Mi novia Laura

Hola a todos el siguiente relato es una historia verídica en su totalidad, debo empezar presentándome, mi nombre es Carlos soy vitoriano, 28 años, 1.78, complexión atlética, moreno, no muy guapo, pero atractivo según algunas chicas. debo deciros que me animé a escribir esta historia para a ver si alguno de vosotros as os ha sucedido algo parecido. Todo comenzó hace aproximadamente 4 meses cuando mi novia(su nombre es Laura, 29 años, guapa, unos pechos increíbles, súper extrovertida) me transmitió la noticia de una boda sorpresa por parte de unos amigos suyos y que se celebraría una semana más tarde, me comentó que la boda iba a ser a varias decenas de kilómetros de nuestra ciudad, así que deberíamos pasar la noche en el hotel donde se celebraría la boda, así como los otros 150 invitados, se puede decir que sus amigos tiraron la casa por ventana, alquilando el recinto desde el sábado por la mañana, hasta el domingo. Los días previos los pasamos como os podéis imaginar liados con todos los preparativos, regalos, vestidos, etc.

Llegó el gran día la ceremonia era a las 12 de la mañana, en una pequeña capilla, me llamó la atención la cantidad de chicas guapas que acudieron al convite, pero sobre todo mi novia con ese vestido tan escotado que hacía volver loco a cualquier hombre. Terminada la ceremonia, llegó el lunch previo a la comida, disfrutamos de cócteles, picoteo y demás manjares. A Laura la notaba bastante contenta a pesar de no haber probado ni una sola gota de alcohol, a lo largo del lunch me percaté de la cantidad de gente que conocía mi novia, sobre todo del lado masculino, familiares de los recién casados, pero no le di la mayor importancia lo consideraba algo normal, por que ella es una chica sociable y simpática.

Yo al contrario no conocía a nadie solo a una botella llamada JB jjajaja. Fueron transcurriendo las horas, tranquilamente sin ningún sobresalto, degustando la comida cada pareja en las mesas junto con la gente más afín. Pero todo comenzó a cambiar de pronto a partir de las 8 de la tarde cuando llegó la barra libre y la orquesta, en ese preciso momento cuando Laura comenzó a tomar sus copitas de ron, los chicos que os dije entes la conocían se acercaban mucho a donde nosotros siendo especialmente más simpáticos con ella que conmigo, la pidieron que luego bailara con ellos, que me separara un poco de mi que no la iban a comer, comentarios que me tomé a risa como ella.

Hasta que uno de ellos dijo en mi presencia mira “yo me tomo 3 copas y no se ni a quien entro”, Laura sonreía, pero de una manera pícara. Luego llegaron preguntas del tipo “Laura ¿sabes inglés? a lo que mi novia contestó con un “yo francés y griego” delante de esos tres desconocidos para mi que me empezaron a descolocar y a producir en mi cogí celos.

La tomé de la mano y la incrusté más fuerte su mano en mi pantalón y la dije ¿has visto como te miran todos? se las estás poniendo durísimas a todos, ella me miró con mirada de niña mala y me dijo ¿tú crees? y yo claro mira como te devoran con los ojos tu escote.

La dije que se fuera y que fuera una niña mala, recuerdo sus ojos de loba en celo cuando se fue lanzándome un besito. Pasaban las horas y yo excitadísimo en la habitación imaginándome a mi novia haciendo mil locuras, me masturbé cada poco rato no podía dormir, pensando en ella sola allí abajo rodeada de tanto macho, pasaban las horas en esto que sobre las 5 de la mañana se abrió la puerta allí apareció Laura tambaleándose, se metió al baño, yo me hacía el dormido, se desnudó completamente, y entró en la cama estaba completamente borracha y enfermamente puta.

Lo primero que la dije fue has sido mala y ella me dijo he sido una auténtica calienta pollas y voy a explotar, toqué su rajita y solo encontré flujos, su tanga estaba en el suelo como nunca antes lo había visto y ahí empezó la narración de los hechos que sucedieron en el baile…

 

Me gusta / No me gusta