el novio de mi mamita me mima.

Hola. me llamo Gabriel y tengo 19 años. vivo con mi mama y con mi hermana. Mi mama es una mujer muy atractiva. tiene 47 años y se lleva todas las miradas, es rellenita pero tiene unas tetas enormes y un culo grandote que llama la atencion de todos. Ella siempre se viste de forma provocativa y eso me hizo entender que mi mama siempre anda provocando a todo el que se le cruze. mi hermana va por el mismo camino ya que ella es bastante parecida a mi mama.

Read more

Me gusta / No me gusta

Jugando con mi hermana

Amor Filial Hetero, Incesto, Hermana y Hermano. Me introduje más para recibir esos abrazos vaginales tan intensos. Yo apretaba los músculos de mi pene para no eyacular, mi corazón gritaba de gusto de ver a mi hermana tan bella en el mejor de sus momentos. No dejé de moverme, vi su transformación de nuevo, como disminuyó su ritmo, su respiración y jadeos, como volvió a incrementarse.
Read more

Me gusta / No me gusta

Mi hermana y yo

Hola como les va… va dedicado a mi novia. Te amo bebé.

Mi hermana había llegado ese mismo día, había venido para quedarse unos días, su marido tenia que hacer un viaje y mi madre le dijo que se viniera a casa, hacia escasamente un año que se había casado, ocupó la antigua habitación suya que estaba justo al lado de la mía.

Os diré que mi nombre es Jaqueline, mi hermana es mayor que yo, tiene 22 años y su marido 24, tras la cena y la consiguiente tertulia ante la tele, decidí irme a dormir, tenia que madrugar al día siguiente, al poco de estar acostada oí como se abría la puerta de la habitación de mi hermana y entraron los dos, al poco los ruidos de la cama delataron lo que estaban haciendo… cesaron enseguida…

Al día siguiente cuando volví a casa desde el instituto ya se había marchado mi cuñado, a mi hermana la encontré seria, supuse que por la ausencia de su marido, cuando acabamos de comer yo me fui a mi habitación a tumbarme un rato, al poco entró mi hermana y se sentó en la cama, estaba seria y le dije que si le pasaba algo, sin contestarme empezó a llorar, me levanté y la abracé y le pregunté que sucedía y me dijo que eran problemas de matrimonio, a lo que le dije, mira Ana, cuéntamelo por favor, y ella me contó, que es que siempre que hacían el amor ella se quedaba con ganas, que él la acariciaba y enseguida se excitaba y se la metía corriéndose en seguida y dejándola con muchas ganas y que anoche volvió pasar lo mismo, y le dijo que ella necesitaba también sentir placer, y él contestó que estaba cansado que otro día.

Yo no dije nada y le acaricié el pelo y le dije con toda naturalidad que si se quedaba con ganas que se masturbara, y dijo que antes lo hacia pero ahora no se sentía con ganas…, me preguntó si a mi me pasaba lo mismo y le dije que no…

Yo había tenido novio y desde hace un año pues tenia mis aventuras con chicas, y le conté que no siempre pero acababa teniendo el orgasmo con él, no le dije que tenia aventuras con chicas… cuando se le pasó se fue a su cuarto… a la noche me dijo que si no me importaba que durmiéramos juntas y se pasó a mi habitación…no me importó…

Nos desnudamos y yo me quité el tanga y me puse unas braguitas más cómodas para dormir. Me puse una camiseta y me tumbé en la cama ella se puso también una camiseta y hablamos del tiempo que hacía que no dormíamos juntas, apagamos al luz y ella no dejaba de dar vueltas, estaba inquieta, le dije que se calmara, y le pregunté si quería que la abrazara, sin esperar respuesta lo hice yo, a su espalda pegada a ella y con mis manos por delante, con mis manos en su estomago, su camiseta era corta era verano y dormíamos encima de la cama sin taparnos…Mi mano le acariciaba suavemente su estómago como para que se calmara…alguna vez rozaba su pechos por la parte de abajo.

Pero no era mi intención pasarme con ella lo hacía de manera natural. Además era mi hermana, y aún teniendo confianza no le conté de mis aventuras con chicas. Al poco ella se volvió hacia mi y mis manos quedaron prácticamente en sus nalgas me dijo que gracias por consolarla y me dio un beso en la mejilla. No sabría explicarlo pero mi mano acariciaba lentamente su culo como antes lo hacía con su estomago, mi mano estaba encima de sus braguitas, al poco noté como cambiaba la respiración de mi hermana, a mi me empezaba a subir un calorcito excitante… por lo que decidí parar con los tocamientos…

Pero cual no fue mi sorpresa cuando me dijo que si podía seguir acariciándola que se relajaba mucho… no dije nada y seguí.

Esta vez fui más decidida y ya eran más descaradas mis caricias, bajaba hasta los muslos y le pasaba mi dedo por su raja del culo, por encima de las braguitas…ella me susurró que nunca le habían hecho esas caricias, tan cariñosa y delicadamente, y le dije que no se preocupara, y esta vez metí la mano por debajo de la braguita acariciándole las nalgas de forma suave despacio. Sabía lo que estaba haciendo pero no sabía la reacción de ella, mi dedo se paseó por suraja del culo, cada vez llegaba más abajo hasta rozar su coño, ella trataba de no suspirar pero se le escapaba algún gemido… yo estaba poniéndome muy mojada… y excitada… le susurré en su oído que estaba junto a mi boca que si le gustaba… ella me dijo que mucho, y yo le dije que se dejara llevar y no pensara en nada.

Entonces cambié mi mano de posición y le empecé acariciar los muslos despacito, llegué a su entrepierna y le dije que las abriera, separó sus piernas y le acaricié el coño por encima, luego metí los dedos y le acaricié su raja. Estaba húmeda, seguí acariciándole por encima. Sus gemidos ya no los contenía, entonces le separé los labios y mis dedos se desplazaron por su raja. Estaba chorreando… no tardó en estallar en un orgasmo, cerró sus piernas y mi mano quedó atrapada yo estaba sonriendo… Le besé en la mejilla y le dije que disfrutara del momento, al poco se quedó dormida, yo tardé bastante pues mi excitación no desapareció tan fácil…

A la mañana siguiente yo me marché y ella se quedó durmiendo… No pude olvidar lo que había hecho esa noche con mi hermana. Cuando llegué a casa ella se me acercó y me dijo, gracias, y me sonrió, ella tenia que salir así que se fue, llegó a media tarde, mis padres estaban fuera.

Estaba yo viendo la televisión, se sentó a mi lado y me dijo que hacia tiempo que no sentía lo de a noche, le dije Ana solo te masturbé, ella pareció avergonzarse y me dijo que lo hacía muy bien… esa noche cuando nos acostamos, yo apenas la rozaba pero ella se acercó y me dijo, hermanita me gustaría repetir lo de anoche, yo le dije que había sido puntual y que lo había hecho sin pensar, y que además a mi esas cosas me excitaban bastante, y que no estaba muy bien, pues era mi hermana.. ella no contestó, me cojió la mano y la llevó a su entrepierna yo le dije que si seguía así yo también era mujer y con ganas… no dijo nada así que yo tomé de forma descarada la iniciativa, la tocaba y ella parecía encontrarse muy a gusto.. Le dije que la había de desnudar entera y me dijo que hiciera lo que quisiera.

Le quité la camiseta y mis labios se fueron a sus pezones, empecé a mojárselos con mi lengua, tenia los pechos pequeños pero enseguida se pusieron duros sus pezones seguí besándole y bajé por su estomago hacia coño… le separé las piernas le besé las ingles, ella estaba gimiendo descaradamente, le paseé la lengua por la raja y le metí un dedo en su coño mientras me comía su diminuto clítoris, no tardó en llenarme la boca con sus líquidos. Una vez que acabó de echarlos me puse a su lado y le besé suavemente en los labios luego le abrí los labios y mi lengua y todos sus líquidos pasaron a su boca. Los saboreaba como una loca, mientras yo seguí metiéndole los dedos en el coño, esta vez fueron tres y al poco se volvió a correr…

Entonces estaba tendida en la cama, me levanté un poco y le puse mis pechos en su cara. Ella comprendió rápido… y empezó a besármelos y chuparlos, le dije que me hiciera lo mismo que yo le había hecho, y ella bajó hasta mi coño y me lo besó, lamió y chupó, con mi calentura no tardé en correrme llenándole su boca con mis líquidos, nos abrazamos las dos, y nuestras bocas estaban juntas, saboreando nuestras lenguas nuestros líquidos, nuestro olor a sexo.. Estábamos presas de placer… le dije que quería comerle el culo y la puse en un 69 y empecé a besarle el culo y lamerle las nalgas, le daba mordisquitos y mi lengua jugaba con su culo… ella me metía los dedos en mi coño… mi lengua logró meterse en su culo y ella gemía descaradamente, después le metí un dedo y ella se apartó… yo le sujeté la cintura y presioné entró muy fácil… ella ya no se resistió.

Luego le metí dos y cada vez llegaba más adentro, lo sentía demasiado mojado pero ella empezó a menear su cintura y al poco estalló en un orgasmo bestial yo saqué los dedos no estaban manchados pero tenían ese olor tan característico y tan excitante nos pusimos de rodillas en la cama y le di a chupar los dedos que ella succionó de forma ávida… después me colocó a mi encima y empezó a besarme el culo y morderme las nalgas, me metió dos dedos de golpe y me estuvo besando las nalgas y follándome con los dedos largo rato hasta que no pude más… y me corrí como una loca.

Después sudadas y agitadas fuimos al baño nos íbamos a duchar cuando le dije que se pusiera de rodillas en la bañera y dándole un beso en los labios le dije que no se asustara pero que me apetecía y empecé a soltar el pis sobre sus pechos, me meaba y ella incluso ponía la mano como si fuera una ducha. Luego me tumbé yo en la bañera y ella de pie me meó entera desde el coño hasta los pechos me gustaba el calor sentirme duchada de esa manera.

Después nos reímos y nos duchamos con un montón de caricias añadidas que nos llevaron a corrernos las dos a la vez follándonos nuestros coños con los dedos… fue algo morboso excitante. Esa noche dormimos estupendamente las dos abrazadas.. a la noche siguiente volvimos con nuestros juegos pero esta vez me dio una sorpresa, por la tarde había salido a comprar un arnés doble una parte para el coño y la otra para follar, me lo puso y me dijo que la follara como si fuera un hombre.

Después de las caricias la puse de rodillas en la cama y le metí la polla en su coño mientras la otra parte me follaba el mío… como no era muy grande se lo metí todo, y cada vez que golpeaba contra sus nalgas me producía un inmenso placer, se corrió ella antes que yo.. pero decidí que era hora de probar a metérselo en el culo, le besé el culo se lo lamí y le dije que se lo iba a meter, ella me dijo que por favor que no, que por ahí no lo había hecho nunca le seguí besando y ensalivando, estaba muy lubricado por la corrida de su coño y poco a poco se lo metí.

Ella se quejaba de dolor yo paraba pero no lo sacaba hasta que entró todo, estuve quieta un rato y después poco a poco empecé a follarla yo estaba al borde del orgasmo, chorreaba por mis piernas, estaba gozando solo de poder poseerla de esa manera… cada vez la enculaba más rápido ella apretaba su culo contra mi haciéndome sentir follada al mismo tiempo, por la otra parte la que se metía y devoraba mi coño, ella se estaba acariciando su coño y no tardó en correrse pero yo seguí follándola con fuerza y me corrí también al poco, ella me dijo que no parara que le venia otro y seguí.

Al poco sentí mis piernas mojadas, se estaba haciendo pis al mismo tiempo, y al chocar nuestros muslos me mojaba yo. Pusimos la cama, disfrutamos de forma salvaje las dos, ni que decir que nos hemos hecho amantes y que compartimos ese gran secreto. Ella me ha confesado que no ha vuelto a discutir con su marido, si la quiere follar lo hace, y ella no dice nada solo sonríe, pensando que lo que siempre ha anhelado lo tiene.

Me gusta / No me gusta

Mi viaje a Londres (1)

Estuve una semana en Londres de visita a mi amigo James, él vivía con su madre Mrs GreenCup  y  sus hermanas Carolina y Jessica, Carolina de 20 años y Jessica de 24 y luego mayor que ellas estaba James que tiene mi misma edad. Carolina y Jessica aún siendo hermanas eran totalmente diferentes Carolina era rubia con ojos azules y de piel blanca sin embargo Jessica era morena con ojos marrones y tez más oscura igual que su hermano James.

Ese primer días hicimos turismo por Candem Town viendo todos los puestos.  A la noche llegamos a casa totalmente cansados cenamos y nos acostamos. Yo dormía en la habitación de James.

Al cabo de un rato mi cuerpo estaba totalmente dormido pero mi mente seguía escuchando y más con los ronquidos de James a mi lado. De repente siento como algo se mete en mi cama y unas manos delicadas bajaban mi pijama y mi bóxer negro – ¿Quién diablos me está bajando el bóxer?  – pensaba que era un sueño cuando empecé a notar una manos pequeñas y frías cogiéndome el pene, lo empezó a mover de arriba a abajo hasta estar totalmente erecto, no quería mirar para no interrumpir esa paja que me estaban haciendo quien fuera.

Yo seguía sin saber que estaba pasando, bueno si sabía lo que pasaba lo que no sabía era quién era la otra persona. Luego esa extraña persona empezó a meterse mi pene en su boca húmeda y caliente, empezó a besarme, recorrerme con la lengua todo el miembro de los huevos hasta el glande, donde lo metió y empezó a mover la cabeza con ritmo y con rapidez. Miré abajo y por la cabellera rubia sabía que era Caroline la que estaba haciéndome el oral más morboso de toda vida, volví a cerrarlos y me relajé a disfrutar.

Cuando noté que iba a correrme, yo volví a abrir los ojos, le dije

–    ¿Qué haces Caroline?

–    Ella paró y miró a la cama de James donde yacía dormido roncando y luego me hizo una señal de silencio.

Se quitó el camisón que llevaba y cogiendo mi polla se la metió en su coño, con sus manos guió a las mías a sus pechos, yo les pellizcaba sus bien formados pechos, luego di rienda suelta a mi boca para que saborearon esos pechos bien esculpidos, nuestros jadeos eran cada vez más fuertes, menos mal que los ronquidos de James eran más fuertes. Caroline tuvo un gran orgamo, que lo gesticuló apretando mi cabeza en sus pechos, yo no pude aguantar más y me corrí dentro de ella. Tras una pausa donde mi polla seguía dentro de ella, Caroline se levantó recogió su pijama y salió de la habitación yendo al dormitorio donde dormía junto a su hermana Jessica.

Esa noche fue una de las experiencias más morbosas que tuve tanto en mi vida como con Caroline… pasaron más cosas en ese viaje que os contaré en otro momento…

Me gusta / No me gusta

La hermana de mi colega, su amiga y una bañera

Cierto verano me había ido yo a pasar una semanita a casa de uno de mis mejores amigos. No solo estaría con mi amigo sino que también compartiría casa con su preciosa hermana, Alba.

Alba es una jovencita, de varios años más pequeña que yo, recién había cumplido 19, pelo largo moreno y liso. Unos ojos marrones muy bonitos, brillantes y apetecibles labios, una esbelta figura que siempre aprovechaba para lucir con pantalones vaqueros cortos y tops pequeños y ajustados. Todo eso hacía de ella una preciosidad de mujer. Pero no solo era guapa, sino que además estaba buenísima. Sin embargo, y pese a todo esto, esta chica la veía como vetada para mí, al ser la hermana de uno de mis mejores amigos.

La historia transcurre en el chalet de verano de mi amigo, donde me invitó a pasar un par de días. Sus padres se habían ido de viaje, dejando a su hermana a cargo de él. Pasamos días espléndidos, mi amigo, Alba su hermanita y Cristina la mejor amiga de ella, nos divertimos inocentemente los cuatro en la piscina que tienen en el chalet. Yo me esforzaba por no mirar descaradamente los tremendos escotazos que lucía Alba. Además, la veía muchas veces salir del agua empapada marcando pezones, con su bañador tanguitas. Vamos que esta chica me estaba provocando una terrible calentura y no solo eso sino que su amiga Cristina era un calco a Alba. Jovencita, 19 añitos, de pelo largo moreno y liso. Unos ojos azules muy bonitos que con su rostro parecía una muñeca, con su esbelta figura que al igual que Alba siempre aprovechaba para lucir con pantalones vaqueros cortos o petos y tops pequeños y ajustados .

Un día bien temprano llamaron al teléfono de mi amigo y tuvo que marcharse a cubrir una baja de un compañero del curro. Pidiéndome disculpas me dijo que a la noche nos veríamos, qué como si estuviera en mi casa, qué le echara un ojo a su hermanita…etc. Cuando se fue mi colega me quedé dormido y cuando desperté eran más de las 10 y tenía hambre.

Salí del dormitorio que compartía con mi colega y me disponía a bajar a la cocina cuando pasé por la puerta del baño que estaba entre abierta me encontré una escena un poco erótica.
Alba, la hermana de mi amigo, se estaba besando con Cristina, su amiguita. No pude dejar de mirar como Alba besaba a su amiga mientras que sus mano tocaban los pechos de esta llegando a quitarle la parte de arriba de su bikini que guardaba sus pechos, luego le desabrochó una tira del peto vaquero para que su amiga con un moviendo del hombro se deshiciera de la otra quedándose solo con la parte de abajo del peto, sus manos habían empezado a subir la camiseta de Alba.
Alba bajó su camiseta hasta su cintura mostrándose a su amiga su bikini, el cual más tarde Alba deshebillo dejando libre sus pechos a merced de la boca de Cristina. Cristina no perdió el tiempo y comenzó a comerle los pechos, Alba bajaba su camiseta y desabrochaba su pantalón.
Cristina dejó de comerle los pechos y agarró la camiseta de Alba y agachándose frente a ella le sacó la camiseta por lo pies, luego Alba tiró del pantalón de Cristina bajandoselo al piso de rodillas bajo la parte de abajo del bikini y comenzó a besarle el coño.
Mi polla en mis calzoncillos le faltaba espacio cuando vi que Cristina se mordía los labios vaginales mientras ponía sus manos encima de la cabeza de su amiga la cual estuvo un buen rato besando ese coño depilado.
Después de un rato Cristina se apartó de Alba para que su amiga dejara de comerle el coño, Alba se levantó. Cristina hizo que se diera la vuelta Alba poniéndola a mirarse en el espejo del baño para desabrocharle el pantalón y bajarlo hasta el piso, luego le acaricio el culo bajándole la parte de abajo del bikini de Alba.
Ambas amigas estaban desnudas en el baño, y yo en la puerta mirando como se metían en la bañera que estaba llena, supongo que ambas había visto el coche de mi colega salir y habrían pensado que en el coche, como era costumbre íbamos los dos por lo que había pensado darse un baño juntas aprovechando que estaban solas, pero lo que no sabían era que en la casa estaba yo y desde el quicio de la puerta las estaba viendo.
En la bañera comenzaron a besarse y a tocarse, Cristina acariciaba los pechos de Alba mientras está besa su boca. Alba mojaba y enjabonaba los pechos de su amiga para luego besarlos, Cristina recibía gustosa los mimos de su amiga arqueando la espalda. Las dos chicas se encontraban de rodillas en la bañera disfrutaban de las caricias la una de la otra. Mi polla iba a estallar así que no lo pensé más y entré en el baño donde estaban las dos amigas vestido únicamente con mi ropa de dormir, es decir unos calzoncillos. me acerqué hasta la bañera sin hacer ruido y me senté en el borde, acariciado la espalda de Cristina les dije.

– ¿hay sitio en la bañera para uno más?

Las amigas se quedaron algo desubicadas pero al segundo respondieron

– Claro. – dijo Cristina.

Cristina se elevó de la bañera y me dio un beso en la boca yo acaricie la barbilla de Alba para que se acercara ella también y se acercó al borde de la bañera cerca mía. Le di un beso en la boca. Ambas amigas estaban en el borde de la bañera con la mirada fija en mi polla.

– Si quieres entrar en la bañera debes quitarte la ropa como nosotras.

Diciendo esto ambas empezaron a tirar de mis calzoncillos hacía abajo dejando libre mi polla. Cristina no perdió el tiempo y rápidamente la tomó en su mano para metérsela en la boca. Alba también quería probarla y su amiga se la ofreció para que ella la catarata también.
Me estaba dando mucho morbo dos chicas en una bañera con ganas de comerme la polla así que para que las dos chicas pudieran estar cómodas me deshice de mis calzoncillos y metí una pierna en la bañera, las dos amigas agradecieron el gesto chupando mi polla por turnos. Las dos eran una chupadoras expertas, mientras que una se metía mi glande en su boca la otra chupaba el tronco y masajeaba los huevos. Cristina se hizo dueña y señora de mi polla, Alba se levantó para comerme la boca, era el morbo puro, la hermanita de mi amigo desnuda en su bañera, toda para mí y no solo eso sino que venía con una amiguita que estaba igual de hermosa que ella. Alba dejó de besarme para dedicarse a mi polla.

Las dos amigas se comían la boca con mi polla en medio, me estaba excitando de mala manera así que hice que salieran de la bañera. Alba primero mientras Cristina seguía chupando mi polla, luego hice que saliera Cristina de la bañera.

Tomé una toalla y seque el cuerpecito de Alba, pasándola por sus pechos, su trasero y sus piernas, luego con la misma toalla sequé el cuerpo de Cristina, secando sus pechos, sus piernas y su trasero momento que aproveché que estaba de rodilla para comerle el coño por la buena mamada que me había propiciado, ella disfrutaba de mi comida comiéndole la boca a su amiga Alba, así estuvimos un rato.

Alba, con ganas de más, cogió a Cristina de la mano y luego Cristina me cogió del nabo. Los tres juntos nos fuimos a la habitación de Alba.

En la habitación ambas amigas se pusieron de rodillas para proceder a comerme la polla, algo que me gustó. Alba se encargaba de chuparme los huevos mientras que Cristina se encargaba de comerme la polla de forma efusiva. Pasaba mi polla por su lengua y luego la escondía dentro de su boca, yo les acariciaba el rostro y las miraba. Como de putas eran las dos. Cristina con sus ojos azules miraba mi cara de placer, mientras que Alba con esa melena morena disfrutaba chupándome los huevos y cuando podía el tronco de mi polla. Alba quería también hacerme disfrutar así que tomó la polla y quitándose la a su amiga y comenzó a chupármela, Cristina cogió mi polla por la base moviéndola de arriba a abajo dejando que su amiga me la comiera sólita.

Estaba disfrutando con la comida pero quería follarme a las dos así que las tomé de la barbilla e hice que se levantarán del suelo. Una vez a mi altura comencé a besar a Cristina a lo que Alba se unió al beso formando un beso de tres. Metía mi lengua en la boca de Cristina como en la de Alba indistintamente e incluso había veces que la lengua de Cristina estaba en la boca de Alba, mientras que con mis manos acariciaba sus pechos y ellas tenían una mano sobre mi polla para que no se les escapara.

Teniendo una cama cerca le dije a Cristina que se tumbara con las piernas hacía a mi, abriendo mucho las piernas y le comencé a meter mi polla, Alba se quedó a mi lado para comerme la polla mientras se colocaba Cristina para follármela, luego se tumbo junto a su amiga con las piernas también abiertas, yo le hacía un dedo a ella y luego la besaba, a Cristina sin embargo me la estaba follando.
Alba cambio de posición y se puso encima de su amiga. Cristina le comía el coño mientras que yo la besaba y me follaba a su amiga. Era increíble. El triángulo que estábamos haciendo era tan increíble.
Quise cambiar de postura. Hice que las dos se pusieran en pompa hacia mi. Metí mi polla en el coño de Alba mientras hacía un dedo al coño de Cristina. Sentía que me iba a correr y no quería aún así que hice que se juntarán culo con culo así les iba a taladrar el culo antes de correr, ellas encantadas ya que mientras que yo trabajaba abriendo su agujero ella se estaban dando el lote.
Tuve que parar para no correrme y me tumbé en la cama y le dije a Alba que se pusiera encima mía para follármela y a Cristina que me pusiera su coño en mi boca, así tendría excitadas a los dos amigas y yo podría seguir disfrutando de los dos coños. Al rato se intercambiaron de posición y me quedé comiéndole el coño a Alba mientras que Cristina disfrutaba de mi polla.

Las dos muchachas estaban exhaustas así que me puse en el borde de la cama para que las dos con sus bocas me terminarán y así lo hicieron con su bocas consiguieron que me corriera.

Fue una experiencia fantástica que tuvimos durante todo el día hasta que llegó mi amigo, experiencia que seguramente repetiremos pronto.

Me gusta / No me gusta

De compras con mi hermana

Era el ultimo día de clases en la universidad, mis amigos y yo, habíamos decidido ir a celebrar el termino de las mismas, en el pueblo había una cantina, un bar y un antro, pero como éramos menores de edad no podíamos entrar a ninguno de ellos, así que, sobornamos al Pedro, que era el encargado de la cantina, ya que era la que no visitaban las autoridades.

Ya en la cantina, Pedro nos coloco en una mesa al finas del salón y nos dijo que si venían las autoridades, saliéramos por una puerta trasera que tenia y colindaba con su casa, las cervezas llegaban y los cartones se llenaban de las botellas vacías.

Al paso de la tarde noche, nos disponíamos a salir de la cantina, Joel (amigo de la escuela) y yo, salimos abrazados, ya que nos íbamos de lado a lado por la borrachera, él me comento que se la había pasado de maravilla con la banda de la escuela y que me acompañaría hasta mi casa, tocamos la puerta y salió Lucia (mi hermana), empezó a regañarme por la condición en que estaba, le dije que no era un niño y que dejara de molestar, se metió enojada y me quede riendo con mi amigo Joel, ya cuando se despedía me dijo, Arturo, tu hermana esta mas que buena, ya esta bastante grandecita y se ve que tiene buenas tetas, ¿nunca se las has visto?, en el momento le conteste que no y me eche a reír.

Ya en mi cuarto, después de haber vomitado y bañado, me puse a pensar en lo que me dijo mi amigo Joel en relación a mi Lucia, nunca la había visto con pensamiento morboso, solo la veía como una hermana fastidiosa, caí en cuenta de que no le observaba el cuerpo, que simplemente pasaba desapercibida para mi.

Los días pasaron y empecé a ver a Lucia de otra manera, me di cuenta de que Joel tenia razón, tenia buenas tetas y no solo eso, tenia buen culo, sabroso y paradito, Lucia era una chica de 18 años, morena clara, de cabello negro, ojos cafés obscuros, delgada y muy deportista, le gustaba mucho ir al gym, al igual que a mi mamá Andrea.

Un día Lucia planeo con mi mamá ir de compras, ellas quería comprar ropa para el Gym, (leggins, playeras, etc…) pero a mi papá Lucas, lo invitaron a una comida por lo que mi mama tendría que acompañar a mi papá, Lucia se puso triste por la noticia, al ver como estaba, mi mama comenta, bueno Lucia, no te pongas así, iremos otro día o te puede acompañar tu hermano, al cabo que el ya tiene permiso de conducir , a Lucia no le agrado la idea, pero como ya estaba emocionada por comprar, acepto.

Entramos a varias tiendas y no se desidia a comprar algo, yo me estaba aburriendo de ir de una tienda a otra, de repente entramos a una y había vendedora bastante buena, de hecho traía unos leggins que se le ajustaban muy bien, me la quede viendo y mi hermana me dijo

– Se te van a salir los ojos,

a lo que yo le respondí,

– es que se le ven muy bien los leggins a ella.

Mi hermana me miró y me dijó,

– pues por que no me los has visto a mí, se puso a buscar varios modelos, mientras yo seguí viendo a esa chica.

En una pasada de mi hermana, me da un empujón y me dijo.

– ya bájale no, te pasas.

En mi mente que ya estaba más que loca, pasó un pensamiento hacia ella y le comenté:

–  pues si quieres que ya no la vea, ponte los que vas a comprar y sal a modelármelos.

Ella sonrió pícaramente y se metió al vestidor.

Paso unos minutos y ella salió con el primer leggins puesto y me dijo.

–  ¿como se me ve este modelo?

Me quede con la boca abierta, Lucia estaba mas que buena, buenísima, fue tanto mi cara de asombro que ella se dio cuenta y se hecho a reír

– ya ves que tenía razón, de que la veías a ella por que no me habías visto a mi.

Ella se puso varios modelos y salía para que se los viera, yo estaba encantado de verle como le quedaban y sin darme cuenta, tenía el pene parado, al paso de la modelada, mi hermana me dijo, – Arturo si no es para tanto y me volteó a ver el pene, haciendo referencia que lo tenía parado, me percaté y me dio pena, por lo que me di la vuelta y le dije que escogiera ya, porque nos íbamos a la casa.

Me pase la tarde en mi cuarto masturbándome varias veces, tenía la imagen de mi hermana en leggins, con ese culo paradito, de repente tocan la puerta y era Lucia, le dije que si que deseaba y me comento que iba a preparar la cena, que si quería cenar algo, le dije que de lo que ella hiciera me compartiera, al paso de unos minutos me grito desde la cocina, diciendo que ya estaba lista la cena, me puse una playera y un short, pues andaba en ropa interior para masturbarme mas fácilmente. Al llegar a la cocina, me llevé una sorpresa, Lucia estaba con solo una playera larga, blanca y se le transparentaba el bikini que llevaba puesto, por cierto de florecitas.

De inmediato se me paró el pene y me senté para disimular mi erección, mientras ella servía, yo le veo el tremendo culo, de repente mi mirada se perdió y ella me dio un grito, HEY que tanto me ves, yo le dije que nada, que ni que estuviera tan buena como para verla.

Después de la cena, le di las gracias y le dije que me iba a mi habitación a dormir, desde luego que iba a masturbarme en su honor, ella me comentó que tenia que lavar los trastes y que de ahí quería ver una película, me dijo que la acompañaba, ya que nuestros papas regresarían muy tarde, le dije que si, que me avisara cuando terminara de lavar y acomodar los trastes.

Lucia toco la puerta de mi cuarto, justo cuando acababa de terminar de masturbarme, le dije que pasara, seguía solo con la playera blanca, me dijo que si la película la veíamos en el cuarto de nuestros padres, ya que era mas grande y mas cómodo, tenia una cama King Size, le dije que estaba bien, que la fuera poniendo y yo llegaría, cuando ella se dio vuelta, note que ya no traía el bikini de florecitas, traía un calzón cachetero de encaje, lo que me puso a mil, espere a que se me bajara la tremenda erección y fui al cuarto de mis papas a ver la película con ella.

Ella había escogido una película mexicana, entre a la cama, solo en short, sin playera y lleve una pequeña cobija, por si erectaba, me la pondría para taparme, transcurrió la película y pasaron una escena de sexo, mi pene se empezó a levantar y me coloque la cobija, ella miro de reojo y me comentó que no hacia frío, que por que me tapaba, a lo cual respondí que yo si tenía algo de fresco, le dije que por que no iba hacer unas palomitas para comer durante la película, ella le puso pausa y se fue a prepararlas, cuando salió caminando, pude ver su hermoso culo moviendo se un lado a otro.

Seguimos viendo la peli con las palomitas, nuevamente apareció una escena de sexo y esta ves ella me pidió que si podía taparse con la misma cobija por que ya le había dado frio, se metió y como no era grande se pegó a mi, el roze de su pierna con la mía, terminaron de ponerme más loco, mi pene estaba más que erecto, ya no podía disimular, se me ocurrió apagar las luces para que no se notara tanto. En eso, sentí la mano de Lucia acariciando mi pierna, pero ella seguía viendo la tele, como si no pasara nada, las escenas de la película fueron subiendo de tono y note que su respiración se agitaba cada vez más, sus manos ya estaban cerca de mi pene y yo mañosamente me voltee un poco para que la punta de mi pene erecto, le llegara a los dedos, ella cuando sintió la punta de mi pene hizo una pausa con su mano, nos volteamos, haber, ni dijimos alguna palabra, al poco tiempo, volvió con sus caricias y esta vez acariciaba la punta de mi pene, yo comencé a acariciarle los cabellos, pase mis dedos por oreja, cuando realice ese movimiento, Lucia apretó mi pene con fuerzas, volteo su cara buscando la mía y me dijo que la besara, que estaba muy caliente.

Comenzamos a besarnos como locos, mientras ella no soltaba mi pene, lo sostenía fuertemente, como si me lo quisiera arrancar, luego le subí la playera y me di cuenta de que no llevaba brasier, por lo que le empecé a besar los pezones, ella se retorcía de placer cuando hacía eso, luego le agarré las manos, empecé a besarla por todo el cuerpo, del pezón me pasé su panza, a sus entre piernas, a sus rodillas, notaba como tenia la vagina llena de fluidos, su calzón estaba más que mojado, pase mi lengua por su vagina con el calzón puesto, le hice de lado su calzón y pase la lengua por su vagina, estaba llena de fluidos tome un poco con mi lengua y la lleve a su boca, para que los dos compartiéramos sus fluidos, ella se excitó demasiado, nos besábamos y mis dedos dentro de su calzón acariciando su clítoris, de repente tuvo un gran orgasmo, no paraba de moverse, fue un orgasmo largo y fuerte, cuando volvió en si, me besó y ella empezó a chuparme el pene, muy suave, lo llenaba de saliva, hacía movimientos muy ricos, me lamía los huevos, ella me confesó que era virgen y que quería que yo la desvirgara, que estaba muy caliente, le baje el calzón muy suavemente y le comí la vagina, le chupaba el clítoris, metía mi lengua en los labios mayores y menores, de repente subía con sus fluidos en mi boca para besar la de ella y cuando me dijo que estaba por venirse nuevamente, coloque la punta de mi pene y lo metí poco a poco, con lo excitada y el orgasmo, no le dolió mucho, ella me decía que le dolía pero que no me saliera, que me viniera dentro de ella por que quería sentir mi leche, le di unas embestidas y me vine a chorros dentro de su vagina.

Nos quedamos dormidos hasta que escuchamos ruidos en la casa, eran mis padres que habían llegado borrachos, nos fuimos a nuestro cuarto, nos dimos un beso y quedamos en que lo haríamos mas seguido.

Me gusta / No me gusta

Lucía la hermana de mi amigo Sergio

Hace un par de semanas salí con mis colegas, yo no hacía más que beber cubatas, decidí pillármela cuanto antes mejor, para que se me hiciese corta la noche, cuando de repente vimos un grupo de chicas de unos 21 años. Cuando me fijo bien en ese grupo de chicas iba ella, se llamaba Lucía, tiene 21 años, morena de pelo largo, buen culo y buenas tetas para la edad que tiene, yo lo sé bien ya que la conozco desde pequeña he visto cómo ha ido evolucionando favorablemente, todo ello es porque es la hermana de mi colega Sergio.

Yo iba por su casa como si fuese la mía en calzoncillos, más de una vez me había visto medio en pelotas, cuando hemos organizado alguna fiesta en su piscina o porque me había vomitado encima de lo ciego que iba, por lo que tenía mucha confianza con ella.

Me acerqué a ella para saludarla a ella y a sus amigas, nos unimos a su grupo de amigas con mi grupo de amigos y empezamos a beber cubatas tras cubatas, y rondas y rondas de chupitos. Cuando salimos de ese bar me agarraba más a Lucía, ella también llevaba un buen puntillo y también se agarraba a mí, en el siguiente bar que entramos empecé a darle chupitos, una copa , unas risas, otra copa, un beso de colegas, otro chupito, más risas, abrazos y sobadas de culo, más copas, je je ya estaba lanzado y la di un beso en la boca y nos empezamos a reír, el alcohol había hecho sacar el sátiro que llevamos los hombres dentro y solo tenía una idea en la cabeza “QUIERO FOLLÁRMELA” .

Se empezaron a ir las amigas de Lucía, y mis colegas borrachuzos también, ella decía que se iba a ir también que una amiga le acercara en coche pero la dije que durmiera en mi casa como su hermano había hecho un millón de veces, conmigo que había sitio y dijo que vale le escribió a su hermano para que no se preocupase, y nos fuimos al Refugio, otro bar más tranquilo.

Allí en el Refugio seguimos bebiendo un poco más y pasamos ya a enrollarnos, en uno de los sillones, entonces le dije de irnos a casa que íbamos ya muy moraos y accedió. Llegamos a mi casa la cual compartía con dos colegas más, estaba en silencio, la deje que se tumbara en mi cama, yo fui un momento al servicio a despejarme un rato con agua y cuando llegue vi que se estaba quitando la ropa, se quedo en tanga y sujetador y me dijo que como no tenía pijama, que si me importaba que durmiera así, por supuesto le dije que no me importaba. Yo me quedé en calzoncillos y empecé a besarla.

Los dos cada vez nos íbamos calentando más le dije si la podía desabrochar el sujetador y no puso pegas,yo cada vez le arrimaba mas mi pene hacia donde estaba ella y claro que lo notaba no hacía más que jadear, empecé a besarle las tetas, “tienes los pezones duros como piedras casi tanto como mi polla” le dije , ella fue la que dio el primer paso y metió su mano por dentro de mis calzoncillos.

Me la tocaba como nunca me la habían tocado yo no quise ser menos y me dispuse a hacerla gozar, la empece a meter el dedo por debajo del tanga hasta que no me aguante y se lo baje. Me puse a besarla por todo su cuerpo hasta que baje a su coñito, lo tenia rasuradito, fue una gozada lamer sus jugos vaginales y oírla gozar se corrió en mi boca y me encanto, me dijo ahora relájate tu.

Se agacho y me bajo los calzoncillos me empezó a chupar mi polla desde los huevos hasta la punta de la polla, la verdad es que me hizo que me corriera en su boca de la buena mamada que me estaba haciendo, ella se lo trago todo.

Me puse un condón y ella me miro un poco asustada, le dije que si era virgen y me dijo que no. Empecé a meterle poco a poco y había un momento en que la dolía pero a la vez decía “no pares por favor no pares”, yo aumentaba el ritmo de mis embestidas, ella con cara de dolor-placer me pedía que no parara me corrí y me puse un nuevo condón, no me tardo en subir porque me la volvió a chupar un rato. Le dije que se pusiera a cuatro patas y me decía que por el culo por favor no que nunca lo había probado.

La convencí nuevamente y le metí la puntita vi que eso me iba a costar demasiado así que la metí primero un dedo untado con sus propios jugos vaginales,después la metí dos dedos poco a poco y luego la metí la polla de un solo golpe, metió un grito de dolor “ahhhhhhhhhh pero luego entre voces me dijo “hijo de puta me acabas de reventar el culo,ahhhh” una vez roto el culo me dijo “si así no te pares ahora, no te pares por favor sigue sigue” fue una gozada verla y reventarla su culito.

Por la mañana la llevé a su casa y nuestra relación cambió pero eso ya os lo contaré.

Me gusta / No me gusta

Sexo nocturno

El siguiente relato sucedió hace dos años, por aquellos entonces vivía en casa de mis padres, con mi hermana también, esto me proporcionaba el poder contemplar a las amigas de ella, con las cuales me llevaba muy bien. En verano mis padres se fueron de viaje de vacaciones a Francia, y nos quedamos los dos en la casa. Nada más irse mis padres, mi hermana me pidió que le diera permiso para invitar a algunas de sus amigas a quedarse en su habitación a dormir, así no se aburriría, acepté e invitó a tres amigas, entre ellas Anabel, la más intima de mi hermana y con la que más confianza tenía, además ella siempre me había llamado la atención por su hermoso cuerpo, sus largas piernas, sus pechos redondos, su cabello rubio, su carita de ángel, ella es alta, y tiene la piel blanca. Cuando ellas llegaron, se pusieron a ordenar la habitación de mi hermana, que era la más grande, les llevé unas colchonetas que teníamos para ese tipo de casos.

Un día estando en el trabajo me sentí un poco mal, así que me fui temprano a casa, allí mi hermana y sus amigas con la música a todo volumen no oyeron que llegué, subí las escaleras para pedirles que bajaran un poco la música, pero cual sería mi sorpresa que justo al asomarme al cuarto, todas ellas se estaba vistiendo y preparando para salir, de inmediato me entró el morbo de ver como se vestían, aunque la mayoría ya lo había hecho. Fui al baño, que está justo en frente y desde ahí comencé a espiarlas, veía a todas, menos a Anabel, las demás estaban peinándose o maquillándose, hasta que transcurrido un rato Anabel salió del baño que está dentro del cuarto empapada, solamente con una toalla cubriéndole su prodigioso cuerpo, me quedé pasmado al verla, mientras las demás seguían con lo suyo, ella se despojó de la toalla, dejándome ver su cuerpo desnudo frente a mí, pero rápidamente comenzó a vestirse, se puso un diminuto tanga negro, después se puso un vestido con un escote increíble, apenas cubría sus hermosas nalguitas, sin ponerse sujetador.

Después de eso, bajé las escaleras con la idea de fingir mi llegada y que no sospecharan nada, me dirigí a la puerta de entrada, tratando de hacer un poco más de ruido, subí las escaleras y mi hermana me interceptó justo frente su cuarto, todas me saludaron. Mi hermana me dijo que iban a almorzar y después a tomar un café y finalmente al cine, y después me pidió que las recogiese a la noche, cosa que acepté. Se fueron y ya no pude quitarme de mi mente esas imágenes de Anabel, desnuda, así que me masturbé recordando lo sucedido.

Así pasaron las horas hasta que me llamó mi hermana para que fuera a recogerlas, cosa que hice. Al llegar a la casa, todas coincidieron en que estaban muy cansadas y con sueño, yo les dije que me quedaría un rato viendo la televisión, ellas subieron. Pasaron como dos horas y escuché pasos en la cocina, fui a ver quien era, y se trataba de Anabel, había bajado por un vaso de agua, me dijo que no tenía ganas de dormir, y se sentó conmigo para ver la televisión. Al rato de estar ahí sentados, en silencio, con la mirada fija en la pantalla, empecé a acariciarle sus pechos, le arranqué un gran suspiro, mientras ella seguía simulando ver la televisión.

Al rato, la giré para ver su cara, volví a subir la mano y poco a poco fue abriendo sus piernas, hasta que llegué a su tanguita, el cual acaricié. Ella no sabía donde poner su mano, hasta que se la cogí y la puse en mi miembro, Anabel sonrió y comenzó a masajearlo por encima del pantalón. Más tarde le metí un dedo en su coño mojado, ella se estremeció y apretó mi pene. Después decidí levantarla y sentarla frente a mí, me quité la camisa y el pantalón, a ella la dejé con su camisón, quitándole la bata. Comenzamos a besarnos apasionadamente, mientras nuestras lenguas se abrazaban, acariciaba sus nalgas y sus pechos, hasta que ella se quitó el camisón y dejó al aire sus dos redondos pechos, los cuales no tardé en comenzar a comérmelos. Anabel acariciaba mi cabello desesperada y comenzaba a moverse en forma circular.

Decidí que era el momento de atacar, le quité el tanga y ella a mí mi slip. En todo el rato no había dicho una sola palabra, pero una vez desnuda me dijo susurrándome al oído que por favor que no le doliera, a lo que le contesté que no se preocupase, que lo haría con cuidado y despacio. Poco a poco la fui acomodando para penetrarla, boca arriba sobre el sofá, cuando lo logré, dio un tremendo grito y me jaló del cabello, le había dolido, pero sin duda le gustó, ya que mientras le salían algunas lágrimas, jadeaba fuertemente y se movía cadenciosamente, mis movimientos siempre fueron suaves, tratando de no lastimarla y provocando en ella una mayor excitación, incluso en varias ocasiones intenté sacar mi miembro, pensando que le estaba doliendo pero ella no me dejaba, por el contrario, apresuraba un poco más su balanceo. Así nos pasamos mucho tiempo, hasta que sentí que ella se corrió, yo me concentré aun más, y momentos después sentí que me iba, se la saqué, y ella sin que le dijera una sola palabra se agachó a tomarse toda mi leche, el primer chorro fue a su cavidad bucal, después cerró la boca, y los siguientes fueron a sus labios, a su ojo derecho y a su mejilla. Se limpió un poco con una servilleta y nos fundimos en un abrazo, al rato nos quedamos dormidos, desnudos, abrazados y con solamente una sábana cubriéndonos. A la mañana siguiente, ella se despertó y se fue al cuarto a hacer como si hubiera dormido allí, yo me vestí y me fui a desayunar. A partir de ese día, nuestras miradas eran cómplices, deseosas de pasión.

Me gusta / No me gusta

Miriam y Laurita, amigas de mi hermana

Todo ocurrió la semana pasada. Cuando regrese el viernes a casa después del trabajo mis padres se habían marchado ya a pasar el fin de semana a la casa de la playa. Yo preferí quedarme puesto que tenía planes para el sábado.

 Nada más llegar a casa me puse cómodo y me senté en el sillón a ver una película erótica, aprovechando que estaba solo. No había hecho más que empezar a masturbarme cuando llamaron a la puerta, así que fui a abrir. Al abrir vi que se trataba las dos amigas de mi hermana. Ellas se llaman Laurita y Miriam, Laurita es bastante bajita, morena y ojos negros, con tetas normales no muy grandes pero un culo espectacular. Miriam es de una estatura normal 1.70, pelo castaño y ojos marrones, unas tetas muchísimo más grande que las de Laurita y también un buen culo ambas llevaban sacos de dormir. Rápidamente me preguntaron por mi hermana y yo le conteste que no había llegado aún, me fijé en Laurita como se había quedado mirando mi polla, aún erecta, rápidamente me voltee y las invité a pasar. Caminé hacía el salón y ellas detrás. Mi erección ya había bajado cuando ellas se sentaron mientras que llamaba a mi hermana, se suponía que ella se iba a quedar en casa de Lorena a dormir.

Al rato llegó mi hermana con dos amigas más Lorena y Natalia, las cinco fueron al cuarto de mi hermana. Me habían fastidiado el plan y estaba algo enfadado pero luego entraron en el salón parecían que habían salido del desfile de women’secret, todas con su pijama a cual más corto y más transparente.

Mi hermana y sus amigas se hicieron dueñas de la casa, pidieron pizzas y encendieron la consola, yo me senté en mi sillón aún enojado pero se me estaba pasando al ver los cuerpos de mi hermana y de sus amigas con ropa ligerita.

Las chicas pusieron el Buzz, un juego de playstation 3 que es como un concurso, cogierón los 4 mandos para poder jugar. Tras varias partidas me invitaron a jugar, ya que para que nadie se quedará sin jugar e hicimos parejas de juego, a mí me tocó jugar con Miriam, Mimi, ella se sentó a mi lado, para compartir mando de juego, mis ojos se quedaron fijos en su escote,  no podía parar de mirar el vertiginoso escote que lucía, no hice nada para evitarlo, las demás no se daban cuenta porque miraban la pantalla. Por supuesto esa partida la perdíamos, Mimi se enojaba conmigo porque se supone que era muy bueno, yo argumenté que era porque no podía tocar el mano así abrí mis piernas para que ella se sentara entre ellas, así yo la abraces por detrás. Puesta ella delante mía podía olerla y sobretodo ver el escote desde arriba debido a su baja estatura, estaba super cachondo y ya que iba a estar acompañado toda la noche iba a arrimar la cebolleta y tocar todo los que pudiera. En esa partida con la cosa que el mando lo tenía ella sobre sus manos yo rozaba sus pechos para darle al botón, la primera veces hacía el gesto algo comedido pero viendo que la reacción de ella bien recibida las siguientes lo hacía más exagerado llegando incluso a mantener las manos cerca del mando rozando sus pechos. Cambiamos de pareja y  mi hermana sacó cervezas para todos, a mi padre le encanta la cerveza y tiene cajas y cajas de botellines por lo que si la nevera estaba llena cuando volviera no habría problema. En esta ronda me tocó jugar con Sofia, sus pechos no eran tan grandes como los de Mimi, pero su cuerpo si era más delgado así que le ofrecí el sitio entre mis piernas pero ella prefirió sentarse sobre mi pierna, yo la abracé por la cintura, tenía sus pechos a la altura de mis ojos y podía ver sus pezones, botoncitos en su camiseta.

Cuando llegaron las pizzas, las pusimos encima de la mesa, mientras que poniamos la mesa. Lorena estaba cogiendo bebidas entre la nevera y la isla del fregadero así que aproveché la estrechez para pasar por detrás suya posando mis manos sobre su cintura y mi paquete por su culo, para ella fue algo normal, a mí parecer mi gesto había sido algo exagerado.

Cuando estuvo todo listo comenzamos a comer y a beber me senté entre Miriam y Lorena. Cuando acabamos de comer, nos quedamos sentados mientras que mi hermana y Natalia hacían sangría. yo aproveché que Lorena hablaba con Laurita para poner mi mano sobre la pierna de Miriam, ella no hice nada por quitarla es más pegó su rodilla a la mía, abriendo sus piernas. llegó la sangría y nos servimos todos. Yo bebía con la mano izquierda ya que la derecha la tenía sobre la pierna descubierta de Mimi. Poco a poco fui bajando la mano, mientras que conversaba con mi hermana y sus amigas. Llegué a la entrepierna de Miriam, y comencé a empujar suavemente en su coñito, ella tenía las pierna totalmente abiertas y podía notar su humedad.

Al rato  Lorena y Natalia las dos amigas de mi hermana se levantaron y fueron a acostarse en sus sacos de dormir  en el cuarto de mi hermana, el resto nos levantamos y fuimos a la terraza donde seguimos hablando y bebiendo, yo cogí una hamaca y laurita viendome tumbado en ella me pidió que me echara para un ladito y ella se puso a mi derecha. Mi brazo le molestaba así que lo saqué ella se puso de lado y rodeé su cuerpo con él, posando mi mano sobre su barriga al poco llegó Mimi y también le apetecía tumbarse en la única hamaca y se puso a mi izquierda de la misma forma que Laurita de lado y yo posé mi mano en su barriga fue cuando llegó mi hermana y viendo que la hamaca estaba ocupada me pidió que doblara las piernas y utilizo mis piernas como respaldo de asiento dándome la espalda. Mi polla estaba morcillona y empezó a crecer cuando comencé a subir mi mano derecha por el cuerpo de Laurita, mientras que mi otra mano bajaba por el cuerpo de Mimi hacía su trasero, mi hermana de espalda a nosotros nos contaba una historia de una constelación, yo estaba más pendiente de la reacción de sus amigas que de lo que ella nos contaba. Mi mano derecha llegó a la axila de Laurita, ese era el punto de no retorno, hasta el momento podía ser algo fraterno pero si empezaba a acariciar su pechos y ella no quería podía ser algo violento. Ella no me dió tiempo de decidir y levantó su brazo por lo que yo comencé a acariciar su pecho por encima de la ropa. Mi mano izquierda había acampado en el trasero de  Mimi, después de lo que había ocurrido en la mesa sabía que ella no me rehusaba, y así estuve un rato acariciando los pechos de Laurita por encima de la ropa, tocando el culo de Miriam y escuchando hablar a mi hermana apoyada en mis piernas. Cuando mi hermana que había bebido más de la cuenta y se estaba quedando sopa dijo que se marchaba, rápidamente nos levantamos todos de la hamaca  y entre Miriam y yo la llevamos a su cama para dejarla dormir. Miriam se fue al aseo y yo volví a la terraza con Laurita y me senté en la hamaca.

Laurita que se había sentado en una silla de la terraza,  se levantó y se sentó sobre mi pierna izquierda y me confeso que yo le gustaba mucho. Mientras decía esto se acercaba lentamente a mi cara para pegarme un buen morreo, yo me quede sorprendido pero la segui el rollo ya que no me disgustaba la situación, y comenzamos a besarnos  seguimos entrelazando nuestras lenguas cuando ella me empezó a meter mano. Me quede sorprendido del todo, pero seguí con el juego, comencé a tocarle el culo por debajo del pantalón, y cuando me quise dar cuenta ella había sacado mi polla del pantalón. Tras esto Miriam apareció en la puerta de la terraza, yo le hice un gesto con la mano para que se acercara, ella con una sonrisa pícara y se sentó sobre mi otra pierna y comenzó a besarme, al poco tiempo Laurita dejó de besarme y se puso de rodillas me abrió las piernas y  comenzó a hacerme una mamada.

Yo comencé a quitarme la camiseta y después la camiseta de Mimi dejando el sujetador de Mimi al aire. Laurita se levantó dejando mi polla totalmente erecta y húmeda, y le dije a Miriam al oído “ ahora es tu turno” fijando mi mirada en mi polla,  Miriam siguió con la mamada. Laurita volvió a besarme mientras yo la iba desnudando, cuando deje totalmente desnuda mostrando su chochito rasurado libre comencé a meterle un dedo mientras que le comía sus pechos, sus virginales pechos. Ante los gemidos de placer de Laurita por el dedo que le estaba haciendo y la comida de pechos, Miriam dejó de mamar para desnudarse completamente y ofrecerme sus grandes pechos, entonces comencé a besar y chupar sus pechos mientras que con mi otra mano le hacía un dedo. Estaba haciendo un dedo con cada mano a cada una de las dos amigas de mi hermana. Mi polla estaba que iba a estallar así que paré de hacerle un dedo y me levanté. Cogía de la manos a las dos chicas y me las llevé a mi dormitorio.

Al llegar a la habitación besé a Miriam y luego a Laurita mientras ellas me terminaba de desnudar, luego me tumbé y le dije a Laurita que se pusiese encima mío para meter mi polla en su coño, luego le dije a Mimi  que se subiera encima mío mirando a Laurita y luego se agachó poniendo su coño en mi cara así continuamos un rato yo comiéndole el coño a Miriam y Laurita enfrente metiéndose mi polla en el coño y ambas gimiendo de placer, yo creo que no hubiera podido imaginarlo mejor.

Tras un rato le dije a Miriam y a Laurita que se levantaran, le dice a Laurita que se tumbara y a Mimi que se pusiera a cuatro patas encima de ella, y les ordené que se besaran mientras las miraba, al principio lo hacía algo tímido pero luego comenzaron a comerse la boca la una a la otra, yo me puse detrás y comencé a comerle el coño a Laurita y hacerle un dedo a Mimi mientras seguían morreandose, una vez que mi polla estuvo lista  comencé a penetrar a Miriam mientras ella comía la boca a Laurita, les había descubierto su faceta bisexual.

Continué follandome a Mimi y a Laurita, penetraba a una y luego cambiaba de agujero y penetraba a la otra durante un buen rato, ella con sus pechos pegados uno a otros no hacían más que gemir. Cuando yo ya veía que no podía más les dije que me iba a correr que se pusieran de rodillas para mamar la leche que iba a salir de mi polla. me corri en sus bocas, creo que la vez que más semen he echado. Tras correrme ellas se tragaron todo mi semen y nos juntamos comiéndonos las bocas. Esa noche dormimos juntos y abrazaditos en mi cama. al día siguiente nos levantamos temprano recogimos la ropa y desayunamos, ni natalia ni Lorena ni siquiera mi hermana se enteró de lo que pasó por la noche.

He tenido más encuentros con Miriam y Laurita y también con otras amigas de mi hermana pero eso es otra historia que os contaré en otro momento.

Me gusta / No me gusta

Entre Primos anda el juego

En una reunión familiar en la cual fuimos a casa de mis tíos. Donde aparte de mi tío y mi tía estaban mi primo y mi prima.

Estuvimos comiendo y tras la comida nos pusimos los primos, es decir mis primos y mi hermana a jugar al monopoly.

En el juego yo estaba mirando a mi prima que era 4 años mayor que yo, a su escote más bien a  sus tetas.

Eran grandes y deliciosas su culo era redondito y sus piernas eran bien gorditas.. En una de las miradas vi que ella me había descubierto y me aterroricé. Ella nos dijo que si íbamos arriba a jugar a la consola.

Mis tíos vivían en un piso donde eran suyos el piso de arriba y el de abajo. En el piso de arriba había una sala de estar con las consola y las habitaciones de mis primos.. yo le conteste que sí y subimos los dos. Estuvimos jugando a la consola.

Apenas llevábamos un rato cuando mi prima empieza a darme besos en el cuello cuando mi prima me beso yo me quedé helado después solté el mando en la mesa.

Yo comencé a besarle la boca en el sofá y le empecé a acariciar la espalda, fui bajando mis manos hasta su delicioso culo lo apreté fuerte y ella me puso una mano en el pechos y con el dedo en su boca me pidió silencio, se escuchaba la voz de mi tío hablando con mi padre así que el me dijo en voz bajita “ sigueme” y la seguí hasta su dormitorio.

En su dormitorio volvimos a besarnos y ella puso sus manos sobre mi polla, desabrochando la bragueta de mis pantalones. mi verga que  estaba gigante y mi boxer empapado. yo le toque los senos por encima de las camiseta y ella comenzó a meter sus manos en mi boxer. abrí los ojos y vi a mi hermanita allí parada en en el quicio de la puerta entonces yo le toque el coño a mi prima mirando a los ojos a mi hermana que no se había movido del sitio.

Mi hermana entró a la habitación y al cerrar la puerta hizo un ruido. Mi prima se dio la vuelta y miró a mi hermana que estaba ahí parada mirándonos, se levantó le empezó a comer la boca y a tocar los senos. Mi hermana pegó un respingo pero después se quitó la camiseta y el sujetador. Sus tetitas eran divinas. mi prima las empezó a besar y mi hermana no hacía más que disfrutar de lo que le hacían, parecía gustarle como nuestra prima le comía los pechos.Luego mi prima tomó de la mano a mi hermana y la llevó a la cama y yo empecé a masturbarme mi  prima se lamió dos dedos y empezó a tocar a mi hermana.

Ella hizo lo mismo.

Entonces no me pude contener y puse a mi prima encima mía.

Le metí varias veces la polla  y ella gemía. mi hermana se acercó y puso su concha en mi boca. la lamí y ellas empezaron a darse besos.todos gemiamos.

Mi prima fue la primera en tener un orgasmo, y se tumbó en su cama fue cuando  mi hermana aprovechó el momento para empezar  a mamarme  la polla mamando todos los jugos de nuestra prima, después montó encima mía lista para cabalgar , nuestra prima se había medio recuperado y sacó un vibrador de su mesita de noche, uno morado con una especie de pinchos  entonces mientras yo le daba por el coño a mi hermana mi prima le metia el aparato por el culo. Cuando ella se corrió tumbé a mi prima con el culo arriba y comencé a meterle la verga por el ano mientras que mi hermana con el vibrador le hacía lo propio por el coño.

Me entraron ganas de correrme y se lo dije a las dos las cuales se sentaron sobre sus rodillas como perras en celo esperando su comida, yo con mi mano me terminé corriéndome sobre sus rostros, Ellas se estuvieron retozando y lamiendose sobre la cama cada una de las gotas de mi polla de la cara de la otra, yo primero las miré y luego empecé a besarle los pechos a una y a la otra, de repente escuché la voz de mi padre diciendo que nos íbamos, rápidamente nos vestimos y bajamos. Nos despedimos de nuestros primos y nos fuimos a casa, mi padre dijo “ Hemos pasado un buen día, tenemos que repetirlo” yo miré a mi hermana y a mi prima y los tres nos reímos.

Me gusta / No me gusta