El masaje a mi mujer, primera experiencia “fuera de lo común”

Bueno amigos, quizá algunos ya nos conocen, quizá no, por si acaso nos presento. Somos una pareja felizmente casada, yo en 38 ella en 34. Llevamos tiempo fantaseando con meter un tercero en nuestra relación, a veces jugamos con dildos, a veces simplemente dejamos llevar nuestra imaginación.

Mi mujer es especial, bajita pero muy bien proporcionada, con un culo que me vuelve loco, una cinturita deliciosa y un buen par de tetas que ya le gustaría a más de uno catarlas. Además, su larga melena rubia junto con una cara preciosa, aniñada, hacen de ella un manjar para cualquier fantasía sexual.

Y así ocurrió, como fue nuestra primera incursión dejando que un tercero “tocase” a mi esposa.

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 5

Puedes leer la cuarta parte de esta serie de relatos: Entregando a mi esposa 4

Me desperté el domingo profundamente revuelto. Deborah no estaba en casa y Jazmín tampoco. Me molestaba la idea que Jorge viniera a casa, pensaba que iba a estar mi hija y no me parecía bien. Tengo que hablar con Deborah, pensé. Vinieron de comprar facturas, Deborah notó mi cara seria.

-Epa, que cara… que pasó?

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa 4

Puedes leer también la tercera parte de este relato: Entregando a mi esposa 3

Y así empezó a pasar el tiempo, hacía un mes que Deborah sólo se veía con Jorge a solas, siempre salían, los sábados eran para él, yo me quedaba cuidando a Jazmín, los días de semana, cuando llegaba a casa, Deborah estaba siempre vestida como para salir, algunos días salía con Jorge y otras veces se quedaba conmigo, me dijo que le encantaba que yo no supiera para quien se arreglaba.
Un Lunes llegué estaba deliciosa, un vestido corto, medias a medio muslo, pintada discretamente pero resaltando sus carnosos labios, la bese, y me devolvió el beso metiendome lengua:
-Estoy que vuelo de calentura… necesito pija urgente…

Read more

Me gusta / No me gusta

mi esposa cristina de calienta vergas con los vendedores

Otra de las aventuras de cristina, fue hace poco, cuando me dijo que había comprado algo de ropa y se la iban a llevar a la casa,

Yo de principio pensé que no podía pasar nada malo, hasta que después de unos minutos de que me dijo eso, salió de la recamara vestida únicamente con una pequeña bata semitransparente, que dejaba ver perfectamente su ropa interior, me le quede viendo algo extrañado y le dije,

– ya estás pensando en estar de puta, verdad., cristina,

Ella solo me sonrió y me dijo,

– bien sabes que si me sale algo interesante, pues no voy a dejar pasar la oportunidad, además el chico que me atendió ayer estaba bastante guapo y espero que sea el quien me la traiga, así que mejor ni digas nada,

Read more

Me gusta / No me gusta

mi esposa cristina de calienta vergas con los vendedores

Otra de las aventuras de cristina, fue hace poco, cuando me dijo que había comprado algo de ropa y se la iban a llevar a la casa,

Yo de principio pensé que no podía pasar nada malo, hasta que después de unos minutos de que me dijo eso, salió de la recamara vestida únicamente con una pequeña bata semitransparente, que dejaba ver perfectamente su ropa interior, me le quede viendo algo extrañado y le dije,

– ya estás pensando en estar de puta, verdad., cristina,

Ella solo me sonrió y me dijo,

Read more

Me gusta / No me gusta

Entregando a mi esposa

Entramos con mi esposa al super, está tan hermosa, con nuestra hija de dos años en brazos, tiene puesto un vestido floreado a la altura de los muslos que le queda hermoso, se ven sus torneadas piernas y en el vestido se adivina el culazo que tiene, yo camino un poco atrás de ellas me encanta verla caminar, lo sensual que mueve sus caderas, pero ella se siente fea. Se acaba de teñir de colorado que le queda hermoso, pero su panza después del embarazo ha quedado llena de estrías, eso es cierto, a mi me encanta igual, y me calienta como nunca, no creo que a ningún hombre en sus cabales le importe ni medio pimiento, pero bueno las mujeres a veces se obsesionan.

Read more

Me gusta / No me gusta

Cornudo, mi esposa quiere mi permiso

Mi esposa me cuenta su fantasía

Somos una pareja de 14 años de casados, yo de 36 y mi esposa 32. Nos casamos muy jóvenes, mi esposa se casó virgen, nos casamos por amor, ya tenemos hijos.  Paso el tiempo y empezamos a contarnos nuestras fantasías, mi esposa me decía que su fantasía era estar con otro hombre, lo cual me pareció aceptable ya que yo era el único con quien ella había estado, pero me ganan los celos de convertirme en un cornudo.

Read more

Me gusta / No me gusta

Paty el compa y yo

Era una noche en casa, estábamos reunidos mi compadre Toño, su amigo chava, Paty mi mujer y yo, estábamos en el comedor, bebiendo y llevando una agradable velada, mi compadre y yo teníamos las mismas aficiones y gustos; en cada reunión solíamos reunirnos los matrimonios para convivir y pasar momentos agradables, juntos compartimos buenos momentos memorables todos, y como en toda amistad, después de muchos años de confianza, surgieron confesiones y charlas de carácter intimo en donde de alguna manera compartíamos nuestras respectivas fantasías, cada vez que nos reuníamos, las charlas eran cada vez mas alusivas al sexo y esas cosas, de tal suerte que con el paso del tiempo y con la combinación de las copas, nos desinhibiamos mas y mas

Read more

Me gusta / No me gusta

Carolina y el precio de la ambicion

Carolina dejaba su sudor en la pileta de la cocina. Se le hacía difícil mantener el status quo, pasó de estar en el candelero, a sufrir privaciones que no acostumbraba. Su familia había caído luego 10 años de pleno ascenso, y las comodidades de otros tiempos se fueron perdiendo. Pasó del gimnasio y del cuidado personal, a realizar las tareas de la casa diariamente, esperando que la moneda vuelva a darse vuelta.
Ya la chica que realizaba los quehaceres domésticos no era parte del combo perfecto. Y su marido no lograba acomodarse a su nuevo puesto de vendedor. La multinacional lo había despedido luego de los cambios a nivel mundial.
Y los ingresos se habían triturado. 

Read more

Me gusta / No me gusta

Un sueño hecho realidad

Parejas Liberales, Trío. Me llamo Alejandro, tengo 50 años y mi esposa Miranda 40, somos un matrimonio solo, es decir no tenemos hijos, mi esposa es Abogada y yo Ingeniero Civil, Miranda, así se llama que por cierto debo decir que es una espléndida mujer, tiene un hermoso cuerpo el cual cuida mucho con ejercicio y un rostro con un lindo color moreno cobrizo muy atractivo, cabello negro y a los hombros y por ende un bello cuerpo muy bien armonizado el cual trata de cuidar a base de mucho ejercicio en el GyM.

Esta historia comienza en septiembre de hace 3 años, en Colombia (precisamente el día de mi cumpleaños) y de regalo le he pedido a mi esposa una noche de pasión como obsequio.

Por ser ese día muy especial, mi esposa me invito a cenar, tomar unas copas y a bailar para celebrar mi cumpleaños, de tal forma que acudimos a un Restaurant-bar céntrico, escogimos una mesa alejada junto a un ventanal, ahí tomamos varias copas de vino y platicamos de nosotros de nuestra felicidad y lo bien que nos sentíamos uno al lado del otro.

Miranda me decía, -esto no es todo… en casa te tengo algo especial, te daré mi cuerpo y todo lo mejor de mí.

Read more

Me gusta / No me gusta

Miri. El inicio

Infidelidad. Soy divorciado desde hace ya mas de 11 años, tengo 41 años, me conservo en buena condición física, mi nombre poco importa, y lo que interesa en esta historia es la ocasión en que termine cogiendo con Miri, la esposa de uno de mis amigos ella tiene un parecido con la actriz drew barrimore, tiene unos ojos grandes y hermosos con unos labios gorditos que cuando los veo me los imagino al rededor de mi pene. Read more

Me gusta / No me gusta

Sumiso de mi esposa y mi suegra

Dominación, BDSM. Estoy hincado en un rincón de la sala de la casa de mi suegra, en calzoncillos y viendo hacia la pared, se preguntaran que hago en esas condiciones en una casa ajena, pues la historia  no es muy larga, pero después se las contare,  primero quiero presentarles a mi suegra Read more

Me gusta / No me gusta