Vamos a seguir la peda a la presa

Después de varios años sin ir, por fin llegue al pueblo, a mis 33 años, soltero, profesionista, citadino convencido, 1.80, 85 kg de puro músculo, gracias a la hora diaria de gimnasio, barba cerrada, perfectamente peinado, camisa desabotonada para presumir pelo en pecho, jeans de corte vaquero, estacione el carro, en la acera de enfrente de una tienda. Me bajo de mi auto y su delicioso clima artificial; y el polvoso aire caliente me golpea la cara, los brazos, mi pantalón se me pega a la piel y comienzo a transpirar, pienso en cruzar la calle para ir a la tienda por unas cervezas antes de llegar a la casa de mi abuela.

Antes de cruzar, una camioneta se estaciona frente a la tienda, desciende un tipo simplemente delicioso, pinta de cabrón, rapado, delgado fibroso, requemado por el sol con unos jeans mugrosos y viejos, muy joven par mi gustos, como de 21 años, me mira y hace un gesto parecido a un saludo y se mete a la tienda.

Y me dirijo con más razón y ganas a la tienda, entro y él espera que le llenen un cartón con cervezas, me saluda ¿quihubo compa, no es de aquí verdad?, contesto no exactamente, y más que preguntarle le confirmo, pero tú sí verdad; sí, siempre he vivido aquí; le dan sus cervezas, y espera a que me den las mías, por algo se espero ¿no?

Y dice, ¿va de paso?, sí, a lo mejor nomás como algo y me voy; si quiere lo acompaño nomás voy a dejar esto. Pensé, ah chinga como que muy ofrecidito, muy amable o qué, me estará ligando este bato? Le contesto, mejor nos vemos por aquí en un par de horas, atiendo pronto un pendiente, y me queda la tarde libre, y contesta que sí que mejor, así tendremos más tiempo, se va con sus cervezas y arranca la camioneta; me tomo una cerveza en la tienda, pago y cruzo la calle con mi cartón para llegar a comer con mi abuela.

Si mi radar no me engaña este chavo quiere acción, pero mi duda es ¿será activo o pasivo, o inter? yo soy activo y ¿si quiere cogerme?, se la chaqueteo, y una mamadita leve y ya, no y ¿si es pasivo? sí me lo chingo; pero en el pueblo, ¿en dónde?, ya veremos.

Llego a la casa de mi abuela, y ahí están tías, tíos, primitos, primitas, que ni conozco y a algunos apenas los reconozco, sólo a los mayores los ubico perfectamente. En una de esas,y oigo detrás de mi un hola primo, volteo y es el cabroncito de la tienda, está hecho un hombresote, bien bueno (obvio le viene de familia) y me saca de onda, pero rápido contesto qué onda cómo estás; muy bien, contesta, como si nos hubiéramos visto antes, qué tal el camino…y por ahí fue el diálogo.

Acabando la comida me dice, qué onda quieres y a ver el pueblo, claro, veamos qué hay de nuevo. Y salimos los dos, empezamos a ver y saludar gente al por mayor, y uno que otro chacalote delicioso, jóvenes, maduros y viejos, creo que andaba muy caliente a todos los veía encamabales. después de un rato de sólo dar vueltas, pasamos a una tienda por más cervezas, y esa era toda la diversión, dar vueltas en la camioneta por el pueblo. Saludó a algunos de sus amigos, me presentó y los subió atrás, luego reconocí a algunos de mis pares, en edad y los salude, quedamos de vernos en la noche, junto al kiosko para echarnos unas chelas.

En la noche después de cenar y bañarnos, voy con mi primito de 22 y su delicioso papá de 40 años, a la calle, damos vueltas en la camioneta, tomando cervezas, platicando puras banalidades, y de rato nos fuimos a un billar, saludamos gente, que si es tu familiar, que si de dónde vienes, que si te vas a quedar, que si te gusta, y cosas por el estilo.

Más noche nos fuimos a una taquería, seguimos tomando cerveza, y luego cerca de media noche a una esquina cercana al kiosko, y empezaron a llegar varios conocidos de mi tío y su hijo.
Algunos muy interesados en saber cosas de la capital, de la violencia, de los robos, del tráfico, de las oportunidades de jale, y yo contestaba todo.

Al calor de las cervezas mi primito me preguntó si era soltero, y de repente, todos callaron, voltearon y me pusieron tanta atención que me sacaron de onda bien gacho, simplemente le dije que sí, todos respiraron y siguieron como si nada.

Poco a poco se fueron varios, y quedábamos mi tío, mi primo y un par de jóvenes, uno delgado lampiño, de bigotito escaso, de facciones muy definidas y varoniles; y el otro más robusto, con músculos resultado de mucho trabajo físico, unos brazotes, peludillo, ambos como de 28 años, y un amigo de mi tío, un señor casi cincuentón, de un bigotote espeso, brazos fuertes peludos, un pecho que expulsaba pelos y un bultote que daban ganas de sobárselo.

Seguimos tomando cervezas, eran como las 3 de la mañana, y ya habían cerrado las tiendas, pero teníamos un par de cartones en la camioneta; pasó un policía de pueblo en su moto, y nos pidió que ya nos retiráramos. Y djo mi tío, vamos a seguir la peda a la presa. Pensé, pues vamos.

La presa está a las afueras del pueblo, es un lugar solitario, con algo de maleza, tiene algunos bancos y mesas de madera, y ahí pusimos los cartones, nos sentamos y a cada rato íbamos a la maleza a orinar, solos o en pareja y hasta grupito.

Cuando iba con alguno o con varios, sin ningún problema se sacaban la verga para orinar, y yo podía ver fácilmente sus penes, y ellos mi interés, creo que hasta se la agitaban de más. Y empezaban a invitarme más seguido a acompañarlos a “orinar”. En un momento, que fuimos a orinar, el joven peludito, de los enormes brazos, me preguntó si estaba casado, le dije que no, y me dijo por qué, si ya estás grande, sólo tengo 33 años, y me dijo aquí todos nos casamos antes de los 25 si no, piensan que eres puto… me quede helado, no supe si desmentirlo, confirmarle, ¿me estaba calando, jodiendo? y soltó una fuerte carcajada…y dijo pero eso es aquí, en la ciudad es diferente ¿no?… sí claro, y tú cuántos años tienes, 28 dijo, y ¿eres soltero o casado?… se quedo callado, ahora yo le había volteado la tortilla… y soltó otra carcajada… por supuesto que casado… y pensé chingao me dejó en claro que él no es puto… y rápido agregó: pero no capado y me cerró un ojo… sólo le sonreí.

Al regresar algo comentó con su amigo delgado, pensé este ya fue de chismoso de o que conversamos; luego los dos se acercaron a mi primo, y todos seguimos en la charla y las cheves.

Mi primo dijo que iba a orinar y mi tío lo acompañó, se me acercó el señor cincuentón y me dijo, muy amable, discúlpeme joven, pero no creo que usted no sea casado… cómo… como lo oyó, no creo que sea soltero… ¿por?… porque usted está muy chulo como para que ninguna vieja le haya rogado o se le haya pegado, es un partidazo para cualquiera… su voz, varonil, tosca, de campo, me encantaba, y sólo atine a decirle gracias, es usted muy amable, pero pues aún no he encontrado con quién… y me interrumpió, con quien casarse no seguro, porque debe tener muchas opciones, yo desde bien joven y a su edad, tenía culitos al por mayor, casi diario cogía con alguien diferente, incluso hoy tengo muchas opciones, para que casarse si hay una amplia variedad, señoras, jovencitas, vecinas, familiares, señores y jovencitos…y de golpe, cerró la boca y se me quedo viendo esperando que no hubiera escuchado lo último… su rostro cambió esperando mi reacción…

Ahh mire, pues sí, en eso tiene razón, hay mucha variedad de donde escoger, pero la neta a mi sólo me gusta coger con cabrones bien machos, las mujeres y las jotitas no me gustan, puso una cara de alivio, sonrío en complicidad y en eso llegaron mi tío y mi primo, y el señor me dijo, acompañame a orinar no que me ando miando. Nos levantamos de esa mesa y nos metimos a la maleza. Y se sacó su pene yo el mío y comenzamos a orinar, terminamos y mi pene se empezó a poner en tono, estiró su mano, lo acarició, me vio a los ojos como para pedir mi aprobación, moví la cabeza para decirle que sí, y se agacho a mamar, uf era un experto mamador, se notaban los años de experiencia, y era super excitante ver a ese peludísimo machotes, bigotón mamar mi verga, completita, a fondo.

Estaba en el quinto cielo de la mamadota del bigotón, agarrándole la cabeza para enterrársela con fuerza cuando oigo voces cerca de nosotros: aquí está bien, no hay nadie, no nos ven ¿seguro? claro, a ver empínate, pero pónle saliva, sí, la vez pasada me rompiste el culo. Era excitante escuchar ese diálogo, y de repente un quejido, ahhh espérate wey no me entra la tienes bien grande; y, ya te la haz comido antes; sí pero hace mucho que no me la metes, mejor deja que yo te lo meta primero; nel porque luego nomás me coges y no te dejas; siempre me he dejado; no es cierto, la vez pasada te veniste dentro, y tú sólo me la chaqueteaste; ahh sí te la debo, entonces ni pedo, pero despacito y pónle mucha saliva.

No alcanzaba a distinguir las voces de quién eran, pero la situación y el diálogo se me hicieron supercachondos y tome con fuerza la cabeza del señor bigotón y empecé a darle con fuerza, a fondo, cogerlo por la boca. Puse atención a ver qué más decían… despacioooooh, despaciooooh… sí, sí, aguanta ya entro la cabecita… ¿cabecita no chingues, si parece bola de billar?… sí pues, pero ya entró, me espero a que aflojes bien el culito. Oye y cómo vez al primo del Fer (o sea yo) bien bueno, el cabrón dice que tiene 33 yo lo veo como de 29… pues sí wey es de la ciudad allá hacen ejercicio, dieta, se ponen cremas, son bien jotitos… pero yo no lo veo joto, o crees que sí, pues no, pero todos los de la ciudad siempre se ven más jotos, así son todos putos o no…pero sí está rico no?, sí wey y si tiene la verga y culo de la familia ha de estar bien rico…listo ya me relaje, empuja un poco más, pero despacioooooo, uta que rico culo aprietas mejor que mi vieja, claro wey si nomás tu y el Fer me la clavan y sólo cuando venimos a la presa.

Woww no lo podía creer, así que mi primito se cogía con este par, uta que caliente me ponía el saber que mi primo, con sus dos amiguitos chacalones se cogían con gusto, y el señor ahí arrodillado mamando como becerro, con fuerza, parecía que quería sacarme los testículos por el orificio de la punta del pene. en eso sentí una mano acariciar mis nalgas, volteo y es mi tío, nos miramos, sonreímos y me besa en la boca, ya tiene los pantalones abajo, se gira, le tomó su pene y ohh sorpresa, es de familia, también tiene 20 centímetros pero gruesos, y una cabezota super dura, redonda, rica. Me mete la lengua y a la boca y su mano tosca, rasposa, ruda, empieza a maniobrar en mis nalgas, busca meterme un dedo al culo, y respingo, no me late, sólo soy activo, pero él con firmeza me acerca a su cuerpo, me abraza con fuerza, y me mete con violencia su lengua a mi boca, y firmemente mete la punta de su dedote en mi culito. Y pujo, tan fuerte que nos escuchan los amigos de mi primo. Dejan de coger, se levantan los pantalones y se van a retirar y mi tío les habla, chavos soy Fer, háblenle a mi hijo y vengan para acá que está bueno.

Rápido regresan con mi primo, y la escena que encuentras en a mi tío metiéndome uno de sus dedotes, yo chaqueteándosela y su amigo el bigotón cincuentón mamándomela cabrón.

Mi tío les dice vengan, quiténse todo, esto apenas se puso bueno, y los tres se desvistieron de volada, y se acercaron, con sus vergas bien paradas, mi primito, ayyyy primito, un chilote de 23 centímetros, del grosor del papá, pero con una cabecita delgada, su amigo el flaco, como 18 centímetros pero gruesa, y el de los brazotes un pene de 16 centímetros, pero con una cabezota que, efectivamente como dijeron, parecía bola de billar.

Mi tío le pidió a mi primo que se acercara, le tomó su mano y la acercó a mi culo y le dijo, toca, estas son nalgas de cabrón, las tiene bien duras y el culito, bien cerradito, mi primo acarició con fuerza mis nalgas, me dio un palmazo, luego otro y eso me encendió más, y tenía tan fuertemente agarrado al señor que me mamaba, que casi lo ahogó, comenzó a toser, y espere para que siguiera mamando, en eso sentí el dedo de mi primo tocar el culo e ir introduciendo su dedo. Afloje lo más que pude para que no me lastimara, pero el muy cabrón, aprovechó para meterme un segundo y un tercer dedo.

Mi tio se acercó a los amigos de mi primo y les dijo, ustedes sigan pero aquí junto a nosotros no hagan su fiesta aparte. Y dicho esto se empinó el flaco y el peludito le apuntó su pene y se lo metió de golpe, el flaco se quejó, se quiso separar, pero la fuerza de los brazotes de su amigo lo impidieron, y lo retuvo.

Mi primo tenía su verga muy cerca de la mía, mientras me metía sus dedos, así que saque mi verga de la boca del señor que me estaba mamando, y dirigí su cabeza a la vergota de mi primo, llegó mi tío y se empinó frente a mi, se abrió las nalgas y dijo, ya estoy listo, metela de chingadazo, ufff, me encantaba lo que veía, un señor casado, de 40 años, de nalgas peludas, barbón, abriéndose el culo y pidiendo una verguiza, no lo pensé mucho, le puse mi cabezona a la entrada y de un solo empujón se la deje ir, me costó un cpoco porque no estaba bien dilatado ni lubricado su hoyito, y mi tío se quejó, quiso quitarse y su hijo le dijo, aguantate así te gusta y así lo pediste, yo paré no quise lastimarlo y mi primo, sacó sus dedos de mi culo, le abrió bien las nalgas a su papá, y vi que faltaba de entrar la mitad de mi chile, y le dije, mejor se la saco y lo lubrico bien, me dijo, no, no se va a quitar, le duele pero así le gusta, si aguanta chingón la mía. Wow así que este par se han dado cariño, bueno, lo sujete y empuje el resto, a fondo, super dura y mi tío gritó, pero no se quitó, mi primo de inmediato se colocó detrás de mí y dijo, me das chance, mientras ponía su cabezota en mi entrada, le dije sí, pero muy despacio, si no me quito. Y ahí me quede inmóvil con mi verga bien clavada en el culo de mi tío, podía sentir el palpitar de su culo y su respiración.

Y empezó a empujar mi primo, la dedeada previa y mucha saliva ayudaban, pero era imposible que no sintiera dolor, esa vergota super dura, iba estirando cada pliegue de mi culo, con una pasmosa y firme lentitud. Respiraba lo más hondo que podía para controlar mi calentura y no terminar rápido.

El señor cincuentón se acercó a los amigos de mi primo y se la empezó a mamar al flaco que estaba bien ensartado por el peludito de los brazotes fuertes.

Unos instantes tanto placer en mi verga, culo, la escena que estaba frente a mí, los cabrones, machotes casados, el lugar, las cervezas, lo clandestino, lo filial, lo excepcional, me tenían en un extasis, cuando de pronto escuche en mi oído, ya está toda adentro, no lo podía creer estaba mi culito retacado de la maciza, gruesa, joven, enorme y cabezona carne de mi primo, 23 centímetros que los sentía abrirme el culo y hasta la mitad de la espalda.

Mi tío empezaba a mover su culo de una forma muy rica, y apretaba con fuerza y soltaba ritmicamente mi chilote como si dentro de su hoyo, él tuviera una mano. No podía más y le dije me voy a venir, pensé que se quitaría , y no, por el contrario se la enterró a fondo y esperó mi leche, que salió disparada, en espesos y potentes chorros, de 10 a 12 disparos y un goteo de locura.

Mi primo sintió en su enorme verga, las contracciones de mi culo por mi violenta venida en el culo de su papá, que también empezó a soltarme en el fondo su leche, que si a mi me sale mucha, este cabrón parecía que se estaba orinando, casi, casi escuchaba los chisguetes en mi culo, a diferencia de mí que cuando termino ensarto a fondo y me quedo quieto en plena venida, este cabrón se estaba viniendo, soltado toda su leche y no para de taladrar mi ano, era una sensación deliciosa sentir como mientras entraba y salía su leche recorría toda mi cavidad, mi tío espero un poco y se safó de mi verga que hizo un sonido delicioso al salir de su culito dilatado, lleno de mecos. Pero mi primo seguía entrando y saliendo, su leche en mis tripas, aliviaba el dolor inicial de su penetración, pero parecía de batería o pilas, seguía y seguía.

Bendita juventud, seguía bombeando después de su venida y la tenía semierecta, y siguió unos minutos más y yo estab sorprendido, y a la vez entendía, que su juventud respondía así, y de repente, con sorpresa y gusto, comencé a sentir como se le volvía a poner dura dentro de mi culo.

Mi tío me dijo, así es siempre que prueba un culito nuevo para él, a mi lo hizo la primera vez que cogimos, cuando él tenía diecis…ocho y yo 34, digo 36. Me cogió, sin sacármela, cuatro veces toda la noche y de ahí en adelante le ponemos seguido, ida y vuelta, al menos una vez por semana. Los domingos cuando tu tía se va a misa o cuando se va con sus hermanas a un retiro. Wow que fuertes confesiones de mi tío, le pedí a mi primo que parara, le dije que me iba a arrodillar, y sin sacármela me puse de rodillas, de a perrito y él atrás, bien pegado a mi, siguió con su mete y saca, ya más fácil por la posición y por su abundante leche que lubricaba mi culo, le dije que me acostaría en la tierra, que no la sacara, y así lo hicimos, quedo acostado encima de mi, le pedí que me abrazara y que giraramos para quedarle encima, y apenas dimos vuelta, siempre sin sacar su verga de mi culo, me incorpore y quede sentado encima de él y comencé a cabalgarlo, me detuve un momento y gire ensartado en su vergota hasta tenerlo de frente, me incliné y besé en los labios, con fuerza, con furia y él respondió, me incorporé y comencé un violento sube y baja a lo largo de su tremendo tronco, y comenzó a gemir, le pregunte si lo lastimaba, dijo que no que se sentía chingón, y que me aplico a subir hasta casi sacarla y sentarme de golpe a fondo, me dolía, pero me aguantaba al ver su placer, logré que se viniera nuevamente, pero esta vez, me quede plenamente ensartado, inmóvil en su verga, y él quería moverse, seguir bombeando como siempre, pero no lo deje, con mi peso y fuerza, en esa posición yo tenía el control, terminó de venirse y comencé a cabalgar de nuevo, lentamente, y él se retorcía de placer. Y sentí como su pene perdía firmeza, poco a poco hasta desinflarse, recuperamos la respiración y me dijo, eres un cabrón, me desinflaste y yo quería echarte al menos otro. Sólo sonreí. Por fin su penesote, se salió de mi culo, haciendo un ruido característico, y sentí como comenzó a escurrir toda su leche de mi culo hacia afuera. Era un alivio, su papá de pie, a un lado jalandósela nomás aplaudió y dijo, wow, nunca a la segunda me habían vencido a mi Fer, hijo recuerdas qué dijiste hace tiempo, que cuando no aguantarás más que dos con un cabrón te dejarías coger de él, pues creo que tu primo es el ganón, o no?

Y Fer, aún debajo de mi dijo, sí me acuerdo pero a poco ya hoy con el primo, su papá dijo, no, será cuando quieras pero se la debes a él. Y mi primo tomó mi verga erecta y dijo, no me chinguen a mi nunca me la han metido y ésta esta bien grande, y mi tío dijo, comparada con cuál, la tuya es más gruesa y larga, y dice mi primo, pero yo tengo una cabecita puntiaguda, y mira esta cabezota me va a romper el culo.

Yo le dije, será cuando quieras, pero sí me darás chance o ¿no? sí primo, con usted lo que quiera, y si quiere ahorita pues ahorita de una vez, para que le pienso tanto, la neta es que sí me late la idea de que usted mero me clave, pero nunca me la han metido, mi papá me pone su chilote en las nalgas por fuera y se viene o sólo se la mamo, pero no he dejado que me la metan.

Que me levanto, lo dejo incorporarse y empiezo a acariciar todo su hermoso cuerpo, y su papá a un lado observando, jalándosela, en eso llega el señor bigotón y empieza a chupársela, y mi tío le sostiene la cabeza y empieza a follarlo por la boca. Volteo y veo que los amigos de mi primo intercambiaron lugares ahora el flaco está penetrando al de los brazotes, pero con una fuerza que hasta parece más fuerte el flaco y más ligero el peludito empinado.

Giro a mi primo, me arrodillo y comienzo a darle una mamada de culo, que comienza a respirar pausadamente, y mi lengua se distrae y alterna entre su culo y lo peludo de sus firmes pliegues de cabrón.

De rato, le acerco un dedo, y contrae el culo, le pido que no lo haga, que regrese a como lo tenía antes, relajado, que confíe, que no pasará nada más, y ensalivo mi dedo y juego en la entrada de su virginal culito y presiono un poco, y vuelve a contraer el culo, le pido que no, que vuelva a relajarlo, y obedece, y puedo meter la punta del dedo, de la dejo dentro y empiezo a moverlo hacia los lados, buscando dilatarlo más, lo saco y vuelvo a atacar con mi lengua, y empieza a gemir y respirar pausadamente, ensalivo nuevamente mi dedo, más a saliva en su culo, más la relajación y sobre todo su confianza logran el milagro abre el culo y mi dedo entra fácilmente.

Sigo alternato mi dedo y mi lengua, busco llenarle de saliva el culito, lo intento con dos dedos y de rato con tres, está perfectamente relajado no le duele, por el contrario el masaje digital a su próstata lo tiene súper erecto, y me levanto, le acerco mi pene, y su papá deja al bigotón y se acerca a ayudar, el bigotón se para enfrente de mi primo, para ayudarlo y sostenerlo, mi tío le abre al máximo las nalgas, y puedo ver su culito perfectamente, coloco la cabezona de mi pene y empujo despacio, apenas siente mi presión y cierra rápido su culo, lo contrae y le pido que no, que lo relaje a como lo tenía, que confíe, que no lo lastimaré, si le duele o no aguanta que me diga y se lo sacaré.

Nuevamente relaja y puedo meter mi cabezona, se queja un poco, le pregunta su papá si le duele, él dice que no, y empujo más, y se la ha ido toda la cabeza y siento como aprieta el culo, le digo que no, que no lo haga que lo deje como estaba, me dice que siente como que va a hacer del baño, le digo que es normal, pues está relajando muy bien el culo.

Empujo un poco más y se le ha ido más de la mitad, le pregunto si le duele y dice que no, entonces empujo el resto, a fondo y acaricio sus nalgas, meto las manos y acaricio su chilote que está súper duro, me inclino sobre su espalda y con mis manos le acaricio su pecho, y le digo, ya lo tienes todo adentro. Y él pregunta sorprendido, ¿en serio?, sí, no me duele, no te duele porque te relajaste muy bien, confiaste en mi, y empecé a bombearlo, y él empezó a gozar a sentir como mi verga estimulaba su culo, su próstata y todos los nervios de su esfínter. Yo estaba en el quinto cielo desvirgando el culo de un cabrón frente a todos, a su papá, mi tío, quein nuevamente se acerco al bigotón que estaba frente a mi primo, se hinco y comenzó a mamar a mi tío, quien tomó la cabeza de mi primo y lo pudo a mamar, el señor bigotón se levantó y se colocó detrás de mi tío, se quito el pantalón y pude ver una verga corta, gruesa, se colocó detrás de mi tío y comenzó a penetrarlo suavemente, con calma y mi tío, se dejaba hacer,mientras dirigía con sus manos el ritmo de la mamada de mi primo.

Acercaron los dos amigos de mi primo, y empezaron a decirle a mi primo, pinche Fer, te la comes completa, bien chingón, y nunca nos das chance de clavártela siempre nos pones una verguiza y tú nada, no te dejas. Y mi tío les dijo, es que estaba esperando perder la virginidad de su culo, pero verán que de ahora en adelante será diferente, ¿verdad hijo? y mi primo se sacó de su boca la verga de mi tío y dijo, sí a webo que sí. Y siguió mamando.

Sus amigos, acariciaban, besaban, metían dedos, lo mismo al señor bigotón peludo que se tenía bien ensartado a mi tío que a mi primo y a mí. De pronto no pude controlar y el espasmo del orgasmo comenzó, empecé a soltar en el fondo de mi primo, chorros de leche calientita, espesa, con fuerza, metí mi mano y comencé a masturbarlo mientras me venía y él parecía estar cerca pero no terminaba.

Acabe, mi pene comenzó a perder dureza y salió de su culito y un poco de leche escurrió por sus nalgas, quedándose un poco en los pelos de su culo, y escurriéndole por las piernas mi tío comenzó a vaciarse en la boca de mi primo y el señor bigotón en el culo de mi tío, y primo no terminaba, estaba a punto del orgamos pero no acababa. Todos se safaron, mi primo se incorporó, masturbándose violentamente con sus gloriosos 23 centímetros en toda su dureza, me arrodille y comence a tratar de tragarme lo más que podía, que no era ni la mitad, seguí chupándolo, y tratando de relajar la garganta y poco a poco me metía más, pero no había tiempo, mi primo sujeto con fuerza mi cabeza y la enterró al fondo, sentí morirme, unas ganas de vomitar, la angustia de sentir el ahogamiento que intente safarme y respire hondo, me tomó del cabello, me puso su vergota en mi boca y empujó con fuerza, trate de safarme y escuche que le decían tranquilo Fer, él no sabe mamar, lo vas a ahogar, lo estás lastimando, y mi primo parecía poseso, le valió madres lo que dijeron, me tomó del cabello y su verga con la otra mano, y me azotó la cara con su chilote, me la puso en la entrada de la boca y e resistí, me soltó una cachetada tan fuerte que me sacó de onda, y aprovechó para metérmela al fondo, prácticamente me estaba violando por la boca, y comenzó a venirse, y como acostumbraba con el culo, se venía si dejar de bombear y yo me ahogaba, me salían lágrimas, saliva y mocos, me ahogaba y a él le valía, me estaba violando. Trataron de quitármelo, lo agarraron de los brazos y su papá trató de ayudarme a levantar, pero no quise, me quede arrodillado y Fer al ver esto se safó de los que lo tenían agarrado y nuevamente llevó su chilote a ami boca y siguió bombeando, ahogándome de ves en cuando, unos minutos más, hasta que fue perdiendo dureza.

Paró, la sacó de mi boca, me levantó y me dio un beso tierno, largo, prolongado y probó parte de su leche en mi boca, y me abrazó con fuerza y me dijo, primo llévame contigo. Su papá nos abrazó y me preguntó ¿te lo llevarías a la ciudad?, voltié miré a mi tío y le pregunté ¿me lo regalas? dijo sí, sí lo vas a hacer feliz sí. Todos se acercaron, nos abrazamos colectivamente y ya estaba amaneciendo, se veían los primeros rayos del sol.

Nos vestimos, regresamos al pueblo, dejamos a cada uno en su casa, y al quedar mi tío, mi primo y yo, mi tío paró la camioneta volteó a mirarnos y nos dijo, tienen mi bendición para que sean felices, de vez en cuando vengan a visitarme para ir a la presa. Y yo los visitaré en la ciudad para… y lo interrumpí… para ir a la presa tío, y todos soltamos las carcajadas.

Me gusta / No me gusta

Los amigos de mi papá, ahora son mis amigos

Desde muy joven me gustan mayores que yo. Y siempre que mi papá invitaba a sus amigos a seguir la borrachera en casa, me calentaba pensando que al menos uno de ellos me daba placer. Los escuchaba desde mi habitación, su hablar soez, machista, sexista, alburero, siempre calientes y bien machos.

A veces papá me hablaba para convivir con ellos, ver, aprender, y hacerme macho, a veces me invitaba un trago de cerveza pero no me gustaba, así que no bebía, pero me encantaba ver a esos machos, cargadores y choferes, macizos, señores jóvenes.

Yo, siempre he hecho mucho trabajo físico, así que no podría decir que era delgado, pero sí bien nalgón, brazotes y piernotas macizas, peludillo, todo un chacal en potencia.

Me encantaba el moreno de ojos de miel, cabello quebrado, labios delgados, pecho marcadísimo y brazos de desmayo; el blanco de pelo entrecano, mejillas rosadas y nalgas bien paradas, el señor viejón bigotón, de estilo vaquero, el supermamado, que además de chofer iba al gimnasio y era el más joven, y ppor supuesto su hermano, como de 38 o 40 años, peludísimo hasta de la manos y labios rojos.

Un día que habían ido algunos amigos de mi papa a beber a la casa, entre corriendo al baño y ahí estaba el moreno de ojos de miel, que al verme se hizo a un lado y dijo llégale, si no, te gana. Y le hice caso, de inmediato me puse a su lado, me saque mi pene, y empece a orinar, él me veía con total descaro, se hizo un poco hacia atrás y me miró las nalgas, estiró una mano y las palpó con confianza “que duras y ricas las tienes”, me puse rojo, tenso, pero no dije nada, me gustó.

Estiró su mano, tomó la mía y la llevó a sus nalgas y me preguntó, y las mías qué tal, las acaricié, agarré, y me encantaron, le dije, bien, bastantes duras y redondas, y en eso tomó mi verga y comenzó a acariciarla, a masturbarme y de inmediato se me paró, y dijo, uta que rica, es tan grande como la de tu papá, movió rápido la mano, pero en eso alguien le habló desde la sala, se gurdó su verga y se fue, y dijo, luego le seguimos.

Me quede con mi verga bien dura, y comencé a mastubarme frenéticamente, casi, casi con rabia, pero se me olvidó cerrar la puerta, llegó el amigo de mi papá, de pómulos rosados y nalgas bien paradas y blancas, y me vio en plena acción manual. Y no alcance a esconder mi enorme verga, casi 20 gruesos centímetros.

Mira, mira, eres bien caliente como tu… déjame ayudarte, te echo una mano, y comenzó a masturbarme, yo lo veía como lo más natural, pero sí tenía nervios de que nos cacharan y volteaba hacia la puerta; él estiró la mano, cerró la puerta con seguro y se bajó a mamar, no lo podía creer, un chacalote que casi me doblaba la edad a mis rodillas mamando.

Sentir esa boca húmeda, labios suaves y garganta apretada en toda mi verga, ya que se la tragaba completa, era una sensación increíble, yo sólo me había masturbado, y me habían dado unas mamadas bien chafas (chupan la cabeza y chaquetean el resto).

Se la tragaba completa y me dejaba sin habla, succionaba como experto y sus labios rojos, enmarcados por un espeso bigote y su cara rosada eran una maravilla, trate de sacarla y le dije que casi terminaba, cuando, para mi sorpresa, me agarró de la nalgas, me empujo con fuerza y se la deje ir hasta el fondo de su garganta que se sentí super apretada, y comencé a venirme, espesos, potentes y abundantes chorros comenzaron a salir de mi verga directo a su garganta y yo sentía espamos en todo el cuerpo.

Se quedo con la verga hasta el fondo, respirando con dificultad, pero esperando a que se me bajara, luego la limpio con su lengua, se relamió los bigotes, se bajó el cierre, comenzó a orinar y al terminar salió como si nada, limpiándose el rostro.

Me quede inmóvil, con las piernas temblando, no podía creer que un señor tan cabrón y guapo me la hubiera mamado tan rico, lentamente me guarde mi verga, me acomode la ropa y salí hacia mi recámara, de rato me habló mi papá, que fuera por más cervezas.

El moreno de ojos de miel se ofreció acompañarme, caminábamos en silencio y me preguntó, te gustó como te la mamó mi amigo, la pregunta me calentó, pero me incomodó la indiscreción o confianza entre ellos, le dije secamente sí, y me dijo a todos nos gusta, mama muy chingón, ¿a quiénes todos?, a todos los que estamos ahí, ese cabrón se la ha mamado a todos los que nos juntamos, es muy bueno.

Me era difícil creer que todos tan machos, les gustara que les mamara la verga un puto, pero que no parecía puto, pero que sí mamaba chingón, ¿cómo a todos? ¿a mi papá también? sí, a tú papá también, en los baños, en las regaderas,, se la mama frente a todos. Y tu papá es uno de los que la tiene más grande, como 22cm y este cabrón se la mete completa hasta la base. Wow, no me había imaginado que mamara tan chingón y que mi papá la tuviera tan grande. Sí, es más, dijo, regresemos rápido. Tomamos un taxi al centro comercial, me hizo formar para apartar lugar, y rápido salimos, taxi de regreso y entramos con mucho sigilo.

Y me dijo, ahora verás lo que te dije, y al entrar con cuidado a la casa y dirigirnos a la sala, la escena era muy fuerte y super excitante, el nalgón de la cara rosada estaba de rodillas frente a mi papá que estaba en pie, y se lo estaba follando por la boca, literalmente violando, se la dejaba ir entera y se la dejaba un rato hasta que el mamador tosia y se medio ahogaba.

Alrededor de ellos, el chofer moreno super mamado se la mamaba al sñor bigotón moreno, que sin ropa, podía ver que era muy peludo, y el hermano del moreno, que era muy peludo y de labios rojos, se acariciaba la verga y besaba en la boca al bigotó, a su hermano, y luego acercó su verga a la boca del vaquero bigotón que empezó a mamar como desesperado, pero no podía comérsela completa.

Quede en shock, por la sorpresa, por lo caliente de la escena, de ver puros machos, chacalones, fuertes, y que cualquiera me doblaba o más la edad. Y medio pedos todos, en puro sexo animal, con fuerza, sucio, atascado.

Y con la mayor naturalidad, el moreno de ojos de miel, y pelo quebrado comenzó a desnudarse y comenzó a desnudarme y cuando terminó dio un par de palmadas y anunció, miren que tenemos aquí, todos voltearon sorprendidos y se quedaron un instante congelados, mirándome, de pie, con la vergota super dura.

Mi papá dejo hasta el fondo de la garganta del mamador su enorme verga, y se quedo inmóvil, sosteniéndole con fuerza la cabeza, con ambas manos, y hasta que empezó a ahogarse en serio y se safó el mamador, mi papá reaccionó… ven, me dijo, estiró una de sus manos y camine lento, torpe hacia él.

Me fascinó ver su enorme, duro, y peludo cuerpo, de hombre, de macho. Me tomó de la mano y me abrazó, me acarició la espalda, de una form fraterna, no sexual, me acarició la nuca, bajó sus manos y palpó mis nalgas, me separó un poco y y con su otra mano tomó de la nuca a su mamador y lo acercó a mi verga.

Y comenzó la mamada, mi papá tomó mi rostro, con ambas manos, y me empezó a besar, abrió mi labios y su lengua invadió mi interior, alternaba sus caricias de mis nalgas con pellizcos a mis pechos. Yo empecé a acariciar su pecho fuerte, peludo.

Y de repente, sentí uno de los dedos de sus manotas, buscar mi agujero anal, y sentí miedo, me dijo al oido, calma, confía, te va gustar, y de nuevo lo intentó y me puse tenso. Y dijo, bueno, será después entre tú yo, y nadie más.

Ya no me daba cuenta de quien con quién estaba, sólo me concentraba en el placer, mi papá a mi lado, guiándome, de repente vi un par de nalgas duras, blancas, velludas, junto a mi enorme verga, y mi papá escupió en mi verga y luego lamió y ensalivó ese hoyo, y me dijo, metésela, y lentamente acerque la cabezona de mi verga…

Mi papá insistió metésela de un chingadazo a este culito, ya lo he abierto y aguanta todo, le duele, pero al cabrón le gusta. Y obedecí, puse mi cabezona, lo tomé de las caderas y mi papá le abrió al máximo la nalgas, empuje con fuerza, sentí y se escuchó como hubiera reventado algo adentro de ese culo.

El tipo empinado, se movió hacia adelante con fuerza, gritó de dolor, se quería safar y yo iba a soltarlo, pero mi papá le dio una nalgada super fuerte, que hasta quedo marcada su manota en esas nalgas, y le dijo, aguanta a mi chavo, no seas puto, así es como te gusta.

Me sentí mal por lastimarlo, y pero mi papá dijo chingátelo cabrón, ahí lo tienes, metéselo al fondo, y sácaselo casi completo, y empecé a dalre con furia, con deseo, con la verga super dura y el tipo se quejaba, se quería quitar pero yo lo tenía fuertemente agarrado. Y seguía quejándose del dolor, en eso se acercó otro amigo de mi papá y se la metió de un jaló por la boca para que dejara de quejarse.

Voltié a ver como entraba mi vergota en ese culito peludo y descubrí que lo había lastimado tanto que estaba sangrando levemente, y voltié a ver con preocupación a mi papá, se dio cuenta y dijo, tú sólo dale, a él le gusta así.

No aguante mucho, todo era muy excitante, y ya para venirme se la iba a sacar y mi papá me tomó de las nalgas con sus manotas y dijo a mis espaldas, llénale el culito, tu leche le aliviará el dolor. y Comencé a soltar mi abundante leche, creo que más que cuando me la mamó en el baño, de 10 a 12 chorros aventé, y alguien le dijo a mi papa, igualito que tú, bien lechosos.

Me vacié por completo y me quede inmóvil, con mi verga dentro de ese culito, y comencé a recuperar mi respiración, y papá me dio otro beso supercachondo, acercó su mano a mi pene y lo sacó con suavidad de ese culito que parecía querer quedárselo adentro.

Me hizo a un lado, tomó con su mano su enorme verga, y con la otra la cintura de su amigo y se la dejo ir de un solo envión, y su amigo gritó de nuevo y se quiso quitar, pero mi papá lo sujetó con fuerza y se quedo pegado a él.

Todos se acercaron para ver, la cogida que le daría mi papa con sus 22cm de gruesa verga a ese culito, y escuche que alguien dijo, ora si le partiste la madre a este cabrón, está llorando y gritó bien gacho. Pero el dueño del culito dijo, no hay pedo, es de él, es de él, ya sabe que puede hacerle lo que quiera… y mi papá dijo, hasta compartirlo con ustedes, ¿verdad? y el otro dijo un ahogado, sí.

Empezó a bombearlo y el otro a retorcerse del dolor, y todos veían y se masturbaban viendo como entraba tremenda verga en se culito, y al sacarla le volteaba un poco del intestino para afuera y algo de mi semén y sangre de la cogida anterior, más el daño de ésta.

Mi papá bufaba, era una máquina de coger, en cada embestida, hacia cimbrar y temblar todo el cuerpo de su amigo, que a pesar de estar bien maacizo por el duro trabajo, en esos momentos parecía un muñeco de trapo. Mi papá volteó hacia mí y me dijo, que rico hijo, con tu leche me dejaste el culito de este cabrón bien lubricado, caliente y húmedo y en cada arremetida se oía fuertemente la succión y bombeo de mi padre en ese hoyito.

Mientras se lo bombeaba, el peludo de labios rojos se aceró a mí y comenzó a besarme y yo a acariciar todo su torso peludo, y por atrás se acercó el moreno de ojos de miel y el supermamado me pegó sus nalgas a mi verga. Y mi verga comenzó a reaccionar de nuevo. El mamado se abrió al máximo sus duras y redondas nalgas y pude ver su culito, prieto super arrugado y cerrado, y al oido me dijo el moreno que estaba a mis espaldas, metésela este wey casi no se deja de nadie, sólo de tu papá y de mi, y nunca frente a nadie, pero ahora quiere contigo.

Voltié a ver a papá y él seguía concentrado en el culo peludo de su amigo, era una bestia, sudando, con fuerza, con violencia, respirando como fuelle y de vez en cuando, en alguno de sus bombeos, sacaba algo de mi lechazo de ese culo, y goteaba por todo su tronco, se prendía a los pelos de su pubis y escurría por sus guevos hasta caer al suelo. No dejaba de bombearlo, y pidió un trago de cerveza, y alguien le acercó a la boca una botella, sin dejar de bombear le dio un enorme trago, se lo pasó, pidió otro, y lo escupió en la espalda de su amigo y comenzó a lamerlo.

De pronto sentí como el culo del mamado moreno, se apoderaba de mi verga y comenzó él solito a metérsela, traté de tomarlo de las caderas pero sus amigos me detuvieron los brazos hacia atrás, firmemente, y empecé a sentir como se movía ese culito a todo lo largo de mi pene, poco a poco, hasta meterlo todo, y se quedo ahí inmóvil, y yo sentí mi verga a punto de estallar de dura que estaba.

Lentamente se movió y yo no resistía, quería soltarme y follarlo con furia, pero no me dejaban y de repente cambió el ritmo, fue con fuerza, acompasado, su culito apretado recorría todo mi pene, se salía completo y comenzaba de nuevo, movía delicioso de un lado a otro la cadera, como batidora, y me exprimía, tenía músculos hasta en el culo este cabrón y me hizo terminar en su espalda, le eche unos 6 tiros gruesos, espesos, con fuerza, me soltaron y casi pierdo el equilibrio, me sostuvieron de nuevo y me llevaron a un sofá tenía las piernas temblando.

Vi que mi papá ya no estaba follándose a su amigo, ni el otro se la daba a mamar al de las nalgas peludas, ya estaban vestidos cheleando como si nada. Y me acercaron una cerveza. A mi no me gustaba, hasta ese día, el sabor de la cerveza y cuando comencé a tomarla me supo a gloria, era super refrescante y combinaba su sabor fuerte con todo lo que acababa de pasar.

Esto se repetía una vez al mes, casi siempre los mismos, con mi papá tuve experiencias, sólo entre él y yo, pero después les contaré. Un tiempo, trabajé con ellos en la misma empresa, y me tocó ver en las regaderas el desmadre de sábado a mediodía, cuando salían temprano de trabajar y, algunos chacales, casados y solteros, se quedaban a jugar baraja desnudos, chelear en las regaderas e irse al fondo, tras unos lockers a pagar apuestas, a bajarse la calentura (especialmente los más jóvenes y los que tenían esposas embarazadas eran clientes frecuentes), y regresar a sus casas con sus novias y esposas, tan machos como siempre.

Ahí, en las regaderas siempre fui activo, como mi papá, nos hicimos fama de verdaderos sementales, vergones , y uno que otro nos invitó a su casa a cogernos a su esposa, a su hija y a veces a él frente a su mujer, pero también será parte de otra historia.

Como extraño trabajar en planta industrial, extraño el olor a sudor, a macho, de los trabajadores, choferes, cargadores e ingenieros, esas espaldas anchas del trabajo duro, nalgas firmes y pelo en pecho, las botas de trabajo y los overoles o uniformes, su desmadre de cabrones, y sus diálogos machistas, sexistas, siempre calientes. Sus manos ásperas y rudas, pero sobre todo, las ocasiones en que se calentaban y se animaban a tener sexo culposo, y luego como si nada.

Me gusta / No me gusta