Salí a correr y…

Gay. Como todos los viernes salí a correr,lo hago tres veces a la semana, ese día hacia bastante calor y había mucha humedad,el lugar por donde corro es una camino de cemento que finaliza donde terminan la zona urbana y luego sigue un camino de tierra al costado de unos campo sembrados,muchas veces me suelo cruzar con amigas que en broma me dicen cosas como,”cuidado con los hombres” otra,”cuidado con los viejos, supongo que lo dicen por que mis pantalones inevitablemente hacen resaltar mi trasero Read more

Me gusta / No me gusta

vamos a ver

si uds. recuerdan un tiempo me dedique al trabajo con maquinaria pesada por lo que voy a omitir detalles iniciales, recuedo que en alguna oportunidad mi jefe me mando a preparar un camino para la entrada a la cosecha de esa cuadra de bosque me dijo: Maestro , como el Lunes comenzamos a cosechar en ese sector UD. se va a ir Jueves y Viernes a preparar el camino asi que recuerde llevar equipo de alojamiento y comida para dos días, Me dijo;  Hera un lugar absolutamente solitario y el silencio del sector sólo hera interrumpido por el sonido de mi máquina al trabajar y avanzar raudamente. Estaba en eso el primer día y fué todo normal hasta siendo como las 6 p.m. en cuando ya casi teminaba el día de trabajo es que por el camino divisé a dos muchachos no más de 20 años que se dirijian en sentido contrario al mio y yo como de costumbre para evitar algún accidente me detube para dejarlos pasar fué en ese momento en que uno de ellos de improviso se subió a la cabina y me dijo ¡has lo que te diga y no te va a pasar nada! acto seguido me indicó que me dirigiera con el equipo por un camino lateral internándose en la espesura del bosque, yo pensé voy a ser asaltado y me despojaran de todos mis enseres. Elegido el lugar totalmente apartado del camino principal me ordenó bajarme y que me quitara el overol o buzo a lo que accedí quedando solo con mis ropas de cintura hacia abajo. El que llevaba la voz cantante me dijo al ver que solo eres un trabajador no te robaremos nada excepto tu ropa para que no nos sigas acto seguido me tomaron y con el cinturón de mi pantalón me hicieron rodear con mis brazos un  arbol y me  amarraron en alto para evitar que me moviera luego me quitaron el pantalon y ¡ho! sorpresa (para ellos) como recuerdan siempre llevaba ropa interior de mujer por comodidad, mira dijo uno es un marico y replicó y tiene buena cola acto seguido me dijo bueno te daremos una buena dosis de sexo si no te incomoda yo no dije nada solo esperé el resultado de eso.

Estando en esa posición me desvistieron totalmente y me hicieron abrir mis piernas lo que me obligó a quedar casi en puntilla de pies acto seguido el muchacho mas impulsivo me propinó un andanada de golpes de cinturon en mis nalgas que me hizo llorar y pedir clemencia a lo que me dijo ¡Esto es para que te relajes para lo que viene! acto seguido se bajó su pantalón y saco su pene introduciendolo de una y sin lubricación hasta casi la mitad de su largo, yo sentí un  enorme dolor y desgarro cuando me lo puso de improviso y luego comenzó a decirme obcenidades en mi oido mientras me sostenía por las caderas volviendo a empujar hasta meterlo hasta los mismos testiculos comenzando un mete y saca largo y profundo hasta casi sacar la cabeza de mi esfinter que normalmente en toda relación como que se niega a impedir la salida de la cabeza del pene y llega a estirarse hasia afuera de mi culo luego de alg{un rato sentí al muchacho ponerse mas tenso y sentí toda su descarga de leche en mi ojete lo que me hizo llegar al climax por primera vez y lo que hera dolor se fué tranformando en placer el trató de liberarse y mi esfinter no lo dejaba, tiró violentamente de su pene y un sonido de destapar una botella permitió liberarlo junto con una buena cantidad de su leche que comenzó a correr por mis entrepiernas, acto seguido siento al otro muchacho a mis espaldas y de inmediato apoyo su tranca que hera mas larga y grueza que del primero comenzar la tarea de introducirse en mi culito acto que fué facilitado por estar lleno de leche, la diferencia con el primero es que su pene no hera tan cabezón mas bien el tamaño de la cabeza hera casi igual al resto del tronco, lo que si se notaba que tendria a lo menos uno 5 a 5,3 cms de diámetro lo que lo hacía bastante gruezo pero el muchacho fué mucho más amable en su trato y me lo fué metiendo poco a poco de tal manera que sentía como centímetro a centímetro tomaba poseción de mi ojete hasta que se detubo en su metida y comenzó un mete y saca riquisimo yo en ese momento comencé a gozar y extrañando que no sentía el roce típico de los testiculos en mi culo comencé a desesperarme e intenté vanamente introducirlo completamente en mi culo y mis quejidos comenzaron a delatarme ¡mira el marico se calentó y lo quiere todo en su raja! dijo el que me tenia empalado ¡meteselo todo! dijo el otro a lo que sentí sus manos tomar mis caderas y de un solo embión me lo metió hasta los cocos que se aplastaron sobre mis nalgas. Comencé a perdirle que no parara y me diera con todo recibiendo una andanada de mete y sacas hasta que acabé junto con los quejidos del muchacho y sentir toda su leche inundandome el culo luego de un descanso me preguntaro si me portaria bien y no haria ninguna tontera como tratar de huir a lo que dije como voy a dejar mi máquina abandonada? me soltaron de mis ataduras e improvisaron una cama con mi overol de trabajo y permitieron que descansara un poco, permanecí de espaldas cuando al cabo de un rato siento que me toman por las piernas y el mayor de los chicos me pone a patitas al hombro y me lo pone enterito comenzó a darme hasta que terminamos ambos juntos luego el cambio de macho por el segundo y en esa misma pocision me lo metió y nuevamente hicimos el acto hasta que el me llenó el culo de su leche, que a esa altura ya no habia lugar para mas por lo que se escurria a borbotones de mi culo como un manantial de semen brotando de mi culo as{i me tubieron por un largo rato culendome de distintas maneras y formas hasta que el sol comenzó a ocultarse, me liberaron con la recomendaciones del caso y se fueron sin decir palabra no robandome nada solo se llevaron mis pantie medias y mis calzones por lo que tube que ponerme unos trozos de papel higienico en el culo para evitar mojar mis pantalones con toda la leche acumulada. Al otro día proseguí mi trabajo y adivinen qué : de nuevo los dos muchachos en el camino, pero esta vez fuí yo quien hice las insinuaciones pero esto es para otra ocación

Me gusta / No me gusta

En un bosque de Jalapa

La estuve mamando casi 20 minutos, me dolía la mandíbula, hasta que me dijo, A ver, párate, me pegó hacia un árbol y me dijo abrázalo, abracé el tronco del árbol y se puso atrás metiéndome la verga, empezó a cogerme empujándome y raspándome contra la corteza del árbol, en unos minutos se vino dentro de mi.

Esta historia es una de muchas veces que he ido al bosque a masturbarme.

Me gustaba mucho ser exhibicionista cuando quería ir a masturbarme, me iba la playa o a algún bosque cercano y me desnudada, escondía mi ropa y caminaba hasta encontrar algún lugar especial, me la jalaba y regresaba, a vestirme y terminaba mi diversión.

Pues un día de esos fui a comprarme al súper unos dildos caseros, me compré unas calabazas enormes en la punta,  muy anchas,  y más delgadas en el rabo,  medían como 20 cms.,  también compré vaselina,  cremita y me fui a Jalapa a una carretera donde hay un bosque padrísimo, estacioné el coche, me puse unos shorts blancos chiquitos y pegados sin calzones y una camiseta, me dirigí hacia el bosque y después de caminar un rato empecé a oír agua de algún riachuelo así que seguí al ruido del agua y ahí me desnudé y escondí mi ropa, me acosté en el suelo, me embarré vaselina y crema en el culo metiendo los dedos dentro, y empecé a probar las calabazas metiéndolas en mi culo poco a poco pues estaban enormes, sacaba una y me metía la que seguía de tamaño, agrandando cada vez la entrada de mi ano,  hasta que probé la más grande, medía unos 8 o 10 con de ancho, y unos 20 o más de largo,  me dolió todo pero cuando entró se sentía delicioso, quedaba afuera de mi culo el rabo, me paré y en cada paso sentía delicioso como rozaba mis nalgas.

Siempre me pongo como tareas o castigos de caminar hasta que vea alguna gente o encuentre un camino, o lo que se me ocurra, esa vez me dije que hasta que no encontrara a alguien no pararía de caminar, onda Forest Gump, pues así me fui caminando desnudo y no veía a nadie, pasaron como dos horas sintiendo en cada paso como se movía aquel chipote metido en mi culo, del cual ya me había acostumbrado, pero se seguía sintiendo delicioso, en eso empezó a llover, primero suave y luego una tormenta, parecía que estaba abajo de una regadera de presión, el camino se convirtió en lodo y me resbalé varias veces, se quitó la lluvia de repente pero estaba todo embarrado de lodo y seguía yo en mi tarea de ver a alguna persona para poder regresarme, y masturbarme a gusto, pues iba caminando y en eso detrás de mi dos tipos que ni siquiera llegué a oír.

Montados a caballo se me acercaron, y me dijeron que hacía, que eso estaba muy mal, se bajó uno y se asomó por mis nalgas, pues se veía el pedazo de rabo de la calabaza, traía un machete en la mano y me preguntó que traía ahí metido, con muchísimo miedo y pena le inventé que estaba haciendo una promesa, de ir desnudo por el bosque con una calabaza metida en el culo, pero que ya había terminado, fue a dejar su machete a su caballo y yo salí corriendo, pero el que estaba montado me alcanzó y se me puso enfrente con el caballo y me alcanzó el otro a pie,  me dijo que me quitara esa cosa del culo, y obedecí.

La saqué y salieron muchos líquidos como babas con algo de sangre, aventé la calabaza lejos y él fue a recogerla y me dijo, A ver agáchate, y así llena de tierra y piedritas que traía pegadas la puso en mi entrada y la empezó a meter, hasta que volvió a entrar, te gustan estas mariconadas, pinche puto, le dije que sí, pero que era una promesa que tenía que cumplir, ah, que bien, me dijo:

A ver agáchate –para que sea una promesa tiene que doler, y me empezó a azotar las nalgas y me metía toda la calabaza con los golpes hasta que volvía a salir y me pegaba de nuevo en medio para que entrara otra vez y así estuvo un buen rato hasta que me dijo, A ver, dame una mamada, y se empezó a sacar la verga,  me hinqué y me la metí a la boca, olía a meados yo creo que tenía una semana de no bañarse casi me vomitaba.

Me empezó a mover la cabeza y no me quedó otra que aguantar, en eso se salió la calabaza, pues en la posición que estaba hincado la botó mi culo solita, tenía las nalgas ardiendo de aquellos azotes, se la estuve mamando casi 20 minutos, me dolía la mandíbula, hasta que me dijo, A ver, párate, me pegó hacia un árbol y me dijo abrázalo, abracé el tronco del árbol y se puso atrás metiéndome la verga, empezó a cogerme empujándome y raspándome contra la corteza del árbol, en unos minutos se vino dentro de mi, el otro se quedó sentado en el caballo observando, y me dijo, Quédate así abrazado del árbol por un rato,  quiero ver como te salen los mecos de tus nalgas.

Empezó a escurrir y se subió a su caballo,  me dijo, A ver cuando te das otra vueltecita por acá,  y se fueron, cuando reaccioné, no sabía para donde caminar de regreso, empecé a caminar y a pensar que en verdad yo estaba loco, lo que hacía en verdad era locura o calentura, caminé cerca de dos horas  buscando el arroyo y no lo encontraba.

Ya eran como las seis de la tarde y me asustaba que me agarrara la noche, en eso oí un camión y me dirigí a ese rumbo, era la carretera, así que me fui siguiendo desde dentro del bosque la orilla de la carretera, hasta que a lo lejos vi mi coche, pero había otros coches juntos también,  me acordé por donde estaba el arroyo para recoger mi ropa y se oían risas,  así que me fui escondiendo con cuidado a ver si podía ver a alguien,  hasta que vi que eran varios chavos con sus novias.

Estaban en brasier y ellos en calzones se habían metido al río y se les transparentaba todo, estaban todos mojados temblando de frío, traían vasos en las manos y me supuse que estaban tomando, casi era de noche y mi ropa estaba justo al lado de ellos, atrás de unas piedras, en eso una de ellas volteó y me vio y les dijo a los demás,  voltearon todos y yo me escondí, cuando me asomé otra vez vi que iban corriendo con sus ropas en las manos camino hacia sus coches.

Corrí por mi ropa y me puse mi short y mi camiseta, recogí las llaves del coche, esperé a que se fueran ya casi estaba oscuro,  cuando llegué al coche vi que había una botella de ron en el suelo así que la recogí y le di unos buenos tragos, ¿que andaba yo haciendo?…pero que rico…

Autor: pepon2009

Me gusta / No me gusta