Viviendo experiencias

Hola a todos soy Dennisse, los que leen mis relatos les envió un beso enorme y bien rico, saben como siempre se ir al departamento de mi amiga Golla, ella es una linda trans, como yo es muy guapa y ardiente, saben, ella las veces que la visito me gusta porque se ir cuando recién sale un muy lindo macho de su departamento, me gusta porque le pregunto que es lo que ha pasado en su cuarto, y ella me lo cuenta con lujos de detalles, me fascina cuando describe un rico pene, diciendo es el trozo de carne dura rica y sabrosa que a una le hace llegar a las estrellas, y tiene razón eso y más nos hace un rico pene, siempre que ella me cuenta algo le pido permiso para escribirlo, y bueno de la ultima vez que la vi esto fue lo que paso

Me dijo:

Aunque a lo largo de los años he tenido la oportunidad de disfrutar variadas pollas, no por ello, cada ocasión, en la boca o en el chochito, no deja de ser una experiencia, la más de las veces sumamente agradables. Todavía estoy en el closet,
Pero me encanta lucir muy femenina, especialmente para algunas amistades que saben como me agrada que rellenen todos los espacios con su leche.

Esto que les relato, ocurrió no hace muchos días, fue un sábado que es el día de mi más esplendoroso lucir. Hacia el medio día llegó a mi apartamento un buen amigo, ansioso por cogerme. Ya le daba los últimos toques a mi presentación, y su fascinación se reflejó en un: ¡Que linda estás!

Me había puesto una peluca lacia que me caía hasta los hombros, maquillada y con un vestido ceñido al cuerpo. Un brasier de copa dura hacía notar mi pecho elevado, una pequeña y sugestiva tanga apenas cubría mi pequeña polla, un liguero sostenía las medias, y unos tacones negros completaban mi atractivo lucir.

La función iba a empezar, me atrajo hacia él y me dio un sonoro beso en la boca a la vez que sus manos recorrían todo mi cuerpo. Las mías no se quedaron quietas, y sobando su paquete muy pronto lo fuí desnudando. El solo me quitó el vestido, y me dejó en un negro lucir, su polla invitaba a besarla y no vacilé para llevarla a mi boca, mientras él a la vez iba acariciando mi huequito.

Me volteó y quedé de espaldas en la cama, alzó mis piernas y gracias a la lubricación que me había hecho fue deslizando su hermosa barra de carne entre mis carnes. Era delicioso ese sentir, un especial mete y saca que me llevaba al paroxismo. Sentí un estremecimiento y su liquido caliente llenó mi huequito a la vez que mi entrepierna se inundó sin tocarme, también me había derretido a mares.

De pronto alzo mi cuerpo de muñeca, desmadejada de la emoción, y sin sacar esa dureza de mi chochito, siguió bombeando hasta sentir una vez más ese movimiento de ir y venir, sintiendo como la leche seguía corriendo por mis piernas. Después de sacarlo, le pedí que me lo diera para limpiarlo con mi boca, lo que me permitió que acabe de escurrirlo con mis labios.

Esa de verdad, como cada vez que siento la presencia de un macho conmigo, en ese gozar y derramar de leche, es una nueva y grata experiencia.

Bueno así es ella, pero es linda, si quieren saber de ella me avisan a lo que me escriban y les daré su correo

Besos

Me gusta / No me gusta

Tere, mi madurita calentorra

La abrí de piernas para que me mostrase toda la plenitud de su coño, estaba mojado por sus flujos y comencé a saborearlo, chupando el clítoris y cada pliegue de su coño, ella se apretaba contra mi boca y me agarraba la cabeza con las manos empujándola hacia su coño, hasta que se corrió como una loca llenándome de sus fluidos y pegó un grito que se debió de escuchar en todos los pasillos del hotel.

Hola amigos lectores, soy Oscar un chico de Madrid de 23 años, mido 1,85 ojos marrones pelo corto, y bastante deportista, me pego buenas machacadas en el gimnasio, en la piscina y practicando algo de deporte siempre que puedo.

Os voy a contar como conocí a Tere, mi madurita calentorra, una mujer de 54 años de Zaragoza, yo escribí un relato sobre mujeres maduras hace mucho tiempo, recibí su contestación, y me contaba que era una mujer de 54 años de Zaragoza, me mandó una foto suya en una playa nudista, estaba buenísima, o por lo menos a mí me lo parecía, y seguro que a muchos de los jovencitos como yo que estáis leyendo este relato, y os gustan las maduras tetonas y culonas, os pondría a mil ver sus fotos y os harías unas pajas antológicas igual que las que yo me he hecho pensando en su cuerpo, en sus tetas, en su coño y en todas las cosas que me gustaría hacer con ella.

Tere era muy guarra y sumisa, le gustaba que la tratasen como una cerda ramera, eso le excitaba escribirle en los mails tratándola como puta y también como guarra, eso creo que debía hacer que su coñito se mojase al instante. Me contaba como se follaba a un amigo de su marido, le gustaba que la enculasen, tragarse el semen… le encantaba el sexo, era una viciosa del copón.

También le encantaba la lluvia dorada y sentir como una buena polla se meaba encima de su cara o de sus preciosas tetas. A mi me excitaba mogollón la idea de que me mandase unas bragas suyas usadas… con el paso del tiempo recibí sus dos bragas preferidas según ella me contaba, a cambio yo prometí algo que no pude cumplir… prometí mandarle una foto de mi polla empalmada envuelta con sus bragas y de sus fotos recubiertas de mi espesa leche caliente. Seguro que Tere se puso muy triste al no poder comprobar al menos en foto como se ponían mis 18 centímetros de polla cuando estaban en contacto con sus bragas y yo veía sus fotos y me pajeaba pensando en ella.

La otra noche volví a soñar con ella, volví a soñar con Tere, su precioso culo, su peludo coño y sus tetazas… dándome de mamar con esos exquisitos pezones rosados apuntando hacia el cielo. Yo estaba en mi nuevo trabajo, como vendedor, comercial y representante de una conocida marca de ropa, mi jefe me había llamado para ir a Zaragoza a una reunión con otros directores y comerciales de la zona de Cataluña y Aragón, llegué a Zaragoza y en un taxi me dirigí hacia el conocido hotel de la ciudad, llegué a mi habitación, me puse cómodo y pedí un cubata al servicio de habitaciones, pagaba la empresa… así que no pensaba privarme de nada, y hacer muchas cosas que no haría en un hotel si tuviese que ser yo quien paga.

Lo siguiente que hice una vez el camarero del servicio de habitaciones me trajo mi copa, fue sacar un cigarrito y tumbarme en la cama, encender la televisión y poner un canal de pago con películas porno, que casualidad, estaban poniendo una peli de maduras… con Kitty una de mis actrices maduritas preferidas, algunos de vosotros ya la conoceréis, si a esa rubia, cincuentona, culona y tetona… tuve la suerte de conocerla en persona el año pasado en el festival de Cine Erótico de Barcelona.

Cogí mi móvil e hice una llamada al móvil de Tere para darle una sorpresa y decirle que estaba en Zaragoza para todo el fin de semana. Ella se puso muy contenta al recibir mi llamada, quedamos en que se escaparía la mañana siguiente para hacerme una vista… y follar como salvajes tal y como me dijo al teléfono, me venía perfecto, puesto que yo tenía el resto de tarde libre y la mañana del día siguiente también libre hasta la hora de la comida.

Al otro día suena mi teléfono de la habitación, era ella, subió hasta mi suite, estaba maravillosa, estaba muchísimo mejor que lo que se dejaba ver en sus fotos, nos dimos un largo beso y mis manos recorrieron su maravilloso cuerpo, ella se fue acercando más a mí, comencé a meterle mano acariciando sus muslos y ella se tocaba las tetas y los pezones que ya se marcaban realmente duros a través de su blusa. Se quitó la blusa y le empecé a comer las tetas mientras ella me desabrochaba el pantalón y acariciaba mi polla ya erecta por encima de mis bóxers.

Tere se puso de rodillas delante del sillón y sentí sus labios y su lengua recorriendo toda la longitud de mi polla hasta que se la metió en su boca y comenzó a chupar con auténtico vicio… me la mamaba con un ritmo brutal, y de repente paraba y jugaba con su lengua en mi glande… y seguía mamando, no podía aguantar más después de unos 20 minutos devorando mi polla así que la pedí que sacase la lengua y recibiese mi semen con la boca bien abierta y comencé a correrme como un caballo en su lengua, en su cara y en su boca, llevaba dos semanas sin eyacular y jamás pensé que pudiesen mis huevos almacenar tanta lefa, me quedé extasiado con una de las mejores corridas de mi vida.

Seguidamente la tumbé en la cama y la abrí de piernas para que me mostrase toda la plenitud de su coño… estaba mojado por sus flujos y comencé a saborearlo y comérmelo entero lamiendo, chupando los labios, el clítoris y cada pliegue de su coño que se me hacía más y más delicioso… ella se apretaba contra mi boca y me agarraba la cabeza con las manos empujándola hacia su coño para que se lo comiese más y más fuerte… hasta que se corrió como una loca llenándome de sus fluidos que yo acepté en mi boca con gran placer y pegó un grito que se debió de escuchar en todos los pasillos del hotel…

Le di la vuelta y con el culo en pompa le abrí el culo y se lo dejé bien ensalivado, es alucinate el lamer el culo de una mujer…

Me encanta, es una cerdada pero disfruto como un loco, chupando el ojete de una mujer… ese sabor, ese olor…mmm, mientras ella me masturbaba yo le comía el culo a Tere… me puse como una piedra de nuevo y a 4 patas empecé a follarle el coño… tomándola de la cintura y embistiéndola bien fuerte…después me puse a encularla metiendo un dedo en su culo para después meter mis 6cm de diámetro de polla poco a poco en su culo sin que se quejase mucho.

Cuando entró toda la polla comencé a follarla salvajemente hasta que no podía más y me corrí dentro de su culo inundándola con mi leche…ella se puso en cuclillas y yo comencé a sorber todo mi esperma caliente que resbalaba por su ano… me pidió que la mease y la llevé a la ducha donde le eché una buena meada caliente en su cara y en sus tetas, ella me correspondió también con una buena meada. Nos terminamos de duchar juntos y extasiados tumbados en la cama… ella me regaló sus bragas húmedas… y se fue a su casa a seguir con sus tareas de ama de casa… al fin había cumplido mi fantasía de follar a lo bestia con Tere…

Nota del autor: Me gustaría que me dejaran comentarios mujeres de más de 45 años, viciosas y culonas… que les guste que las coman el culo y el coño… la lluvia el sexo un poco pasado de rosca y que sean viciosas, o algo dominante me gusta que me de caña una mujer… y hacer guarradas de todo tipo.

Autor: Oscar

Me gusta / No me gusta