Regalito inesperado en la oficina…

Infidelidad. Estando en mi oficina, después de una jornada de trabajo, en la que ya todos los que laboramos en las oficinas del edificio estamos saliendo, llega la señora Susana, una dama de unos 35 años, me dice “vengo para realizar un tramite, el cual no lo pude hacer en ventanilla por que me dijeron que no estaban validados mis documentos y que era necesario que me los revisara”. Read more

Me gusta / No me gusta

Cuatro Estaciones (Primavera)

Esta historia que les voy a contar sucedió una tarde de primavera, quedé a comer con Eloísa era compañera mía del centro de nuevas profesiones ella estudiaba relaciones públicas y yo publicidad y marketing, nos conocimos en una quedada con extranjeros, ella fue con sus amigas María e Inma y yo fui con mi amigo Hernán y Pablo, conocimos a muchos extranjeros pero en verdad a quien conocimos fue a las chicas. María empezó a las pocas semanas a salir con Pablo e Inma y Hernán tres cuartos de lo mismo por lo que del grupo nos quedamos sin pareja Eloísa y yo. María y Eloísa vivían dos calles de diferencia de hecho cuando María y yo nos propusimos sacarnos el carnet de conducir le dijimos a Eloísa que se apuntará con nosotros pero no quiso.

Ese día iba a la autoescuela llamé a María a su portero y dijo que no iba a ir a la autoescuela que estaba mala con la regla, así que fui solo al ahora de comer llamé a Eloísa, tenía ganas de pizza y el restaurante ” Molto pizza” estaba cerca. Eloísa me recogió de la autoescuela y nos fuimos al “Molto pizza” pedimos para llevar y fuimos a casa de ella.
Eloísa era una chica morena de 1.60 con ojos marrones pechos muy voluminosos y un culito de aspirina como digo yo, ” plano por un lado plano por el otro lado y una raya en medio”. Llegamos y sacó agua para beber estuvimos comiendo y viendo la tele. Después de comer nos quedamos viendo la tele aunque era primavera hacía calor y la morriña era muy fuerte, yo estaba dando cabezadas y Eloísa estaba apoyada en mis piernas igual. Di una cabeza que por poco me rompo el cuello de hecho me hice daño así que me levanté y le dije a Eloísa que me iba a mi casa a dormir la siesta a los que ella me dijo que no fuera tonto que me quedara con ella.

Eloísa era de Ubrique y vivía en un piso de estudiantes con dos compañeras más Desiré y Mari Paz, ambas compañeras se había ido por las fiestas de primavera al pueblo Pedroche por lo que Eloísa se había quedado sola en el piso. Me daba apuro dormir en una cama de las compañeras a lo que Eloísa me ofreció la suya, yo acepté me senté en la cama y noté un dolor en el cuello a lo que Eloísa se ofreció a darme un masaje me quité la camiseta quedándome solamente con mis calzonas y me tumbé boca abajo. Ella comenzó a masajear el cuello, luego pasó a la espalda me estaba relajando de lo lindo. Me estaba quedando dormido cuando ella me dijo al oído ” te toca”, me levanté y ella se tumbó con una camiseta que le estaba holgada y unas mallas negras. Comencé dándole un masaje de hombros luego comencé a hacerle círculos en la espalda a lo que ella dijo que más que masaje cosquillitas a lo que empecé a acariciar su espalda por encima de su camiseta, luego metí la mano por debajo de la camiseta estuve un rato, ella al rato se quitó la camiseta dejándome ver su sujetador rosado. Seguí acariciando su espalda aún sorprendido de cómo había conseguido que se quitara la camiseta, ahora mi plan era el sujetador empecé a pasar la yema de los dedos por toda la espalda incluso encima del sujetador pero no había forma de que se lo desabrochó así que le eché valor y yo mismo lo desabroche. Cuando los corchetes se separaron ella se movió y con dos movimientos de hombros se quitó el sujetador y lo echó al suelo, tenía la espalda desnuda ahora iba a ver hasta donde llegaba y empecé a acariciar por la cintura bajando poco a poco las mallas negras, aunque su culo era más bien plano tenía redondez, ya había conseguido bajar un dedo y se notaba la línea del sol. Empecé a darle besos por la espalda desde la parte de su culo descubierta hasta los hombros, mi polla se había estirado del todo y muchas veces cuando elevaba mi cuerpo para darle un beso en el cuello o en el hombro mi polla se posaba sobre su culo, ella no se inmutaba y mi excitación era muy grande.

Bajé más las mallas y ella no se inmutaba. Finalmente las mallas había dejado de ser útiles estaba al aire su trasero deslicé el tramo que le quedaba hasta el final de sus piernas y lo dejé caer al suelo. Volvía jugar con mis dedos esta vez acariciando sus piernas de arriba abajo, luego acariciando la cara interior de sus muslos desde arriba abajo cada vez más arriba, ella abría las piernas en cada subida hasta que mis dedos se toparon con su coño humedecí mi dedo índice y poco a poco lo fui metiendo por su rajita ella se movía para acoplar mi dedo en su coño. Mi dedo se volvió más curioso supongo que contagiado por mí. Cada vez se metía más y más adentro. No sé si Eloísa estaba dormida o se hacía la dormida lo que sí sé es que estaba gimiendo de placer con las exploraciones de mi dedo entonces le dije al oído ” date la vuelta ” y como si un hipnotizado se tratara se dio la vuelta. Estaba desnuda entera pude ver esos pechos tan grandes en proporción de su tamaño, su coño totalmente poblado de pelo negro, ella atenuó los ojos y me vio allí apoyado sobre mis rodillas con la polla que me iba a estallar en el bañador, se incorporó y dándonos un beso muy húmedo desató el nudo de mis calzonas, metió su mano dentro y sacó mi polla acariciándola, con el dedo índice extendía todo el lubricante, que me había salido, por toda la cabeza rojiza de mi polla mientras que su lengua y la mía, sus labios y los míos se fundían en un beso. Ella con la otra mano bajó mis calzonas hasta que cayeron junto con su ropa y tirando de mi polla la guió hacía su coñito. Mi polla se deslizó por dentro de su coño como si fuera un bobsleigh en una pista, mientras mi polla entraba en su coño mi boca se deleitaba con su boca pero pronto se deleitaría con sus enormes pechos, eran tan grandes que no entraban en mi boca y su pezón era tan marrón que parecía negro. El ritmo con el que entraba mi polla en su coño aumentaba y ella subía las piernas para que la embestida fuera más fuerte y se introdujera más si podía sonaba a chapoteo eso me hacía pensar que Eloísa se había corrido. Tenía las piernas de Eloísa sobre mis hombros cuando mi polla se tensó al máximo y la saqué de su coño y empezó a echar escupitajos de semen sobre la barriga, barbilla y boca de Eloísa, Eloísa estaba que no podía mover las piernas yo me quedé sentado sobre mis rodillas mirando su cuerpo bombardeado de semen al rato se repuso y nos duchamos, esa fue la primera vez que incumplí la promesa de nunca follarme a una amiga pero la incumpliría dos veces más pero es otra historia que os contaré en otro momento…

Me gusta / No me gusta

El padre que rozaba a su hija con algo que no era el móvil

Aquella nochevieja, Sara, a sus 21 años, estaba deseando irse a la macro-fiesta para la que llevaba preparándose varias semanas.  Tras sonar la última campanada y brindar con champagne por el año nuevo, la chica se apresuró a llamar a su amiga Caty para que la fuera a recoger.

El recinto estaba lleno hasta la bandera. Ella y su grupo de amigas disfrutaron de lo lindo bailando, bebiendo garrafón y coqueteando con los chicos que no paraban de entrarles. Caty había pillado y estaba liándose con un chico. La noche se iba apagando para dar paso al día. A las 6:00 de la madrugada el grupo estaba disperso, y su amiga Caty no le contestaba el teléfono. Decidió llamar a su padre, tal y como habían quedado, para que le fuera a buscar.

Jorge, el padre de Sara, se puso un chándal y cogió el coche para ir a buscar a su hija. Le daba muchísima pereza, y más a aquellas horas, pero estaría más tranquilo si le iba a buscar él mismo.  En seguida vio a su hija, como siempre puntual, esperándole en el sitio acordado. Debía de estar pasando mucho frío sin chaqueta con su vestidito corto negro, pese a las medias y el gorro de Papá Noel. Sonrió al ver lo guapa que era su hija, con aquella melenaza morena, su delgado cuerpo que aparentaba menos edad con sus pequeñas tetas y culito respingón y aquella cara de niña buena.

Al poco de hablar un poco con su hija, Jorge se dio cuenta que ésta iba bastante alcoholizada.  Una vez en casa, cada uno se fue a su cuarto a dormir unas cuantas horas.

Por la mañana, Jorge despertó suavemente a su hija para que fuera a comer. Obediente, vestida con su fino pijama rosa, y con signos aún de los estragos de la noche anterior, se dirigió al comedor. La madre de Sara les había dejado un mensaje de que se había ido a comer con unas amigas, y que no volvería hasta la cena. Después de comer, ambos cansados por la falta de sueño, decidieron ir a darse una siesta.

Jorge fue a ver a su hija antes de irse a su cuarto, y ambos empezaron a hablar. Se sentó en la cama y hablaron como buenos amigos.

–          ¿Ligaste mucho ayer? – preguntó a su hija.

–          No es por fardar, pero la verdad es que sí. No paraban de acercársenos chicos.

–          ¿Alguno te gustó especialmente?

–          Me lié con uno que estaba muy bueno.

–          ¿Ah sí?, ¿cómo ocurrió?

–          Pues las chicas estábamos bailado y él se acercó con un amigo suyo. Se puso a bailar delante de mí y se fue acercando poco a poco. Cuando estaba casi pegado, acercó sus labios a los míos, y nos besamos muy despacio.

–          Qué romántico – dijo Jorge, aunque realmente empezó a excitarse imaginándoselo. Para ocultar su incipiente  erección, se recostó en la cama.

Sara se giró hacia un lado, dando muestras de somnolencia. Su padre estaba también tumbado de lado girado hacia ella.

–          ¿Y no intentó nada más ese chico?

–          Claro que sí. Todos lo intentan. Ninguno es un santo.

–          ¿Qué hizo?

–          Intentó tocarme las tetas.

–          ¿Sólo lo intentó?

–          Bueno – dijo dudando – con la excusa de cogerme de la cintura, fue subiendo las manos hasta los laterales de mis pechos y fue cerrando las manos hasta tocarme por esa zona.

–          ¿Qué hiciste?

–          Al principio nada, pero cuando intentó tocármelas de forma más descarada, le paré los pies.

Sara notó como su padre se acercaba más a ella. Estaba quedándose dormida, pero notó algo duro sobre su culo. No le dio mayor importancia hasta que notó como de vez en cuando algo vibraba sobre su culo.

–          ¿Eso no es el móvil, no?

–          No hija. Tú descansa.

Su padre le abrazó pasándole una mano por el abdomen. Ella cerró los ojos dejando venir al sueño.  La mano de Jorge fue subiendo hasta colocarse a la altura de sus pechos. Ella se acomodó, y cerró sus brazos sobre aquella mano.

Jorge que tenía su mano sobre las pequeñas tetas de su hija. No llevaba sujetador bajo aquel fino pijama y podía sentir claramente la dureza de sus pezones sobre sus dedos. Sara se movió un poco hacia atrás acoplando su cuerpo al de él. Aquello le excitó más si cabía. Notaba su corazón palpitar directamente en su polla, enviando descargas eléctricas al culito de su hija.

Ambos mantuvieron silencio, y pronto la respiración de Sara fue más profunda. Jorge separó su mano del regazo de su hija y lo colocó lentamente sobre su culo. Tenía un trasero duro y respingón.  Lo acarició desde el muslo hasta la otra nalga lentamente. Sus manos expertas siguieron acariciando hasta llegar a la entrepierna de su hija. Le acarició el vientre plano y duro hasta llegar a la junta de sus dos piernas. Paseó su mano lentamente notando el calor que de allí emanaba. Empezó a juguetear con sus dedos sobre el pantalón de su hija. Pronto, la respiración lenta de ésta se transformó en una más entrecortada.

Confiado, Jorge lanzó su mano directamente al pecho izquierdo de Sara. Lo apretó y masajeó el pezón. Excitado, metió su mano bajo la camiseta de su hija hasta llegar a tocarle las tetas. Se las masajeó lentamente disfrutando de su dureza y juventud.

Agarró la mano de su hija y la guió hasta su propio pantalón. Una vez allí, la juntó a su paquete. Al principio ella no hizo nada, pero al poco tiempo le acarició el bulto a su padre.

–          Imagínate que soy el chico ese con el que te liaste. Seguro que te dejó bien mojadita.

Jorge le dio un azotito en el culo.

–          ¿Qué te hubiera gustado hacerle?

–          Chupársela.

–          ¿Pues a qué esperas?

Jorge se giró boca arriba y se desnudó. Sara se incorporó y le sonrió. Se terminó de quitar la parte de arriba del pijama dejando al aire sus turgentes pechos.

Le agarró el pene a su padre y empezó a masturbarlo lentamente.

–          Vamos hijita, cómesela a tu padre.

Sara se rio picarona y se llevó el pene de su padre a la boca. Se la mamó lentamente mientras su progenitor gemía y respiraba profundamente.

Jorge le acariciaba el culo rozándole el coño por encima de la ropa de vez en cuando. Le pidió a su hija que se terminara de desnudar, y siguió con su tarea notando entre sus dedos lo mojada que estaba su hija.

–          Mmmm Papá, cómo me gusta.

Él aceleró el ritmo sobre el sexo de ella haciendo que tuviera que parar su mamada de la excitación del momento.

Sara se incorporó, y excitada trepó encima de su padre. Le agarró el pene, y bajando lentamente, se lo colocó en su coño. Se sentó lentamente sobre la polla de su padre notando como la llenaba completamente. Puso sus manos a ambos lados de la cabeza de su padre y le cabalgó como había hecho anteriormente con chicos de su edad. Su culo se movía arriba y abajo mientras le cabalgaba.

Jorge le manoseaba las tetas con perversión mientras que ella seguía un ritmo constante.

Sara se reclinó hacia atrás y aumentó el ritmo de su trote. Sus tetitas danzaban en el aire sin apenas cambiar su forma mientras ella saltaba y miraba al techo con los ojos cerrados de placer.

Su padre la empujó hacia un lado y se dejó caer encima. Buscó su coñito con la punta de su polla y empezó a penetrarla en la postura del misionero.

–          Ahhh, ahhh, sí Papá – dijo ente gemidos por las fuertes embestidas de su padre.

–          ¡Toma nenita, toma!

El hombre aumentó el ritmo hasta que mientras propiciaba fuertes movimientos de cadera se corrió. Sara notó los chorros de semen derramarse a alta presión en su interior hasta que su padre paró y se quedó tumbado sobre ella rendido.

Al poco tiempo se separaron y su padre se marchó del cuarto.

Sara cayó dormida al momento.

Algo despertó a Sara. Era su padre.

–          Venga hija, que hay que cenar. Llevas toda la tarde durmiendo.

–          ¿Qué hora es?

–          Las 8. Tu madre nos espera para cenar.

Su padre le guiñó un ojo, y obediente, Sara se aseó para ir a cenar.

Me gusta / No me gusta

Con mi Prima en el Chalet

Antes de comenzar aviso de que cambie los nombres,aunque internet es muy grande nunca se sabe…
Me llamo Jose Manuel,mi estatura es normal para un chico de mi edad,soy moreno y no estoy ni gordo ni flaco y mi pene mide alrededor de 17 centimetros cuando esta erecto
Mi prima se llama Mireia,cuando esto paso ella tenia 22 años
Ella es alta,morena con mechas castañas,pelo largo,es guapa y delgada,sus tetas no son muy grandes,pero me llenaban las manos
Pero lo que mas me atraia de ella era su culo,dios,que culo,se extendia de un extremo de la cintura a otra y temblaba como un flan cada vez que andaba
Volviendo al relato…
El verano pasado mi familia y yo fuimos dos semanas a un chalet en Alicante para descansar de el estres de los meses anteriores
El chalet era algo pequeño,tenia dos dormitorios,cada uno con dos camas medianas,un baño con una bañera enorme,el comedor en la entrada y la piscina montable bastante grande a un lado de la casa,rodeada por cesped artificial
La primera semana buscaba ratos en los que escabullirme y masturbarme en el baño pensando en mi prima(Desde que le toque el culo aquella mañana,la imagen de su culo y su tacto se apodero de mis fantasias)
Al principio de la segunda semana mi madre me dijo que vendrian mi tia y mi tio con sus respectivas familias,incluyendo a mi prima Mireia
Yo estaba super emocionado,desde el verano pasado no habia visto a mi prima y no habia tendido oportunidad de manosearla mientras dormia,esta seria mi oportunidad,pensé,sin embargo mis tios solo vendrian un dia y se marcharian el mismo por la noche
Aun asi pense que tendria la oportunidad de buscar alguna prenda interior de Mireia para masturbarme cuando se fuera,pero solo trajo su bikini y su bañador y una camisa,parecia que esta vez no iba a poder hacer nada,especialmente con la familia delante
Estaba muy equivocado
Mis tios llegaron,nos saludamos y yo disimule muy bien el asombro que senti por mi prima en aquel momento,se habia dejado crecer el pelo y le llegaba a la mitad de la espalda,se habia tintado el pelo de negro con mechas morenas y habia crecido
Obviamente cuando podia le miraba el culo de reojo sin que mi familia me viera
Poco despues de que llegaran,mi primo,que era mayor que yo y Mireia se metieron en l a piscina
Decidi meterme,pues hacia mucho calor y podria jugar con alguien en la piscina
El agua estaba fria,como siempre por la mañana,pero hacia mucho sol
Mi primo y yo jugamos a ahogarnos y tirarnos hasta que el se salio y me quede a solas con mi prima
En la piscina habia un flotador en forma de circulo amarillo que usabamos para sentarnos y mi prima se tumbo encima de el y quedo flotando en el auga,con los ojos cerrados,tomando el sol
Me acerque a ella y le dije:
-Te voy a mover no te vayas a quemar en un lado y en otro no
Solte una risita timida y ella me contesto:
-No me muevas muy deprisa que quiero relajarme
Agarre el flotador de los lados y empeze a moverlo por toda la piscina
Ella estaba boca abajo y veia su culo perfectamente
Queria morir en medio de esas dos nalgas,pero entre que seguramente me llevaria una torta solo por tocarlo y que la familia estaba al lado de la piscina,hablando en una mesa,no me atrevi a hacer nada
Sin darme cuenta mi mano se habia puesto cerca de sus piernas y rozaba sus muslos con el dorso de la mano
Ella no dijo nada,por lo que pense que no se habia dado cuenta,a mi no me importaba,yo me moria del gusto solo por ese contacto,era caliente y suave
Asi estuvimos unos 5 minutos,hasta que mi madre nos llamo a todos a comer
Yo estaba muy cachondo y tenia el pene erecto asi que me quede un poco en el agua esperando a que se me bajara
Cuando sali y entre en el comedor todos ya estaban comiendo en la mesa grande menos mi prima,que se habia sentado en el sofa delante de la tele con una mesita delante de ella
Cogi un plato de paella que habian hecho mis tios en una barbacoa cerca de la piscina y me sente junto a mi prima
Me estaba vertiendo un poco de agua en un vaso y vi que el de mi prima estaba vacio
Le pregunte:
-Quieres agua?
-Si,gracias Jose -Contestó-
Y me puso la mano en el muslo y la movio de arriba abajo unos instantes fugazes
Quizas fuera solo una caricia sin ningun trasfondo,pero en mi cabeza excitada pensaba que se habia dado cuenta de que habia disfrutado con el roce de su pierna y habia atado cabos y queria que diera un paso adelante
Pensareis que tengo mucha imaginacion,pero cuando estas tan excitado,buscas cualquier cosa para poder liberar tu entrepierna,seguro que sabeis de lo que hablo,y si esa idea llevaba mis manos a su culo,a mi no me improtaba aferrarme a aquella descabellada idea
Cuando terminamos de comer,mis tios y mis primos se quedaron dentro tomando cafe junto a mi familia,mienrtas yo y mi prima hablamos sobre temas familiares,problemas con mi hermana y mi madre y decidimos meternos en la piscina ahora ya que estariamos a solas y seria muy tranquilo
Ella se levanto y salio de la casa hacia la piscina,yo iba detras de ella,sobra decir que durante todo el trayecto contemple ese espectaculo que se balanzeaba de lado a lado cuando andaba delante de mi
Se metio en la piscina y volvio a subirse al flotador,pero esta vez boca arriba
Yo me decepcione,pense que antes almenos podia mirarle el culo sin que se diera cuenta,ahora seria imposible
Nade y bucee un poco antes de volver a intentar moverme con ella encima del flotador,pero esta vez ella se agarro al borde de la piscina encima del flotador y me dijo:
-No puedes sacarme
Y se rio
-Que no? -Conteste yo-
Le agarre casi con miedo sus piernas por encima de los pies y comence a tirar,ella aguanto bien agarrad y no podia separarla,pero por el lado bueno,le esta manoseando bien las piernas,en una ocasion metio mi cabeza entre sus piernas y las cerre,si no hubieran habido consequencias le habria comido el coño alli mismo,pero me conforme con masajearle las piernas disimuladamente mientras forcejeabamos
Cuando me canse de tirar intente tirarla y le dije:
-O te sueltas o te tiro
Ella se rio y me miro con picardia,y empece a mvoerla a un lado poco a poco para que se soltara pero al final cayo al agua…y aqui empezo algo que me encanto
Como tenia agarradas sus piernas al bajar se me fueron y le toque el culo,cuando emergio estaba asustado,pero supongo que ella penso que eran juegos y era inevitable que le tocara algo por accidente,asi que empeze a juagr a hundirla,y acercarme a ella y tocarla,casi siempre el culo o las piernas,de vez en cuando le rozaba los hombros o las tetas
Mi poya esta a reventar,y eso me fue muy util,cada vez que la hundi trataba de acercarla y rozarle con mi pene lo que me proporcionaba muchisimo gusto
Me parecio raro qeu no dijera nada de eso,especialmente cuando la agarre de la espalda y las piernas dobladas y la levante del agua y la baje poco a poco y su culo se sostenia sobre mi mastil erecto,esa vez casi me corri del placer y dle morbo de la situacion
Al rato se puso sobre el flotador boca arriba de nuevo pero esta vez se dejo llevar y ya con mas excitacion que prudencia coloque mi mano directamente debajo de sus piernas,rozaba su culo y sus piernas constantemente y con la otra mano llevaba el flotador y a veces le acariciaba el pelo bajo el agua y lo alababa,le decia que era muy bonito,que le quedaba bien,que era muy largo…
Ella ser reia de vez en cuando,no se se reia por la conversacion que teniamos sobre mis primos y familia o por que le hacia gracia que su primo de 18 años estuviera tan cachondo solo por unos roces con su cuerpo juvenil
De vez en cuando mientras bromeabamos metia la mano por el agujero en medio del flotador y le acariciaba la espalda o le hacia cosquillas y al retirar la mano le sobaba el culo
Mi polla iba a reventar y ella alli con las tetas hacia arriba,el culo sobre mi mano y su cabeza en la otra,si hubiera sido mas valiente le habria confesado mis sentimientos y quizas solo por pena me habria hecho una paja,pero espere asi,preferia un culo en la mano que una paja volando
Al rato se bajo del flotador y nadamos juntos,a veces se tendia sobre mi y nadabamos hacia atras,yo pasaba mis manos por su espalda y sus hombros y una vez de los hombros abje a encima de sus pechos e ice redondeles con las manos,cuando se separo de mi me dijo:
-Porque somos primos,eh Jose?
Yo me asuste
-Que? -Dije yo-
-Los roces,como somos primos no importa,hay confianza
Y me sonrio,eso me envalentono y jugamos un poco ams,yo la rozaba con mi pene y le tocaba el culo,ahora con menos disimulo y una vez le agarre una teta durante los 3 segundos mas largos de mi vida
Se salio de la piscina y se tumbo sobre la toalla para secarse,boca abajo,de nuevo su culo capto la atencion de mis ojo,tras tocarme un poco bajo el agua y sentir que me iba a correr,sali y me puse a un lado suyo en el que no me veia
Me sente a su lado y contemplaba su culo levantarse entre sus piernas y su espalda,y tambien su melena,que me excitaba bastante
Me puse algo de crema soalr y le pregunte si ella queria
Me dijo que no,y fue un bajon,podria haberle masajeado la espalda y quizas las piernas,pero se me apso pronot pues a los 2 o 3 minutos de estar alli,se desato el sujetador y cayo de lado a lado quedando bajo ella y sus pechos
Desde alli podia ver el lado de uno de sus pechos y me queria morir,aunque no eran muy grandes yo estaba que reventaba
No aguantaba mas,me puse de pie,me baje el bañador y mi polla dio un resingo que salpico un poco de semen en su espalda,me agache sobre su hombro y deje que mi polla colgara cerca de su cara
Cuando abrio los ojos dios un saltito hacia atras,que casi me tira,y em miro y me dijo:
-Jose!Que haces guarro!
-No me digas gaurro a mi!-replique-eres tu la que me has puesto asi en la piscina y ahora no puede bajar
Y sonrei
-Jose yo no he hecho nada,somos primos y por eso no le he dado importancia a esos…roces…aunque no parecian muy accidentales…
-Mireia,llevo años deseandote,eres la diosa de mis fantasias,se que somos primos pero no puedo aguantarlo mas Mireia….
Mi tono de voz bajo hasta ser casi inaudible
Entonces ella miro alrededor,comprobo que estabamos solos y nadie nos habia oido,me miro,miro a mi polla y no se si fue por pena,por cariño o una mezcla de ambos pero me dijo:
-Jose,somos primos,no podemos hacer esto que tu quieres
-Por que no?
-Porque somos familia
-Pero por tocarla no te vas a morir….
Dije eso casi sin pensar,tenia mas sangre en la punta del rabo que en la cabeza
-Jose….
-Una paja,una paja y se acabo,te lo prometo,si me haces una paja podre calmar mi obsesion contigo
Todo esto con la polla tiesa apuntando a su sexo,ella de vez en cuando lo miraba,me miraba a mi y de nuevo a mi polla
-Solo una paja(Dijo algo mas peor en mi mente solom retumbaba”Solo una paja”)
Me miro como esperando una respuesta y asenti con la cabeza,supongo que dijo algo sobre no contarselo a alguien o algo asi
Se puso de rodillas y me agarro mi polla que estaba ardiendo y humeda
No voy a explicar esto ya que es obvio y seria como en todos los demas relatos,fue increible,estuvo casi 10 minutos meneandomela de arriba abajo,al principio con timidez,luego con mas confianza y ams rapido,hasta que senti que me corria
-Mire….Mireiaahhhhhhh
Ella se debio dar cuenta,se aparto un poco sigio machacandomela hasta que manche todo el cesped de semen
-Mu…muchas gracias Mire….
Se puso algo roja,miro ahcia un lado,aun de rodillas y me dijo:
-Te ha gustado?
Estaba tan mona que con el recuerdo de esa imagen se me pone dura al instante
-Muchisimo,gracias Mireia,eres la mejor prima del mundo
-Si se lo dices a alguien te mato
-Tranquila
Cuando llego la noche se fueron todos menos mi prima que sijo que se quedaria a disfrtuar de los dias que quedaban de la piscina en compañia de su primo,osea yo,eso me dio muchas esperanzas
Desde que me hizo la paja hasta que llego la noche cada vez que cruzabamos los ojos ella se reia un poco y miraba al sueloy susrraba:
-Que tipico(Ella siempre decia eso,por algun motivo,era su muletilla)
Cuando llego la hora de dormir,todos se fueron a dormir menos ella y yo,que nos quedamos en el sofa viendo al tele,tumbados,tocandonos las piernas
Yo la miraba de reojo y con solo recordar lo que paso aquella tarde se me puso dura de nuevo
-Oye Mireia…-Dije con voz timida-
-Dime…-Ella tambien parecia hablar con voz timida-
-Se que dijistes solo una paja….
-Jose,ya he visto lo que tienes entre las piernas,no,no te voy a hacer otra paja,dije que una y ya esta
-Lo se,lo siento….
Mire hacia abajo avergonzado
Se me ocurrio una idea
-Mireia,dejame tocarte
-Que?
-Que me dejes tocarte y me masturbo yo solo
Lo dije con decision,no como antes,sin miedo
Mireia no dijo nada,se quedo con la boca abierta pensando que decir
-Como que tocarme….
-Dejame tocarte mientras me la machaco y asi estare feliz,por favor Mireia,por favor…
-Calla,si me dejas en paz,esta bien
Se impulso hacia delante,se dio la vuelta y se puso a cuatro patas
Increible,pense,tenia ese culazo que tanto he deseado delante de mi,a mi disposicion
-Porque te has puesto asi Mireia?
-Jose,se como me miras cuando estas detras de mi,y cuando digiste de tocarme me mriaste el culo de reojo
-No sabia que…
-Callate y empieza ya antes de que me arrepienta
Ella llevaba un pantalon vaquero muy corto que solo le cubria el culo y muy poco de las piernas,lo que resaltab su culo y lo endurecia al tacto,era delicioso,empeze a acariciarlo,siguiendo su forma redonda y enorme,agarraba las nalgas,cada una con una mano y apretaba y pellizacaba cuanto podia,queria meter mi polla por donde hacia de vientre,no aguantaba ams,sauqe mi polla,la manosee un poco,se endurecio como una roca y empeze a restregarla contra su culo
-Que haces!-Dijo Mireia dando la vuelta a al cabeza-
Entre mi polla en su culo,y su cabeza girada,parecia que me pedia clemencia mientras la pentraba porque le dolia,ojala
-Dejame restregarme,no te vas a quedar embarzada por rozar tu culazo con mi polla
-Date prisa-Gruño y volvio a girar la cabeza-
Yo no podia conformarme con eso,sabia que si queria folalrmela tendria que jugar con ella
Me separe con dificultad de su culo,mas por deseo que por otra cosa y empeze a manosearla cerca de su coño,cuando localize la entra a su sexo empeze a acariciarlo con un dedo
Ella dio un gritito pero no se giro ni hizo nada
Segui masturbandola por encima del vaquero,hasta que empezo a mojarse y su coño quedaba completamente marcado en el vaquero,entonces empeze a meter el dedo con dificultad pues el vaquero era muy duro
Ella empezo a gemir muy bajito,lo que me indico que ya estaba muy cerca de mi objetivo,me acerque por detras de ella sobre su espalda y le susrre al oido a la vez que restregaba mi polla con su coño
-Las chicas no tienen siempre condones?
Ella se quedo quieta,callada,supongo que pensando,se levanto,busco en su bolso y saco un cuadradito de plastico,lo abrio con dificultad y me lo dio
-Eres un cabron-Me dijo mi querida Prima de 21 años que habia sucumbido a mis deseos-
Sonrio,miro hacia abajo poniendose a cuatro patas
Casi me muero de la alegria cuando me dijo eso y empeze a colocarme el condon,me costo un poco porque era mas pequeñño que mi polla que ante la situacion tendrias mas de 17 cm ya que era mas larga y gruesa de lo normal
Agarre los vaqueros por arriba y tire para abajo,ella se encargo de quitarselos del todo con pataditas,me coloque detras de ella y le dije:
-En realidad no hacia falta ningun condon,te la voy a meter por ese culazo que tienes
Ella se giro rapidamente soprendida,creo qeu trato de impedirme metersela,pero en cuanto se la emti,toscamente por mi inexperincia,era virgen,se hecho sobre su cabeza apoyandola sobre un brazo del sofa haciendo ruidos,como gritisos,supongo que le doleria,creo que ella tambien era virgen,cogio el vaquero del suelo y se lo metio en la boca para no despertar a nadie
Yo no me lo podia creer,estaba reventando el agujero negro de mi prima,delante d emi tenia ese imponente culo que tanto habia deseado y se apodero de mi una fuerza que no conocia
Entre las embestidas me acercaba a su oido a decirle cosas en plan:Seguro que este culo lo han tocado cien pollas en las discotecas cuando bailas reggueatton o tanto recato y te gusta a ti mas que a mi
Una vez me parecio haber vvisto una lagrima en su mejilla,pare con mi polla dentro de ella,se repuso sobre los hombros como con dolor,giro la cabeza,me miro entre su pelo enmarñado y me dijo:
-Porque paras?
eso fue la gota que colmo el vaso,empeze a embestirla por detras como un toro y ella se metio la mano en la boca y gemia,en total estuvimos unos 30 miutos donde por sus griots creo que llego al orgasmo dos veces yasi hasta que senti que me corri,entonces saque mi polla roja de su culo quite el condon y lo acerque a su cara,ella abrio los ojos llorosos,tenia la mano con marcas de dientes miro el pollon que tenia delante y sin pensarlo se lo metio en la boca y empezo a succionarme como si fuera una aspiradora,senti como mi semen salia a presion directo a su garganta
Cuando termino de tragarse el semen,yo ya estaba en el suelo,con la polla recta rojisima exhalando un monton y rojo como un tomate
Ella se paso la mano por al boca para quitarse chorros de semen,cogio los vaqueros,los olio,se los puso y ando a al cuarto del fondo,donde ibamos a dormir los dos,porque als otras camas estaban ocupadas
Me fije en que andaba muy extraño,parecia entre dolorida y borracha,cuando llego a la puerta me miro,yo estaba al lado del sofa,d pie con la polla aun empinada,exhalando y dijo:
-Que tipico

Escribiria lo que paso el resto de los dias,pero este relato ya es demasiado grande en si,mas de lo que queria,si os gusta puntuadlo bien,comentad y os aseguro que os contare que hicimos el resto de la semana

Me gusta / No me gusta

Mi historia y el amor de una familia 1, mi hermana mayor dormida

1
He decidido contar mi historia, para poder compartir mi experiencia con toda la gente que se degusta con la fantasía del incesto.
Somos una familia de buen estatus económico, esta consta de Hernán mi padre, un clásico ejemplo de un ejecutivo exitoso, trabajólico, un profesional de buena pinta, con sus 53 años de edad no ha dejado de ser la copia andante de George Cloony en una versión morena, junto con el somos los dos únicos hombres de la familia (bueno lo que respecta a familia cercana), por mi parte tengo actualmente 19 años pero cuando comenzó todo tenía solo 16 años, soy de 1.70 maceteado de 74k y pelo castaño y corto…
De las mujeres de mi familia esta mi madre Cristina, una preciosa mujer de 48 años de edad, altura 1.65 aprox, con sus 60 kilos(debido a su edad, antes era más delgada),ósea actualmente no es una top modelo, pero por lo menos lo intenta, y debo decir que se conserva súper bien, tuvo una intervención mamaria y por ello quedo con 110cm de busto los cuales los luce con mucho orgullo(y debo decir que hasta el día de hoy me sorprende), con una firme cintura de 80cm aprox y 115cm de trasero, realmente ha invertido en su cuerpo y esto hace que a donde valla sea el centro de las miradas, con su suave pelo ondulado y largo bueno sin más decir estupenda, aunque está claro que sin nuestra situación económica todo sería diferente ya que no podría asistir ni al gimnasio ni al cirujano, y ya que nos es accesible ella lo aprovecha.
La siguiente es mi hermana mayor Angélica, tiene 31 años de edad, divorciada y sin hijos, bueno a pesar de que todos los miembros de la familia beben constantemente, ella exagera, hasta el punto que es extraño encontrarla sin ningún grado de alcohol en su sangre. Pero pese a eso no hay día que no se le vea arreglada, tarda horas todos los días en acicalarse y arreglarse, es una de las más hermosas mujeres que conozco, con u pelo liso y medianamente corto, y sus lentes parece secretaria, mide 1.73 pesa 63 kilos aprox, sus medidas son 95-66-100, los que la conocen dicen que se debería haber dedicado al modelaje pero ella buscaba mas y estudio ingeniería comercial(aunque ya hace mucho que no practica debido a que no le hace falta), ella pasa saliendo a juntas, cenas, fiestas, entre otras actividades de francamente puro ocio. Siempre anda con un feroz escote, con sus labios siempre rojos y siempre con minifalda (que casi no deja nada a la imaginación), más que sensual era muy sexual para todo (en cierto punto casi ninfómana), de hecho perdí la cuenta con cuantos hombres la he visto en cosas raras, y otras cuantas con más de uno, lejos es la más suelta de la familia, por así decirlo, en fin pese a su problema con el trago nunca pierde, su actitud sexy ni su hermosa imagen.
Mi otra hermana es Leslie, mi hermana pequeña,  es la más pequeña de la familia, es muy tierna, coqueta e inocente a la vez, pese a que su cuerpo es precioso, con su angelical rostro, se ve más recatada (jejeje no como la otra perra de mi hermana), su físico es más bien de bajo perfil, es pequeña, muy menudita y delgada, mide 1.55metros peso como 42 kilos, es muy preciosa siempre, anda con ropa ligera y suelta,, pero por su inocencia y carisma todos agrada, y causa un gran apego hacia ella.
Terminando con mi familia menciono a Eugenia, mi abuela, de 66 años, con ella tengo un especial cariño, la quiero demasiado, mide 1.65 aprox, más bien gordita de cuerpo, sus medidas deben ser algo hace como 140-95-130 más o menos, sus ojos son muy claros, su pelo es rubio aunque esta ligeramente mesclado con canas blancas que son casi imperceptibles por su color de pelo, su rostro en particular, es muy bonito y tierno, es muy apegada a todos y muy cariñosa.
También podría considerarse casi como de la familia a la del servicio, a la linda Elena, nuestra nana, muy sumisa ella, es una peruana muy agradable y hacendosa, ella es de pequeña altura, mide como 1.60 sin mucha delantera pero con una inmensa trasera, debe tener como 130cm de culo aprox, de hecho el trasero no le juega mucho a favor, pero para mí eso era lo que me encantaba de ella, pese a sus 53 años, se conservaba realmente bien, fue la inspiración de mis primeras pajas, me masturbaba, vez que podía con sus calzones, dejándolos luego llenos de semen, y los tiraba de nuevo en el tendero de ropa sucia que ella utilizaba, también vez que podía, intentaba rosar ese culito inmenso, pero ella siempre muy simpática sonreía por todo. Trajo a su hijo Marcos , a trabajar a mi casa, el sobrepaso de total manera la timidez de Elena, no habla nunca y se avergüenza por todo, por eso nunca hemos tenido la posibilidad de establecer una relación de amistad, ni el la ha tenido con nadie de la familia, además siempre fue medio afeminado, debió haber sido porque creció solo con su madre, y además era Emo(una especie de moda de adolescentes), por lo cual le hacía parecerse casi a una niñita por lo flaquito que era, pero pese a ser menudito, se esforzaba por hacer bien los que aceres de la casa.
Bueno ahora a lo puntual, como dije somos una familia acomodada, solo gracias a mi trabajólico padre, éramos una familia un poco más liberal que el resto pero solo un poco, la operación de mi madre, causo un gran impacto en mí, me desconcentraba mirarla, o sea me costaba mirarla a los ojos (ustedes podrán entender), igual que con Angélica, que deslumbraba por sus pechos, yo en lo personal siempre he sido caliente, me masturbo a diario, tengo el PC lleno de pornografía, eso es prácticamente para lo único que lo ocupo, pero pese a lo mencionado anterior mente nunca vi, a mi familia con otros ojos.
Hasta que todo cambio, eso fue hace 3 años atrás, en el preciso momento del divorcio de Angélica, en ese momento yo tenía 16 años, a ella no le gusto la vida conyugal, y le pidió el divorcio a su esposo Julián, se separaron, ella pesco sus cosas y volvió a Chile, ya que al casarse se había ido a vivir a Argentina, llego a nuestra casa, y su intención era quedarse un tiempo para acostumbrarse al cambio de vida.
Le preparamos una cena de bienvenida, y llego a eso de las 07:30 de la tarde, mi madre la fue a buscar al aeropuerto, mientras nosotros preparábamos todo, Al verla cuando llego quede loco, casi no la reconocí (como hace 5 años que no la veía), paso de tener el pelo castaño a tenerlo rubio claro, y su forma de vestir como ya he dicho era muy provocante, pero a fin de cuentas era mi hermanita mayor, y nada raro se me ocurría en ese entonces.
La cena fue agradable, estábamos todos excepto papa, que ya hace cerca de 2 años que no lo veía, él y sus viajes de negocio. Conversamos y reímos, mi hermana no tenía nada que le bajara el ánimo, como si divorciarse fuera pan de cada día.
Luego de la cena mi hermana destapo un Johnny Walker y comenzó a conversar con mi mama, a eso como de las 10 de la noche, a la Leslie y a mi abuela les dio sueño y se fueron a acostar, también Elena y Marco se habían retirado a su habitación, yo por otro lado estuve aproximadamente 2 horas mas con ellas, luego comenzaron a ver películas, me aburrí y me fui a mi pieza, estaba viendo tele cuando por culpa de unas modelos de un programa de TV, se me paro la polla, me lo estuve sobando un rato, cuando no aguante mas y me empecé a masturbar, tenia tanto tiempo viendo porno que ya ni me excitaba el porno común onda pornostar, entonces comencé a ver amateur, y luego cosas mas hard-core como sexo con maduras, fisting, con enanas, etc… Por eso me calentaba tanto el culo de Elena, y tenía en el PC fotos de ella, cuando andaba con pantalones ajustados, etc, me estaba masajeando los huevos cuando se me ocurrió ir a la ropa sucia por sus calzones, me subí el cierre, intente disimular mi bulto, y las fui a buscar.
Cuando iba de camino, al pasar por el living vi que la película ya había terminado, y mi mama y Angélica estaban durmiendo en el sofá, las botellas estaban ya secas, eso quería decir que muy sobrias no debieron quedar para quedarse dormidas en el sofá, las 2 en medio de la película, apague la TV y el DVD, y fui a buscar las ricas bragas de la Elena, las cogí de su ropa sucia, y se me ocurrió como acto de hijo bueno llevare frazadas a mi madre y a mi hermana, todavía con mi pene erecto en todo su esplendor, fui a tapar a mi mama y a mi hermana, cuando llegue frente a mi hermana quede impactado, se le había abierto un poco el escote, y se le veía un costado de su sujetador, y en un plano perfecto sus voluptuosas tetas, eso me dejo perplejo, tenía una vista privilegiada, me quede mirándola como unos 2 minutos, no podía dejar de contemplarla, me tenían hipnotizado, esas tetas tan hermosas crearon malas ideas en mi cabeza, intente taparla, pero un malicioso roce intencionado, hizo que se quitaran todos mis preámbulos, y de seco me decidí a tocarlas.
Primero intente despertarla, le hable, le golpe el hombro, pero ella no mostraba signos de despertar, y en ese momento con todo el descaro del mundo, agarre mi polla con la mano izquierda mientras con la derecha comencé a sobarle una de sus tetas, era increíble, eran tan suaves, blanditas, y perfectas, no me di ni cuenta cuando estaba con mi polla afuera masturbándome frente de ella, mi calentura no podía ser mas, estaba en un estasis infinito masturbándome y tocándole las tetas a mi hermana, le tocaba una teta y luego turnaba con la otra, y con la otra mano un fuerte sube y baja que me tenía en la gloria, a medida que me masturbaba mi calentura me poseía y mi brusquedad aumentaba, se las apretaba por sobre la ropa, y la mitad de sus tetas que dejaba ver en sus escote, recuerdo que sus tetas eran tan ricas tan preciosas, precisamente eran las primeras tetas que tocaba en mi vida, no aguante mas y comencé a degustar lo que el escote me entregaba, pasaba mi lengua de una teta a la otra, me tenia enfermo el contacto de su piel con mi lengua, era simplemente perfecto, su aroma, su sabor, me hervía la sangre…. Estaba en eso cuando contemple su rostro y hay cambio todo, ya no eran sus tetas, sino que era ella, la mujer de mis sueños era mi bella hermana Angélica. Me di cuenta que tenia la boca entreabierta, entonces con mis dos manos me apoye en cada una de sus espectaculares tetas, y me acerque, para besarla, al tocar sus labios mi amor comenzó a florecer, y me di cuenta que la amaba como mujer, tanto como el amor que le tenía como hermana. Intente meter mi lengua en su boca, con ella toque sus dientes, lo que me erizó por completo, hasta que llegue a su suave y agradable lengua, es totalmente indescriptible lo que sentí en ese momento, era un amor tan profundo y un placer carnal tan fuerte, que aquella sensación impedía controlar mis actos…… No sé cuánto tiempo estuvo mi lengua en su boca, porque en ese momento estaba en el cielo. Cuando recobre la cordura me dispuse a terminar la situación, seguí amasándole las tetas con las 2 manos, y besándole su bello rostro, cuando decidí ir por sus pezones, me separe un tanto de ella y con mucho cuidado, con una mano le sujete el sujetador, y con la otra le tome su pecho izquierdo tratando de separarle el sujetador de su pecho corriendo el brassier hacia un costado, pero el sujetador estaba demasiado apretado, con un importante esfuerzo logre hacer aparecer la ureola rozada de su pezón, y seguí cuando de pronto de un tirón salió por completo el pezón de mi hermana a la luz, quede impactado por un momento, era absolutamente precioso, estaba a mil, así que sin pensarlo dos veces me lo metí en la boca, no podía creer lo que estaba haciendo estaba en la gloria, cuando note que estaba a punto de eyacular, de mi bolsillo saque el calzón de Elena y lo apreté en la cabeza de mi pene y chupe desesperadamente la teta de mi hermana, hasta cuando estalle en un clímax que me dejo tiritando un largo rato.
Cuando me recupere note que había dejado completamente empapado el pezón de la Angélica con mi saliva, y el calzón de la Elena goteaba de mi leche, pero eso no me importaba, luego de tirarlo en el cesto de la ropa sucia, me acerque a ordenar lo que había hecho, intente taparla como pude, y le di un largo beso de despedida, y recién hay note el gusto de alcohol que tenía en su boca, ordene todo y me fui a mi habitación, no sentía culpa como se puede uno imaginar sino que sentía rabia de que fuera mi hermana y no una desconocida para poder amarla libremente, pensando en que algo así nunca más se iba a repetir, aunque estaba muy equivocado.

CONTINUARA…

Me gusta / No me gusta

Manoseando a mis primas

Para mí lo más excitante es un buen culo, y con esto comienza mi historia…

No recuerdo la fecha pero sí recuerdo el día, era sábado en la noche. Como era costumbre siempre nos quedábamos mi hermana y yo en la casa de mi abuela, pero ese sábado en especial otras primas tambien llegaron a casa de mi abuela. Mis primas,  a quienes llamare Andrea y Laura, eran las dos de la misma edad pero hijas de diferentes hermanos. Laura era hija de mi tia Yoli, la mayor de los hermanos y Andrea era hija de el segundo, Gustavo. Todos teníamos edades similares pero yo era el mayor.

Como todos nos habíamos reunido decidimos quedarnos en el cuarto de mi tia Ana. Mi hermana, muy inocentemente propuso colocarnos la pijama e irnos al cuarto de Ana, en donde comenzaríamos a reíros y jugar.  Andrea dijo que era aun temprano, asi que decidimos primero ver tv, y así lo hicimos, comenzamos a ver una peli de terror, y cuando la película terminó nos fuimos al cuarto.  Ellas fueron a buscar su pijama y todas juntas entraron al baño a cambiarse.

Lapijama es de esas batas de niña (como una camisa larga) que llega una cuarta antes de las rodillas, y todas tenían el mismo modelo, parecía que todo salía a pedir de boca…

Yo sabía que tendría que esperar un buen rato para que se durmieran, así que di la iniciativa de irnos a dormir, pero ellas dijeron que no, que se querían quedar un rato mas hablando, entonces me fui solo a dormir, acomode los colchones en el suelo, 3 para que cupiéramos todos y me dispuse a acosarme en el del medio, pero primero coloque la alarma de mi reloj de mano a la 1:00 am, y me acosté a dormir, quede fundido casi de inmediato…

Mi reloj vibro a la hora programada y yo como un rayo lo apague para que no despertara a nadie… espere un momento a ver si alguien reaccionaba, y también para despertarme bien, al ver que todas mire a todos lados y mis primas seguían dormidas junto con mi hermana, yo estaba en el centro, Andrea a mi lado izquierdo, y Laura al derecho que suerte, mi hermana estaba en la orilla al lado de Laura.

Me levante con cuidado y abrí un poco una de las ventanas que había en el cuarto para dejar entrar luz de luna, volví y me acosté sigilosamente, Andrea estaba volteada dándome la espalda y Laura estaba boca arriba, así que decidí comenzar con Andrea, ya les dije que me excitan son los culos, comencé entonces, levante la sabana que la cubría y se la coloque sobre las caderas de tal forma que si se despierta, no se diera cuenta de que se la había levantado, coloque una mano sobre la nalga de Andrea y la deje quieta para ver si reaccionaba, pude sentir el calor a pesar de la bata, mi verga de inmediato tubo una erección asi que me baje el short y me quite los bóxer los tire hacia un lado y me volví a colocar los short, pero deje mi verga por fuera.

Estaba a mil… decidí que era hora de darle mas acción a la noche así que pensé en arrecostar mi verga en su culo, tome la parte de atrás de su bata que daba con sus nalgas y la jale un poco hacia mi para que me dejara meter mi verga debajo de la bata, muy despacio comencé a acercarme , primero moví mis piernas lo mas cerca que pude y después acerque mis caderas, metí mi verga debajo de la bata, y puse la punta en medio de la raja de sus nalgas…

Después de eso me quede quieto y me grabe el ritmo de su respiración, cuando ella inhalaba lo empujaba hacia arriba y cuando exhalaba hacia abajo, con el fin de que no se despertara y el cuerpo no sintiera ningún movimiento extraño, que delicia, puntear a una mujer mientras esta dormida es lo mas rico… así dure un buen rato y me dispuse a avanzar, Andrea tiene un sueño bastante pesado pensé, decidí arriesgarme, me retire un poco y con la mano busque el orillo de los calzones, cuando lo encontré deslice un dedo y levante el calzón de abajo hacia arriba, lo levanté solo un poco de tal manera que mi verga pudiera entrar y quedar atrapada entra las nalgas y el caucho del calzón, coloque mi verga muy despacio y solté el calzón, me quede quieto y nuevamente seguí su respiración, que sensación, que caliente estaba todo, no se si estaba apuntado hacia la vagina o el ano pero sentía que mi verga hacia ceder alguno de sus huecos, de repente Andrea se movió y yo rápidamente me voltee y me hice el dormido, ella se sentó y miro para todos lados, me movió y yo no hice nada ni un ruido, entonces se volvió a acostar, yo estaba muy asustado y decidí esperar un rato a que se durmiera nuevamente.

Como a los 10 minutos voltee y vi que se había acostado boca abajo y me decepcione, voltee hacia donde estaba Laura y estaba boca arriba, pensé que mi diversión había terminado, entonces una idea vino a mi cabeza, si me hago el dormido boca abajo, meto un brazo debajo de la espalda de Laura y lo empujo hacia arriba ella va a pesar que esta encima mío y se va a voltear, dicho y hecho lo hice y ella se volteo dándome la espalda… no lo podía creer había funcionado.

Les contare que Laura es mas caderona que Andrea por lo que manosearla a ella es más fácil también es más nalgona, entonces comencé el mismo proceso que hice con Andrea, no tuve necesidad de levantarle la cobija por que ella ya se la había quitado cuando se movió, entonces deslice mi mano hacia abajo y ella no reaccionaba, y me di cuenta que su baja estaba subida, no podía creer mi suerte, había ahorrado como 15 minutos de todo lo que tenía que hacerle, me acerque a ella y cuando ya estuve bastante cerca, le coloque mi mano en la nalga para buscar el orillo del calzón, vaya mi sorpresa, ella no tenia calzones, y en mi mente una sola frase, Laura vino a que la clavara,.

Yo ya estaba súper excitado por lo de Andrea, así que decidí terminar en las nalgas de Laura, acerque mis caderas hacia el culo de Laura y coloque mi verga por debajo para poder liberar mi mano, después muy lentamente coloque mi mano entre las raja de las nalgas y las abrí acomode mi verga y solté las nalgas dejando mi verga aprisionada entre ellas, observe el ritmo de respiración de Laura y comencé a puntearla al ritmo de su respiración, que delicia después de cómo 5 minutos de masturbarme muy lentamente con sus nalgas me vine en un chorro inmenso de leche que la mojo toda, me quede quieto y empecé a deslizar mi verga de entre sus nalgas, y se deslizo fácilmente gracias a la leche, en eso momento Laura se despertó, y no me dio tiempo si no de hacerme un poco hacia atrás, gracias a dios estaba oscuro y no vio nada, ella se levanto y fue al baño, yo estaba sufriendo, sabia que se había dado cuenta y o me había dado tiempo de limpiarla…

Al rato volvió pero no se acostó en el colchón con nosotros si no que se acostó en la cama con mi tía Ana… yo solo puede rogar a dios que no hiciera ningún escándalo, ella siguió durmiendo y yo termia durmiéndome también.

Al día siguiente me desperté ellas seguían dormidas mi abuela me sirvió el desayuno y cuando ya iba a la mitad se levanto Laura y se sentó en la mesa, no dijo ni una palabra acerca de lo de la noche, y no se lo conto a nadie, creo que en realidad no supo que paso o no lo dijo por vergüenza,…

Si les ha gustado la historia comenten

Me gusta / No me gusta

Salir a gatear

Toma su miembro y comienza a pasarlo de arriba hacia abajo. Se siente enloquecer al sentir aquella virginal vagina. Muy despacio, abre los labios vaginales e introduce la punta de su miembro. El líquido que antecede a su semen, ayuda a que éste ingrese sin dificultad. Cada vez, va ingresando un poquito más.

Estaba inquieto, realmente estaba inquieto, y no sabía la razón. Allí, acostado con su mujer que dormía plácidamente, dando su espalda hacia él. El día había resultado cansador, después de ese viaje. Cuatro horas viajando, a través del país, era cansador para cualquier persona normal. Y más encima todo el bullicio, que traían sus hijas con su prima, era para peor.

Miró hacia su mujer, y veía su espalda y magnífico trasero. Ella era joven, tenía 32 años, lo separaban sólo 5 años de ella. Coloca su mano sobre sus glúteos y la acaricia. Quiere llegar al lugar en que se separaban y dejaban ver los labios de su sexo divino, con una mata de vellos, que no molestaban para nada cuando él la penetraba. Es más, era un deleite para él. ¡Por favor… estoy cansada! Murmura entre sueños su mujer. Y él, obedientemente saca su mano, y la lleva a su miembro, que se encuentra erecto, y lo acaricia. Quizás es la única solución que le queda… darse una buena sacudida solitaria. Pero piensa, que eso sería una estupidez.

Al recapacitar, piensa que lo único que le queda es ir al baño y mojarse un poco para que esa calentura pase pronto y le permita dormir. Se levanta y se dirige al baño. Silencio total, todos duermen, menos él. Después de mojarse, y beber un vaso de agua, sale del baño y pasa por el cuarto de sus hijas. Duermen tranquilamente. Cierra la puerta para que así no las moleste el ruido. Pasa al dormitorio en donde duerme su sobrina y también duerme plácidamente. Sólo que hay algo que le llama la atención. Se encuentra destapada, y de espaldas a él, puede ver su lindo trasero, nada más cubierto por sus blancas braguitas. Dormía sin sostén. Ella había recién cumplido 18 años. Y a modo de regalo de cumpleaños, le habían ofrecido ese viaje a la capital, para que la conociera, y así sus primas le mostrarían lo bonito que era todo aquello.

Cerró la puerta, y se dirigió a su dormitorio. Se recostó nuevamente al lado de su mujer, que aún tenía su trasero descubierto. Era hermoso en realidad. Cuántas veces no había gozado, poseyéndola a lo perrito. Cuántas veces, no había besado y lamido aquella gruta de placer. En realidad era feliz con ella. Su único problema era que ella, nunca le había aceptado hacer una fellatio. Tantas veces que él, se había preparado para ello, perfumándose, arreglándose de la manera más agradable, y todo para nada. Sólo él, sabía lo que era sentir el aroma y sabor de su sexo, pero ella nada quería saber de ello. Apaga la luz de la mesa, al lado de la cama y trata de dormir. Pasan los minutos y nada. Se sentía inquieto. Algo lo tenía excitado y quería descargarse. Sentía que su sexo le llamaba… sentía que su miembro era más poderoso que sus pensamientos.

– ¿Estás dormida? Pregunta a su mujer. – ¡Zzzzzzzz!… Era toda la respuesta.

Le tomó de los hombros. Nada. No había ninguna respuesta. A lo lejos se siente en el silencio de la noche, el maullar de unos gatos. Era el único sonido, fuera del sonido de su mujer al dormir, el que él podía sentir. Se levanta de su cama nuevamente para ir al baño. Su miembro esta rígido. Necesita desahogarse. Y cuando va camino al baño, se cruza su pensamiento morboso. Sus hijas duermen, y son tan o más duras de sueño que su madre. ¿Y su sobrina?, piensa. Se dirige a la puerta del dormitorio en que descansa ella. La abre, y con suave luz que entra por la ventana, la mira en la oscuridad. Ahora está de espaldas en la cama. Sus senos están dirigidos hacia el techo de la pieza y se ven hermosos, suaves, deliciosos. Se acerca más aún a la cama, y siente la respiración de su sobrina. Se arrodilla a su lado, y acerca su oído a la boca de ella. Siente que su pene quiere estallar.

– ¡Hola! Dice calladamente. Pero aparentemente su sobrina es de sueño bastante pesado.

Acerca una de sus manos, a sus senos y suavemente lo acaricia. ¡Qué cosa más rica! Piensa. Mientras con su otra mano acaricia su pene. Cada vez más rápido. Necesita desahogarse. Acerca sus labios, y besa la punta de uno de esos senitos que lo están llamando a gozar. Qué suave es su piel, tan delicada. Su lengua de deleita en la punta de esos delicados pezones, que están duritos. Su mano, comienza despacio a bajar hacia su entrepierna, la mete bajo la braguita blanca y la acerca a ese sexo virginal. Comienza a acariciarlo suavemente. Mientras con dos de sus dedos abre los labios de esa delicada vagina, con su dedo medio, frota su clítoris. A cada toque, más aumenta su avance. Siente que su sobrina cada vez respira más aceleradamente, y sabe que él quiere avanzar cada vez más y más.

De pronto siente en su dedo que penetra, cierta humedad. Le es familiar. Su querida sobrina se está excitando dormida. Ello le da más valentía para avanzar con su dedo. A cada momento su sobrina, respira más aceleradamente. Incluso ahora, mueve sus piernas como abriéndolas para él. Sus caderas se agitan. Introduciendo su dedo llega a tocar la delicada membrana de su himen. Sabe que de allí no podrá pasar. La mano dedicada a su miembro, cada vez lo sacude con más excitación. Y el dedo dedicado a su sobrina, cada vez es más atrevido. Cada vez, entra y sale más rápido de aquella deliciosa gruta. En realidad ya no puede más. Le gustaría reemplazar su dedo por su pene, para descargar en su sobrina. La siente excitada. Incluso algunos ligeros gemidos de placer escapan de su boca.

– ¡Mmmm! ¡Mmmmm! La oye gemir.

Ya no pudiendo aguantar más, sube despacio sobre la cama, y suavemente, con sus manos comienza a sacar las bragas de su sobrina. Sólo su trasero, se lo impide, pero con paciencia y suavidad logra su objetivo y se las saca. Allí, a la suave luz que ilumina el dormitorio, ve esa deliciosa gruta que le llama, que le dice: ¡Ven mi amor te espero! ¡Quiero ser tuya… anda ven a mí! Dejando caer delicadamente su cuerpo y sin que llegue a tocar a su sobrina, que se encuentra con las piernas abiertas, se agacha y la punta de su miembro, toca aquel monte de Venus, por la superficie. Sus suaves y delicados vellos, hacen cosquillas en aquel pene.

Apoyando una mano en la cama, al lado de la cabeza de su sobrina, con la otra toma su miembro y comienza a pasarlo de arriba hacia abajo. Se siente enloquecer al sentir aquella virginal vagina. Muy despacio, abre los labios vaginales e introduce la punta de su miembro. El líquido que antecede a su semen, ayuda a que éste ingrese sin dificultad. Cada vez, va ingresando un poquito más. Sus caderas toman el ritmo de entrar y salir con su miembro. Siente que lo quiere empujar a fondo, pero eso sería fatal, dada las circunstancias. Debe retenerse y avanzar muy lentamente. Ya armándose de valor, acerca sus labios a la boca de su sobrina y la besa muy tenuemente. Sólo escucha el ritmo de su respiración agitada. Sus ojos están totalmente cerrados. Sigue el avance de su miembro, hasta que llega a tocar el delicado himen de su sobrina.

– ¿Qué hago? Se pregunta para sí.

Ya no puede resistir más, su miembro esta por estallar, necesita hundirlo en esa pequeña gruta. Necesita sentir que quedará tranquilo después de ello. Las piernas de su sobrina están por el costado a lo largo de su cuerpo. Como quisiera levantarlas y subirlas a sus hombros para poder llegar más a fondo. Y como si su sobrina le leyera sus pensamientos entre su sueño, las encoge, quedando entre sus rodillas, y la planta de sus pies a la altura de sus caderas. Sólo falta que tenga un poco más de valor y empujar sin más remedio. Acerca nuevamente sus labios a los de su sobrina. La besa ya de manera directa, y empuja muy suavemente.

– ¡Cielos! Siente que avanza, y sin problemas.

Entonces, al traspasar la barrera que le impedía llegar más a fondo, se da a entrar y salir de su adorable sobrina. El roce era enloquecedor. Metía y sacaba su miembro nada más hasta la mitad de aquella grutita… ¡Era tan deliciosa! Cada vez un pequeño avance más, y otro, y otro hasta que en un momento sus testículos tocaban las nalgas de su sobrina. Sus gemidos eran callados, pero de gozo total al sentirse dentro de su sobrina.

– ¡Qué cosita más riiiica! ¡Ahhhhggg! ¡Tan apretadiiiiita! ¡Aaaaaahhhhhggg!

Y su ritmo cada vez era más acelerado… quería llegar al orgasmo, con su pene total dentro de su delicada sobrina, que a cada momento aumentaba su respiración, cada vez más agitada. Ya no pudiendo aguantar más, empuja hasta el fondo, llegando su pene a tocar el útero de su adorable sobrina, y no soportando más el maldito cosquilleo, siente que sus deseos, quieren liberarse, necesita descargar todo su semen en esa gruta deliciosa, el roce de esas apretadas paredes en su miembro, hacen que ya no pueda soportar más. Entonces…

– ¡Aaaaaaaaahhhhhhggggg… mmmmmmhhhh… tómala toda… toda para ti… mi amor… te voy a dejar llenita… mmmmmmhhhh… aaaaaahhhhhhhggggg!…

Y descargó todo el contenido de sus testículos en la deliciosa caverna, llenándola de su tibio semen. Y al fin pudo descansar de su inquietud. Luego de ello, se levanta, y delicadamente cubre el cuerpo de su sobrina, con las sábanas. Se dirigió a su dormitorio. Su mujer seguía durmiendo. Se acostó a su lado, y durmió plácidamente, hasta el día siguiente. A la mañana siguiente, se levantó y se dirigió al comedor, para juntarse con la familia a tomar su desayuno. Allí estaban su mujer, sus hijas y su deliciosa sobrina que lucía radiante, con jeans y su blusita blanca. Todos se sentaron a la mesa. Y su sobrina inicia la conversación.

– ¡Anoche tuve un sueño extraño… soñé que alguien estaba acostado conmigo… fue algo tan real! ¡Sentía sus caricias… me besaba… pero no puedo decir lo demás, porque me da vergüenza!

Deben ser los fantasmas, bromeó mi mujer. Siguiéndole el amén, le respondí que tal vez sería eso. Ya más tarde, conversé con mi sobrina y le pregunté qué era lo que había sentido. Que me dijera todo sin vergüenza. Un tanto cohibida, me narró todo. Que la habían besado, sentía que le acariciaban su sexo, para luego introducirle algo en su vagina.

– Y tú, ¿Eres virgen?… le pregunté.

Me respondió que no, pues hacía unos dos años atrás, mientras andaba en bicicleta, se había caído y allí, se había roto su himen. Esto lo supo, cuando mi cuñada la llevó al ginecólogo para que la examinara y allí este le explicó, lo ocurrido en su interior.

– ¿Y no tienes novio? Volví a preguntarle.- ¡No!… me respondió de manera asustada. -Pero si eso no es nada malo, le dije. Además una niña hermosa como tú, debiera tenerlo.

Y entonces se suelta y me cuenta que, sí había tenido un novio, pero que lo único que quería era subirle los vestidos para acariciarle su sexo. O bien le abría su blusita, para tomar sus senos para besarlos. Le dije que eso era lo más normal entre jóvenes. Y que no tuviera miedo de consultarme lo que quisiera mientras estuviera en la casa. Luego, se levantó y se dirigió hacia donde se encontraban mis hijas. Y allí quedé pensando, en lo deliciosa que había sido tenerla para mí la noche anterior, de gozarla como nunca. Creo que tendría que ir nuevamente, a visitarla esta noche. Mi miembro ya está reclamando por otra entrada, en esa delicada y deliciosa vagina.

Autora: Ximena

Me gusta / No me gusta

De vacaciones con mis sobrinas

Las nalgas de mi sobrina ya se veían bien, el hilo dental estaba metido en sus nalgas y estaban a su disposición, le bajó más el jean y le metió la mano para tocarla toda. Yo estaba que estallaba pero del morbo, seguro le estaría metiendo los dedos en la cuquita y si ella no decía nada, seguro le estaba gustando.

No había querido volver a escribir porque recibí unos mensajes que no eran los apropiados, la gente me dijo que no era verdad lo que les comentaba y en fin, me pareció que no era buena idea comentar nada. Pero Bueno soy un tipo ya de 46 años y he tenido relaciones con mis sobrinas. Todas a gusto de ella, nada de violencia ni nada, simplemente que soy soltero y tengo una buen a posición, tengo mi novia, con la que casi vivimos juntos y no tengo mayores problemas.

Sucedió que me lastimé una rodilla y me tocaba quedarme quieto y no moverme mucho. En esos días de navidad mi sobrina mayor, Luisa, me invitó a pasar unos días en una finca de recreo cerca de la ciudad de Manizales, ella la había alquilado, y como yo no podía moverme mucho, me propuso que entre sus mamá, (mi hermana) y sus otras hermanas, Andrea de 20 años y Daniela de 12 años me ayudarían en mi recuperación. Para ese entonces toda mi familia se enteró de la invitación y mi hermano mayor me pidió el favor de llevarme conmigo a su hija mayor de 19 años a la finca. Yo no le vi mayor problema, le dije que con gusto la llevaría. Me invitaban y no me tocaría hacer mayor esfuerzo. En total íbamos mi hermana que tiene dos años más que yo, sus hijas Luisa que tiene 24 años, profesional y exitosa empresaria, Andrea de 20 años estudiante de derecho, Daniela de 12 años en el colegio, mi sobrina Natalia de 19 años. Yo era el único hombre. Me pareció delicioso.

Como era temporada alta y fue tan rápido no conseguí transporte aéreo y nos tocó ir en Bus hasta Manizales, a 7 horas de Bogotá que es donde vivo. Yo apenas podía moverme bien. Nos tocó ir en puestos separados con Natalia, a ella le tocó al lado un señor de edad que me pareció normal. Cuando llevábamos unas dos horas de camino, era ya de noche, me levanté del asiento y traté de estirar las piernas un poco. Miré hacía donde estaba Natalia y la vi dormida recostada hacia un lado, dándole la espalda a un señor de edad que estaba sentado en el asiento contiguo. Cuando miré bien, el señor estaba también recostado un poco sobre ella, no le di importancia. Pensé que andaba durmiendo también. Unos minutos después me volví a para parar mirar bien y me di cuenta que el señor se le arrimaba bastante y hacía unos movimientos extraños.

Como era de noche y estaba oscuro me acerqué más y me doy cuenta que el señor le estaba arrimando sus caderas al culito de mi sobrina pero ella no se inmutaba, estaba profundamente dormida. Yo no distinguía mucho pero el tipo le arrimaba sus caderas a Natalia o mejor le arrimaba su verga a la colita de mi sobrina. No lo podía creer, pensé en armar un escándalo pero también pensé que si una persona hace eso debe estar armada o debe tener algún respaldo para hacerlo. Él no me veía pero yo si podía ver claramente lo que hacía. Le arrimaba la verga a la cola de mi sobrina y se la restregaba un rato, la empujaba y mi sobrina no reaccionaba, estaba dormida. Se estaba dando un gusto con la cola de Natalia.

Si Natalia hubiera tenido una falda seguro ya se la hubiera clavado. La situación me parecía tenaz, pero por culpa de ese morbo me quedé sin hacer nada para ver qué hacía el tipo. Natalia tenía un jean pero como estaba recostaba hacia un lado el jean se le bajaba un poquito y dejaba ver la ranurita de sus nalgas y su panty o hilo dental. Yo no sé mucho de eso. Mi sobrina tiene una cola de película. El tipo estaba a sus anchas. Yo observaba como paralizado. No sabía si mandarme de trompadas o qué. Me quedé quieto a ver qué hacía. Un poco morbosa la situación, obviamente yo no iba dejar que la situación pasara a mayores.

Estaba pensando en eso cuando el tipo se retiró un poco de apoyarse en mi sobrina y comenzó acariciar el culito de Natalia suavemente con una mano, su mano pasaba de una nalga a la otra y se entretenía tratando de meter la mano más abajo. Metía la mano debajo de la cola y como que trataba de tocarle la cuquita desde atrás. Le masajeaba la colita y hundía su mano más abajo. Yo sé que van a decir que soy un depravado, pero me sentía muy excitado viendo eso, tengo que reconocerlo, además no lo iba dejar hacer nada más. Esto duró varios minutos. Pasaba de arrimarle la verga en la colita a tocar con la mano. Lentamente y sin ninguna violencia.

Le estaba dando una manoseada del otro mundo. Pasó de la manoseada a arrimarle la verga y como mi sobrina no reaccionaba, estaba dormida profundamente, se le arrimó más y con una mano la medio abrazó, no podía ver bien que estaba haciendo con la mano. Me imaginé que le estaba tocando los senos y pensé que ahí si mi sobrina iba a gritar, pero no pasó nada, en unos segundo pude ver que su mano volvía y me di cuenta que lo que había hecho era desabotonarle el jean en la parte delantera. El tipo se la estaba jugando, pensé.

Enseguida comenzó a tratar de bajarle el jean. Lo estaba logrando. Empecé a ver que las nalguitas de Natalia se veían más. El tipo se la iba a follar como dicen los españoles. Pensé. “mi sobrina es una imbécil, cómo deja que eso suceda”, las nalgas de mi sobrina ya se veían bien, el hilo dental estaba metido en sus nalgas y estaban a su disposición, le bajó más el jean y le metió la mano para tocarla toda. Yo estaba que estallaba pero del morbo, seguro le estaría metiendo los dedos en la cuquita y si ella no decía nada, seguro le estaba gustando.

Sacó la mano de entre las piernas de Natalia la olió y la chupó, se la estaba gozando toda. En un segundo, sin darme tiempo a nada se sacó la verga y se la arrimó a la cola. Empezó a frotarse contra la cola y sucedió que el bus iba hacer una parada. Se detuvo el bus en un restaurante del camino, prendió las luces de la cabina y se oyó la voz del conductor que dijo que haría una parada de 20 minutos para comer. Inmediatamente vi que el tipo se metió su verga y trató se subirle el jean a Natalia. A duras penas lo logró. Se levantó del asiento y salió hacia el restaurante a comer algo. Mi sobrina seguía profundamente dormida, yo pensaba que se estaba haciendo la dormida. Después me di cuenta que no era así.

Me acerqué a Natalia y traté de despertarla, ella no me respondió. La dejé dormida y le puse encima una chaqueta que llevaba puesta yo. Como pude me bajé del bus y me dirigí donde el señor que ya estaba sentado en una mesa pidiendo algo de comer. Me le senté al lado y le dije en voz baja: “Mire, si no deja a mi sobrina tranquila lo mato. Me he dado cuenta de lo que está haciendo y voy a decirle al conductor y a los demás”, cuando el tipo dio por enterado, salió corriendo y se subió otra vez al bus, yo lo seguí, estaba dispuesto a enfrentarme como fuera, pese a mis dificultades de movimiento.

El tipo recogió unas cosas del asiento y fue y se sentó al final del bus. Yo me senté al lado de Natalia y la traté de despertar, la llamé varias veces y la moví. Ahí reaccionó y me dijo. “ay tío que bueno que estés a mi lado” y se me acurrucó hacía mí. Le pregunté qué era lo que le pasaba que no se despertaba, ella me dijo entre cortada, “tío tengo mucho sueño, lo que pasa es que me tomé una pastilla para dormir porque el viaje era muy largo y no quería pasar el viaje despierta”, me quedé frío, pensé: “niña tonta, si no hubiera estado ahí, se la hubieran culeado tranquilamente”. Hice que sentara al lado de la ventana del bus y yo me iría sentado al lado. Se volvió a recostar dándome la espalda y su colita al lado.

Había transcurrido ya unos tres horas de viaje. Había una completa oscuridad. Le habló a Natalia y ella no contesta, simplemente me dice que la abrazara que tenía frío. Torpemente me le arrimo por detrás y la abrazo. Pasaron unos 20 minutos así y decidí comprobar si estaba dormida, así que le pasé una mano por sus senos disimuladamente y ella no reaccionó, es más soltaba unos pequeños ronquidos, estaba dormida. Le tomé un seno con la mano y tenía unos senos pequeños pero bien firmes.

Mi mano cubría toda su tetica, pasé mi lengua por uno de sus pezones… Que cosa más rica pensaba, el tipo ese se deleitó. Estuve así un rato hasta que sus pezones se pararon un poco. Ya quisiera chupárselos. Bajé mi mano para comprobar si tenía el jean abierto, para mi sorpresa si estaba con el cierre abierto…

Fin de la primera parte, la historia continua, no hemos empezado las vacaciones…

Autor: Nacho

Me gusta / No me gusta

Aparentemente dormida…

Mis labios lo envolvieron y comencé a juguetear con él dentro de mi boca, lamiéndolo, presionándolo con mi lengua. Lo succioné con mucha suavidad y ella estiró las piernas cerrándolas un poquito, sentía la presión de sus muslos sobre mi cara y su respiración muy agitada y entonces emitió un suspiro muy profundo relajándose al instante, se estaba corriendo.

Este relato comienza una noche de viernes en Madrid, varios compañeros de trabajo nos encontrábamos en un local en la zona de Argelles. Entre todos, destacaba Sonia; 1.68, morenita, muy bien proporcionada, tenia el pelo recogido en una coleta y llevaba un vestido de algodón, algo suelto, con una falda dos palmos por encima de la rodilla que dejaba ver con claridad sus contorneadas piernas.

La noche transcurría por los cauces habituales, aunque dado que celebrábamos un cumpleaños el alcohol corría a mayor velocidad de lo habitual. A la 1 de la madrugada Sonia nos dijo que necesitaba algo de aire y me ofrecí a acompañarla. Nada más salir se apoyó entre dos coches y vomitó.

En esos momentos no estaba especialmente atractiva pero no podía dejar de mirar sus piernas y el tanga que se intuía bajo su vestido. Le sugerí que camináramos un poco y así lo hicimos, durante aproximadamente media hora. Yo la hablaba pero no parecía enterarse de nada, sin embargo los continuos roces con su cuerpo, dado que ella iba apoyada sobre mí, me estaban provocando una tremenda excitación.

Llegamos a un parque y decidimos sentarnos; Se sentó, apoyándose sobre mis piernas y creo que se quedó dormida. No pude por menos que alegrarme dado que hubiera sido difícil disimular mi erección en esos momentos. Pero entonces, un providencial golpe de aire levantó su vestido lo justo para que pudiese ver sus piernas en toda su extensión, justo hasta el elástico de su tanguita. Estiré la mano para devolver el vestido a su posición normal y al hacerlo rocé su piel con las yemas de mis dedos… estaba caliente.

Aparentemente estaba dormida y no puede evitar acariciarla un poco más. Deslicé mi mano desde su rodilla hacia arriba apenas rozándola con las yemas… estaba nervioso pero no podía parar. Mi mano alcanzó el elástico de su tanguita… sobre sus caderas y siguiendo el borde… alcancé el pequeño triangulo de tela que cubría su sexo… La miré y continuaba dormida… así que decidí ir más allá y deslice mis dedos sobre aquel pedacito de tela…. dibujando una S sobre el tejido… casi sin rozarlo… Ella suspiró levemente, lo que me excitó aun más así es que comencé a juguetear con mis dedos….

De pronto ella abrió los ojos e instintivamente retiré las manos. Ella me miró nerviosa mientras se colocaba el vestido y al hacerlo se le cayó el bolso. Me agaché para recogerlo, apoyándome instintivamente sobre su rodilla y al levantarme pude ver perfectamente aquel triangulito de tela que segundos antes estaba acariciando…. me quedé embobado mirando y entonces ella se recostó un poquito y me dijo susurrando…

-Me gustaría que siguieras…

Aquello me dejó totalmente helado y tardé algunos segundos en reaccionar. Finalmente me decidí y comencé a besar sus piernas… comenzando desde las rodillas… subiendo lentamente… apenas rozando su piel con mis labios…deslizaba mi lengua sobre la cara interna de sus muslos… levantando el vestido con mis manos según avanzaba hasta que mi nariz tops con su tanguita… la miré y puse mi mano sobre el borde tirando de el hacia arriba, haciendo que presionase su sexo…

Ella emitió un leve gemido mientras mi dedo dibujaba el contorno de su sexo sobre el tejido de su tanguita. Puse mis manos sobre sus caderas y bajando… arrastré su tanguita hacia abajo, dejándolo sobre sus rodillas. Humedecí un poquito mi dedo índice y lo deslicé desde su pubis hacia abajo… jugueteando con el vello, apenas rozando los labios…. y subiendo muy lentamente, presionándolo con la yema…

Noté como su respiración se aceleraba y unos gemidos muy suaves comenzaron a salir de su boca mientras mi dedo se deslizaba bordeando su clítoris… apenas rozándolo…. Suspiró profundamente en el momento en que puse mi dedo sobre el y comencé a masajearlo, haciendo pequeños círculos sobre el… presionándolo con la yema muy despacito…. Ella jugueteaba con mi pelo… acariciando mi nuca… y con suavidad empujó mi cabeza contra ella, así que deslicé mi dedo un poquito más abajo y mi lengua ocupó su lugar bordeando su clítoris… humedeciéndolo… besándolo…

Mis labios lo envolvieron y comencé a juguetear con él dentro de mi boca, lamiéndolo…. presionándolo con mi lengua…Lo succioné con mucha suavidad y ella estiró las piernas cerrándolas un poquito…sentía la presión de sus muslos sobre mi cara y su respiración muy agitada y entonces emitió un suspiro muy profundo… relajándose al instante… se estaba corriendo.

En ese momento sonó mi móvil. Tratando de tranquilizarme, lo cogí y respondí, nuestros compañeros nos buscaban así que tuvimos que interrumpir nuestro encuentro. Nos levantamos y nos dirigimos hacia el local. Ella no hizo ningún comentario aquella noche… Pero el futuro me depararía una agradable sorpresa.

Este ha sido mi primer relato…

Autor: Arved

Me gusta / No me gusta

Acostado junto a mi prima

Ella pegó un estirón que hizo que yo casi me desmaye del susto; en eso siguió en la misma posición, fue ahí que dije que ella lo sentía todito y quería tener clavada mi verga en su culo, le mojé el culo con mi saliva y me mojé la verga con saliva también, y me dediqué a introducir mi verga en ese culazo hasta que sentí como después de varios intentos mi verga se deslizaba con suavidad.

Esta historia empezó con una travesura, pues siempre he sido curioso, y la verdad tengo una prima que está como para cualquier cosa.

En la casa de mi abuela, para la época de vacaciones, todos mis primos nos reunimos ahí para jugar y para pasar todas nuestras vacaciones ahí, pues todo sucedió una noche de lluvia cuando todos íbamos a dormir.

A mi me tocó dormir al lado de mi prima Claudia (cambiaré los nombres), una prima que siempre me ha gustado, pues ella tenía puesta una faldita bien floja y una tanguita de color rosado, una blusita suelta para dormir.

Ya en la madrugada, cuando todos dormían, me acurruqué al lado de ella y le comencé a tocar sus nalgas suavemente con mis manos, para no despertarla, y comenzaba a lamer sus nalgas, ya que su tanguita me daba una hermosa vista, cuando de repente sentí que ella se movía y me tenía que hacer el dormido.

Ella siempre ha tenido un sueño muy pesado, o al menos eso parecía, comenzaba a puntearla poco a poco para que ella vaya sintiendo toda mi verga rozar por sus nalgas, y las pequeñas gotas de semen que tenía en mi verga se la regaba por el culo, y algunas llegaban hasta la tanga.

Esto pasó por una semana eran unos pajazos extraordinarios que me hacía viendo tremendo culazo, para este tiempo mis primos y mi abuela se iban de viaje a la playa, así que como vi que mi prima no iría y se irían todos, decidí salir ese día muy de mañana para poder llegar tarde, y no dejar opción a que me inviten.

Así que salí con unos amigos y estuve tomando mucho, cuando llegué mi sorpresa es que ya estaban durmiendo, así que toqué el timbre y se levantó mi prima solamente, con una blusita que dejaba notar todos sus pezones y se notaba su calzoncito, así que ella como estaba con mucho sueño no dejó que se le tape nada, y mi vista recorría su cuerpo con ansias de cogerla ahí mismo y penetrarla.

Mi sorpresa fue cuando escuché otra voz, era mi tía que se había quedado para cuidar la casa con nosotros, y las camas estaban en el piso, como siempre sacábamos los colchones a la sala para dormir, creí que esta vez no las iban a sacar pero al parecer me equivoqué.

Al entrar me fui a pegar una ducha, mi tía estaba viendo televisión en el último cuarto, cuando salí del baño me puse un bóxer que dejaba notar la erección de mi verga, pues hice ruido para que tan dormida estaba mi prima, y vi que no respondía, así que me eché a la suerte, este era mi día, y me recosté al lado de ella y al acostarme levanté la sabana y me pegué contra ella, directo y sentí como el cuerpo de ella se encorvó dejándome todo su culito para mi.

Al sacarme la verga para comenzarla a puntear me pegué una sorpresa, mi verga sentía claramente la rajita del culo de ella, en eso levanté la sábana y vi que se había sacado el calzón en el momento en que yo había entrado al baño, entonces no lo pensé más, comencé a lamerle el culo y pasaba mi lengua por su vagina, apenas sentía como su vagina se comenzaba a mojar.

Era extraordinario, en ese momento ella pegó un estirón que hizo que yo casi me desmayé del susto; en eso siguió en la misma posición, fue ahí que dije que ella lo sentía todito y quería tener clavada mi verga en su culo así que me dispuse a hacerlo, en eso le mojé bien el culo con mi saliva y me mojé la verga con un poco de saliva también, y me dediqué a introducir mi verga en ese culazo de la manera más cuidadosa posible hasta que sentí como después de varios intentos mi verga se deslizaba con suavidad.

Entonces pude sentir como ella se movía también de una manera cuidadosa, como para que yo no lo notara, entonces le comencé a dar más duro y la metía y la sacaba la metía y la sacaba, ummm que rico.

Luego pude ver como ella mordía su mano para no gritar, fue en ese instante en que la vi en que reventé toda mi leche dentro de ese culito, Hummmmmmm que rico y delicioso, podía sentir como ella apretaba más su culo para absorberse toda mi leche.

Al día siguiente, me levanté muy de mañana y no vi a mi prima a mi lado así que salí del colchón y me levanté a buscarla, ella estaba en el baño aseándose, entonces me volví a acostar y cuando ella regresaba al colchón me hice el dormido, y vi con mis ojos entreabiertos como ella pasó por encima de mi cara con su rajita al desnudo y se pasó la mano por la conchita mordiéndose los labios, mirándome a los ojos con una sonrisa muy pícara…

Fue ahí cuando supe que ella también le gustó y se hizo la “dormida” y la próxima historia que hice con ella fue mucho mejor, luego se las cuento.

Autor: Videito1

Me gusta / No me gusta

Recibí a dos chicos de mi pueblo

Me seguí haciendo la dormida y sentí que el que había entrado me jaló con un dedo las braguitas, lamiéndome el ano deliciosamente. Luego de eso me bajó nuevamente las braguitas y echada como estaba boca abajo, me metió su verga por el ano, bombeando sin importarle que me despertara. Así estuvo por un buen rato hasta que me llenó de leche por el culo.

Mi relato se inicia cuando mi madre me pidió que alojara a dos jóvenes, que vendrían a la ciudad donde yo vivía, y que los hospedara por un tiempo.

Para los que no me conocen, me presentaré diciendo que me llamo Kathy y que hace 7 años vine de una provincia en que vivía, y actualmente tengo 25 años de edad, estudié secretariado, y a pesar de algunas experiencias que viví y que le quitarían el hipo a cualquiera, mantenía siempre esa candidez de mis primeros años y mi deseo de ayudar a la gente que lo necesitaba.

Es así como recibí una llamada de mi madre, para que alojara momentáneamente a dos chicos de 18 años en mi departamento, hasta que consiguieran donde vivir ya que querían estudiar en Lima. El día señalado fui a la parada de autobuses a recogerlos y cuando los vi bajar, recordé cuando yo vine para la capital también. Mientras íbamos en el taxi hacia mi departamento, ellos se maravillaban con la cantidad de luces que había en la ciudad y todo les llamaba la atención. Decidí pedir 15 días de vacaciones para mostrarles la ciudad y conseguirles un alojamiento económico para ambos.

Los días siguientes aprovechamos para conocernos y de paso me ayudarían a pintar mi departamento ya que hace tiempo quería darle una mano de pintura, además me dijeron que ellos se dedicaban a eso cuando vivían allá. Uno de ellos se llamaba Renzo y era moreno y el otro se llamaba Jorge y era de piel blanca como yo. Debido a que mi departamento tenía una sola habitación ellos dormían en la sala.

Como yo siempre había vivido sola, cuando estaba en casa aprovechaba para vestirme cómodamente, y vestía un short y una camiseta sin sujetador cuando hacía la limpieza de mi casa, sin pensar que les podría llamar la atención a los chicos que vivían en mi casa. Varios hechos me demostraron que Renzo y Jorge no eran tan inocentes como yo pensaba. Un día que regresé de la calle, vi que el cajón de mi tocador donde guardo mis braguitas estaba revuelto, dándome la impresión que alguien había estado husmeando.

No dije nada sobre ese hecho, pero un día que entré a bañarme, dejé la puerta abierta y al parecer me habían estado espiando mientras me duchaba y un día que entré al baño encontré un poco de semen sobre la tapa del wáter. En los días sucesivos podía notar sus miradas en mis pechos y cuando volteaba los encontraba mirándome el trasero. Como siempre me ha gustado ver como se excitan los hombres con mis formas, decidí darles a este par de chiquillos un poco de gusto, así que para eso, decidí hacerme la que no me daba cuenta de nada y los dejaba ver más de la cuenta para que se mataran a pajas.

Otro día que llegué de la calle, pasé por la sala donde ellos se encontraban jugando ajedrez y los saludé. Dejé a propósito la puerta de mi cuarto entreabierta, sabiendo que tratarían de espiarme debido a su curiosidad natural. Pude escuchar que murmuraban algo y sentí pasos muy leves hacia mi habitación.

Me paré ante el espejo a mirarme, sabiendo que estaban espiándome escondidos en el marco de la puerta. Esa mañana antes de salir me había puesto unas braguitas pequeñas y un sujetador que marcaban muy bien la forma de mis senos. Me había puesto unas medias de nylon que para sujetarse debía hacerlo con portaligas. Me había puesto también una minifalda pegada y una blusa blanca, sabiendo que debía desvestirme ante ellos cuando trataran de espiarme.

Me senté en el banco de mi tocador en dirección hacia la puerta y mientras supuestamente cepillaba distraídamente mi cabello, abrí un poco mis piernas para que desde donde estaban, ellos pudiesen ver mis braguitas y los portaligas que llevaba. Me imaginaba como estarían en ese momento con lo que estaban viendo. Termine de cepillarme el cabello y me paré, quitándome en primer lugar mi blusa y noté que uno de mis pezones se salía por encima del sujetador, pero no lo acomodé. Luego bajé el cierre de mi falda y la dejé caer en el piso, quedándome en sujetador, braguitas y las medias con sus portaligas.

Ellos seguramente nunca habrían visto a una mujer vestida así, ya que en el pueblo donde vivíamos, las mujeres se visten muy recatadamente. Me paseé por la habitación vestida así, acomodando la falda y blusa que me acababa de sacar. Luego Me quité las portaligas y las medias, suponiendo que sus vergas ya estarían por romperles el pantalón.

Había un silencio sepulcral, así que antes de quitarme el sujetador que tenía puesto, saqué otro de mi cajón y lo puse sobre mi cama y los llamé. Se hicieron los que se demoraban y luego los tuve a ambos en la entrada de la puerta, sorprendidos por la forma en que yo estaba vestida y con un bulto en medio de sus pantalones, que no podían ocultar.

Les dije que quería cambiarme de sujetador, pero que mientras lo hacía quería que uno de ellos me sostenga los senos, mientras me ponía el otro sujetador. Renzo inmediatamente dijo que él lo haría, y Jorge replico que él deseaba hacerlo también. Le dije a Jorge que él podría hacerlo mañana y me lo desabroche, mientras Renzo ponía sus manos para recibir mis tetas. Me demoré un poco mostrándome de lo más natural, mientras que sentía su nerviosismo, por el temblor que denotaban sus manos y la mirada de ambos estaban clavadas en mis pechos desnudos.

Me puse el otro sujetador y le agradecí la gentileza y les dije que me iba a dormir y les di un beso en la mejilla a cada uno. Esa noche escuché que entraban al baño y se demoraban más de la cuenta, seguramente para masturbarse en mi honor. Al día siguiente estuvimos arreglando el jardín todo el día, y en la noche luego de bañarnos por separado para quitarnos la tierra del cuerpo, cenamos y entré a mi habitación y me puse un babydoll transparente y debajo solo unas braguitas y salí a la sala donde estaban.

Ambos se me quedaron viendo con la boca abierta cuando salí, y abrí una botella de licor, diciéndoles que me acompañaran a brindar. Ellos tomaron dos copas nada más, pero yo me hice la que me quedaba dormida por efecto de los tragos e hice la que me quedaba dormida en el sillón.

Escuché que entre ellos hablaban de lo buena que estaba y Renzo le dijo a Jorge que me agarrara las tetas. Jorge tenía temor que me despertara, pero más pudo su deseo y sentí que con ambas manos me agarraba las tetas y las masajeaba. Luego de eso, al ver que no me despertaba me recostaron a lo largo del sillón y entre ambos me tocaban y Renzo metía su mano dentro de mis braguitas, masajeando con sus dedos mi chochito.

En el colmo de su atrevimiento, me quitaron el babydoll que tenía y las braguitas también. Al verme desnuda Jorge le preguntó a Renzo, ¿Que hacemos? Yo me la voy a culear, no sé tú. Pude ver con los ojos entreabiertos que ambos se desnudaron y dejaron a la vista sus vergas bien paradas. Renzo se inclinó hacia mí y me empezó a lamer la concha, haciéndome sentir un cosquilleo que me daba ganas de despertarme y dejar que me culeen despierta, pero por otro lado quería seguir con mi juego.

Jorge me besaba en la boca y luego de eso pasó a mamarme las tetas y lo hizo con tal fuerza que casi grito. Renzo se echó encima de mí y me metió la verga por el coño, mientras Jorge miraba como me tiraba. Se movió solo un poco y eyaculó dentro de mí, haciéndome sentir su lechada tibia dentro de mí. Jorge quería entrar también y lo apuraba para que termine. Luego que Renzo se paró, Jorge se puso encima de mí con cuidado y me la metió también, mientras que me chupaba los labios y me decía que era una puta riquísima.

El también no aguantó más y me llenó con su leche. Yo tenía ganas de mamárselas para completar el placer de ellos, pero hubiese arruinado mi plan, así que seguí haciéndome la dormida y cuando acabaron, me pusieron nuevamente la ropa que traía puesta y ellos se vistieron también. Luego me cargaron a mi habitación, me arroparon y se fueron.

La verdad había quedado excitada por la culeada, pero no había sido suficiente para mí, así que me metí en el coño el mango de mi cepillo de cabello para calmar mi excitación.

Estaba en eso cuando siento unos pasos que se acercaban a mi habitación, y rápidamente me puse boca abajo y tiré la frazada que me tapaba al piso, quedando boca abajo y sin saber quien era el que estaba entrando. Me seguí haciendo la dormida y sentí que el que había entrado me jaló con un dedo las braguitas, lamiéndome el ano deliciosamente. Luego de eso me bajó nuevamente las braguitas y echada como estaba boca abajo, me metió su verga por el ano, bombeando sin importarle que me despertara.

Así estuvo por un buen rato hasta que me llenó de leche por el culo y luego me volteó y me puso la verga en la boca, restregándola en mis labios para limpiar el semen que le quedaba en la verga. Luego de eso me limpió la boca con un papel toalla, y se fue arreglando mi ropa, como si no hubiese pasado nada.

Al día siguiente me levanté, como si nada hubiera pasado y ambos tenían una cara de felicidad creyendo que yo no sabía que me habían culeado la noche anterior como se les había antojado.

Autor: sleepkiss

Me gusta / No me gusta

Mi prima Malú

Entonces vino aquella sensación tan cálida y violenta que es la de un orgasmo, iniciaron las convulsiones, ha sido el orgasmo más grande y hermoso de mi vida, nunca había eyaculado tanto semen, mi pene brincaba con tal fuerza que se veía como movía los muslos de mi querida prima, era un mezcla de sentimientos, era placer, era miedo de que ella despertara, era cansancio, era la gloria.

Comenzaré contando que soy un chico muy cachondo, desde que yo recuerde ya me pajeaba por cualquier motivo, comencé aquella vez que incidentalmente rocé la almohada con mi pene, aquella presión de aquél objeto suave sobre mi pija me hizo sentir algo diferente a lo que acostumbraba sentir con mis manos, es la bendita sensación de otra cosa ajena sobre tu polla, acerqué la almohada a mi cuerpo y empecé a mover mi cintura en un vaivén lento y cadencioso, las sensaciones fueron creciendo y creciendo hasta que ya no pude controlarme y me vine, tibia y plácidamente, oh que delicia fue aquella experiencia, desde aquella vez busqué nuevas posiciones, nuevos objetos que me permitieran sentir nuevas sensaciones.

No puedo negar que el masturbarse con la mano es excelente, pero el utilizar objetos le de un toque de intriga, ya que no sabes a ciencia cierta qué tipo de placer te provocará, probé con el colchón, con sillones, sillas, floreros, mesas, hasta con las llantas del auto de mi tío todas y cada una de estas cosas me proporcionaban un nuevo placer, hasta el día en que encontré un viejo florero de cristal cortado y me hizo entrar a otra nueva dimensión en placer.

Este artefacto recuerdo, era muy pesado, medía como 30 centímetros de largo y su forma era elipsoidal y estaba coronada por un engrosamiento en la entrada de las flores que pareciera como los labios inflamados de una vulva sensual, el diámetro era reducido pero perfecto para alojar mi pene, recuerdo que traté de introducirlo, pero aquello fue una labor más que imposible, mi polla y el cristal estaban secos y mi pija no podía resbalar como yo quisiera, fui a la cocina y saqué un frasco de mayonesa, coloqué un poco sobre la cabeza de mi tronco y otro poco en el cuello del florero, entonces empujé suavemente, mi cabeza se estranguló un poco en la entrada pero luego fue  avanzando poco a poco hasta que aquella vagina imaginaria se tragó mi pene en su totalidad, entonces traté de sacarlo y ¡oh sorpresa!

El vacío formado evitaba que lo sacara y pareciera como que me lo estaba succionando con fuerza, al principio me asusté, pensé y si no lo puedo sacar, ¿cómo voy a explicar esto?, pero esta duda se disipó en poco tiempo, ya que despacio pude sacarlo, sin ningún tropiezo, entonces empecé a entrar y a salir rítmicamente, la sensación era inigualable creo que eyaculé en unos segundos, ¡qué emoción!, había descubierto por primera vez lo más parecido a una vagina humana.

Mi incansable búsqueda por encontrar nuevas sensaciones se hizo cada vez mayor, encontré muy placentero el quitar la cebolleta de la regadera y dejar que el chorro de agua caliente cayera con fuerza sobre el glande descubierto, esa mezcla de calor, presión, y el golpeteo de las gotas sobre la corona del glande hacen de esto una experiencia exquisita, además de que al terminar, pues como estás dentro de la ducha, quedas limpio y no andas buscando como esconder los restos de semen que normalmente suelen quedar regados por los sitios menos esperados.

Otra vez escuchando música, subí el volumen pues me encontraba solo en la casa, entonces por la fuerza de la vibración de las bocinas, se zafó el panel que las cubría, dejando al descubierto tres bocinas de diferentes diámetros, me llamó la atención cómo se movía de rápido el cono de la bocina mayor, entonces puse mi dedo y sentí un cosquilleo muy intenso, mi mente rápidamente se preguntó el cómo sería o más bien cómo se sentiría aquella vibración en mi pene, ni tardo ni perezoso, extraje mi polla que para aquél entonces, tan solo con la idea, ya estaba más que dispuesto, lo acerqué al cono y que deleite, los diferentes matices de la música hacen que aquello vibre en diferentes intensidades, que proporcionan al pene una sinfonía de placer…

Hay que retirarse constantemente, porque si se deja pegado en unos cuantos segundos te vacías, así es que cuando sientes que ahí viene el orgasmo, pues te retiras un poco y luego vuelves a la carga, y puedes estar bastante tiempo disfrutando aquello, hasta que de plano no puedes más y te vienes de una manera explosiva, el problema es que dejas a las pobres bocinas llenas de leche que obviamente tienes que limpiar pues si algún día alguien las ve, se preguntarán que, qué es aquello que brilla como baba de caracol y siempre es algo difícil de explicar.

Así transcurría mi vida, descubriendo nuevas alternativas, creando nuevas sensaciones, pero siempre con cosas inanimadas, hasta ahora ninguna mujer había pasado por mi polla, solo en mi pensamiento, me había masturbado algunas veces viendo bañarse a mis hermanas e incluso a mi madre, pero solo a lo lejos y a hurtadillas.

Recuerdo que fue para las navidades, que llegaron a la casa los tíos que vivían en los Estados Unidos, teníamos muchos años de no verlos y me encontré que tenía tres primas y dos primos, pronto nos hicimos grandes amigos, mis hermanas eran de la misma edad que mis primas y mi hermano congenió muy bien con el par de mis primos varones, y de mi edad estaba Malú la más pequeña de mis primas, hicimos muy buena química, nos gustaba la misma música e incluso nos disponíamos a entrar a la Universidad el año entrante, jugamos, reímos,  cenamos y nos divertimos como enanos, al llegar la madrugada, llegó la hora de dormir y mi madre dispuso la manera de repartir a los invitados, contábamos con una habitación para huéspedes en la cual alojó a mis tíos, mis dos primas mayores las acomodó con mis hermanas, a los primos les tocó dormir en la habitación de mi hermano y Malú le iba a tocar dormir en un sofá cama que se encontraba en el cuarto de mis padres, Malú un poco molesta objetó aquello y pidió que la dejasen dormir en mi habitación ya que deseaba seguir comentando conmigo los planes para ir a la Universidad, mis tíos sonrieron y sólo le dijeron “no molestes mucho a tu primo y déjalo dormir”.

Mi habitación tenía una cama matrimonial y su baño completo, no era muy amplia pero para un joven como yo satisfacía todas sus necesidades, mi prima sacó sus cosas de la maleta, le hice espacio en uno de mis cajones y le asigné un lugar en el closet, una vez que guardó todas sus cosas, se metió al baño y después de unos minutos salió con un pullover hasta el ombligo y unas pantaletas blancas con unos pequeños ositos dibujados en el frente, justo donde empezaba aquél triángulo invertido, redondo y abultado, nunca había tenido a una mujer tan cerca y menos en prendas menores, bromeamos y platicamos por horas, era tan linda, sus ojos pequeños pero tan expresivos, dejaban entrever al gran ser humano que estaba detrás, sus pechos eran pequeños, y se le miraban muy firmes, y de vez en vez con las pláticas que hacíamos, sus pezones se erectaban y despuntaban a través de aquella delgada prenda, sus piernas eran hermosas, unos muslos redondos y firmes y unas pantorrillas muy bien torneadas, toda ella era hermosura, no sé si fue la proximidad o por ser mi primera vez al lado de una mujer, pero todo de ella me parecía un poema.

El cansancio poco a poco apareció y los silencios cada vez se hacían más frecuentes, entonces ella me dijo suavemente, a dormir primito, que mañana nos espera un largo día y me dio un cálido beso en la mejilla, se acurrucó y me dio la espalda, aquella cadera sinuosa, y su espalda desnuda me hicieron dirigir la mirada a la base de sus pequeños calzoncitos, se alcanzaba a ver la división de aquellas nalgas, perfectamente simétricas, tan redondas que invitaban a tocarlas, acariciarlas, pero era tan pronto que temí que despertara.

Me quedé observándola, acerqué mi nariz a sus nalgas y me deleité con aquél aroma tan delicioso, olía a un perfume tan sutil que para ese entonces tenía una erección como nunca antes la había tenido, era tan fuerte que sentía los latidos de mi corazón, las venas que recorrían el dorso de mi pija estaban hinchadas y el solo roce de mi mano hacía que sintiera escalofríos, de mi pene salían copiosas gotas de líquido claro y viscoso que confirmaban mi excitación.

Muy despacio me coloqué tras ella, con miedo de que despertara, puse mi pene entre sus muslos, justo donde empezaba su pantaleta, aquel calor  que emanaba su cuerpo, era delicioso, con mi mano exprimí el glande e hice que saliera una gota grande de aquél líquido lubricante, lo extendí sobre la cabeza y lo coloqué de nuevo entre sus piernas, ahora bien lubricado, se deslizó suavemente, empujaba despacito, milímetro a milímetro, pues no quería que ella despertara…

Mi prima dormía profundamente, lo avanzado de la madrugada, las copas de sidra que bebimos y el cansancio del viaje la hacían incluso emitir un tenue ronquido, emocionado sentí que mi pene había atravesado sus muslos sin despertarla, entonces empecé a hacerme para atrás y luego otra y otra vez, me sentía en la gloria, la sensación era única, mi pene seguía goteando lubricante copiosamente, por lo que ya podía cambiar de dirección sin ningún problema, incluso ya la lubricación producía sonidos al entrar y salir mi pene, cada vez que sentía que me iba a venir, detenía mis movimientos y al cabo de unos segundos volvía a iniciar aquél delicioso remedo de coito.

No sé cuánto tiempo pasé así, estaba tan extasiado que por un momento perdí el control y entonces vino aquella sensación tan cálida y violenta que es la de un orgasmo que ha estado aguantándose por tanto tiempo, no pude detenerlo ya, iniciaron las convulsiones y ¡oh divinidad!, ha sido el orgasmo más grande y hermoso de mi vida, que barbaridad nunca había eyaculado tanto semen en una sola emisión, mi pene brincaba con tal fuerza que se veía como movía los muslos de mi querida prima, era un mezcla de sentimientos indescriptibles, era placer, era miedo de que ella despertara, era cansancio, era ¡la gloria!

Dejé mi pene dentro de sus muslos por unos minutos, luego lo retiré muy despacio y el terror se apoderó de mi, escurría semen de entre sus piernas y la cama estaba hecha una sopa, me asomé por la parte delantera de sus muslos también escurría semen y el charco era inmenso, ¿qué le iba a decir?, que iba a hacer ella cuando despertara empapada en semen, ¿les diría a sus papás? ¿A los míos?, estaba aterrorizado, tanto que no supe cuando el sueño me venció.

La voz de mi madre me despertó al llamar a desayunar, oí que mi prima se estaba bañando, en unos minutos salió, me sonrió, me dio un beso en la mejilla y me dijo vamos a desayunar, creo que tuviste una noche muy intensa.

Esta historia continuará.

Autor: Gustavo Quijano

Me gusta / No me gusta