puerta de casa con su coche. El que comenzara a salir con Carlos fue algo que agradó a mis padres, los cuales veían con buenos ojos al chico e imaginaban que con tal relación la prolongación de la tradición militar en la familia estaba asegurada.

Lo que no sabían es que el bueno de Carlos, un estúpido y engreído niñato malcriado, me dejaba en casa a la hora convenida, si, pero solo después de haberme follado en el asiento trasero de su coche. Aunque, la verdad, más que follarme, diría que me utilizaba para masturbarse, puesto que se limitaba a excitarse apretujando y babeando mis senos mientras se colocaba el condón para seguidamente meterme la verga sin mayor preámbulo, sacudirse dentro de mí durante un par de minutos y vaciarse gruñendo como un cerdo. Rara vez sentí placer con Carlos y me sobran dedos en una mano para contar los orgasmos que, durante ese año, me proporcionó.

Otra cosa que también ignoraban mis padres de él es que tras dejarme en casa, según me constaba y me confirmaron fuentes dignas de toda confianza, se iba cada vez de juerga con sus amigos, a los que pavoneándose explicaba, el muy machote, que venía de dejar a su novia en casa y bien follada… ¡pobre imbécil! Una pandilla de niños pijos impresentables, todos hijito

s de papá como él, con los que se pone hasta arriba de coca, pastillas y alcohol. Recorren todos los locales de moda, intentando ligar con todas las guarras que se les ponen a tiro, y acaban en general en alguno de los muchos prostíbulos (o “puticlubs”, como los llaman por aquí) que tanto abundan y éxito tienen por esta bonita región costera española.

A mí me daba igual. Nunca estuve enamorada de ese idiota ni fue en Carlos en quién busqué en ningún momento esa salida hacia la libertad que tanto ansiaba. Salía con él una o dos veces por semana y le dejaba que me invitara al cine y a cenar, y yo pasaba un rato divertido charlando y riendo con las novias de sus amigos, con los que solíamos ir de copas y a bailar o acudir a conciertos.

Mi verdadera válvula de escape, mi jardín secreto, la ventana por la que la mayoría de las noches me fugaba para vivir momentos de auténtica evasión y libertad, era Internet. Camuflada detrás de un nick cualquiera, desde la intimidad de mi cuarto, entraba en contacto con personas (sobre todo hombres, pero también algunas veces con chicas) con las que mantenía conversaciones sin límites ni tabúes, las cuales derivaban tarde o temprano hacía temas referentes al sexo. La gran mayoría, todo hay que decirlo, conversaciones (y correspondientes) carentes de interés alguno y cuyo único mérito era el permitirme pasar un rato entretenido, para inmediatamente después olvidarlos.

Aunque no negaré que en ciertas ocasiones en que me sentía especialmente excitada, por ejemplo, tras haber estado leyendo algún buen relato en esta página, me dejaba llevar por la excitación y alimentaba mis fantasías con la conversación para acabar masturbándome sentada frente a la pantalla. Me sacaba las bragas, que para más morbo colocaba junto al teclado, y me hacía suaves caricias sobre los labios de mi sexo y el clítoris con los dedos de mi mano izquierda mientras que con la derecha seguía tecleando y manipulando el ratón, hasta sentir el placer apoderarse de mí y mi coñito mojado. Entonces, poco a poco, mis piernas se iban separando y mis dedos introduciendo en mi vagina, con un rítmico movimiento que me volvía loca de placer e impedía seguir tecleando. Me concentraba únicamente en las deliciosas sensaciones que mis dedos me proporcionaban al penetrarme, en los mensajes que el salido de turno me seguía escribiendo, e iba incrementando el ritmo del vaivén de mis dedos hasta tener que colocarme un puño en la boca para amortiguar los gemidos que los ricos orgasmos me arrancaban del fondo de la garganta.

Una de esas noches, estando en un canal de chat, entró en contacto conmigo alguien que se identificaba como "Tony_40". Comenzamos a hablar y enseguida me sentí a gusto con su conversación. Me cautivaban sus frases desenfadadas, sutiles y divertidas, que construía sin utilizar vulgaridades ni atosigarme con preguntas indiscretas, una conversación que denotaba madurez, humor, educación y experiencia. Me dijo llamarse Antonio y ser un madrileño de 40 años, separado y empleado de banca. También afirmó ser de carácter tranquilo y un tanto reservado, así como un eterno romántico y ferviente amante de la sensualidad y del placer compartido entre dos personas enamoradas. Físicamente se describió como de estatura media y de las características corrientes de un hombre que acaba de cumplir los 40.

Me encantó su sinceridad y que no pretendiera ser, como lo pretenden tantos, a la vez un bello Adonis y una bestia sexual capaz de proporcionar a sus amantes infinitos e increíbles placeres. Enseguida sentí que se trataba de alguien diferente, especial. Estuvimos hablando durante horas, hasta bien entrada la madrugada, y nos despedimos prometiéndonos volver a hablar pronto.

Desde aquella primera vez noche tras noche me conectaba buscando ansiosa a "Tony_40". Me volví completamente adicta a sus conversaciones, lo añoraba y echaba de menos su compañía durante toda la jornada, la cual me pasaba deseando impaciente que llegara la noche para aislarme en mi habitación e ir a su encuentro. Me angustiaba la posibilidad de que algún imprevisto le impidiera conectarse y me invadía una profunda emoción y enorme alegría al verlo aparecer en mi lista de contactos conectados del MSN. A pesar de la diferencia de edad, la compenetración era extraordinaria y me hacía sentir cosas maravillosas solo con sus frases.

Me contaba como había pasado el día entero también pensando en mí, como me había convertido en el centro de todos sus pensamientos, de todos sus deseos.

Me trataba siempre con cariño, me mimaba y halagaba, me hacía reír, no cesaba de repetirme lo mucho que me deseaba, y me narraba con maravillosas frases las sensuales caricias que soñaba poder prodigarme. Me hacía sentirme deseada y adorada como nunca nadie me lo había hecho sentir. Y me excitaba. Durante esas conversaciones experimenté los que hasta entonces habían sido los más intensos y placenteros orgasmos. Me sentía permanentemente deseosa, húmeda, estando en su compañía, y él a veces me confesaba también tener su sexo erecto y latiendo de deseo por mí. Me describía con detalle como deseaba poder acariciar cada centímetro de mi piel con sus manos, con su boca, con su pene…

Yo casi podía sentir las cosas que me escribía: el roce de sus manos sobre mi piel, la caricia de sus dedos entre mis piernas, el calor de su boca en mis pezones y la caliente humedad y suavidad de su lengua lamiendo mi sexo, y me masturbaba introduciéndome casi con violencia dos, tres dedos en la vagina, deseándolo, imaginando tenerlo tumbado sobre mí y follándome profundamente mientras nuestras bocas fusionaban y nuestras lenguas se mezclaban en un lujurioso beso. Me masturbaba como una posesa y me dejaba arrastrar por la avalancha de placer que el violento orgasmo me aportaba, quedando exhausta de gozo despatarrada al borde de la silla.

Cuando me corría se lo contaba, le explicaba el intenso placer que acababa de sentir gracias a él, y él, a su vez, me decía que se estaba masturbando imaginando tener mi cuerpo bajo el suyo y poseyéndolo. Yo le ayudaba a terminar detallándole como soñaba con acoger en mi boca su pene erecto, con acariciarle los testículos mientras mi lengua lamía su glande, como mis labios lo chupaban y después abrazaban con fuerza y se frotaban contra el tronco duro y caliente de su polla, tragándomela, mamándola con pasión hasta obligarla a derramar su néctar caliente e inundarme la boca; hasta oírlo gemir, gritar de placer, del placer que mi boca le proporcionaba.

Naturalmente, nos comunicamos nuestros números de móvil e intercambiábamos multitud de mensajes sms durante el día. A menudo Antonio me los enviaba desde el trabajo. Me contaba que le era imposible concentrarse en sus tareas y que no hacía más que pensar en mí, que estaba tan excitado soñando conmigo que no iba a tener más remedio que ir al baño a masturbarse para poder relajarse. Tal era el deseo que transmitían esos mensajes que inmediatamente también a mí me excitaban. Minutos después recibía un nuevo mensaje en el cual me decía que se encontraba encerrado en el aseo masturbándose, pajeando su verga tiesa soñando conmigo, que estaba al borde del éxtasis y que en cuestión de segundos derramaría largos chorros de semen en mi honor, semen que imaginaba ver resbalar por mi piel blanca y suave de joven diosa. Me hacía cerrar los ojos e imaginar con vicioso placer ese esperma caliente resbalando por mi cara, el semen de mi hombre, de mi macho, y desear sentirlo espeso sobre mis labios, saborearlo en mi boca…

¡Cómo me excitaba con nuestras conversaciones y con esos intercambios de mensajes! Nunca hubiera podido imaginar que fuera posible despertar los sentidos de tal manera y disparar el deseo hasta esos extremos, hasta sentir la necesidad imperiosa de masturbarme, con toda urgencia, fuera cual fuera el momento del día y el lugar donde me encontrara, solo con una comunicación virtual, simplemente con la lectura de unas líneas de texto en una ventanita en la pantalla del ordenador o un mensaje corto en el teléfono.

Pero nuestras conversaciones no se limitaban exclusivamente a excitarnos y masturbarnos juntos. También pasábamos largos ratos charlando de nuestras vidas y de las cosas que nos preocupaban o sucedían a diario. No había secretos entre nosotros. Yo le hablé muchas veces de lo insoportable que se me hacía la intransigencia y disciplina extrema que me imponían mis padres, así como lo insatisfecha que estaba con Carlos, al que cada día soportaba menos y ya había llegado a casi odiar, a odiar el sonido impertinente de su voz, sus estúpidas conversaciones vacías, su apestoso aliento alcoholizado de fumador, y sobre todo odiaba cuando tenía que ceder al ritual de la fornicaci&o

acute;n en la parte trasera del coche o en el sofá de su casa (cuando sus padres estaban fuera y la casa vacía) donde me follaba sin miramientos como a una perra mientras tenía puesto uno de sus dvd porno.

Antonio, que a su vez solía hablarme del estrés que padecía en su trabajo así como de los problemas que seguía teniendo con su ex esposa, siempre me recomendaba tranquilizarme e intentar ser paciente, y me recordaba que en unos meses llegaría a la mayoría de edad y a partir de entonces sería completamente libre de hacer lo que me viniera en gana, que podría independizarme, salir y ver a quién quisiera y cuando quisiera, sin que nadie pudiera impedirme hacerlo ni obligarme a nada que yo no deseara.

Las semanas fueron pasando y nuestra relación virtual se hacía día a día más intensa, íntima y apasionada. He de reconocer que me sentía completamente enamorada y dependiente de Antonio, obsesionada con él, con ese hombre con el que compartía tantas cosas íntimas cada día, tanto cariño y placer. Ese hombre virtual, al que nunca había visto. Pero no me hacía preguntas. Simplemente me limitaba a vivir lo más intensamente posible esa relación que tanto me aportaba en todos los sentidos y que estaba haciendo aflorar aspectos de mi persona y deseos que nunca hubiera sospechado. Llegué incluso a entrar un día a un sex-shop, superando no sé como la vergüenza, y comprarme unos vibradores de las características que Antonio me había indicado cuando en una de nuestras delirantes conversaciones había fantaseado con utilizar conmigo, teniéndome atada a la cama y disponiendo a su voluntad de mi cuerpo, para prodigarle a su antojo todo tipo de mimos y caricias eróticas, hacerme gritar de placer y sentir intensos e interminables placeres.

Desde entonces los empecé a utilizar con gran placer, tanto cuando me masturbaba sola en algún momento del día (en casa o fuera; siempre llevo uno en el bolso) como durante nuestras conversaciones, cuando Antonio me pedía que dejara de escribir e hiciera lo que él me iba indicando con sus mensajes. Por ejemplo, en una ocasión (aún tengo grabada la conversación en mi PC) me pidió que cerrara con llave la habitación y me desnudara por completo. Después me indicó como debía acariciar mis senos, apretar y hacer rodar mis pezones entre las yemas de mis dedos, al tiempo que con un suave movimiento de vaivén de mi cintura frotara los inflamados labios de mi sexo contra la tela rugosa del asiento de la silla. Yo obedecía con todo detalle y me sentía empapada y poseída por un irresistible deseo animal, me sentía… ¡como una zorra viciosa! Tras esto me ordenó que permaneciendo sentada como estaba adelantara un poco el trasero y subiera los pies sobre la mesa, colocando uno a cada lado del teclado, para quedar así despatarrada y en una obscena postura ¡que nunca antes me hubiera atrevido a adoptar!

Entonces prosiguió… <…ahora acaricia con tus dedos despacito tu vello púbico e imagina que estoy postrado ante ti, arrodillado entre tus maravillosas piernas y con mi cabeza hundida entre tus muslos, acariciándolos, besándolos, lamiéndolos… Puedo oler tu excitación, el aroma tu sexo mojado, deseoso de mis caricias… y me acerco hasta poder colocar mis labios sobre él y besarlo… Hummmmm ¡delicioso! Separa con tus dedos sus labios para mí, vida mía, para que mi lengua pueda deslizarse entre ellos, ¿deseas sentirla hundirse en tu coño y lamerlo, mi dulce princesa? Si, sé que lo deseas, y mi mayor placer es satisfacer tus deseos… Roza tu clítoris con un dedo, ¿sientes placer? No es tu dedito el que lo toca, sino la punta de mi lengua… lo lame, lo roza, y mi boca viene a apoderarse de él para absorberlo en su interior y que mi lengua intensifique la fuerza de las caricias… Si, mi amor, sé que estás gozando, sigue acariciando tu sexo despacito, ese coñito jugoso que te estoy chupando, en el que hundo lo más profundamente que puedo la lengua, siéntela agitarse en tus entrañas, introduce un dedito en tu coño y comienza a penetrarlo, despacito…

¿Notas como el placer comienza a propagarse por todo tu cuerpo? Gimes gozosa con las caricias de mi lengua, la cual te saborea con glotonería, queriendo impregnarse más y más de tu sabor, insaciable de ti, mi diosa, y provocarte los más profundos y sentidos gemidos de placer… Coge ahora el vibrador rosa y frótalo arriba y abajo sobre tu sexo, sin

penetrarlo… Me he puesto de pie frente a ti y restriego mi polla erecta contra tu adorable coñito… siénteme, mi vida… Noto tus jugos empaparme la verga al frotarla contra tu coño. ¡Qué inmenso placer, mi amor! Ahora métetelo… Penetra tu sexo… introduce el glande de la polla artificial en tu vagina, siente sus vibraciones y déjalo estimularte… empújalo poco a poco… un poco más, mi cielo, más profundo… fóllate rápido, más rápido, más fuerte… es mi polla erecta y pétrea de deseo la que te penetra, la que te posee, te estoy follando duro, mi ángel, inclinado sobre ti, mi pene entra y sale de tu cuerpo, poseyéndote con fuerza, con todo el peso de mi cuerpo, a un ritmo infernal… >

Creo recordar que fue en ese momento de su monólogo cuando penetrándome a mi misma, rápida y profundamente con el vibrador, exploté en un violento orgasmo, que me arrancó tan intensos e irrefrenables gemidos que un minuto después oí a mi madre llamar a la puerta y preguntarme preocupada si me encontraba bien, y a la que no recuerdo que fue exactamente lo que respondí.

Noche tras noche compartíamos experiencias virtuales similares, siempre tan intensas y rebosantes de sentimientos, placeres y emociones. Experiencias que tanto deseaba poder llevar a la realidad que me masturbaba una y otra vez, hasta cuatro o cinco veces por día, recordándolas e imaginando vivirlas con Antonio. Como les decía, mi obsesión por ese hombre era absoluta.

En mi cabeza se instaló el obsesivo e irresistible deseo de ir al encuentro de Antonio, de conocerlo en persona y que pudiéramos compartir y gozar juntos todas esas pasiones y placeres que habíamos soñado en la distancia. Le hablé de ello y me dijo compartir ese anhelo con toda su alma; que también el poder tenerme algún día en sus brazos, besar mis labios, acariciar mi cuerpo, poseerlo y amarlo hasta sentirlo temblar de placer constituía su más ansiado sueño.

Autor: strange_days

Me gusta / No me gusta