La masturbación , tanto femenina como masculina, es la estimulación de los órganos genitales con el objeto de obtener placer sexual, pudiendo llegar o no al orgasmo .

Mi querida Frida II

“¿Has visto mujeres desnudas? “, me preguntó Frida. “No cuentan las de los vídeos porno”, agregó. Yo le negué, teniendo los ojos bien puestos en sus pechos y los nervioso en punta, porque alguien de intendencia podía entrar y ver lo que Frida estaba haciendo. Le dije que se pusiera su camisa; no me hizo caso. El corazón se me salía. Sentí un calor que lentamente me fue recorriendo por toda la cabeza hasta desaparecer con fuertes palpitadas en el cerebro. “Sabes que desde hace tiempo no dejo de pensar en coger. Sólo quiero que cojamos y ya”. Mi ingenuidad superaba las palabras de mi compañera. Creía que estaba jugando o haciéndome una broma con cámara escondida; en Frida era muy  normal que hiciera bromas llenas de sexo y dijera cosas incómodas, como la vez que me contó lo que hacía para combatir la menstruación. Me explicó a detalle cómo ese ciclo le afectaba y lo que tenía que hacer para soportarlo. Una vez se me ocurrió preguntarle si se atrevería a ser actriz porno, y me dijo que lo haría, no por el dinero, sino para saber cómo se siente ser cogida por varios hombres a la vez… luego se carcajeó al ver mi expresión y me repuso con un “Es broma”, indicando lo mucho que deseaba algo así.

Creí que era una broma , y seguí tan firme en la probabilidad en esa idea que ya no me molesté por mostrarme impresionado… hasta que se quitó la falda junto con su ropa interior. Sus piernas eran de lo más hermoso: Eran rosadas y bien rellenas, ambas las tenía bien juntas y su vello púbico estaba muy bien afeitado, siendo sólo una línea muy delgada de vello en la zona púbica. Cuando dejó su vagina expuesta, me dio la sensación de percibir un olor femenino exquisito, que sólo podía provenir de los interiores de mi querida Frida. “Estoy mojadita…, como dicen las urgidas por una verga. Estoy urgida por que alguien me coja”, me susurró. Agarró mi mano derecha y la puso en su vagina con tal de que mis dedos entraran en ella. ¡La primera vagina que toqué en mi vida! Mis dedos inmediatamente se humedecieron, su interior era carnoso y muy caliente y satisfactorio tocar. No quería sumergir todos mis dedos hasta lo más profundo de ella; creía que la lastimaría o le dolería tanto que la haría sangrar… luego me di cuenta que no era dolor lo que sentía sino un placer absoluto. Fue meneando sus curvas más y más con tal de que la siguiera masturbando… Ese olor seguía emergiendo de ella, el olor a sexo…, a lujuria… O tal vez sólo era el olor de su cuerpo sudado.

Read more

Me gusta / No me gusta

Cuando mi esposa me hizo sentir lo que ella siente

Voy a contarles lo ocurrido cuando cumpliamos 7 años de matrimonio. Luego de una cena romantica con mi esposa, donde no falto el vino par festejar nuestros siete años de casados, no podia controlar el verla en la mesa del restaurante con esa mini deliciosa, ella tiene unas piernas espectaculares, que finalizan en un culo  que cualquiera desearia tener. Para finalizar la noche, al regresar a casa se acerco a mi oido y mientras me metia su mano en mi pantalon me dice al oido si me llevas a un motel voy a hacer que estos siete años nunca se te olviden.

En muy poco tiempo estaba llegando al motel, ya con la verga metida en la boca, todo el camino me lo chupo de una forma deliciosa, no podia manejar bien, la verdad me estaba llevando a las nubes con esa chupada.

Cuando entramos al cuarto le arranque la blusa y me encontre con 2 pezones rosados deliciosos, parados y que me llamaban a la lujuria, no espere nada para comermelos y comence una succión en sus tetas, hasta que me pidio que la penetrara. Esto sera otra historia.

Read more

Me gusta / No me gusta

Era nuestra fantasia, pero…

Hola!
No se ni cómo empesar… Lo cierto es que esto me sucedió hace un par de meses aqui en Sao Paulo, Brasil. Mi nombre es Mario y vivo en esta ciudad desde hace varios años y llevo una vida bastante tranquila. Desde hace unos meses, salgo con Sol. Ella es rubia de cabello corto, bajita y con una cola respingona que me encanta llenar de leche. Para matizar nuestros calientes encuentros, mientras me monta, solemos fantasear (sobre todo ella) con la posibilidad de que un extraño la toca en un transporte público. Esto, en nuestras fantasias, significaba que alguien, muy disimuladamente, primero le arrimaría la pija por detrás, hasta que ante la pasividad de ella, mete su mano por debajo de la falda para hacerle una paja que de solo pensarlo le hacía cerrar las piernas para impedir un orgasmo. Entonces, cogemos como conejos.

Read more

Me gusta / No me gusta

Teresa Despertando la puta que vive en su interior 2

Teresa Despertando la puta que vive en su interior 2

Lunes 8:00 a.m Teresa está sola en casa, hace 5min que Alfredo salió hacia la farmacia.

Extraño fin de semana (piensa Teresa) el sábado mi marido me pone una inyección para convertirme en su puta. Resultado tres orgasmos y el último en plan exhibicionista en la ventana, bueno mas bien guarra exhibicionista que es como me he sentido después, sin embargo no puedo decir que no me gustase. Tal vez por eso estoy dispuesta a no correrme hasta que no me lo permita AMO porque en el fondo me gusta. Fue duro aguantar el calentón de aquel supositorio si me hubiesen dejado habría tenido por lo menos tres otra vez y en cambio lo que he tenido que darme son tres duchas frías.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi adorable novia Virginia (XV) – En el taller mecánico

El sábado 9 de julio por la mañana, mi adorable novia Virginia se levantó pronto de la cama porque debía acudir al taller mecánico. Su coche, aunque recién comprado, emitía un ruidito leve pero constante, y la verdad es que le preocupaba. Me pidió ayuda el jueves y le dije que ya sabía que yo era un negado para la mecánica y que mejor que lo llevara a que lo vieran en un taller.

Virginia había pasado la noche completamente desnuda pues en la cama se moría de calor.

Read more

Me gusta / No me gusta

Una tarde con mi amante

El tanga era diminuto. Pero tenía el inconfundible olor de mi mujer y una generosa manchita de su flujo en medio de la tela de la entrepierna.

Cuando la dejé en la puerta de la casa de nuestro amigo ella estaba nerviosa, excitada y muy caliente, en una mezcla explosiva. Apenas habló durante el camino, pero no dejaba de moverse en el asiento, haciendo girar levemente sus caderas y rozando al descuido sus pezones por encima de la seda de su blusa. No llevaba sujetador y se perfilaban nitidamente a través de la tela.

Read more

Me gusta / No me gusta

LA SOBRINA DE MI ESPOSO II

Era increíble todo lo que había leído entre mi sobrina Sofía y Andres la forma en que se hablaban, lo que se contaban, con la naturalidad que se enviaban fotos o decían las cosas, bueno del tipo no se me hacia raro así son muchos tipos, pero de mi sobrina?, sobre todo que me tenia inquieta saber si en verdad hace todo lo que le dice al tipo o si como me dice aun no ha hecho nada; Ese tipo debía tener unas historias para contar, pero lo mas increíble no era que fuera perro con todas, sino que se le entregaban como tan fácil, había que reconocerle que su miembro ayudaba muchísimo, no hay nada mas excitante que un tipo que tenga un miembro grande o grueso y que lo sepa usar, eso no tiene discusión. Pero lograr que las nenas se fijen en su miembro para excitarlas eso si era el merito que había que reconocerle, pero pues así son los chicos ahora quieren tener el mundo en sus manos y hacer de su vida sexual un polvorín; Estaba muy excitada mi vagina traspasaba mis pantis de lo mojada, mis senos parecían piedras quería cogerme a mi esposo y que me usara como la vez pasada, pero me daba miedo que se diera cuenta que en menos de dos semanas me había puesto muy arrecha, podría pensar que algo esta pasando o que me puede hacer lo que quiera y yo no podría negarme porque fui la que lo incite o le mostré que me excito mas cuando me trata como puta.

Read more

Me gusta / No me gusta

Mi nombre no es Encarna. Acercarse y no llegar

Acercarse y no llegar, una técnica preparatoria que utilizo cuando quiero darme una sesión de autoerotismo intensa.

Pero Mi nombre no es Encarna, pero servirá para esta historia.

Soy una mujer de 28 años, 155 cm de estatura, y de 44 a 48 Kg. de peso según esté de paranoica con la báscula y los dulces, que me enloquecen (los aztecas y su maldito chocolate). Soy menudita y de poco pecho, ojos castaños, nariz un poco pecosa, y boca… (un momento que me miro al espejo, que difícil es describirse a una misma)…ni grande ni pequeña, pero mis labios son bonitos (me gustan), y lo único que llama la atención de mí es que soy pelirroja, por lo demás soy siempre la “sombra en la pared”, la “tía en la que los tíos no se fijan hasta que están con varias copas y las tías buenas han pasado de ellos”.

Read more

Me gusta / No me gusta

Las manos de Ani

Habían terminado las clases regulares, y seguían los exámenes finales y la verdad, es que mis calificaciones eran muy bajas y mis vacaciones se habían esfumado.

Mis padres viajarían a casa de unos tíos que están cerca de la costa, tenía ganas de ir para poder repetir lo del año pasado con mi prima Susana pero ese año lo veía muy difícil, y así fue mis hermanas se fueron de vacaciones y yo me quedé con mis padres. Tenía una semana para ponerme a estudiar.

Durante una semana fui a clases de recuperación a la escuela, habían muchos que tomaban los cursos pero, además, acudían a la escuela los que entraban a primer año.

Ese año entraron unas chicas hermosas o como mis cuates y yo decimos, “la carne fresca”, entre ellas destacaba una en particular, una rubia, de unos ojos color verde claro con un brillo espectacular, de estatura media, como de 1,65, su cuerpo era el mejor de el de todas, sus largas y torneadas piernas terminaban en una delicada cadera y una cinturita en la que cualquiera se perdería, con una cara de ángel que cautiva a cualquiera, su nombre era Anni y tenía 18 años, lo supe unos días después. Read more

Me gusta / No me gusta

Las 3 cerditas o quien teme al lobo feroz..

Amor Filial Lésbico, Gracioso, Cuento erótico. Había una vez tres cerditas que vivían con su padres Ana, de 22 años, Carla, de 21 años y Sandra, de 19 años. Las tres cerditas habían crecido alegres en una casa del bosque. Y como ya eran mayores, sus papás decidieron que era hora de que se quedarán solas en casa. Las tres cerditas se despidieron de sus papás, Sus papás les advirtieron que tuvieran cuidado con el Lobo feroz. Ellas no le hicieron caso e invitaron al lobo a su casa por el cumpleaños de la cerdita mayor (Ana)

 

Ellas hicieron una cena, reunieron a los animales del bosque mos para beber hasta que los cuerpos aguanten.

Se juntaron 16 animalitos del bosque, exactamente la mitad hembras y la otra machos.

Todo era normal, bebiendo unos vinitos y picando algo antes de cenar, por lo que cuando la cena estaba servida casi no había hambre, pero las ganas de beber no se quitaban y al poco de comenzar a cenar la mayoría de los animalitos ya estaban demasiado bebidos.

Siguieron bebiendo hasta las 2 de la madrugada, todos habían bebidos menos el lobo feroz que se había contenido buscando a su presa. Lo animalitos ya quería irse a seguir la fiesta en alguna otra madriguera, otros ya estaban borrachos perdidos ninguno ayudó a recoger. Se fueron todos y solamente se quedaron las tres cerditas, dueñas de la casa y el lobo feroz que se quedó a recoger con ellas. Que amable el lobo feroz, no?.

 

Los cuatro se pusieron a recoger la casa, las cerditas estaban muy borrachas y el lobo les ofrecía más bebida mientras limpiaban y ellas incautas seguían bebiendo, a la vez que con sus cuerpos  ponían más hambriento al lobo feroz. El se ponía muy caliente al ver los cuerpos y la forma de vestir de las cerditas..

 

Carla era de piel muy morena y de pelo moreno, tenía un cuerpo perfecto, con unas curvas de vicio y unos pechos perfectos, ni muy grandes ni muy pequeños, y llevaba puesta una minifalda blanca muy cortita y una camiseta también blanca que dejaba ver el ombligo enganchada de un lado a otro con cordones y que dejaba la espalda al descubierto. Por su parte, Sandra no se quedaba atrás, era de cuerpo más curvo que Carla, algo más rellenito y tenía unos pechos preciosos que le gustaba lucir siempre que podía  también llevaba una falda muy cortita pero de color negro y en la parte superior una camisa normalita muy ajustada por lo que sus pezones se marcaban en cuanto se ponían un poco duros.  Y por último quedaba Ana, y en ella se caracterizaba su precioso culito, sus pechos eran redondos y perfectos. Se caracterizaba por ser la más cerda de las tres y la más mayor, además olía decir que le encanta follar a todas horas. Llevaba puesto un traje de color blanco, muy escotado en la parte superior y muy cortito en  la parte inferior algo que le gustaba al lobo feroz ya que cada vez que se levantaba de la silla o se agachaba a coger algo se dejaba ver su precioso culito, y eso yo ya le había hecho fijarse en su minúsculo tanguita.

 

En fin, estas tres cerditas eran unas verdaderas provocadoras y apetecibles para el sexo.

 

La polla del lobo se empezaba a ponerse dura. No sabia que hacer. Además veía a las tres cerditas recoger moviendo sus culitos y su pechos, y empezó a tocarle el culito una a la otra, ellas no ofrecían resistencia, necesitaba más?, si.

Sandra lo llamó para que con su fuerza le ayudará con una cosa, el fue…En la habitación de Sandra cogiendo un vaso se manchó la camiseta blanca  tomó una camisa negra y se cambió delante del lobo. El se quedó atónito al verla cambiarse de camisa, esos pechos con lo que había soñado miles de veces, por lo que su polla creció sin control hasta quedar un marcado bulto en mi pantalón. la cerdita de Sandra se enteró y empezó a provocarme con movimientos eróticos mientras se quitaba de nuevo la camisa lo que más calienta aún al lobo. La cerdita se desabrocho el sujetador y dejó sus enormes pechos a la vista de los ojos del lobo, que le entró tal calentón que no pudo aguantarse y se abalanzó sobre ella.

 

La empezó a lamer sus tetas y a mordisquear sus pezones mientras que con las garras le bajó su faldita. Llevaba puesto un tanga de hilo de color verde, en el cual pudo observar que tenía su rajita mojada, ya que dicho tanga estaba húmedo. Se tiró para encima de la cama y le empezó a quitar la ropa hasta quedarse en pelotas y a continuación metió su polla en su boca y la cerdita la empezó a chupar de tal manera que no dudó en correrse por primera vez en su boca. La cerdita se tragó todo el semen del lobo feroz y el que se había quedado alrededor de su polla hasta dejársela bien limpita, luego empezó a hacerme una fantástica cubana, ya que el deseo del lobo, de la cual disfrutó mucho.

Estaba con su polla entre sus tetas cuando de repente se abrió la puerta. Era Carla y los vio en plena acción. Ella, que estaba demasiado afectada por el alcohol, se quedó algo sorprendida ante lo que estaba viendo pero pronto se le cambió la cara poniendo una sonrisa de pícara, ella también que también quería participar y sus pezones se empezaron a endurecer. “ Llama a tu hermana Ana “ le dijo el Lobo feroz y ella llamó a Ana para que fuera a disfrutar de la fiesta, cuando Ana subió y vio a sus hermanas Sandra y Carla desnudas, Carla no había perdido el tiempo y se había quitado la ropa, Ana aceptó sin pensárselo.

 

Las dos, Carla y Ana se quedaron de pie, luego Ana le empezó a acariciar los pezones a Carla y esta empezó a tocarle la almeja de Ana formando un escena lésbica que hizo que se corriera el lobo otra vez.

Nada más correrse se tiró encima de él, Ana, y le lamió la polla como antes hizo Sandra, y todo su semen mientras el lobo le agarraba ese precioso culito. Entonces se subió encima de él Carla y empezó a cabalgar como una puta en celo, botaba sin parar y le entraba hasta el fondo. A esto que la cerdita de Sandra se sienta en la cara del lobo y se pone delante de su boca su coño, el lobo empezó a lamer gustosamente aquel manjar mientras que Ana le lamía las pelotas. El lobo le comía el conejo hasta que Sandra se corrió y sus jugos mojaban el hocico del lobo. Ana estaba de rodillas en el borde de la cama y se estaba masturbando mientras lamía sus bolas, entonces el lobo se quitó de encima las otras dos cerditas y se dirijo a Ana, a la que puso a cuatro patas en el suelo y le empezó a penetrar por el culete. Al principio le dolía pero poco a poco fue cogiéndole gusto y no paraba de pedirle mas y mas, mientras Sandra y Carla se estaban masturbando una a la otra. Las tres estaban gimiendo de tal forma que sus gritos hicieron que se corriera el lobo, saliendo un chorro inmenso de semen que fue a parar a espalda de Ana las cerditas de sus hermanas lamieron toda la leche y luego la compartieron con ella.

 

Se quedaron las tres cerditas tumbadas en la cama durante unos minutos, abrazando al lobo, y cantando “ A QUIEN SE HA FOLLADO EL LOBO FEROZ A QUIEN A QUIEN. A QUIEN A QUIEN…

 

COLORÍN COLORADO…. ESTE CUENTO SE HA ACABADO,

COLORÍN COLORUCHO… ME GUSTA FOLLAR MUCHO

COLORIN COLORETE… TE QUIERO RELLENAR EL OJETE

Me gusta / No me gusta