el sexy resultado de una fiesta salvaje en la discoteca

El fin de semana pasado en la discoteca

El fin de semana pasado salí a un local cercano a mi casa. El local estaba lleno de gente joven, lo que yo llamo “ni ni” es decir Ni trabajo ni estudio. Mucha ropa de marca pero después no lo saben llevar, o son unos horteras. En la discoteca me estuve fijando y analizando toda esa gentuza, cuando veo que entran en el local dos chicas no menores de 18 años vestidas de forma provocativa que dejaban poco para la imaginación de cómo eran por dentro. Un de ellas, la morena, llevaba un camisa negra ajustada con una falda granate muy corta que acababa en una medias negras, que resaltaba su esbelta figura, la amiga , la rubia con un mechón rosa, llevaba un top blanco de rejilla que dejaba ver su sujetador negro y su ombligo en el cual lucía un piercing, dejando paso a su corta falda vaquera que le seguían sus medias negras.

Las chicas no pasaron desapercibidas para el resto de los chicos del local ya que unos a otros se pegaban codazos para que el colega la mirara.

Seguí bebiendo y mirando el ganado que se concentraba en el local, pero tenían en mente como de berraco me habían puesto esas dos jóvenes, sobre todo la rubia. Pasaron la horas y el local se llevaba de gente buscaba a la rubia con la mirada por el local pero no la encontraba ni a ella ni a su amiga, así que con copa en mano comencé a andar por el local cuando me las encontré a las dos. Estaba bailando cerca de un grupo de chavales tonteando entre ellas, con bailes lesbicos para sacarles unas copas, yo las marqué quedándome en el sitio para verlas, creo que la rubia se dio cuenta de mi mirada furtiva ya que se quedó mirándome un momento y luego comenzó a acariciar la cintura de su amiga y a darle besos mientras que me miraba, su amiga se dejaba tocar.

Ambas seguían bailando en medio del grupo de chicos mientras que la rubia me miraba fijamente como diciendo que ese baile me lo dedicaba a mí y yo las miraba parado. De repente la rubia dejó de bailarse acercó a mí, y me dijo al oído, “ ¿por qué no haces una foto así durará más?”, la verdad es que me dejó algo descolocado pero con toda la poca vergüenza saqué el móvil y le hice una foto, ella se quedó en ese momento algo sorprendida pero luego dijo. “¿ por qué no nos invitas a un chupinazo?”  le hice si con la cabeza y ella tomó a su amiga de la mano y la sacó del círculos de chavales que la tenían rodeada.

¿ qué queréis tomar?

Yo un pacto con el diablo.- dijo la rubia.

Yo un pacto con el diablo- dijo la morena.

Tres chupito pacto con el diablo.- le dije al camarero.

El camarero nos sirvió el chupito y tras incendiarse nos lo bebimos los tres

Dios, estoy super caliente.- me dijo la rubia.

¿cómo?, ¿ qué has tomado?.- le pregunté.

No sé una pastilla que me ha dado un tío.- respondió- ven toca.

y cogiendo mi mano se la pasó por su frente la cual estaba sudorosa,

Mira como tengo el corazón.- dijo ella llevando mi mano a su sudoroso escote y luego a su suave pecho para que le notara el corazón, el cual latía muy rápido.

Mira el de mi amiga.- y llevando mi otra mano al pecho de su amiga la cual estaba como en trance.

Sí que tenía el pulso acelerado.- les respondí mientras acariciaba sus pechos por encima  de la ropa.

Eh, no te aproveches de unas niñas incautas.- dijo quitando mi mano del pecho de su amiga y del suyo.

Yo no me aprovecho, solo hablo con dos chicas que son suficientes mayores para saber que en el mundo hay gente mala.- diciendo esto posé mi manos en la cintura de las chicas y me las acerqué al cuerpo, ellas se colocaron cada pegada a mi cuerpo.

– ¿ y tu eres una personas mala  o buena? .- dijo la rubia mientras con dos dedos andaba por mi pantalón hacia mi paquete.

– Pues a veces soy malo.- le dije mientras le colocaba la mano en su trasero

– y otras muy malo.- le dije dándole un apretón con mi mano a su trasero, ella pegó un respingo.

-nosotras también podemos ser malas.- dijo la rubia mientras acercaba su cara a la de su amiga.

– o muy malas.- dijo la rubia sacando su lengua y con la puta tocando la boca medio abierta de su amiga la cual recibió con agrado el lamenton de su amiga.

– ¿ otro chupito?.- dije

– ¿ otro pacto?

Si.- dijeron las dos.

Nos tomamos el chupito no sin antes brindar por las cosas muy malas. Dejamos la barra y nos pusimos a bailar los tres. Yo era el centro de su baile la rubia se frotaba con mi pierna mientras que la morena me abrazaba por la espalda y luego al revés, yo acariciaba el culo de una y de la otra, una vez le lamí el cuello a la rubia llevándome con la lengua todo su sudor , ella empezó a comerme la boca mientras que su amiga que estaba enfrente a mí empezó a balancearse y bajar hasta mi entrepierna y darme un bocado, no fui fuerte pero dejó marcada la forma de su boca, en el bulto que hacía mi polla en mis vaqueros. Luego se levantó y comenzó a besarme el cuello entonces dejé de besar a la rubia para besar a la morena mientras la rubia me manoseaba el paquete por encima de la ropa. Seguía besando a la morena cuando la rubia me susurró algo al oído y me metió su dedo en la boca. Sabía raro, luego ella metió ese dedo debajo de su falda y lo metió dentro de su húmedo coño y lo volvió a sacar. “ Quieres más?” me dijo, no lo dudé y me metí el dedo hasta el fondo para luego ir poco a poco subiendo y sacándolo de mi boca, su amiga también le lamió el dedo, y su amiga también metió su  a no dentro de su falda y su dedo dentro de su coño dándome a probar su coñito húmedo a mi y a su amiga.

No sabes las ganas que tengo de que me cojas.

y tú no sabes lo caliente que me tienes.- le dije

Ella agarró mi polla por encima de mi pantalón y me dijo “ me lo imagino”.

Nos fuimos hacia la puerta, yo la llevaba a la rubia delante mío y a la morena detrás  entre la gente apretujados, tenía mi pene totalmente duro y ella lo sentía en su trasero mientras que sentía los pechos de la morena contra mi espalda.

Salimos de la discoteca y comenzamos a andar los tres abrazados y dándonos picos unos a otros, cuando llegamos a una entrada de garaje oscurita y la rubia tiró de nosotros dos poniéndome contra la pared y besándonos los tres en la boca ellas cada una tomó una de mis manos para que por encima de la ropa les tocara los pechos. luego la rubia se me tiró de cabeza entre mis piernas, me quitó el cierre del pantalón y mi verga exclamó presencia al toque.

Bueno…no puedo explicar de qué manera la muy calentona, me pasaba la lengua, me lo chupaba con ardiente frenesí, me hizo sentir las cosa mas hermosas que nunca había sentido, allí en medio de la ciudad tratando de disimular el placer que me daba sentir una boca devorándome la polla. La luz del garaje se encendió y tuvimos que irnos de allí guardando la polla dentro del pantalón salimos riéndonos de allí.

Llegamos a mi casa y comenzamos a besarnos los tres, luego  la rubia se empezó a desnudarse quitándose la camiseta de rejilla y su sujetador mostrando sus pechos luego yo me quite mi camiseta mientras que la morena se quitaba su camiseta ajustada. La rubia se quitó su falda vaquera y sus bragas  y comenzó a desabrocharme el pantalón y  bajarme los calzoncillos hasta las rodillas. La morena ya se había desnudado y la tomé de la cintura para comerle la boca. la rubia con mi polla fuera comenzó a besarla y a chuparla haciendo los mismo que antes. Yo besaba a la morena en la boca y en sus pechos mientras le tocaba  su culo,

Al rato la morena se agachó y comenzó a comerme la polla junto con su amiga, la rubia al poco  dejó de comerme la polla para dedicarse a mi boca yo acariciaba su trasero, comía sus pechos  hermosos y  le tocaba el coño igual que a la amiga mientras la morena me comía la polla.

La morena dejó de comerme la polla y se puso tumbada con la piernas abiertas hacía mí, tocándose el coño y mirándome.No lo pensé más “ Folla tela” me dije.

Dejé de besar a la rubia para meterle mi polla a la morena. la rubia se tumbó junto a la morena y le pellizcaba los pechos para excitarla más. Yo con una mano empecé a acariciar el coño de la rubia haciéndose un dedo mientras con mi polla le abría el coño a la morena. Tras largo rato follándome a la morena coloqué a la rubia sobre la cama y fue el coño de ella quien se comía mi polla. La morena se tocaba el coño y me miraba como me follaba a su amiga. Luego se levantó y comenzó a comerle la boca mientras me follaba a la rubia metiendo mi polla mas y mas profundamente.

La morena le comía la boca a su amiga y luego me la comía a mí, le tocaba los pechos a su amiga y luego los besaba.

Me vino el calentón y acabé  corriéndome encima de la rubia a lo que la morena aprovechó para lamer mi leche del cuerpo de su amiga, la rubia tomaba semen mio con su dedos y se lo metía en la boca. Descansamos un rato y luego fue el coño de la morena  el que recibió toda mi leche.

Me gusta / No me gusta