Sometido por mi primo y su olor a macho

Toqué el timbre del departamento. Acababa de llegar a Mar del Plata, cargado de bolsos. De pronto llegó hasta mí un intenso olor a hombre. Podía sentir esa estela de virilidad, mientras él se acercaba a la puerta. “Pasa”, me ordenó, seco como siempre, aunque no lo veía hacía unos cuantos meses y había recorrido unos 400 km. Él llevaba bermudas, y estaba con el torso y los pies desnudos. Ese cuerpo, que pesaría unos 100 kilos, transpiraba como un toro. Se había dejado una barba tupida, y llevaba la cabeza rapada.

El tipo estaba una vez más medio dado vuelta, según atestiguaban las botellas de cerveza y el cementerio de cigarrillos que, acumulados, se dejaban ver al fondo del ambiente, desparramados sobre la mesa. Ese flaco corpulento era mi primo.  Unos 28 años, el tipo con quien había descubierto la sexualidad. Varios años antes, había cedido a su propuesta de masturbarnos el uno al otro. En la práctica, el apenas tocó mi pene unos segundos, mientras que yo seguí al pie de la letra la consigna de agitar el suyo conscienzudamente hasta que eyaculó.

Read more

Me gusta / No me gusta

Me aprovecho de mi hermanastro dormido

Este relato tiene lugar hace ya un tiempo, mi padre al poco de divorciarse de mi madre, se enamoró de otra mujer esta era morena de pelo largo y de una edad similar a la de mi padre, ella tenia un hijo, que para ser practicos voy a llamar hermanastro a pesar de que mi padre y su novia no se han casado, pues mi padre empezo a vivir con su novia, y yo vivia con mi madre y iba a casa de mi padre a pasar el fi de semana cada dos semanas, con mi hermanastro era igual pero al reves vivia con su padre y venia con su madre a pasar el fin de semana, y siempre coincidimos para estar juntos ese fin de semana, esto ocurrio en verano, y la primera vez que se quedo a dormir en casa de mi padre, el no era muy guapo ni tenia un gran cuerpo, pero cuando se fue a acostar salió del baño en slips por que hacia calor, tenia un buen paquete y yo que llevava un tiempo si estar con nadie me puse cachondo, se me ocurrio una idea pero espere a la madrugada, cuando faltaba poco para que amaneciese fui a su cama donde estaba el con las piernas abiertas y el bulto, me acerqué con cuidado para no despertarle, y empecé a sobarle el bulto por encima del slip.

Read more

Me gusta / No me gusta

La granja: ¿Premio o castigo? 2 – Tío Albert

Ya resignado a pasar unos meses en aquel lugar descendimos del auto para entrar a la casa con la familia, todo había cambiado, la casa era sencilla pero estaba mucho más arreglada a comparación de años atrás cuando era  un niño, todo estaba hecho de muy buena madera nada más entrar se podía visualizar una bonita sala con sillones rancheros de color marrón que estaban perfectamente alineados a una chimenea y con un televisor de esos cuadrados que parecen una caja enfrente de los sillones, a un costado estaba un juego comedor rustico descolorido, por otro lado se podía ver la entrada a la cocina y por otro las escaleras al segundo piso, a pesar de la falta de tecnología del lugar, se sentía muy acogedor por lo sencillo que era.

Read more

Me gusta / No me gusta

Damian

Bueno , mi nombre es Damián y lo que les voy a contar es lo que me paso hace un año en casa de tío Gabriel, el hermano de mi padre, tengo 19 años, soy moreno claro, de 1.70 cm de estatura cabello negro de ondas suaves, no muy delgado ni muy gordo, diría normal. No hago ejercicio ni muy guapo y mi verga no mide 20cm ni mi culo es de burbuja, soy normal, mi pene es de 16 o 17cm, eso sí, muy pero muy dura.

Bueno, todo comenzó un fin de semana, principio de una semana santa, mis padres y yo nos íbamos a casa de mi tío Gabriel a pasar las vacaciones, él vive cerca de un rio en el campo, por lo cual es un  sitio ideal para vacacionar, junto con nosotros si iba la hermana de madre, mi tía Lucia, junto a su esposo Esteban y sus tres hijo (piojos fastidiosos) y su sobrina. En fin íbamos muchos pero como la casa de mi tío es grande no había problemas en eso.

Read more

Me gusta / No me gusta

Putito para todos 02 Los sentidos despiertan

Amor Filial Gay. Pasaron varios días, era el inicio de verano, de mucho calor y sol y Antonio todas las tardes venía con sus cachorros a nuestro jardín, me mataba a jugar con ellos corriendo y a veces los metía a la piscina conmigo mientras ellos reían con sus cervezas y cigarros en la mano.

Read more

Me gusta / No me gusta

El Mayordomo y el chofer del huésped

Rubén es el chofer del Sr. Moisés, el macho a quien recientemente le había confesado que yo soy gay mientras lo atendía en el hotel donde yo trabajaba y él era huésped. Él tiene esposa e hijos, a quienes alguna vez conocí, y juntos conforman una familia digna de comercial mexicano: el esposo trabajador, la esposa ama de casa, y los hijos que van felices a la escuela. Sin embargo esto no era impedimento para que de vez en cuando Rubén participara en las orgías de su patrón en las habitaciones del hotel, para que se cogiera a mujeres cuando salían de parranda incluso en la camioneta del mismo jefe…

Como era de esperarse, se enteró de lo que pasó entre su patrón y yo, lo cual me tenía sin cuidado debido a la confianza que existía entre los tres aun siendo yo el empleado que les servía en el hotel, así que cuando llegó el momento pude hablar con él con total libertad.

-Ya me dijo el jefe que te gusta la verga-dijo mientras conducía rumbo a mi casa. De esas veces que estaba libre y me daba aventón del hotel a mi casa. No contesté. Nos miramos

-Sí cabrón, me descubrió-dije volteando hacia el frente de nuevo

-¡Pinche joto! quién lo hubiera dicho?!-dijo entre risas- De seguro te excitabas cuando nos cogiamos a putas en el hotel verdad?

Reímos

-¿Para qué te digo que no si sí?-fue mi respuesta

Siguió conduciendo. Eran las 11 de la noche aproximadamente, no había tráfico pero tampoco prisa por llegar. Mi casa queda a unos 25 minutos de distancia del hotel.

-¿Y también a otros huéspedes les mamas la verga?-preguntó sin voltear a verme

Pensé antes de contestar.

-Depende, sí hay una buena propina sí

-¿Y el jefe te dió propina?

-¡No cabrón! qué mas quiero si me invita con ustedes de parranda!

-Bueno yo solo decía…

-¿Tú lo has hecho con un hombre?-La pregunta se me salió sin pensar. Después de todo, si el dueño del circo ya lo sabía todo, no debería haber problema con el payaso…

-No cabrón, lo mío son las viejas-contestó frotandose el paquete. Si algo sabía de él era que si le hablabas de mujeres el cabrón se ponía cachondo en segundos practicamente-¡Tú ya me has visto!

Reímos

-¿Y nunca te ha dado curiosidad? – pregunté, girandome sobre el asiento del copiloto hacia él.

Volteó su rostro recorriendome con su mirada. Pensó un segundo, con una leve sonrisa en su cara.

-¿Por qué wey, me la quieres mamar? -preguntó frotandose el paquete

-Pues si tu quieres…

Volvió a mirar hacia el frente riendo. Yo comenzaba a excitarme. Su figura de hombre recio estaba haciendo efecto en mí. De veces anteriores ya lo habia observado, no solo mientras tenia sexo con putas, si no cuando saliamos a tomar, o simplemente cuando me llevaba a mi casa. Buen cuerpo, moreno, un paquete que se notaba cuando iba sentado conduciendo, un rostro de macho con un bigote no exagerado…

Me acerqué y le desabroché un poco la camisa. Queria tocarlo, aprovechar esa oportunidad que no sabía si se repetiría.

-¡Alguien nos puede ver!-exclamó sin hacerme a un lado

-Entonces más vale que sea rápido.

Bajé mi rostro directo a su entrepierna mientras le desabrochaba. Él ayudó con el cinturón y bajando un poco sus pantalones. Se acomodó y entonces lo tenía frente a mí. Un pene semierecto y con un poco de líquido en su punta, oscuro y grueso, y rodeado de vellos en la base. Comencé con la lengua a recorrer desde sus huevos hasta la punta donde pude sentir el sabor de hombre que tanto me gusta. Y entonces comencé. Me lo metí a la boca por completo para que así se endureciera de una vez por todas. Él empujaba hacia arriba para que su verga entrara completa en mi boca y de vez en cuando presionaba con su mano sobre mi cabeza la cual estaba en algun lugar entre su abdomen y el volante de la camioneta. Las luces apagadas, el conduciendo, y de vez en cuando yo sentía que la camioneta giraba o se detenía. Perdí la noción de hacia dónde ibamos. Continué con mi labor. Cuando ya estaba erecta por completo la tomaba con la mano y con la lengua recorría cada centímetro de carne.

-¡Ay cabrón! sí, tragatela completa

Yo continuaba prendido de su sabrosa verga, de esas que te dejan un aliento sucio como de sudor, pero sudor de hombre que es lo importante, masturbandolo de vez en cuando, y el acariciandome la cabeza, mi cuello, mis orejas con su mano caliente. E incluso durante un minuto me pareció que me tocó el culo con su mano libre.

-Ya me voy a venir! ‘¿te los comes?

No contesté, solo me posicioné con la boca abierta justo sobre su cabeza… la tocaba con mi lengua y justo en ese momento el chorro de su semen salio disparado. Lo atrapé con mi boca y entonces cubrí su preciosa cabeza con mis labios, asegurandome de recibir toda esa leche caliente justo en mi lengua.

El cabrón estaba agitado, respirando rápidamente y yo seguía prendido de su verga hasta que le limpié por completo los rastros de la eyaculación. Dí un ultimo recorrido con mi lengua por sus huevos y verga sintiendo sus vellos en mi rostro, y después me incorporé. Estabamos en un lugar fuera de la ruta a mi casa.

-¿Donde estamos cabron? – pregunté riendo

Se echó hacia atras con las manos tras la cabeza, la camisa desabrochada, el pantalón abajo y la verga de fuera.

-¡No sé wey!

Me gusta / No me gusta

Vamos a seguir la peda a la presa

Después de varios años sin ir, por fin llegue al pueblo, a mis 33 años, soltero, profesionista, citadino convencido, 1.80, 85 kg de puro músculo, gracias a la hora diaria de gimnasio, barba cerrada, perfectamente peinado, camisa desabotonada para presumir pelo en pecho, jeans de corte vaquero, estacione el carro, en la acera de enfrente de una tienda. Me bajo de mi auto y su delicioso clima artificial; y el polvoso aire caliente me golpea la cara, los brazos, mi pantalón se me pega a la piel y comienzo a transpirar, pienso en cruzar la calle para ir a la tienda por unas cervezas antes de llegar a la casa de mi abuela.

Antes de cruzar, una camioneta se estaciona frente a la tienda, desciende un tipo simplemente delicioso, pinta de cabrón, rapado, delgado fibroso, requemado por el sol con unos jeans mugrosos y viejos, muy joven par mi gustos, como de 21 años, me mira y hace un gesto parecido a un saludo y se mete a la tienda.

Y me dirijo con más razón y ganas a la tienda, entro y él espera que le llenen un cartón con cervezas, me saluda ¿quihubo compa, no es de aquí verdad?, contesto no exactamente, y más que preguntarle le confirmo, pero tú sí verdad; sí, siempre he vivido aquí; le dan sus cervezas, y espera a que me den las mías, por algo se espero ¿no?

Y dice, ¿va de paso?, sí, a lo mejor nomás como algo y me voy; si quiere lo acompaño nomás voy a dejar esto. Pensé, ah chinga como que muy ofrecidito, muy amable o qué, me estará ligando este bato? Le contesto, mejor nos vemos por aquí en un par de horas, atiendo pronto un pendiente, y me queda la tarde libre, y contesta que sí que mejor, así tendremos más tiempo, se va con sus cervezas y arranca la camioneta; me tomo una cerveza en la tienda, pago y cruzo la calle con mi cartón para llegar a comer con mi abuela.

Si mi radar no me engaña este chavo quiere acción, pero mi duda es ¿será activo o pasivo, o inter? yo soy activo y ¿si quiere cogerme?, se la chaqueteo, y una mamadita leve y ya, no y ¿si es pasivo? sí me lo chingo; pero en el pueblo, ¿en dónde?, ya veremos.

Llego a la casa de mi abuela, y ahí están tías, tíos, primitos, primitas, que ni conozco y a algunos apenas los reconozco, sólo a los mayores los ubico perfectamente. En una de esas,y oigo detrás de mi un hola primo, volteo y es el cabroncito de la tienda, está hecho un hombresote, bien bueno (obvio le viene de familia) y me saca de onda, pero rápido contesto qué onda cómo estás; muy bien, contesta, como si nos hubiéramos visto antes, qué tal el camino…y por ahí fue el diálogo.

Acabando la comida me dice, qué onda quieres y a ver el pueblo, claro, veamos qué hay de nuevo. Y salimos los dos, empezamos a ver y saludar gente al por mayor, y uno que otro chacalote delicioso, jóvenes, maduros y viejos, creo que andaba muy caliente a todos los veía encamabales. después de un rato de sólo dar vueltas, pasamos a una tienda por más cervezas, y esa era toda la diversión, dar vueltas en la camioneta por el pueblo. Saludó a algunos de sus amigos, me presentó y los subió atrás, luego reconocí a algunos de mis pares, en edad y los salude, quedamos de vernos en la noche, junto al kiosko para echarnos unas chelas.

En la noche después de cenar y bañarnos, voy con mi primito de 22 y su delicioso papá de 40 años, a la calle, damos vueltas en la camioneta, tomando cervezas, platicando puras banalidades, y de rato nos fuimos a un billar, saludamos gente, que si es tu familiar, que si de dónde vienes, que si te vas a quedar, que si te gusta, y cosas por el estilo.

Más noche nos fuimos a una taquería, seguimos tomando cerveza, y luego cerca de media noche a una esquina cercana al kiosko, y empezaron a llegar varios conocidos de mi tío y su hijo.
Algunos muy interesados en saber cosas de la capital, de la violencia, de los robos, del tráfico, de las oportunidades de jale, y yo contestaba todo.

Al calor de las cervezas mi primito me preguntó si era soltero, y de repente, todos callaron, voltearon y me pusieron tanta atención que me sacaron de onda bien gacho, simplemente le dije que sí, todos respiraron y siguieron como si nada.

Poco a poco se fueron varios, y quedábamos mi tío, mi primo y un par de jóvenes, uno delgado lampiño, de bigotito escaso, de facciones muy definidas y varoniles; y el otro más robusto, con músculos resultado de mucho trabajo físico, unos brazotes, peludillo, ambos como de 28 años, y un amigo de mi tío, un señor casi cincuentón, de un bigotote espeso, brazos fuertes peludos, un pecho que expulsaba pelos y un bultote que daban ganas de sobárselo.

Seguimos tomando cervezas, eran como las 3 de la mañana, y ya habían cerrado las tiendas, pero teníamos un par de cartones en la camioneta; pasó un policía de pueblo en su moto, y nos pidió que ya nos retiráramos. Y djo mi tío, vamos a seguir la peda a la presa. Pensé, pues vamos.

La presa está a las afueras del pueblo, es un lugar solitario, con algo de maleza, tiene algunos bancos y mesas de madera, y ahí pusimos los cartones, nos sentamos y a cada rato íbamos a la maleza a orinar, solos o en pareja y hasta grupito.

Cuando iba con alguno o con varios, sin ningún problema se sacaban la verga para orinar, y yo podía ver fácilmente sus penes, y ellos mi interés, creo que hasta se la agitaban de más. Y empezaban a invitarme más seguido a acompañarlos a “orinar”. En un momento, que fuimos a orinar, el joven peludito, de los enormes brazos, me preguntó si estaba casado, le dije que no, y me dijo por qué, si ya estás grande, sólo tengo 33 años, y me dijo aquí todos nos casamos antes de los 25 si no, piensan que eres puto… me quede helado, no supe si desmentirlo, confirmarle, ¿me estaba calando, jodiendo? y soltó una fuerte carcajada…y dijo pero eso es aquí, en la ciudad es diferente ¿no?… sí claro, y tú cuántos años tienes, 28 dijo, y ¿eres soltero o casado?… se quedo callado, ahora yo le había volteado la tortilla… y soltó otra carcajada… por supuesto que casado… y pensé chingao me dejó en claro que él no es puto… y rápido agregó: pero no capado y me cerró un ojo… sólo le sonreí.

Al regresar algo comentó con su amigo delgado, pensé este ya fue de chismoso de o que conversamos; luego los dos se acercaron a mi primo, y todos seguimos en la charla y las cheves.

Mi primo dijo que iba a orinar y mi tío lo acompañó, se me acercó el señor cincuentón y me dijo, muy amable, discúlpeme joven, pero no creo que usted no sea casado… cómo… como lo oyó, no creo que sea soltero… ¿por?… porque usted está muy chulo como para que ninguna vieja le haya rogado o se le haya pegado, es un partidazo para cualquiera… su voz, varonil, tosca, de campo, me encantaba, y sólo atine a decirle gracias, es usted muy amable, pero pues aún no he encontrado con quién… y me interrumpió, con quien casarse no seguro, porque debe tener muchas opciones, yo desde bien joven y a su edad, tenía culitos al por mayor, casi diario cogía con alguien diferente, incluso hoy tengo muchas opciones, para que casarse si hay una amplia variedad, señoras, jovencitas, vecinas, familiares, señores y jovencitos…y de golpe, cerró la boca y se me quedo viendo esperando que no hubiera escuchado lo último… su rostro cambió esperando mi reacción…

Ahh mire, pues sí, en eso tiene razón, hay mucha variedad de donde escoger, pero la neta a mi sólo me gusta coger con cabrones bien machos, las mujeres y las jotitas no me gustan, puso una cara de alivio, sonrío en complicidad y en eso llegaron mi tío y mi primo, y el señor me dijo, acompañame a orinar no que me ando miando. Nos levantamos de esa mesa y nos metimos a la maleza. Y se sacó su pene yo el mío y comenzamos a orinar, terminamos y mi pene se empezó a poner en tono, estiró su mano, lo acarició, me vio a los ojos como para pedir mi aprobación, moví la cabeza para decirle que sí, y se agacho a mamar, uf era un experto mamador, se notaban los años de experiencia, y era super excitante ver a ese peludísimo machotes, bigotón mamar mi verga, completita, a fondo.

Estaba en el quinto cielo de la mamadota del bigotón, agarrándole la cabeza para enterrársela con fuerza cuando oigo voces cerca de nosotros: aquí está bien, no hay nadie, no nos ven ¿seguro? claro, a ver empínate, pero pónle saliva, sí, la vez pasada me rompiste el culo. Era excitante escuchar ese diálogo, y de repente un quejido, ahhh espérate wey no me entra la tienes bien grande; y, ya te la haz comido antes; sí pero hace mucho que no me la metes, mejor deja que yo te lo meta primero; nel porque luego nomás me coges y no te dejas; siempre me he dejado; no es cierto, la vez pasada te veniste dentro, y tú sólo me la chaqueteaste; ahh sí te la debo, entonces ni pedo, pero despacito y pónle mucha saliva.

No alcanzaba a distinguir las voces de quién eran, pero la situación y el diálogo se me hicieron supercachondos y tome con fuerza la cabeza del señor bigotón y empecé a darle con fuerza, a fondo, cogerlo por la boca. Puse atención a ver qué más decían… despacioooooh, despaciooooh… sí, sí, aguanta ya entro la cabecita… ¿cabecita no chingues, si parece bola de billar?… sí pues, pero ya entró, me espero a que aflojes bien el culito. Oye y cómo vez al primo del Fer (o sea yo) bien bueno, el cabrón dice que tiene 33 yo lo veo como de 29… pues sí wey es de la ciudad allá hacen ejercicio, dieta, se ponen cremas, son bien jotitos… pero yo no lo veo joto, o crees que sí, pues no, pero todos los de la ciudad siempre se ven más jotos, así son todos putos o no…pero sí está rico no?, sí wey y si tiene la verga y culo de la familia ha de estar bien rico…listo ya me relaje, empuja un poco más, pero despacioooooo, uta que rico culo aprietas mejor que mi vieja, claro wey si nomás tu y el Fer me la clavan y sólo cuando venimos a la presa.

Woww no lo podía creer, así que mi primito se cogía con este par, uta que caliente me ponía el saber que mi primo, con sus dos amiguitos chacalones se cogían con gusto, y el señor ahí arrodillado mamando como becerro, con fuerza, parecía que quería sacarme los testículos por el orificio de la punta del pene. en eso sentí una mano acariciar mis nalgas, volteo y es mi tío, nos miramos, sonreímos y me besa en la boca, ya tiene los pantalones abajo, se gira, le tomó su pene y ohh sorpresa, es de familia, también tiene 20 centímetros pero gruesos, y una cabezota super dura, redonda, rica. Me mete la lengua y a la boca y su mano tosca, rasposa, ruda, empieza a maniobrar en mis nalgas, busca meterme un dedo al culo, y respingo, no me late, sólo soy activo, pero él con firmeza me acerca a su cuerpo, me abraza con fuerza, y me mete con violencia su lengua a mi boca, y firmemente mete la punta de su dedote en mi culito. Y pujo, tan fuerte que nos escuchan los amigos de mi primo. Dejan de coger, se levantan los pantalones y se van a retirar y mi tío les habla, chavos soy Fer, háblenle a mi hijo y vengan para acá que está bueno.

Rápido regresan con mi primo, y la escena que encuentras en a mi tío metiéndome uno de sus dedotes, yo chaqueteándosela y su amigo el bigotón cincuentón mamándomela cabrón.

Mi tío les dice vengan, quiténse todo, esto apenas se puso bueno, y los tres se desvistieron de volada, y se acercaron, con sus vergas bien paradas, mi primito, ayyyy primito, un chilote de 23 centímetros, del grosor del papá, pero con una cabecita delgada, su amigo el flaco, como 18 centímetros pero gruesa, y el de los brazotes un pene de 16 centímetros, pero con una cabezota que, efectivamente como dijeron, parecía bola de billar.

Mi tío le pidió a mi primo que se acercara, le tomó su mano y la acercó a mi culo y le dijo, toca, estas son nalgas de cabrón, las tiene bien duras y el culito, bien cerradito, mi primo acarició con fuerza mis nalgas, me dio un palmazo, luego otro y eso me encendió más, y tenía tan fuertemente agarrado al señor que me mamaba, que casi lo ahogó, comenzó a toser, y espere para que siguiera mamando, en eso sentí el dedo de mi primo tocar el culo e ir introduciendo su dedo. Afloje lo más que pude para que no me lastimara, pero el muy cabrón, aprovechó para meterme un segundo y un tercer dedo.

Mi tio se acercó a los amigos de mi primo y les dijo, ustedes sigan pero aquí junto a nosotros no hagan su fiesta aparte. Y dicho esto se empinó el flaco y el peludito le apuntó su pene y se lo metió de golpe, el flaco se quejó, se quiso separar, pero la fuerza de los brazotes de su amigo lo impidieron, y lo retuvo.

Mi primo tenía su verga muy cerca de la mía, mientras me metía sus dedos, así que saque mi verga de la boca del señor que me estaba mamando, y dirigí su cabeza a la vergota de mi primo, llegó mi tío y se empinó frente a mi, se abrió las nalgas y dijo, ya estoy listo, metela de chingadazo, ufff, me encantaba lo que veía, un señor casado, de 40 años, de nalgas peludas, barbón, abriéndose el culo y pidiendo una verguiza, no lo pensé mucho, le puse mi cabezona a la entrada y de un solo empujón se la deje ir, me costó un cpoco porque no estaba bien dilatado ni lubricado su hoyito, y mi tío se quejó, quiso quitarse y su hijo le dijo, aguantate así te gusta y así lo pediste, yo paré no quise lastimarlo y mi primo, sacó sus dedos de mi culo, le abrió bien las nalgas a su papá, y vi que faltaba de entrar la mitad de mi chile, y le dije, mejor se la saco y lo lubrico bien, me dijo, no, no se va a quitar, le duele pero así le gusta, si aguanta chingón la mía. Wow así que este par se han dado cariño, bueno, lo sujete y empuje el resto, a fondo, super dura y mi tío gritó, pero no se quitó, mi primo de inmediato se colocó detrás de mí y dijo, me das chance, mientras ponía su cabezota en mi entrada, le dije sí, pero muy despacio, si no me quito. Y ahí me quede inmóvil con mi verga bien clavada en el culo de mi tío, podía sentir el palpitar de su culo y su respiración.

Y empezó a empujar mi primo, la dedeada previa y mucha saliva ayudaban, pero era imposible que no sintiera dolor, esa vergota super dura, iba estirando cada pliegue de mi culo, con una pasmosa y firme lentitud. Respiraba lo más hondo que podía para controlar mi calentura y no terminar rápido.

El señor cincuentón se acercó a los amigos de mi primo y se la empezó a mamar al flaco que estaba bien ensartado por el peludito de los brazotes fuertes.

Unos instantes tanto placer en mi verga, culo, la escena que estaba frente a mí, los cabrones, machotes casados, el lugar, las cervezas, lo clandestino, lo filial, lo excepcional, me tenían en un extasis, cuando de pronto escuche en mi oído, ya está toda adentro, no lo podía creer estaba mi culito retacado de la maciza, gruesa, joven, enorme y cabezona carne de mi primo, 23 centímetros que los sentía abrirme el culo y hasta la mitad de la espalda.

Mi tío empezaba a mover su culo de una forma muy rica, y apretaba con fuerza y soltaba ritmicamente mi chilote como si dentro de su hoyo, él tuviera una mano. No podía más y le dije me voy a venir, pensé que se quitaría , y no, por el contrario se la enterró a fondo y esperó mi leche, que salió disparada, en espesos y potentes chorros, de 10 a 12 disparos y un goteo de locura.

Mi primo sintió en su enorme verga, las contracciones de mi culo por mi violenta venida en el culo de su papá, que también empezó a soltarme en el fondo su leche, que si a mi me sale mucha, este cabrón parecía que se estaba orinando, casi, casi escuchaba los chisguetes en mi culo, a diferencia de mí que cuando termino ensarto a fondo y me quedo quieto en plena venida, este cabrón se estaba viniendo, soltado toda su leche y no para de taladrar mi ano, era una sensación deliciosa sentir como mientras entraba y salía su leche recorría toda mi cavidad, mi tío espero un poco y se safó de mi verga que hizo un sonido delicioso al salir de su culito dilatado, lleno de mecos. Pero mi primo seguía entrando y saliendo, su leche en mis tripas, aliviaba el dolor inicial de su penetración, pero parecía de batería o pilas, seguía y seguía.

Bendita juventud, seguía bombeando después de su venida y la tenía semierecta, y siguió unos minutos más y yo estab sorprendido, y a la vez entendía, que su juventud respondía así, y de repente, con sorpresa y gusto, comencé a sentir como se le volvía a poner dura dentro de mi culo.

Mi tío me dijo, así es siempre que prueba un culito nuevo para él, a mi lo hizo la primera vez que cogimos, cuando él tenía diecis…ocho y yo 34, digo 36. Me cogió, sin sacármela, cuatro veces toda la noche y de ahí en adelante le ponemos seguido, ida y vuelta, al menos una vez por semana. Los domingos cuando tu tía se va a misa o cuando se va con sus hermanas a un retiro. Wow que fuertes confesiones de mi tío, le pedí a mi primo que parara, le dije que me iba a arrodillar, y sin sacármela me puse de rodillas, de a perrito y él atrás, bien pegado a mi, siguió con su mete y saca, ya más fácil por la posición y por su abundante leche que lubricaba mi culo, le dije que me acostaría en la tierra, que no la sacara, y así lo hicimos, quedo acostado encima de mi, le pedí que me abrazara y que giraramos para quedarle encima, y apenas dimos vuelta, siempre sin sacar su verga de mi culo, me incorpore y quede sentado encima de él y comencé a cabalgarlo, me detuve un momento y gire ensartado en su vergota hasta tenerlo de frente, me incliné y besé en los labios, con fuerza, con furia y él respondió, me incorporé y comencé un violento sube y baja a lo largo de su tremendo tronco, y comenzó a gemir, le pregunte si lo lastimaba, dijo que no que se sentía chingón, y que me aplico a subir hasta casi sacarla y sentarme de golpe a fondo, me dolía, pero me aguantaba al ver su placer, logré que se viniera nuevamente, pero esta vez, me quede plenamente ensartado, inmóvil en su verga, y él quería moverse, seguir bombeando como siempre, pero no lo deje, con mi peso y fuerza, en esa posición yo tenía el control, terminó de venirse y comencé a cabalgar de nuevo, lentamente, y él se retorcía de placer. Y sentí como su pene perdía firmeza, poco a poco hasta desinflarse, recuperamos la respiración y me dijo, eres un cabrón, me desinflaste y yo quería echarte al menos otro. Sólo sonreí. Por fin su penesote, se salió de mi culo, haciendo un ruido característico, y sentí como comenzó a escurrir toda su leche de mi culo hacia afuera. Era un alivio, su papá de pie, a un lado jalandósela nomás aplaudió y dijo, wow, nunca a la segunda me habían vencido a mi Fer, hijo recuerdas qué dijiste hace tiempo, que cuando no aguantarás más que dos con un cabrón te dejarías coger de él, pues creo que tu primo es el ganón, o no?

Y Fer, aún debajo de mi dijo, sí me acuerdo pero a poco ya hoy con el primo, su papá dijo, no, será cuando quieras pero se la debes a él. Y mi primo tomó mi verga erecta y dijo, no me chinguen a mi nunca me la han metido y ésta esta bien grande, y mi tío dijo, comparada con cuál, la tuya es más gruesa y larga, y dice mi primo, pero yo tengo una cabecita puntiaguda, y mira esta cabezota me va a romper el culo.

Yo le dije, será cuando quieras, pero sí me darás chance o ¿no? sí primo, con usted lo que quiera, y si quiere ahorita pues ahorita de una vez, para que le pienso tanto, la neta es que sí me late la idea de que usted mero me clave, pero nunca me la han metido, mi papá me pone su chilote en las nalgas por fuera y se viene o sólo se la mamo, pero no he dejado que me la metan.

Que me levanto, lo dejo incorporarse y empiezo a acariciar todo su hermoso cuerpo, y su papá a un lado observando, jalándosela, en eso llega el señor bigotón y empieza a chupársela, y mi tío le sostiene la cabeza y empieza a follarlo por la boca. Volteo y veo que los amigos de mi primo intercambiaron lugares ahora el flaco está penetrando al de los brazotes, pero con una fuerza que hasta parece más fuerte el flaco y más ligero el peludito empinado.

Giro a mi primo, me arrodillo y comienzo a darle una mamada de culo, que comienza a respirar pausadamente, y mi lengua se distrae y alterna entre su culo y lo peludo de sus firmes pliegues de cabrón.

De rato, le acerco un dedo, y contrae el culo, le pido que no lo haga, que regrese a como lo tenía antes, relajado, que confíe, que no pasará nada más, y ensalivo mi dedo y juego en la entrada de su virginal culito y presiono un poco, y vuelve a contraer el culo, le pido que no, que vuelva a relajarlo, y obedece, y puedo meter la punta del dedo, de la dejo dentro y empiezo a moverlo hacia los lados, buscando dilatarlo más, lo saco y vuelvo a atacar con mi lengua, y empieza a gemir y respirar pausadamente, ensalivo nuevamente mi dedo, más a saliva en su culo, más la relajación y sobre todo su confianza logran el milagro abre el culo y mi dedo entra fácilmente.

Sigo alternato mi dedo y mi lengua, busco llenarle de saliva el culito, lo intento con dos dedos y de rato con tres, está perfectamente relajado no le duele, por el contrario el masaje digital a su próstata lo tiene súper erecto, y me levanto, le acerco mi pene, y su papá deja al bigotón y se acerca a ayudar, el bigotón se para enfrente de mi primo, para ayudarlo y sostenerlo, mi tío le abre al máximo las nalgas, y puedo ver su culito perfectamente, coloco la cabezona de mi pene y empujo despacio, apenas siente mi presión y cierra rápido su culo, lo contrae y le pido que no, que lo relaje a como lo tenía, que confíe, que no lo lastimaré, si le duele o no aguanta que me diga y se lo sacaré.

Nuevamente relaja y puedo meter mi cabezona, se queja un poco, le pregunta su papá si le duele, él dice que no, y empujo más, y se la ha ido toda la cabeza y siento como aprieta el culo, le digo que no, que no lo haga que lo deje como estaba, me dice que siente como que va a hacer del baño, le digo que es normal, pues está relajando muy bien el culo.

Empujo un poco más y se le ha ido más de la mitad, le pregunto si le duele y dice que no, entonces empujo el resto, a fondo y acaricio sus nalgas, meto las manos y acaricio su chilote que está súper duro, me inclino sobre su espalda y con mis manos le acaricio su pecho, y le digo, ya lo tienes todo adentro. Y él pregunta sorprendido, ¿en serio?, sí, no me duele, no te duele porque te relajaste muy bien, confiaste en mi, y empecé a bombearlo, y él empezó a gozar a sentir como mi verga estimulaba su culo, su próstata y todos los nervios de su esfínter. Yo estaba en el quinto cielo desvirgando el culo de un cabrón frente a todos, a su papá, mi tío, quein nuevamente se acerco al bigotón que estaba frente a mi primo, se hinco y comenzó a mamar a mi tío, quien tomó la cabeza de mi primo y lo pudo a mamar, el señor bigotón se levantó y se colocó detrás de mi tío, se quito el pantalón y pude ver una verga corta, gruesa, se colocó detrás de mi tío y comenzó a penetrarlo suavemente, con calma y mi tío, se dejaba hacer,mientras dirigía con sus manos el ritmo de la mamada de mi primo.

Acercaron los dos amigos de mi primo, y empezaron a decirle a mi primo, pinche Fer, te la comes completa, bien chingón, y nunca nos das chance de clavártela siempre nos pones una verguiza y tú nada, no te dejas. Y mi tío les dijo, es que estaba esperando perder la virginidad de su culo, pero verán que de ahora en adelante será diferente, ¿verdad hijo? y mi primo se sacó de su boca la verga de mi tío y dijo, sí a webo que sí. Y siguió mamando.

Sus amigos, acariciaban, besaban, metían dedos, lo mismo al señor bigotón peludo que se tenía bien ensartado a mi tío que a mi primo y a mí. De pronto no pude controlar y el espasmo del orgasmo comenzó, empecé a soltar en el fondo de mi primo, chorros de leche calientita, espesa, con fuerza, metí mi mano y comencé a masturbarlo mientras me venía y él parecía estar cerca pero no terminaba.

Acabe, mi pene comenzó a perder dureza y salió de su culito y un poco de leche escurrió por sus nalgas, quedándose un poco en los pelos de su culo, y escurriéndole por las piernas mi tío comenzó a vaciarse en la boca de mi primo y el señor bigotón en el culo de mi tío, y primo no terminaba, estaba a punto del orgamos pero no acababa. Todos se safaron, mi primo se incorporó, masturbándose violentamente con sus gloriosos 23 centímetros en toda su dureza, me arrodille y comence a tratar de tragarme lo más que podía, que no era ni la mitad, seguí chupándolo, y tratando de relajar la garganta y poco a poco me metía más, pero no había tiempo, mi primo sujeto con fuerza mi cabeza y la enterró al fondo, sentí morirme, unas ganas de vomitar, la angustia de sentir el ahogamiento que intente safarme y respire hondo, me tomó del cabello, me puso su vergota en mi boca y empujó con fuerza, trate de safarme y escuche que le decían tranquilo Fer, él no sabe mamar, lo vas a ahogar, lo estás lastimando, y mi primo parecía poseso, le valió madres lo que dijeron, me tomó del cabello y su verga con la otra mano, y me azotó la cara con su chilote, me la puso en la entrada de la boca y e resistí, me soltó una cachetada tan fuerte que me sacó de onda, y aprovechó para metérmela al fondo, prácticamente me estaba violando por la boca, y comenzó a venirse, y como acostumbraba con el culo, se venía si dejar de bombear y yo me ahogaba, me salían lágrimas, saliva y mocos, me ahogaba y a él le valía, me estaba violando. Trataron de quitármelo, lo agarraron de los brazos y su papá trató de ayudarme a levantar, pero no quise, me quede arrodillado y Fer al ver esto se safó de los que lo tenían agarrado y nuevamente llevó su chilote a ami boca y siguió bombeando, ahogándome de ves en cuando, unos minutos más, hasta que fue perdiendo dureza.

Paró, la sacó de mi boca, me levantó y me dio un beso tierno, largo, prolongado y probó parte de su leche en mi boca, y me abrazó con fuerza y me dijo, primo llévame contigo. Su papá nos abrazó y me preguntó ¿te lo llevarías a la ciudad?, voltié miré a mi tío y le pregunté ¿me lo regalas? dijo sí, sí lo vas a hacer feliz sí. Todos se acercaron, nos abrazamos colectivamente y ya estaba amaneciendo, se veían los primeros rayos del sol.

Nos vestimos, regresamos al pueblo, dejamos a cada uno en su casa, y al quedar mi tío, mi primo y yo, mi tío paró la camioneta volteó a mirarnos y nos dijo, tienen mi bendición para que sean felices, de vez en cuando vengan a visitarme para ir a la presa. Y yo los visitaré en la ciudad para… y lo interrumpí… para ir a la presa tío, y todos soltamos las carcajadas.

Me gusta / No me gusta

Mi primo y yo nos convertimos en amantes

Hola a todos, quisiera contar una reciente experiencia que he tenido y que sólo de recordar me pone a mil.

Hace poco, por razones que no vienen al caso, me tocó compartir habitación de hotel con un primo mío. Este primo en cuestión es de mi edad, y recuerdo a menudo algunas experiencias homosexuales muy lights que tuvimos de adolescentes: tocamientos, jugueteos …, incluso una vez llegué a besarle tímidamente en la polla.

Sin embargo, todo eso quedaba muy lejano, cuando un acontecimiento familiar nos reunió en un hotel; y al viajar ambos, ya casi cercanos a los cuarenta, sin nuestras respectivas mujeres e hijos, nos tocó compartir una habitación doble.

Cuál sería nuestra sorpresa al ver que nos habían asignado una habitación con una única cama de matrimonio. Pensamos reclamar al hotel, pero dado que llegamos ya tarde y cansados decidimos compartir la gran cama sin más problemas.

Sin embargo, ya próximo el amanecer, me desperté con cierta sensación de incomodidad. Cual no sería mi sorpresa al descubrir que mi primo estaba acostado de medio lado con su brazo y su pierna derecha sobre mí, que dormía bocarriba. En tal postura, su rostro se encontraba apoyado en mi hombro, frente a mí. Se veía que dormía placidamente. Pero esta situación reactivó mis recuerdos, y yo, que siempre he tenido fantasías eróticas con hombres, muchas de ellas con mi primo recordando nuestra juventud, me sentí profundamente excitado, y decidido a no desperdiciar semejante oportunidad estudié cuidadosamente la situación y sus posibilidades.

Ni que decir tiene que una tremenda erección se manifestó de modo inmediato. Así que animado por semejante estado de las cosas decidí pasar a la acción. Le susurré:

– Javier! Psss.

Ante su falta de respuesta empecé a meditar sobre qué hacer: tocarle la polla, masturbarme, besarle…

Decidí empezar por un beso, mientras me acariciaba mi supertenso rabo. Fue un beso suave, en los labios; sin lengua ni nada excesivo. Simplemente le besé suavemente en los labios. Fue una sensación excitante. Mi polla estaba a mil. ¡Había besado en los labios a un hombre! No me lo podía creer. Javier no respondió, así que decidí seguir adelante en mi escalada de homosexualidad recidiva.

El siguiente beso fue algo más largo e intenso. Igualmente sin lengua y sin presionar su boca, pero ya fue algo más que un mero roce de labios.

En ese momento se despertó.

No sabía que iba a pasar. Supongo que a ningún tío le gusta despertarse abrazado a otro hombre y además descubrir que el maromo le está morreando. Javier me miró. Puso cara de sorpresa. Me miró más. Puso más cara de sorpresa. No se apartó. No alejó su rostro del mío.

– ¿Me acabas de besar o estaba soñando? – Me dijo.
– Te acabo de besar. No sé por qué. Pero te acabo de besar.
– Ah.
– ¿Te ha gustado?
– Creo que sí.
– ¿Quieres que lo haga otra vez?
– No sé. No. Bueno sí. No sé. Si tú quieres – Lo dijo como queriendo dejarme la responsabilidad. Como si la cosa no fuera asunto suyo.
– Bueno, pues voy a hacerlo de nuevo – le dije.

Así qué volví a besarle. Fue un beso parecido al anterior. Intenso, sin lengua, de unos segundos interminables. Sus labios estaban cálidos y carnosos. La sensación fue muy erótica e intensa.

– ¿Qué tal?
– No sé, no ha estado mal

A todo esto, seguíamos muy juntitos, casi abrazados, susurrando como dos amantes.

Decidí seguir adelante.

Volví a besarle, esta vez sin pedirle permiso, esta vez con lengua. No se resistió. Mi lengua entró en su boca, se entrelazó con su lengua. Me gustó su sabor. Era muy distinto a besar a mi mujer. Sabía a hombre. Me sentí tremendamente excitado, femenino. La cosa se fue calentando hasta el punto de terminar en un morreo bestial. Con lengua, mezclando salivas, abrazándonos y restregándonos. Nos separamos.

– Uffffff – dijo Javier
– Uffffffffffffffffff- dije yo – ¿qué tal?
– No sé, me ha molado un huevo ¿es que somos homosexuales o qué?
– Y yo que coño sé. Lo único que quiero es seguir.
– ¿Qué hacemos?
– Lo que surja – Y me lancé sobre él.

Seguimos besándonos, abrazándonos. Le metí las manos dentro del pijama y él a mí. Nos sobamos el culo, la espalda, nos restregamos.

Entonces le tumbé bocarriba y le dije:

– Déjame mamártela.
– Soy todo tuyo.
– Javier, no te puedes imaginar como he deseado esto.

Así que se tumbó bocarriba en la cama y yo le quité la camisa del pijama. Empecé a besarle el cuello, los pezones, el vientre. Seguí bajando hasta llegar a mi objeto de deseo. Le baje los pantalones. Nos miramos. Sus ojos decían: “Sí, sí, chupámela por favor”. Así que decidí no hacerle esperar.

Miré su polla, tantas veces deseada por mí. Se la toqué, le descubrí el capullo. La olí. Mmmmmmmmmmmm que olor a macho. Acerqué mi lengua, junté punta con punta, lengua con polla, noté la atracción. Qué bien olía ese rabo, ese macho. La lamí, la besé. Le miré los ojos. Ardía de deseo.

– Chupámela ya cabronnnn.

La metí en mi boca y se la mamé como tantas veces había soñado, como en tantos videos porno había visto. Estuve como cinco minutos mamándole la polla, acariciándole, besándole en la boca, hasta que se corrió.

En cuanto noté que se venía, volví a meterla en mi boca. Se la chupé hasta hacerle eyacular. Lo hizo en mi boca. Como tenía que ser. Como yo deseaba. Recibí su semen y lo degusté. Mmmmm qué manjar. Que sabor y olor, que textura. Fue impresionante.

Javier cayó exhausto. Nos abrazamos. Nos besamos.

– ¿Qué tal? – le dije
– Ufffff. Ha sido increíble. Mi mujer jamás me dio tanto placer. No me lo puedo creer, me has dejado correrme en tu boca.
– Sí, y ha sido un placer.
– Bueno, ahora me toca a mí ¿no?
– Eso creo – dije, y me tumbé bocarriba.

Al cabo de diez minutos y de correrme en su boca, ambos nos acostamos desnudos, juntos, abrazados, y nos quedamos dormidos.

Nos despertamos tres horas después. Un beso de buenos días fue mi forma de recordarle que algo especial había pasado y que no quedaría en una anécdota. Su respuesta, una actividad intensa con su lengua en mi boca y su mano asiendo mi verga me confirmaron que para él había sido tan bueno como para mí.

Javier me pidió que pasáramos a algo más atrevido. Así que decidimos hacer el amor por primera vez. Yo le pedí que me dejara ser la mujer y él aceptó con gusto. A Javier no le convencía la idea de que yo le follara, y la verdad, tampoco yo tenía especial interés. En cambio, sólo el imaginarme que mi primo me hiciera mujer me volvía loco. Así pues, no hubo discusión, desde ese momento, él sería el macho y yo la hembra.

Nuestro primer polvo fue espectacular. Me senté sobre su verga lubricada con crema corporal hasta que noté sus testículos en mi culo. Lo que sentí al notar su polla dentro de mi cuerpo y su semen inundando mis entrañas fue indescriptible. Desde entonces llevamos una doble vida: primos para la sociedad, marido cariñoso (él) y mujercita sumisa (yo) en la intimidad.

Pablo.

Me gusta / No me gusta

My Chronicles. Eduardo

Mario, solo decir su nombre me hace recordar la belleza de ese hombre, mi mejor amigo, mi hermano, mi revelación. Sucedió cuando tenia 18 años ya había perdido la virginidad, en ese tiempo vivía en la casa de mi padre, por que ese año le correspondía cuidarme, desde que se divorciaron vivía un año con el y dos con ella, un extraño acuerdo al que llegaron pero al parecer les funciono, recuerdo perfectamente ese dia, estuve en el entrenamiento de natación y regresaba a casa acompañado de Mario, como ya era nuestra rutina, después de nadar a tragar y si lo hacíamos, comíamos, tomábamos lo que quisiéramos, el se bañaba en mi casa, a veces se quedaba a dormir y otras lo iban a buscar, esta ocasión se quedo a dormir.

-Me muero de hambre, el entrenamiento estuvo muy pesado.

-Ya lo creo, el entrenador nos trae como caballos de carga, jajaja, por cierto Iván crees que podamos pedir una pizza, hace mucho que tengo antojo de una.

-No hay problema, le digo a mi papa y la pedimos.- Ese noche estaba muy lejos de comer pizza, al abrir la puerta de la casa escuche sonidos extraños, ya saben como un constante golpe con algo, maderas quizás, pero al mismo tiempo un sonido hueco, se podría describir como la succión de algo.

-Mario quédate aquí, voy a ver que pasa en el cuarto de mi papa.

-No creo que sea oportuno, que te parece si vamos hoy a mi casa y que Cristo, venga a recogerte conmigo. Cabe aclarar que Mario siempre llamo a mi padre por su nombre.

-No, no te preocupes, voy a ver que pasa. Mala idea, camine hacia la puerta de mi padre, mis manos se encontraban temblorosas, el sudor frío recorría mi frente, abrí lentamente la puerta y la imagen no pudo ser mas aberrante.

-Primo!!, primo, despierta, despierta. Sentí como mi cuerpo se estremecía, abrí lentamente los ojos y lo vi, el ser que hace pocos minutos me había dejado en esa condición.

Me encontraba acostado en pose fetal, intentando protegerme de otro daño exterior, con sangre escurriendo por la comisura de los labios.

-Suéltame!, yo puedo solo. Le dije mientras me ponía de pie.

-Perdón, perdóname, no quería hacerte daño, sucede que nunca me ha penetrado nadie y reaccione por instinto.

-Vete con ese cuento a otro, te estabas masturbando en mi baño y cuando intente ser parte de ello me…

No logre terminar la frase y ya me encontraba envuelto en un candente beso, sentí como su lengua jugaba con la mia e intentaba ir mas adentro.

-Te voy a compensar ahora mismo. Me dijo mientras me cargaba en sus musculosos brazos, para depositarme en la cama, paso de un intenso beso en mi boca, para ir mas abajo, el cuello, el pecho, el estomago…

-Voltéate

-No pienso dejar que tu me penetres, si yo no voy a recibir lo mismo a cambio. -Lo dije lo mas convencido posible.

-No te voy a penetrar, por lo menos no con algo rígido.

-De que hablas. No logre seguir discutiendo, cuando el ya había logrado ponerme boca abajo, entregando mis nalgas a su merced.

-Ahhhh, ay, que haces?

-Le dicen beso negro, una novia me lo hizo y quiero que disfrutes igual que yo disfrute.

Fue moviendo su lengua en círculos alrededor de mi agujero, por momentos adsorbía y por otros intentaba introducir su lengua en mi, ya tenia un ritmo, subía y bajaba su lengua por mi ano, para después meter con delicadeza la punta de su músculo rosado, una vez que logro meter parte de su lengua en mis entrañas, la movió como si tratara de deshacer un trozo de hielo.

Mientras me masturbaba con su lengua, sus manos no dejaban de pasarse por mis nalgas apretándolas y estrujándolas como si fuera a preparar masa para pizza o algo por el estilo, continuo jugando con su lengua, mientras que su mano derecha se pocisiono sobre mi pene, el cual ya estaba liberando sus primeras gotas de precum, suavemente con la yema de su dedo gordo fue dando un masaje a mi glande, para quienes han disfrutado de ese placer sabrán que es algo entre satisfactorio y doloroso de lo excitado que estas, paso del glande para comenzar una intrépida masturbación coordinada con el cunnilingus que se encontraba ejecutando.

-Para, para. Le dije mientras intentaba levantar mi cuerpo de la esa posición.

-Que pasa, no te gusta?

-No es eso, si vamos a tener relaciones sexuales, no quiero que sea aquí y tampoco hoy.

-Iván, si no lo hacemos hoy, no tendremos tiempo de hacerlo después.

-Pues ni modos, ya no tengo ganas de hacer nada hoy. Mientras decía eso trataba de no demostrar mi arrepentimiento y mis deseos de seguir con esa experiencia durante toda la noche, pero si quería que el me respetara, esa era la única forma de hacerlo. Demostrando que no soy su puta, a la cual puede golpear y después coger cuando se le de la gana.

Al dia siguiente mientras me daba una ducha me acorde que en mi habitación estaba el consolador de Edu, me en rolle una toalla como pude, salí del baño y me dirigí inmediatamente hacia su maleta, cual fue mi sorpresa, no solo encontrar un consolador si no 3, uno de ellos es el que ya conocía, otro era negro, pero el que llamo mi atención fue uno azul, delgado como de 2 cm, mas pequeño que el plateado y el negro de aproximadamente 11 cm, pero al final del pene, donde normalmente Irian los huevos había una rosca, la entrada perfecta para una manguera.

La imagen, supongo seria bastante morbosa, inclinado hacia delante, con una mano para sujetarme y la otra introduciendo el pene de Silicon en mi ano.

-Bien, es hora de probar la otra función. Mientras pensaba en voz alta, abrí lentamente la llave del agua.

-Ahhhh, aaaaa, que delicia, ummm.

-Es mi consolador que saca agua. Mientras Eduardo hablaba se acerco a mi ya con su pene por fuera, no dude en comenzar a lamer su delicioso capullo, poco a poco fue adquiriendo su firmeza y sus proporciones reales, como era imposible para mi agarrar con mis manos su pene, el se hizo cargo de la situación, me tomo del pelo y empezó a dar unas suaves embestidas con su pene dentro de mi boca, una autentica follada oral, no tardo mucho en que comenzara a atragantarme, el se dio cuenta y lo hizo mas despacio.

-Cambiemos la posición, es un poco incomoda. No podía estar mas de acuerdo.

Salí de la tina de baño, Edu se recostó en el suelo del baño mientras yo le hacia una mamada, no puedo decir que la hacia muy bien ya que no tengo mucha experiencia con ello, el me saco el consolador de mi trasero el cual ya se encontraba bastante limpio por la constante agua que entraba y salía, hizo que me coloque a cuatro patas, acerco su boca a mi agujero, escupió abundantemente y con su dedo índice comenzó a darme una pequeña penetración.

-Te va a doler, pero estoy seguro que te no querrás que me detenga. Sus palabras fueron el detonante de su pene, por que ya estaba colocada la punta de su glande en mi ano, comenzó hacer presión, mientras escupía saliva hacia su falo.

-AHH, aaaa, me duele, me vas a destrozar el ano, para, aaaahhh.

Mis palabras fueron inútiles, el estaba convencido a acabar su trabajo, la presión fue aumentando, el dolor es indescriptible, es una mezcla de un extraño placer con un desgarre anal impresionante.

-Para!!, para!!. Aunque me intente arrebatar, no era posible, ya había logrado meter tres cuartas partes de su herramienta, el bombeo fue lento pero conforme mi trasero se acomodo al grosor, cada vez el dolor fue disminuyendo, hasta que comencé a sentir placer, para ese entonces las embestidas eran mas fuertes, me tenia sujeto de la cintura mientras, golpeaba su pelvis hacia mi trasero, el sonido de sus huevos golpeándose con mis nalgas es tan morboso, que me excitaba aun mas, mi pene se encontraba bastante excitado y eso que ni siquiera había tenido la oportunidad de pajearlo.

-Ah, ah, uf, sigue, sigue. No podía decir mucho, por que constantemente mordía mis labios del intenso placer, llego un momento que no soporte mas y me corrí, mi leche fue a parar al piso, pero mi primo en ningún momento detuvo su ritmo, que ya era un poco mas acelerado, por que estaba a punto de correrse.

-No, no lo hagas en mi trasero, salte, no quiero que me ensucies.

-Puta, cállate, aquí se hace lo que yo digo. Mientras me jalaba mi pelo hacia atrás y daba unas embestidas mas contundentes y fuertes hacia mi cuerpo.

-AAAAHHH, ahhh, aaaaa.

Fue entonces cuando desperté, ya habían pasado 3 días desde que no permití que mi primo me cojiera en mi cuarto, cuando fui a su maleta en busca del consolador, efectivamente encontré 3, pero no tuve el valor suficiente como para desvirgarme através de un pene de plástico.

En estos momentos nos encontramos en el avión rumbo a mi nuevo destino, hice las pases con Edu, cuando me fue a ver la noche anterior con una botella de Vodka, no hace falta decir que nos tomamos todo lo que nuestro cuerpo permitió y jugados toda la noche, eso si, nunca intentamos penetrarnos, tal vez no estábamos seguros si alguno aceptaría.

-Iv, en el baño de la derecha, en 5 minutos. Me dijo Eduardo entre susurro.

Me dirigí hacia el baño señalado, toque y me abrió la puerta, no tuve tiempo de preguntar nada, cuando el me jalo hacia su interior, si han viajado en avión, podrán imaginarse lo apretados que nos encontrábamos.

-Iv, estuve pensando muchas cosas anoche y una de ellas es, que para que confíes totalmente en mi, tienes que desvirgarme, así que aquí estoy.

Dijo, mientras se puso de espaldas y bajo sus pantalones y respectivo boxer al suelo.

-Primo, hazme tuyo….

Me gusta / No me gusta

Mi primo javier me desvirgo

Hola mi nombre es Christopher mido 1,72 soy medio delgado con mi cuerpo un poco marcado, mi piel es blanca y mi cabello y mis ojos son color cafe y soy bisexual
Mi primo javier trabaja en la panaderia de mi papa que queda al lado mi casa y mi papa le pidio a javier que me llevara el desayuno a mi casa, cuando javier entra a la casa lo saludo yo estaba jugando play station y el me dice que si puede venir en la noche para que los jugaramos un rato y yo le dije que estaba bien (el es alto medio rellenito pero de buen cuerpo de piel latina, era de un pueblito a unas horas de la capital)

cuando llego la noche javier vino como me lo habia planteado.. comenzamos a jugar un juego de pelea luego de jugar nos aburrimos y me dijo vamos a ver un pelicula en tu cuarto y yo le dije vamos..
vimos una pelicula con siertas escenas eroticas estabamos en mi cama y le dije que le colocara pausa que queria ir por un vaso de agua, cuando volvi javier se habia quitado la camisa y se quedo solamente con un shork y se sento donde estaban las almohadas tomo una y la coloco en su espalda y se recosto del copete ocuapando casi toda mi cama, el tenia las piernas abiertas uuff me quede en shok cuando lo vi asi, y me dijo:
-javier: primo apaga la luz para ver mejor la peli
yo la apague y cuando me fue acostas a mi cama no sabia como acostame para estar comodo y me sente en el medio de la cama de maneta de que javier quedara a unos centimetros atras de mi, estaba super incomodo y javier de dio cuenta de mi incomodida y me dijo:
-javier: estas incomodo ahi sentado primo
-yo: si la verdad un poco
-javier: si quieres te recuestas de mi pecho para ver la pelicula mas comodos.
yo no sabia que decirle y tampoco sabia que pensar xq javier era super hetero.. luego de unos segundos le dije:
-yo: es que me da pena jajajajajaja
-javier: xq te da pena ni que fuerasmos uos maricas, venga no te de pena somo unos hombres
yo sedi y me secoste en su pecho y le coloque play a la peli..
luego de unos minutos yo me fui aprovechando de la situacion y me fui pegando mas a el hasta poder sentir su paquete en mi espalda lo logre.. derrepente en la peli ocurrio una escena de sexo que la verdad me calento muchisimo y pude entir como el pene de javier se desppertaba eso casi me hace acabar sin haberme tocado el pene jajaja

en lo que termino la pelicula le diej a javier que me pasara mi lapto que estaba cerca de el, yo todavia seguia recostado en su pecho y cuando encendi mi laptop me pregunto:
-javier: en internet se pueden ver videos porno?
-yo: si hay miles de sitios.. quieres que alguno?
-javier: si abre unos.. tengo tiempo sin ver una de esas

abri la pag y le pregunte que que video queria qye viesemos señalo el que queria y lo abri.. cuando el videos iba por el min 2:30 javier tenia todo su pene erecto y yo lo sentia en mi espalda eso me gustaba y yo hacia leves movientos para que mi espalda rosara con su pene eso me calento mucho el no decia ni una palabra.. cuando termino el video me dijoque nos duermieramos porque tenia que trabajar ne la panaderia la dia siguiento yo me levante y guarde la laptop y nos acostamos a dormir.. yo no podia dormir sabiendo que tenia a mi primo que tanto me calento, el se acosto boca arriba y todavia su pene estaba erecto yo em hice el que no me di cuenta.. derrepente me dice:
-javier: chris estas dormido?
-yo: no aun no
-javier: oye una pregunta! desde cuando no tienes sexo?
-yo: desde hace un mes con mi chica y tu?
-javier: desde hace muchos meses no me da tiempo de ir al pueblo a coger con mi novia.. mejor vamos a dormir que ya es tarde
nos quedamos dormidos sin decir nada

al dia siguente me despierto y javier ya no estaba, me levante y fui a la panaderia y cuadoentre salude a javier normal yme dijo:
-javier: primo hoy puedo ir a tu casa otra ves
yo le dije que si.. y pense esta ves tengo que aprovechar, tenia miedo que que algo pasara entre nosotros y el le comentase eso a alguen yo soy muy reservado y no me gustaria que pensaran que soy un marica..

llego la noche y javier llego cenamos y mi padres se durmieron y nos fuimos a mi cuarto javier se metio a bañar para irnos a dormir, yo mientra me acoste en mi cama y veia la tv, unos minutos despues javier entra con la toalla en la cintura yo no pude disimular y me le quede viendo como 30 segundo.. y despues me iba a salir de mi habitacion pàra que javier se vistiera pero el dijo:
-javier: no tienes que salirte si no quieres, puedo vestirme delante de ti no me da pena
-yo: bueno entones me quedo
cuando javier se quito la toalla vi su pene flácido pero aun así me excito y mi ene iba a reacionar cuando dije me voy a bañar me bañe, cuando regreso a mi habiatacion javier ya estaba acostado con todos apagado se acosto solo en boxer yo hice lo mismo.. javier estaba acostado boca arriba y yo lo miraba con deseo par¡saron aproximadamente 40 min y yo seguia despierto cuando derrepente empeze a cocar su pecho con las yema de mis dedos el no se movia supongo que estaba dormido, clo toque con mucho ciudaso fuibajando lentamente mi mano hasta llegar a su boxer pase mi mano por su paquete y lo aprete un poc fuerte para ver si es reaccionaba pero seguia dormido, luego meti la mano dentro del boxer y toque su pene caliente y grueso aun flacido y me arrodille en mi cama y lo lleve a mi boca comence a chuparlo umm pero el aun no se movia y lo chupe con mas velocidad y escuche que me dijo:

-javier: umm.. sigue para que se despierte el pene
yo me quede helado no dije nada, luego de unos segundo senti como su pene crecio ne mi boca media unos 19 cm era grade y rico segui chupando
-javier: chris lo chupar rico sigue aah
el gemia de pracer y yo desfrutaba cada segundo de su pene en mi boca, coloco su mano en mi cabeza y me empujo para que me metiera su pene hasta lo ultimo
-javier: vamos que se que te gusta llevar pene.. te gusto sentirlo erecto ayer en tu espalda verdad? aaahh daleee ummm no pares

me logre meter todo su pene eso a el lo ponia mas excitado
-javier: chris voy acabar
.-yo: no, no acabes todavia
y saque el pene rapidamente de mi boca, por suerte no acabo
-yo: quieres recostrame el pene en el culo
-javier: si

me voltee y me comenso a pasar su pene por mi ano, luego yo lubrique mi ano con saliva para que el pene de deslizara de un lado a otro
-javier: te quiero cojer chris
-yo: no eso debe de doler mucho
-javier: vamos no te va a doler mucho dejame metertelo ne ese culito
-yo: ok.. pero promete que no le diras a nadie de esto
-javier: si esta bien esto sera nuestro secreto
deje que metiera su pene pero al primer intento no logro entrar, el me puso en 4 y chupo mi culo, luego me metio un dedo embarrado de saliva y luego 2 yo gemia aaahhh y le dije que me dolia y no me hacia caso y sigui dilatando mi culito virgen, cuando ya estaba bien dilatado me dijo
-javier: ya estas listo para llevar pene jajaja
-yo: aaahh por favor dame suave por favor
me coloco boca arriba y llevo mi pierdas a sus hombros y metio su pene me un solo empujon.. me dolio mucho
-yo: sacamela javier me duleeee.. ahhh aaaaah
-javier: me pego en la cara y me dijo, callate tu no querias pene aqui tienes
y me siguio penetrando cada ves mas rapido yo gemia en voz baja para que mis padre no oyeran
-javier: que culo tan rico tienes chris, prometeme que siempre que quiera me lo vas a dar
-yo: si, cuandoquieras sera tuyo
ya me estaba gustando la penetracion y comencé a moverme para que entrara mas, javier se dio cuenta de mi movimientos
-javier: viste que es rico.. daleee sigue moviendo te asi aaaa que ricoo tu culo
-yo: metelo mas duro dame maaas ummmm

después se acostó y me ordeno que me sentara en su pene
-javier: vamos sientate
-yo: que rico me cojes papii
me ponia mas caliente que ver la cara de placer de javier.. me lo metia como un loco y yo me movia de arriba abajo paraque fuera mas duro… luego le di un beso y el me mordio en labio inferior eso me encanto su lengua esa suave y ricaa aaah
-javier hayy primo me vas a sacar la leche vamos sigue asiii
-yo: aaaaaay papi dame mas… dame tu rica leche llename el culo de leche

javier eyaculo dentro de mi culo
-javier: voy a cabar chris no pares aaaaaah aaaaaah siiii aaaaah
yo senti un calor dentro de mi culo cuando salio el semen

-yo: que rico javier que rica tu leche

su respiración comenzo a normalizarse aun con su pene dentro de mi culo me dijo:
-javier: que rico chris no sabia que eras asi de haberlo sabido te hubiera cojido desde hace mucho tiempo
-yo: cuando quiras cojerme estoy a t disposicion papii
y le di un beso, me levante para sacar su pene de mi culo y el me dijo que me pusiera en 4 y chupo mi culo y absorbió todo el semen que derramo, aun yo tenia el pene erecto.. nos acostamos uno al lado del otro y me dio un beso en sus labio quedan restos de su semen.. yo comencé a masturbarme y me dijo
-javier: te ayudo
-yo: si.. hazme un paja

me masturbo.. acabe como un loco y gemi aaaaah aaaahhh cuando salio mi semen el chupo mi pene y lo dejo limpio yo le pregunto
-yo: te gusta comer leche no?
-javier: si siempre he tenido esa debilidad, cuando tenia sexo con mi novia le acababa adentro y luego me comia mi semen eso me encanta..
me dio un beso y me dijo que ya nos durmiéramos
no tarde en dormirme quede super cansar y me dolia el culo

bueno espero que les haya gustado mi relato dejen sus comentarios.. esta historia es 100% real

Me gusta / No me gusta

Hasta que me anime

Este es mi primer relato, acepto cualquier tipo de sugerencias, sobre la forma de redactar, y consejos para hacerlo mejor si es el caso.

Actualmente tengo 22 años y vivo en una gran ciudad de Colombia. Mi familia es una familia de esas grandes, con más de 1 hijos y cada hijo con 4 hijos aproximadamente, yo hago parte de la “tanda” del medio, y mi primo en cuestión hace parte de la primera, los mayores. Él debe tener ahora unos 29 o 30 años más o menos, es un tipo que siempre se caracterizo por ser el típico mujeriego, con dos hijos de mujeres distintas solo uno reconocido y sin haberse casado, era uno de los más alocados de la familia, de los más “guerreros” y fuertes que había, sabia trabajar el campo aunque vivía en la ciudad, es más sabia hacer cualquier cosa, yo nunca me había fijado en él realmente, al menos no de un modo muy sexual, es un tipo de estatura media, de grandes ojos color miel, blanco, de complexión atlética, labios muy carnosos, y una cicatriz en el puente de la nariz en forma de cortada que lo hacía ver mucho mejor, mantenía con ropas anchas y gorra, siempre.
Nosotros, todos nos vemos siempre en cada navidad, la navidad del 2008 estábamos tomando y quedamos al final, mi hermana, él y otros primos junto con su novia, le pedí el celular para mirarlo un rato y me lo entrego sin reparo, no se porque, pero resulte revisando sus mensajes de texto, tenía varios de una misma personas que no tenia registrada, no recuerdo muy bien que decían, pero era claro que eran de un tipo, proponiendo horas de encuentro, y diciéndole cosas como “usted no es cacorro, solo los cacorros llorarían por algo así, pero hágale” no entendí muy bien.
Esa navidad paso lo primero por llamarlo de alguna manera, la cerveza se había acabado y decidimos ir por más mi primo y yo, a la parte trasera de la finca, mientras caminábamos me detuvo, y saco su celular, y puso un video donde un negro con una verga XXL se comía una mona tetona que no hacía sino gritar, yo quede pasmado, no sé que pretendía él con eso, pero tristemente mi reacción fue indiferente hice algún comentario frívolo y continúe…. Esa navidad no sucedió nada más.
La navidad del 2009 (la pasada) nos reencontramos todos como era costumbre, me entere que él estaba conduciendo el taxi de su papa, mientras le salía trabajo en lo que era profesional, cuando estábamos solos, me contaba historias como, “me salió un gay y me dijo que me la mamaba en el taxi” “un travesti la otra vez me dijo que me la mamaba si lo llevaba por tanto a tal lugar” pero no lo hacía de manera peyorativa, pero tampoco de forma aceptable al 100%, yo ya me estaba trastocando con esos comentarios y empecé a maquinar todo, a buscar, justo esta navidad una de las novedades era mi abdomen, y lo rayado q estaba, justo había empezado a modelar y todos hacían bromas al respecto, él todo el tiempo me decía, “ya estas biga” “vea el cuajo” los brazos esto… la espalda aquello, la verdad ya le había dedicado varias pajas, imaginándolo clavándome, yo en 4 y él en cuclillas haciendo que me entrara toda la varga hasta su matojo de pelos, a veces lo fantaseaba rasurado otras peludo, con su cara roja, resoplando mientras se comía mi culo,,, realmente necesitaba materializar algo, y este era el momento, sin que él se diera cuenta tome su celular y me marque al mío (no nos teníamos agregados) y guarde su número, no sin antes borrar el mío, ya en la ciudad, luego de navidad organice todo debidamente, sabía que él hacia turnos en la noche, y que transitaba mucho el centro de la ciudad.
Sábado en la noche, le marque a su celular tipo 2 am, diciéndole que necesitaba una carrera en tal dirección, y engrosando un poco la voz, nunca habíamos hablado por teléfono así que no habría problema en que me reconociera, a él le extraño mucho que alguien lo llamara al celular a pedirle un servicio, pero acostumbraba a darlo para hacer carreras largas.
Lo cite cerca de una discoteca gay, pero yo estaba en un bar hetero tomándome una cerveza, el llego al lugar donde le había indicado, una dirección en realidad, era de un local que estaba cerrado, y empezó a pitar, yo estaba esperando en la esquina continua, justo cuando lo vi llegar me acerque, haciendo el sorprendido por verle:
-Primo!!! Que más pues? En que anda por acá?- le dije
-Nada, vine par hace runa carrerita pero el pirobo que me llamo como que me dio mal la dirección o la anote mal, lo voy a llamar a ver qué paso-
Justo en ese momento sentí un hormigueo en la cabeza y con rapidez lo detuve agarrando su celular, si llegaba a llamar descubriría que era el mío.

-No, no , no, que va home, deja ese man que se busque otro taxi y veni y te tomas una cerveza conmigo. Le dije
-Nada parce, estoy trabajando, y pailas, si no le llego a mi papa con la liquidación de la noche, se me emputa luego y que pereza.

Luego de rogar un rato acepto hacerlo, y en total fueron 5 cervezas él, y 2 cervezas yo, salimos del local aun más tarde,  y nos subimos al taxi, él se negó a dejarme ayudarlo a conducir pues yo estaba mucho más sobrio.
Ya estando adentro, le puse el tema:
-¿Y qué? Hoy no te han hecho muchas propuestas por ahí? Es sábado ese centro debe estar alborotado. Dije yo con tono despreocupado
-La verdad si, pero tengo como ganas de llegar rápido a la casa a ver si encuentro a Marcela despierta, (su mujer) que hoy quiero guerra…

Mientras dijo eso se sobo su paquete, el cual no demostraba nada, por lo ancho de su pantalón, pero estaba seguro que lo que había adentro era prometedor.
-O ponle a mamar a uno de esos que tanto se le proponen, no? Aproveche, seguro que si hace una o dos carreritas ahora, le resulta algo.
Él se quedo en silencio, y yo esperando alguna respuesta de su parte, solo se limito a decir algo que me dejo frio.

-No parce, que pereza, si me gustaría una mamadita al menos, pero ponerme a caminar a ver qué pesco, quiero que sea rápido y lo más rápido es marcela, no???- cuando dijo ese “no” me miro de manera fija y me sonrió maliciosamente, si bien el no tenia confirmada mi condición eso era un secreto a gritos, dicho eso le lance:

-Usted por rogado, pero pida de pronto consigue alguna cosa, no le parece?

Luego de decirle esto, detuvo el auto, y se quedo quieto, corrió el cinturón de seguridad y bajo el elástico de la sudadera quedando en bóxer, y arranco de nuevo.
Quede perplejo con la imagen, ni en el más lejano de mis sueños pensé que podría materializarse.

-Pégate pues guevon, ¿o es que lo saque a que tomara aire?

Dicho y hecho, me acerque y tome la goma del bóxer, y separándolo lentamente de su cuerpo, vi lo que era una buena mata de pelo negro, largo y rizado, y su verga, dormida completamente, la tome, no estaba circunciso, y me abalancé a ella, me la trague de un solo golpe, sin sacarla de mi boca empecé a succionarla y a jugar con su glande con mi lengua, no tardo mucho en crecer, era una buena verga sin duda, su longitud era normal, pero su grosor era bueno, sin llegar a proporciones extraordinarias, justo cuando estaba más concentrado en aquel delicioso apéndice llegamos a mi apartamento, me separe y él la guardo.

-No me va a dejar así, o qué? Termine al menos de darme la mamadita, tiene ron en el apto? Dijo con voz fuerte y seca, como reclamando por algo que se le había entregado y sentía que le estaba retirando.
Subimos al apto, y entramos, de inmediato se hecho en el sofá, medio escurrido, como ofreciéndose, yo sin musitar palabra, me arrodille y le baje por completo su pantalón y bóxer, ahora el conjunto se podía apreciar mejor, tenía unas guevas grandes y pesadas, con poco pelo que colgaban una más alta que la otra, su verga aun conservaba parte del tamaño, pero por alguna razón le veía más grande, y su cabeza tenía un ligero brillo proporcionado por una gota de liquido pre seminal que asomada por el orificio de su glande, sin pensarlo la devore, hice use de mi experiencia en mamadas, y se la mame como si fuera la última verga que tendría, mientras lo hacia empecé tímidamente a masturbarme, cuando él se dio cuenta, yo ya estaba con los pantalones por las rodillas, y mi culo estaba al aire, no esperaba que me penetrar ni que lo tocara siquiera, si bien tengo buen culo, es ligeramente peludo, y dudo que le provoque un culo peludo.
-primo, la mamas muy chimba, pero yo no me vengo si solo me la maman, me toca culiar, que? Se le apunta? Déjese pegar una culiadita, yo le hago suavecito.
Me parecía de locos lo que me estaba diciendo, ¿era de verdad? ¿O acaso mi imaginación me estaba jugando una mala pasada?
Yo sabía que él apenas lubricaría su verga y la mandaría, y yo estaba decidido a disfrutar, era obvio que no me lubricaría, ni me dilataría, entonces mientras mamaba empecé a jugar con mi culito, haciendo que mis dedos se encargaran de mi dilatación, justo cuando iba por el tercer y último dedo, él reclamo, y empezó a pedir culo, que quería culiar ya, y yo sin poderme negar, lo dirigí a mi habitación allí fue él quien tomo las riendas del asunto, me puso boca abajo y se acostó encima mío, empezando a meter su verga por mi ya dilatado culo, sin mirar y sin tocarme mucho a mi, logro meter la cabeza, y con un movimiento lento pero continuo la metió toda, y empezó ese mete y saca que hacia como solo un experto sabe, cuando pensé que así seria el resto de la culiada, me tomo de las caderas y me giro, dejándome boca arriba, tomo mis piernas por los tobillos y elevo mis rodillas hasta sus hombros mirándome a la cara empezó a meter lentamente su verga, hasta que sentí toda su pelambrera en mis nalgas, sin quitarme los ojos de encima, saco su verga casi completamente, y la metió de un golpe, y empezó así  un delicioso mete y saca, luego descargo todo el peso de su cuerpo, y estiro sus piernas, esto hacia que su verga entrara más profundamente, la única parte de su cuerpo en mover era su cadera, con movimientos circulares y rápidos me estaba taladrando el culo de una manera inigualable, nunca antes nadie me había culiado así, mientras tanto aproveche para acariciar sus guevas, y apretarlas suavemente, con el otro brazo lo acariciaba en la espalda, pidiéndole que se acercara mas, necesitaba sentirlo más, quería que se uniera a mí, sin previo aviso un gemido gutural acompañado de embestidas mas fuertes anunciaban su orgasmo,  por el temblor de su cuerpo, y su cara, adivine que había sido un orgasmo largo, y estaba seguro que lo había disfrutado a plenitud….
Luego de esto, se repitió otro encuentro, solo que esta vez no sería solo con mi primo, lo acompañaría con colega de trabajo….

Me gusta / No me gusta

mi suegro

Esta historia comenzó hace ya 20 año.

Había tenido algunas experiencias esporádicas con compañeros en el colegio y la universidad pero no había pasado gran cosa, excepto alguna masturbada mutua y una que otra mamada.

Cuando tenía 25 años conocí una hermosa mujer de mi misma edad que era secretaria en una de las oficinas de la universidad, empezamos a hacernos amigos, y poco a poco la relación fue madurando hasta que fuimos a vivir juntos. A los pocos meses vino a visitarla su padre, ella no había vivido con él pues fue producto de una relación anterior a su matrimonio, cuando él era muy joven.

A pesar de ello, tenia una relación relativamente cordial con mi novia, el señor tenía 42 años cuando estuvo en nuestro apartamento. Era de mi misma estatura, 173 y de unos 85 kg de peso, era fornido, fuerte, velludo, de una calvicie ya notoria y un bigote negro bien formado, yo pesaba 70k con un vello suave y corto.

Cuando me lo presentó me miró fijamente, dándome la mano con mucha fuerza, lo que me hizo sentir cohibido pero intenté disimularlo, estuvimos cenando y la conversación se fue haciendo mas fluida, llegando incluso a hacer bromas y riendo los tres.

Yo estaba haciendo mi trabajo de tesis, permanecía gran parte del tiempo en el apartamento haciendo lecturas y procesando la información, don Pedro, que así se llama mi suegro, pasaría con nosotros una semana, pues tenía que adelantar algunas cosas en la ciudad, también pasaba tiempo en el apto, mientras mi novia trabajaba todo el día.

La relación con don Pedro se torno amable, nos preparábamos café, y nos encargábamos de preparar la comida. Al segundo día él me empezó a preguntar sobre las intenciones con su hija, y sobre mis experiencias anteriores.. yo le dije que mis intenciones eran serias con su hija y de las otras experiencias procuraba no ser muy explicito… mi mirada se me iba sin proponérmelo a su bulto que se veía de buen tamaño, pero creí que  no se daba cuenta, pues yo retiraba la mirada inmediatamente a otro lado pensando que no lo alcanzaría a notar. Mi suegro empezó a pasarme el brazo por el hombro mas frecuentemente y cada que lo retiraba, me lo iba pasando por la espalda, poco a poco mas abajo, pero sin llegar a tocarme el culo, yo sentía corrientazos por la columna vertebral cada vez que lo hacía…

Al cuarto día de la visita de mi suegro, mi novia nos informo que esa noche llegaría tarde pues tendrían una celebración con sus compañeros de trabajo y que estaría llegando a eso de las dos o tres de la madrugada. Esa noche llego don Pedro después de hacer sus diligencias con una botella de whisky, diciendo que nosotros también la pasáramos bien mientras mi novia estaba en su reunión.

Empecé a preparar algo para comer y sentí como mi suegro se pegaba por detrás mío con la disculpa de ver que estaba preparando, sentí el roce de su bulto, pero pensé que era algo fortuito. Comimos y fuimos a la sala a tomarlos el whiskey, escuchar música y conversar, a medida que se iba surtiendo efecto el alcohol mi suegro se acercaba cada vez mas hasta quedar pegados y me pasó el brazo por la espada, después me metía mano por la nuca revolviéndome el pelo.. yo ya estaba excitado pero procuraba disimularlo.. después me dijo que que bueno que estuviéramos solos y así poder seguir conociéndonos mejor, el ya bastante alegrón, me pidió que bailara para él, ya desinhibido me puse a bailar, normalmente, sin pensar en hacer insinuaciones, no fuera a pasarme sin saber que intenciones tendría él, no sabia si estaba probándome para ser la pareja de su hija… al momento se levanto e inicio al bailar conmigo como si fuéramos los mejores amigos y poco a poco fue tomándome hasta bailar juntos, me tomo de la espalda y poco a poco me iba acercando y bajando su mano hasta tomar el inicio de mis nalgas.

Pegue un brinco y quise retirarme pero no me dejó, me apretó mas fuerte hacia él quedando bien pegados, me dijo, tienes un cuerpo muy bonito y unas nalgas ricas, yo hacía fuerza para desprenderme pero era muy fuerte..

He visto como me miras, me dijo y te voy a dar lo que quieres, y no hay problema pues todo queda en familia, me dijo con una sonrisa medio cínica, yo estaba muy asustado y quería desprenderme pero no podía, quieta putita, vas ha hacer lo que yo quiera, o le diré a mi hija que eres un maricón que intentaste seducirme.

Entonces empezó a besarme, al yo querer evitarlo me tomo del pelo fuertemente repitiéndome que tendría que hacer lo que dijera, intento meterme su lengua hasta que lo logró, empecé a responderle el beso, era la primera vez que besaba un hombre con bigote y lo sentía extraño y a la vez muy excitante, dejo de besarme y me dijo, ves como te gusta putita, lo vamos a pasar muy bien, yo ya estaba completamente entregado y perdido, entonces se sentó nuevamente en el sofá, con las piernas abiertas e indicándome con el índice que me acercara, me tomo de la nuca y me beso, me tomo las manos y las puso sobre los botones de su camisa, ya sabia que tenia que hacer, lo empecé a desabotonar, me iba empujando a que le besara lo que quedaba descubierto, un pecho fuerte y velludo, una tetillas oscuras que era una delicia chupar, asi putita sabia que eras un experto sigue sigue.. llegue a su cinturón el cual quitaba mientras me entretenía metiendo la lengua en su peludo ombligo, tomo mi cabeza y la apretó contra su entrepierna por encima del pantalón, haciéndome sentir la dureza de lo que iría a encontrar, se la empecé a morder, ese hombre gemía de placer, al fin se abrió el pantalón y salto una verga gruesa, pareja, de unos 17 cms, completamente mojada de precum, me parecía la mas hermosa que había visto en mi vida, me quede contemplándola extasiado, lo miré y estaba con una sonrisa llena de orgullo, se tomo la verga y la apretó haciendo salir una gota transparente, brillante, es para ti, tómala con la punta de la lengua, hacia muchos años que no sentía ese sabor a macho, salado delicioso.. poco a poco me iba comiendo esa ciruela colorada, caliente, la recorría con la lengua sintiendo su suavidad, su dureza, su calor, me tomo nuevamente de la nuca haciéndome comer el tronco hasta comerlo completamente, me dieron arcadas, me salieron lagrimas.. me dejaba retirar un poco y nuevamente me empujaba hasta comerla toda, me dejo retirar y me llevo a sus bolas para que las oliera y las comiera, primero una por una.. cuando estaba chupando una, fue empujando la otra hasta hacérmela comer también, yo jugaba con la lengua…. Después con una sonrisa me dijo, eres una putona golosa y me puso a mamar de nuevo, cuando siento que empieza a agitársele mas la respiración y sentir que su verga se ponía mas grande y dura, ya sabia que iba a pasar e intente retirarme, pero me tomo firmemente con sus manos, mientras empujaba su cadera, empecé a sentir los chorros de semen que me llenaban la boca, y empecé a tomármelos pues sentía que no me cabía mas en la boca y me ahogaría, sin embargo no pude evitar que se escaparan un par de gotas por la comisura de los labios, me mantuvo apretado contra él hasta que recupero la respiración, me dejo retirarme, me miro con una gran sonrisa, y me dijo muy bien yerno, lo haces muy bien, vio las gotas de semen que tenia en la cara, las tomo cono el dedo índice y me las metió en la boca nuevamente, la leche de macho no es para desperdiciarla dijo. Ambos estábamos empapados de sudor.. me senté a su lado me paso su brazo por la espalda diciéndome eres un yerno muy juicioso tomándote tu leche, vamos a seguir entendiéndonos muy bien.. y por supuesto mi hija no se puede enterar de nada de esto, a ninguno de los dos nos conviene, me dijo mirándome a los ojos, muy seriamente, no te preocupes le dije, no quiero perder a ninguno de los dos. Bebimos otro trago de whiskey, me recosté en su pecho y nos quedamos dormidos. Cuando desperté eran casi las dos de la mañana, me asuste mucho pues hubiera podido llegar mi novia, afortunadamente nada había pasado, desperté a mi suegro y le dije que era mejor que nos fuéramos a nuestras respectivas camas.

Mi novia llego como a la media hora, yo acababa de dormirme, pero me desperté al sentirla meterse en la cama, estaba desnuda, me beso y me di cuenta que tenia ganas de hacer el amor, yo estaba muy caliente por lo sucedido con mi suegro y con la bolas llenas de leche, y empezamos a tener el sexo mas desenfrenado que habíamos tenido hasta ese día, esa noche mi novia quedo embarazada de nuestro primer hijo.

Me gusta / No me gusta

Mi novio y su hermano

Esteban me mamaba la verga, evidentemente era un principiante, Esteban empieza a moverse más rápido, le estaba llenando de semen el recto al hermano, cuando terminó lo sacó, yo aproveché y ensarté a Juan Carlos ya que estaba en cuatro y con el culo lubricado con semen, en un minuto me estaba corriendo dentro de él y Juan a punta de puñeta, ya se había venido sobre las sábanas.

Hola, soy Fernando, tengo 19 años, mido 1.77 ni flaco ni delgado, más bien como normal, desde hace 5 meses tengo novio, él se llama Juan Carlos, tiene 22 años, más bien flaquito y bajito, ambos estudiamos en la misma universidad, solo que carreras distintas, allá nos conocimos, nuestra relación anda muy bien, salvo por el sexo, y no es que el sexo sea malo, al contrario, es el mejor que he tenido, el lio es el donde, pues si bien vamos mucho a moteles y sitios por el estilo…

Para mi ir una vez por semana no es suficiente y tampoco hay bolsillo que aguante tanto, así que la solución es, aprovechando que en la casa de él no saben nada de nosotros, yo me presento como compañero de él y así me quedo en la casa jugando o “haciendo tareas”.

La casa de Juan Carlos es más bien pequeñita para toda la gente que vive hay, un cuarto para los papás, un cuarto para la hermana mayor y en la mitad un cuarto donde en un camarote, en la cama de abajo duerme Juan y en la de arriba Esteban, que es el hermano que tiene 18 años. Cuando yo me quedo, me acuesto en un colchón al lado del camarote, y cuando todos se van a dormir, Juan se pasa para mi cama o yo para la de él.

Es excelente sexo, sin embargo, a mí siempre me preocupó Esteban, pues a veces con el ajetreo, los ruidos, se me hace imposible que el muchacho ese no se percatara de nada.
Un  día eran como las 3 de la mañana, Juan y yo ya habíamos tenido sexo y estábamos durmiendo en cucharita, él adelante y yo por detrás, sentí una mano que me estaba tocando la verga, que obviamente ya estaba dura, a mi edad siempre está así, entonces yo también empecé a tocarle la verga a Juan, que si estaba completamente dormida igual que él, cosa que me sorprendió por que cada vez la mano me estaba masturbando con más fuerza, entonces empecé a tocar la mano y perseguirla, cuando cual fue mi sorpresa, que esa mano que estaba que me hacía venir, no venía de delante mío, sino de detrás, pues Esteban se había bajado a mi colchón y desde allá me estaba dando una paja monumental.

Pues yo aprovechando que mi novio, Juan Carlos, hermano de esteban, estaba durmiendo, y Esteban, también bajito y flaco como Juan me estaba masturbando, me bajé para el colchón, Esteban duerme como Juan Carlos, solo con ropa interior, tumbé a Esteban, que quedó boca arriba y yo me le senté encima, y le di un beso de esos de los que seguramente ninguna de esas amiguitas bobitas del secundario jamás le habrán dado, lo mordí en la oreja, le bese el cuello, cosa que lo volvió loco (igual que a Juan Carlos), le besé las tetillas y el pecho, bajé por toda la mitad de su muy bien formado abdomen y llegué al ombligo del cual si partía un caminito de pelos como una flecha que lo conduce a uno hacia donde está la diversión…

Le bajé los bóxers, no supe de que color eran, pues todo estaba muy oscuro, y salió una hermosa verga, idéntica a la de Juan Carlos, solo que con vello (Juan siempre se depila absolutamente todo) recta, cabezona, de uno 18 cms sin circuncidar, me la metí toda a la boca, hasta el fondo, y empecé a mamársela de la forma más espectacular del mundo, seguro que le estaba gustando por que se retorcía y daba unos insipientes gemidos de placer que me tenían preocupado, y no solo por Juan Carlos, sino por los papás de ellos. En esas me le acerqué al oído a Esteban y le dije:

-Ahora si te vas a volver un hombre- y me senté encima de esa deliciosa verga…

No me dolió nada ni fue complicado que entrara por que hacía como 3 horas, había tenido la verga del hermano en mi culo. Yo estaba cabalgando sobre él cuando de repente siento otra verga que está también intentando entrar en mi ojete, ¡rico!, Juan Carlos se había despertado y como que no le molestó que el hermano se le estuviera comiendo el culo al novio, al contrario, tenía una erección como nunca, e intentaba penetrarme, pero ya estaba la verga de Esteban que no lo dejaba entrar, intentó varias veces, pero definitivamente mi culo no dio para tanto, entonces Juan se acercó al oído de Esteban y le dijo:

-Ahora de verdad que si vas a saber lo que es ser hombre…

Me besó, y así como estábamos, Esteban acostado boca arriba, conmigo cabalgándole sobre la verga, Juan Carlos le abrió las piernas y empezó a pasarle la lengua por el orto al hermano, estuvo en esas como unos 5 minutos, y enseguida, se hizo detrás mío y poco a poco fue ensartando a Esteban, evidentemente al muchacho le dolía, y mucho, pero yo nunca me despegué de su verga, después de un rato ya él estaba disfrutando tanto como estaba disfrutando yo, Juan Carlos me dijo al oído:

-Ahora dejame a mi…

Juan Carlos le sacó la verga a Esteban, se colocó en cuatro y le dijo a Esteban que lo penetrara, él ni corto ni perezoso ensartó al hermano y se lo empezó a comer como loco, mientras tanto, yo estaba de pie y Esteban me estaba mamando la verga, evidentemente era un principiante, pero lo hacía bien, de repente Esteban empieza a moverse mucho más rápido y gime, le estaba llenando de semen el recto al hermano, cuando terminó de eyacular, lo sacó, me dio un pequeño beso y se subió para la cama  de él, yo aproveché y ensarté a Juan Carlos, ya que estaba en cuatro y con el culo lubricado con semen, y en cuestión como de 1 minuto yo también me estaba corriendo dentro de él y Juan casi al mismo tiempo, a punta de puñeta, ya se había venido sobre las sábanas del colchón.

Desde ese día, uno de mis planes favoritos es quedarme en la casa de Juan Carlos, y más que por los dos machos que me enculan allá, por el morbo que genera ver a esos dos comiéndose las vergas, sin importar que son hermanos.

Autor: mefistofelesdecos

mefistofelesdecos@yahoo.com

Me gusta / No me gusta