Pillando a mi padre

La historia de este relato ocurrió cuando yo tenía 18 años. Para entonces era un chico bastante corriente. Pelo castaño, delgado, no muy alto. En aquel entonces estaba apuntado al equipo de atletismo del instituto, así que me mantenía en forma. No tenía experiencia con chicas porque tampoco me llamaban demasiado la atención. Los chicos tampoco. Mis únicas experiencias eran conmigo mismo. Hacía algún tiempo que había comenzado a masturbarme y de vez en cuando me contentaba. En cualquier caso era algo que no compartía ni comentaba con nadie, ni siquiera con mis amigos.

Un viernes regresé a casa más temprano de lo habitual porque se había cancelado el entrenamiento. Mi madre ya se había marchado a pasar el fin de semana con mis abuelos por temas de médicos y mi padre aún no había llegado de trabajar. Subí a mi cuarto y me puse a escuchar música con los auriculares puestos hasta que me quedé dormido. Al despertarme me sorprendió que mi padre no hubiera dado señales de vida o me hubiera despertado él mismo.

Read more

Me gusta / No me gusta

mis hermanas II

Capítulo IV: Obsesión

Con el paso de los días, esta práctica iba siendo cada vez más cotidiana para el muchacho.

diego siempre había mirado a sus hermanas como eso, hermanas. No le despertaban ningún tipo de interés sexual. Pero con las nuevas acciones esto iba a empezar a cambiar poco a poco.

Generalmente durante el día, recordaba la ropa que llevaban puesta sus hermanas para que al final del día, supiera de quien pertenecían esas prendas.

Una de esas tardes estaba jugando en la play con su amigo, vió como su hermana Fernanda se iba de casa. Estaba con el pelo algo mojado y bien vestida, seguro iba a clase de inglés.

– Me voy!

Su amigo Luis se quedó siguiendo la partida, mientras diego no perdía oportunidad e iba al baño.

Buscó entre la ropa, y encontró la prenda de su hermana.

Una bombacha negra con bordes blancos, toda húmeda solo para él.

Se la llevó a su olfato.

– Mmmm qué delicia!!!

Ese aroma profundo, el aroma más íntimo de su hermana invadía sus pulmones llenándolo de placer.

Pensó en cómo se sentiría su hermana si se enterara de lo que hacía. Compartía una gran relación con ella. Se sentía mal por hacerlo, pero no podía evitarlo.

Dejó la prenda donde estaba, y regreso con su amigo. A la noche ya había material para masturbarse!

Transcurrió la tarde, y ese día quiso esperar a meterse a bañar. Quería ser el último, para descubrir la bombachita de su otra hermana, Angelica.

Pero no hubo caso. La chica no llegó a casa hasta tarde, asi que el adolescente tuvo que ducharse. Obviamente utilizó la bombacha negra de Fer para hacerse una estupenda paja.

Un viernes por la tarde, ya diego y fernanda habían llegado del colegio, y Angie tenía día libre en la universidad. Mamá trabajaba, y ese día tocaba hacer algunos deberes hogareños.

Ese tipo de tareas muchas veces recalaba en los jóvenes, pues la madre trabajaba varias horas por día, y siempre pedía a sus hijos que colaboren.

Había que lavar el piso y limpiar muebles en el living de la casa.

Generalmente se dividían las tareas entre los hermanos. Ese día a Diego le tocaba fregar el piso y a Angie limpiar los muebles. Fer tenía ese día “libre” en cuanto a tareas del hogar.

Diego fue al lavadero en busca de un balde, lo llenó con agua, y el trapo de piso. Pasó por el pasillo, cruzando por el cuarto de sus hermanas –Angie y Fer compartían habitación- y tocó la puerta para avisar a Angie que le tocaban los muebles. Fue hasta el living para comenzar con la tarea.

Estaba remojando el trapo cuando vino rápido Angie, pasó por delante y siguió su camino, hasta la puerta principal. Mientras cruzaba por el living, dijo:

– Perdón hermanito pero me llamó Jerry; bye.
– Qué?

Diego no daba crédito a lo que su hermana mayor decía. La muy forra se iba porque la llamó el novio, el tarado de ‘Jerry’. Le tenía bronca. No por algo en especial, pero que su hermana tenga novio no le gustaba.

Cerró la puerta y adiós.

Bueno, que más da –pensó- al fin y al cabo cuando regrese tendrá que hacerlo.

Comenzó con su tarea, cuando esta vez su otra hermana, apareció por casa.

– Hola nene. Que haces? –Fernanda saludó a su hermano con un beso.
– Limpiando un poco… Angie me dejó solo jaja.
– Jaja la loca debe andar con Jerry, no?
– Asi es
– Bueno y que hay que hacer?
– A ella le tocaban muebles hoy.
– Bueno, deja, lo hago yo por hoy. No quiero que mamá venga y vea todo sucio.

Fernanda recién llegaba a casa de gimnasia. Las dos hermanas de la casa eran asiduas a una especie de gimnasio pero donde solo iban mujeres, ya que también allí enseñaban clases de baile. Fernanda y Angie de pequeñas iban allí a baile y ahora de grandes concurren a hacer un poco de gimnasia. Claro que tenían diferentes horarios, rara vez coincidían las dos juntas.

El chico siguió con su tarea de fregar el piso, mientras Fernanda se quitaba la campera, tomaba un trapo viejo con el producto de limpieza, para comenzar a limpiar los muebles.

Diego cada tanto la miraba a su hermana –estaba de espaldas a él-. Se fijaba en el cuerpo apetecible de su hermana. Le venían a la mente los comentarios obscenos de sus compañeros sobre ellas. Fernanda tenía el pelo suelto, estaba con un top ajustado, y una calza negra muy apretada

Sobretodo le miraba mucho la cola. Cada tanto volteaba a ver a su hermana, que ajena a los pensamientos oscuros de su hermano, se limitaba a lustrar los muebles.

El miembro del muchacho fue despertándose. Le miraba descaradamente la cola grande y redonda a su hermana. La calza se le ajustaba tanto que era imposible no mirar. Mientras seguía lavando el piso, se imaginaba como se vería su hermana desnuda. Se imaginaba bajándole la calzita para dejar al descubierto ese culo perfecto y penetrarla de un solo golpe. Su pija le iba a reventar en el jeans.

Fernanda estaba limpiando el mueble del TV. Le pasaba el trapo a la madera. Se agachó y abrió una de las puertitas del mueble, para limpiar todo allí abajo.

El chico no se perdía detalle de los movimientos de su hermana. La adolescente apoyó ambas rodillas en el suelo, inclinándose hacia delante para limpiar bien la parte interna del mueble.

– Se puso en cuatro, se puso en cuatrooo!!! –Diego se repetía cosas en su mente.

Ante él, Fernanda estuvo unos segundos en esa posición comprometedora, con la cola bien levantada lista para ser penetrada.

Diego quiso sacarse la verga ahí mismo, para correrse como un loco mientras observaba el espectáculo.

Con una mano tenía el secador y con la otra se acariciaba su dura verga por encima de su pantalón. Mientras admiraba el culazo de su hermana, se imaginaba la bombachita que tendría, y con lo pequeñas que son, y lo apretada que le iba la calza, se le debía meter bien en la concha! No podía aguantar para tener en sus manos esa bombacha toda húmeda!

Finalmente, Fernanda terminó con aquello. Diego sacó su mano de donde la tenía, y disimulo que nada había pasado, siguió fregando.

– Bueno, ya esta esto. Me voy a dar un baño que estoy toda transpirada.

El chico estaba dejando de ver a su hermana justamente como hermana, y la estaba empezando a ver como ‘chica qué está buena’.

Estaba muy caliente, y esa tarde, después de que Fernanda saliera del baño, volvió a casa Angie, que también entró a ducharse. Por lo tanto ese día finalmente sería en el que conocería el aroma de Angie… y con lo que había visto de Fernanda, se imaginó el festín que se haría en el baño.

ese dia por la noche…

Luego de que las dos hermanas se duchasen, llegó mamá a casa. El chico rápidamente ingresó en el baño.

Se quitó toda la ropa, abrió la ducha para no levantar sospechas y evitar que cualquier sonido que haga se escuche.

Fue directo a la ropa tirada. Observó dos tipos de ropa claramente identificables. A un lado la “montañita” de ropa de Fernanda, y al costado la de Angie.

Comenzó a revisar y se dio cuenta que dentro de la calza de Fernanda, estaba la bombachita que había usado ese día.

“Mmm.. se sacó todo junto”.

Sacó la colaless de la calza y de lo primero que se percató fue que ya la había visto.

Era idéntica a la que había usado Angelica hace unos días, que el muchacho había utilizado para masturbarse. Era imposible olvidarse de aquello.

Pensó en si tendrían dos del mismo estilo, o sea dos prendas iguales cada hermana, pero no le importó mucho en ese momento, y ya con la pija bien en alto buscó la parte interior.

Brillosa. Otra vez bien húmeda. Con pelitos negros esparcidos por allí.

Diego puso uno de sus dedos en esa parte, y sintió como se deslizaba la yema de su dedo por la tela.

“Ufff esto es demasiado”

Se la llevó a su cara para aspirar la droga que más le gustaba. Que olor tan profundo!

Iba a tocarse pero se recompuso. Aún con la bombachita de Fernanda en su mano, buscó en el montoncito de ropa de su otra hermana.

Sacó de encima la remera, el suéter, el pantalón, el corpiño, hasta que identificó el objeto del deseo.

“No puede ser”

Dejó la bombacha de Fernanda a un lado, y juntó con ambas manos la prenda de Angie.

La estiró bien ante su vista, para verla en su forma original. Una tanga purpura, con detalles como puntitos en blanco. El muchacho se quedó estupefacto.

Se dio cuenta que estaba tirando demasiada agua la ducha, asi que se apresuró.

Observó con detenimiento la tanga de Angie y buscó en su interior.

Vió cómo la parte inferior era delgadísima! Si bien las que veía a menudo eran pequeñas, ésta lo era aún más! La parte de la tanga que cubre la vagina era muy fina, y esto llevaba al muchacho al éxtasis de placer.

“Apostaría a que se le mete toda”

No estaba húmeda, ni nada por el estilo. Se la llevó a la cara para sentir el aroma, y sí que lo tenía. La parte de tela que tocaba la vagina de Angelica desprendía un aroma a hembra igual de fuerte que el de Fer.

El muchacho se quedó sintiendo ese olor, hasta que las dejó donde estaban, para no levantar sospechas por si alguien entraba. Y se metió a la ducha.

Se baño lo más rápido que pudo: jabón, shampoo, y en unos minutos estaba listo.

Se secó todo el cuerpo, y antes de vestirse, volvió a buscar la bombacha de Fernanda y la tanga de Angelica.

Se sentó en el piso sobre la toalla que había usado para secarse, tomó las dos prendas íntimas con la mano izquierda, y se las llevó a la cara para estimularse como más le gustaba. Con la mano derecha se masturbaba.

Luego de sentir ese olor embriagante, imaginaba a sus hermanas. Recordó la pose de Fernanda cuando estaba limpiando el mueble, puesta como perrito, y se imaginó a Angie con las piernas abiertas, mostrando la concha…

Apresuró los movimientos manuales y terminó llenando el borde de la bañera con espeso semen caliente.

Lo limpió con papel higiénico, tuvo que cortar varias veces para limpiar todo lo que había soltado. Ya había quedado “como nueva”. Enseguida entraría mamá a la ducha, pero por suerte no se notaba que alguien se había hecho una estupenda paja.

Ya también puso las telas  en donde estaban, y termino de vestirse para salir mucho más relajado y a dormir  placenteramente.

El hecho de ir a bañarse era más placentero que nunca.

En los ratos libres, en vez de pensar sobre las chicas de clase, pensaba en sus hermanas.

Con el correr de los días, se iba interiorizando más y más sobre ellas.

Casi siempre aguardaba a que ambas se ducharan, y luego lo hacía él para tener las prendas de las dos hembras.

Después de varios días repitiendo el ritual, se fue dando cuenta de algunas cosas.

Ambas usaban las mismas bombachas. Muchas veces se encontraba con que una de las chicas había usado una bombachita que ya había usado la otra.

Esto había sucedido varias veces, en donde el chico encontraba las prendas que había usado Fernanda un día, y después la encontraba en la ropa de Angelica.

Y también descubría que las bombachas y tangas que usaba Fernanda estaban casi siempre más mojadas que las de Angie.

No era una regla fija, pero era más o menos así. Además en las de Fernanda casi siempre encontraba algunos pelitos oscuros, mientras que en las de Angelica casi nunca los encontraba.

Así se fue imaginando muchas cosas en sus fantasías.

Cuando pensaba en Fernanda, se la imaginaba con la concha peludita, y a Angie toda depilada.

La obsesión comenzaba a hacer mella en el adolescente calenturiento.

Eran familia, y por lo tanto muchas veces las chicas andaban con poca ropa por la casa. Momentos en donde salían de la ducha, o tenían que cambiarse, o llegaban del colegio o uni y se desvestían rápidamente para cambiarse. No les importaba que estuviera Diego viéndolas, pues nunca se hubieran imaginado como las miraba su hermanito. Hasta el momento, las chicas seguían viendo al “enano” como eso, el hermanito pequeño.

Desde siempre, toda la vida había pasado eso. En la casa eran todos familia y andar un rato con poca ropa no era nada raro.

Un día, estaban desayunando, diego, y a su lado Angie. Fernanda todavía estaba en la cama, y mamá en el baño.

Angelica tenía puesta la ropa de dormir, una remera mangas largas estirada y vieja, desteñida, y un pantalón también largo.

Estaba muy apurada, pues para la uni tenía que caminar muchas cuadras y siempre salía de casa antes que los demás. Estaba retrasada con el tiempo y se fue apurando.

Fue hasta su habitación y trajo a la cocina la ropa que se iba a poner hoy, estaba parada al lado de diego, quien estaba sentado tranquilamente tomando su té. La chica bebió un sorbo de café, puso la taza sobre la mesa, y se quitó la blusa de dormir, quedando en corpiño.

Un corpiño muy lindo, por cierto. Color piel, aunque a Diego le importó poco, porque espiaba de reojo a su hermana mientras se cambiaba a su lado.

Le veía las tetas de costado, como se movían en ese corpiño ajustado, mientras el pelo casi rubio caía sobre su cuerpo.

Esas tetas grandes y redondas querían zafarse del corpiño a cada movimiento… qué espectáculo le estaba brindando su hermana mayor sin siquiera darse cuenta.

Se colocó una blusa, seguido de otra, y una campera. Bebió otros sorbos de café y ahora se quitaba el pantalón.

Con ambas manos a los costados de sus caderas, tomando el elástico del pantalón, se lo bajó rápido hasta llegar a los tobillos, y con ayuda de sus pies, se los quitó.

Diego aprovechó para mirar de nuevo a su costado, y Angie se agachó para agarrar el pantalón del piso, cuando fue hacia abajo con sus manos para tomarlo.

Durante esos pocos segundos, su hermana había quedado con las piernas estiradas pero con el torso hacia abajo para juntar la prenda de dormir, y había quedado en franca posición sexual.

Diego observó todo aquello casi moviendo levemente la cabeza al costado, y vio como durante unos pocos segundos Angie estaba con la bombacha blanca toda metidita en la cola y agachada, por lo cual durante unas décimas de segundo pudo verle más abajo, como con la presión de estar agachada, se le marcaba levemente la chocha en la tela!

Fue durante milésimas, pero esa imagen iba a quedar grabada en su mente. Le pudo ver la parte donde la bombachita le cubría la concha y encima estaba marcadita!

Se le veía bien la rajita marcada en el medio y a ambos costados los labios abultaditos.

Obviamente el muchacho no reaccionó, y siguió con la taza de té como si nada hubiera pasado. Enseguida Angie se puso el jean, se acomodó el pelo, y se puso las zapatillas para marcharse mientras se terminaba el café…

Poco que decir sobre lo que sucedió apenas Angie se fue. Diego se fue al baño a cepillarse los dientes y… hacerse otra tremenda paja recordando lo que había visto.

Pues ese mismo día, tras la escuela y todo el transcurso de la tarde, llegó a casa al anochecer y se metió a bañar como cada día.

Buscó en el rincón de la ropa y encontró solo ropa de una de sus hermanas.

Se acercó más y se dio cuenta que era de Angie.

No le fue difícil encontrar la bombacha. La que había visto esa mañana cubriendo como podía tanta carne que tenía Angelica…

Además miró el corpiño, y recordó la visión sublime de esas tremendas tetas moviendose!

El pene le aprisionaba en el pantalón, asi que se los quitó y fue abriendo la bombachita para ver el interior.

Estaba muy húmeda, ese clásico brillo cubría toda la zona de tela que rozaba la conchita. Se la llevó a su nariz y sentir el olor penetrante a concha era supremo! Y el morbo de que sea de su hermana mayor mucho más.

“Uffff esta empapada. Estuviste calentita? Me encanta que hayas estado toda excitada hoy.”

Puso la parte mojada de la bombachita sobre su pija y se masturbaba. Embardunaba el liquido vaginal sobre el tronco de su miembro, mientras se pajeaba a ritmo frenético.

Imaginaba como la conchita de su hermana desprendía toda esa humedad pegajosa en la bombacha y se moría de placer.

Ya tenía toda la pija dura llena de la humedad de la chochita de su hermana mayor. Volvió a llevarse la tela a la cara para olerla, mientras su mano se deslizaba a lo largo de su joven pene con todo el líquido viscoso de su hermana.

Empezaron a salir los brotes de leche para todos lados… cayeron sobre sus piernas, el piso, algunos llegaron a la pared… puf!

Todo ese ritual de instinto animal era algo de otro mundo. Después de semejantes pajas se quedaba muy relajado… era terriblemente satisfactorio hacerlo con las bombachas de sus hermanas.!

Cada vez que entraba a bañarse conocía de cual de sus hermanas eran las tangas, sabía que ambas usaban las mismas, y se masturbaba a consciencia.

En una ocasión, estaba la tarde bien fresca cuando diego estaba haciendo la tarea de la escuela.

Fernanda pasaba por allí, con su ondulado pelo negro, una campera y su calza ajustada negra resaltándole ese tremendo culo…

– ¿Cómo va eso enano?
– Complicado Fer…¿vas para gimnasia?
– Sí!
– Yo en un rato también voy.

Se despidió del chico con un beso, siempre tan amable con él.

El muchacho se cansó de tanta tarea y fue también al gimnasio para despejarse un rato.

Ya una vez en el lugar, comenzó con su rutina.

Se detuvo para descansar unos momentos, observando todo el movimiento allí.

Saludó a los conocidos que estaban entrenando.

Y las chicas también haciendo ejercicio. Terminó con su programa en el gimnasio ese día, se puso la campera y se quedó a un costado observando a las chicas disimuladamente.

Las veía como siempre, pero ahora en vez de esas, se imaginaba que eran sus hermanas. Regresó a casa.

– Buenas.. ya llegué

Fernanda estaba en su cuarto, mamá no había llegado aún a casa y Agngelica estaba en la cocina.

– Me baño yo o vas vos Angie?
– Andá vos enano..
– Ok

Se metió en el baño, abrió la ducha y por supuesto fue directo a la ropa de Fernanda.

Arriba de la calza se posaba la tanga púrpura! Esta vez la había usado Fernanda.

El chico hizo lo de siempre, y se percató de que la tanguita estaba mojadísima.

“Estuvo duro el entrenamiento? Parece que transpiraste toda la concha, Fernanda…”

Ni que hablar del olor a vagina tan morboso que desprendía esa tanga!

Estaba sentado en el piso, con la campera aún puesta, con los pantalones y bóxer bajados, haciéndose una paja con la tanguita recién usada de su hermana Fernanda en la cara.

Estaba en eso, cuando…

– ¡Qué estás….?! – Fernanda había entrado al baño y descubierto todo!

Fernanda creyó que como la ducha ya estaba abierta, el muchacho estaba dentro… ahora estaba parada en la puerta como de piedra observando como su hermanito tenía una mano en su pija parada y la otra en su propia tanga.

Continuará…

Me gusta / No me gusta

Fuí Profesor de mi sobrina Marta

Soy Oscar, Profesor de E.S.O., viudo, mi mujer murió en un accidente de tráfico, tengo una hija de 16 años y vivo en una ciudad costera de España, y soy de un pueblo del interior, tengo un hermano menor que se quedó en el pueblo, esta casado y tiene a mi sobrina Marta de 18 años. Mi hija y mi sobrina son como hermanas, y siempre se han contado todo, cuando vamos al pueblo, siempre duermen juntas, o en casa de mi hermano o en la mía.
A mi siempre me han gustado las mujeres maduras, siendo profesor de primaria, he podido ligar con muchas madres, separadas, viudas o casadas; por lo que nunca se me ha ocurrido tirarme a una menor.
Era el verano, había ido al pueblo a pasar las vacaciones, cuando un día llegó a casa mi sobrina Marta, preguntado por mi hija, tenía los ojos llorosos. La dejé entrar y le dije que mi hija estaba en el cine con otras amigas de ellas.
-Que te pasa?, -le pregunté
-Tío, tengo un problema, por eso quería hablar con mi prima – me contestó
-Y no me lo puedes decir a mí, sabes que conmigo puedes contar para lo que quieras – dije
-Si tío, pero es muy personal…es de sexo – dijo Marta
Me quedé helado, no había pensado hasta ese momento en mi sobrina como una mujer, siempre era para mí como una hija. Me fijé en ella, llevaba una falda corta estampada, sandalias y una blusa que se le marcaban las tetas, era una copia en joven de su madre, a la que siempre me fijé por lo bonita que era.
-Si quieres me lo cuentas, en el colegio, muchas veces tengo que hacer de psicólogo con las adolescentes. – le dije
Ella se quedó pensando, no sabia que decir, pero vi que empezó a expresar lo que sentía.
-Bueno tío, hacemos ver que soy una alumna tuya que tiene un problema – me dijo Marta
-Vale, tranquila, esto no saldrá de mi – le dije
-Tengo un noviete, con el que intento tener…sexo, se que es muy fuerte tío, pero no se lo cuentes ni a mama ni a papa – habló Marta
-Ten seguro que seré una tumba – le contesté
-Pues como te decía, hemos intentado practicar sexo, pero cada vez que intenta meterla, me hace daño y nunca acabamos de hacerlo, y hoy me ha dejado, me ha dicho que soy una calientabraguetas – me confesó Marta
Me dejo descolocado, mi sobrina me estaba contando un secreto, y no se si por su parecido a su madre, o por que le estaba viendo que los pezones empezaban a endurecerse bajo la blusa, que sufrí de golpe una empalmada bestial. Ella en ese momento se fijó en mi paquete, se dio cuenta de lo caliente que me había puesto, pesé que se marcharía en ese momento, pero se quedó. Entonces yo me senté a su lado y le pasé un brazo por sus hombros y le empecé ha hablar dulcemente.
-Bueno, Marta, tu no tienes la culpa, para hacerlo bien, la primera vez, hay que tener delicadeza y seguir unos juegos para que tu cueva se moje bien – le dije
Ella me miraba con ojos llorosos, con carita de pena y entonces me soltó la bomba.
-Tío, tu me podrías enseñar, tu eres guapo y veo que gastas unos buenos centímetros- dijo sin dejar de mirar mi paquete – tu eres la persona que me puede estrenar, sin dolor y con mucho cariño.
Ahí ella ya me desmontó, se que si seguía ya no habría marcha atrás, pero era como follarme a mi cuñada cuando era joven, uno de mis sueños eróticos. Así que empecé a deslizar la mano que tenia sobre su hombro hasta que le cogí su teta por encima de la blusa, empecé a jugar con su pezón, que se puso duro como una piedra. Ella giró su carita y me dio un peso en los labios, yo le respondí, mi legua entro en su boca y empezaron las lenguas a jugar.
Mi otra mano, empezó a subir por su pierna, hasta llegar a sus bragas, le empecé a acariciar aquellos abultados labios, ella empezó a estremecerse, cogiéndome la verga por encima del pantalón.
-Tío, no puedo más, te necesito sentirte, te necesito dentro de mí – dijo Marta
Me levanté, la cogí con la mano y sin dejar de abrazarnos, fuimos hasta mi habitación, de pié, la atraje hacia mi, le subí la falda por detrás y empecé a tocarle aquel culito respingón, ella se separó y se tendió en la cama, me desnudé sin quitarme el bóxer, me acerqué a ella y le dije.
-Lo que hay bajo del bóxer es tuyo, haz lo que quieras – Le dije
Ella bajó el boxes, empezó un movimiento de arriba a bajo, se notaba que era una experta en eso de hacer pajas, cuando mi pene alcanzó la dureza de una barra de hierro, se lo metió todo en la boca, chupando como una loca, hasta que no pude mas y me corrí en su boca, como no podía tragarla toda , la quitó de la boca y los últimos disparos le cayeron en su cara.
-Ahora, te toca a ti preciosa – le dije
Así que le empecé a quitar la blusa, y le besé las tetas, con unos pezones como una piedra, le quité el sostén, que preciosas eran. Le quité la falda, se quedó ante mí con una braguitas caladas rojas, se le transparentaban la mata de pelo, estabas mojadas, se las bajé poco a poco, viéndole aquellos labios gordos y aquel clítoris sonrosado. Empecé a chupar aquella cueva, mi sobrina empezó a dar grititos y a jadear, hasta que le vino un orgasmo feroz, quedándose inmóvil, parecía muerta.
-Gracias tío, nunca había sentido lo que me has dado – me dijo Marta
Era el momento de la verdad, cogí el cojín y se lo puse debajo del culo, empecé a chuparle el clítoris, hasta que ella empezó a jadear, entonces bajé hasta su culito, el cual besé y mi lengua empezó un mete saca, con una mano le introduje un par de dedos en su vulva y empecé un mete saca, hasta que ella volvió a orgasmar, ella ya estaba preparada, así que suavemente, puse la punta de mi miembro en su chocho y empecé a penetrarla suavemente, hasta que llegué a su himen, la saque y volví a penetrarla, poco a poco, pegué un golpe de riñones y entre del todo, ella pego un grito
– Tío, me duele, – me dijo
-Ya está mi princesa, – le dije
Así que esperé un poco, y empecé un ritmo suave, ella empezó a pasar del dolor al placer, y se fue acoplando a mi ritmo, hasta que empezamos los dos en un ritmo frenético, hasta que cuando sentí que me iba a correr, la saque y se la metí en el culo, con todos los flujos, entro la mitad, ella pegó un grito y un respingo y yo me corrí dentro de ella.
-Tío, a sido maravilloso, no como con ese patán de noviete que tenía, tu sabes tratar a una mujer- me dijo suavemente ella.
A partir de aquel día nos convertimos en amantes, y empezamos unos juegos que otro da contaré

Me gusta / No me gusta

Mi Primera Vez Con Mi Hermana -2-

a se que me dijo que no la espiara, pero no puede apartar mi vista, y empezó a dolerme la verga y los huevos, por lo que fui a mi habitación, no sin antes pasar por el canasto de la ropa sucia, coger sus bragas y hacerme una paja. Luego me puse el pijama, y salí otra vez al comedor, entonces ella se despertó, sin bajarse la falda, volvió a ver la tele, en eso, que se giró y vio que en mi pijama, había una tienda de campaña.

Entonces dijo – Hermanito, eres un guarro, me miras las piernas y ya estas empalmado-
Yo le contesté – lo siento Isa, pero no lo puedo remediar, te veo y me pongo así –
Ella dijo – Se que lo pasaste muy mal cuando Rosa te dejó, pero lo que haces esta mal, somos hermanos –
Yo dije – lo sé, pero no lo puedo remediar, te he visto desnuda y eres lo más hermoso del mundo
Me contestó mi hermana.- más que Rosa? – Si – dije yo
Isa dijo – Te voy a contar una cosa, pero es un secreto – después de una pausa me contó lo siguiente – siempre tuve celos de Rosa, no quería que fuera tuya….por que te quería solo para mí.
Fue demasiado, mi hermana, aquella personita que yo había amado en secreto desde pequeño, me estaba diciendo que tenia celos de mi Exnovia.
Me volvió a hablar – pero como se lo digas a alguien, te mato.
Le contesté – Te juro, que no le digo a nadie –
A partir de ese momento nos callamos, al tiempo que la Tv ponían una canción lenta, que a Isa le gustaba mucho, entonces se me ocurrió una idea.
Dije – Isa, quiere bailar?, esta canción te gusta mucho, bailemos y hagamos las paces –
Ella me contestó – Bueno, pero solo esta canción. –
La cogí, y empezamos a bailar primero un poco separados, pero poco a poco empezamos a apretarnos, note sus pezones que se endurecían, empecé a frotar mi pierna sobre su monte de Venus y ella se iba apretando cada vez más. Así que no pude, tenia que sentir mi verga sobre su vientre, tenía que saber yo estaba a tope. Llegó el momento y empecé a besarle el cuello, ella no dijo nada, así que aparte la cara y le di un beso en la boca, suave, ella cerró los ojos, así que volví a besarla, entreabrió los labios y entre mi lengua en su boca y nuestra lenguas empezaron una danza de frenesí.
Sin decir nada, la recosté sobre el sofá y sin dejar de besarla empecé a tocar aquellas tetas, estaban durísimas, empecé a bajar la mano hacia sus piernas, ella solo me besaba y jadeaba, mi mano llegó hasta las costuras de sus bragas, empecé a acariciar su labios por encima de la tela, cuando noté que su mano entraba en mi pantalón y me la cogía, aparte las bragas y empecé a tocar aquellos labios mojados y calentitos, empecé ha acariciar su clítoris, hasta que ella pegó una sacudida y se corrió en mi mano. Se levantó de golpe del sofá y se puso a llorar
Dijo entre lágrimas – que he hecho, que he hecho, esto no está bien, somos hermanos. –
Pasé una mano por su cara, y le dije – solo hemos disfrutado del amor, nos queremos –
A lo que ella me contestó – Esto, no está bien y me voy a la cama –
Salió corriendo y cerro su habitación, paso el pestillo.
Así que me tuve que irme también a dormir, mañana sería otro día, sabía que Isa me quería y que si conseguía romper el tabú. Ella sería mia

Me había dado mucha vergüenza que mi hermana me descubriera, así que más tarde bajamos a cenar a casa de mis abuelos, y no fui capaz de mirar a mi hermana a su cara en toda la cena. Así una vez acabado subimos a ver la tele. Isa se puso una batita corta, se notaba que no llevaba puestos los sujetadores por como le bailaban las tetas, nos sentamos ella en el sofá, estirada y yo en el sillón. Pusimos la tele, y al rato, vi como Isa se dormía, y empezaba a moverse, abriéndose de piernas, llevaba unas braguitas de encaje blancas, algo pequeñas, y se asomaban unos peliitos revoltosos.

Me gusta / No me gusta

Mi Prima Susi

MI PRIMA SUSANA

Mi prima Susi, era preciosa, pelirroja, pecosa , tenía unos muslos regordetes, un buen culo y dos tetas redonditas. Cuando tenía 18 años, fue dama de honor de las fiestas del pueblo, y como necesitaba un acompañante sus padres y ella me pidieron si podía ser; a lo que yo dije que sí. Por aquel entonces yo tenía 21 año y acababa de venir de la Mili, sin novia.
Aquella experiencia fue fantástica, primero empezó cuando la acompañé a ella y su familia con mi coche a la capital, para probarse el traje de honor, en eso cuando mis tíos nos dejaron para hacer ellos sus compras, yo me fui con Susi a mirar zapatos. Ella siempre llevaba minifaldas, por lo que al sentarse le pude ver el triángulo blanco de sus bragas, eran de esas que tapan los labios pero trasparentes por arriba, podía ver un color rojizo que le marcaba. Este día me puso a 100, y tuve que entrar en un lavabo para poder descargar toda la testosterona que llevaba acumulada.
Llegó el gran día, el baile de honor, la fui a buscar a su casa, estaba preciosa. Salimos y fuimos a buscar a la Reina y demás acompañantes para ir a la proclamación y baile. Una vez acabado el acto, todo el grupo quería ir a la disco, por lo que ellas se fueron a casa a cambiarse, yo acompañé a mi prima.
Me dijo – Pasa, y tomate una cerveza, ya sabes donde está la nevera –
En eso que fui a la nevera y cogí una, cuando volví a su habitación para decirle si quería una, me encontré la puerta entornada y vi como mi prima se empezó a quitar el vestido y quedarse en bragas, medias hasta la pantorrilla y un sujetador todo de un blanco inmaculado, se puso una bata encima, y al girarse me vio.
Ella dijo – Hace mucho rato que estas ahí? – , – Sí, -le dije yo –
Ella me dijo – te a gustado lo que viste? – le contesté – es precioso, nunca había visto una “ panocha “ ( como la llamaba yo cariñosamente siempre) con ropa interior blanca-
Ella se puso a reír, y se sentó en la cama, golpeando a su lado con una mano para que me sentara a su lado. Yo entré, y en vez de sentarme me arrodille a su lado y le dije –Soy tu príncipe encantado, mi princesa –
Empecé a besarle y a jugar con mi boca con sus dedos del pié por encima de la media, y como vi que no decía nada, comencé a subir besando la pantorrilla hasta que ella en un acto reflejo se abrió de piernas, tirándose hacia atrás y se recostó en la cama. Le besé su rajita por encima de las bragas y ella comenzó a soltar unos gemidos, cogí los elásticos de las bragas y empecé bajarlas, dejando a la vista una raja carnosa, húmeda
Y aquella mata de pelo, rojizo, que me volvía loco, empecé a jugar con la lengua dentro de los pliegues de su vulva, y notaba como su respiración se volvía más rápida hasta que se corrió en mi cara. Entonces me levante y bajándome los pantalones y quitándome la camisa, le dije – bájame el bóxer y verás lo que hay abajo – ella lo hizo ; cogí y le puse mi verga en su boca inexperta. Ella empezó a besarla y yo le dije – abre la boca y chúpala como si fuera un helado – ella abrió la boca y se la metí casi toda, ella pego primero una arcada, pero aguantó, entonces empecé el mete saca en su boca hasta que no pude más y exploté, ella pegó un respingo, pero luego fue tragándose to el semen. Entonces dijo – esta saladita -.
Pensaba que había llegado el momento de que fuera mía, pero en ese momento sonó la puerta, era otra pareja que venia a buscarnos, nos vestimos lo más rápido posible.
Otro día llegaría la ocasión, esa misma noche me confesó, que llevaba tiempo esperando el momento y que, ya sabia que al desnudarse yo la espiaría y que pasaría lo que paso.
Su virginidad, no tardaría a ser mía, pero eso será otra historia.

Me gusta / No me gusta